Espéculo

Reseñas, críticas y novedades

 


    
P. Álvarez de Miranda (comp.)

    
Lexicografía Española Peninsular. Diccionarios Clásicos (I y II) CD-ROM

 


 

El CD-Rom Lexicografía Española Peninsular. Diccionarios Clásicos (I y II), forma parte de un gran proyecto de la Fundación Histórica Tavera que tiene como objetivo la reproducción digital de obras fundamentales en la cultura ibérica, iberoamericana e iberoasiática publicadas durante los siglos XVI al XIX. Este proyecto se está convirtiendo en una realidad gracias al apoyo financiero de Mapfre Mutualidades. El volumen se integra dentro de la biblioteca virtual de textos clásicos para la historia cultural de los países hispanoamericanos.

El soporte técnico aconsejable para la consulta de estos CD-Rom es un PC con 8MB de memoria RAM (recomendable 16 MB), MS-DOS 6.0 y Microsoft Windows 3.1 o superior. Es necesario que el disco duro disponga de al menos 10MB libres para la base de datos; monitor SVGA y lector de CD-Rom.

DIGIBIS, la empresa encargada del desarrollo técnico de la obra, ha hecho un gran trabajo en la edición de la misma, lo que no constituye una sorpresa por su gran experiencia en la reprodución y distribución de publicaciones digitales en diversos soportes de obras de tema lingüístico y literario. Muestra de ello son, entre otras, las Obras completas de Menéndez Pelayo, así como los Boletines de la Biblioteca Menéndez Pelayo o las Obras completas de Miguel Hernández con la reproducción de manuscritos del autor.

La obra, estructurada en dos CD-Rom, recoge la reproducción facsímil e íntegra de los siguientes diccionarios del español publicados en España durante los años 1495 y 1847:

El Vocabulario Español-Latino de Elio Antonio de Nebrija (Salamanca, 1495?) y los seis volúmenes del Diccionario de Autoridades de la Real Academia Española (Madrid, 1726-1739) aparecen en el CD-Rom I.

El Tesoro de la lengua castellana, o española de Sebastián de Cobarruvias (Madrid,1611), Diccionario castellano con las voces de ciencias y artes [3 vol.] de Esteban de Terreros y Pando (Madrid, 1786-1788), Diccionario nacional ó gran diccionario Clásico de la Lengua española de Ramón Domínguez Ortíz (Madrid,1847), y el Nuevo diccionario de la Lengua castellana que comprende la última edición íntegra muy rectificada y mejorada del publicado por la Academia Española... (París,1847), son las obras lexicográficas que configuran el segundo CD-Rom.

La edición de las obras aparece precedida de una introducción de Pedro Álvarez de Miranda, en la que, con el rigor que caracteriza a este profesor, hace una presentación de las distintas obras lexicográficas que recoge la Lexicografía Española Peninsular. En un principio expone el criterio que se ha seguido en la selección de los seis diccionarios reproducidos: elegir las obras lexicográficas españolas publicadas entre finales del siglo XV y el siglo XIX que suponen un hito dentro de la historia de la lexicografía española, tanto preacadémica (Nebrija y Covarrubias), como académica (el Diccionario de Autoridades) y la posterior a la publicación del primer diccionario académico (Terreros, Domínguez y el Nuevo diccionario...). Especial énfasis pone Álvarez de Miranda en aclarar el sentido con que ha de entenderse el significado del adjetivo español referido a las obras lexicográficas. No es suficiente con que una obra lexicográfica, entiéndase tanto un vocabulario, glosario, repertorio o cualquier otra, contega alguna palabra en español, para que ésta pueda ser calificada como un diccionario del español; es imprescindible que el lema, es decir, la lengua de partida utilizada en cada una de las entradas sea el español, y está claro que ese requisito lo cumplen claramente los seis diccionarios reproducidos en estos dos CD-Rom, independientemente de que se trate de diccionarios bilingües (así el Dictionarium ex hispaniensi in latinum sermonem de Nebrija, conocido como Vocabulario español-latino, a partir de la reproducción facsímil que del mismo hizo la Academia, a pesar de que la intención de su autor fuera escribir una obra destinada, al igual que el Lexicon, a la enseñanza del latín), o monolingües, como lo son los cinco restantes.

