Neología y Prensa : un binomio eficaz


María Pilar Ortega Martín
pilar.ortega@adi.uam.es


   

 

Cualquier hablante de español observa cada día cómo se crean nuevas palabras en todas las áreas de conocimiento. El cambio lingüístico se produce constantemente en todos los estratos de la lengua, pero es en el terreno del léxico donde se aprecia con mayor claridad. Se generan tantos vocablos nuevos, que a una persona le sería imposible aprenderlos y recordarlos todos. El motivo no es otro que el léxico no constituye un conjunto cerrado y rígidamente estructurado. Por eso puede enriquecerse constantemente añadiendo nuevos términos.

La neología es la parte de la lingüística que se ocupa de estudiar la creación de nuevas palabras. Además de los préstamos, procedimiento mediante el cual los extranjerismos 1 unidades léxicas, o vocablos que provienen de un idioma extranjero --inglés, francés, árabe...-- han pasado a formar parte del vocabulario español mediante el calco o préstamo semántico (la traducción de un término extranjero palabra por palabra: ejemplo baloncesto < basketball , contenedor < container). Los dos procedimientos más usados en español para estas nuevas formaciones son la composición y la derivación. 2

En nuestro trabajo estudiaremos un pequeño corpus sacado al azar de la prensa escrita 3. El lenguaje periodístico es una fuente inagotable de creatividad léxica. Abarca numerosas áreas de conocimiento: economía, política, medicina, deporte... Refleja los cambios lingüísticos que se producen constantemente en la lengua; revitaliza palabras caídas en desuso, une otras que nunca antes se habían asociado, forma compuestos nuevos con palabras griegas, o latinas; emplea por primera vez vocablos extranjeros... Es, por tanto, la fuente renovadora de léxico más eficaz con la que cuenta el hablante de español para constatar la vitalidad de nuestro idioma.

 

1. CARACTERÍSTICAS GENERALES DEL LENGUAJE PERIODÍSTICO

Debemos tener en cuenta algunas características de la prensa escrita. El periodista redacta su artículo con un espacio físico sujeto a las limitaciones del medio en el que publica y en un corto espacio de tiempo; por esta razón emplea mecanismos que apuestan por una expresión clara, concisa (evitando la redundancia), pues debe obtener que la comunicación con el lector se establezca rápida y eficazmente.

Es con frecuencia un lenguaje de producción colectiva; no olvidemos que un porcentaje muy elevado de noticias llega al periódico a través de las agencias informativas, que transmiten la mayor parte de sus despachos en inglés, con traducciones al español no siempre afortunadas. Salvo en los artículos de opinión, creación exclusiva de un autor, las noticias generales son obra de varios redactores y no todos poseen, por lo común, el mismo conocimiento de la norma. Esto puede parecer un obstáculo a la hora de utilizar nuevas palabras, pero, como intentamos demostrar con nuestro artículo, la elección o creación de un determinado vocablo sigue en su mayoría las reglas de formación establecidas por el sistema.

Estas consideraciones deben ser tenidas en cuenta para que el acercamiento a los textos periodísticos sea verdaderamente útil. El trabajo de selección reúne fenómenos normativos junto con creaciones asistemáticas (errores, desaciertos, modificaciones de las reglas de formación de palabras), para que la reflexión sobre el mecanismo de la creación de nuevos términos sea productiva.

 

2. NEOLOGISMOS POR COMPOSICIÓN

El procedimiento morfológico llamado composición es el resultado de la unión de dos o más unidades léxicas que tienen fuera de tal unión forma, función gramatical y significado por sí mismas, es decir, que funcionan como palabras independientes en la lengua.

Los criterios de clasificación de los compuestos suelen ordenarse atendiendo a diversos aspectos formales. Si se toma como base la conexión sintáctica entre las unidades que los forman, podemos hablar de compuestos coordinados y subordinados; si por el contrario atendemos a la relación existente entre la categoría del compuesto y las categorías de las bases que lo integran distinguiremos entre compuestos endocéntricos y exocéntricos.

Verbos como maldecir, malcriar, sustantivos del tipo altavoz, sacacorchos, son compuestos subordinados ya que uno de sus elementos modifica al otro, crea una relación de dependencia o como asegura Soledad Varela "satisface la estructura argumental del otro". 4

Por el contrario, compuestos como agridulce, cojitranco, verdinegro están formados por palabras de la misma categoría léxica --adjetivo-- mantienen, como anota Moreno Cabrera, 5 "una relación en pie de igualdad", se yuxtaponen: son compuestos coordinados.

Cuando el vocablo resultante de la unión de dos palabras de igual categoría gramatical (sustantivo + sustantivo, adjetivo + adjetivo) da como resultado un término que pertenece a esa misma categoría hablamos de compuestos endocéntricos. Una mujer sordomuda (adj.) es alguien que a la vez es sorda (adj. ) y muda (adj.). La malvarrosa (N) es una planta que posee las características de las malvas (N.) y de las rosas (N).

