Logotipo de la UCM, pulse para accede
r a la página principal  Grupo de investigación en cannabinoides - Facultad de Medicina, UCM
 

Nuestro grupo
Miembros del grupo

Líneas de investigación
Enfermedad de Huntington


Enfermedad de Parkinson

 

Esclerosis múltiple

 

Esclerosis Lateral Amiotrófica


Ataxias


Desarrollo

 

Desarrollo nuevos cannabinoides neuroprotectores

 

Publicaciones

Artículos de investigación

 

Artículos de revisión

 

Libros

 

Proyectos Investigación

 

Patentes

 

Fotos grupo

 

Localización

Links

  

 

 

 

 

 

                                                  

                                                                                                                                                                                                                                                               

Los cannabinoides han sido tradicionalmente considerados como las sustancias responsables de las propiedades psicoactivas de la marihuana (Δ9- tetrahidrocannabinol, ver figura) , una de las drogas de abuso de consumo más extendido en el mundo. Sin embargo, el término "cannabinoide" engloba hoy muchos mas tipos de moléculas que las presentes exclusivamente en la Cannabis sativa.

El sistema cannabinoide endógeno constituye un nuevo sistema de comunicación y regulación celular, del que se van conociendo progresivamente sus diferentes elementos: 1) al menos 4 tipos de ligandos endógenos (denominados "endocannabinoide") 2) al menos 2 subtipos diferentes de receptores de membrana (CB1 y CB2) a los que se unen estos ligandos, y 3) los dos elementos (transportador + amidohidrolasa) que constituyen el proceso de finalización de la señal biológica producida por los endocannabinoides.                     

En cuanto a sus funciones, en general puede decirse que el sistema endocannabinoide desempeña un papel modulador en diferentes procesos fisiológicos, principalmente en el cerebro (Di Marzo, et al., 1998; Fernández-Ruiz  et al.,2000;2002; Piomelli et al., 2000), aunque también en el sistema inmune (Parolaro et al 1999) y cardiovascular (Hillard et al., 2000), y de forma menos clara, a nivel del metabolismo energético y a nivel endocrino (Wenger et al., 1999).

 En el cerebro, los endocannabinoides participan en la regulación de la actividad motora (Fernández-Ruiz  et al., 2002, Romero et al., 2002), del aprendizaje y la memoria (Hampson and Deadwyler., 1999) y de la nocicepción (Walker et al., 1999), así como desempeñan un papel notable durante el desarrollo cerebral (Fernández-Ruiz  et al.,2000).

Potencial terapéutico del sistema endocannabinoide                                                                                  

El avance en el conocimiento de los diferentes elementos implicados en el funcionamiento del sistema endocannabinoide está permitiendo que se produzca un avance notable en la farmacología de estas sustancias, especialmente en lo que hace referencia al diseño de moléculas más selectivas y con mayor potencia farmacológica. Estas nuevas moléculas podrían ser de utilidad en el tratamiento de diversas enfermedades, para las que en algunos casos, ya existen evidencias clínicas. Cabría destacar:

  • Dolor: los cannabinoides son buenos analgésicos, especialmente para el dolor crónico. Esto es consecuencia de la presencia de receptores CB1 en las regiones que participan en el control de la nocicepción, tanto a nivel espinal como a nivel supraespinal (Romero et al., 2002). Existe además una intensa interacción entre la transmisión endocannabinoide y la opiodérgica (Manzanares  et al., 1999), incluso se han demostrado efectos sinérgicos, lo que ha llevado a sugerir que los cannabinoides podrían ser utilizados para reducir las dosis de morfina en tratamientos de dolor crónico, sin merma del efecto analgésico pero con una notable reducción del potencial adictivo del opiáceo.

 

  • Coordinación motora: hay una elevada densidad de receptores CB1 en los ganglios basales y en el cerebelo, de acuerdo con el importante papel que el sistema endocannabinoide parece jugar en el control del movimiento (Fernández-Ruiz  et al.,2000, Romero et al., 2002). Se ha sugerido un efecto beneficioso de los agonistas directos o indirectos de los receptores CB1 en las enfermedades que se caracterizan por hiperquinesia como el corea de Huntington y el síndrome de Gilles de la Tourette, mientras que los antagonistas de los receptores CB1 podrían ser útiles como coadyuvantes en el tratamiento de síndromes hipoquinéticos como la enfermedad de Parkinson.

 

  • Esclerosis múltiple: es una enfermedad neurológica de origen autoinmune y en la que están implicados tanto los receptores CB1 como CB2. Se han desarrollado algunos ensayos clínicos que pretendían explicar los numerosos datos anecdóticos o preclínicos que demuestran un efectos beneficioso de los cannabinoides sobre algunos de los síntomas de la enfermedad, como la espasticidad, en pacientes que se automedicaban con cannabis (Pertwee, 2002). También existen numerosos estudios con modelos animales de la enfermedad en los cuales se ha demostrado como los cannabinodes producen una notable reducción de los signos clínicos.

 

  • Glaucoma: los receptores CB1 y CB2 se expresan en la retina. Los cannabinoides a través, de la activación de estos receptores son capaces de reducir el incremento de la presión intraocular que se produce en el glaucoma y que puede conducir a ceguera (Jarvinen et al., 2002).

