Creación/Memorias

Javier García Sánchez

Los otros

Barcelona, Ediciones B., 1998, 168 pp.



La obra de Javier García Sánchez ya comienza a ser un corpus digno de estudios más serios que la simple reseña periodística, pues con más de una decena de libros se ha convertido ya en uno de los escritores españoles jóvenes, sin que lo de joven sea un perjuicio, con una carrera más sólida y más arriesgada. La osadía de sus propuestas literarias han ido asentándose a medida que esta su obra ha crecido en calidad y cantidad. Si sus primeros libros fueron libros de cuentos -Mutantes de invierno, Teoría de la eternidad y Crítica de la razón impura- y novelas cortas como La hija del emperador, El amor secreto de Luca Signorelli y Recuerda, para pasar a novelas más densas - Última carta de amor de Carolina von Günderode, El mecanógrafo (Premio Ojo Crítico-RNE), La historia más triste (Premio Herralde 1991), El Alpe d'Huez y La vida fósil- su obra se ha hecho por sí sola un espacio entre los primeros narradores de nuestro país.

Tras acabar de publicar El sueño de Escipión, Javier García Sánchez reafirma lo dicho anteriormente con una novela de mediana extensión y de una densidad admirable en donde se conglomeran el relato fantástico y la intriga policiaca. Borges, en El arte narrativo y la magia, distinguía que existían dos tipos de intriga según la ley de la causalidad que regía el relato: la intriga de causalidad mimética y la intriga de causalidad mágica. En estas últimas predominaban los hechos irreales que no encontraban su referente en la realidad y que rompían la lógica causal del relato decimonónico. Curiosamente este texto sirvió de prólogo a una gran novela, un clásico del relato de ficción de la novela hispanoamericana contemporánea. Me refiero a La invención de Morel, de Adolfo Bioy Casares. Esta misma intriga se encuentra en los relatos de Poe, como por ejemplo "El pozo y el péndulo", relatos que suponen una primera transgresión de la norma de la causalidad tan prodiga en épocas pasadas.

Saco esto a colación porque algo de la falta de causalidad o de la causalidad fantástica reviste el relato de García Sánchez. Su novela se inicia con la visita de unos periodistas a un balneario en donde permanece ingresado un antiguo policía. Su investigación parte de la lectura de un informe algo incoherente en el que el policía buscaba la explicación de las numerosas desapariciones que se agolpaban en los ficheros policiales. A partir de aquí, García Sánchez logra construir un relato en donde se engarzan distintos episodios que fragmentan la acción, pero que el arte narrador del autor consiguen hilvanar de modo perfecto con el resultado de una acción ágil que permite la lectura ininterrumpida del libro. El protagonista recordará cada paso de su investigación, deshaciéndose el relato en distintos flashes narrativos que consiguen sorprender al lector. Los episodios, si es que se puede hablar de episodios, quedan unidos por repetidos regresos al momento de inicio de la acción que aportan rectitud y ponderación a un relato equilibrado que en ningún momento se le va de las manos a su autor.

Esta consecución de los fines pretendidos la logra García Sánchez en un segundo plano con un estilo que dota a la narración de un tono adecuado a los hechos narrados, sin barroquismos, y con el que la novela se inviste de un hondo lirismo que recae en mayor medida sobre los estados de ánimo de los diversos personajes que en la descripción exterior de ambientes y lugares. Abundantes metáforas e imágenes surreales rodean al lenguaje de un valor de sugerencia que emprende la construcción del mundo pesadillesco y terrorífico con el que el autor ejemplifica los desmanes del alma humana y los distintos procesos que acechan al hombre ante el descubrimiento de lo irracional. Porque Los otros constituye un relato interior, una historia que se fragmenta al hilo del mismo pensamiento del narrador que entra y sale del tiempo inicial con una naturalidad que no desgaja los distintos episodios ni delata las cisuras.

Por estos motivos, Los otros de Javier García Sánchez es el resultado de una ideación novelística conseguida, la construcción perfecta de un buen olfato narrativo que consigue agradar al lector más exigente.

Luis Veres


El URL de este documento es http://www.ucm.es/info/especulo/numero10/sanchez.html


Reseñas