Lo no verbal como un componente más de la lengua(*)

Dolores Soler-Espiauba
Consejo de Ministros de la Unión Europea
Bruselas

   
  

 

Comenzaré esta charla citando a dos escritoras españolas contemporáneas, Rosa Montero y Soledad Puértolas, que me ayudarán a entrar en materia. Dice Rosa Montero en un artículo publicado por el diario El País en mayo de 1993 y hablando de los españoles: "Nos rozamos, nos aproximamos, nos tocamos mucho más los unos a los otros que casi todos los pueblos que conozco". Y Soledad Puértolas, en su novela El bandido doblemente armado, comenta la fascinación que sentía el protagonista durante su infancia por una familia extranjera con estas palabras: "Nos gustaban por eso, porque hablaban y se movían de otro modo..."

El objetivo de este trabajo irá pues en este sentido: demostrar que cada cultura posee un código de expresión corporal diferente y que al mismo tiempo que aprendemos o enseñamos una lengua debemos intentar comprender los códigos de la gestualidad de que disponen sus hablantes. Dicho de otra manera: la enseñanza de una lengua extranjera no se hace exclusivamente a través de los contenidos léxicos, fonéticos y gramaticales, sino también a través de todo un sistema de descodificación del comportamiento corporal, único en cada cultura, que puede ayudarle a aceptar situaciones inconcebibles en la suya y a descifrar con mayor facilidad los mensajes no verbales que los humanos transmitimos constantemente,

Según el eminente sociólogo norteamericano Raymond Birdwhistell, sólo el 35% del mensaje humano pasa por la palabra, un 38% está vehiculado por la entonación y el resto por la actitud corporal. Apoyándose en estas cifras, declara Birdwhistell: "El hombre es un ser multisensorial que algunas veces verbaliza" y añade Flora Davis: "Las palabras pueden ser lo que el hombre emplea cuando le falla todo lo demás".

Por "comportamiento no verbal" pueden entenderse situaciones comunicativas tan variadas como la manera de vestirse, de cortarse o teñirse el pelo, de conducir, de esperar en una cola, de comportarse en el metro o autobús, de atravesar una calle, de pedir la palabra en una asamblea, de saludar, de permanecer en un ascensor y otras muchas. El estudio de todas estas situaciones sobrepasaría con mucho el espacio de que disponemos. Nos limitaremos pues a estudiar la manera de comunicar no verbalmente del español de hoy, estructurando esta comunicación en dos partes:

A. La PROXÉMICA o estudio del territorio personal.

B. La KINÉSICA o estudio de la gestualidad.

El ser humano, como el animal, hereda genéticamente la noción de territorio. Por ejemplo: si observamos en un parque la noción estratégica de los bancos, veremos que si una persona se sienta en un extremo, la siguiente lo hará en el otro. Pero si una persona se sienta en el centro, tendrá probabilidades de permanecer sola. Otro buen ejemplo sería la consulta de un médico, donde los primeros pacientes se sentarán lo más alejados posible unos de otros.

En un estudio publicado por la revista Cable sobre un estudio comparativo de los comportamientos corporales de norteamericanos y españoles, observan Pedro Benítez y Audrey A. P. Lavin que

El concepto de espacio también se percibe como diferente entre los transeúntes de una misma cultura, según los autores citados. Los norteamericanos necesitan más espacio para pasar cuando caminan por la calle, considerándonos rudos porque llegamos a rozarnos unos a otros cuando nos cruzamos o nos adelantamos al caminar.

Según el antropólogo Edward T. Hall, el espacio interpersonal o la "burbuja" es diferente para unos o para otros. Al norteamericano no le gusta compartir su burbuja, el español en muchos casos prefiere compartirla. Hall hizo una interesante división del territorio de cada individuo en cuatro zonas de distancia:

a. Distancia íntima (relaciones amorosas y familiares)

b. Distancia personal (reuniones sociales o calle)

c. Distancia social (oficinas, tiendas, hoteles)

d. Distancia pública (políticos, conferenciantes, profesores

(Dichas distancias pueden oscilar de 0 cms. a 8 metros)

Cuando un norteamericano entra en un ascensor, se sitúa lo más lejos posible de la persona o personas que viajan en él, repartiendo el espacio con ellos. No roza a nadie y mira los números con fascinación, o las puertas o los botones o el suelo, todo con tal de no reconocer que hay alguien más viajando en el mismo aparato. Los españoles por el contrario suelen mirarse más o menos descaradamente, llegando a plantear pequeñas conversaciones sobre el tiempo o a lanzarse pequeñas fórmulas de cortesía: "buenos días" y "hasta luego" son frecuentes incluso entre desconocidos.

Pero es preciso saber que esta percepción del espacio no es la misma en todas las culturas. Si situamos en el epicentro de un cóctel a un diplomático árabe y a un diplomático escandinavo, es casi seguro que al cabo de 20 minutos el escandinavo habrá retrocedido hasta encontrarse con la espalda pegada a la pared y que el árabe no verá ninguna razón para no seguir avanzando.

