La poesía pura de Mariano Brull

Dr. Armando Francesconi
armando_f@yahoo.com
Universidad "G. D'Annunzio" de Pescara-Chieti (Italia)


 

Mariano Brull (1891-1956) aunque cronológicamente pertenece a la generación post-modernista (en esta época aparece su primer libro "La casa del silencio" 1), se considera el iniciador de la poesía pura cubana.

Su estancia en París (1926-1929) lo coloca en una de las escenas mundiales privilegiadas de la nueva poesía. Profundamente influenciado por la obra de Paul Valéry, tradujo magistralmente unos poemas suyos, posiblemente refinó su formación y sensibilidad de artista con el estudio de la obra de Mallarmé y de poetas y ensayistas ingleses como William Butler Yeats, A.C. Bradley y George Moore, representantes de una línea de pensamiento que tendría una formulación definitiva en las palabras del abad Henri Brémond2. El mismo Valéry dice:

"Poe a compris que la poésie moderne devait se conformer à la tendance d'une époque qui a vu se séparer de plus en plus nettement les modes et les domaines de l'activité, et qu'elle puvait prétendre à réaliser son objet prope et à se produire, en quelque sorte, 'à l'état pur'."3

Y desde Poe, y el gran maestro Baudelaire, empieza un movimiento hacia la poesía pura, del arte por el arte, el simbolismo. La poesia es por su naturaleza indecifrable y alude a una otra realidad que el hombre no puede alcanzar a conocer con plenitud.

Enrique Saínz4 cita como modelo de la tradición española de lenguaje insuficiente, inefable, el célebre verso del "Cántico espiritual" de San Juan de La Cruz: "Un no sé qué que quedan balbuciendo".5 Y ésa es también la intuición poética central de Mariano Brull: la búsqueda de una poesía sin historia, sin condicionamientos, y cuyo significado sea trascendental. Con "Poemas en menguante", publicada en París en 1928, el poeta cubano empieza su diálogo con una realidad lejana, buscando la perfección absoluta, una poesía que se pueda oír con los ojos.

Cinto Vitier la coloca en las "vísperas de la realidad", en un indeciso "prima": "(...), en la nebulosa del ser, en el alba del sí y del no, del ser y del no ser (...)."6 Aquí empieza su juego intelectual, hacia la claridad, la perfección (una perfección a veces monótona y monotonal, como señaló la crítica del tiempo), hacia la creación de una atmósfera límpida, "en el umbral del idioma"7.

A esta vertiente pertenecen poemas como "Yo me voy a la mar de junio", valga la primera parte:

"Yo me voy a la mar de junio, /a la mar de junio, niña. /Lunes. Hay sol. Novilunio./ Yo me voy a la mar, niña. / A la mar canto llano del viejo/ Palestrina./ Portada añil y púrpura/ con caracoles de nubles blancas / y olitas enlazadas en fuga./ A la mar, ceñidor claro./ A la mar, lección expresiva/ de geometría clásica." 8

Paulatinamente la búsqueda de la tanto anelada pureza se consuma por sí misma. La palabra pierde su significado primario, el lenguaje se identifica con el infantil en formación, un balbucear preconsciente. He aquí la "jitanjafóra" pura: un estadio de indeterminación del lenguaje que, sin su contenido conceptual y afectivo, se reduce a un simple juego sonoro.

Las "jitanjáforas" nacieron de un ocasional y alegre experimento que Brull compuso para sus hijitas, unos poemas para ser recitados. Alfonso Reyes, que estaba entre los presentes, les dio el nombre y contó lo sucedido9.

No se pueden traducir estas "vísperas de palabras", y tampoco intentar una transcripción fonética. Nos limitamos a la más conocida:

"Filiflama alabe cundre/ ala olalúnea alífera/ alveolea jitanjáforas/ liris salumba salífera./ Olivia oleo olorife/ alalai cánfora sandra/ milingítara jirófoba/ zumbra ulalindre calandra."10

Además de las jitanjáforas "puras", Brull compuso algunas que podríamos llamar "impuras"; son combinaciones de palabras existentes, y no simple efectos silábicos, donde prevalecen aliteraciones, paronomasias, como en el "amare l'amaro mare" de Savinio:

Por el verde, verde/ verdería de verde mar/ Rr con Rr./ Viernes, vírgula, virgen/ enano verde/ verdularia cantárida/ Rr con Rr. / Verdor y verdín/ verdumbre y verdura./verde, doble verde/ de col y lechuga./ Rr con Rr/ en mi verde limón/ pájara verde./ Por el verde, verde/ verdehalago húmedo/ extiéndome.-Extiéndete./ Vengo de Mundodolio/ y en Verdehalago me estoy.11

Se podría definir una poesía pura "ma non troppo", de limones, palmeras y mares, respuesta caribeña a el "Adriatico verde come i pascoli dei monti" de nuestro Gabriele D'Annunzio.

