Categoría:Viaje combinado

De Glosario explicativo

Contenido

Significado

Viaje combinado. Plan turístico que conlleva un acuerdo por el que una parte se compromete frente a la otra, mediante precioglobal, a proporcionarle prestaciones que combinen,al menos, dos servicios, entre los que se encuentran el transporte, el alojamientoy aquellos que constituyen una parte significativa del viaje, como manutención, excursiones, entradas a un espectáculo, etc., siempre que este sobrepase las 24 horas o incluya una noche de estancia.


Significado | Enciclopedia | Fuentes | Bibliografía | Autor


Enciclopedia. Delimitación y régimen jurídico

Se puede definir el viaje combinado como aquel acuerdo por el que una parte se compromete frente a la otra, mediante precio global, a proporcionarle una serie de prestaciones que combinan al menos dos de los servicios siguientes:


i) transporte;


ii) alojamiento;


iii) otros servicios turísticos no accesorios del transporte o del alojamiento y que constituyan una parte significativa del viaje (entendiéndose por tales, la manutención, las excursiones, las entradas a un espectáculo…); siempre y cuando dicha prestación sobrepase las 24 horas o incluya una noche de estancia.


Se trata de un contrafoque participa de la naturaleza del contrato de obra ya que en esta figura negocial el fin es la correcta ejecución de una obra: el viaje.


La esencia jurídica de la figura es la realización efectiva de un plan de viaje o plan turístico.


Se trata de un contrafoque participa de la naturaleza del contrato de obra ya que en esta figura negocial el fin es la correcta ejecución de una obra: el viaje.


La esencia jurídica de la figura es la realización efectiva de un plan de viaje o plan turístico. La ausencia en la relación contractual de varios de los elementos recogidos en el significado (como sucede con la venta de servicios sueltos) no tiene la consideración de viaje combinado y, por tanto, son modalidades de contratación que tienen efectos jurídicos diferentes (SAP Vizcaya, secc. 5ª, de 19 de marzo de 1996, [AC 1996, 542]) y no se les aplica esta normativa (SAP Murcia, secc. 4, de 9 de septiembre de 2003 [AC 2003, 1682]).


Se plantea la cuestión de si dentro del concepto de viaje combinado entraría la elaboración de un viaje siguiendo las instrucciones dadas por el cliente a la agencia, sin intervención del organizador (y, por tanto, sin folleto en el que se establezcan las condiciones a nivel contractual); es decir, siendo el minorista quien elaborara el viaje con los elementos solicitados por el cliente. Teniendo en cuenta que no hay combinación previa y no hay precio global sino que el precio será la suma de todos los servicios requeridos, no puede hablarse de viaje combinado (en cuyo caso se puede reclamar la responsabilidad solidaria de todos los que hayan intervenido en la contratación y prestación de servicio) la reclamación en ese caso.


No obstante, la interpretación por el TJCE del artículo 2 de la Directiva 90/314, ha llevado a entender al Tribunal que en el ámbito de aplicación de la Directiva quedan incluidos los viajes organizados por una agencia de viajes a petición y por iniciativa del consumidor o de un grupo reducido de ellos según lo que hubieran solicitado y que el concepto de “combinación previa” incluye las combinaciones de servicios turísticos efectuadas en el momento en que se celebra el contrato entre la agencia y el consumidor (SAP Córdoba, Secc. 3ª, de 24 de febrero de 2004, JUR 2004, 105771).


1. Elementos personales:

Organizador (operador turístico en los términos del Reglamento Comunitario): la normativa lo define como la persona física o jurídica que organice de forma no ocasional viajes combinados y los venda u ofrezca en venta, directamente o por medio de un detallista (queda, por tanto, excluidos de la aplicación del RDL 1/2007, todos aquellos supuestos en los que el viaje sea organizado por personas o entes que no tienen como actividad habitual la de organización de viajes, por ejemplo, una asociación de vecinos). Puede vender el viaje directamente al consumidor y, por tanto, ser parte contratante o hacerlo por medio de otros empresarios, los detallistas o minoristas (art. 151 RDL 1/2007). Sin embargo, esta definición es insuficiente. La esencia jurídica de su posición radica en la prestación que asume en nombre propio de ejecutar un viaje combinado con independencia de quien lo haya diseñado; es quien asume la correcta ejecución del viaje como conjunto de prestaciones turísticas vertebradas en torno a un plan temporal y espacial, ya lo oferte directamente o a través de una agencia detallista.


