ENTREVISTA A CECILIA ALEGRÍA

El mayor legado que Ciro Alegría
le dejó a sus hijos fue el amor a los libros

 

Mª Elvira Luna Escudero-Alie
Trinity College, Washington DC


 

   

Washington DC., sábado 16 de junio, 2001

Está lloviendo a cántaros en la ciudad de Washington, y tras una interesante visita al Museo de la Mujer en la avenida Nueva York y mientras escampa, Cecilia y yo entramos a comer algún delicioso postre austríaco en el Café Mozart, frente al Banco Interamericano de Desarrollo. Tras compartir nuestras opiniones sobre los cuadros de Frida Khalo (1907-1954), y los de la holandesa Judith Leyster (1609-1660), aprovecho para hacerle unas preguntas a la hija de Ciro Alegría.

 

¿Qué ha significado para ti ser la hija de Ciro Alegría? ¿Ha sido una ventaja que te ha abierto puertas el haber sido hija de un escritor tan famoso, ha implicado también quizás una responsabilidad muy grande, que de alguna manera ha modelado o condicionado tu vida? Por ejemplo, pienso ahora en concreto en el hecho de que tú hayas sido siempre no sólo la primera de la clase en el colegio, el SS. CC. de Belén, sino también la primera de nuestra promoción. ¿Sentiste alguna vez el peso de ser la hija de Ciro Alegría, y que como hija de un escritor famoso, la excelencia y sólo la excelencia es lo que se esperaba de ti?

—Ciertamente, ser hija del primer clásico de la literatura peruana ha sido y sigue siendo para mí una responsabilidad y un desafío. Responsabilidad porque no puedo permitirme ser mediocre, desafío porque me parece difícil superar o siquiera alcanzar lo que él hizo en materia literaria o periodística, cuando justamente mi vocación recorre los mismos senderos.

Soy sumamente perfeccionista y tengo una voluntad férrea, a prueba de embates. Siempre he querido destacar y ser la primera: en el colegio, en la universidad, en el trabajo. En alguna etapa de mi vida he sentido fuertemente la presión del qué dirán, pero ahora, liberada de tanta atadura absurda, he decidido seguir en el camino de la excelencia, no sólo en función de los demás sino sobre todo por respeto a mí misma.

Aunque eras muy pequeña en 1967, cuando tu padre falleció, me imagino que debes tener algunos recuerdos de él. ¿Cuáles son las memorias más gratas y cuáles las más ingratas que guardas de él? Por ejemplo, ¿recuerdas algo que tu madre te haya comentado a través de los años sobre lo que significó para tu padre haber sido alumno de César Vallejo?

—La memoria más ingrata es la de su ausencia. Dedicado a la política y siendo diputado por Lima no tenía tiempo para su familia. Sólo los domingos nos los dedicaba casi por completo. Justamente se relacionan con esos días mis recuerdos más hermosos. Como aquellos de nuestros paseos al río, cuando papá se ponía su sombrero alón y su camisa blanca.... se sentaba sobre una piedra y, mientras nos contemplaba jugar a la pesca, leía en voz alta para nosotros algunos de su cuentos o pasajes de sus obras... Mamá cuidaba de que no nos cayéramos al río y mis dos hermanos menores y yo apreciábamos la belleza del paisaje de Chaclacayo y la estética de lo que papá nos leía, aunque no entendiéramos muy bien de qué se tratara debido a nuestra corta edad...

Cuando los periodistas me formulan esta pregunta, siempre digo que el mayor legado que Ciro Alegría le dejó a sus hijos fue el amor a los libros, fuente de sabiduría y cultura...

Así como a nosotros nos marcó su distante presencia en nuestra primera infancia, así a él le impactó profundamente el haber sido alumno del gran poeta César Vallejo durante su primer año de escuela.

"Aún recuerdo la sensación que me produjo su mano fría, grande y nudosa, apretando mi pequeña mano tímida y huidiza debido al azoro... Nunca había visto un hombre que pareciera más triste. Su dolor era a la vez una secreta y ostensible condición que terminó por contagiárseme... " comenta en sus Memorias.

—Como bien sabes, nada menos que el Premio Nobel de Literatura de 1998, José Saramago, ha presentado recientemente en España una nueva edición de las obras de Ciro Alegría. ¿Te parece que tu padre es más famoso ahora que cuando falleció en 1967?

Sí, porque como él bien narra en las Memorias que mi madre, Dora Varona, se encargó de recopilar y publicar póstumamente, sufrió despiadadamente los estragos de la piratería editorial, lo que le impidió publicar en vida más allá de sus tres grandes novelas y fue guardando manuscritos que, luego de su fallecimiento, "Ediciones Varona" sacó a la luz. Hoy podemos leer más de una decena de títulos de Ciro Alegría, muchos de los cuales no tienen que ver con el mundo indígena. Sus obras más conocidas han sido traducidas a más de 20 idiomas. El reconocimiento que se le acaba de brindar en España, con las elogiosas palabras de José Saramago, demuestran que Ciro Alegría fue y seguirá siendo un escritor universal.