 

  • Cáncer y SIDA: gracias a su efecto antiemético y su capacidad de incrementar el apetito, los cannabinoides se están utilizando para reducir la nausea y el vómito en pacientes con cáncer que son tratados con antineoplásicos, o para reducir la caquexia en pacientes con SIDA que mantienen de forma crónica tratamientos con compuestos antirretrovirales (Pertwee, 2002). Ambos efectos parece que tienen que ver con la activación de receptores CB1 presentes en regiones cerebrales, que participan en el control de la émesis y el apetito.

 

  • Dependencia a otras drogas de abuso: El sistema endocannabinoide juega un papel modulador importante en el refuerzo y las propiedades adictivas de las drogas de abuso, incluidas cocaína, heroína, alcohol, nicotina y, por supuesto, cannabinoides. Por este motivo, en los últimos años se han publicado numerosos estudios que apoyan la idea de que el sistema endocannabinoide representa un nuevo candidato en el control de las propiedades reforzantes de las drogas, es decir, se están desarrollando estrategias terapéuticas en el campo de las adicciones basadas en la manipulación de este sistema. En particular, el fármaco más prometedor en este campo es el Rimonabant (SR 141716), antagonista selectivo del receptor CB1, que ya está siendo estudiado en ensayos clínicos para el tratamiento de la abstinencia a nicotina (Maldonado et al., 2006)

     

Bibliografía                                                                                                                                          

 

 Di Marzo V., Melck D., Bisogno T., De Petrocellis L. Endocannabinoids: endogenous cannabinoid receptor ligands with neuromodulatory action. Trends Neurosci 21, 521-528 (1998)

 

  De Vries TJ., Shaham Y., Homberg JR., Crombag H., Schuurman K., Dieben J., Vanderschuren L., Schofferlmeer ANM. A cannabinoid mechanism in relapse to cocaine seeking. Nature Med 7, 1151-1154 (2001)

 

 Fattore L., Martellota MC., Cossu G., Mascia MS., Fratta W. CB1 cannabinoid receptor agonist WIN55, 212-2 decreases intravenous cocaine self-administration in rats. Behav. Brain. Res 104, 141-148 (1999)

 

    Fernández- Ruiz J., Lastres-Becker I., Cabranes A., Gonzalez S., Ramos JA. Endocannabinoids and basal ganglia functionality. Protag Leukot Essent Fatty Acids 66, 257-267 (2002)

 

  Fernández Ruiz JJ., Berrendero F., Hernández ML., Ramos JA. The endogenous cannabinoid system and brain develpment. Trends Neurosci 23, 14-20 (2000)

 

 Hampson RE., Deadwyler SA. Cannabinoids, hippocampal function and memory. Life Sci 65, 715-723 (1999)

   Hillard CJ. Endocannabinoids and vascular function. J Pharm Exp Ther 294, 27-32.

 

Hine B., Friedman E., Torrelio M., Gershon S., Morphine dependent rats: blockade of precipitated abstinence by tetrahydrocannabinol. Science 187, 443-445 (1975)

 

 Jarvinen T., Pate DW., Laine K. Cannabinoids in the treatment of glaucoma. Pharmacol Ther 95, 203-220 (2002)

 

Maldonado, R.; Valverde, O., Berrendero, F., Involvement of the endocannabinoid system in drug addiction. TRENDS in Neuroscionces 29, 225-232 (2006)

 

  Manzanares J., Corchero J., Romero J., Fernández-Ruiz JJ., Ramos JA., Fuentes JA. Pharmacological and biochemical interactions between opioid and cannabinoids. Trends Pharmacol. Sci. 20, 287-294 (1999)

 

  McMillan DE., Snodgrass SH. Effects of acute and chronic administration of Δ9-tetrahydrocannabinol or cocaine on ethanol intake in a rat model. Drug Alcohol Depend 27, 263-274 (1991)

 

  Parolaro D. Presence and functional regulation of cannabinoid receptors in immune cells. Life Sci 65, 637-644 (1999).

 

 Pertwee RG. Cannabinoids and multiple sclerosis. Pharmacol Ther.95, 165-174 (2002)

 

 Piomelli D., Giuffrida A., Calignano A., Rodriguez de Fonseca F. The endocannabinoid system as a target for therapeutic drugs. Trends Pharmacol Sci. 21, 218-24.

 

 Romero J., Lastres Becker I., de Miguel R., Berrendero F., Ramos JA., Fernández-Ruiz JJ. The endogenous cannabinoid system and the basal ganglia: biochemical, pharmacological and therapeutic aspects. Pharm Ther 95, 137-152 (2002)

 

 Walker JM., Hohmann AG., Martin WJ., Strangman NM., Huan SM., Tsou K. The neurobiology of cannabinoid analgesia. Life Sci 65, 665-673 (1999)

 

    Wenger T., Toth BE., Juaneda C., Leonardelli J., Tramu G. The effects of cannabinoids on the regulation of reproduction. Life Sci. 65, 695-701 (1999).

 

Ultima actualización: Septiembre 2014