La noción de espacio es pues muy diferente para japoneses y árabes, norteamericanos, latinoamericanos y mediterráneos. Una nueva clasificación de Hall establece el orden siguiente entre diferentes grupos étnicos, teniendo en cuenta sus relaciones distanciales:

Árabes

Latinos

Africanos y afroamericanos

Asiáticos, hindúes y pakistaníes

Anglosajones y escandinavos.

Así pues, árabes, mediterráneos y africanos pertenecen a culturas de contacto, mientras que norteamericanos, escandinavos, anglosajones y asiáticos pertenecen a culturas de no contacto.

Determinados tests de Desmond Morris han dado los resultados siguientes al observar a dos personas que se encuentran en la calle:

1. Si son europeos occidentales, podrán tocarse con la punta de los dedos.

2. Si proceden del Este de Europa, el límite de la distancia será la muñeca.

3. Si proceden de la región mediterránea o de América Latina, dicho límite se situará en el codo.

Todo esto justifica pequeñas frases clave como el donde caben dos, caben tres de los españoles o el I need my space de los americanos, o también Two's company, three's a crowd.

Sin embargo, el etólogo Jones ha podido demostrar que en los barrios deprimidos de Nueva York todas las etnias actúan de la misma manera, manteniendo una distancia de más o menos 30 cms. Cabría preguntarse ante ello si son más poderosas las fuerzas económicas que las culturales.

Un caso típico de defensa del territorio personal que todos hemos vivido es la manera de evitarse cuando dos personas avanzan por una acera en dirección contraria. Normalmente, a unos tres metros de distancia se produce un signo perceptible emitido por ambos y que les hace ponerse de acuerdo para no chocar. Cuando este signo no es suficientemente claro, podemos asistir a una especie de ballet ridículo que ha sido denominado por los especialistas "tartamudeo kinésico" e interesante hasta el punto de haberse dedicado tesis doctorales de sociología a la manera de cruzarse la gente en la calle.

Un lugar de observación excelente sería por ejemplo la playa, donde cada bañista delimita su territorio con sombrillas, toallas, toldos. El español tendría tendencia a aglutinarse en la arena, mientras que franceses, belgas, holandeses, alemanes y escandinavos huyen en la playa de una excesiva proximidad.

Pero es sin duda la calle el observatorio ideal. ¿Cómo caminan en sus ciudades los humanos? En España se ven muchos grupos que caminan del brazo: madres e hijas, padres e hijos, hermanos, chicas entre sí, mujeres entre sí, parejas estables y de cierta edad, mientras que van de la mano o enlazadas parejas jóvenes, parejas no convencionales. Los hombres entre sí, incluso jóvenes, se muestran mucho más distantes. Las familias españolas, al desplazarse juntas, lo hacen agrupadas y más lentamente que en el Norte de Europa o en Estados Unidos. He podido observar en un reciente viaje a Nueva York que la mayoría de los miles de seres que circulan por Manhattan se desplazan solos y a una increíble velocidad. Es muy difícil ver grupos de más de dos personas caminando juntos.

Para un profesor, un campo de observación privilegiado es la clase: los alumnos, no solamente intentan conservar, a partir del segundo día, el lugar que ocupaban el día anterior, sino que se muestran irritados si alguien que ha llegado primero ha ocupado "su" sitio. Se ha observado también en las bibliotecas que los lectores establecen auténticas "barricadas" en sus pupitres, con pilas de libros, para protegerse de las miradas y de la ocupación de los pupitres contiguos.

Flora Davis ha observado ciertas diferencias de comportamiento territorial entre hombres y mujeres. Aquellos, aglomerados en un lugar exiguo, se tornan desconfiados, incluso agresivos, mientras que las mujeres, en idéntica situación, tienden a intimar y a consolidar lazos de amistad. Un tribunal de exámenes masculino aglutinado será más severo que en una situación espacial confortable.

Volviendo al ámbito del español, su territorio individual parece ser más exiguo que el de otras culturas occidentales. El puritanismo protestante de que están impregnadas las culturas anglosajona, norteamericana y del Norte de Europa ha sido sin duda determinante. De aquí la profusión de fórmulas verbales como "gracias" y "perdón" que no son más que la realización lingüística de un hecho aceptado por todos: la existencia de ese espacio del que hablamos. Hay que dar las gracias porque alguien nos ha dejado entrar en su burbuja o hay que pedir perdón porque nosotros hemos entrado en ella sin permiso. Todas esas fórmulas están escandalosamente ausentes del español cotidiano, pudiendo llegar a parecernos ridículo su uso excesivo en otras culturas.

En las relaciones de esferas territoriales está la posibilidad o no de tocarse, según las diferentes culturas. En la zona mediterránea de Europa, el tocarse acompaña continuamente la conversación, es una forma más, por parte del hablante, de apoderarse de la atención del interlocutor, lo que podríamos llamar un "expletivo corporal", pero el miedo a tocarse de las culturas anglosajonas, como decíamos antes, tiene evidentes orígenes en la influencia del protestantismo en las mismas. Esta facilidad para tocarse se observa más en las clases populares que en las clases altas y más en mujeres que en hombres ¿Por qué? Porque los medios de expresión oral son menos ricos en dichas clases sociales y entre las mujeres de las mismas.