Sin embargo, matamoscas (N), lavafrutas (N), abrecartas (N), tragaluz (N), son sustantivos que designan objetos formados todos ellos de un primer elemento compositivo verbal (mata- lava- abre- traga-) y un segundo elemento compositivo nominal (-moscas,

-frutas, -cartas, -luz); es decir, de elementos de distinta categoría léxica; son, pues, compuestos exocéntricos.

Los artículos de prensa reflejan estas construcciones porque las diversas combinaciones que pueden existir entre sustantivo, adjetivo, verbo, adverbio, son tan numerosas como sugestivas.

Analicemos ejemplos de compuestos integrados por dos piezas léxicas con estructura N+N = N:

" Colombia critica a EEUU en el caso del narcoavión", (El País 14-11-98).

El primer formante narco es un elemento compositivo que significa "droga"; en el sentido de sustancia química que crea adicción ha generado numerosos compuestos: narcotraficante, narcotráfico, narcodólares...; todos ellos con un significado y matiz delictivo, pero no debemos olvidar que a la vez, el mismo elemento, origina otros derivados cultos al emplearlo en su primitivo origen griego nárke ‘adormecimiento’ en vocablos como narcotizar, narcosis, narcoterapia, narcotización, narcotismo, esta vez con un claro matiz paliativo.

Un narcoavión es un avión ‘que se dedica a transportar droga’; nos encontramos ante un compuesto subordinado con una relación endocéntrica. La explicación de la estructura neológica está clara, el matiz semántico es incierto ya que por la aclaración anterior ignoramos si el avión trasladaba medicinas o estupefacientes. Nos consolaremos pensando que, en todo caso, la palabra elegida es una formación correcta.

La incorporación a la sociedad de nuevas tecnologías trae consigo creaciones basadas en ellas; la televisión produjo en su día no solo programas propios, sino también una numerosa familia léxica: telediario, telebasura, teleadicto, teleclub, telenovela, telecomedia ...; con móvil parece que puede suceder algo semejante:

"El movichándal es lo que priva y por ello es más caro que el chándal normal" (ABC 21-4-99).

"Para nuestros jóvenes inmersos en la movilset la carta de amor es una reliquia del pasado" (Blanco y Negro 4-7-99).

Movichándal es, según su creador, una prenda deportiva que posee un bolsillo adicional para transportar el teléfono móvil, de nuevo un compuesto subordinado endocéntrico. La jet set es un anglicismo que designa a un grupo –set- internacional de personas ricas, famosas, con éxito, que viajan constantemente en avión propio – jet- y que lleva una vida placentera. No extraña, pues, que atraiga numerosas envidias y procure abundantes adeptos, entre ellos nuestro periodista, que no duda en apropiarse del extranjerismo movilset para formar el neologismo compuesto subordinado endocéntrico, que señala a un grupo selecto --de jóvenes, según el contexto-- usuarios del teléfono móvil para sus declaraciones de amor.

Con estructura Adj + N = N, es decir, formando nombres compuestos de adjetivo y sustantivos, encontramos ejemplos como:

"Vivan el gilifútbol y la anestesia mental!" (ABC 3-12-98),

donde el neologismo se crea a partir de un elemento muy coloquial, gili usado como insulto, que unido al sustantivo fútbol da lugar a una formación exocéntrica subordinada muy llamativa semánticamente, pues destaca el sentido peyorativo que posee para algunas personas este deporte. Asimismo se documentan compuestos formados con la estructura N+ Adj = Adj

"Es tan estúpido hablar de un Cavafis exclusivamente poeta homoerótico y efébico como el que unos especialistas nos ofrecen..." (ABC, Suplemento Cultural , 3-1-99).

Este compuesto formado por homosexual y erótico significaría "persona que representa escenas eróticas entre homosexuales", su primer elemento homo, ha generado una larga serie de derivados con el significado originario de "igual": homófono: de igual sonido; homólogo: que son semejantes a otros de su misma especie; homonimia: nombres iguales; homogéneo: formado por elementos iguales...

De otro lado encontramos numerosos ejemplos con el verbo como primer lexema o elemento del compuesto; esta secuencia V+ S = S es una de las más productivas en español: sacacorchos, quitanieves, pinchadiscos, lavaplatos, abrecartas, picapleitos, pararrayos, quitasol, rompeolas, etc. De ahí la nueva formación:

"La oruga tragacoches es la solución más contundente aplicable sólo en las calles anchas" (ABC 3-2-99).

Un neologismo muy poético lo encontramos en:

"Y yo, entrado noviembre, cuando brilla el sol y sus reflejos gualdos dan en los ramajes hojienrojecidos de las hayas...", (Jorge Ferrer-Vidal. Otoño y Gimnasia, ABC 2-11-98).

Existe gran cantidad de compuestos españoles que presentan esa –i- en el primer formante del compuesto: ambidextro, rabiblanca, paticojo, que define la subordinación de un elemento al otro.

Asimismo se documentan estructuras con una construcción paronomásica, o sea, creados por semejanza de sonidos:

"Los pedabobos ya empezaban a causar estragos en las filas inocentes del idioma..." (ABC 24- 12- 98 ). La formación se crea por semejanza con pedagogo.

