Las actas del coloquio
Guaman Poma y Blas Valera. Tradición Andina e Historia Colonial:
nuevas pistas de investigación.
Una nota

Laura Laurencich Minelli
Dip. di Paleografía e Medievística
Universidad de Bologna, Italia


 

Las Actas del coloquio Guamán Poma y Blas Valera. Tradición Andina e Historia Colonial, Instituto Italo-Latinoamericano, Roma 29-30 de Septiembre de 1999, salieron el 15 diciembre 2001. El volumen se presenta elegantemente, en sus 519 paginas en papel satinado, a pesar de las pobres ilustraciones y de unas faltas de imprenta aquí y allá. Ha sido editado por Francesca Cantù y publicado en Roma por Antonio Pellicani; cuesta 36,15 euros y se puede adquirir solamente pidiéndolo al Instituto Italo-Latinoamericano, Piazza Benedetto Cairoli 3, 00186 Roma, Italia, e-mail:info@iila.org. Es decir su distribución va a ser lenta. Por lo tanto, como es un volumen de base para cualquier estudio futuro sobre las figuras de Guamán Poma y Blas Valera, sobre la conquista del Perú, sobre los difíciles años que vinieron a continuación, al igual que sobre la compleja articulación entre vencedores y vencidos que fue una consecuencia de la conquista, me permito esta breve presentación de las Actas y de las nuevas pistas investigadoras que proponen.

Los novedosos documentos peruanistas del siglo XVI-XVII, los documentos Miccinelli, indujeron el mundo académico a celebrar un coloquio internacional que uniera los nombres de Guamán Poma y Blas Valera y justificara, sin darle demasiado relieve, la discusión de estos testimonios. Sin embargo un amplio espacio fue dedicado, en el ámbito del coloquio, a la presentación, a la exhibición y a la discusión especifica de los documentos Miccinelli y las novedades que ellos contienen prevalecieron a través de todo el coloquio.

Recuerdo, para quien no esta al tanto de los documentos peruanistas Miccinelli que, como ya había escrito en el n.16 (año 2000) de esta revista, se trata de dos manuscritos jesuíticos: Exsul Immeritus Blas Valera Populo Suo (EI de ahora en adelante) e Historia et Rudimenta Linguae Piruanorum (HR de ahora en adelante). Están escritos por autores distintos y en tiempos diferentes: el P. Blas Valera pinta, escribe y firma el ms. EI el 10 de mayo de 1618, en Alacalá de Henares. Un poco antes, es decir al principio del siglo XVII, el H. italiano Antonio Cumis escribe en latín la primera parte del ms. HR, bajo sigla JAC, mientras que el P. italiano Anello Oliva añade dos partes, que escribe en Lima, en 1637 y 1638, en italiano cifrado bajo la sigla JAO; él agrega además, tres medias folia, en los cuales está pintado el quipu literario Sumac ñusta, firmado por Blas Valera, y un fragmento del mismo quipu en lana; en 1737 el jesuita P. Pedro de Illanes encuaderna este documento, le pone el titulo y, en 1745, lo vende a Raimondo de Sangro príncipe de Sansevero que lo utilizó en su Lettera Apologética (1750) que todos los estudiosos de quipus conocen.

El texto de la HR ya ha sido publicado por completo, aunque todavía no en edición facsímil (Laurencich Minelli et al. 1995). Del ms EI se ha publicado, hasta hoy en día, solamente el legajo más antiguo, es decir la carta que el conquistador Francisco de Cháves escribió al Rey en 1533 para denunciar que Francisco Pizarro había ganado la batalla de Cajamarca envenenando, con vino moscatel mezclado con rejalgar (trisolfuro de arsénico), al estado mayor del Inca (Laurencich-Minelli et al. 1998). El resto del ms. EI permanece aún inédito y novedoso para los estudiosos.

El Duque Amedeo de Saboya Aosta, que perteneció a una rama colateral de la familia reinante italiana, cuyo abuelo, Amedeo I había sido rey de España durante un tiempo muy breve (1870-1873), los regaló al Mayor Riccardo Cera, tío de la actual propietaria.

