El esfuerzo de mercadotecnia se realiza sobre los títulos de la cima de la pirámide. Los departamentos de promoción se concentran en unos cuantos títulos durante un periodo de tiempo determinado, generalmente con un cierto carácter estacional. La selección de esos títulos es cuidadosa y se tiende a jugar con obras de características muy definidas o creadas expresamente para esa franja de público mayoritario. La calidad, en estos casos, es un elemento circunstacial.

La promoción en la franja intermedia es muy reducida y se realiza a expensas de las posibilidades que el libro pueda manifestar en sus comienzos. En ocasiones, obras pensadas para no sobrepasar las tiradas medias logran una aceptación inesperada y, si la programación lo permite, pueden ascender al escalón prioritario.

En la tercera franja tenemos un espectro amplio de títulos. Apenas se realiza promoción y su venta queda a la posible demanda. Hay títulos de vida larga en los que sus ventas se prolongan en el tiempo y muchos otros que tienen una vida efímera en los estantes de las librerías. Suelen dejar pronto su sitio a las obras de las franjas superiores. Cada vez quedan menos librerías de fondo, librerías con grandes cantidades de obras. La vida media de un libro se ha reducido de forma drástica. Hoy en día es difícil encontrar libros con más de cinco años en las librerías. El espacio dedicado a los libros se ha encarecido y todos -editores, distribuidores y libreros- prefieren una mayor movilidad en los estantes.

© Joaquín Mª Aguirre Romero 2000
Espéculo. Revista de estudios literarios. Universidad Complutense de Madrid

Este archivo es parte integrante del documento cuyo URL es http://www.ucm.es/info/especulo/numero15/lib_dig.html


Regreso al artículo