TUTORÍAS VIRTUALES

Jimena Fernández Pinto


 

En este artículo pretendemos demostrar que la clase virtual es un espacio de comunicación válido para el aprendizaje y queremos mostrar los medios que posibilitan ese resultado. Hablaremos de los estudiantes-usuarios y de la figura del tutor. También mencionaremos los instrumentos que agilizan el aprendizaje en este tipo de entornos.

Las conclusiones a las que se llegan en este artículo no son definitivas ya que este campo es muy reciente y las soluciones aún no son concluyentes, en efecto, éstas van evolucionando tan rápidamente como el medio sobre el que se apoyan.

Aquí presentamos tesis e hipótesis recientes sobre las que aún queda mucho por definir. A medida que se vayan resolviendo los escollos técnicos (velocidad, costes y precisión), que se vayan elaborando nuevos programas (software) y cuando la videoconferencia sea tan sencilla como llamar por teléfono, también se irán modificando los planteamientos de la enseñanza en general y de la de segundas lenguas en particular dentro del espacio virtual.

 

Introducción.

Si hiciéramos una encuesta a diferentes estudiantes para averiguar lo que esperan de sus profesores, seguramente nos encontraríamos con que coinciden en que tiene que ser un profesional que trabaje con un material interesante, que sea una persona agradable, que le guste lo que hace, que plantee actividades igualmente interesantes, que sea capaz de crear un clima cómodo dentro de la clase para que cada uno de los estudiantes se sienta libre de participar dando sus opiniones y pareceres, que explique la materia de forma comprensible para que todo encaje, que dé información…

No siempre resulta fácil cumplir con todas estas expectativas. ¿El contacto personal con los integrantes de la clase facilita la tarea del profesor hasta el punto de incidir de manera significativa en el éxito de un curso? Si es así como lo vemos, entonces, en el caso de que el contacto personal no exista, el resultado sería frustante. ¿Y cuando se trata de un curso en el que cada estudiante se encuentra en un lugar diferente del mundo frente a su pantalla de ordenador, y el profesor en otra parte? ¿Entonces cuál sería el índice de probabilidad de éxito?

En la clase virtual podemos llegar a las mismas cotas de éxito que se da en cualquier otro tipo de situación de aprendizaje. Se puede mantener e impulsar la comunicación, se puede incentivar el contacto humano y también podemos crear un clima relajado y cómodo para el aprendizaje.

 

Los usuarios.

Por regla general el tipo de estudiante que se acerca a esta manera de aprender, hasta ahora, es una persona que no tiene tiempo de ir a clase, que está familiarizada con el uso del ordenador al igual que con el de Internet y se siente cómoda con estos medios, suele ser independiente y tiene un buen nivel de educación reglada. Éstas son las conclusiones a las que ha llegado el profesor Lynch de la Universidad de Yale , podemos aceptarlas como válidas para todo el sector de estudiantes de español como segunda lengua, ya que se trata de un estudio amparado por el renombre de ese centro. Lo que sí podemos imaginar, y sin abandonar demasiado la láogica, es que se trata de un grupo muy heterogéneo, con intereses de muy distinta índole. Pueden ser personas que se conectan a la red en horas muy dispares, que intentan aprender o practicar una lengua que se habla lejos de su hogar.

¿Cuántos de nosotros no estaríamos estudiando ahora en casa temas que nos parecen interesantes si tuviéramos los medios que nos permitiesen hacerlo con comodidad y con la ayuda a toda hora de un tutor que estaría por allí a nuestro alcance en cuanto lo necesitáramos?

Muchos profesores dedicamos gran parte de nuestro tiempo libre para leer revistas como éstas. Imaginemos que los lectores pudieran conectarse entre sí y con el autor para llegar a nuevas conclusiones.