Los dos documentos son complementarios, pues narran, con detalles distintos, los mismos acontecimientos que modifican una serie de hechos hasta ahora consolidados por la historigrafía colonial peruana. Por un lado acusan a Francisco Pizarro de haber derrotado a Atahuallpa sirviéndoles vino envenenado a los oficiales del Inca. Por el otro lado revelan que el mestizo P. Blas Valera fue encarcelado, y luego desterrado a España, no por un asunto de mujeres, como se consideraba hasta ahora, sino por un delito mucho más grave, que parece haber sido herejía y subversión política (Laurencich-Minelli 2000): es decir algo que colocó a la Provincia jesuítica peruana entera en grave tensión con la Inquisición. Este problema llevó a que se decretase la muerte jurídica del P. Blas que ocurrió el 2 de abril 1597 en el colegio de Málaga, como testimonian las listas de difuntos conservadas en el Archivo Romano de la Compañía, en la sección Historia Societatis (Borja 1999: 262). Muerte que hasta ahora había sido considerada real. La HR y el EI narran sin embargo que después de haber recibido la muerte jurídica, el año 1598, el P.Blas zarpó de Cádiz para regresar a escondidas al Perú, donde llegó el año 1599, ayudado por algunos de sus compañeros jesuitas enterados de la situación y por “su gente”, los indios. Nuevamente instalado en el Perú, permaneció ahí hasta el año 1618 momento en que volvió a España donde murió realmente en el año 1619. Los dos manuscritos también relatan que durante su estadía en el Perú, como hombre jurídicamente muerto, el P. Blas Valera concibió Nueva Coronica y Buen Gobierno (NC de ahora en adelante) escondiéndose detrás del nombre de Guamán Poma y, para que la simulación resultara aún más verosímil, el mismo Guamán actuó como informante de su propia vida y de sus andanzas mientras que el H. Gonzalo Ruiz prestó su mano como escriba y dibujante y el P. Anello Oliva le brindó ayuda para enredar aún más las cosas, de manera que no se entendiera que el P. Valera (cuyo nombre aún permanecía en los registros de condenados por la Inquisición y que por último había sido declarado ya muerto) fue quien concibió la obra. Además los dos documentos nos informan que los Comentarios Reales de Garcilaso de la Vega son un plagio y deformación del trabajo que Valera le había confiado para que lo imprimiera, bajo la condición que respetara al P. Blas como autor y a sus ideas.

Ambos manuscritos Miccinelli (sobre todo EI) refieren también de la escritura mediante textiles y quipus y nos dejan inferir la importancia de los números en la cultura de los Incas (Laurencich-Minelli 1996:58-111, 2001: 62-94) y ambos documentos nos indican que Blas Valera fue el líder de un movimiento que pretendía mantener viva la cultura inca, insertándola en el cristianismo, en el ámbito del imperio de España, movimiento que he denominado neo-inca cristiano (Laurencich-Minelli 2000b).

En otras palabras, los documentos Miccinelli provocan fuertemente a los estudiosos: por un lado los inducen al rechazo, de manera que se pueda continuar en el viejo y tranquilo rumbo considerado ya casi indiscutible de la Historia, por el otro nos obligan a cuestionar certezas adquiridas induciéndonos a renovar sus interpretaciones y a construir nuevos panoramas explicativos, aun en el ámbito de tradiciones historiográficas bien consolidadas.

Las Actas reflejan las pluralidad de las voces, las emociones y los puntos focales del simposio y al mismo tiempo presentan una perspectiva general de las nuevas investigaciones documentales, literarias, lingüísticas, iconográficas que se están realizando actualmente sobre el tema. Desde el punto de vista formal mantienen el mismo orden de las sesiones, en las cuales se dividió el coloquio, conteniendo las siguientes ponencias.

I sesion: Guaman Poma de Ayala: nuevos enfoques y nuevos desafios

-José Alejandro Cárdenas Bunsen (Pontificia Universidad Catolica del Perú)
Notas filológicas para la génesis de la Nueva Crónica y Buen Gobierno.

-Augusta E. Schröder de Holland (The Universiy of New Mexico)
El dibujante de la Nueva Corónica.

-Juan M.Ossio(Pontificia Universidad Catolica del Perú)
Paralelismo entre las crónicas de Guaman Poma y Murúa.

II sesion: Los documentos Miccinelli

-Carlo Animato
Multiples refutaciones y pruebas contra los cargos de los señores académicos, en defensa del documento Miccinelli, conocido como HR.

-Clara Miccinelli
Breve clarificación e ilustración de los documentos Miccinelli ambos dirigidos a los señores academicos.

-Laura Laurencich Minelli (Università di Bologna)
Presentación del documento “Exsul Immeritus Blas Valera Populo Suo”.

-Luigi Altamura (Tribunale Vicariato di Roma, Direzione Investigativa Antimafia, Corte di Appello di Firenze, Corte di Appello di Napoli)
Relazione di consulenza concernente la verifica di scritture.

-Ugo Zoppi (ANSTO, Physics Division)
I documenti Miccinelli: il contributo offerto dalle analisi radiometriche.