 

3. NEOLOGISMOS POR DERIVACIÓN.

La derivación es el procedimiento morfológico que consiste en añadir afijos 6 (prefijos, sufijos , interfijos, circunfijos) a una base 7 para construir una nueva palabra. Las formas resultantes --sustantivos, adjetivos, verbos, adverbios-- se denominan derivadas.

 

Debido a los numerosos afijos que existen en español analizaremos únicamente los casos más numerosos o llamativos.

3.1. Prefijos

Documentamos nuevas formaciones con el prefijo hiper- de origen griego, que indica ‘superioridad, exceso’; su uso con el significado de ‘muy’ es propio de la lengua coloquial 8:

"... ahora es el Real Madrid el que se mira con hiperpelusilla amarilla en el espejito mágico que es el Barcelona" ( ABC 25-5-99).

En este ejemplo el prefijo unido a un diminutivo refuerza el significado de exageración. Este uso enfático de los diminutivos 9 es ya de empleo generalizado.

"La hiperfobia de nuestra sociedad hacia los magrebíes está alcanzando en las zonas cercanas al Estrecho cotas inimaginables hace sólo una década." (La Vanguardia 6-4-99).

El sustantivo fobia en la acepción de ‘odio, antipatía hacia algo o alguien’ ve fortalecido su significado con la adición del prefijo; produce, por lo tanto, otro nombre provocador y atrayente. Si la frase hubiera estado formada del siguiente modo: ‘las actitudes racistas de nuestra sociedad hacia los magrebíes...’, es probable que el lector hiciese caso omiso de la noticia, el neologismo lo evita.

El prefijo des- con un significado de "privación" ha generado numerosos vocablos: desconfianza, desacuerdo, desagrado, desamor... De ahí:

"Alfredo [Di Stéfano] es un ser admirablemente hierático; ni en el umbral del infierno de la desfortuna descompone el gesto..." (ABC 1-12-98)

El nuevo vocablo es sinónimo de desgracia con formación semejante, desfortuna = sin fortuna.

El prefijo ultra- "más allá de" o "al otro lado de" en "estos maleantes no temen nada del ultramundo", (ABC 4-11-98) es un caso de redundancia, porque el prefijo ya posee en sí mismo este significado de más allá.

Y en "El retúnel de O'Donell estará abierto en abril" (El País 25-1-99), observamos un claro ejemplo de uso repetitivo del prefijo, ya que un retúnel es un túnel que tiene continuación en otro de características semejantes.

Incluso se emplea un prefijo para crear un neologismo que entra a formar parte de una antítesis 10: "Se va al corralón de los muertos y allí se trata de que ellos convivan con nosotros, incapacitados como estamos para conmorir con ellos" (ABC 4-11-98), pues contrapone el mismo tipo de formación léxica: prefijo + verbo: con- + vivir > con- + morir, con dos significados contrarios.

El lenguaje periodístico recoge, con frecuencia, elementos de composición que con el uso están en vías de convertirse en prefijos; son los llamados prefijoides. De ellos el más claro ejemplo es ciber- debido al auge generalizado de la informática y de Internet; neologismos como: ciberpolicía, ciberdelito, cibersexo, cibercompra, ciberusuario, cibermedicina, ciberbanco, ciberpunk, en su origen compuestos con el adjetivo cibernético modificado, están dando paso a un verdadero prefijo ciber-, lo mismo sucede con las familias léxicas formadas con los elementos compositivos tele- 11: telecaridad, telemando, telecine, telemascota, telediario, telestrella, y euro-: euroministro, euromisil, eurobono, eurocheque, euroventanilla, eurotúnel. Estas creaciones son un fiel reflejo de cambios lingüísticos y un claro ejemplo de las modificaciones que experimenta la lengua a través del nivel de uso de los hablantes .12

 

3.2. Sufijos

Por lo que respecta al apartado de los sufijos, señalaremos que el lenguaje periodístico tiene cierta preferencia por determinadas formaciones: -ismo, -ista, -ción, -al, -dad, -izar, -mente presentan un porcentaje de uso muy superior al de los demás, aunque se encontrarán ejemplos de todos ellos.

-Ismo : la proliferación de neologismos creados a partir de este sufijo en la prensa escrita es notable; con una base léxica nominal --y concretamente de nombre propios-- se documentan numerosas y llamativas construcciones; la causa no es otra que su significado: ‘modo, sistema, doctrina’. Podríamos aseverar que es el sufijo preferido por los periodistas que siembran sus columnas de vocablos como: aznarismo, fraguismo, suarismo, hormaecheismo, felipismo, pujolismo, estajanovismo, negrinismo, gilroblismo charlesbronsonismo, gilismo; aunque en este caso dudamos de si se trata del apellido o del partido político formado por el Sr. Gil: Grupo Independiente Liberal; y es que el neologismo que documentamos no lo aclara y con ambas bases puede darse la derivación:

"... de no mediar el pacto el gilismo depredador puede convertir la zona en un solar edificable" (ABC 17-3-99).

De igual forma se ven sustantivos procedentes de adjetivos: pobrismo < pobre (Adj)+

-ismo, matonismo < matón (Adj) + - ismo, seguidismo < seguido (Adj) + -ismo, ñoñísmo < ñoño (Adj) + -ismo.