La tendencia más o menos gregaria de cada civilización se muestra no sólo en lugares públicos, sino también en el habitat. Los árabes, aunque posean casas espaciosas, prefieren concentrarse y hasta dormir en la misma estancia y tienen numerosas alfombras y divanes destinados a este fin.

Me ha parecido observar que los españoles jóvenes no se muestran reacios a compartir el dormitorio con uno o varios hermanos, sin que esto esté condicionado por factores económicos o de falta de espacio. Los jóvenes europeos y norteamericanos defienden con más fuerza su independencia en el interior de la casa paterna y la abandonan antes, aun sin ser independientes económicamente, para obtener su propia esfera en otro domicilio. Esto puede tener su importancia en el momento de alojar en casa a un niño extranjero. Son muy frecuentes los intercambios entre jóvenes norteamericanos y españoles, durante varios meses o un año. El hecho de que la "madre española" con quien vive un estudiante americano limpie la habitación donde duerme, puede ser interpretado como intromisión en su vida privada. Cuando en un texto estudiado en una de mis clases aparece la entrañable mesa camilla encuentro inmensas dificultades para explicar su función de epicentro de la vida familiar en muchos hogares españoles. Afortunadamente las películas de Saura y hasta de Almodóvar nos la presentan a menudo.

Dedicaré ahora el tiempo que me queda al estudio sistemático de ciertos elementos de la comunicación no verbal, entrando así en el terreno de la KINÉSICA.

En el mundo hispánico se ha estudiado muy poco hasta ahora la llamada comunicación no verbal y hay una gran escasez de investigaciones en este campo. A pesar de que estudios llevados a cabo en lugares tan dispares como Nueva Guinea, Borneo, Estados Unidos, Brasil y Japón encuentran los mismos kinemas faciales para expresar las emociones, no podemos asegurar que la realización de la misma investigación en otros lugares presente idénticos resultados.

Fue Darwin el primero en afirmar que todos los hombres, de cualquier civilización u origen expresaban sus emociones por medio de la misma mímica. Esta teoría fue puesta en tela de juicio a principios del siglo XX, al afirmarse que la mímica de las expresiones era cultural y adquirida socialmente, hasta que la tesis de Darwin volvió a imponerse en la década de los veinte, apoyada por psiquiatras y especialistas de la ceguera neurológica en los Estados Unidos, que habían investigado previamente en cinco regiones del planeta diametralmente opuestas.

Se ha demostrado que las dos tesis son perfectamente compatibles, pues si bien es verdad que en lo que concierne a las emociones fundamentales, el hombre nace perfectamente programado en cualquier parte del planeta, también es cierto que el hombre se pasa la vida aprendiendo e imitando, o sea, que la comunicación gestual también se aprende.

De todo esto se desprende que hay dos tipos de expresión gestual: la innata y la adquirida.

1. Expresión gestual innata: Es genética y heredada. Reaccionamos todos de igual manera con un reflejo-respuesta a un estímulo determinado: dolor, alegría, tristeza, sorpresa, miedo, cólera, indiferencia, asco. Para saber si un gesto es innato, debe comprobarse que existe en cualquier sociedad, pero sobre todo entre los recién nacidos y los niños ciegos.

Ejemplos de gesto innato son:

Alzar los ojos para demostrar sorpresa

Reír cuando algo nos complace

Fruncir el entrecejo cuando algo nos preocupa

Replegarnos en la desesperación o tristeza

Dar la mano para saludar

Aplaudir

Sonreír cuando encontramos a un conocido

Cruzar las piernas al sentarnos

Todos los gestos tienen interferencias mutuas y se modifican según la edad, la cultura, el sexo, la clase social, etc. Por ejemplo, como gesto innato, llorar es algo genético, pero el hombre adulto habrá aprendido a llorar en silencio, mientras que el bebé llorará a gritos.

2. Como gesto adquirido hemos aprendido a cruzar las piernas cuando nos sentamos, pero el sexo al que pertenecemos, la manera cómo estamos vestidos o el contexto social en el que nos encontramos nos obligarán a hacerlo de una u otra manera.

Entre los gestos adquiridos más importantes están los

a. Gestos imitativos. En el gesto de la imitación hay una serie de gestos universales que son comunes a todos los mortales.

Dormir: Las dos manos juntas paralelas a la mejilla.

Pagar: Se frotan entre sí el índice y el pulgar.

Amenazar: Se agita la mano abierta mostrando bien el canto, o se amonesta con el índice.

Comer: Movimientos repetidos de la mano con los dedos juntos en dirección a la boca.

Beber: Se alza la mano derecha y el pulgar desciende hacia la boca.

Estar ahíto: La mano se posa en la boca del estómago o a la altura de la garganta.

b. Gestos simbólicos

Estar loco: El índice hace en la sien el movimiento de un tornillo, pero hay variantes.

