Hypertext 2.0
The Convergence of Contemporary Critical Theory and Technology

George P. Landow
Baltimore: The Johns Hopkins University Press, 1997



Hypertext 2.0: The Convergence of Contemporary Critical Theory and Technology es la nueva edición de Hypertext, de George Landow, que data de 1992. La obra revisada conserva el subtítulo y la estructura de la primera, si bien es notablemente más amplia, con contenidos sensiblemente actualizados. Revisar una obra cuyo objeto es en parte una nueva tecnología informática es muy recomendable si tenemos en cuenta el espectacular avance, tanto tecnológico como de contenido, realizado en el campo hipertextual en relativamente poco tiempo. La nueva versión no sólo se beneficia de la gran experiencia de Landow en el tema, sino de la posibilidad de examinar una gran cantidad de nuevo material significativo. La informática está constantemente presente en este libro, desde la agudeza de Landow al añadirle a su título "2.0" al modo de los fabricantes de software hasta el diseño cuidadísimo y la compenetración de imagen y texto.

Para ilustrar la nueva división de capítulos e introducción de nuevos apartados (en el comentario mencionaremos como nuevos sólo aquellos que contengan nuevo texto, y no al texto antiguo con títulos nuevos), incluimos a continuación el índice completo de Hypertext 2.0.


Contents

Acknowledgments ix

1 Hypertext: An Introduction

Hypertextual Derrida, Poststructuralist Nelson? 2 / The Definition of Hypertext and Its History as a Concept 3 / Vannevar Bush and the Memex 7 / Forms of Linking, Their Uses and Limitations 11 / Virtual Texts, Virtual Authors, and Literary Computing 20 / Books Are Technology, Too 25 / Analogues to the Gutenberg Revolution 29

2 Hypertext and Critical Theory

Textual Openness 33 / Hypertext and Intertextuality 35 / Hypertext and Multivocality 36 / Hypertext and Decentering 36 / Hypertext as Rhizome 38 / The Nonlinear Model of the Network in Current Critical Theory 42 / Cause or Convergence, Influence or Confluence? 45

3 Reconfiguring the Text

From Text to Hypertext 49 / The"Iin Memoriam" Web 51 / Problems with Terminology: What Is the Object We Read, and What Is a Text in Hypertext? 57 / Visual Elements in Print Text 60 / The Fragmented Text 64 /The Dispersed Text 65 / A Third Convergence: Hypertext and Theories of Scholarly Editing 68 / Hypertext, Scholarly Annotation, and the Electronic Scholarly Edition 69 / Hypertext and the Problem of Text Structure 73 / The Living, Transient, Time-Bound Text-William J.Mitchell´s City of Bits Project 75 / Argumentation, Organization, and Rhetoric 76 / Beginnings and Endings in the Borderless Jext 77 / Boundaries of the Borderless Text 79 / The Status of the Text, Status in the Text 84 / Hypertext and Decentrality: The Philosophical Grounding 88

4 Reconfiguring the Author

Erosion of the Self 90 / How I Am Writing This Book 96 / Virtual Presence 103 / Collaborative Writing, Collaborative Authorship 104

5 Reconfiguring Writing

The Problematic Concept of Disorientation 115 / The Rhetoric and Stylistics of Writing for E-Space; or, How Should We Write Hypertext? 123 / Hypertext as Collage 167

6 Reconfiguring Narrative

Approaches to Hypertext Fiction: Some Opening Remarks 178/ Hypertext and the Aristotelian Conception of Plot 181/ Quasi Hypertextuality in Print Texts 182/ Answering Aristotle: Hypertext and the Nonlinear Plot 184/ Print Anticipations of Multilinear Narratives in E-Space 186/ Narrative Beginnings and Endings 189/ Narrative Endings and Hypertext 190/ Michael Joyce´s Afternoon: The Reader´s Experience as Author 192/ Stitching together Narrative, Sexuality, and Self: Shelley Jackson´s Patchwork Girl 197/ Quibbling, a Feminist Rhizome Narrative 205/ Storyworlds and Other Forms of Hypertext Narratives 208/ From Narration to Poetry? 215

7 Reconfiguring Literary Education

Threats and Promises 219/ Reconfiguring the Instructor 222/ Reconfiguring the Student 225/ Learning the Culture of a Discipline 226/ Nontraditional Students: Distant Learners and Readers outside Educational Institutions 228/ The Effects of Hypermedia in Teaching 229/ Reconfiguring Assignments and Methods of Evaluation 231/ Examples of Collaborative Learning 235/ Reconceiving Canon and Curriculum 245/ Inventing the New Writing 255/ After Intermedia 262/ What Chance Has Hypertext in Education? 265