-Alessandro Bertoluzza, C.Fagnano, M.Rossi, A.Tinti (Università di Bologna)
Primi risultati dell’ indagine spettroscopia micro-Raman sui documenti Miccinelli (Historia et Rudimenta e Exsul Immeritus).

-Giorgio Gasparotto (Università di Bologna)
Studio al microscopio elettronico a scansione (SRM) e microanalisi EDS delle parole chiave metalliche allegate a “Exsul Immeritus”: indagine preliminare.

-Maurizio Gnerre (Istituto Universitario Orientale, Mapoli)
La telaraña de las verdades: el f.139 del tomo “Cast.33” del Archivium Romanum Societatis Iesu (ARSI)

III sesión: Tradición Andina e Historia Colonial: Guaman Poma y Blas Valera

-Laura Laurencich Minelli (Università di Bologna)
Un aporte de “Exsul Immeritus Blas Valera Populo Suo” y de “Historia et Rudimenta Linguae Piruanorum” a la historia peruana: la figura del cronista Blas Valera.

-Luisa López Grigera (Universidad de Michigan)
Introdución al estudio retórico de “La Primer Corónica” atribuída a Guaman Poma.

-Raquel Chang-Rodriguez (The City College-Graduate center. City University of New York)
Iconos inestables:el caso de la coya Chuquillanto en “Primer Nueva Corónica y Buen Gobierno” (1615).

-Paulina Numhauser Bar-Magen (Depto. de Historia FFLCH/USP)
Una respuesta jesuita a la represión y a la censura en el virreinato peruano del siglo XVI.

-Hidefuji Someda (Universidad de Estudios extranjeros de Osaka)
Las Casas y Guaman Poma sobre el Imperio de los Incas.

-Teodoro Hampe Martínez (Pontificia Universidad Católica del Perú)
Una polémica versión sobre la conquista del Perú: Es autentica la Relación de Francisco de Cháves?

IV sesión: Historia Inca: de los Quipus a las Crónicas

-R.Tom Zuidema (University of Illinois, Urbana)
Guaman Poma, Blas Valera y los escritos jesuitas sobre el Perú.

-Manuel M.Marzal sj (Pontificia Universidad Católica del Perú)
Blas Valera y la verdadera historia incaica.

-Liliana Regalado de Hurtado (Pontificia Universidad Catolica del Perú)
De quipus y de historia incaica en la crónica de Oliva y en otros documentos coloniales.

-Galen Brokaw (Lafayette College)
El quipu como fuente en la “Nueva Corónica” de Felipe Guaman Poma de Ayala.

-Clara Miccinelli y Carlo Animato
Para integración de un debate abreviado por falta de tiempo.

-Francesca Cantù (Universidad Roma Tre)
Guaman Poma y Blas Valera en contraluz: los documentos inéditos de un oidor de la Audiencia de Lima.

 

Las nuevas pistas investigadoras

Al leer las Actas del coloquio de Roma uno se da cuenta que los manuscritos Miccinelli se elevan al rango de fuentes primarias. Las acuciosas pruebas técnicas practicadas a estos documentos concuerdan con las fechas, con los nombres, con las grafías y con los estilos de los dos documentos (ver en las Actas las comunicaciones de: Luigi Altamura, Ugo Zoppi, Alessandro Bertoluzza et al., Giorgio Gasparotto). Es decir atestiguan la autenticidad de los dos testimonios.

También el contenido polémico de estos documentos, que ya tenía una comprobación parcial a través de varias fuentes externas, ahora resulta ratificado en su aspecto mas “novelesco”, como es la información sobre la muerte jurídica de Blas Valera y su composición de la Nueva Coronica y Buen Gobierno. No obstante que ya antes de la celebración del coloquio internacional de Roma, las fuentes externas halladas en el Archivo Histórico Nacional de Madrid por Sabine Hyland (1998) y en el Archivum Historicum Societatis Iesu en Roma por Giuseppe Piras (1998), habían puesto de relieve, las primeras, que las persecuciones infligidas a Blas Valera por el P. General Aquaviva, estuvieron relacionadas a la política evangelizadora del Padre mestizo quien se había enfrentado a las imposiciones de la Inquisición tanto que yo habia llegado a la conclusión que Blas Valera era el jefe de un movimiento cuya base era la nulidad de la conquista hecha con el engaño, es decir la carta de Francisco de Cháves (Laurencich-Minelli 2000b). Las segundas fuentes (Piras 1998) indican que existía una divergencia, en el ámbito de la Compañía: por un lado los “rigurosos”, que respetaban y obedecían a la Inquisición, a la jerarquía española y a su imposición de evangelizar haciendo tabula rasa de las culturas precedentes, por el otro el grupo de los jesuitas “celantes”, es decir los que soñaban con reconstituir la iglesia primitiva en las nuevas tierras de Sur América, como el P. Martín de Funes; además este Padre curiosamente muere en su complejo intento de ayudar al P. Diego de Torres en obtener la aprobación de establecer las Reducciones jesuíticas en el Paraguay.