Desear suerte o exorcizar un peligro: El índice y el medio se cruzan, imitando la cruz protectora.

Atención, cuidado: El índice se apoya bajo el párpado inferior

De todos es sabido que en la cultura japonesa hay una gran variedad de saludos, inclinaciones y reverencias, según sea la categoría de la persona saludada o la relación que se mantiene con ella. Sin llegar a tales extremos, los occidentales practicamos también ciertos ritos que tienen como fin manifestar el entusiasmo, la sorpresa o el placer del encuentro.

El rito del saludo parece tener su origen en la caza, según Desmond MORRIS. En las sociedades primitivas, el grupo se escindía en el momento de ir a cazar, lo que daba lugar a los adioses. El regreso era fundamental, pues de él dependía la supervivencia del grupo, ocasionando así escenas de gran expresividad.

De una manera general, cuando alguien se aproxima, abandonamos nuestro territorio para ir a su encuentro y esbozamos una serie de gestos universales

1. Sonrisa

2. Movimiento de cejas

3. Movimiento de cabeza hacia atrás

4. Abrazo desde lejos.

5. Gestos de manos (que difieren según las culturas)

a. Vertical (imita una caricia)

b. Palma escondida (en Italia)

c. Lateral (el más frecuente)

El objetivo, naturalmente es ser visto.

¿Qué formas de contacto presenta el saludo? Cada cultura posee su ritual específico:

Cabezas que se tocan

Bocas que se unen

Mejillas que se rozan con los labios

Manos que se besan

y hasta narices que se frotan.

En Occidente, una de las formas más características del saludo es el beso. Dice, a este propósito, Rosa Montero:

Los españoles siempre hemos sido muy tocones, para bien y para mal. Casi siempre para bien, diría yo, aunque a veces resultamos demasiado invasores: esas manos que te empujan por la calle sin siquiera pedir disculpas, son muy molestas. Debió ser nuestra inveterada afición a palpar carne lo que hizo que la costumbre del beso cuajara tan pronto y felizmente. Los franceses también se besan al despedirse o encontrarse, pero me parece que es un gesto que reservan sólo para los más amigos. En cuanto a los anglosajones, los alemanes o los nórdicos, se limitan a darse la mano y si te abalanzas hacia el cuello de un hombre al saludarle le dejas estupefacto y apuradísimo.

Leemos en el artículo antes citado de la revista Clave: "En España besamos en múltiples ocasiones: al saludar a alguien, al despedirnos de esa persona, al entrar o salir de casa, al acostarnos o al levantarnos..."

En encuestas practicadas con quince estudiantes norteamericanos a quienes se presentaban las mismas situaciones, sólo una joven de origen mejicano respondía afirmativamente en estos casos. Los encuestados confesaban que, en caso de besar, lo hacían en casa, pero muy excepcionalmente en la calle o en lugares públicos. Otra pregunta de la encuesta hacía alusión a la manera norteamericana de actuar en los contextos en que los españoles se dan un beso. Las respuestas se concentraron en torno a un abrazo, una sonrisa, un movimiento de cabeza, un apretón de manos, unas palabras amables, dependiendo de la situación. Una vez más, el puritanismo protestante podría ser el causante de lo que para un español podría ser interpretado como frialdad.

Esta misma encuesta nos descubre que los niños norteamericanos son besados hasta los diez años más o menos, pero raramente cuando sobrepasan esta edad. Los hombres entre sí se saludarían con un apretón de manos, nunca con una palmada en la espalda, las mujeres entre sí con una sonrisa o un hi y el saludo hombre/mujer más frecuente sería el apretón de manos si ella inicia el gesto.

El origen del beso parece ser el que las madres, cuando no existían trituradoras ni "minipimers", masticaban la comida previamente y la introducían después con su boca en la boca del bebé.

El número y lugar de aplicación de los besos varía también según las culturas. En España se suele dar un único beso a las personas de la familia. Entre amigas, las mujeres pueden darse dos besos; mujer y hombre, también, y muy raras veces dos hombres entre sí. Hay que precisar que en la mayoría de los casos no se trata sino de un roce de mejillas mientras enviamos besos al aire.

En Bélgica, lo habitual son tres besos: familiares, mujeres entre sí, hombres y mujeres que se conocen bien.

En Francia, aunque lo habitual son dos besos, París ha puesto de moda cuatro besos en las mejillas, sobre todo entre los jóvenes.

En Alemania y Reino Unido, nunca he visto a nadie besarse para saludarse.

Y un caso insólito sería Polonia, donde la manera habitual de saludar un hombre a una mujer, conocida o desconocida, es besándole la mano, con un gesto totalmente diociochesco.

El abrazo es otra de las formas más comunes de saludar. En España reviste una forma muy peculiar, entre hombres, con fuertes palmadas en la espalda. Su origen parece ser árabe. Los grupos de nómadas que se cruzaban por el desierto, se cacheaban al encontrarse, para asegurarse de que no ocultaban armas bajo la chilaba. Tender la mano para saludar tendría el mismo origen: mostrar que se está desarmado. Retroceder sin volver la espalda a un hombre importante sería también protegerse de un hipotético asesinato por la espalda.