Agencia de viajes: Real Decreto 271/1988, de 25 de marzo por el que se regula el ejercicio de las actividades de las agencias de viajes y la Orden de 14 de abril de 1988 sobre normas reguladoras de las agencias de viajes que desarrolla el Real Decreto 271/1988 (más las normas autonómicas que se hubieran aprobado). Según la normativa estatal, las agencias de viajes desarrollan su actividad de forma exclusiva como empresas que se dedican profesional y comercialmente al ejercicio de actividades de mediación y organización de los servicios turísticos. Desarrollan pues una actividad de mediación (en la venta de billetes, reservas de plazas de toda clase de transporte y habitaciones…), de organización y venta de paquetes turísticos y de representación de otras agencias.


El organizador puede adoptar o asumir la forma jurídica de agencia de viajes. Si la agencia asume en nombre propio el viaje y vende a los turistas un programa de elaboración propia, será parte contratante, asumiendo la responsabilidad de su estricto cumplimiento (SAP Barcelona, secc.16ª, de 5 de febrero de 1998).


Detallista (minorista): la persona física o jurídica que venda u ofrezca en venta el viaje combinado propuesto por un organizador. Es decir, es la persona que contrata directamente con el consumidor ofreciéndole un producto que él no ha elaborado (art. 151 RDL 1/2007).


Consumidor: cualquier persona en la que concurra la condición de contratante principal, beneficiario o cesionario (art. 151 RDL 1/2007).


Contratante principal: la persona física o jurídica que compre o se comprometa a comprar el viaje combinado (art. 151 RDL 1/2007). Beneficiario: la persona física en nombre de la cual el contratante principal se comprometa a comprar el viaje combinado art. 151 RDL 1/2007). Es el viajero, el que disfruta del viaje. No tiene por qué participar en la contratación del viaje ni directamente (caso de los llamados viajes de incentivo o viajes obtenidos en un concurso) ni representado (caso de los menores de edad, por ejemplo).


2. Elementos objetivos:

Precio global:se entiende por precio global el precio final completo del viaje, incluidos los impuestos. El precio global incluye el de los elementos que conforman el viaje combinado: el transporte (ida y vuelta), alojamiento, tasas o impuestos de establecimientos hoteleros y los impuestos indirectos, la asistencia técnica durante el viaje y los restantes servicios que se incluyan en el programa (quedan fuera de esta cantidad otros conceptos como los visados, tasas aeroportuarias….). Obviamente, el precio global, aunque el consumidor desconozca el desglose, incluye la comisión que cobra la agencia detallista por su intervención.


Además, se impone la obligación de informar al consumidor acerca del precio estimado de las excursiones facultativas así como sobre el importe o porcentaje del precio que en concepto de anticipo sobre el precio total debe entregarse y el calendario para el pago de la parte del precio no cubierta por el anticipo desembolsado.


Los servicios “turísticos” o prestaciones: los viajes combinados pueden estar formados por tres clases distintas de prestaciones: transporte, alojamiento y otros servicios turísticos no accesorios de los primeros. El transporte y el alojamiento son las prestaciones jurídicas por excelencia. La falta de definición legal del concepto “otros servicios turísticos” nos lleva buscar su elemento caracterizador que no es otro que su inserción dentro de un proyecto de viaje cuya ejecución es asumida por un empresario organizador de viajes. Ahora bien, condición sine qua non, es que estén dotados de entidad propia (que sean significativos) y que no constituyan meras prestaciones accesorias del transporte y del alojamiento.


