Espéculo

Reseñas, críticas y novedades


Louis-Jean Calvet

Roland Barthes
Una biografía

         


 

Posiblemente, entre los intelectuales franceses de la segunda mitad del S.XX que más polémica y curiosidad han suscitado, tanto por su obra como por su alcance en los medios de comunicación, la figura de Roland Barthes, junto a Jean Paul Sartre, se erige entre los primeros autores de un elenco bastante amplio en los que se funde la controversia y cierto halo de misterio. Porque, si bien es cierto que la biografía de Louis-Jean Calvet recupera al máximo representante del postestructuralismo francés y uno de los más importantes semióticos de todos los tiempos, también lo es que dicha recuperación recoge los entresijos de una vida repleta de interés y de lagunas todavía sin desvelar que si debían ser aclaradas, ello se debía hacer con el respeto que muestra esta biografía.

La figura de Roland Barthes adquiere toda su importancia si tenemos en cuenta la amplia trayectoria teórica del autor de Mitologías. Barthes fue el fundador de la semiótica en Francia junto a los intelectuales de la revista Tel Quel. Dicha fundación suponía un trasvase teórico desde las tesis del estructuralismo lingüístico postulado por Saussure y sus discípulos hasta el ámbito de los modernos lenguajes. Gracias a Barthes gran parte del análisis del lenguaje del cine, del lenguaje televisivo, fotográfico, el del cómic o el de la lucha libre habría quedado relegado de su necesaria investigación durante mucho más tiempo del debido. De ese modo, obras como El imperio de los signos, La aventura semiológica, La cámara lúcida, S-Z, Lo obvio y lo obtuso o Literatura y sociedad, se han convertido, a pesar de cierto retoricismo innecesario, que en todas ellas abunda, en obras de referencia obligada para cualquier estudioso tanto de la literatura como de cualquier otro lenguaje con afán estético.

La biografía de Jean-Louis Calvet ofrece por tanto un doble interés, pues, junto a una sucinta explicación de los fundamentos teóricos que presidieron la obra de Roland Barthes, se insertan los sucesos más importantes de su trayectoria vital. Así el libro parte desde su nacimiento en Cherburgo en 1915 y prosigue por el mundo de su infancia en Bayona, en donde se describe el ambiente burgués en el que se crió el teórico francés en compañía de su madre. Tras las dificultades de la posguerra se ofrecen interesantes datos de su estancia en Bucarest y Egipto, su paso por el mundo de la publicidad y su traslado a la institución universitaria. Quizás sea en este aspecto en donde el libro ofrece mayor interés, puesto que aparecen datos sorprendentes para el conocedor medio de Barthes: por ejemplo, el hecho de que Roland Barthes no consiguiera nunca obtener el grado de doctor por considerarse incapaz de terminar su tesis, o que muchos de sus puestos universitarios se los consiguieran amigos suyos, como Algirdas Greimas. De notable importancia también es el capítulo dedicado a los años posteriores al Mayo de 68 en los que Barthes pasa a ser, junto a Sartre, un intelectual popular escuchado por la opinión pública. Todo ello, incluso la confirmación de su asegurada homosexsualidad, ofrece un mosaico de datos bastantes desconocidos que pueden ser de gran interés para cualquier lector que se sienta atraído por este escritor, un autor que también él mismo hizo de su biografía "una novela que no se atreve a decir su nombre".


LUIS VERES


El URL de este documento es http://www.ucm.es/info/especulo/numero/.html



Espéculo. Revista de estudios literarios
(Universidad Complutense de Madrid) 2001