Un cachete en el cogote o en la coronilla es también una manera habitual de saludar a los niños o de saludarse los jóvenes del sexo masculino entre sí. Y sobre este punto, me gustaría presentar aquí un fragmento de un artículo publicado en El País en febrero de 1988 sobre los jóvenes españoles y la civilización de "la litrona" y que se titula "Quererse a golpes":

... A 25 Kms de allí, en Parla, una ciudad dormitorio de 60.000 habitantes, una "basca" de rockeros se dispone a pasar la mañana del domingo. Entre ellos se quieren a golpes y están constantemente dando brincos como los boxeadores cuando se calientan para subir al ring. -Tú, rockero de mierda, dice uno mientras lanza un puñetazo al hombro del otro. –"Punkarro", cabrón, ten cuidado con lo que haces, que el otro día me hiciste un cardenal tremendo en el brazo, replica el golpeado. En estas zonas, la diferencia entre un "punk" y un rockero es tan importante como ser "merengue" o "colchonero". Se saludan entrecruzándose el pulgar al chocarse las manos. Entre ellos se respetan siempre que el fútbol o la música no les hagan encontrarse. Los "heavy" llevan el pelo largo, los "punkabilis" abultados tupés y sienes rapadas y los "skins" se afeitan la cabeza...

Este texto nos lleva a considerar la diferencia entre saludos reservados a hombres y a mujeres. En su libro Las mujeres y los niños primero, Elena Gianini Bellotti dice:

La diferencia entre los gestos de saludo y de reconocimiento entre hombres y mujeres es muy antigua, pero en estos últimos años parece haberse acentuado (La edición del libro es de 1980). El código general masculino se mantiene casi invariado, mientras el femenino ha cambiado mucho, como si se hubiera liberado de las trabas del pasado. Los tenues besos de las mujeres, apenas una pantomima de beso, dos mejillas que se rozaban, dos bocas que enviaban un beso al aire, casi han desaparecido o son patrimonio de cierta edad o cierta clase social. Cada vez con más frecuencia vemos mujeres que se besan en las mejillas y entre las más jóvenes también se ha puesto de moda el beso en la boca, se echan una en brazos de otra (...) se apoyan la una en la otra, andan cogidas de la mano (...) Para los varones, el riesgo de una sospecha de homosexualidad es mayor (...) Mientras los gestos de las chicas se mimetizan en la ternura general permitida a las mujeres, los mismos gestos entre hombres se saldrían tan clamorosamente de los esquemas que provocarían una seria incomodidad (...) la máxima manifestación recíproca permitida es el abrazo, realizado con un solo brazo que rodea los hombros del otro (...) El beso en la mejilla no existe y en la boca ni siquiera es imaginable, excepción franceses en el primer caso y rusos en el segundo. En cambio, suele seguir siendo frecuente dar fuertes palmadas en los hombros, el puñetazo en el estómago, el golpe en los riñones, el salto encima, con o sin cosquillas, algún puntapié verdadero o fingido, simulacro de lucha con ataque y defensa, la zancadilla, el pulso, una mano retorcida detrás de la espalda, etc.

Hay dos elementos esenciales que van a jugar un papel predominante en todo gesto comunicativo: la mirada y las manos.

El hecho de que la mayoría de los dictadores lleven gafas negras no obedece a una casualidad ni a una moda, tiene una finalidad evidente.

Los portugueses y otros pueblos de pescadores han representado en la proa de los barcos el ojo de Dios, el ojo protector.

Los griegos llevan con frecuencia un talismán al cuello que representa también un ojo protector. Pero el ojo puede ser asimismo maléfico y una mirada malévola puede cambiar el curso de nuestra vida y el temor al mal de ojo es un hecho multicultural.

Sin llegar a este extremo, rehuimos sistemáticamente la mirada de los desconocidos y dosificamos sabiamente las miradas a los conocidos, para no caer en la indiscreción.

En una clase, el profesor se sentirá mucho más atraído por el alumno que le mira francamente, dando muestras de interés, que por el que hojea los apuntes, garabatea en una cuartilla o mira por la ventana.

También en el ámbito de la clase, sociólogos y psicólogos han observado que los alumnos que se sientan a la izquierda del profesor obtienen mejores notas que los del lado opuesto, al haber recibido el doble de miradas que los otros y sentirse así más reconocidos y estimados. Un trabajo del Dr. Kershner se basó en estudiar a 19 profesores, observando la dirección de sus miradas en intervalos de 30 segundos durante un cuarto de hora. El porqué el profesor tiende a mirar preferentemente a su izquierda se explica por la mayor actividad del hemisferio cerebral izquierdo en un proceso lógico.

