Espéculo

Carmen Martín Gaite


Artículos publicados en la prensa

 



 

(Se mencionan el nombre del autor y el título de la colaboración. Suele seguir un pequeño comentario, que orientará al lector)

En La Vanguardia del lunes 24 de julio hubo tres colaboraciones, las de dos profesores de la Universidad de Barcelona y la del editor Jorge Herralde:

Adolfo Sotelo Vázquez Catedrático de la Universitat de Barcelona), en "La luz y el fuego de las palabras", hace un repaso de la obra de Martín Gaite.

Nora Catelli (Crítica), en "Políticas de una identidad de escritora", habla de la postura de Martín Gaite ante la literatura hecha por mujeres.

Jorge Herralde (Editor) reproduce el texto "La vocación de la obra bien hecha" que leyó en 1995 en el Homenaje que en la Fundación Juan March de Madrid se le dedicó a Martín Gaite con motivo de la concesión del Premio Nacional de las Letras Españolas.

El ABC del mismo lunes 24 es muy rico en colaboraciones:

César Alonso de los Ríos (Periodista y escritor): "La Pasión de Carmen Martín Gaite". Destaca el hecho de que "pocos escritores como Carmiña han pensado en los lectores como interlocutores".

Juan Marsé: "Escritora honesta, persona generosa". Se trata de una breve nota.

Álvaro Pombo: "El escondite inglés".

Luis Mateo Díez: "La calidez de Carmiña". Sobre todo, la valora como ensayista.

Miguel Delibes (una nota breve).

Víctor García de la Concha: "Académica ‘in pectore’". Se aborda el tema de la entrada de CMG en la Academia, de la invitación a ser candidata, y de la respuesta de la autora.

José Saramago: "La sensibilidad femenina". Valora la relación que CMG mantuvo con la lengua portuguesa y la literatura en esa lengua, que supo traducir.

Ana María Moix: "Las cosas de nunca acabar". Describe el destello de los ojos de CMG, no amortiguado por el paso del tiempo. Admira el pasmoso rigor estructural de sus novelas.

Adolfo Marsillach: "Carmen y El Burlador". Recuerda que, cuando él era Director de la Compañía Nacional de Teatro Clásico, pusieron en escena El Burlador de Sevilla de Tirso de Molina, en una versión de Martín Gaite.

Miguel Sánchez Ostiz: "Si no sabíamos nada". Con esa frase de Carmen, introduce sus recuerdos: ella leía sus textos, ella los comentaba.

Trinidad de León Sotelo: "Pasión por la vida". Se trata de un texto muy personal y lleno de sentimiento.

Valentí Puig: "Desde la ventana".

Las colaboraciones de El País de ese lunes 24 de julio de 2000 son las siguientes:

M. García-Posada: "Figura popular".

Antonio Martínez Sarrión: "Hoy tengo frase". Se alude a la familiaridad del trato que los unió y se recuerdan las horas pasadas juntos. El lector descubrirá algún aspecto de CMG que quizá no conoce.

Josefina Aldecoa: "Mi amiga". La frase más definitiva es ésta: "Era indestructible".

J.J. Millás: "La Gaite". El texto se había publicado en 1994.

J. Mª Guelbenzu: "Adiós, Carmiña". Valora que ella no cambió por cuenta del éxito que conoció.

Belén Gopegui: "El sí de cada no". Un texto personalísimo, muy original, muy pensado, y que es fundamental para tener una imagen certera del modo de ser de Carmen Martín Gaite.

Marcos Giralt Torent: "Generosa y noctámbula". Lo de "generosa" va por el interés que ponía en la obra de los que empezaban (el propio Marcos Giralt, Belén Gopegui, Eloy Tizón, Agustín Cerezales o Luis Magrinyà). Lo de "noctámbula", sus textos lo hacen suponer.

Antonio Gómez Rufo: "Del Retiro al cielo vía Manhattan".

 

En el ABC del día 25 de julio, martes, se publicó un texto corto, pero muy hermoso, de Francisco Rodríguez Adrados. Se titula "Recuerdo de Carmiña". Describe el camino recorrido por la joven salmantina, y concluye con una frase que debe leerse con atención: "Era una luchadora con ilusión. Pero sin ambiciones".