Incluso se detectan neologismos cuya base es a la vez un derivado bestialismo < [[bestia]n +-al]> [bestial]a +ismo]n , y también formaciones con bases léxicas sustantivas: apellidismo, entreguismo, biografismo, pactismo.

-Ista: sus derivados dan origen tanto a nombres como a adjetivos y tienen una representación mayoritaria en nuestra prensa. Documentamos sustantivos derivados de adjetivos con un significado de ‘partidario o seguidor de’: enemiguista, patrioterista, seguidista. Sustantivos derivados de otros sustantivos, generalmente nombres propios: estajanovista, thacherista, henrygeorgista.

Asimismo, existen adjetivos procedentes de sustantivos --siempre en épocas electorales--, la política: pactista, frentista, resultadista. Adjetivos obtenidos a partir de otros adjetivos, derivados a su vez de un adjetivo sufijado con al-:

"... esa necesidad coloquialista de la poesía de la posguerra" ( ABC 10-11-98).

"Aparte los contrasentidos, el acuerdo hipernacionalista nace como un reto..." (El País 28-12-98).

"El frente constitucionalista derrotó de nuevo al PNV en la votación de ayer" (La Vanguardia 11-1-01).

Incluso hay adjetivos derivados de otros adjetivos formados a partir de un adjetivo sufijado con –ero:

"Yo confieso ser uno de esos aficionados patrioteristas, que desde mi nacimiento disfruté con todos los triunfos de los deportistas españoles " (ABC 1-5-99).

-Ción : este sufijo se emplea como fuente inagotable de formaciones asistemáticas (modificaciones de las reglas de formación) por falta de base en el sistema, genera sustantivos derivados de verbos que denotan "acción" , pero parece que las bases verbales en -izar son las que proporciona mayor número de neologismos:

"La bancarización de nuestro país" (ABC 11-7-99).

"La tesis de la televización de lo público" (ABC 11-5-99).

"La fascistización del régimen de Franco en momentos claves" (La Vanguardia 20-12-98).

Se han creado a partir de los inexistentes * bancarizar * televizar * facistizar. Aunque también se encuentran neologismos formados según dicta el sistema :

"La desespañolización creciente del País Vasco" (El País 7-1-99).

"Sobre la criopreservación de tejidos los expertos piden..." (ABC 4-3-99).

"... la imprescindible dosis de imaginación que Goethe afirmó que era inseparable de cualquier proceso de buena historiación" (El País 2-5-99).

Los verbos españolizar, criopreservar e historiar son verbos lexicalizados, es decir están incorporados en el sistema general de la lengua.

-Al: aunque las formaciones con dicho sufijo no suelen presentar irregularidades morfológicas, pueden ser un buen ejemplo para explicar la variada función de determinados sufijos: sustantivos procedentes de nombres y sufijados en -al que denotan ‘abundancia del primitivo’:

"No es saludable que el primer partido de la oposición ande metido en este pantanal" (ABC 15-5-99).

"Esto es un carajal como dijo el raier Pep Borrell" (ABC 23-1-99).

O adjetivos procedentes de nombres que designan ‘pertenencia’:

"Borrell se ciñó de manera ajustada al ascenso escalafonal" (ABC 15-5-99).

"En la cita congresual se debatirán las reformas de la Junta Directiva popular" (El País 12-11-99).

Asimismo adjetivos derivados de otros adjetivos:

"Eso le da una lozanía diurna lejos de su antiguo aire nocturnal" (ABC 21-4-99).

 

-Dad : es un sufijo que forma nombres abstractos de cualidad a partir de adjetivos. Es un buen ejemplo para conocer los alomorfos, --variantes combinatorias de los morfemas en contextos diferentes--, ya que -dad presenta cambios en -edad cuando el primitivo es bisílabo: cortedad; -idad cuando tiene más de dos sílabas. Este es el más productivo:

"Esta obra que defiende la genovesidad de Colón..." (ABC 9-5-99).

"La historicidad que pertenece a la obra humana..." (ABC 19-11-98).

"La perniciosidad de Van Gaal a quien Núñez ama..." (ABC 26-12-98).

-Bilidad, cuando la base acaba en -ble:

"... reformar la educación para garantizar la empleabilidad de los estudiantes" (El País 22-12-98).

-Eidad cuando acaba en -eo: espontaneidad.

"La europeidad de nuestros diputados contrasta con sus ideas no siempre cosmopolitas en materia de inmigración" (El País 18-12-00).

Todas las categorías léxicas --términos que hacen referencia a las clases en que, tradicionalmente se han agrupado las palabras que comparten determinadas propiedades, en este caso sustantivo, adjetivo, verbo-- son capaces de generar nuevas palabras; si bien las más abundantes son la nominal y la adjetival, también hay que tener en cuenta la creación de verbos.

Respecto a los sufijos empleados para la formación de derivados, –ear, -ecer, -ificar, -izar son los más usados. Si consultamos el diccionario inverso de Bosque 13, comprobaremos que las entradas correspondientes a verbos en –ear son las más numerosas con 1326 registros 14, seguidas de –izar con 561 entradas; las formaciones en –ecer con 330 registros y los verbos en –ificar con 126 entradas son importantes, aunque más escasas en número de términos.