En la calle y en los lugares públicos hay colectividades que muestran una tendencia más acusada a mirar franca e incluso provocativamente a los desconocidos. Las culturas mediterráneas se encuentran en primera fila a este respecto y un extranjero en una ciudad española, sobre todo si es mujer, podrá sentirse "agredido" por las miradas ajenas. El caso contrario puede producirse cuando un mediterráneo visita un país anglosajón o germánico, pues la ausencia de miradas en la calle podrá crearle una sensación de indiferencia, de "no existir" ante los otros, que puede ser también desagradable. Pero deberá saber también que ciertos gestos portados por la mirada, que él podría interpretar como provocativos o insinuantes, carecen en absoluto del significado que tendrían en su cultura. Por ejemplo, es frecuente en Bélgica saludar desde lejos a alguien que no se conoce, guiñándole el ojo con un aire de complicidad. Esta situación, que puede producirse también en un comercio, entre vecinos, etc., podría ser descodificada de manera muy distinta si no conocemos el contexto.

Y pasamos a la mano, protagonista privilegiada de tantas situaciones comunicativas.

Estudios recientes demuestran que los gestos culturales se transmiten, incluso en la emigración, hasta la tercera generación. Flora Davis cita en La comunicación no verbal el considerable trabajo de David Efron sobre el comportamiento corporal hereditario de las comunidades judías e italoamericanas en Estados Unidos y nos presenta también en este libro los gestos más representativos de franceses, alemanes y norteamericanos anglosajones. Pero... ¿hay gestos típicamente españoles?

Personalmente, he podido observar en España ciertos gestos característicos que no parecen existir en otras culturas:

1. El dorso de los dedos de la mano golpea repetidamente la propia mejilla para significar que otra persona se comporta con "cara dura".

2. Los dedos de una mano o de las dos, dirigidos hacia arriba, se unen varias veces para expresar que hay mucha gente en un lugar o que está completamente lleno.

3. Para decir que una persona es avara o agarrada, el español se toca el codo con la mano opuesta o presenta el puño cerrado.

4. Llevarse el índice a la boca o chuparse el dedo manifiesta incredulidad o ¿me tomas por tonto?

5. La idea de estar saturado de algo se gestualiza en muchas culturas por un movimiento de la mano que puede situarse a nivel del cuello, de la barbilla o de la coronilla (el famoso ras le bol francés). El español suele situarlo en la coronilla, acompañado de la expresión estoy hasta el moño o estoy hasta los pelos o estoy hasta la coronilla, aunque si dice estoy hasta las narices, tendrá que situar su gesto unos centímetros más abajo.

6. Cuando algo nos parece bueno o sabroso, llevamos los españoles la punta de los dedos unidos hacia la boca y al llegar a ésta hay como una explosión de los mismos. En otros países, la misma situación va acompañada de un pulgar erguido hacia lo alto con los demás dedos replegados o de un círculo formado por el índice y el pulgar. Ni que decir tiene que la televisión y sobre todo el cine americano han puesto de moda la práctica de ciertos gestos muy frecuentes que eran desconocidos en Europa hace unas décadas, como el gesto de O.K., el marcar un teléfono en el aire o el entrecomillar una palabra, en el aire también.

7. Si se quiere dar veracidad a lo que se está afirmando, puede besarse la cruz formada por el índice y el pulgar, en un gesto de evidente origen religioso y muy practicado por los gitanos españoles.

8. Cuando alguien celebra su cumpleaños, sobre todo si es un niño, los amigos y familia suelen darle afectuosos tirones de orejas. Este gesto se practica también en Italia.

9. Cuando queremos que alguien se calle, hacemos los españoles el gesto de las tijeras con dos dedos: "corta el rollo'.

Algo que nos reforzaría en la idea de la necesidad de saber descodificar los gestos es la diferencia diametral que existe en los gestos de afirmación y negación entre los Balcanes y el resto de Europa: Grecia, Bulgaria, la antigua Yugoslavia, Turquía, Chipre, Malta, Sicilia y también Bengala, en India, hacen exactamente el gesto contrario a la inmensa mayoría de los humanos. Este gesto, entre los griegos, podría venir de una adaptación fisiológica en la expulsión del aire, inclinando la cabeza hacia atrás, al pronunciar en griego moderno "O!" que viene del griego antiguo "U" y que significa "no".

Una novela publicada hace unos meses en España, Los novios búlgaros, cuyo autor es Eduardo Mendicutti nos describe así una boda celebrada en Madrid por dos contrayentes emigrados búlgaros:

-Kyril, ¿Quieres por esposa a Kalina?.

Kyril estaba tan nervioso que movió la cabeza de izquierda a derecha y dijo : -Da.

El juez se quedó estupefacto. Aquel movimiento de cabeza que había hecho Kyril quería decir que no y "da" no quería decir nada. El juez miró a Kalina y después me miró a mí. Estaba claro que en aquella boda yo era algo más que un testigo, así que le expliqué al señor juez las peculiaridades de los búlgaros en materia de negación o afirmación: "Lo hacen al revés".

