Editorial (2)


Las universidades públicas argentinas
condenadas al silencio

A la situación dramática que Argentina está viviendo se añade cada día un nuevo despropósito. La empresa Telecom ha dado un ultimatum: si no se paga la deuda, se desconectarán de la Red las Universidades e instituciones públicas educativas. "El Estado Nacional le debe a la empresa telefónica 374.771,75 pesos por la provisión de acceso a la web. El plazo para pagar caduca el próximo jueves 25", leemos en el diario bonaerense Página 12, con el expresivo titular "El silencio electrónico acecha" (12/07/2002). En el mismo texto se señala que "dejarían de funcionar todos los subdominios identificados como “edu.ar”."

Si no se remedia, a los males que ya padecen, añadirán el aislamiento internacional, además del interno. El perjuicio educativo e intelectual que esto supone es de tal alcance que supondrá un aceleramiento del deterioro al que se ven dirigidos

Prescindiendo, por obvios, de los perjuicios que el aislamiento internacional e interuniversitario supone, y utilizando los únicos términos que hoy en día parecen entenderse y manejarse -los económicos-, el cierre de la red universitaria argentina supone eliminar una de las mayores fuentes de ahorro de las que los centros disponen. La red permite compartir recursos, accesos a bibliotecas y fuentes de información, desarrollo de proyectos nacionales e internacionales, etc...

Cortando la red, lo único que se hace es 1) multiplicar los gastos existentes en las actividades en curso; y 2) condenar a la inoperancia, por falta de recursos e instrumentos, a aquellos que ya están produciendo efectivamente hasta el momento.

Los lectores de esta revista son testigos afortunados de la importante aportación argentina a la creación de una comunidad intelectual -cultural, hispana-, de ámbito internacional. Cerrar la red universitaria es cortar parte de esa comunidad, es decir, que todos perdamos una parte importante de nosotros mismos.

Sean quienes sean los responsables o aquellos que tengan en su mano la decisión de resolver esta cuestión, deberían dar prioridad a los recursos para que este despropósito intelectual no se produjera.

Una parte importante del futuro de Argentina pasa por la mejor formación posible de sus generaciones, y la red es un instrumento de primer orden para contribuir a hacerlo. Desde aquí nuestro apoyo, solidaridad y enérgica protesta. El día 25 de julio, si se cumple el ultimatum empresarial, podría ser uno de los que se recuerden como "días negros" en la historia de Internet.

Joaquín Mª Aguirre Editor

12/07/2002


El Ministerio de Economía pagó lo que debía
a su servicio de Internet

"El Ministerio de Economía de la Nación canceló la deuda de 347 mil pesos que mantenía con Telecom en concepto de servicio de Internet y correo electrónico brindado a las universidades nacionales y privadas, según informó el titular de la Red de Interconexión Universitaria (RIU), Mario Barletta. De esta manera, las casas de altos estudios de todo el país seguirán contando con el servicio básico, que estuvo a punto de ser interrumpido según había advertido el propio Barletta hace dos semanas." (Clarin.com, 26/07/2002)


El URL de este documento es http:/www.ucm.es/info/especulo/numero21/21beditor.html