Se han de considerar como elementos no accesorios aquellos que constituyan una parte significativa del viaje combinado, como la manutención, las excursiones, las entradas a un espectáculo… Así, la combinación de alojamiento y manutención en régimen de pensión completa ha sido considerada como viaje combinado al estimar que esa prestación tiene valor por sí misma y es de similar importancia al propio alojamiento (SAP de Vizcaya, Secc. 3ª, de 25 de abril de 2001, [JUR 2001, 211098]).


3. Contenido y cumplimiento del contrato

El contrato de viaje combinado se regula parcialmente en el Libro IV, que comprende los arts. 150 a 165 del RDL 1/2007.


  • El Título I (arts. 150 a 158) establece: por un lado (Capítulo I, arts. 150-151) unas Disposiciones Generales sobre ámbito de aplicación de la Ley, significado del concepto y definiciones; por otro, el Capítulo II, arts. 152-154, se ocupa del folleto informativo o programa -de carácter vinculante- sobre el que los consumidores dan su consentimiento, así como de la información precontractual y formalización del contrato; un Capítulo III (arts. 155-156) que se ocupa de otros derechos del consumidor especialmente del derecho a obtener determinada información antes de la realización del viaje así como el derecho del consumidor a ceder gratuitamente su reserva; y, finalmente, un Capítulo IV (arts. 157-158) sobre la modificación de los contratos prestando especial atención a la revisión de precios y a los derechos que asisten al consumidor en caso de que se modifiquen de manera significativa algún elemento esencial del contrato antes de la salida.


  • El Título II se ocupa de los incumplimientos y sus consecuencias (arts. 159 a 165) en su Capítulo Primero recoge las disposiciones relativas a la resolución del contrato y los derechos -sobre todo el derecho a una eventual indemnización- que corresponden a los consumidores en caso de que la resolución del contrato sea por causa imputable al organizador así como las obligaciones del consumidor en caso de que sea éste quien resuelva el contrato (arts. 159-160); el Capítulo II regula las consecuencias de un eventual incumplimiento del contrato o no prestación de los servicios, el ámbito de las responsabilidad de los organizadores o detallistas advirtiendo que se trata de una responsabilidad solidaria de todos los participantes/empresarios que concurran conjuntamente en el contrato así como el deber de los organizadores y detallistas de viajes combinados de constituir y mantener en vigencia una fianza (arts. 161 a 163).


4. Protección del consumidor: en especial, el derecho de información.

a) Deber de información precontractual: La Ley exige como deber precontractual la puesta a disposición de los consumidores que requieran sus servicios un programa o folleto informativo (vid. Término) que exponga de forma clara y precisa una información precisa sobre el viaje requerido.


b) Deber de información adicional: Junto al deber de información inicial, se obliga a la agencia a suministrar cierta información adicional sobre el viaje en sentido estricto y sobre otros aspectos (por ejemplo, posibilidad de contratar seguros privados adicionales). Incumbe fundamentalmente a los detallistas como personas que venden directamente el viaje pero también puede ser desempeñada por los organizadores, en su caso. La información adicional debe facilitarse por escrito o cualquier otra forma en que quede constancia y con el tiempo necesario antes del inicio del viaje.


c) Forma del contrato: La Ley exige que el contrato de viaje combinado se formule por escrito y que en él, junto con la identificación de las partes, se incluyan las cláusulas que detallen con precisión las características del viaje (art. 154). Es decir, se exige un contenido mínimo que coincide en gran parte con el que se exige para el folleto. En la práctica se realiza mediante la entrega de un bono donde viene incluido un extracto de las condiciones generales que suele ser firmado por el consumidor.


