CARTA PRÓLOGO

 

Ilmo. Sr. D. Angel Benito

Decano de la Facultad de Ciencias de la Información

Mi querido amigo: su carta me enorgullece y, al propio tiempo, me llena de confusión. El hecho de haber aunado plumas tan agudas y brillantes para ocuparse de mi obra, desde los más variados aspectos, rebasa mis aspiraciones. ¿Qué puedo decirle? En principio, la única justificación de este homenaje, no puedo titularlo de otro modo, que va a rendirme la Facultad de Ciencias de la Información, sólo la veo a través de mi fidelidad al periodismo. Al periodismo nací hace ahora cuarenta años y a través de "El Norte de Castilla" y de mis colaboraciones esporádicas en diarios y revistas he permanecido vinculado a lo largo de cuatro décadas. En este tiempo aprendí dos casos fundamentales para mí posterior dedicación a la novela: la valoración humana de los acontecimientos cotidianos -los que la prensa refleja- y la operación de síntesis que exige el periodismo actual para recoger los hechos y el mayor número de circunstancias que los rodean con el menor número de palabras posibles. Con este bagaje periodístico para la narrativa y, a pesar de los años transcurridos, permanezco fiel a aquellos postulados, es decir, mi condición de novelista se apoya y se sostiene en mi condición de reportero. El periodismo ha sido mi escuela de narrador.

Nada más si no es agradecerle cordialmente su iniciativa y rogarle extienda mi reconocimiento a los autores de ese libro que me anuncia, que, a no dudar, me ayudará a conocerme a mí mismo.

Un afectuoso abrazo,

MIGUEL DELIBES

 

© Espéculo. Revista de Estudios Literarios 2002
Universidad Complutense de Madrid