Esta relación no es exacta, pues todos sabemos que la cifra de lexicalizaciones (incorporación de elementos nuevos en el sistema general de la lengua), no corresponde al número ajustado de palabras empleadas en un idioma, ya que el camino de una formación hasta llegar al diccionario es largo y no todas entrarán a formar parte de él, pero sí es un dato bastante fiable a la hora de constatar que la categoría léxica verbal es capaz de producir suficientes recursos para cubrir las demandas propias de la evolución lingüística.

Es curioso observar el siguiente fenómeno: el sufijo izar, que crea verbos procedentes de nombres y de adjetivos, es muy productivo en la prensa escrita y se usa incluso con bases que son nombres propios: Arrabal, Dalí, Alejandro Jodorowsky (escritor ucraniano), el entrenador del Barcelona Van Gaal, incluso la famosa píldora Viagra presentan sus correspondientes verbos en el ámbito periodístico:

"Si Arrabal ha arrabalizado al Greco, si Dalí ha dalinizado el universo yo aspiro a desjodorowskyzar el globo" (ABC 16-5-99).

"¿ Se desvangalizará el fútbol español en 1999 ?" (ABC 22-12-98).

"Al margen de fobias y filias hay que reconocer que Clemente y Gil venden y viagrizan el interés..." (ABC 4-11-98).

No obstante, se documentan neologismos en -izar formados con nombres comunes (dolarizar, masterizar, plurietnizar), y derivados con base léxica adjetiva:

"...los miles de huidos dejan tras de sí un vacío, que... será ocupado por serbios, con el propósito de desalbanizar la provincia" (ABC 23-3-99).

Aunque el español utiliza varios sistemas de adverbialización (concesión del valor o de la función del adverbio a otra parte de la oración), son los adverbios de modo los únicos que emplean un procedimiento derivativo, pues añaden el sufijo -mente a una base adjetiva; ésta es en ocasiones un derivado de un nombre propio:

"...la norma de prisión sin juicio previo se está volviendo garzonianamente laxa" (ABC 10-1-99).

"Si a Mijatovic le duele la guerra de su país [...] tiene dos opciones: una la quijotescamente noble de pedir la excedencia..." (ABC 6-4-99).

Se encuentran numerosos ejemplos para ilustrar este tipo de derivados: nacionalmente, anoréxicamente, monolíticamente. Incluso asistemáticos, que deben explicarse como "extrañamientos o funciones poéticas de lenguaje periodístico", casos del tipo*noviembremente * lanarmente, con una base léxica sustantiva el primero y un adjetivo concreto el segundo, son formaciones no admitidas por la norma.

"... mientras yo me sentía cada vez más y más noviembremente entristecido por causa del maldito otoño..." (ABC 2-11-98).

"Pero llevan tanto tiempo obedeciendo lanarmente a sus electores políticos que Delgado y sus muchachos se han olvidado hasta de cómo no hacer el ridículo" (ABC 22-10-99).

Es frecuente observar en la formación de nuevas palabras fenómenos que son, a causa de sus formantes, creaciones muy cultas, y es evidente la continua presencia del léxico denominado por García Platero 15, ‘jerga de portavoz’ y la posterior estandarización (adaptación a la norma común) de las diferentes unidades en virtud de la demanda del público receptor, cada vez más familiarizado con este vocabulario:

"...un referéndum popular que establezca un sistema electoral mayoritario que ponga fin a una minipartitocracia" (ABC 30-12-98).

"... en los últimos quince años ni la cleptocracia zaireña habría subsistido.." (ABC 7-12-98).

"La frase [...] pertenece a un conspicuo electorólogo del partido popular..." (ABC 9-1-99).

"¿La corrupciología es ciencia auxiliar de la política?" (ABC 10-3-99).

"Imaginar algo distinto equivaldría a desconocer el carácter y la fábrica mental de José Mª Aznar, de eso que ya puede empezar a llamarse aznarología" (ABC 20-2-01).

-Cracia, -logo, -logía: sufijos de origen griego 16 impensables hace años en la prensa escrita han creado formaciones que están pasando al registro cultural de los hablantes.

Igualmente el uso indiscriminado de sufijaciones apreciativas, diminutivos en su mayoría con un valor semántico alterado en determinados contextos, que dejan a un lado su primitivo valor diminutivo en beneficio de una atribución peyorativa, se aprecia cada día con más frecuencia:

"Sendas parejas de niños pijitos (una del Real y otra del Barça para no discriminar) se han pegado un sopapito o patadita en el curso de un entrenamiento y han aderezado la noticia con entrevistas a los protagonistitas de este pugilato tontorrón." (ABC 13-12-98).

"La minicumbrecita Sanz- Toshack..." (ABC 27- 3-99).

-Azo: la variada función de este sufijo como aumentativo con sentido peyorativo tanto en formaciones procedentes de nombres como de adjetivos continúa vigente en nuestra prensa:

"Hemos tenido que refrenar los ímpetus judiciales de Garzón [...] porque en la floresta política salen tiranos, tiranazos y tiranuelos como hongos..." (ABC 20-2-99).