d) Otros: En la Propuesta de Directiva sobre derechos del consumidor [COM (2008) 614 final, de 8 de octubre] se proyecta exceptuar el “desistimiento del consumidor” en los “contratos a distancia de suministro de servicios de alojamiento, transporte, alquiler de vehículos, comida o esparcimiento si los contratos prevén una fecha o un período de ejecución específico” (art. 20.3)


e) La modificación de elementos esenciales del contrato: Derechos del consumidor: La ley reconoce algunos derechos al consumidor en caso de que se modifiquen elementos esenciales [por ejemplo, los horarios de salida y regreso se consideran elementos esenciales, SAP Jaén, secc. 2ª, de 4 de marzo de 2002 (AC 2002, 591), o SAP Vizcaya, secc. 4ª, de 25 de septiembre de 2000 (JUR 2000, 304355)] del contrato pudiendo optar por resolver sin penalización alguna o aceptar las modificaciones introducidas en el contrato y su repercusión en el precio. Tiene derecho además al reembolso de las cantidades pagadas o a la realización de otro viaje de calidad equivalente en caso de que el detallista pueda proponérselo. El consumidor debe notificar su decisión dentro de los tres días siguientes a ser notificado de la modificación entendiéndose en caso de ausencia de ésta que opta por la resolución del contrato.


f) La cancelación del viaje: Derechos del consumidor: Si el organizador se viera obligado a cancelar el viaje, el consumidor podrá resolver el contrato o aceptar la realización de otro viaje combinado teniendo derecho a percibir una indemnización por incumplimiento de contrato (responsabilidad solidaria del organizador y detallista a efectos del pago de la indemnización).La indemnización no procede en caso de que en el folleto se hubiera precisado la necesidad de un número mínimo de inscripciones para la realización del viaje debiendo indicarse además la fecha límite de información al consumidor en caso de anulación; tampoco cabe la indemnización cuando la cancelación se deba a motivos de fuerza mayor (no se incluye la cancelación por exceso de reservas).


g) Incumplimiento del contrato: Responsabilidad de las partes y garantías: La obligación fundamental de la agencia es la prestación de los servicios en las condiciones pactadas. El organizador y la agencia detallista responderán frente al consumidor tal y como se indica en el art. 162 “en función de las obligaciones que les correspondan por su ámbito respectivo de gestión del viaje combinado, del correcto cumplimiento de las obligaciones derivadas del contrato, con independencia de que éstas las deban ejecutar ellos mismos u otros prestadores de servicios, y sin perjuicio del derecho de los organizadores y detallistas a actuar contra dichos prestadores de servicios”. La jurisprudencia ha interpretado con rigor el precepto y llega a la conclusión de que no sólo las agencias mayoristas responden solidariamente frente al consumidor de los daños que pueda sufrir éste al utilizar los distintos servicios sino que también responde la agencia detallista ya que no actúan como comisionistas sino como vendedores directos frente al consumidor o usuario de los productos creados por los mayoristas u organizadores [ SSTS 23 Julio 2001 (RJ 2001, 8411); 21 de marzo de 2006 (RJ 2006, 1593), seguidas por las Audiencias Provinciales].


-El folleto es un documento mediante el cual el organizador, anuncia el plan o programa de viaje concebido (servicios de alojamiento, desplazamiento y otros) y que, generalmente, va asociado a un viaje combinado.


Realmente se trata de un mecanismo de captación de clientela, de una forma de publicidad. Se promueve la contratación de viajes gracias a la utilización de documentos escritos de extensión en los que se anuncian planes de viaje ya confeccionados y en los que sus elementos aparecen apuntados en lo básico.


5. Programa de viaje: el programa es la instrumentación documental del plan de viaje concebido por el organizador. Se trata, por tanto, de un instrumento informativo de necesaria puesta a disposición del contratante. Información a la que tiene derecho el consumidor como usuario turístico y que no sólo se extiende al viaje y a su precio sino a todas aquellas condiciones que el organizador pretende imponer además de las circunstancias que se contemplan en el artículo 152.