También el tema de la escritura mediante quipus había tenido una comprobación en el atento estudio de Sabine Hyland (en imprenta) sobre el poco conocido Libro I de Ophir de España, de Fernando Montesinos: de allí se infiere que existía una tradición de escritura secreta mediante quipus “usados en lugar de letras” en el Perú y especialmente en la corte de Atahuallpa. Ahora, desde la lectura de las Actas, se infiere otro elemento en favor del tema de la escritura sobre quipus.

Lo interesante es que, a través de la lectura de este volumen y de manera aún mas clara que en el mismo coloquio, se observa como no solo el contenido de los documentos Miccinelli se entrelazan y se encajan con lo que otros estudiosos han inferido desde las fuentes institucionales (a menudo sin darse cuenta de estas posibilidades) pero también que tres fuentes externas (cfr. en las Actas la carta presentada por M. Gnerre y las dos objeto de la comunicación de F. Cantù) brindan una verificación cabal del contenido de estos documentos.

Las Actas del coloquio de Roma abren muchas nuevas pistas de investigación entre las cuales: 1) la nueva versión de la conquista; 2) la tensión entre la Compañía de Jesús y la Inquisición en el virreinato peruano del siglo XVI; 3) la muerte jurídica de Blas Valera y su vida hasta el 1619; 4) la Nueva Coronica y Buen Gobierno como obra concebida por el P. Blas Valera; 5) la escritura mediante quipus y textiles.

1) La nueva versión de la conquista

La polémica versión de la conquista que proporcionan los documentos Miccinelli respecto a las fuentes convencionales pueden ser delineadas mejor gracias a las dos cartas que el lic. Francisco de Boan dirigió , a don Pedro Fernández de Castro, Conde de Lemos, virrey de Nápoles (1610-1616), desde el virreinato del Perú, fechadas respectivamente en Lima el 28 de marzo 1610 y el 31 de octubre 1611, con el propósito de pedirle favores a cambio de sus servicios. Cartas que la historiadora Francesca Cantù halló en un archivo publico, o sea que son documentos externos a los documentos Miccinelli : el Archivo de la Secretaria de los Virreyes (Archivio di Stato di Napoli) y que son objeto de su lúcido articulo publicado en las Actas.

En la primera carta escrita por la pluma del lic. Boán se da testimonio de como la censura dictaminada por Francisco Pizarro no tuvo un éxito total de manera que se concretiza el testimonio del capitán Francisco de Cháves, como testigo del envenenamiento perpetrado por Pizarro en Cajamarca.

En la segunda carta, el lic. Boan, aprovechándose de la libertad que le proporcionaba la escritura cifrada se permitió ser todavía mas claro: en este documento relata como ha llevado adelante personalmente, probablemente a pedido del Conde de Lemos, una detenida investigación de las relaciones escritas sobre la conquista y dice haber encontrado “una memoria de las hazañas de Cajamarca no sometida a censura” escrita por el hidalgo Alonso de Briceño, en la cual se denuncian tanto el veneno de Pizarro, como las falsas cuentas de Riquelme y Salcedo, los nombres del grupo que despreciando una victoria sin honra y sin gloria, no perdonaron al Marqués, y transcribe los nombres de estas personas : Francisco de Cháves, Diego de Mendana, Diego Mendez, Rodrigo Orgonez, García Martín, J. de Padilla, Diego de Aguilera, Hernando de Mercado, Rodrigo de Ibarra, Francisco de Albarrán. De manera que podemos sostener que no solo la carta de Francisco de Cháves se habia escapado a la censura sino que también la Memoria de Alonso de Briceño. Boán le agrega al Virrey que esta ultima esta en sus manos y sugiere la conveniencia de destruirla.

Todo eso pide ulteriores investigacion ya sea sobre la censura de Pizarro, ya sea sobre el tema de la divergencia entre los “rigurosos” y los “celantes” en el ámbito de la Compañia, su idea de evangelización de la provincia del Perú y su peso politico hacia la corona de España y el Papato. Además plantea una búsqueda detenida en los archivos de Lima y demás, en el intento de ulteriores averiguaciones sobre el grupo contrario a la conquista del Perú efectuada con el engaño y sobre eventuales otros escritos del grupo antipizarrista sobrevividos a la censura de Pizarro, al igual que si la Memoria de Alonso de Briceño escampó a la destrucción sugerida por el lic. Boán.

