Espéculo

  Reseñas, críticas y novedades

 

 

José Jurado Morales

La trayectoria narrativa
de Carmen Martín Gaite
(1925-2000)

  

 

Contenido

Palabras preliminares

Capítulo Primero. La Narrativa de Carmen Martín Gaite en la posguerra

1. Apunte biográfico

2. El marco histórico

2.1. Una posguerra y dos grandes etapas

2.2. El discurso político: tradicionalismo y autoritarismo

2.3. El discurso nacional-católico: moralismo y adoctrinamiento

2.4. La actitud existencialista

3. El contexto literario

3.1. La Generación del Mediosiglo

3.2. Revista Española y el Neorrealismo

3.3. Del neorrealismo de los cincuenta a la renovación narrativa de los sesenta

4. La perspectiva del lector: cultura de masas / cultura de minorías en la posguerra

5. Los mundos de ficción: Entre visillos (1958), Ritmo lento (1963)

5.1. La adaptación al discurso oficial. Los personajes secundarios

5.2. De la perspectiva foránea de Pablo Klein al inconformismo de Natalia

5.3. David Fuente: el cuestionamiento de la sociedad y la marginación personal

6. Aspectos narratológicos

6.1. Entre visillos

6.2. Ritmo lento

Capítulo Segundo. La Narrativa de Carmen Martín Gaite en la transición

1. Apunte biográfico

2. El marco histórico

2.1. De la dictadura a la democracia

2.2. La recuperación de las libertades

2.3. De la esperanza al desencanto

3. El contexto literario: la narrativa de los años setenta

4. La perspectiva del lector: la politización de la vida cultural en la transición

5. Los mundos de ficción: Retahílas (1974), Fragmentos de interior (1976), El cuarto de atrás (1978)

5.1. De la comunicación imposible al interlocutor soñado

5.2. La novela del desencanto

5.3. El triunfo de la comunicación: de los ensayos a las novelas

5.4. La magia de la palabra y el reconocimiento de sí mismos

5.5. La revisión del pasado: un modo de catarsis

5.6. La fantasía como vía para la construcción de la persona

5.7. Metaliteratura y autoanálisis

6. Aspectos narratológicos

6.1. Retahílas

6.2. Fragmentos de interior

6.3. El cuarto de atrás

Capítulo Tercero. La Narrativa de Carmen Martín Gaite en ladDemocracia

1. Apunte biográfico

2. El marco histórico

2.1. La estabilidad de la democracia

2.2. El discurso de la democracia: hacia la posmodernidad

2.3. La desorientación del sujeto

2.4. El refugio en la intimidad

3. La perspectiva del lector: el elevado consumo en la democracia

4. El contexto literario: en torno a la narratividad de inspiración tradicional

4.1. Los mundos de ficción: El castillo de las tres murallas (1981), El pastel del diablo (1985), Caperucita en Manhattan (1990), La Reina de las Nieves (1994)

4.1.1. Sin libertad no hay realización personal

4.1.2. La imaginación: clave de la existencia humana

4.1.3. “Soberano artífice de ti mismo”

4.1.4. La reivindicación de los sentimientos

4.2. Aspectos narratológicos

4.2.1. Caperucita en Manhattan

4.2.2. La Reina de las Nieves

5. El contexto literario: la narrativa intimista

5.1. Los mundos de ficción: Nubosidad variable (1992), Lo raro es vivir (1996), Irse de casa (1998), Los parentescos (2001)

5.1.1. La introspección en clave existencial

5.1.2. La rememoración del pasado: la reconstrucción del espejo

5.1.3. Vida privada, soledad y reflexión

5.1.4. Juegos, libros, cuentos y títeres, o la defensa del mundo interior

5.2. Aspectos narratológicos

5.2.1. Nubosidad variable

5.2.2. Lo raro es vivir

5.2.3. Irse de casa

5.2.4. Los parentescos

Capítulo Cuarto. Conclusiones

1. “Éramos un grupo de amigos”: Martín Gaite integrante de la Generación del Mediosiglo

2. Hacia la estructura actancial básica de sus novelas: la búsqueda de la identidad personal a partir de la constatación de unas carencias

3. Esencia y evolución de los conflictos: el yo frente a la otredad, la alteridad y la mismidad

4. La configuración de los personajes: la realización personal como última pretensión

5. La renovación narratológica: modos narrativos para descifrar la identidad

6. La herencia narrativa: lectores en busca de un sentido a la vida

6.1. El placer estético

6.2. De la identificación a la catarsis

6.3. Prodesse et delectare. ¿Un sentido a la vida posmoderna?

Capítulo Quinto. Bibliografía

1. Bibliografía de y sobre Carmen Martín Gaite

2. Bibliografía general

Índice de nombres y obras

 