Por una parte el usuario de internet está acostumbrado a distinguir entre los sitios web los que valen y los que no, exige una buena definición técnica, rapidez de conexión y eficacia. Por otra parte, aunque parezca contradictorio, le suele gustar navegar de manera libre cuando algo le llama la atención inesperadamente. Para ilustrar esto nos baste el ejemplo del conductor que va a pasar el fin de semana a la montaña. Va a un pueblo que le han recomendado, quizás, tiene el mapa y se dirige hacia ese lugar en concreto. Puede que durante el recorrido le venga hambre y tenga que desviarse un par de quilómetros para comer porque en su guía le indican un restaurante fantástico que está muy cerca. Puede que tenga que detenerse para llenar el depósito y que allí compre algo en la tienda de la gasolinera. Nuestro conductor sigue su camino y si se encuentra con un atasco, puede perder la paciencia, puede que espere escuchando música, puede que tome una ruta alternativa. También es posible que pase por un lugar que le llame tanto la atención que no resista el desviarse para ir a conocerlo. Las posibilidades son muchísimas. Cada una de esas paradas, cada uno de los cambios de rumbo simbolizan un clic en la pantalla del ordenador. Se trata de un usuario que no está dentro de una clase, con quien deberemos llegar a un pacto muy sólido para que no cambie de rumbo, para que no "abandone el aula", a la vez que seducirle para que nos siga.

 

El tutor

Desde el enfoque por tareas y la enseñanza individualizada la figura del profesor ha evolucionado, ha tomado nuevos perfiles. Últimamente en las conferencias se suele escuchar una terminología diferente. Ahora se mezclan las palabras "tutor", "profesor" y "enseñante" demostrando el empuje de los nuevos tiempos o de las ganas de cambio. La última reforma educativa también ha tenido mucho que ver en ello.

En las culturas anglosajonas, por ejemplo, la tutoría está muy evolucionada y ya llevan bastante tiempo encauzando la enseñanza por dichos rumbos.Todas las últimas tendencias han servido de caldo de cultivo para la enseñanza virtual en la que el entorno hipertextual cumple las funciones de información y de guía hacia ella. Mientras que el tutor es responsable de la formación y de crear las mejores condiciones para el aprendizaje.

Las clases virtuales se construyen como una película. Para ello se reunen los diferentes especialistas y elaboran un producto final. Hay un director de proyecto que sabe o debe saber aunar los esfuerzos de cada uno de los técnicos. El tutor se especializa en la gestión de la clase. Para obtener un buen resultado final, pues basta inspirarnos en nuestras películas preferidas…

 A continuación desarrollaremos los atributos de un tutor, lo que marcan los investigadores y las pautas para llevar dichas reglas a la práctica. Aquí te proponemos las conclusiones de Ramsden, Newbl y Cannon. Están listadas por número y escritas en negrita, inmediatamente después encuentras la propuesta práctica.

Durante 1991 y 1992 estos investigadores llegan a varias conclusiones y finalmente señalan las características que ha de reunir un tutor y que son las siguientes:

 

1) Deseo de compartir con los estudiantes el entusiasmo que sientes por tu asignatura.

Prepara una página nodo (1) en la que explicas porqué te has dedicado a la enseñanza del español como segunda lengua, cuenta cómo empezó todo, qué es lo que más te gusta de enseñar, incluye las viejas fotos que guardas de tus clases anteriores, comenta cuáles son tus libros preferidos y cuál es tu forma de trabajar. También puedes incluir un gráfico en el que indiques tus preferencias por orden de importancia (gramática, juegos, hablar, escribir, divertirse, aprender a aprender, desarrollar destrezas comunicativas, verbos, etc.). Es muy importante que cada tutor cuente con su página personal. No nos olvidemos que tiene que ser una página sencilla desde el punto de vista tecnico (mejor pocas fotos, que dificultan el navegar) y desde el punto de vista del lenguaje también para que alumnos de todos los niveles puedan entenderlo.