Y otro párrafo de esta misma novela me parece particularmente expresivo en cuanto a la expresión gestual. Dice Mendicutti:

Cuando me volví, Kyril ya iba por el pasillo, muy despacio, mirándome. Yo estaba solo en aquel espacio sin olor, con aquella luz lejana y desdeñosa. Kyril se detuvo un momento, sonrió de nuevo sin convicción, pero levantó el dedo pulgar de la mano derecha para darse ánimos a sí mismo, para darme ánimos a mí. Y entonces a mí el brazo se me movió por su cuenta, olvidando que yo tenía que seguir siendo viril y me llevó la mano abierta a los labios, y yo en los dedos deposité un beso y se lo lancé a Kyril, como si yo estuviera asomado a un balcón lleno de macetas.

Los gestos de agresividad se cuentan desgraciadamente entre los más frecuentes en todas las culturas. Dice Julius Fast en Body language: "En coche, nuestro territorio personal se amplía y así reaccionamos con más fuerza a cualquier intrusión en esta zona, somos invisibles." Yo diría más bien "somos inaccesibles" pues nos protegen la carrocería y la velocidad del vehículo, por eso podemos permitirnos actitudes que jamás nos permitiríamos a pie o en bicicleta. La gestualidad del conductor, y no sólo del conductor, comprende:

a. El ya clásico "corte de mangas"

b. Mostrarle al otro sus cuernos

c. Dedo enhiesto con un matiz francamente obsceno

d. Dedo en la sien que significa demencia

e. Dorso de la mano contra la mejilla: cara, jeta, morro

f. Imitar a un pájaro o avión con la mano. Mensaje: Si quieres ir más deprisa, vuela.

Gestos no exactamente agresivos, pero sí negativos serían los siguientes:

Desinterés: La mano a la altura del hombro aleja algo invisible

Desprecio: Escupir, taparse las narices, aplastar un parásito con las uñas de ambos pulgares.

Aburrimiento: Bostezar, rozarse la barbilla con la mano, girar los pulgares, tocarse las narices.

Impaciencia: Golpear el suelo con el pie, señalar el reloj.

Superioridad: Mirar a alguien por encima del hombro.

Rechazo: Manos con las palmas extendidas al frente, sacudir el polvo de los zapatos al abandonar un lugar.

Burla: Pulgar en la nariz con la mano abierta, sacar la lengua, volverse mostrando el trasero.

Amenaza: Sacar las uñas, alzar el brazo, gesto de retorcer el pescuezo, de pasar el cuchillo por el cuello o de empuñar una pistola.

Teniendo la religión la importancia que tiene entre los humanos, es evidente que ha dejado su huella en la gestualidad. Observamos que en las Olimpiadas o al principio de un partido, los deportistas se santiguan o se arrodillan en plena cancha, el Papa besa el suelo del aeropuerto en cada nuevo país visitado, la televisión nos presenta a menudo la actitud de los judíos ante el Muro de las Lamentaciones, vemos a chíies flagelándose en procesiones por las calles del Medio Oriente, se besa el anillo de los obispos, la mano de los sacerdotes, el escapulario del hábito de las religiosas, se inclinan los musulmanes hacia la Meca, hacemos genuflexiones ante los altares católicos, tomamos agua bendita para santiguarnos.

Y cerca del gesto religioso está el gesto mágico o de exorcismo uno de los más antiguos y más anclados en nuestra memoria colectiva:

Tocar madera para conjurar un peligro (árbol sagrado de los paganos)

Dedos cruzados detrás de la espalda

Exorcismo de la serpiente

La escoba mocho arriba (Mediterráneo y Antillas)

Y he dejado para el final el gesto político, uno de los más ricos, pues cada ideología lleva consigo una parafernalia gestual. Citaremos brevemente:

El puño en alto del socialismo

El brazo en alto con la mano abierta de nazis y falangistas

El pulgar hacia abajo de los romanos

La V de la victoria con los dedos

El golpear de cacerolas como protesta

Las sentadas

El encadenarse


(*) Este trabajo había sido publicado con anterioridad en las Actas de las II Jornadas Internacionales de Didáctica del Español como Lengua Extranjera, Ávila, 1987, pp.169-194.


BIBLIOGRAFÍA

BENÍTEZ, Pedro y LAVIN, Audrey, "La comunicación no verbal y enseñanza del español a los extranjeros", Cable, Madrid, 1992.

BUSSAC, Paul, La mesure des gestes, Mouton, 1973.

DAVIS, Flora, La comunicación no verbal, Alianza, 1976.

FAST, Julius, Body Language, M. Evans Inc.,1971.

HALL, Edward, The silent language, Doubleday & Co., 1959.

HALL, Edward, The hidden dimension, Doubleday & Co., 1966.

JOUSSE, Marcel, L'Anthropologie du geste, Resma, 1969.

JOUSSE, Marcel, La manducation de la parole, Gallimard, 1969.

GIANINI BELLOTTI, Elena, Las mujeres y los niños primero, Alianza, 1981.

MARTIN GAITE, Carmen, Usos amorosos de la posguerra, Anagrama, 1987.