Ha muerto Ignacio Aldecoa: los años cuarenta y cincuenta, lo queramos o no, empiezan a ser historia”. Así terminaba Martín Gaite su emotivo artículo “Un aviso: ha muerto Ignacio Aldecoa”, publicado en el ya lejano noviembre de 1969. Desde entonces a esta parte, muchas circunstancias han cambiado en la sociedad española y algunas en su literatura. Los que en el medio siglo se abrían paso con timidez y anonimato por caminos que transitaban nombres consagrados han pasado a ser en la democracia los nuevos consagrados que han servido de referencia a los jóvenes prometedores. Así se escribe la historia: el río fluye. De modo que la literatura del medio siglo se ha cubierto de la gasa venerable que concede la inercia imparable del tiempo. Y como no podía ser de otra forma, los estudios sobre este grupo de escritores no han dejado de crecer en los últimos años. Tampoco la obra novelística de Martín Gaite ha permanecido ajena a todo ello, aunque en su caso se aprecia una insuficiente dedicación crítica al conjunto de una trayectoria, reconocida por la crítica y demandada masivamente por parte de los lectores, jalonada por once títulos: Entre visillos (1958), Ritmo lento (1963), Retahílas (1974), Fragmentos de interior (1976), El cuarto de atrás (1978), Caperucita en Manhattan (1990), Nubosidad variable (1992), La Reina de las Nieves (1994), Lo raro es vivir (1996), Irse de casa (1998) y Los parentescos (2001).

Eludiendo ahora sus poemas de finales de los cuarenta y sus cuentos de principios de los cincuenta, y advirtiendo que Entre visillos data de 1958 y que Los parentescos es de 2001, resulta que su carrera novelística se extiende a lo largo de más de cuarenta años. No hay que ser excesivamente agudo para estimar que ese mencionado paso del tiempo afecta al estado de las cosas. En este medio siglo la mujer, Carmiña, ha madurado, ha gozado y sufrido la vida; la escritora, Carmen Martín Gaite, ha descubierto por medio de la lectura, la conversación y la reflexión nuevos modos literarios; la literatura española ha asistido a la caducidad de antiguas modas y a la implantación de otras nuevas; la sociedad, la economía, la política, la cultura y la educación nacionales han cambiado muchísimo en algunos aspectos y no tanto en otros; en fin, los lectores de hace cincuenta años no son los de la actualidad. Parece, pues, conveniente un análisis de conjunto de sus novelas proyectado desde la evolución de los cambios apuntados, y parece también oportuno dado el carácter cerrado que esta trayectoria ha adquirido tras su muerte en julio de 2000.

Es cierto que con anterioridad otros ya han abordado este objetivo, no obstante en esos intentos por lo común se aprecian dos inconvenientes. En primer lugar, lo que en su fecha pudo ser una novedad y una puesta al día necesaria, con el tiempo ha quedado anticuado, pues la escritora ha ido dando nuevos títulos a la imprenta. Es el caso, por ejemplo, de los estudios de Joan Lipman Brown, Secrets from the Back Room: The Fiction of Carmen Martín Gaite de 1987, o de Carmen Alemany Bay, La novelística de Carmen Martín Gaite de 1990, dos libros que en su momento fueron aportaciones muy actualizadas, pero que evidentemente no recogen la extensa producción de la salmantina correspondiente a los noventa, década en la que publica tantas novelas como en el periodo que va de los cincuenta a los ochenta. En segundo lugar, en los casos de trabajos más recientes, que atienden casi a la totalidad de su narrativa, el problema se plantea desde otro ángulo. Se trata de estudios realizados desde una perspectiva precisa y valiosa pero única, por lo que el resultado se presenta en una dimensión restringida. En esta situación se halla, por ejemplo, Buscando un lugar entre mujeres: buceo en la España de Carmen Martín Gaite de Mercedes Carbayo Abengózar de 1998, cuya interesante y actualizada investigación tiene el inconveniente de presentar una única perspectiva de análisis, la del feminismo. Por consiguiente, el objetivo que pretende La trayectoria narrativa de carmen Martín Gaite se orienta en la medida de lo posible hacia la enmienda de los inconvenientes mencionados mediante el estudio de todas sus novelas desde una perspectiva amplia que integre lo histórico, lo biográfico y lo literario.

Esa perspectiva amplia pivota sobre uno de los ejes que une la trayectoria humana y literaria de la autora: la búsqueda de la identidad personal a partir de la constatación de unas carencias. En efecto, esta búsqueda obsesiva se establece como la verdadera estructura básica sobre la que la escritora construye sus mundos de ficción. Partiendo de confesiones suyas, confrontadas en sus propios textos, se aprecia cómo la mayor parte de sus personajes ansía reconocerse a sí mismos como medio para la realización personal. Sus mundos de ficción recogen el deseo y la lucha de esos personajes por subsanar unas carencias, por lo general de orden afectivo, para así poder optar a la afirmación de su identidad. Esa lucha será variable en función de que el personaje se enfrente a la sociedad homogeneizadora de los cincuenta y sesenta, a la sociedad de cambios que subyace a la transición o a la sociedad individualista de los noventa. De este eje central, que es la búsqueda de la identidad personal, emergen otros temas imbricados y muy recurrentes en su narrativa: la comunicación, la libertad, la revisión del pasado, la memoria, el autoanálisis, los sueños, la fantasía, el amor, la amistad, la reivindicación de los sentimientos... Además, estos temas repercuten en la elección y configuración de los personajes y en los modos narrativos seleccionados para cada ocasión: realista, fantástico, metaliterario, intimista, autobiográfico, memorialístico, experimental, tradicional...

