En búsqueda de la espectrología de Faustine.
A propósito de La invención de Morel

 

Mag. y Lic. Víctor Silva Echeto
vimasi@hotmail.com
Universidad de la República, Uruguay
Universidad de Sevilla

   

Lic. Rodrigo Francisco Browne Sartori
comuniquiatras@yahoo.es
Universidad de Playa Ancha, Chile
Municipalidad de Juan Fernández, Chile
Universidad de Sevilla


 

   

"Creo que esa gente no vino a buscarme;
tal vez no me hayan visto."
(Adolfo Bioy Casares, 1940: 17).

"Descubrimos (en la alta noche ese descubrimiento es inevitable)
que los espejos tienen algo monstruoso."
(Jorge Luis Borges, 1941: 13).

"...ahora (...) en esta sala oscura de otro continente,
en otro mundo, allí, ahora sí,
créame, creo en los fantasmas."
(Jacques Derrida, 1996: 149).

 

Pertenecemos a comunidades espectrales, más allá de la vida y la muerte, sumergidos en un ENTRE híbrido y multilocalizado, instalados aquí por los sucesores de Morel en busca de Faustine y su anónimo amado.

Morel, hace sesenta años, inventó una máquina capacitada para inmortalizar los cuerpos (descorporizados) y las mentes de humanos en una isla, (probablemente espectralizada). Intentaba hacer perdurar el pensamiento, simulacrando en la muerte la propia vida, intencional paradoja cuyo propósito es explicar que más que eternizar la vida hay que espectralizarla. "Intangibilidad tangible de un cuerpo propio, sin carne pero siempre de alguno como algún otro. De algún otro al que no nos apresuraremos a determinar como yo, sujeto, persona, conciencia, espíritu." (Derrida, 1995: 21).

El fugitivo, temiendo a la muerte, escribe un informe para testimoniar que es el único protagonista de lo que está viviendo. Sin embargo, en otro plano espacial, los fantasmas o las imágenes isleñas se multiplican; así como paradójicamente los universos se van multilocalizando en ese espacio reducido que les permite su existencia.

Como en Tlön, Uqbar, Orbis Tertius (1941) los espejos dejan ver sin ser mirados, salvo que uno sea engullido por el propio espejo. Antropofagia virtual iconofágica que provoca rebeliones y piden ser liberados del pueblo de los espectros aunque sea únicamente por un acto piadoso. La ensayística contemporánea teoriza sobre máquinas de visión que clausuran la representación y que proponen que esta virtualidad domine la actualidad, "que trastorna la misma noción de realidad." (Paul Virilio, 1998: 82).

El pueblo de los espejos, como en el cuento borgiano, "invadió la tierra". Morel fue aprisionando a las alteridades en los espejos "y les impuso la tarea de repetir, como en una especie de sueño, todas las acciones de los hombres". Faustine diariamente repite las mismas acciones, pierde la singularidad, es observada sin observar, es víctima de un crimen tan perfecto que por perfección no existe. Un crimen "cuya verdad habría desaparecido para siempre, y cuyo secreto no desvelaría jamás por falta de huellas", al decir de Baudrillard (1995: 11). Antes de que este autor mencionara "el crimen perfecto" (que al nominarlo lo anuló), Lisa Block de Behar1 consideró que al nombrarlo abandonó la perfección aunque no renunció a ser un crimen. La perfección no habilitaría el comentario; "por la mención no sólo se sabría, la perfección se destruye y sólo se trataría de un crimen; sin la mención no se sabría y ni siquiera sería un crimen." (1990: 123).

Asesinato que se engulló al mismo asesino, porque Morel también se dejó fagocitar por su propia invención. Al igual que el doctor Moreau2, antecedente directo y demasiado evidente de Morel, que termina asesinado y devorado por sus monstruosas creaciones de genética abusiva. Desde el universo (pluriverso) de los simulacros los espejos les devuelven las miradas no permitiéndoles ver más que reflejos de sí mismos. Antes que Bioy, desde otro universo, Louis Auguste Blanqui pretendió extender la celda en la que se encontraba, creando fantasmagorías que multiplicaban espacios virtuales. Como Blanqui el narrador de la Invención de Morel ve sin ser visto, se persigue sin ser perseguido.