 

2) Facilidad para comunicarte con los estudiantes poniéndote a su mismo nivel.

Antes de empezar con una tutoría prepara un pequeño cuestionario para los estudiantes para poder definirlos. No olvides proponerles que preparen ellos otro cuestionario al que tú habrás de contestar.

Prepara una página de presentación muy visual y sencilla a la que cualquier estudiante pueda tener acceso sin que la lengua signifique una dificultad. Si quieres incluir más texto tendrás que poner la opción de los idiomas.

Las dos posibilidades anteriores no se excluyen. Es importante que se encuentren muy fácilmente se navegue desde donde se navegue, por lo que es mejor incluir un icono especial en la barra de navegación.

 

3) Capacidad para explicar los contenidos de manera sencilla y siempre ofreciendo tu ayuda.

Cada tema no puede superar las 5 o como mucho 6 páginas (2). Es muy importante que se indique al comienzo de cada nodo (3) la cantidad de pantallas que ocupa.

Incluye pequeños test de opción múltiple o de tipo Verdadero/Falso con opción de respuestas para que los usuarios puedan ir comprobando en todo momento que lo están haciendo bien y que en caso contrario necesitan un repaso. Plantea pequeños foros de discusión en los que todos (estudiantes y tutor) puedan ponerse en contacto para solucionar las dificultades que vayan surgiendo. No olvides incluir un icono de acceso directo a tu correo electrónico. Y tampoco olvides que los foros tienen que tener un objetivo muy claro para que no se agrupe una cantidad excesiva de mensajes que nunca se llegan a leer.

 

4) Demostrar que todos los estudiantes te importan y que los respetas.

Cada semana o cada quince días envíales una postal virtual a cada uno. Las postales no requieren que se escriba mucho, así que no te ocupará gran parte de tu tiempo. Cuéntales cómo estás, qué tiempo hace en tu ciudad, si te duele la cabeza o tienes ganas de comerte un helado, anímales a seguir estudiando y ayúdales a ver que están trabajando bien. A todos nos gustan los golpecitos en la espalda de vez en cuando. No se trata de nada trascendente, pero sí es una manera de demostrar que a pesar de las distancias y de la virtualidad estás cerca de ellos. En los foros menciónales por sus nombres. Si alguno de ellos cumple los años durante un periodo de clases, felicítale o prepara una sorpresa junto a los demás integrantes del grupo. No olvides mencionar cuán interesantes son sus aportaciones al grupo y que digan lo que digan sus opiniones siempre serán escuchadas y respetadas. No te olvides de enviarles un mensaje por e-mail personal cada semana. Dependiendo del nivel puedes incluir enlaces que se titularían "Me gusta…", "Creo que…", etc. en los que el grupo pueda dar rienda suelta a sus inquietudes.

 

5) Animar a los estudiantes a que sean independientes y que se arriesguen.

El usuario que se acerca a este tipo de enseñanza ya suele ser independiente, pero el material que se le presente ha de impulsar este tipo de enseñanza. Las páginas nodo con una muestra de lenguaje central o una situación problemática que se tiene que resolver deben estar apoyadas por hiperenlaces de ampliación (4) y fundamentación (5) de niveles múltiples unidos a los foros exclusivos para los usuarios en los que también tienen que resolver una tarea. Éstos son solamente algunos de los elementos que cumplen este objetivo. Puedes asignar tareas por grupo, por parejas y en solitario para que presenten sus conclusiones luego en un foro.

 

6) Compartir el proceso de aprendizaje con los aprendientes.

En cada nodo se tiene que dejar bien claro el objetivo que se plantea, los medios que usamos para llegar a él, cuáles son los mínimos y los máximos exigidos y cómo se integran los hiperenlaces de ejemplificación (6), ampliación y fundamentación. Nada puede ser dejado al azar o a que el estudiante tenga este sentimiento. En realidad se trata de poner en evidencia los pasos y las razones que sustentan una clase y que nos sirven para prepararla. En la clase virtual se comparte todo el proceso cognitivo.