Estas evidencias sugieren también la urgencia de reinterpretar, a la luz de la censura impuesta por Pizarro, las fuentes oficiales sobre la conquista del Perú.

 

2) La tensión entre la Compañía de Jesús y la Inquisición en el virreinato peruano del siglo XVI

En el lúcido artículo de Paulina Numhauser (ver las Actas) que examina la posición del Virrey Francisco de Toledo (1569-1580) hacia la Compañía, se analiza el problema de la represión a la política evangelizadora jesuítica tomando como base el asentamiento minero de Potosí, ciudad fundamentalmente indígena y donde, gracias a un sistema particular de explotación de la plata, los Indios mineros lograron hacerse de cantidades considerables de metal que llevaban a vender al mercado de Potosí. Sin embargo los jesuitas que llegaron el año 1576 al lugar decidieron atacar este sistema, declarando que los Indios vendían metal robado, lo que equivalía a golpear en el corazón el sistema socioeconómico implantado por Toledo. Esto le valió a los jesuitas ser expulsados de Potosí el año 1578, momento en que se inicia una fuerte represión contra la Orden. La estudiosa analiza el proceso y la sentencia final contra el P. Luis López (1576) acusado de herejía, apostasía y crimen de lesa majestad, a causa de haber escrito un manuscrito en que, en 62 esquemáticos ítems, atacaba duramente al Rey y a su administración por su responsabilidad en el gobierno del Perú condicionando los justos títulos del monarca a poseer el Perú. El estudio de este manuscrito permite a Paulina Numhauser sostener que los planteamientos que López expone, de manera esquemática, fueron los que posteriormente desenvolvieron los jesuitas autores de la Nueva Coronica.

Por otro lado la comunicación de Laura Laurencich M. sobre la figura de Blas Valera (ver las Actas), pone de relieve una posible relación entre la utopía valeriana, la del P. Diego de Torres (que además era amigo del mismo Blas Valera) y las dificultades que pasó el P. Martin de Funes para concretizar su propia utopía tanto que la Laurencich (ibd.) supone que la utopía valeriana era la punta de un iceberg, es decir de un movimiento mas amplio del cual eran partícipes gran parte de los jesuitas.

¿Es posible que esta utopía se insertara en las ideas de los “celantes” a las cuales se refiere Piras (1998)? En esta dirección habría que dirigir ulteriores pesquisas. También hay que estudiar las relaciones ideológicas entre Blas Valera, Martin de Funes-Padre Torres y Luis López y el intento de los cuatro de fundar un “estado” indígena, intento que solamente el P. Torres logró a través de las Reducciones del Paraguay . No último, hay también que investigar ulteriormente la muerte improvisa del P. Martin de Funes que, en el telón de fondo, parece recordar la muerte jurídica de P. Blas Valera.

 

3) La muerte jurídica de Blas Valera y su vida hasta el 1619.

El tema de la muerte jurídica de Blas Valera y de su regreso a escondidas al Perú como hombre “muerto” al cual se refieren los dos documentos jesuíticos EI y HR , es ratificado por la carta anónima, que a través del examen grafoscópico (ver Altamura en las Actas) resulta claramente escrita por la mano de Blas Valera. Este importante documento fue hallado por Maurizio Gnerre en el archivo del ARSI (Roma) y fechada en Alcalá 25 de Julio 1618 (ver Gnerre en las Actas). En esta carta, escrita en latín pero prudentemente en forma simbólica, de manera tal que solamente quien esta al tanto del asunto puede entenderla, el P. Blas recuerda al P. general Muzio Vitelleschi, su propia muerte simulada y su odisea para seguir escribiendo. Además le avisa que su misión de componer la obra destinada al Rey, es decir la Nueva Coronica, estaba cumplida y que el opúsculo con sus propias memorias y antiguas cosas, o sea el ms. EI, estaba listo y esperaba al mensajero del Padre General para que se lo entregara: es decir indirectamente nos informa también que el General estaba al tanto y posiblemente de acuerdo con la misión cumplida por el P. Valera “muerto” en el Perú.

