Presentación del Editor:

Las fronteras de la lengua

     


La llegada de la denominada Sociedad de la Información, especialmente la llegada de las redes de comunicación y sus múltiples posibilidades, ha supuesto un nuevo impulso para el aprendizaje de los idiomas. Hace poco más de cinco años, cuando Internet recibió su gran impulso social, era frecuente escuchar la tópica frase de que allí solo había cabida para el inglés. Los más agoreros apuntaban casi a la desaparición de las demás lenguas en beneficio de una lengua global. El panorama con el que nos encontramos hoy es muy distinto.

Las redes de comunicación han servido para activar el deseo innato de los seres humanos de comunicarse. De hecho, creo que es más apropiado -como suelo repetir siempre que tengo ocasión- referirse a este nuevo estado como Sociedad de la Comunicación. Con ello no se trata sino de resaltar el componente cara a cara que este nuevo y polimórfico sistema de comunicación ha puesto en manos de muchos de nosotros.

Lo cierto es que, con el paso del tiempo y por las perspectivas que se atisban para el próximo futuro, no sólo crece la presencia de la lengua española en la Red, sino que son cada vez más los que utilizan este medio para iniciarse en su conocimiento y práctica. Porque la presencia de una lengua no es -como a algunos les gusta contabilizar- una cuestión de número, sino de calidad de los proyectos que se ofrecen al resto de la comunidad.

Las Nuevas Tecnologías de la Información abren unas posibilidades inmensas en el campo de la enseñanza, tanto en la organizada como la espontánea, en la presencial y la distante. Los que deseen adentrarse en la práctica de un idioma tienen a su disposición unos medios impensables hace unos pocos años. De hecho, las redes permiten un estar aquí como si se estuviera allí. Prácticas que antes estaban reservadas a esos veranos dedicados por los estudiantes de todo el mundo a los idiomas, pueden hacerse cómodamente durante todo el año gracias a esa ventana indiscreta que es Internet. En la Red podemos encontrar todo tipo de páginas y espacios útiles para este fin: cursos, periódicos, revistas, emisoras de radio, bibliotecas, grupos de discusión, videoconferencias... simples amigos con los que conversar sobre cualquiera de nuestras aficiones en todos los idiomas habidos y por haber.

Cuando la doctora Martinell me manifestó su idea de abordar algún otro proyecto conjunto UB-UCM, a la vista del buen resultado de la página dedicada a Carmen Martín Gaite, para la que consiguió la colaboración de expertos en la autora de todo el mundo, acepté inmediatamente. No es solo por el placer de volver a emprender un nuevo trabajo con ella y su equipo -eso ya sería motivo suficiente-, sino porque creo firmemente que el campo de la Filología, por un lado, y el del idioma que compartimos 400 millones de personas está falto de proyectos con los que llenar los huecos que esta creciente Sociedad está generando.

Los últimos cinco años, en mi función de editor de Espéculo, he tenido la maravillosa experiencia de conocer de primera mano el gran interés que despiertan las culturas hispánicas en el resto del mundo. Y para acceder a ellas es necesaria la iniciación en su idioma común. Queremos posibilitar un espacio para la reflexión sobre la enseñanza del idioma español para todos aquellos que se dedican a su transmisión en cualquier parte del mundo. El proyecto abierto que ahora iniciamos busca, lejos de las retóricas convencionales en los casos del idioma, ser una herramienta cultural al servicio y alcance de todos los interesados en su enseñanza o aprendizaje. El intercambio de ideas y experiencias, la puesta en común de los resultados y la propuesta de nuevas formas de abordar la utilización de las nuevas tecnologías de la información al servicio de la enseñanza de idiomas, entendidos estos como algo más que las palabras que el diccionario contiene, son objetivos que nos planteamos hoy y que esperamos que crezcan con las experiencias que, sin duda, adquiriremos.

Dr. Joaquín Mª Aguirre Romero
Editor
Universidad Complutense de Madrid