"El espectro no es simplemente ese visible invisible que puedo ver, es alguien que me mira sin reciprocidad posible y que por lo tanto hace la ley allí donde yo estoy ciego, ciego por situación. El espectro dispone del derecho de mirada absoluta, es el mismo derecho de mirada." (Derrida y Stiegler, 1996: 151-152).

El narrador de La invención... está frente a los "intrusos" y ellos frente a él pero -como señala Derrida refiriéndose a los espectros- sólo él les debe obediencia y es "incapaz de intercambio alguno (aunque sea una mirada)", no hay reciprocidad, aunque les tema porque "el único lugar en el mundo", "para un fugitivo", estaba más habitado de lo previsto. Paranoica actitud que transforma a la isla en un panóptico "sin general", "ni memoria organizadora." (Deleuze y Guattari, 1977). Controles rizomáticos que se diseminan y que prevén la metáfora foucaultiana sobre disciplinamientos de cuerpos, espacios y mentes, porque "la vida de fugitivo me aligeró el sueño" (1940: 19).

"...mientras dormimos aquí, estamos despiertos en otro lado y que así
cada hombre es dos hombres." (Borges, 1941: 24).

El narrador anónimo anuncia implícitamente al lector, en diversos tramos del informe, que el objetivo de Morel es inmortalizar a los isleños multiplicando los universos y los tiempos posibles. Al comienzo de la novela expresa que pretende "escribir la Defensa ante sobrevivientes y un Elogio de Malthus", posteriormente el editor (multiplicación de narradores) suprime "por razones de espacio" la "apología elocuente" de Malthus que realiza el primer narrador y que se refiere a la relación dispar de la naturaleza finita con la ilimitada capacidad de reproducción del ser humano. En otro tramo, la duplicación adquiere corporeidad aunque tenga que polemizar el editor anónimo con el narrador de un informe anónimo. "Estamos viviendo las primeras noches con dos lunas. Pero ya se vieron dos soles. Lo cuenta Cicerón en De Natura Deorum: Tum sole quod ut e patreaudivi Tuditano et Aquilio consulibus evenerat. ‘No creo haber citado mal’ dice el narrador. Es aquí donde figura la nota del Editor que dice al pie: ‘Se equivoca. Omite la palabra más importante: geminato (de geminatus, geminado, duplicado, repetido, reiterado’)." (Op. Cit.: 79). En un ejercicio intertextual, el narrador anónimo invita a jugar al lectoautor para que descifre el intencionado error que, a esa altura de la novela, adquiere una notable importancia. Si el lectoautor no es cómplice de esta lúdica propuesta surge un nuevo narrador (Editor de notas) que le da pistas para que no se margine del juego. Es que la duplicación (geminatus) y las multilocalización abundan en la novela al igual que los simulacros clonados de seres, especies, planetas y satélites. Las faustines se multiplican como imágenes perfectas, como similitudes en el sentido planteado por Foucault (1973), atrayendo a ese anónimo enamorado que, por pasión, está dispuesto a perder su vida.

Los espectros creados por Morel, entre los que se encuentran las faustines, son similitudes porque:

"Lo similar se desarrolla en series que no poseen ni comienzo ni fin, que uno no puede recorrer en un sentido o en otro, que no obedecen a ninguna jerarquía, sino que se propagan de pequeñas diferencias en pequeñas diferencias." (Op. Cit., 64).

Estos artefactos que deambulan por la isla permiten la clausura de la representación ya que no poseen un referente, una matriz, un patrón, sino que desligan la similitud de la semejanza, ya que la semejanza se ha ido debilitando progresivamente como el edificio canónico que fue construyendo la modernidad. Construcción que al derrumbarse permitió que se desperdigaran los restos que la componían y que jamás podrá ser reconstruida (representada) como en su versión original, estos restos sígnicos al diseminarse se rizomatizan y no permiten la (re)conformación de unidades totalitarias, sino de mosaicos esparcidos como signos móviles (líneas de fugas al decir de Deleuze)3. Los espectros sirven a la repetición, y no a la representación, que reina sobre ella porque el anónimo narrador está contaminado por una forma de pensar del/en el mundo del cual se fugó, frente a esas similitudes fantasmagóricas de Morel que invierte porque multiplica.