8 The Politics of Hypertext: Who Controls the Text?

Answered Prayers; or, The Politics of Resistance 267/ The Marginalization of Technology and the Mystification of Literature 269/ The Politics of Particular Technologies 273/ The Political Vision of Hypertext; or, The Message in the Medium 281/ The Politics of Access: Who Can Make Links, Who Decides What Is Linked? 285/ Ms. Austen´s Submission 289/ Pornography, Gambling, and Law on the Internet: Vulnerability and Invulnerability in E-Space 296/ Access to the Text and the Author´s Right (Copyright) 300

An Open-Ended Conclusion; or, The Dispatch Comes to an End 307

Notes 309/ Bibliography 321/ Index 345


El capítulo uno, introductorio de los conceptos básicos, pierde el apartado "Predictions" de la anterior edición, porque parte de lo que en él se hablaba es hoy realidad, y gana dos nuevos apartados "Forms of Linking" y "Books Are Technology, Too".
El primero analiza los distintos tipos de nexos existentes, sus ventajas e inconvenientes, así como las posibilidades de hacer nexos que cada sistema actual de hipertexto ofrece a sus usuarios. Incluye además una discusión sobre la posibilidad del "hipertexto sin nexos" donde el lector tuviera que hacerlos y no elegir sobre lo ya hecho.
El segundo nuevo apartado analiza los miedos de las élites culturales a las nuevas tecnologías "sin supervisión" desde el punto de vista de un historiador de la escritura. Afirma que llevar la tecnología a la Universidad no es ninguna aberración, sino un paso más en la implantación de nuevas tecnologías que siempre se ha ido produciendo.

"Technology, in the lexicon of many humanists, generally means "only that technology of which I am frightened." In fact, I have frequently heard humanists use the word technology to mean "some intrusive, alien force like computing," as if pencils, paper, typewriters, and printing presses were in some way natural." (26)

El capítulo dos (era en la primera edición parte del primero) extiende su comparación de la nueva tecnología con la teoría crítica a campos muy actuales. En "Hypertext as Rhizome", examina la relación entre el hipertexto y la teoría del rizoma expuesta en la obra A Thousand Plateaus de Gilles Deleuze y Félix Guattari. En " The Nonlinear Model of the Network in Current Critical Theory" relaciona la tendencia a ir contra la linealidad de la crítica contemporánea y el hipertexto, ocupándose de autores como Barthes o Derrida, e incluso de teorías similares en ciencias tan lejanas como la inmunología.

El tercer capítulo tiene tres nuevos apartados "A Third Convergence: Hypertext and Theories of Scholarly Editing", "Hypertext, Scholarly Annotation, and the Electronic Scholarly Edition" y "Hypertext and the Problem of Text Structure". Los dos primeros analizan la atrayente herramienta que para la edición académica supone el hipertexto. Las ediciones especializadas no tienen límite de espacio, lo cual soluciona el inconveniente de las notas, que por fin pueden ser todo los sustanciales que el texto estudiado requiera sin los cortapisas de las editoriales. La edición hipertextual es además extremadamente flexible, permitiendo una fluidez y dispersión desconocidas en los medios impresos, con la posibilidad de crear varios niveles de lectura de textos y de notas, según las necesidades del usuario: ya sea un experto o un estudiante neófito.

El capítulo cuatro se corresponde con el capítulo tres de la primera edición excepto por la sustitución de la palabra "Intermedia" por "hipertexto", en todas las veces en que esta aparecía. Landow explica en el nuevo libro que lo que antes era un sistema perfectamente en vigor ha dejado de utilizarse, por lo que su mención podría resultar confusa.

El capítulo cinco y sus apartados son totalmente nuevos. Comienza tratando el "problema" de la desorientación de los lectores de hipertexto, condenada por las disciplinas "técnicas" pero valorada positivamente por la literatura a partir del modernismo.
Landow ha comprobado que los estudiantes que se guían por la búsqueda de contenidos se orientan mejor en entornos hipertextuales que aquellos expertos en informática que confían en desentrañar las "ayudas" del programa. La desorientación más grave puede evitarse no sólo con el diseño claro, sino sobre todo a través del modo de escribir, por lo que el autor propone el desarrollo de una estilística del hipertexto.
Conviene inicialmente no olvidar que la lectura del hipertexto es lineal, y que los textos lineales cuentan con medios sintácticos para anunciar cambios de dirección del discurso. Estos medios orientativos pueden incluirse en el hipertexto, cuyo éxito estará muy ligado a la calidad de su diseño técnico y gráfico. Examina Landow los sistemas Intermedia, Storyspace, Microcosm y MAPA considerando los cuatro parámetros esenciales para medir la capacidad de orientación que un sistema ofrece a sus usuarios:

Otras ayudas son la posibilidad de archivar los propios recorridos, las tablas de contenidos, los mapas... Estas mismas cuestiones se complican en la www, pues la orientación es más difícil al carecer de muchas de las posibilidades de los programas anteriores.
Se ocupa después de cómo convertir textos impresos en hipertextos, con muchos consejos prácticos y técnicos.
Finalmente, el apartado del "Hypertext as Collage" trata en profundidad el eclecticismo que parece ser la seña de identidad del hipertexto relacionándolo con antecedentes en las vanguardias artísticas. El hipertexto incorpora material de otros autores creando un nuevo contexto cuyas relaciones han de ser descubiertas y exploradas por los lectores de un modo hasta ahora imposible.