El término folleto aplicado a los viajes combinados no se corresponde con la definición contenida en el Diccionario de la Real Academia de la Lengua donde se configura como “obra impresa no periódica sin bastantes hojas para formar un libro”. En la práctica, en el campo de los viajes combinados, los folletos publicitarios de viajes son periódicos y, en ocasiones, su tamaño es tal que pueden considerarse como verdaderos libros a pesar de lo cual en el tráfico turístico se siguen denominando folletos.


6. El programa como deber de puesta a disposición y forma del contrato:

El Real Decreto Legislativo 1/2007, de 16 de noviembre, establece en el artículo 152 la obligación de poner a disposición del consumidor un programa o folleto informativo, elementos que no define. Parece razonable entender, a pesar de la literalidad del precepto, que no se impone la obligación de editar o poner a disposición de los usuarios folletos publicitarios sino que lo que se establece es la obligación de redactar “el programa de viaje”. La organización y realización de un viaje combinado exige redactar un programa o folleto informativo que incluye la oferta del viaje. Se trata de un requisito de forma ad probationem. Presentado el programa o folleto informativo, la Agencia queda a la espera de que las personas interesadas acepten las condiciones ahí establecidas y se adhieran a ellas, por medio de inscripción o reserva (son invitatio ad offerendum); de tal manera que una vez confirmada por el organizador y comunicada la aceptación al contratante de viaje, se entenderá concluido el contrato de viaje.


Programa de viaje: Técnicamente, el programa presenta una doble dimensión jurídica. De una parte se trata de un mecanismo de captación de clientela, de una forma de publicidad. Se promueve la contratación de viajes gracias a la utilización de documentos escritos de extensión en los que se anuncian planes de viaje ya confeccionados y en los que sus elementos aparecen apuntados en lo básico. De otra, el programa es la instrumentación documental del plan de viaje concebido por el organizador. Se trata, por tanto, de un instrumento informativo de necesaria puesta a disposición del contratante. Información a la que tiene derecho el consumidor como usuario turístico y que no sólo se extiende al viaje y a su precio sino a todas aquellas condiciones que el organizador pretende imponer además de las circunstancias que se contemplan en el artículo 152.


Derecho de información y responsabilidad:El detallista o, en su caso, el organizador deberá poner a disposición de los consumidores y usuarios un programa o folleto informativo que contenga por escrito la correspondiente oferta sobre el viaje combinado y que deberá incluir una clara, comprensible y precisa información sobre: precio y forma de pago, destino-itinerarios-medios de transporte, tipo de alojamiento, las comidas servidas, obligaciones en relación con el pasaporte o visados, formalidades sanitarias, si se requiere un número mínimo de inscripciones deberá constar la fecha límite de información al consumidor, cláusulas aplicables a posibles responsabilidades y cancelaciones, los datos del organizador del viaje y, finalmente, cualquier otra información adicional (artículo 152).


El programa de viaje debe redactarse por escrito. La utilización de folletos publicitarios en los que se integra el programa constituye uno de los mecanismos más habituales en la práctica. Los folletos se revelan así como documentos informativos de entrega obligatoria a los contratantes antes de la celebración del negocio y de que éste se articule en un instrumento separado en el que, por razones de ahorro, se efectúan constantes remisiones al folleto de previa puesta a disposición. La ley no contempla en su articulado el supuesto cada vez más frecuente de contratación electrónica de viajes combinados (por ejemplo, páginas web de agencias de viajes). Si la gestación del contrato de viaje tiene lugar de forma electrónica ha de entenderse que la exigencia legal de puesta a disposición por escrito del programa de viaje debe entenderse en el sentido de que el contratante tenga la posibilidad de almacenar y reproducir el programa de viaje en forma escrita (LSSICE 34/2002).


El programa deberá indicar de forma clara y precisa una serie de extremos. La información contenida en el programa de viaje debe adoptar el principio de veracidad, propio del ámbito publicitario. El contenido de la información puede agruparse en torno a tres grandes bloques: i) elementos y contenido del contrato precio y forma de pago, destino-itinerarios-medios de transporte, tipo de alojamiento, las comidas servidas ; ii) extremos “necesarios” (obligaciones en relación con el pasaporte o visados, formalidades sanitarias); iii) Condiciones que establezca el organizador o detallista (si se requiere un número mínimo de inscripciones deberá constar la fecha límite de información al consumidor, cláusulas aplicables posibles responsabilidades y cancelaciones, los datos del organizador del viaje y, finalmente, cualquier otra información adicional (artículo 152).