Entre las tres obras de tu padre: La serpiente de oro (1935), Los perros hambrientos (1938), y El mundo es ancho y ajeno (1941), ¿cuál prefieres tú y por qué? ¿O quizás te gusta más su novela póstuma: Lázaro?

—Te confieso que, cuando en mi pubertad las leí por primera vez, me pareció que "El mundo es ancho y ajeno" era sin duda su obra cumbre pero demasiado extensa para mi gusto infantil, "Los perros hambrientos" me hizo llorar y me dejó con un nudo en la garganta, mientras que "La serpiente de oro" era todo un canto a la vida, una loa a los balseros y sus aventuras en el río, temática y tono que me fascinaron. Podrás deducir entonces cuál es la que me gusta más, haciendo un esfuerzo por mencionar una en particular.

¿Cuánto ha influído la literatura en tu vida? No sólo estoy pensando en tu padre sino también en tu madre Dora Varona, poeta cubana muy destacada, y además en el hecho sin duda romántico y literario también de que tú hayas nacido en medio de los fragores de la Revolución Cubana.

—Sí pues, mi nacimiento en medio de los bombardeos de la Revolución Cubana parecía una escena de una obra literaria... La influencia de mi madre también ha sido notoria en cuanto a desarrollar en mí esa sensibilidad estética que es un don preciado tanto en niños como en adultos... Ella me enseñó a declamar sus propias poesías... Pocos saben que Dora Varona recibió varios premios literarios, entre ellos el "Adonais" de España y residiendo en Madrid fue discípula de ilustres maestros como Vicente Aleixandre, Dámaso Alonso, Gerardo Diego, Carlos Bousoño, y realizó valiosas entrevistas a personalidades de la talla de Salvador Dalí, Camilo José Cela, Menéndez Pidal, Jacinto Benavente y Gregorio Marañón, entre otros.

¿Cecilia, cuáles son tus escritores favoritos? ¿Qué tipo de literatura prefieres leer?

—Mis escritores preferidos son los que marcaron mi pubertad y adolescencia, época de mi vida en la que me lancé a leer afanosamente, llevando una estricta lista de los títulos y autores con la finalidad de superar una meta numérica en un plazo dado (creo que fue de 100 obras en un año o algo por el estilo). Entre mis preferidos puedo señalar a Mann, Chejov, Tolstoy, Dostoievsky, Balzac, Wilde, Hemingway, Proust, Withman...

Actualmente, por razones estrictamente profesionales, me inclino a leer lo mejor de la literatura de autoayuda y autores que hacen énfasis en lo espiritual como Paolo Cohelo y Deepak Chopra.

Podríamos decir que de alguna manera tú has seguido los pasos de tu padre, ¿verdad ? Pues eres periodista como lo fue él con sus contribuciones en diversos periódicos trujillanos tales como: La Tribuna, La Industria, El Norte, y luego en Lima en Expreso, y en El Comercio. Y bueno además en España acaban de publicar tu primer libro: Comunicación Efectiva = Comunicación Afectiva. ¿Qué te motivó a escribir este libro tan interesante? Sospecho que además de tus amplios estudios y vasta experiencia en el ámbito del periodismo, y por ende la comunicación, tu relación de pareja con Jorge, tan sólida, larga y hermosa ha sido de alguna manera la piedra de toque que te ha inspirado a ofrecer consejos que ayuden a que otras parejas se comuniquen tan bien como ustedes, ¿verdad?

—Has dado en el clavo al incidir en el aspecto pragmático. Si bien es cierto que tengo sólidos conocimientos de Teoría y Sicología de la Comunicación, mi mayor respaldo para escribir este primer libro, publicado por la prestigiosa editorial española Espasa Calpe, ha sido el empírico, pues mis 22 años de feliz matrimonio me han enseñado más que todas las técnicas y teorías de comunicación juntas.

"Comunicación efectiva = Comunicación afectiva" es un libro práctico que desarrolla 20 recomendaciones concretas y bastante sencillas de aplicar con el fin de mejorar (¡o salvar!) la comunicación con la pareja.

Tengo la ilusión de algún día lanzarme a publicar alguna novela, pero por el momento me dedicaré a escribir libros de autoayuda, cuestión para la cual me siento mucho más y mejor preparada.

