Reseñas


EL MUNDO DIGITAL

Nicholas Negroponte

Traducción de Marisa Abdala. Barcelona, Ediciones B, 1995. 284 pp.1.600 ptas.


Del átomo al Bit

En un mundo digital el medio no es el mensaje, sino una encarnación de éste. Un mensaje puede tener varias encarnaciones que derivan de una manera automática de la misma información. (p. 93)

a afirmación de Negroponte es simple y radical: el mundo ha cambiado. Ya no es una textura de átomos, sino de bits. Este es el punto de partida de una revolución cuyo alcance tan sólo estamos empezando a atisbar. No empeñamos en seguir comprendiendo el mundo en términos de materia (átomos) cuando éste se está conformando por bits.

El mundo del futuro -el futuro ya no es lo que era- será digital o no será. Ser digital es cambiar la materia por la energía, el átomo por el bit. Una gran parte de los elementos que hoy nos rodean son susceptibles de ser digitalizados. Esto implica un cambio de mentalidad para poder aprovechar lo que la tecnología ya está poniendo a nuestra disposición. Por ejemplo, ¿por qué me empeño en ir a comprar el periódico cada mañana si puedo recibir una información mucho más completa directamente en la pantalla de mi ordenador? ¿Por qué compro cien páginas de papel que alguien ha de fabricar, componer, imprimir, transportar y repartir cuando con programar mi ordenador para recibir diariamente sólo aquello que me interesa estoy mejor y más rápidamente informado?

Una de las preocupaciones que Negroponte plantea con más asiduidad en esta obra es la relación entre el hombre y la máquina. El temido proceso de deshumanización por causa de las máquinas se invierte. La preocupación principal es ahora su humanización. Las máquinas se integran cada vez más en la vida porque serán capaces de convivir con nosotros. Esto no es más que una forma de expresarlo, ya que las máquinas no se hacen a sí mismas. Somos los hombres los que diseñamos nuestros instrumentos y es a nosotros mismos a los que cabe la responsabilidad y el reto de diseñarlas de la forma más humana posible. La idea de Negroponte es que no vamos hacia un mundo frío y tecnológico, sino hacia "uno más abierto, que no separa de manera tan tajante el arte de la ciencia, o el hemisferio derecho del izquierdo" (p. 260).

El libro de Negroponte es de especial interés para todos los que se encuentran en aquellos sectores de la sociedad que van a servir de puntales del desarrollo. Es una exposición de las posibilidades -muchas de ellas ya realidad- que nos esperan a la vuelta de la esquina.La nueva era es la de la comunicación. "Comunicación" es un término que, desde la perspectiva de hoy, describe pobremente el tejido social del futuro. La sociedad futura será entendida como una gigantesca red de comunicación de todo tipo de informaciones y servicios. La mejora de los canales de comunicación posibilitará cada vez más una mayor diversidad de usos. La educación, los negocios, la información, el arte, etc., se irán acomodando progresivamente a la digitalización. Sobrevivirán aquellos que se den cuenta antes. Los que se empeñen en seguir pensando en átomos y no en bits quedarán fuera del sistema.

Nicholas Negroponte es una de esas personas cuyo principal atractivo consiste en descubrir que tiene una manera distinta de pensar los problemas. Pensar los problemas de forma distinta es alcanzar respuestas nuevas e imaginativas. El mundo digital está lleno de demostraciones de esa forma de pensar no condicionada por las formas del pasado. Dar respuestas para el mundo digital del futuro es plantear las preguntas desde esa mentalidad.

En resumen, una obra atractiva, escrita de forma amena, muy "americana", recomendable para todos aquellos interesados en qué pasará mañana o, más bien, dentro de un rato.

Joaquín Mª Aguirre


Ir a:

Estudios volver a la 1ª página