Biblioteca Quijotesca

  

Octavio Paz

La Dulcinea de
Marcel Duchamp

  

A Eulalio Ferrer

-Metafísica estáis.
-Hago striptease.


Ardua pero plausible, la pintura
cambia la tela blanca en pardo llano
y en Dulcinea al polvo castellano
trobellino resuelto en escultura.

Transeúnte de París, en su figura
—molino de ficciones, inhumano
rigor y geometría— Eros tirano
desnuda en cinco chorros su estatura.

Mujer en rotación que se disgrega
y es surtidos de sesgos y reflejos:
mientras más se desviste más se niega.

La mente es una cámara de espejos;
invisible en el cuadro, Dulcinea
perdura: fue mujer y ya es idea.


Octavio Paz (México, 1914), de Árbol adentro (1987)



Volver al Índice