"Son varias las inversiones significadas [en la novela]: un objeto, dado vuelta, por un lado, se invierte, pero por otro lado, invierte porque multiplica. Invertir papeles, géneros biológicos, gramaticales o literarios, cambiar un nombre por otro, es siempre una inversión en tanto especula y aumenta. Por esa -o esta- preposición por, las figuras como las cantidades (...), se invierten y multiplican." (Block, 1991: 81).

Décadas después4 de escrito el relato, una tendencia del pensamiento occidental concuerda con dicha expulsión de los principios canónicos que se despliegan en la novela. En este contexto Foucault (1973) distingue entre similitud y semejanza, Deleuze y Guattari (1971) sustituyen las "estructuras arborescentes" (semejanzas) por la figura del rizoma (similitud) y Jacques Derrida denuncia la marginación que sufre "la escritura, como toda las lenguas artificiales..." (1967, 50) por parte de la tradición filosófica occidental.

En este contexto (que no es más que un pretexto), cuando llega el anónimo protagonista encuentra la isla habitada por maquínicos sujetos creados por Morel -una separación de la naturaleza- que no es más que una artificio (como lengua artificial), síntoma de elogio que nos plantea el narrador. No hay que obviar, como recuerda Derrida, que "la perversión del artificio engendra monstruos." (Op. Cit., 50).

Monstruos morelianos que metaforizan el enfrentamiento entre la naturaleza5 simbolizada en isla y la técnica (artefactual) que prodigan estos seres imaginarios.

"La naturaleza está afectada -desde el afuera- por una perturbación que la modifica en su adentro, que la desnaturaliza y la obliga a separarse de sí misma, recibiendo naturalmente su afuera en su adentro, es la catástrofe, acontecimiento natural que trastoca la naturaleza, o la monstruosidad, separación natural dentro de la naturaleza." (Op. Cit., 54).

Tradicionalmente se ha considerado que la monstruosidad se margina del orden regular de la naturaleza. En el relato borgiano Tlön, Uqbar, Orbis Tertius, Bioy Casares y Borges (la entidad Biorges es la radicalización de la hibridez) personajes del cuento descubren "que los espejos tienen algo de monstruoso."6 (Op. Cit., 13). La imagen en el espejo es monstruosa porque se multiplica pero asimismo porque se muestra. No se puede olvidar que monstruo en español está emparentado etimológicamente con monstrare en latín. Lisa Block recuerda que:

"...la monstruosidad, suele ser motivo de sueños, dramas y cuentos. De modo que es la propia monstración la inenarrable porque mostrar que es ‘hacer ver’ es, sobretodo, ‘no contar’. Desde la antigüedad, contar y mostrar aparecen como acciones contrarias, enfrentadas por dos recursos imitativos antagónicos, la diégesis y la mimesis que, desde entonces rivalizan." (Op. Cit.: 82).

El pacto faustico que le propone Faustine extrema la monstruosidad al hacerlo sacrificar su vida virtualizándola, al igual que Morel en su momento que llegó a inventar esa máquina tan perversa y monstruosa (también) por amor a Faustine. Así como la imagen se invierte, Faustine es la inversión femenina del Fausto que a su vez lo falsifica por falso. Emparentando nominaciones: fausse en francés es falso.

Falsos también son los simulacros que generó Morel, entre los que estaba Faustine. En la tradición iconoclasta occidental la imagen figurativa se consideraba una perversión de la realidad, Morel, desafiante y adelantándose a los tiempos, generaliza la técnica y las imágenes transformándolas en omnipresentes. La tecnología desplaza los lugares hacia los "no lugares" (Augé, 1992: 81-123) ya no hay geografía sino telegeografía y televista; "la frontera ya no es la frontera, las imágenes pasan las aduanas", lo local y lo global se dislocan desterritorializándose. La dislocación general determina un efecto teletecnológico espectral (según Derrida artefactual). "Espectros, es decir, también phantasma, aparecido o imagen posible de imagen." (Op. Cit., 69).