 

7) Habilidad para improvisar y adaptarse a las nuevas demandas que vayan surgiendo.

Lo más práctico en estos casos es tener unos nodos de reserva con material visual que siempre pueden utilizarse para ejercicios de contextualización o de repetición. En otro nodo podemos tener un índice de enlaces interesantes (un ejemplo sería Rinconete de la Web del CVC) que sirvan para la práctica específica de una determinada cuestión o podemos servirnos de otros enlaces que se relacionen con lo que estamos practicando. Si usamos enlaces a otros sitios , lo mejor es encarar la actividad con el método del enfoque por tareas.

 

8) Incentivar la unión del grupo.

Los foros transversales y horizontales son los que básicamente cumplen con este cometido. También es necesario mantener activo un tablón de anuncios para que los estudiantes puedan conectarse entre sí. Además defiendo la necesidad absoluta de la conexiones con un chat (ICQ'98 es el mejor en el mercado actual) como espacio libre. Si los estudiantes de una clase presencial pueden ir a tomarse un café o charlar por el pasillo o en el portal, ¿por qué no facilitar este tipo de espacio comunicativo para los estudiantes virtuales? Pero no es solamente con estos medios con los que se mantiene la cohesión de un grupo, hace falta proponer tareas en común y por grupos, la toma de decisiones comunes y animarles a que hagan propuestas al profesor. Cada semana o cada dos semanas se pueden proponer actividades complementarias del tipo:

Lo mejor es que las actividades optativas como las anteriores puedan hacerse en cualquier idioma, si las circunstancias así lo requirieran.

 

9) Establecer un compromiso general entre todos los participantes del grupo de aprendizaje.

Al principio del curso se establecen claramente las reglas del juego, pueden ser cinco puntos que el tutor considere imprescindible para el curso. Para elaborar este pequeño documento antes hemos de detenernos a pensar sobre lo que creemos que construye un grupo y reflexionar profundamente sobre ello. No se trata de encadenar un grupo, no se trata tampoco de hacer que prevalezcan nuestros principios sobre los de los demás. Se trata de conocer el terreno sobre el que nos movemos, de ser conscientes de las reglas del juego.

Antes de empezar o bien de forma paralela, cada tutor puede proponer lo que considere fundamental para la marcha de un curso de tales características. Se recogen las opiniones en un foro y finalmente hay que elaborar una página nodo con las conclusiones de todos.

En el siguiente cuadro sugerimos algunas ideas que son solamente un principio para tu propia reflexión.

 

 

10) Desarrollar las estrategias de comunicación de los estudiantes.

Los medios que lo posibilitan en el aula vitual son principalmente el Chat y el correo electrónico, si queremos hacerlo de manera individualizada o los foros y el Chat también si nos interesa el trabajo grupal. Este tipo de contenido puede ocupar una de las fuentes de fundamentación, aunque dada su importancia no sería demasiado arriesgado incluirlo en la barra de navegación del curso como icono al que llamaríamos, por ejemplo, comunicación o diario de clase.

 

 

Incentivar las relaciones humanas.

Aún nos queda pendiente lo que apuntábamos al inicio de este artículo y que bien puede haber llamado la atención, de ahí que nos detengamos un poco más sobre ello. Afirmábamos que el aprendizaje virtual también puede incentivar el contacto humano.

Pues cada vez que he conocido a laguien virtualmente sea en listas de distribución o en foros de discusión, siempre al fianl la otra persona y yo hemos acabado en alguna terraza o en alguna cafetería, es más, nos hacía mucha gracia conocernos. Casos como éste los conozco a montones. Claro que siempre se trata de personas relacionadas con la enseñanza del español, así que tarde o temprano alguno de los dos acaba por hacer un viajecito al país del otro.

