Espéculo

Reseñas, críticas y novedades

Pampa O. Arán
María del C. Marengo
M. Candelaria de Olmos

La estilística
de la novela
en M.M. Bajtin

            

Contenido:

Prólogo

Primera Parte: La Teoría por Pampa Arán de Meriles

Capítulo 1: Una Estilística sociohistórica para el estudio de la novela
1.1. Problemas referidos al corpus bibliográfico
1.2. El lugar de la novela en el pensamiento de Bajtin
1.2.1. Discursos sociales y literatura
1.2.2. Contenido y forma del enunciado artístico
1.2.3. El género de la novela
1.2.4. Hacia una estilística de la prosa artística. Las dificultades metodológicas

Capítulo 2: El Problema de los géneros en la novela
2.1. Teoría del enunciado
2.1.1. La función social del enunciado: los géneros discursivos
2.1.2. El enunciado en la cadena discursiva
2.1.3. Género artístico y novela. Cuestiones metodológicas
2.1.4. A modo de síntesis

Capítulo 3: El Héroe Novelesco
3.l. La creación estética del héroe
3.2. El héroe como ideólogo. La actividad dialógica
3.3. Héroe y argumento
3.4. La configuración discursiva del héroe. Problemas metodológicos

Capítulo 4: El Cronotopo Novelesco
4.1. La categoría del cronotopo y su asimilación en la historia de la novela
4.2. Motivos, generos y argumentos
4.3. Cronotopos del autor y del lector
4.4. Cuestiones metodológicas

Capitulo 5: La Palabra en la Novela
5.l. La conciencia plurilingüe
5.2. La transmisión de la palabra ajena en la vida cotidiana
5.3. La representación del lenguaje en la novela: función estética y procedimientos
5. 4. Plurilingüismo y desarrollo de la novela europea


SEGUNDA PARTE: Aplicación Metodológica (sobre La Invención de Morel) por Pampa Arán de Meriles, María del C. Marengo y M. Candelaria De Olmos

Capítulo 1 : Estetizar la Invención
1.1. El argumento
1.2. Géneros de la pesquisa y géneros intercalados
1.3. Esferas de circulación de los géneros representados
1.4. Los géneros en la arquitectónica de la novela
1.5. Tradición y renovación genérica

Capítulo 2: La Máquina de Novelar
2.1. La configuración del héroe novelesco
2.2. El héroe y los otros; los otros como héroes
2.3. El cuerpo en la representación de los héroes
2.4. La interacción dialógica de la conciencia autorial con el héroe

Capítulo 3 : Una Conciencia Insular
3.1. Engaños y dobles: la percepción creadora
3.2. Motivos cronotópicos: variantes y transformaciones
3.3. Refracción de una conciencia cultural

Capítulo 4: Voces y Silencios
4.1. Discursos - fantasmas
4.2. La palabra del héroe y los otros
4.3. El interlocutor - lector futuro
4.4. Una voz indirecta
4.5. La tradición de la novela monológica

Referencias bibliográficas
a) De Bajtin
b) Sobre Bajtin
c) De Bioy Casares
d) Sobre Bioy Casares
e) Bibliografía complementaria


La historia de Bajtín es la historia de la recuperación tardía de un personaje que surge de los años oscuros de la Unión Soviética y llega hasta Occidente para irse revelando poco a poco en su grandeza intelectual. Gran parte de él sigue siendo un misterio; la atribución o la participación en algunas obras sigue siendo motivo de discusión. Sus dos obras capitales, las dedicadas a Dostoievski y a Rabelais muestran una cierta forma de ser, sobre todo si tenemos en cuenta los momentos históricos, el contexto en los que las realiza.

A diferencia de otros grandes personajes de este siglo que no tienen necesidad de ser interpretados por la claridad de su obra, en el caso de Bajtín nos encontramos con versiones muy diversas, incluso contradictorias. Como señalaba irónicamente el crítico David Lodge, "el pensamiento de Bakhtin tiene tantas facetas y es tan fértil, que está inevitablemente abierto a que otros lo colonicen" ("Después de Bakhtin, en Culler, Derrida et al. La lingüística de la escritura, Madrid, Visor, 1989, pp. 99). Es importante señalar esto porque, efectivamente, ha habido intentos de apropiación de Bajtín, también en el ámbito hispánico, tratando de llevarlo a senderos que probablemente nunca hubiera querido —ni obligado— recorrer. A Bajtín hay que interpretarle bajtinianamente, buscando sus diálogos, las relaciones dialógicas presentes —por qué no— en su propia obra.

