El cajetín de la Lengua    


Pasiva refleja:
“Se produjeron las más graves irregularidades
en la administración municipal”

Cristián Fallas Alvarado

Universidad Autónoma de Centro América (San José, Costa Rica)
cristianfallasalvarado@ice.co.cr

A menudo los profesionales de los medios de comunicación y, en general, los hablantes se preguntan si una oración como la que encabeza este artículo está bien construida o si sería mejor mantener el verbo en singular: Se produjo las más graves irregularidades en la administración municipal.

La oración citada pertenece a una noticia publicada en un diario chileno, cuyo enlace es: http://lasnoticias.de/iquique/artiklar/artikelPost.cfm?show=1697&sammaKategori=9

También presenta dudas la concordancia en oraciones con dos verbos: uno conjugado y otro en infinitivo, como en esta oración, tomada también de la misma noticia:

Se debió traer nuevas empresas para poder terminar esa construcción.

La gramática del español, al igual que otras, dispone de reglas de concordancia. En el caso que nos ocupa, la duda se presenta con respecto a la concordancia entre el verbo y un elemento nominal. Como se sabe, en español el verbo concuerda con su sujeto. Si el sujeto es singular, el verbo se deja en singular; si el sujeto es plural, el verbo se pone en plural. De acuerdo con esto, habría que comprobar si en las oraciones citadas hay un sujeto con el que debe concordar el verbo o no.

A continuación se dan algunas indicaciones gramaticales que pueden servir para solucionar dudas relacionadas con estas construcciones. Para ello se explica y recomienda el uso considerado culto por la mayoría de los especialistas y los hablantes.

En español hay dos voces reconocidas tradicionalmente: activa y pasiva. En la primera el sujeto realiza lo que indica el verbo; en la segunda recibe lo que indica el verbo. Por ejemplo:

1. Los funcionarios causaron las más graves irregularidades en la administración municipal.

2. Las más graves irregularidades en la administración municipal fueron causadas por los funcionarios.

En 1 el sujeto “los funcionarios” realiza lo que indica el verbo “causar”; en cambio, en 2 el sujeto “las más graves irregularidades” no realiza lo que indica el verbo “fueron causadas”, sino que recibe esa acción. No obstante, en ambos casos hay concordancia entre el sujeto y el verbo. La oración 1 es activa, y la 2 es pasiva.

Lo mismo ocurre con las oraciones que tienen “se” (llamadas pasivas reflejas con “se”): tienen un sujeto con el que concuerda el verbo y poseen sentido pasivo. Es decir, el sujeto no realiza lo que indica el verbo, sino que recibe esa acción. Generalmente, se emplea este tipo de oración para ocultar a quien realiza lo que expresa el verbo, ya sea porque se desconoce o porque no se quiere mencionar.

La oración Se produjeron las más graves irregularidades en la administración municipal es un caso de pasiva refleja con “se”. Si hay duda para saber si el grupo nominal “las más graves irregularidades” constituye el sujeto del verbo, se puede invertir el orden; por ejemplo: Las más graves irregularidades se produjeron por negligencia. La concordancia se impone. Los hablantes no aceptan una estructura con el verbo en singular: *Las más graves irregularidades se produjo por negligencia.

Para algunos el grupo nominal “las más graves irregularidades” desempeña la función de complemento directo; sin embargo, además de la concordancia explicada antes, tampoco se acepta la sustitución por un pronombre átono de acusativo: “lo”. Si se da la sustitución, hay un cambio de sentido: Se las (= las más graves irregularidades) produjo. En este caso el pronombre “se” se puede interpretar como un complemento indirecto y el verbo tendría un sujeto definido. La oración se parafrasearía por algo como esto: “X (=sujeto) produjo a Y (=complemento indirecto) las más graves irregularidades…”. Esto demuestra que las construcciones son distintas.

Por otra parte, cuando aparecen dos verbos, como en la oración Se debió traer nuevas empresas para poder terminar esa construcción, lo que interesa es determinar si esos verbos pertenecen a oraciones distintas o si forman un verbo complejo, denominado perífrasis verbal, que se comporta como un verbo común y, por tanto, debe concordar con su respectivo sujeto. Si los verbos forman perífrasis, el infinitivo no acepta ningún tipo de sustitución por elementos nominales; si no la forman, el infinitivo encabeza una oración subordinada que funciona como sujeto, de igual modo que el grupo nominal “las más graves irregularidades” es sujeto en la oración explicada antes. En este caso, la oración de infinitivo se puede sustituir por un pronombre (“eso”, por ejemplo) y, además, acepta la sustitución por el interrogativo “qué”.