Si nos ocupamos de nuestros estudiantes virtuales, podemos plantear actividades que les exija una alta interacción con el medio en el que viven. Si, por ejemplo, estamos tratando el tema de gustos, pues podemos pedir a los estudiantes que averigüen los gustos de sus compañeros de trabajo, de sus vecinos, del panadero, de la señora de la limpieza, etc. para que luego nos lo cuenten en la tercera persona. Puede ser muy divertido que todos los alumnos pongan en común las prefrencias de sus vecinos o compañeros de trabajo o de sus mejores amigos…

Aún hay muchas más opciones. También podemos pedirles que nos describan su calle al detalle incluyendo las personas que viven por allí, para más adelante describirnos a la cajera del supermercado o al tendero e intentar averiguar más sobre dicha persona. También se pueden compartir las historias que todos los padres, abuelos o personas ancianas pueden contarnos, seguro que hay muchas. Podemos pedirles que nos hagan un informe sobre los bares que hay en su ciudad, que nos describan a los que ir y uno nuevo, por ejemplo.

Las actividades que diseñemos siempre tienen que estar relacionadas con el tema que estamos estudiando. Este tipo de tareas conduce a una gran comunicación entre los estudiantes y exige que ellos realicen ejercicios fuera de la pantalla de ordenador. Normalmente es aconsejable incluir estas actividades poco a poco y a medida que se vaya generando el entusiasmo colectivo, irán saliendo mejor.

 

Conclusiones.

Muchas veces los tutores no diseñan sus páginas, esta situación sería la ideal. Si pudiéramos trabajar con un buen equipo técnico, buenos asesores… pero sí deberían tener el poder de proponer modificaciones al diseño de las páginas, porque como ya hemos visto a lo largo de este artículo la manera de presentar el material determina y condiciona muchísimo la tarea de los tutores.

La ejecución de los objetivos de cada tarea ya están marcados en las páginas html, al igual que los foros y las evaluaciones. El tutor puede complementar ese material vía correo electrónico y attachment y con sus aportaciones en los foros desarrollando el debate interactivo.

También sería muy útil si en cada tema se desarrollara un foro de tutores en el que se pudieran intercambiar ideas y discutir sobre lo que nos preocupa.

Las llamadas nuevas tecnologías (aunque no sean tan nuevas) recogen conclusiones elaboradas durante los últimos 50 años aproximadamente de la psicolingüística, de la neurología, y del desarrollo por tareas y la enseñanza individualizada. Seguramente aportarán nuevas maneras al proceso de aprendizaje.

No podemos olvidar tampoco que la utilización de estos medios nos exige esfuerzos ya que debemos familiarizarnos con ellos y explorar su potencial porque todos sabemos que no hay medio que a priori ni por sí mismo nos garantice el éxito.

 

 

BIBLIOGRAFÍA

 

 

Notas.

  1. Página nodo es la que sirve de enlace entre diferentes páginas, se la llama así para diferenciarla de la página principal a la cual se conecta por medio de un hiperenlace.
  2. Aquí con "páginas" nos referimos a pantallas. Así si un documento ocupa 10 pantallas, diremos que contiene 10 páginas.
  3. Tal como señaláramos anteriormente, nodo es una unidad que está enlazada a la página principal que contiene el texto base.

  4. Son páginas conectadas a la principal con un hiperenlace que permiten ampliar nuestros conocimientos.

  5. Son páginas conectadas a la principal mediante un hiperenlace que permiten consultar las nociones básicas de un determinado tema.

  6. Son páginas conectadas a la principal mediante un hiperenlace que permiten observar ejemplos de lo que estamos afirmando.

  7. Las imágenes que se guardan en un ordenador se almacenan en sistema GIF ó JPG.


© Jimena Fernández Pinto 1999
Espéculo. Revista de estudios literarios. Universidad Complutense de Madrid

El URL de este documento es http://www.ucm.es/info/especulo/numero11/tutorias.html