La obra motivo de esta reseña, La estilística de la novela en M.M. Bajtin. Teoría y aplicación metodológica, puede que sea una de las más completas introducciones y explicaciones de la obra de Bajtín en nuestro idioma. La profesora Pampa O. Arán y María del C. Marengo y M. Candelaria de Olmos, sus colaboradoras en este trabajo, han realizado un completo estudio de la obra bajtiniana, modélico en su claridad expositiva y estructuración.

No era fácil. De hecho, la producción de Bajtín se encuentra, además de en las dos obras clave sobre Dostoievski y Rabelais, dispersa por artículos y borradores, papeles de trabajo, bosquejos con diversos grados de elaboración, notas personales. Lograr articular una exposición sistemática y coherente y, además, respetuosa tiene un gran mérito. Es importante, además —y esto se olvida con demasiada frecuencia—, el grado de encubrimiento que pueda existir en sus escritos por efecto de la rígida censura y control de la vida intelectual soviética de aquellos años. Bajtín fue prácticamente un desconocido, no ya en Occidente, sino en su propia patria para la gran mayoría. Silenciado y silencioso, su obra requiere en ocasiones, como señalábamos antes, ser leída e interpretada a la luz de ese contexto político en el que un desliz podía costarle a alguien la carrera académica o el exilio, por no señalar posibilidades más dramáticas. Falta por realizar una biografía de Bajtín, elemento indispensable para la interpretación total de su obra. Faltan por esclarecer facetas de su personalidad que, probablemente como tantos otros de su época, tuvo que disimular u ocultar.

Esta obra esta dividida en dos partes bien diferenciadas. En la primera se aborda la realización de una síntesis estructurada del pensamiento bajtiniano. Aquí podemos encontar todo el aparato teórico del autor. La segunda parte supone la aplicación de los conceptos de la primera a una obra literaria: La invención de Morel, de Bioy Casares. Es en esta segunda parte en donde se revelan algunos de los problemas que la propia obra de Bajtín crea desde sus propios planteamientos.

Bajtín no trató de desarrollar un método de análisis; le interesaba más el problema de los "géneros" que el de los casos concretos. Más bien trató de dibujar un marco conceptual, desarrollando un corpus teórico, un conjunto de ideas que le permitieran explicar el conjunto. Es decir, las ideas plasmadas por Bajtín son lo que podemos calificar como ascendentes; se condensan desde una serie de obras que él utiliza para elaborar una teoría general. Convertirlas en método, significa hacerlas recorrer un camino descendente, por continuar con la metáfora. Las obras literarias le sirven a Bajtín para ahondar en lo social; la filología, el análisis crítico es el primer paso, el primer peldaño en el ascenso. Si Bajtín elaboró un método fue para tratar de analizar la realidad, lo humano, lo social, en última instancia.

Para tratar de ilustrar este constante problema metodológico que plantea la misma obra bajtiniana en su conjunto, reproducimos parte del comienzo del segundo capítulo de la obra, firmada por Voloshinov, El marxismo y la filosofía del lenguaje, por considerarlo especialmente pertinente en esta cuestión, ya que refleja esa tensión entre lo particular y lo general, entre el elemento concreto y el sistema. En el capítulo se debate precisamente la relación entre los fenómenos aislados y las superestructuras.