En la oración citada no se pueden realizar esas pruebas: *Se debió eso, *¿Qué se debió”. Para que esa última oración tenga sentido completo, hay que agregar el verbo “hacer”: ¿Qué se debió hacer? Esto indica que el conjunto “deber + traer” forma una perífrasis. Teniendo esto en cuenta, la concordancia debe mantenerse y la oración debe construirse de esta forma: Se debieron traer nuevas empresas para poder terminar esa construcción. La perífrasis “debieron traer” concuerda con su sujeto: “nuevas empresas”. Lo mismo ocurriría si se pusiera un verbo simple: “Se trajeron nuevas empresas para poder terminar esa construcción”.

Si, en cambio, se emplea el verbo “lograr”, como en la oración Se lograron disminuir los niveles de pesca ilegal, tomada de una noticia publicada en un diario nicaragüense, cuyo enlace es: http://wwwni.laprensa.com.ni/archivo/2004/julio/01/economia/, las pruebas anteriores muestran que no hay perífrasis. Son aceptables Se logró eso y también ¿Qué se logró? En la interrogativa no hace falta añadir el verbo "hacer" al final; por consiguiente, el infinitivo encabeza una oración subordinada que constituye el sujeto del verbo "logró". Otra vez se impone la concordancia, pero en singular porque el sujeto es una oración subordinada, y en español las oraciones equivalen a elementos en singular. Según esto, el verbo debe ser "logró" porque su sujeto es la oración "disminuir los niveles de pesca ilegal". Por esta razón dichas oraciones son sustituibles por "eso", pronombre singular.

Por último, es importante añadir que el sujeto no aparece nunca precedido por preposición; si un grupo nominal está encabezado por una preposición, no desempeña la función de sujeto y el verbo no concuerda con ese grupo. Por eso, si en la oración Se debieron traer nuevas empresas para terminar esa construcción se cambiara “nuevas empresas” por un grupo nominal definido (referido a personas comúnmente), como “los nuevos arquitectos”, sería necesario incluir la preposición “a” y el verbo quedaría en singular (no habría concordancia): Se debió traer a los nuevos arquitectos para terminar esa construcción. En este caso, la oración carece de sujeto y el verbo, por esa razón, se queda inmóvil en número (singular). El complemento encabezado por “a” desempeña la función de complemento directo del verbo. Este tipo de oración ya no es pasiva refleja con “se”, puesto que no tiene sujeto, sino impersonal con “se” y complemento directo.

En las pasivas reflejas con “se” siempre habrá concordancia con el grupo nominal (y este nunca estará precedido por preposición); en las impersonales con “se” el verbo siempre se mantendrá en singular y el grupo nominal será definido y estará precedido por “a”, ya que se referirá a personas.

En el siguiente enlace aparece un reportaje donde se emplea una oración como la explicada:

http://www.consumer.es/web/es/alimentacion/aprender_a_comer_bien/curiosidades/2004/11/23/112312.php

La oración que nos interesa es: El investigador explica que se entrevistaron a 633 personas. En ella se habla de personas y aparece la preposición “a” delante del grupo nominal “633 personas”. Esto indica que la oración es impersonal con “se”. El grupo precedido por “a” es complemento directo del verbo; por tanto, no hay sujeto y el verbo debe quedar en singular. La oración debería construirse así: El investigador explica que se entrevistó a 633 personas. Si la preposición “a” faltara, la oración podría ser ambigua: “Se entrevistaron 633 personas” puede significar que 633 personas se entrevistaron entre sí o que fueron entrevistadas. Para evitar esa posible ambigüedad, el español dispone de la preposición “a”; cuando esta se agrega, el sentido recíproco desaparece.

Para resumir lo explicado de manera práctica, se pueden tener en cuenta las siguientes recomendaciones:

1. Si el grupo nominal está precedido por la preposición “a”, el verbo permanece siempre en singular (oración impersonal): Se entrevistó a esas personas.

2. Si el grupo nominal no está precedido por “a”, el verbo concuerda con él (oración pasiva refleja): Se trajeron nuevas empresas.

3. Si se emplea el grupo nominal plural sin “a” y hay ambigüedad (especialmente si se trata de personas y el grupo nominal tiene artículo), se añade la preposición y se deja el verbo en singular (oración impersonal): Se entrevistó a los funcionarios (Se entrevistaron los funcionarios puede ser ambigua).

4. Si hay un sustantivo sin determinante, se mantiene la concordancia verbal y no se emplea “a” (oración pasiva refleja): Se necesitan secretarias.

   Comentarios:

      cristianfallasalvarado@ice.co.cr

© Cristián Fallas Alvarado 2006


El URL de este documento es http://www.ucm.es/info/especulo/cajetin/pasivare.html