Creación/Memorias

Alberto Duque López

MURIEL,
MI AMOR

                 


Por Carlos Luis Torres G*
Cartg@hotmail.com


Escrita mirando los ojos de la vida. Un lenguaje sencillo, desbordante de poesía pero con el dolor y la violencia de un país como el nuestro. Alberto Duque López 1 nos presentó hace un par de años una novela reseñada por algunos críticos como "novela negra", tal vez porque vieron en ella la acción, la crudeza de la violencia, la posibilidad de una lectura rápida, un titulo rosa o sencillamente se dejaron llevar por la profesión de su protagonista, para calificarla simplemente de policiaca o novela de detectives.

Lo que no se detuvieron a analizar, es el manejo del tiempo, la confluencia de lo cinematográfico con lo narrativo, sus frases muy cortas como imitando un guión de cine, la poesía atrapada entre los silencios, el espacio citadino, los imaginarios construidos en la ciudad aplastante o la ternura del protagonista que se traslapan con la forma de acariciar las palabras, de un escritor, que al igual que su protagonista, está atrapado entre el amor y la muerte.

La historia de un guardespaldas inmensamente gordo al cual le han asesinado cinco de sus protegidos se narra desde el filo de un amanecer lleno de gaviotas mientras la muerte le hormiguea las piernas y los recuerdos de la vida con Muriel se entremezclan ahora que le ha dado muerte y sólo la certeza del suicidio como la única salida, se conforma como el espacio para una novela que no es posible abandonar después de su primera lectura.

"Muriel, mi amor" es una novela que después de su apariencia, condensa una estructura literaria que va más allá de lo convencional. No es posible asegurar su ubicación en el umbral de la novela cosmopolita, tampoco podemos arriesgar calificarla de posmoderna, ni de la autoconciencia narrativa, que los críticos de hoy resaltan al hablar de las novelas escritas en los últimos años. Pero lo que son evidentes son los rasgos que la acercan al límite con lo urbano, como lo son la confluencia de tiempos, la polifonía narrativa, la cercanía entre lo visual y lo textual, el fraccionamiento, la brevedad, la incursión de la imagen cinematográfica en la historia narrada, la circularidad y aquello que podríamos denominar, como la conciencia de lectura.


La historia.

La novela comienza por su final, el hombre muy gordo sentado en el muelle de Puerto Colombia, mirando el amanecer, el vuelo de las gaviotas, los barcos petroleros y los recuerdos de cada uno de sus protegidos, hoy ya muertos, al igual que Muriel y el mismo.

Ese "hombre gordo" o "ballena" o "elefante" vio morir al embajador francés, a una anciana hermosa, a un niño paralítico que es el dolor más profundo que pudo haber sentido él y el lector, guardespaldas adjunto y rastreador de pistas textuales. El hombre gordo, lector de novelas policiacas (Patricia Higsmith, su preferida), glotón, cineasta incansable y solitario como cualquier habitante urbano, se enamora de una insignificante mujer que hace cola frente a un teatro de Chapinero y los dos sobreviven un país que se deshace en medio de la violencia reflejada, desde ya, en la profesión del protagonista, guardaespaldas.

Su profesión y Muriel se convierten en un todo. Camina la ciudad con la misma intensidad como recorre el cuerpo de Muriel, vigila a sus protegidos como la cuida a ella, ama a ese niño en silla de ruedas como a un hijo suyo y mueren uno a uno como muere ella y él mismo. Es entonces una novela fraguada sobre un hilo que pende entre el amor y la muerte.


Más allá de lo convencional.

El propósito de las presentes notas es reconocer algunos elementos que puedan ayudarnos a situar la novela de Duque López en el contexto de la novelística actual. Por ello analizaremos inicialmente dos aspectos que por obvias razones reconocemos como elementos característicos de los rasgos de la actitud moderna y de una novelística que se acerca a un milenio en la búsqueda de nuevas formas de expresión : La búsqueda de la verdad y lo múltiple y convergente.