Este asunto es nuevamente ratificado a través de las dos cartas del lic. Boan (ver Cantù en las Actas) que testimonian la figura del mestizo “muerto” todavía vivo en Lima. En la primera (1610), es presentado como un mestizo que decía no saber su nombre pero que llamaban Ruiruruna (es decir con el apodo del abuelo materno de Blas Valera , de acuerdo a EI). Un indio desataviado y amigo de pleitos (Guaman Poma), sigue el lic. Boan, es lo que le proporcionó un dibujo, que dice haber quitado a Ruiruruna: dibujo realizado en el claro estilo de aquellos que componen la Nueva Coronica, pero coloreado a la acuarela y que representa nada menos que a Francisco de Cháves escribiendo su carta de denuncia al Rey, dibujo que es añadido por el lic. Boan a su carta. En la segunda carta (1611) el Licenciado describe al padre Blas Valera con trazos mucho mas definidos, aunque sin mencionar a su nombre, como el jesuita “muerto que resucitó”. Además el lic. Boan acusa, pero sin especificar los nombres, a unos jesuítas testarudos que, según él, son los que difunden los documentos escapados a la censura de Pizarro y que por lo tanto es necesario purgar a la Compañía de “semejantes humores”: en tres renglones, nos proporciona una clara alusión a la historia compleja vinculada al asentamiento de la Compañía de Jesús en el Perú y atestigua que Pizarro censuró las fuentes oficiales sobre la conquista.

Todo esto abre también la posibilidad de ulteriores investigaciones sobre la figura del padre Blas Valera y su vida después de haber sido declarado muerto jurídicamente, es decir entre el período de 1597 y 1619.

 

4) La Nueva Coronica y Buen Gobierno como obra concebida por el P. Blas Valera

La búsqueda del verdadero autor de la NC fue el hilo conductor que dictó el guión principal de todo el coloquio.

En el ms.EI (ver Laurencich-Minelli en las Actas), Blas Valera se preocupa mucho en sustentar que la NC era trabajo suyo y no de Guamán Poma; lo escribe varias veces : en el capitulo “De meis operibus”, en el addendum c.VI incluyendo además el medallón que encierra el contrato por el que Guamán Poma permitió el uso de su firma a cambio de un caballo y de una carreta. Este contrato según específica Valera en EI, resultó necesario porque Guamán Poma, a cambio de su silencio sobre la autoría de la NC, seguía pidiéndole, a Gonzalo Ruiz, mas y mas dibujos para un Mercedario. El mismo padre Oliva en el ms. HR casi cuatro lustros después, se preocupa en afirmar, que Guamán Poma prestó a Valera su nombre para la NC.

La declaración repetida de que fue Valera el autor principal de la NC, tanto en la HR como en el EI, es importante, no sólo para determinar la paternidad de esta obra, sino también porque la NC era el instrumento con el cual Valera pensaba llegar, antes que nada, al Rey y comunicarle su utopía, para así obtener el reconocimiento cultural y político de su gente, los indios; en una segunda etapa quería llegar a todos los peruanos para que conocieran sus propuestas referentes a la solución de la babélica situación en la cual vivía el Perú tras la conquista.

La afirmación que la NC fue concebida por Valera y que Guamán Poma fue solo su testaferro e informante esta claramente confirmada, en todos los detalles, en una fuente externa: la carta que Blas Valera escribe al P. General Muzio Vitelleschi el 25 de julio 1618 (ver Maurizio Gnerre en las Actas) de la cual, además se infiere que el mismo Padre estaba al tanto de la cosa y tácitamente aprobaba la idea utópica que estaba a la base de la NC, al igual que la misma NC y el hecho de llegar al Rey con este documento .

Además el asunto de que Guamán Poma no pudo ser el autor de la NC es ulteriormente comprobado con lo que otros estudiosos han inferido desde la misma NC. Por ejemplo el análisis del texto de la NC que realiza José Alejandro Cárdenas Bunsen (ver las Actas) quien concluye que el texto fue escrito al dictado: todos los que escriben saben que es casi imposible para un autor, escribir su propia obra al dictado a menos que le hubiera pedido ayuda a un copista. Esta fue, en cambio, la manera de trabajar de los jesuitas en la NC de acuerdo a HR y EI: Blas Valera compuso el trabajo, Oliva lo ayudó en enredarlo de manera que no se dieran cuenta que la obra era suya, Guamán Poma contó sobre su vida y sus andanzas y Gonzalo Ruiz escribió lo que el “grupo” le iba dictando.