"Hypertext writing, of course, does not coincide fully with either montage or collage. I do not chiefly employ these concepts to extend their history to digital realms, and, similarly, I am not much concerned to allay potential fears of this new form of writing by deriving it from earlier avant-garde work (though in another time and place either goal might provide the axis for a potentially interesting essay). Here I am more interested in helping us understand this new kind of hypertext writing as a mode that both emphasizes and bridges gaps and that thereby inevitably becomes an art of assemblage in which appropriation and catachresis rule. This is a new writing that brings with it implications for our conceptions of text as well as of reader and author. It is a text in which new kinds of connections have become possible." (176-177)

El primer apartado del capítulo seis es nuevo, así como los cuatro últimos. Está muy enriquecido con respecto a la primera edición gracias al mayor número de hipertextos comentados. Comienza aclarando que no toda la ficción digital es hipertextual, así como no toda la ficción hipertextual tiene la misma forma. De hecho, cada uno de los hipertextos que Landow analiza lúcidamente ejemplifica un modo diferente de aprovechar el medio. Al final del capítulo debate la cuestión de si la forma hipertextual se presta más a la prosa o al verso de cara a su futuro literario.

"Writers on hypertext increasingly take it to be an intrinsically postmodern literary and artistic medium, but does it come with particular genres and modes, or does it at least favor particular ones? Coover has expressed the idea that hypertext might turn out to be more a poetic than a narrative form, and many of the webs at which we have already looked, particularly those by Guyer and Joyce, suggest that such might be the case. (...)
The explanation may be even simpler: the link, the element that hypertext adds to writing, bridges gaps between text -bits of text- and thereby produces effects similar to analogy, metaphor, and others forms of thought, other figures, that we take to define poetry and poetic thought." (215)

Hay dos apartados nuevos en el capítulo siete: "Inventing the New Writing" y "After Intermedia". El primero cuenta la experiencia de Landow después de varios años de trabajar con sistemas hipertextuales en sus clases universitarias. La creatividad de los estudiantes ha crecido mucho, igual que la calidad de sus trabajos en el nuevo medio. Landow ofrece muchos y buenos ejemplos de cómo aprovechar estos avances tecnológicos a nivel académico. El segundo apartado evalúa diferentes entornos hipertextuales y sus posibilidades desde la desaparición de Intermedia.

El capítulo ocho es prácticamente idéntico al de la primera edición, excepto por el apartado "Pornography, Gambling, and Law on the Internet: Vulnerability and Invulnerability in E-Space", que se ocupa de temas conflictivos de actualidad en la red y los intentos de los gobiernos para controlarlos. Todo el capítulo se ocupa de la dimensión política del hipertexto con una mentalidad realista y consciente que revela una profunda preocupación social sin falsos optimismos.

El autor ha mejorado también las notas y actualizado la bibliografía, manteniendo el útil índice conceptual final.

El resultado de todas estas modificaciones es un libro más completo que el anterior cuyo carácter de imprescindible viene determinado por la rápida obsolescencia de cualquier material relacionado con la informática. Al mismo tiempo, el libro amplia la fructífera comparación de la tecnología con la teoría crítica literaria, insistiendo en la necesidad de buscar en la literatura y el lenguaje los modelos retóricos para el hipertexto al considerar más relevante lo que une que lo que separa. Es una obra que tiende un puente interdisciplinar humanidades-tecnología que sin duda merece una lectura atenta en nuestras universidades, esperando que la realidad revele como pesimista la siguiente profecía de Landow (que se mantiene desde la primera edición):

"My experience of teaching with hypertext since 1987 convinces me that even the comparatively limited systems and bodies of literary materials thus far available demonstrate that hypertext and hypermedia have enormous potential to improve teaching and learning. (...)I do not expect to see dramatic changes in educational practice for some time to come, in large part because of the combination of technological conservatism and general lack of concern with pedagogy that characterizes the faculty at most institutions of higher learning, particularly at those that have pretensions to prestige." (265-266)

Página PrincipalCríticaForoOtras reuniones