Pertenecemos a comunidades espectrales. Estamos sumergidos en la máquina, participando del juego de Morel al igual que el enamorado narrador. Por ello invitamos: "al hombre que basándose en este informe, invente una máquina capaz de reunir las presencias disgregadas, haré una súplica. Búsquenos a Faustine y a mí, hágame entrar en el cielo de la conciencia de Faustine. Será un acto piadoso." (Op. Cit., 155).

 

Notas:

  1. En sus libros Una retórica del silencio (1985) y Dos medios entre dos medios. Sobre la representación y sus dualidades (1990).

  2. Personaje de la novela La isla del doctor Moreau escrita por Herbert George Wells (1866 -1946).

  3. "Al conocer un signo siempre se conoce algo más" (Peirce, 8.332). "Con los judíos que han muerto... la representación ha muerto." (Block, Op. Cit., 152).

  4. Específicamente en los años '60 la proliferación de estudios sobre estas temáticas se vio reflejada en distintos autores. Como ejemplo se pueden citar tres obras claves: Las Palabras y las Cosas (1966) de Michel Foucault, De la Gramatología (1967) de Jacques Derrida y El Antiedipo. Capitalismo y Esquizofrenia (1968) de Gilles Deleuze y Félix Guattari.

  5. En diversos pasajes, el narrador describe la isla pródiga en vegetación y en animales y al asociarla con las Islas Villings del Archipiélago de las Ellice el editor lo corrige dudando de esta ubicación geográfica o resaltando que las Ellice "son bajas y no tienen más árboles que los cocoteros arraigados en el polvo del coral." (Op. Cit., 22).

  6. Bioy Casares en sus Memorias refuta su personaje homónimo en este cuento de Borges indicando que "nunca tuve nada contra los espejos y la cópula. Casi diría que siempre vi los espejos como ventanas que se abren sobre aventuras fantásticas, felices por lo nítidas. La posibilidad de una máquina que lograra la producción artificial de un hombre, para los cinco o más sentidos que tenemos con la nitidez con que el espejo reproduce las imágenes visuales fue pues el tema esencial" (1994, 92-93) de la Invención de Morel.

 

BIBLIOGRAFÍA

AUGÉ, Marc (1992): Los "no lugares". Espacios del anonimato. Una antropología de la sobremodernidad. Barcelona, Gedisa, 1996.

BAUDRILLARD, Jean (1995): El crimen perfecto. Barcelona, Anagrama, 1996.

BIOY CASARES, Adolfo (1940): La invención de Morel. Buenos Aires, Emecé, 1999.

------------------------ (1994): Memorias. Barcelona. Tusquets, 1999.

BLOCK, Lisa (1990): Un medio entre dos medios. Sobre la representación y sus dualidades. Buenos Aires/México, Siglo XXI.

-------------- (1993): "La invención de un mundo real" en De la amistad y otras coincidencias. Adolfo Bioy Casares en Uruguay, Salto, Centro Cultural Internacional de Salto, Academia Nacional de Letras del Uruguay e Instituto de Cooperación Iberoamericana.

BORGES, Jorge Luis (1941): "Tlön, Uqbar, Orbis Tertius" en Ficciones, Buenos Aires, Emecé, 1956.

BUENO, Mónica (1999): "Adolfo Bioy Casares: un inventor de ficciones" en Guaraguao, año 3, nº8, 74-79, Madrid.

DELEUZE, Gilles y GUATTARI, Félix (1977): Rizoma (Introducción). Valencia, Pre-textos.

DERRIDA, Jacques (1995): Espectros de Marx. El estado de la deuda, el trabajo del duelo y la nueva internacional. Madrid, Trota. 1998.

DERRIDA, Jacques y STIEGLER, Bernard (1996): Ecografías de la televisión. Entrevistas filmadas. Buenos Aires, Eudeba, 1998.

FOUCAULT, Michel (1973): Esto no es una pipa. Ensayo sobre Magritte. Barcelona, Anagrama, 1989.

VIRILIO, Paul (1998): La máquina de visión. Madrid, Cátedra.

 

© V. Silva y R.F. Browne 2001
Espéculo. Revista de estudios literarios. Universidad Complutense de Madrid

El URL de este documento es http://www.ucm.es/info/especulo/numero19/bioycasa.html