El relato policiaco, como lo señala Víctor Bravo en su artículo Lo posmoderno en tres novelas argentinas de éste género2, nos entrega representaciones optimistas de la realidad, en el sentido de la revelación de la verdad a través de la razón. La novela policiaca moderna le recupera esa sensación de desamparo que se produce ante la pérdida de sentido en el punto ciego del relato, restituyendo la visión optimista ante la verdad. Por ello, el relato policiaco ortodoxo, produce una comunión con el lector a darle, a éste (al lector), sentido ante la sin-razón (por el crimen más abyecto) y optimismo por alcanzar la verdad en una época en que la verdad es el eje de sentido de la sociedad estructurada.

Pero aquí, en la novela de Alberto Duque, no se pretende una indagación sobre el motivo, ni los autores de los execrables crímenes de los personajes custodiados por "Ballena" , esto no importa. Importa el dolor del "guardián" convertido en víctima en cada atentado. Importan las breves conversaciones con Muriel o el deambular una ciudad desolada como el interior del protagonista. "Muriel mi amor" deja al lector sumido en la sin-razón al dejar los crímenes como algo que no vale la pena ser descubierto, o como, de otro texto que no es éste, deja al protagonista (guardespaldas) como la víctima y al mismo tiempo como el victimario de ella y de sí mismo.

Este rompimiento con el relato policial tradicional busca colocarse en forma especular del género pues no busca la verdad, como lo señala Bravo en el trabajo ya mencionado, crea su propio proceso de deconstrucción al romper sus unidades mínimas y hacer ambiguo el deslinde del genero y de la propia historia.

La ciudad se presenta aquí, en la novela, como un laberinto, al igual que el relato. El deambular de "Ballena" por la ciudad en la búsqueda de una explicación o de su explicación sobre la "traición" de Muriel se emparenta con el laberinto de los asesinatos, con las trampas que se producen al saltar de un suceso a otro, de un recuerdo al otro a través del olor, de un presentimiento, de la lectura de una novela policiaca (ortodoxa), de una película vista con la compañía de si mismo o de Muriel en los tiempos pasados donde él miraba la pantalla y luego a ella, a la distancia. La ciudad y el relato aquí son complementarios, es la misma materia sobre la que se construye la novela.

Lo múltiple y convergente se sustenta no sólo en la confluencia de ciudad y relato o del cruzamiento de tiempos, sino en algo que sobresale en la novela : la fusión con lo cinematográfico. Esa forma de escribirla como un guión de cine o esa constante referencia a la película vista la noche anterior pero sobre todo esa incursión, en las escenas de los crímenes, de personajes de la pantalla grande, dejan al lector sumido en la ficción absoluta. Delirio del protagonista ?. Hiperficción ? Una escaramuza del escritor ? o simplemente un rasgo literario de la posmodernidad en la novela policiaca.

La novela de Alberto Duque López requiere de lectores que abandonen la lectura sencilla y hagan una reflexión más profunda de estos elementos que tan sólo he tratado de silutear.


Notas:

  1. Alberto Duque López. nació en Barranquilla (Colombia) en 1936, ha publicado "Mateo el Flautista", premio ESSO 1968, "Mi revolver es más largo que el tuyo", "El pez en el espejo" y "Alejandra" además de los cortometrajes "Paloma" que fueron ganadores de un premio en Moscú, Colcultura y la India Catalina en el Festival de Cartagena.

  2. Bravo, Victor. "El relato policiaco posmoderno, tres novelas argentinas contemporáneas". Revista Espéculo. Revista de estudios literarios, nº 9, 1998 Universidad Complutense de Madrid. http://www.ucm.es/info/especulo/numero9/policial.html


(*) Carlos Luis Torres-Gutiérrez (1956, Bucaramanga, Colombia). Ingeniero, Magister en Literatura Latinoamericana, escritor y profesor de literatura de la Pontificia Universidad Javeriana. Su novela "Barco a la Vista" fue publicada para la celebración del Quinto centenario del descubrimiento de América. Sus trabajos de creación poética y crítica literaria se publican en revistas y periódicos nacionales. Actualmente prepara su segunda novela "El hombre que vivió enamorado de Mariana".


El URL de este documento es http://www.ucm.es/info/especulo/numero10/muriel.html


Reseñas