El análisis de las ilustraciones de la NC de Augusta Schröder de Holland (ver las Actas), concluye que el dibujante fue persona joven con vista aguda, en contraste con la edad declarada de Felipe Guamán Poma de Ayala, y que probablemente realizó también algunos murales de la iglesia jesuítica de Oropesa. Además Luisa Lopez Grigera (ver las Actas) demuestra, al análisis del texto de la Nueva Coronica, que su autor lo construye de acuerdo a la compositio retórica de Aristóteles cuyo texto estaba escrito en latín y era obligado en el último curso de los studia humanitatis de la escuela de los jesuítas; es decir el autor de la NC no puede ser Guamán Poma de Ayala que no conocía el latín: o era un jesuíta o había estudiado en las escuelas de los jesuítas.

Por fin la comunicación de Juan M..Ossio (ver las Actas) nos aclara quién fue el mercedario que recibió los dibujos que Guamán Poma le pedía a Gonzalo Ruiz: Martin de Murúa.

De toda esta problemática surge la urgencia de analizar ulteriormente la NC bajo la nueva perspectiva que su verdadero autor no es el indio Guaman Poma, que pasa al rango de informante mayor y testaferro, pero el mestizo que se sentía indio, el P. Blas Valera. Hay que estudiar detenidamente la figura suya y de los colaboradores, en manera especial la del escriba y dibujante Gonzalo Ruiz, su producción artística afuera de la NC y, entre otros, determinar la mano que pintó los murales de la iglesia jesuítica de Oropesa pero también hay que profundizar la figura de Guamán Poma y de sus relaciones con Martín de Murúa y con los jesuitas.

Con el intento de comprender el mundo de Blas Valera y del grupo de los jesuítas colaboradores, no se puede dejar de completar el análisis de la retórica y de las ilustraciones de la NC, que hay que leer también en su nivel más secreto, lo que esta “escrito” sobre los tocapus y del cual Oliva, en HR, nos proporciona la llave (Laurencich-Minelli 1996:99-113). Además se nececita realizar un cuadro completo de las ” faltas” crónicas del castellano y de la manera de redactar el quechua y el aymará de la NC.

 

5) La escritura mediante quipu y textiles

También esta pista investigadora que proporcionan los documentos Miccinelli tiene comprobación en las Actas.

Los documentos Miccinelli afirman que los quipus y los textiles son como nuestros libros y Blas Valera (en EI) sostiene que el tenía toda la vida de los Incas escrita sobre quipus y que con estos quipus deseaba ser sepultado (Laurencich Minelli 1996, 2000a, 2001 y la presentación de EI en las Actas).

Galen Brokaw (ver las Actas), al analizar la estructura de las biografías de los Incas en la NC y comparándolas con los textos sacados de los quipus de los quipucamayoc Collaspina et al.(1921), concluye que presentan el mismo esquema, es decir las biografías de los Incas en la NC fueron probablemente sacadas de los quipus que Blas Valera tenía.

Eso nos induce a seguir buscando en colecciones y mediante investigaciones arqueológicas en Ecuador, Perú y Bolivia, a los eventuales quipus regales (capacquipus) sobrevividos a la destrucción sea de la conquista sea, a la anterior, que hizo Atahuallpa en su intento de revisar la historia de los Incas (de la cual refiere la NC). También hay que seguir buscando a los minuscúlos textiles que forman las palabras llaves (ticcisimi) sueltas, es decir que no han sido insertadas en los quipus y, por lo tanto, mas facilmente escampadas a la destrucción. Además no hay que dejar con las investigaciones sobre la lectura y los análisis de los quipus numéricos de posición, al igual que de los textiles y de los números que los tocapus y otras telas antiguas peruanas llevan “escritos” (Laurencich-Minelli, en imprenta). Se abre también la posibilidad de buscar a la tumba de Blas Valera en Alcalá de Henares, probablemente sin lapida a causa de su falsa muerte en 1578, en la Iglesia de los jesuitas de Alcalá: eso con la esperanza de que un ambiente seco pudo haber preservado sus quipus.

Palabras finales

En el año 2002 los estudiosos pueden ser tentados de creer que ya todo esta conocido sobre la historia de la conquista del Perú, que las opiniones repetidas corresponden a hechos ciertos y que ya en los archivos y en las bibliotecas no se logra encontrar más que detalles repetitivos e insignificantes de ese pasado. De manera que en lugar de medirse en la difícil y lenta lectura de manuscritos guardados en archivos y bibliotecas que puedan proporcionar algo nuevo, hay quien prefiere seguir repitiendo los hechos considerados “ciertos” lo que, por lo menos, tiene la ventaja de ahorrar esfuerzos y de no molestar a los grandes Solones que piensan haber escrito definitivamente la Historia.