"Enrique Patterson, negro de nación, cubano actual de todas las cubanías, incluso cubanazo y asere desde lo hondo de su alma" (ABC 6-11-98).

Asimismo, se aprecia todavía hoy la función de este sufijo, anotada en su día por Monge 17, en sustantivos derivados de nombres para designar ‘acción voluntaria, fuerte e inesperada’, como son las designaciones de disparos y explosiones: balazo, bombazo... Naturalmente los tiempos cambian, las armas y los campos de batalla con ellos:

"Ahora es mejor callar, dijo Toshack en el vestuario a los pocos minutos del misilazo celtiña 5-1" (ABC 13-4-99).

Es un clásico ya del lenguaje periodístico el uso generalizado de golpe, pero no en el sentido físico sino en su acepción de ‘golpe de Estado’:

"Si la revuelta popular acaecida en 1989 en la capital de Venezuela fue conocida como el caracazo la abrumadora mayoría lograda ahora..." (ABC 7-12-98).

Pensamos que, en un futuro cercano, este sufijo tomará un matiz semántico más amplio designando ‘un golpe de efecto’, es decir, una acción inesperada que sorprende e impresiona, así lo demuestran estos ejemplos:

"El almodovarazo que dio ayer ‘Todo sobre mi madre’ durante su proyección matinal..." (ABC 16-5-99).

"El contrapensionazo en cifras..." (El País 30-12-98).

 

Por último queremos tratar un procedimiento neológico que parece atraer a los periodistas como colectivo de un modo particular; se trata de la siglonimia o tipo de formación léxica que toma como base las siglas; supone un proceso mucho más avanzado en la lexicalizacíon que la abreviatura, dado que es una abreviación que se deletrea en el plano oral: la ucedé, el pepé.

En ocasiones, es difícil deslindar la diferencia entre sigla y acrónimo; este último es una variedad de sigla que está formada por las iniciales de los componentes de una unidad léxica que ya está lexicalizada y que, por lo tanto, se adapta a las normas gráficas y se lee como una unidad : Renfe (Red Nacional de Ferrocarriles Españoles).

El uso de tales elementos en el vocabulario ha proliferado en los últimos tiempos de tal modo que existen diccionarios de siglas; las redacciones de los diarios y oficinas de prensa disponen de listados propios de formaciones síglicas y acronímicas, que son unos elementos que han salido de niveles lingüísticos cultos y han pasado a los vulgares. Ya nadie identifica USA como una sigla sino como otra denominación de Estados Unidos; es posible que muchos hablantes ignoren el verdadero significado de BUP, OTAN, TALGO, OVNI, SER... Las siglas abarcan todos los campos sociales, partidos políticos, bancos, comunicaciones, enseñanza, instituciones, títulos...; no debe extrañarnos, pues, que sean bases comunes que admiten afijos.

No vamos a tratar en este trabajo el proceso de lexicalización de las siglas y acrónimos y las etapas que jalonan tal proceso 18; nos limitaremos a documentar algunos ejemplos que ilustran estas derivaciones:

"Como Telefónica es pequeña para el tamaño mundial de las empresas de Telecomunicaciones era fácilmente opable" (ABC 28-10-99).

Opable: neologismo formado por el acrónimo OPA, procede del enunciado oferta pública de adquisición de acciones; es un adjetivo con una derivación asistemática, solamente en principio, pues la norma dicta que los derivados sufijados en -ble deben usar una base léxica verbal. El verbo opar no está aún lexicalizado y es en sí mismo otro neologismo; de otro lado, el sufijo elegido es el correcto, pues –ble significa la ‘posibilidad de realizar en el objeto de que se trata la acción del verbo que forma la base. Opable es, en este caso, una empresa capacitada para recibir una oferta pública de adquisición de sus acciones.

"...el calor de la acogida [...] disparó las interpretaciones de los expertos en cenáculos onusianos" (ABC 7-2-99).

Onusiano, adjetivo creado a partir de la sigla ONU --Organización de las Naciones Unidas--, tan avanzada en el proceso de lexicalización que admite ya la categoría gramatical de número, el morfema –s. En este caso concreto el sufijo -ano presenta un alomorfo –iano adoptado en numerosos vocablos que designan ‘relación con’ basados en un nombre propio acabado en consonante: mendeliano, hegeliano, herodiano, moratiniano, agustiniano, ciceroniano, draconiano, calderoniano, volteriano... Al adquirir la sigla morfema de plural, admite esta variante.

"Mariano Rajoy es persona de sólida formación jurídica... se encuentra a salvo de cualquier tentación de exceso autoritario o galístico" (ABC 28-2-2001).

Galístico, adjetivo formado a partir de la sigla GAL —Grupos Antiterroristas de Liberación—; a pesar de que en un principio pueda parecer una formación muy creativa, morfológicamente no lo es, puesto que la única creación es el uso de la sigla como base. El sufijo –ístico forma adjetivos que denotan pertenencia o relación.

"...es evidente que el votante conservador está viendo en un PP autonomista [...] un atractivo mayor que en un PNV hachebizado" (ABC 16-3-2000).

