Reseñas


LO MEJOR DE ROLLING STONE

Varios autores

Traducción de Darío Giménez. Ediciones B, 587 págs., 3200 ptas.

Dos años después de que Doubleday publicara el volumen en Norteamérica, Ediciones B ofrece a los lectores de habla hispana esta selección de treinta y siete artículos aparecidos en la revista "Rolling Stone" desde su fundación en 1967 hasta principios de los noventa. La recopilación incluye a autores bien conocidos para el público español, como Hunter S. Thompson, Ken Kesey o Tom Wolfe, pero también a algunos excelentes escritores hasta ahora inéditos en nuestro idioma. A la vista de sus trabajos, resulta incomprensible que ningún editor haya pensado en traducir al español la producción literaria de Tim cahill, Howard Kohn o David Breskin.

"Lo mejor de Rolling Stone" no es simplemente una colección de reportajes soberbios. Es, además, la crónica de indias de una revista que quiso implicarse en la realidad y participar de ella. Nacida en una época en la que imperaban la contracultura y la subversión, decidió proponer un nuevo periodismo contracultural y subversivo. Jann S. Wenner, fundador y director de la revista, recuerda en el prólogo del libro como "Rolling Stone" se propuso reflejar el surgimiento de una rebelión generacional en Estados Unidos, y cómo el principal objetivo fue hacerlo de un modo absolutamente innovador, que corriera parejo a la revolución cultural que sacudía a la sociedad americana. El escritor Lawrence Right resumió así las pautas a seguir por el autor que pretendiera publicar en "Rolling Stone": "No sólo ha de decir la última palabra sobre un tema, sino que el enfoque ha de ser descarado y el estilo vigoroso". A partir de ahí, no existen limiaciones de temas ni de espacio. De hecho, el editor Robert Love advierte en la introducción que la mayoría de los reportajes que componen "Lo mejor..." han tenido que ser condensados, pues la extensión de los originales llegaba a sobrepasar en algunos casos las cuarenta mil palabras.

Cada trabajo recogido en "Lo mejor de Rolling Stone" va precedido de un prologo redactado por su autor, que sirve para contextualizar los artículos seleccionados y reconstruye la intrahistoria de todos ellos. Según palabras de Wann Wenner, estos prólogos pueden considerarse "la verdadera historia entre bastidores de "Rolling Stone", y en determinados casos suponen un epílogo al artículo que viene a continuación". Si con "Gigante Maligno" Howard Kohn ponía de manifiesto la corrupción de la industria nuclear y los misteros que rodeaban la muerte de Karen Silkwood, el prólogo a su reportaje revela como gracias a los artículos publicados en Rolling Stone el caso Silkwood llegó a los tribunales.

La selección de textos está marcada tanto por la calidad de los trabajos como por la heterogeneidad de los temas. Con "Los años de la plaga", David Black publicó en 1985 el primer gran trabajo periodístico en torno al SIDA. "El mundo de Tania", de Howard Kohn y David Weir, descubrió la vida secreta de la heredera Patti Hearst como integrante del Ejército Simbiótico de Liberación. P. J. O`Rourke (conocido en nuestro pais por su libro "Como tener la casa como un cerdo", publicado en la colección "El papagayo") hace un completo retrato de la vida en Manila durante los días que precedieron a la caída de Ferdinand Marcos. El reportaje "Pregúntale a un marine", de David Harris, recoge la historia de un mutilado de la guerra de Vietnam cuyo drama fue llevado al cine en "Nacido el 4 de julio". Ellen Hopkins abordó el caso de una mujer maltratada y asesinada por su marido. El artículo de Tom Wolfe "Remordimiento posorbital (un condensado del libro "Lo que hay que tener", editado por Anagrama) supone una zambullida en la existencia de los astronautas que participaron en la carrera espacial, y revela cómo su paso por la gloria fue tan espectacular como efímero. Gerry Hershey relata su intrusión en la intimidad de Michael Jackson y Daisann McLane las experiencias acumuladas durante una gira con los Aerosmith.

El eclecticismo domina también el estilo y el modo de contar cada historia. Con "La muerte de una jefa de animadoras", Randall Sullivan reconstruyó un crimen y su posterior investigación de un modo parecido al empleado quince años atrás por Truman Capote en "A Sangre fría": ofreciendo una visión de los hechos organizada en secuencias, presentando el asesinato desde varias perspectivas y revelando la historia personal de la víctima y del verdugo. Por su parte, Hnter S. Thompson brinda una muestra de lo que se dio en llamar "periodismo gonzo" con su artículo "Miedo y asco en Las Vegas" (extraído del libro del mismo nombre y publicado en España por Anagrama), donde cuenta los pormenores de un viaje realizado por el sur de los Estados Unidos, en un descapotable rojo y bajo los efectos de las drogas de moda.

En el último capítulo del libro, "Colaboradores", los responsables de la edición explican qué fue de cada uno de los escritores cuyos artículos están recogidos en "Lo mejor...". En la mayoría de los casos, sus trayectorias profesionales pueden calificarse de rutilantes. Los antiguos colaboradores de "Rolling Stone" son ahora profesores en Berkeley, Columbia o Harvard, guionistas de Hollywood o autores de best sellers, lo que hace pensar en "Rolling Stone" como en una escuela de triunfadores, un gran vivero de talentos y futuras estrellas.

A pesar de que la selección de los editores es perfectamente correcta en cuanto a autores y temas, todo hace pensar que muchas buenas líneas publicadas en "Rolling Stone" se habrán quedado en el tintero en esta ocasión. Veintiocho años de una revista y casi tres décadas de historia no pueden, en modo alguno, resumirse en 587 páginas. Es fácil suponer que "Lo mejor de Rolling Stone" acabará convirtiéndose en una serie de volúmenes cuya segunda entrega ya estarán esperando todos los aficionados al periodismo de calidad.

Marta Rivera de la Cruz