Se equivocan quienes piensan así: primeramente porque la historia de la conquista del Perú esta trazada sobre unos pocos puntos conocidos y muchos desconocidos; en segundo lugar porque la historia es una continua investigación y finalmente porque los archivos y bibliotecas siguen proporcionando fuentes inéditas tan importantes como las que nos brindan las Actas del coloquio de Roma: estas, en cambio, inducen a continuar pesquisando entre viejos legajos porque sin duda todavía, en este año 2002, quienes nos dedicamos a este apasionante campo de estudios podemos aspirar a continuar sorprendiéndonos.

 

Obras citadas

-Borja de Medina Francisco 1999 -Blas Valera y la dialéctica “exclusión del otro”-, Archivum Historicum Societatis Iesu, Anno LXVIII, F.136, Roma

-Collaspina, Supno y otros quipucamayocs, 1921 (1542/1608), Discurso sobre la descendencia y gobierno de los Incas. Informaciones sobre el antiguo Peru, ed. Horacio H. Urteaga, Lima, Sanmartí y Cía.

- Hyland Sabine, “The imprisonment of Blas Valera: Heresy and Incas History in Colonial Perù”, The Colonial Latin American Historical Review, 1998,pp.43-58.

-Hyland Sabine, “Woven Words: the Royal Quipus of Blas Valera”, in: Explorations of Narrativity in Andean Khipus, J.Quilter and G.Urton eds., Dumbarton Oaks, Washington, en imprenta.

- Laurencich-Minelli Laura, La scrittura dell' antico Perù. Un mondo da esplorare. CLUEB, Bologna, 1996.

- Laurencich-Minelli Laura, "Un estorbo o un acontecimiento? Nota sobre la autenticidad del documento jesuítico Historia et Rudimenta Linguae Piruanorum". Anthropologica, Lima, 1998,pp.349-368.

- Laurencich-Minelli Laura,Los textiles peruanos del documento “Exul immeritus Blas Valera populo suo”: una propuesta de lectura”. Actas de la Jornada Internacional sobre Textiles Precolombinos, ed. Victoria Solanilla, Department d’Art, Universidad Autonoma de Barcelona, 2000, pp.154-176 (2000a).

- Laurencich-Minelli Laura, “Blas Valera leader di un movimento neo-inca cristiano? Una prova ulteriore dell’autenticità del manoscritto “Historia et rudimenta lingua piruanorum”. In: Studi Americanistici, a cura di G. Gallinari, CNR, Cagliari, 2000, pp. 271-296 (2000b)

- Laurencich-Minelli Laura, “Breve reseña de los documentos Micinelli en el ámbito del Simposio “Guaman Poma de Ayala y Blas Valera: tradición andina e historia colonial. In Espéculo, revista informática de estudios literarios, Universidad Complutense, Madrid,vol.VI, pp. 1-8, 2000 (2000c).

-Laurencich-Minelli Laura, Il linguaggio magico-religioso dei numeri, dei fili e della musica presso gli Inca, Esculapio, Bologna, 2001.

- Laurencich-Minelli Laura, Una propuesta de lectura de los numeros “escritos” sobre textiles incas, en: Actas de la II Jornada sobre textiles precolombinos, Barcelona 23-25 de Abril 2001, Victoria Solanilla ed. Department d’Art, Universidad Autonoma de Barcelona, en imprenta.

-Laurencich-Minelli Laura e C. Miccinelli e C. Animato, “Il documento seicentesco"Historia et Rudimenta Linguae Piruanorum”, Studi e Materiali di Storia delle Religioni, 1995(1996), pp.363-413.

- Laurencich-Minelli Laura, C.Miccinelli e Animato C., "La Lettera di Francisco de Chaves a Sua Maestà il Re. Un inedito del XVI secolo”. Studi e Materiali di Storia delle Religioni, 1998,pp.57-90

- Laurencich-Minelli Laura e C. Miccinelli, "Historia et Rudimenta Linguae Piruanorum: una nuova fonte etnostorica sui primi tempi della colonia spagnola nel Perù". Etnostoria 1/2, Palermo 1997, pp. 35-118.

- Laurencich-Minelli Laura, C. Miccinelli e Animato C."Il documento Historia et Rudimenta Linguae Pirunorum". Studi e Materiali di Storia delle Religioni. Vol.61,2, 1995 (1997),pp.363-413.

- Piras Giuseppe, Martin de Funes S.I. (1560-1611) e gli inizi delle riduzioni dei gesuiti nel Paraguay, Edizioni di Storia e Letteratura, Roma, 1998.

 

© Laura Laurencich Minelli 2002
Espéculo. Revista de estudios literarios. Universidad Complutense de Madrid

El URL de este documento es http://www.ucm.es/info/especulo/numero20/act_colo.html