Para cumplir con el objetivo anunciado, en este estudio se parte de un primer punto metódico: el acercamiento a sus novelas con un sentido cronológico. Aunque se trata de un criterio que responde a una concepción muy general, sin embargo parece adecuado en una investigación que pretende descifrar el devenir de una trayectoria literaria. Este acercamiento revela que su novelística ofrece tres etapas diferenciadas, que son los tres grandes bloques sobre los que está organizada la presente investigación: las novelas de la posguerra, las de los años setenta en medio de la transición política y la de los años noventa en plena democracia.

Esta división no parece fortuita a tenor de la consideración de tres factores. En primer lugar y como factor más obvio, resulta evidente que el momento histórico es distinto en cada etapa. Esto, que en principio puede parecer algo ajeno a lo literario, influye con notoriedad en los intereses narrativos de la salmantina: los temas, los personajes, las localizaciones temporales o los marcos espaciales elegidos varían en dependencia directa de la sociedad que los hace nacer y los ha de acoger. En segundo lugar, el grado de madurez vital y literaria de la autora también va evolucionando. Si en los cincuenta y sesenta Martín Gaite es una joven escritora en ciernes felizmente casada con Rafael Sánchez Ferlosio, en los setenta es una escritora consolidada recién separada de su marido, y en los noventa es una escritora de prestigio reconocido que esconde a una mujer solitaria tras la muerte de su hija Marta. En consecuencia, la mujer y la escritora que se enfrentan a cada nuevo proyecto novelístico son la misma persona pero renovada por el paso de los años. En tercer lugar, un repaso por las fechas de publicación de sus novelas anuncia y justifica los tres bloques en que queda organizada esta investigación. Entre 1958 y 1963, es decir, en cinco años, aparecen Entre visillos y Ritmo lento. Luego se asiste a un paréntesis de once años, hasta 1974, en que la salmantina no publica novelas. Entre 1974 y 1978, es decir, en cuatro años, salen Retahílas, Fragmentos de interior y El cuarto de atrás. Luego se asiste de nuevo a otro periodo de silencio novelístico de doce años, hasta 1990. Entre 1990 y 2001, es decir, en once años, da a conocer Caperucita en Manhattan, Nubosidad variable, La Reina de las Nieves, Lo raro es vivir, Irse de casa y Los parentescos. En conclusión, esta revisión detenida de las fechas demuestra cómo sus novelas están ya agrupadas de por sí gracias a la propia proximidad de publicación entre algunas de ellas y al intervalo temporal de vacío productivo, en lo referente a novela, que existe entre unas y otras. Asimismo, se aprecia con claridad cómo los tres grupos de sus novelas se corresponden con momentos muy distintivos en la evolución histórica y literaria de la España de la segunda mitad del siglo XX. En la siguiente tabla se aprecia de un modo gráfico esta distribución natural de su obra:

 

1958-1963
5 años
1963-1974
11 años
1974-1978
4 años
1978-1990
12 años
1990-2001
11 años
Entre visillos
 
Ritmo lento
 Retahílas
 
Fragmentos de interior
 
El cuarto de atrás
  Caperucita en Manhattan
Nubosidad variable
La Reina de las Nieves
Lo raro es vivir
Irse de casa
Los parentescos

 

De acuerdo con esta tabla, los resultados obtenidos aparecen dispuestos en tres capítulos generales conforme a la transformación histórico-cultural de España y a la propia trayectoria novelística de la escritora. El primero está dedicado a sus novelas de la posguerra (Entre visillos, Ritmo lento), cuyos personajes y conflictos están sensiblemente determinados por el ambiente vivido bajo el franquismo. El segundo atiende a las novelas escritas en la transición política de los años setenta (Retahílas, Fragmentos de interior y El cuarto de atrás), en las que sobresalen la mirada analítica del reciente pasado histórico español, la defensa de la comunicación entre los seres humanos y el deseo por renovar los modos de narrar. Finalmente, el tercero está centrado en su producción en plena democracia, donde a su vez se establecen dos grupos según domine en las novelas el peso de lo tradicional (Caperucita en Manhattan y La Reina de las Nieves) o el tono intimista y lírico (Nubosidad variable, Lo raro es vivir, Irse de casa y Los parentescos). A su vez, cada uno de estos tres capítulos está estructurado de un mismo modo, con consideraciones sobre su vida, el marco socio-histórico, el contexto literario y el tipo de lector de cada momento, para ver cómo todo ello determina, de una parte, los mundos de ficción creados, es decir, la elección de los temas y la configuración de los personajes, y, de otra parte, los aspectos narratológicos, es decir, la conformación de la voz narrativa.

José Jurado Morales

 


 El URL de este documento es http://www.ucm.es/info/especulo/numero23/jurado.html



Espéculo. Revista de estudios literarios
(Universidad Complutense de Madrid) 2003