El cajetín de la Lengua


EL DEPOR, SUPER DEPOR (SOBRE ACENTUACIÓN)


Dra. Ana María Vigara Tauste

Aunque los ejemplos de vacilación acentual aquí recogidos son del diario Abc, sería fácil multiplicarlos en el resto de la prensa nacional:

«Super-Depor» «Mini-Madrid» (titular de Abc, 7-2-2000, p. 51).

Un veinticinco por ciento de «Dépor» (titular de Abc, 31-1-2000, p. 59)

Fruto de este bache prolongado, el «Dépor» ha reducido la distancia de los ocho puntos a los dos que lleva ahora al segundo (ibídem)

En el uso de la lengua, al parecer, la vista y el oído influyen clara e intuitivamente sobre nosotros, los usuarios. Así, por ejemplo, hay laísmos y leísmos que «nos suenan» mejor que otros (equivalentes); casos de «advertir de que» que "oímos" como dequeísmos y otros (equivalentes) que ni advertimos; acentos que no echamos de menos, aun cuando habitualmente exigimos una escritura acorde con las reglas de acentuación vigentes...

Esto es precisamente lo que ha ocurrido tradicionalmente en las noticias y crónicas deportivas con Depor desde que, allá por el curso 93-94, se desveló como un equipo importante que a punto estuvo de ganar la liga de fútbol. Vemos Depor y leemos espontáneamente /dépor/, y no /depór/ (como leeríamos Dakar, /dakár/, aguda), sabedores de que la abreviación es la apócope de Deportivo (de la Coruña). Como el equipo vuelve a ser «el primero de la liga» y candidato --parece que firme-- a campeón, todo lo que le atañe interesa a la prensa, que se hace continuamente eco de sus victorias, sus derrotas, sus crisis, sus fichajes, las declaraciones de su entrenador, las ausencias de sus jugadores... Estamos tan familiarizados con Depor (en rigor, /depór/, como Dakar: /dakár/), que hasta nos extraña encontrar Dépor, que es lo que deberíamos escribir si queremos leer /dépor/. De hecho, prácticamente ningún periódico lo escribe, y los ejemplos de Abc mencionados arriba son, sin duda, una excepción; excepción que el redactor encierra además entre comillas, para que no pase inadvertida, temeroso quizá de que el lector no reconozca en ella la apócope de Deportivo, palabra en que no se tilda la primera sílaba.

La justificación, que parece buena para Depor<Deportivo, se queda, sin embargo, corta para explicar lo que ocurre con super, que también leemos habitualmente como /súper/, a pesar de faltarle la correspondiente tilde...

Y seguramente en este caso se trata también de una cuestión «de vista» (de hábito, de memoria visual): es probable que, acostumbrados como estamos a leer el prefijo soldado a la palabra (superestrato, superego, superintendente, supermán, supermercado, supernumerario, superdotados, supervivientes, superdescuento, superpoblación...), no nos parezca imprescindible su tilde cuando lo dejamos solo: súper. Y aunque escribirlo independiente es una anomalía, pues los prefijos se integran gráficamente en la palabra, hacerlo tiene en este caso una buena justificación: la inicial mayúscula del nombre propio al que debería unirse no permite ninguna ortografía «normal» del conjunto: ni superDépor (con esa mayúscula central), ni súper-Dépor (con guión separador) ni súper Dépor lo serían (con o sin las tildes); y el "compuesto" Superdepor (que se encuentra también así, generalmente sin la tilde), con la mayúscula inicial desplazada desde el nombre del equipo a su sufijo, parece también "rara".

Curiosamente, sin embargo, las revistas juveniles (tipo Ragazza, Bravo, You, Vale, Súper Pop, Chica Hoy...), que lo usan continuamente como recurso enfático y lo escriben siempre aislado, le ponen sistemáticamente[1] su tilde: súper. Para ellas, al menos aparentemente, no cuenta el hecho de que lo habitual sea encontrar el prefijo fundido a la palabra y, lógicamente, sin tilde, argumento que acabamos de utilizar para justificar su ausencia. ¿Por qué, entonces, no suele ponerse la tilde en los diarios y en la prensa deportiva? Acaso influya también la ausencia de la tilde en Depor, pues parece evidente que un súper (llana en -r) llevaría a un Dépor (igualmente llana en -r) y que, por la misma razón, la «repugnancia» espontánea a poner la tilde en la abreviación de Depor(tivo) podría inducir «visualmente» la forma analógica super.

Es curioso cómo, a veces (y en la lengua escrita con cierta frecuencia), la «memoria de los sentidos» (llamémosle así) nos induce espontáneamente al error, y cómo este parece a la mayoría tan «natural», que acaba pasando para casi todos, durante mucho tiempo, inadvertido.

 


[1] De ellas, Super Pop escribe siempre en el interior súper, aunque el acento no aparece en el título de la portada.

10/03/2000

Comentarios:

amvigara@eucmax.sim.ucm.es

© Ana María Vigara Tauste 2000


El URL de este documento es http://www.ucm.es/info/especulo/cajetin/supdepor.html