Por otro lado, he seguido los pasos de mi padre en el terreno periodístico publicando colaboraciones en diarios y revistas desde los 19 años de edad, sobre todo en páginas editoriales, pero te confieso que mi vocación se encamina más hacia los medios audiovisuales: radio y televisión.

¿Qué otros libros tienes en mente en un futuro no muy lejano, has pensado en escribir alguna vez una obra de ficción, por ejemplo? ¿Alguno de tus hermanos, Ciro, el filósofo, o tu hermano Gonzalo, economista y sociólogo, ha heredado la vena literaria de tus padres ? Recuerdo que Ciro escribía poesía, ¿lo sigue haciendo? De Gonzalo recuerdo, antes de que se fuera a Madrid, cuando estudiaba en la PUC, su gran interés por la política que también fue una de las grandes pasiones de tu padre, le sigue interesando tanto a Gonzalo la política?

—¡Se nota que conoces bien a la familia!... Mi hermano Ciro es poeta, violinista y filósofo. Gonzalo se dedica al mundo de las finanzas y radica actualmente en Londres. El es el que tiene mayor vena política de los tres y no me asombraría verlo descollar algún día en ese campo.

En cuanto a mi próximo libro, como te decía antes, aún me falta madurar como para escribir una obra de ficción...vengo trabajando en un segundo título en la línea de autoayuda que podría titularse : "Comunicación afectiva en el trabajo" y que recomendará algunas técnicas a fin de tener mejores relaciones humanas en el ámbito laboral. Espero que también me lo publique Espasa Calpe.

Ahora Ceci, quiero que me cuentes qué te trae por Washington DC ? Sé que eres la Directora de la Oficina de Educación Continua y del Centro de Perfeccionamiento Profesional de la Universidad Ricardo Palma, y que tu viaje está vinculado a los programas que estás organizando. Quiero que me comentes con más detalle qué programas son estos, y a quiénes van dirigidos.

—Se trata de un "Programa de Avanzado de Gerencia" que ofrecerá el próximo mes de noviembre la Universidad Ricardo Palma a los ejecutivos peruanos. La gran ventaja es que los gerentes vendrán a tomar una semana intensiva de clases a la George Washington University y a visitar las más importantes empresas norteamericanas, al precio de un programa similar dictado en el Perú. Los participantes recibirán una doble certificación, es decir un diploma emitido por ambas universidades.

He llegado a la capital de EEUU para negociar con la George Washington University y armar un paquete realmente espectacular para profesionales de nuestro país con ánimos de permanente superación intelectual.

Para terminar esta conversación, quisiera que me dijeras Cecilia, si tienes algunos planes de programas en la TV peruana. Un show sobre comunicación interpersonal como la planteada en tu libro sería muy interesante, por ejemplo. ¿No lo crees?

—¡Me fascinaría! Soy materia dispuesta para volver a la TV peruana pero te confesaré algo que no he revelado a nadie y que por cierto no se ha hecho público : los canales comerciales de Lima creen que soy demasiado culta para la TV peruana, por lo que sólo me quedan como opciones el canal estatal y la TV por cable. La televisión comercial se ha denigrado hasta tal punto que sólo llama a los personajes sensacionalistas predispuestos a hacer escándalo que es lo que finalmente vende.

Desde el año 1979, cuando me inicié como co-animadora de un programa femenino en Panamericana, pasando por diversas facetas como narradora de noticias, entrevistadora, animadora y conductora de programas de diverso tipo, mi misión ha sido y será hacer el bien a través de la televisión, por lo que no aceptaría volver sólo por el afán de figurar... Todo tiene su momento... Mientras tanto, tengo mil ocupaciones : mi labor en la Universidad Ricardo Palma, el lanzamiento de mi libro en Lima en la "Feria Internacional del Libro" donde estaré presentándolo y firmando dedicatorias a inicios de julio, y la salida de mi propia página web en el Portal Terra donde tendré un conjunto de secciones para escribir y entrar en comunicación con mis lectores. ¿Qué más pedir? Tengo un marido que es una joya y tres hijos maravillosos... Como verás, soy una mujer profesionalmente realizada y humanamente feliz.

Creo que ya te hice muchas preguntas y además la periodista eres tú, [Cecilia está a punto de morirse de la risa, nada difícil para ella].

¡Bueno, muchas gracias, Cecilia!

—¡Gracias a ti, Elvi !


Afuera todavía llueve; pero menos y podemos caminar hacia el restaurante etíope Red Sea, en pos de una cena distinta para Cecilia. La ciudad de Washington DC, está ahora gris y húmeda como Lima.

 

© Mª Elvira Luna Escudero-Alie 2001
Espéculo. Revista de estudios literarios. Universidad Complutense de Madrid

El URL de este documento es http://www.ucm.es/info/especulo/numero19/calegria.html