Hachebizado es un adjetivo derivado de un verbo, formado a partir del verbo *hachebizar y éste a su vez de la sigla HB /hachebé/ Herri Batasuna, que ha desarrollado elementos vocálicos procedente del deletreo de sus componentes manifestados gráficamente; la creatividad neológica del vocablo consiste en que procede de una base que es en sí misma otro neologismo.

Hemos tratado de demostrar en este trabajo que, como comentábamos en la introducción, la prensa es un caudal inmenso de léxico y un instrumento valioso por su gran influencia en sus receptores potenciales, los lectores.

No pretendemos ofrecer un estudio normativo sino presentar un numeroso grupo de ejemplos para constatar que el periodista gracias a su papel de mediador transmite, de una manera inconsciente quizás, el enorme poder generador del lenguaje a través de unas creaciones espontáneas y en su mayoría circunstanciales; pero creemos que presentar una visión de los mecanismos de formación de palabras desde una realidad viva facilita con ello su comprensión e incorporación a la competencia léxica de los hablantes lejos de planteamientos excesivamente retóricos, que no reflejan las tendencias léxicas contemporáneas.

El uso es innovador: gran parte de lo que decimos a diario es nuevo, es coherente y apropiado a las situaciones. Nada más efímero que la noticia, publicación más perecedera que un periódico, pero esta brevedad proporciona generosos resultados para el lenguaje, una estrecha colaboración, un binomio eficaz.

 

 

NOTAS

1 · Tambien denominados barbarismos; los más comunes hoy son los anglicismos o términos procedentes del inglés (véase Emilio Lorenzo: Los anglicismos hispánicos, Madrid, Gredos, 1996), los galicismos o términos procedentes del francés, los italianismos del italiano. Si no se acomodan a las normas morfofonológicas y mantienen su propia grafía, se denominan xenismos; en español contamos con numerosos ejemplos: sándwich, dossier, amateur. En ocasiones entran a través del inglés (recordamos el claro ejemplo de perestroica), esta lengua produce una uniformización e internacionalización de los mismos como afirma Rodríguez González en su artículo: "Functions of anglicisms in contemporary Spanish", Cahiers de Lexicologie, 68,1 , 1996, 107-128.

2 · Existen otros procedimientos neológicos menos frecuentes: la parasíntesis, la abreviación, el cruce, que analizaremos en artículos posteriores.

3 · Nuestros ejemplos se documentan en su mayoría del diario ABC, aunque ofrecemos datos extraídos, asimismo, de los diarios El País y La Vanguardia, suplementos y dominicales incluidos.

4 · Varela Ortega, Soledad: Fundamentos de morfología, Madrid, Síntesis, 1990, pág. 106.

5 · Moreno Cabrera, Juan Carlos: Curso universitario de lingüística general. Tomo II: Semántica, pragmática, morfología y fonología, Madrid, Síntesis, 1995, pág. 454.

6 · Afijo son los morfemas ligados —unidades mínimas del análisis gramatical—, que para constituir una palabra deben combinarse con otros morfemas; es decir, por sí solos no pueden formar un vocablo. Utilizando como criterio de clasificación la posición que ocupan en la estructura de la palabra, se subdividen en prefijos si preceden a la base: antinatural; sufijos si aparecen pospuestos a la base: melocotonero; interfijos si se encuentran entre la base y otro afijo, generalmente el sufijo: polvareda; y circunfijos cuando se produce la combinación de prefijo más sufijo: ensordecer.

7 · Base es la unidad morfológica que se usa como soporte inmediato para un proceso de formación de nuevas palabras; por ejemplo, el adjetivo móvil es la base para formar otro adjetivo por medio de la adicción de un prefijo (in-móvil), y a la vez forma otros derivados por sufijación: el sustantivo movil-idad, el verbo movil-izar. Para algunos autores como Matthews, base también se emplea como equivalente a tema y raíz. Véase Morfología. Introducción a la teoría de la estructura de la palabra. Madrid, Paraninfo, 1980, pág. 68.

8 · Clave: Diccionario de uso de español actual, Madrid, SM, 1996, pág. 940.

9 · El uso enfático, el valor apreciativo, el afectivo, el despectivo son matices de valoración subjetiva ya sea positiva o negativa de los llamados sufijos apreciativos que engloban a los sufijos aumentativos, diminutivos y despectivos; en ocasiones un diminutivo puede ser muy sugerente en la prensa escrita para jugar con la complicidad del lector. Un ejemplo: el periodista toma prestado el humor de Miguel Mihura y su obra El caso de la mujer asesinadita y compone un artículo que titula ‘el caso de la democracia asesinadita’ donde se hace eco de la estrategia denominada ‘violencia de baja intensidad’ y comenta: ‘En el País Vasco todavía no ha recibido la democracia el tiro en la nuca[...] pero contra ella hay atentados, o por mejor decir atentaditos todas las semanas [...] no se trata por ahora de asesinar del todo a la democracia, sino de tenerla secuestradita y controladita en beneficio de los que no la quieren pero la chulean’ (ABC 17-3-99). Con ellos ha conseguido no solo atraer la atención del público sino también crear un foco de atención sobre su teoría.

