Espéculo

Reseñas, críticas y novedades


Pablo Urbanyi

Silver

       


 

SILVER O LA UTOPÍA DEL DESEO

María Elena Lorenzin
The Flinders University of South Australia

 

En los últimos años han proliferado novelas en las cuales el borrado de fronteras genéricas ha mostrado como natural, al menos en la ficción, la exploración de las relaciones intergenéricas. En un mundo en el que las opciones que se presentan son cada vez más limitadas en el campo de los sentimientos, muchos escritores han encontrado o re-encontrado en 'el eslabón perdido' la punta de iceberg de una narrativa que se define a sí misma como una búsqueda incontrolada de respuestas: un moderno bestiario, zoológico-espejo-canalizador y catalizador de critica social. Libros como Great Apes (1997) de Will Self, The Women and the Ape (1996) del danés Peter Hoeg (publicada en danés en 1996 y traducida al inglés en el mismo año) y Wish (1995) del escritor australiano Peter Goldsworthy, esta última ya traducida al español (Deseo, Seix Barral, 1996), son una muestra de esta inquietud.

Silver de Pablo Urbanyi, publicada mucho antes que las mencionadas, no es una novela más sobre monos o por lo menos, no pretende serlo. O tal vez sea justo decirlo, es la novela de un mono diferente. Finalista del Premio Planeta de Argentina en 1993, fue publicada al año siguiente por editorial Atlántida. La reciente traducción al francés de Silver viene a reconocer los méritos de esta novela para la que el autor ha hecho algunos cambios con respecto al texto en español.

Urbanyi, como en obras anteriores, En ninguna parte (1981), "Las terrazas de Ottawa y la literatura latinomericana", una ácida ponencia incluida en De todo un poco de nada mucho (1988) y Nacer de nuevo (1992), muestra una vez más su gran capacidad de observación, que unida a una fina ironía, lo lleva a desnudar y mostrar los conflictos y contradicciones en que se debate la blanda sociedad de nuestro tiempo: la distancia entre la realidad y el sueño o la ilusión y las trampas que nos llevan a ello. Es precisamente esta trampa en la que cae Silver, un simio de Gabón llevado a la América del Norte por Dianne y Gregory Foster una pareja de sociólogos, (él americano, y con doctorado, ella, inglesa y con proyecto de doctorado) y que, aparte de servir como compañía y diversión de los dos hijos de la pareja, le permitiría a Dianne hacer un doctorado único sobre "El desarrollo de un chimpancé en un ambiente enriquecido". Para Gregory, profesor de la universidad de Stanford, representa la posibilidad de conseguir suculentos subsidios y a la vez escribir varios artículos con los cuales continuar su carrera académica. No le lleva mucho tiempo a Silver ir conociendo los códigos de su nuevo hábitat, los cuales va incorporando silenciosamente a su vida, mientras es constantemente observado, medido y estudiado por la pareja. Silver se convierte en un ser especial, que alcanza un grado de desarrollo superior a los de su raza y a la del americano medio, un mono sensible que muy pronto se da cuenta del circo montado alrededor de él, sólo para ganar becas, subsidios y escribir tesis originales que nada tienen que ver con la realidad. Su vida oscila entre lo paradisíaco, (los cuidados maternales de Dianne) y lo demoníaco o infernal en que se va convirtiendo su vida. Lo irónico es que a Silver se lo saca de su hábitat para estudiar su adaptación a un medio "enriquecido" pero cuando ha alcanzado un grado de adaptación superior, aprende a leer, escribir y hasta a amar, (se enamora de Dianne, su madre adoptiva y ésta de él), un nuevo proyecto científico lo lleva de regreso a la selva, para probar otra tesis, completamente opuesta, la de Jane Goulart: "La comunicación entre las especies: las víctimas inocentes de la sociedad, su educación y readaptación", junto con un proyecto tan humano como el de volver a poblar las selvas y resalvajizar a los monos que han sido corrompidos por la civilización. En ambos casos, las motivaciones son las mismas: la búsqueda inagotable de lo nuevo, de algo que revolucione a la ciencia, unido a un desmesurado optimismo que hace perder los límites de la realidad y caer estrepitosamente en el ridículo.

Urbanyi logra desarticular la imagen aceptada del mundo feliz, mediante una bien estructurada novela, en la que no faltan las contradicciones en que se debaten sus personajes y que sirven para acentuar aun más el poder de crítica social y cultural no exento de una cáustica y bien dosificada ironía. En una sociedad en la que la felicidad se ha convertido en un bien de consumo más, no es de extrañar que sólo quede, como a Silver, la utopía del deseo, de soñar lo imposible, aunque para ello se anhele 'nacer de nuevo' en un nuevo mono. "Silver soy yo" ha dicho su autor en repetidas ocasiones pero no cabe duda que en su personaje caben todos los desterrados de este mundo a quienes se les devuelve la palabra de una manera oblicua y altamente transgresora. En suma, esta novela se encuadra dentro de la poética del autor, en un mundo en el que, según Urbanyi, "No vale la pena escribir si no se hace con ironía".


El URL de este documento es http://www.ucm.es/info/especulo/numero/.html



Espéculo. Revista de estudios literarios
(Universidad Complutense de Madrid) 2001