-Efectos

La información suministrada en el folleto debe ser clara y precisa y tiene carácter vinculante para el organizador o detallista.


-Incumplimientos

El plan de viaje ya sea concebido por el contratante, organizador o un tercero, el redactor del programa es siempre el organizador ya sea por sí mismo o por medio de detallistas (agencias de viaje detallistas), pues es él quien se compromete a su ejecución y debe dar a conocer los detalles, circunstancias y límites en que se va a desarrollar. Las consecuencias jurídicas que derivan del incumplimiento de estos deberes de información se traducen en responsabilidad


Los aspectos que se incluyen en el programa son de la mayor importancia por lo que su ausencia puede generar la reclamación después ante el organizador o el detallista, obligando a las agencias y al organizador solidariamente a indemnizar daños y perjuicios, incluyendo daños morales (la coincidencia entre los servicios prestados y el folleto exime de responsabilidad [SAP Málaga, Secc. 5ª, de 10 de mayo de 2004 (JUR 2004, 199681)].


-Las causas que excluyen la responsabilidad son las dos contempladas en el artículo 153:

  • Que los cambios se hayan comunicado por escrito al consumidor antes de la celebración del contrato y tal posibilidad haya sido objeto de expresa mención en el programa-oferta.


  • Que se produzcan posteriormente modificaciones, previo acuerdo por escrito entre las partes contratantes.


Significado | Enciclopedia | Fuentes | Bibliografía | Autor


Fuentes

Directa

  • Real Decreto Legislativo 1/2007, de 16 de noviembre, por el que se aprueba el textorefundido de la Ley General para la Defensade consumidores y usuarios y otras leyes complementarias (arts. 150 a165).


  • Ley 29/2009, de 30 de diciembre, por la que se modifica el régimen legal de la competencia desleal y de la publicidad para la mejora de la protección de los consumidores y usuarios.


  • Ley 34/1988, de 11 de noviembre, General de la Publicidad, con las modificaciones introducidas por la Ley 29/2009.


  • Directiva 90/314/CEE, de 13 de junio de 1990, del Consejo relativa a los viajes combinados, las vacaciones combinadas y los circuitos combinados y Directiva 2005/29/CE, de 11 de mayo de 2005, relativa a las prácticas comerciales desleales de las empresas en sus relaciones con los consumidores en el mercado interior.


Indirecta

  • Ley 7/1998, de 13 de abril, de Condiciones Generales de la Contratación.
  • Ley 34/2002, de 11 de julio, de servicios de la sociedad de la información y comercio electrónico.
  • Normas autonómicas de ordenación de la actividad de las agencias de viajes pueden incluir algunas disposiciones al respecto.


Significado | Enciclopedia | Fuentes | Bibliografía | Autor


Bibliografía

[1] Soler Valdés-Bango, A. (2005). El contrato de viaje combinado. Pamplona: Aranzadi.


[2] Gómez Lozano, Mª.M. (2007). “El contrato de viaje combinado”, en A. Bercovitz Rodríguez-Cano y Mª.A. Calzada Conde (dirs.) (2007). Contratos Mercantiles, T. II (3ª ed.). Pamplona: Aranzadi.


Significado | Enciclopedia | Fuentes | Bibliografía | Autor


Autor

IFT


Significado | Enciclopedia | Fuentes | Bibliografía | Autor


Fecha

01/09/12


Volver a página principal

La categoría no contiene actualmente ningún artículo o archivo multimedia.

Herramientas personales
glosario
ADR
EEJ-Net
ENI
ENS
FIN-NET
OMIC
Red EJE