 

Las colaboraciones aparecidas en La Razón del día 24 son éstas:

Luis María Ansón: "Tiempo de silencio". Para él: "es la escritora más destacada que ha dado el último medio siglo español".

Francisco Nieva: "Carmen Martín Gaite". Es un texto muy personal ("me importaba mucho vivir en su sensibilidad"), que hace comprender el valor que Carmen concedió a la amistad. Nieva habla de ella como de una persona que llevó una vida de ser anónimo y libre.

Ana María Matute: "Amiga de juventud". Es un texto muy breve.

Joaquim Marco: "Medio siglo contado por una mujer". Es un artículo recomendable, con información interesante.

Víctor García de la Concha: "La lengua viva".

Care Santos: "Lo confuso y lo diáfano".

Antonio Prieto: "Adiós a un mundo ‘entre visillos’". Es un artículo de calidad.

Ricardo Senabre: "Ensueños, recuerdos y emociones". Una idea muy útil: que la lectura de las novelas de CMG permite reconstruir con fidelidad, no una biografía, sino su itinerario sentimental.

Jorge Herralde: "Orgullo de editor". De generosidad trata, ya que alaba que Carmen leyera y opinara sobre primeras obras, como hizo con Entiéndeme, de Marcos Giralt Torrente, o con la de R. Chirbes.

Soledad Puértolas: "Las palabras, su refugio".

Marina Mayoral: "Por encima de todo, una voz original". Describe a CMG como una persona libre de prejuicios.

José Luis Sampedro: "Una de las mejores".

Ángel Basanta: "La narración y sus voces". Según él, CMG entendió la novela como algo inseparable de la vida diaria y de la memoria.

Luis Mateo Díez: "Una mujer de la palabra". Destaca la validez de las reflexiones de CMG sobre lo que supone "contar".

 

En el mismo periódico La Razón, al día siguiente, 25 de julio, se publicó:

Espido Freire: "Una mirada nueva, una voz distinta". Lo mejor es que acierta a definirla: "Era original, no estridente".

 

Estas son las colaboraciones publicadas en El Mundo del lunes 24 de julio de 2000:

Santos Sanz Villanueva: "Del testimonio al intimismo". De lectura útil. Se refiere a la obra de CMG como una "literatura fuertemente personalista".

Emma Rodríguez: "Nuevo golpe a la generación de los 50".

Luis Antonio de Villena: "El psicologismo y la intimidad". Me gusta lo de que CMG constituye "un modelo de femineidad independiente".

Álvaro Pombo: "Narradora de interiores". Destaca que CMG siempre "esperó lo inesperado en la literatura y en la vida".

Soledad Puértolas: "’Carmiña’, no te digo adiós". Curiosa la referencia a que CMG le leyó, en 1980, El bandido doblemente armado y a cómo ella valoró sus comentarios y su atención.

Andrés Amorós: "El cuento de nunca acabar". Para los que no lo sepan, él la llevaba a los toros. Y a ella le gustaba la fiesta.

Lourdes Ventura: "Lo raro es vivir". Una frase destaca: "su obra se movía en un péndulo entre la claridad y lo inefable".

 

Al día siguiente, 25 de julio, El Mundo sacaba otros texto:

Emma Rodríguez: "Era difícil no quererla"

 

Y otro el día 29, sábado:

José Manuel Romay Beccaria: "El deber de una gratitud". Es un texto muy interesante, largo, y que recupera para el lector muchos fragmentos del discurso "Dar palabra" con el que Carmen Martín Gaite agradeció, en su nombre y en el del poeta José Ángel Valente, haber recibido el Premio Príncipe de Asturias de las Letras. El discurso se pronunció el 15 de octubre de 1988, y el que desee leerlo puede encontrarlo en las páginas 367-372 de Agua pasada (Anagrama, Barcelona, 1993).

© Espéculo 2000

El URL de este documento es http://www.ucm.es/info/especulo/cmgaite/arprensa.html

Espéculo. Revista de estudios literarios (Universidad Complutense de Madrid) 2000

Regreso a  la página principal CMG