 

NOTAS

1 Publicado en Madrid en 1916, con introducción de Pedro Henríquez Ureña.

2 Su discurso fue pronunciado en la Academie Française en 1925. De sobra sabemos que el término "poesia pura" nació en el ámbito del simbolismo francés, y su primer enunciado lo debemos a Charles Baudelaire, hablando de Poe.

3 P.Valéry, "Situación de Baudelaire", en Variedad I. Traducción por Aurora Bernárdez y Jorge Zalamea. Losada, Buenos Aires, 1956, pp. 108-128. El texto traducido dice pp. 123-124: "Poe comprendió que la poesía moderna debía conformarse a la tendencia de una época que ha visto separarse cada vez más nítidamente los modos y dominios de la actividad, y que podía aspirar a realizar su objetivo propio y a producirse, en cierto modo, 'en estado puro'."

4 Cfr. E.Saínz, "La poesía pura en Cuba: algunas reflexiones", en Ensayos críticos, Ed. Unión, Ciudad de La Habana, 1990, pp. 111-131.

5 Se vean, para eso, dos importantes trabajos: G. Guillén, "Lenguaje insuficiente: San Juan de la Cruz o lo inefable místico", en "Lenguaje y poesía. Algunos casos españoles". Revista de Occidente, Madrid, 1962, pp. 95-142 y A. Ruffinato, "Los códigos del eros y del miedo en San Juan de la Cruz", en Dispositio, University of Michigan, IV (10):1-26, invierno, 1979.

6 C. Vitier, "El rendimiento cubano de la "poesía nueva": Brull, Ballagas, Florit" en Lo cubano en la poesía, Instituto del Libro, La Habana, 1970, pp. 377-408.

7 Ibidem, p. 380.

8 M. Brull, Poesía. "Prólogo. La poesía de Mariano Brull", de Emilio de Armas, Ed. Letras Cubanas, La Habana, 1983, p. 92. Nuestra traducción es :"Io me ne vado al mare di giugno, / al mare di giugno, bimba./ Lunedì. C'è il sole. Novilunio./ Io me ne vado al mare, bimba./ Al mare canto gregoriano del vecchio/ Palestrina. / Portale indaco e porpora / con chiocciole di nubi bianche/ e ondine allacciate in fuga./ Al mare, fascia trasparente. Al mare, lezione espressiva/ di geometria classica."

9 "Pues bien: eran los días de París. Toño Salazar solía deleitarnos recordando el peán de Porfirio Barba Jacob y lo recitaba sin un solo tropiezo. Es posible que de aquí partiera el intento de Mariano Brull. Antes de traerlo a su poesía, le dio una aplicación traviesa. En aquella sala de familia, donde su suegro, el doctor Baralt, gustaba de recitar versos del Romanticismo y de la Restauración, era frecuente que hicieran declamar a las preciosas niñas de Brull. Este resolvió un día renovar los géneros manidos. La sorpresa fue enorme y el efecto fue soberano. La mayorcita había aprendido el poema que su padre le preparó para el caso; y aceptando la burla con la inmediata comprensión de la infancia, en vez de volver sobre los machacones versos de párvulos, se puso a gorjear, llena de espejo, este verdadero trino de ave: Filiflama alabe cundre... Escogiendo la palabra más fragante de aquel racimo, di desde entonces en llamar las Jitanjáforas a las niñas de Mariano Brull. Y ahora se me ocurre extender el término a todo este género de poema o fórmula verbal". Reyes, A., "Las jitanjáforas" en La experiencia literaria, Buenos Aires, 1942, pp. 200-1.

10 M. Brull, op.cit., p.19.

11 Ibidem, p. 96-97. Una traducción arriesgada podría ser : " Per il verde, verde/ verdeggerei di verde mare/ Rr con Rr./ Venerdì, virgola, vergine/ nano verde/ verdularia cantárida/ Rr con Rr./ Verdore e verdino/ verdumbre e verdura./ Verde, doppio verde/ di cavolo e lattuga./ Rr con Rr/ nel mio verde limone/ uccello verde./ Per il verde, verde/ verdelusinga umida/ mi distendo.- Distenditi./ Vengo da Mondodolente/ ed in una verdelusinga me ne sto. "

 

© Armando Francesconi 2001
Espéculo. Revista de estudios literarios. Universidad Complutense de Madrid

El URL de este documento es http://www.ucm.es/info/especulo/numero19/brull.html