El establecimiento de un nexo entre las bases y un fenómeno aislado, sacado del contexto ideológico global, no tiene ningún valor cognoscitivo. Ante todo es indispensable determinar la significación de un cambio ideológico dado en el contexto de la ideología respectiva, tomando en cuenta el hecho de que toda el área ideológica representa una totalidad, la que reacciona mediante todos sus componentes a los cambios en las bases. Por eso una explicación debe conservar todas las diferencias cualitativas entre las áreas en interacción, siguiendo todas las etapas por las cuales el cambio atraviesa. Sólo bajo esta condición el resultado del análisis no registrará tan sólo una correspondencia externa de dos fenómenos eventuales pertenecientes a planos distintos, sino que mostrará el proceso de una generación dialéctica efectiva en una sociedad, proceso que se inicia en las bases y culmina en las superestructuras.
Al subestimar de la especificidad del material de los signos ideológicos, se simplifica el fenómeno ideológico: en éste se toma en consideración y se explica o bien el aspecto racional del contenido (por ejemplo, el sentido cognoscitivo directo de alguna imagen artística: Rudin como «hombre superfluo»), y este aspecto se relaciona con las bases (por ejemplo: la nobleza se arruina, de ahí que el «hombre superfluo» aparezca en la literatura). 0 bien, por el contrario, ponen de relieve sólo un momento externo y técnico de un fenómeno social (por ejemplo, la técnica de una obra arquitectónica o la técnica química de las pinturas), y este aspecto se deriva directamente del nivel técnico de la producción.
En las dos maneras de hacer derivar la ideología de las bases se pasa igualmente por alto lo esencial del fenómeno ideológico. Si bien la correspondencia establecida sea correcta, si bien los «hombres superfluos», en efecto, hicieran su aparición en la literatura junto con el hecho de que la economía nobiliaria empezara a tambalearse, en primer lugar, todo esto no quiere decir que los correspondientes trastornos economicos generaran, mediante una causalidad mecánica, a los «hombres superfluos» en las páginas de una novela (salta a la vista el absurdo de una suposición semejante) y, en segundo lugar, la correspondencia en sí no tiene ningún valor cognoscitivo si no se aclara antes el papel específico del «hombre superfluo» en la estructura artística de una novela, así como el papel específico de la novela en la totalidad de la vida social.
Está claro que entre las transformaciones económicas y la aparición del «hombre superfluo» en la novela hay un camino muy largo que recorrer y que pasa por toda una serie de esferas cualitativamente diversas, cada una de las cuales posee sus leyes específicas y su singularidad. Está claro que el «hombre superfluo» no surgió en la novela autónomamente, sin relación alguna con otros elementos de la novela; por el contrario, la novela en sí se reestructuró como un todo orgánico e íntegro sometido a leyes específicas. Todos los demás elementos de la novela -su composición, su estilo, etc- se reestructuraron respectivamente. Pero aun esta reestructuración orgánica de la novela se llevó a cabo asimismo en una estrecha relación con los cambios en todo el sistema de la literatura.
Valentin N. Voloshinov, El marxismo y la filosofía del lenguaje, Madrid, Alianza, 1992 pp. 41-43

Se puede comprobar en el texto la preocupación existente por el carácter sistémico de cualquier cuestión que se plantease para su análisis. Cuando se dice que Bajtín es más que un lingüista, que es más que un crítico literario, que es más que..., se está resaltando precisamente esa característica tan personal suya de trascender los enfoques parciales en busca de formulaciones más amplias. Esto no significa que Bajtín desprecie lo concreto, ni mucho menos. Más bien sucede lo contrario, al ser para él el signo —en el sentido más amplio, que va de la "palabra", el lenguaje, a la obra literaria— un elemento material sintomático de la cultura. Parte de su acerada crítica a los formalismos se deriva, precisamente, de esta imposibilidad de aislar el signo, de detenerlo y extraerlo del proceso dinámico general al que responde y que solo se resuelve en un orden superior, que es el de la Cultura.

Desde estos condicionamientos, el análisis literario con una perspectiva bajtiniana es complicado por la sencilla razón de que él buscaba las respuestas en ese nivel superior, en el cultural. El análisis realizado por las autoras de la obra es meritorio por la dificultad de trabajar con las teorías bajtinianas al completo sobre un texto único, el de Bioy, obra que ha generado un abanico amplio de interpretaciones. Esto no significa que haya que renunciar a utilizar las teorías bajtinianas para explicar los casos particulares, sino -simplemente- que hay que tener en cuenta la distancia desde la que hace sus propuestas finales, su carácter evolutivo y cultural.

Como conclusión, nos encontramos ante una importante contribución a la bibliografía hispana sobre un autor rico y complejo, cuya importancia como punto de referencia explicativa de ciertos fenómenos —del lenguaje a la literatura, del ser humano a la Cultura— va creciendo. Todo lo que trate de llevarlo un paso más allá, sea bienvenido.

Joaquín Mª Aguirre Romero
Universidad Complutense de Madrid

24/07/99


El URL de este documento es http://www.ucm.es/info/especulo/numero12/est_bajt.html



Espéculo. Revista de estudios literarios
(Universidad Complutense de Madrid) 1999