A continuación se presenta una monografía de cada uno de los diccionarios reproducidos, que aunque breve, ofrece al consultor la información suficiente sobre la estructura, características, así como las relaciones y divergencias que existen entre los seis diccionarios reproducidos y los intereses, a veces muy dispares, perseguidos por los autores de cada uno de ellos. Destacan en especial las páginas dedicadas al Tesoro de la lengua castellana o española de Sebastián de Covarrubias, en las que explica y ejemplifica dos de las notas predominantes en este diccionario: su enciclopedismo y su preocupación por la etimología; y las explicaciones que encontramos sobre el Diccionario castellano con las voces de ciencias y artes del jesuita Terreros, el primer diccionario de nuestra lengua que incluye tecnicismos, puesto que el proyecto de la Real Academia de escribir un diccionario que recogiera las voces de las ciencias y las técnicas se ha quedado, hasta el momento, sólo en eso, en un proyecto.

El consultor interesado en la génesis y características de estas obras lexicográficas puede encontrar más amplia información en los ya célebres trabajos de Manuel Seco sobre Covarrubias y la lexicografía extraacadémica, en especial los dedicados al Diccionario de Domínguez, recogidos en Estudios de lexicografía española [1], así como en el discurso de recepción de Lázaro Carreter en la Real Academia [2]; pues lo interesante de la obra reseñada no es la información teórica que sobre historia de la lexicografía española nos pueda proporcionar, que, como ya hemos señalado más arriba, no es nada desdeñable, sino la facilidad que nos ofrece de poder consultar las seis obras más importantes de la lexicografía española, dentro del periodo señalado, con unos medios, hasta hace muy poco, ni siquiera imaginados. Pues si bien, del primer diccionario académico, del Vocabulario de Nebrija, el Tesoro de Covarrubias y el Diccionario castellano de Terreros, existen ediciones fácilmente accesibles, no ocurre lo mismo con las obras de Domínguez y Salvá. Además, los medios informáticos permiten, como señalaremos a continuación, unas facilidades de consulta muy interesantes.

La primera pantalla presenta una relación de todas las series publicadas por la Colección Clásicos Tavera. En esta pantalla las opciones OBRAS, BUSCAR, INTRODUCCIONES e IMPRIMIR, permiten, respectivamente el acceso al listado de todos los diccionarios contenidos en los CD-Rom activos, la búsqueda de la obra requerida en el CD-Rom correspondiente, la consulta de las introducciones, así como la posibilidad de imprimir esta primera pantalla.

Mediante la opción BUSCAR se le ofrece al consultor una pantalla con la información de los títulos de las obras, sus autores, lugar y fecha de edición, así como el CD-Rom en que se halla. De entre las varias posibilidades de consulta que presenta esta pantalla, destacamos la de VER ÍNDICES. Al carecer todos los diccionarios reproducidos de índices, se han elaborados tablas que permiten la consulta de las partes de las obras que interesen al consultor. Estas tablas están precedidas de una completa ficha bibliográfica en donde se encuentran los datos de título completo del diccionario seleccionado, autor, lugar y fecha de publicación, editor, número de páginas, soporte original, así como el estado de conservación de la obra y las incidencias bibliográficas que se consideran pertinentes.

Una vez seleccionado un diccionario mediante la opción VER, se puede acceder a una página determinada de la obra, aumentar o disminuir el tamaño de la imagen observada, ajustar el tamaño para que se vea en todo su ancho, rotar la imagen a la izquierda y a la derecha, ajustar el brillo y el contraste, invertir los colores, etc.

Esta somera descripción de Lexicografía Española Peninsular. Diccionarios Clásicos (I y II), permite comprobar sus múltiples posibilidades de consulta y lo útil que dicha obra resulta tanto para el lexicógraco teórico como para todos aquellos que se dedican a la laboriosa, difícil y nunca suficientemente reconocida tarea de elaborar un diccionario, así como para todo tipo de estudios lingüísticos. Creemos que la publicación de estos dos CD-Roms en 1998 pasó casi desapercibida para una buena parte de los estudiosos de los temas lingüísticos en general y de los lexicógrafos en particular; desconocemos si esta falta de repercusión ha sido debida a una escasa distribución de la obra; si realmente éste ha sido el motivo, esperamos que pronto se subsane.

El complemento idóneo de esta obra ha sido la publicación en fecha reciente (2001), también en soporte digital (en este caso en DVD) de todas las ediciones del diccionario académico en edición de Espasa-Calpe.

Ana Mª Rodríguez Fernández
Universidad Complutense de Madrid

 

Notas:

1.- M. Seco, Estudios de lexicografía española, Madrid, Paraninfo, 1987.

2.- F. Lázaro Carreter, “El primer diccionario de la Academia”, en Estudios de lingüística, Barcelona, Crítica, 1980, pp.83-148.


El URL de este documento es http://www.ucm.es/info/especulo/numero16/cd_dicci.html



Espéculo. Revista de estudios literarios
(Universidad Complutense de Madrid) 200