MORRIS, Desmond, Manwatching, Triad Panter, 1978.

MORRIS, Desmond, Gestures, Triad/Granada, 1981.

SULGER, François, Les Gestes Vérité, Ed. Sand, 1986.

 

ANEXO

RELACION DE EXPRESIONES VERBALES, GIROS Y MODISMOS DERIVADOS DE GESTOS O DE ACTITUDES CORPORALES

A/ Las manos

Abrir la mano

Contar (algo) con los dedos de una mano

Chuparse el dedo

Chuparse los dedos

Dar la mano y tomarse el brazo

Darse de manos a boca

Echarse las manos a la cabeza

Echar una mano

Estar mano sobre mano

Estar con una mano atrás y otra alante

Hacer aspavientos

Frotarse las manos

Hacer manitas

Lavarse las manos

Levantarle (a alguien) la mano

Manipular

Mano a mano

Manosear

Manotear

Más que comer con los dedos (Gustar)

Morderse los dedos

Por la mano

Salir con las manos en la cabeza

Ser aspaventero

Tener las manos largas

Tener agujeros en las manos

Tener mano

B/ Brazos, codos, pulsos

Abrazar

Bracear

A brazo partido

Codearse con

Con los brazos abiertos

Cruzarse de brazos

Dar un codazo

Empinar el codo

Echar un pulso

Tomar el pulso

Echarse en brazos de alguien

Hacer un corte de mangas

Huelga de brazos caídos

Ir del brazo

Ser el brazo derecho de alguien

C/ Hombros, espalda, pecho

Agachar la cerviz

A espaldas

A hombros

Arrimar el hombro

Darse palmadas en la espalda

Doblar el espinazo

Echarse al hombro

Echarse algo a la espalda

Entre pecho y espalda

A lo hecho, pecho

Hombre de pelo en pecho

Tomarse a pecho

Guardar las espaldas

Dar la espalda

Encogerse de hombros

Mirar por encima del hombro

D/ Cabeza

Andar o ir de cabeza, de coronilla

Cabecear

Dar una cabezada,

No levantar cabeza

Darle vueltas a la cabeza

Darse con la cabeza contra la pared

Doblar la cabeza

Bajar cabeza

Ir con la cabeza alta

Estar hasta la coronilla (moño, coco, gorro, pelos)

Liarse la manta a la cabeza

Meterse de cabeza en algo

No dejar títere con cabeza

No tener dónde volver la cabeza

Sentar (la) cabeza

Cabezota, cabezudo, cabezón

E/ Boca

Quedarse con la boca abierta

Boquiabierto

Coserse la boca

Darse punto en boca

Cerrar el pico

Decir con la boca chica

En boca cerrada no entran moscas

No abrir la boca

No despegar los labios

No morderse la lengua

Por la boca muere el pez

Quitar algo de la boca

No decir esta boca es mía

Tapar la boca

Tener algo siempre en boca

No caerse algo de la boca

Andar de boca en boca

Tener en la punta de la lengua

F/ Nariz

Dar en las narices

Darse de narices con

En mis (tus, etc.) narices

Estar hasta las narices

Hincharse las narices

Meter la nariz en

Por narices

Quedarse con tres palmos de narices

Tener agarrado a alguien por las narices

Tener narices (algo)

Tocarse las narices

 

G/ Ojos

Abrir (a alguien) los ojos

Alzar los ojos al cielo

A ojos cerrados

A ojos vistas

Cerrar los ojos a algo

Como pedrada en ojo de boticario

Dar un ojo de la cara por algo

Dar una ojeada

Devorar con los ojos

Echarle el ojo a algo

Echar un ojo

En un abrir y cerrar de ojos

Guiñar el ojo

Hacer la vista gorda

Hacer un guiño

Hacer algo a ciegas

Hasta los ojos

Mirar de reojo

No quitar los ojos de encima

No pegar ojo

Ser todo ojos

H/ Pelo

Ahogarse con un pelo

Andar a la greña

Caérsele a alguien el pelo

Coger algo por los pelos

Cortar un pelo en el aire

Echar una cana al aire

Estar de malos pelos

Estar hasta los pelos

Ir a contrapelo

Lucir bien el pelo

Dar p'al pelo

Ponerse los pelos de punta

Soltarse el pelo

Tirarse de los pelos

Tirarse del moño

Tomar el pelo

Y yo con estos pelos

I/ Pies

A pie

Andar con pies de plomo

Dar la patada

Dar patadas en la barriga

De a pie (la gente)

Echar a pies

Estar al pie del cañón

Hacer hincapié

Levantarse con el pie izquierdo

Mo dar pie con bola

No poner los pies en

No saber dónde aprieta el zapato

Poner a los pies de los caballos

Ponerse las botas

Perder pie

Pies para qué os quiero

Por pies

Poner pies en polvorosa

Tomar las de Villadiego

No tenerse algo en pie

Salir con los pies por delante

Sección
Espéculo. Universidad Complutense de Madrid.
© 2000