10 · Antítesis es una figura retórica consistente en contraponer una frase o una palabra a otra de significación contraria, por ejemplo la famosa frase de Santa Teresa ‘vivo sin vivir en mí ‘ es una antítesis.

11 · Véase sobre este prefijoide el artículo de Manuel Alvar Ezquerra: "El elemento tele formante de palabras en español" en Estudios de Lingüística Hispánica. Homenaje a Félix Monge, Madrid, Gredos, 1995, págs, 55-64.

12 · Existe una motivación social en los cambios lingüísticos: se ha confirmado que las variables sociales como el sexo o el nivel sociocultural son un factor de la fuerza que impulsa el cambio lingüístico, como anota Mª José Serrano en "Condicionantes sociales de un cambio sintáctico", RSEL 24. 2, 1994, págs. 379-392.

13 · Bosque, Ignacio y Pérez Fernández, M.: Diccionario inverso de la lengua española, Madrid, Gredos, 1987.

14 · Para formaciones en –ear, págs 598 a 606, -ecer págs. 659 a 651, -ificar pág. 591,

-izar págs. 654 a 658. Bosque op.cit.

15 ·García Platero, J.M.: "Procedimentos lexicogenésicos en el discurso periodístico" en Molina Redondo, J.A. y Luque Durán, J. de D., Estudios de lingüística general. Actas del II Congreso Nacional de Lingüística General, Granada, 1996. Servicio de Publicaciones de la Universidad de Granada, 1997 en vol. 2, págs. 139-145, véase pág. 143.

16 · Aunque en su origen dichos elementos fueron autónomos y por lo tanto formantes usados en compuestos, creemos, como afirma Pérez Lagos, que en la actualidad se comportan como verdaderos afijos. Véase su artículo "¿Entre composición y afijación? Naturaleza de los elementos de formación culta" en Molina Redondo, J.A. y Luque Durán J de D., Estudios de lingüística general. Actas del II Congreso Nacional de Lingüística General, Granada, 1996. Servicio de Publicaciones de la Universidad de Granada, 1997 en vol. 3, págs. 361-369.

17 ·Monge, Félix: "Sufijos españoles para la designación de golpe" en Homenaje a Francisco Yndurain, Zaragoza, 1972, págs. 229-247.

18 · Para ello remitimos al artículo de Casado Velarde, Manuel: "Creación léxica mediante siglas", RSEL 6, 1976, págs. 67-88.

 

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

Agencia EFE: El neologismo necesario, Madrid, Fundación EFE, 1992.

Alvar Ezquerra, M.: "El elemento tele formante de palabras en español" en Estudios de Lingüística Hispánica. Homenaje a Félix Monge, Madrid, Gredos,1995, 55-64.

Bosque, I. y Pérez Fernández, M.: Diccionario inverso de la lengua española, Madrid, Gredos, 1987.

Casado Velarde, M.: "Creación léxica mediante siglas", RSEL 6, 1976, págs. 67-88.

Castillo Carballo, A., García Platero, J.M. y Medina Guerra, A.: "Los neologismos por derivación y composición en el lenguaje periodístico", Verba 20, 1993 , 413-423.

Clave: Diccionario de uso de español actual, Madrid, SM, 1996.

García Platero, J. M.: "Procedimientos lexicogenésicos en el discurso periodístico" en Molina Redondo, J. A. y Luque Durán, J de D., Estudios de lingüística general. Actas del II Congreso Nacional de Lingüística General, Granada, 1996. Servicio de Publicaciones de la Universidad de Granada, 1997 en vol. 2, págs. 139-145

Lorenzo, E.: Los anglicismos hispánicos, Madrid, Gredos, 1996.

Matthews, P. H.: Morfología. Introducción a la teoría de la estructura de la palabra, Madrid, Paraninfo, 1980.

Monge, F. : "Sufijos españoles para la designación de golpe" en Homenaje a Francisco Yndurain, Zaragoza, 1972, págs. 229-247.

Moreno Cabrera, J. C.: Curso universitario de lingüística general. Tomo II: Semántica, pragmática, morfología y fonología, Madrid, Síntesis, 1995.

Pérez Lagos, M. F.: "¿Entre composición y afijación? Naturaleza de los elementos de formación culta" en Molina Redondo, J. A. y Luque Durán J de D., Estudios de lingüística general. Actas del II Congreso Nacional de Lingüística General, Granada, 1996. Servicio de Publicaciones de la Universidad de Granada, 1997 en vol. 3, págs. 361-369.

Rodríguez Adrados, F.: "Características de la lengua deportiva" en El idioma español en el deporte, Ed. Agencia EFE, Madrid Fundación EFE, 1994 , 141-163.

Rodríguez González, F.: "Functions of anglicisms in contemporary Spanish", Cahiers de Lexicologie, 68.1, 1996, 107-128.

Serrano, Mª J.: "Condicionantes sociales de un cambio sintáctico" , RSEL 24.2, 1994, 379-392.

Varela Ortega, S.: Fundamentos de morfología, Madrid, Síntesis, 1990.

 

© María Pilar Ortega Martín 2001
Espéculo. Revista de estudios literarios. Universidad Complutense de Madrid

El URL de este documento es http://www.ucm.es/info/especulo/numero18/neologism.html