Kostas Karyotakis: Prohibido vivir, 1896 - 1928

Charalampos Dimou


 

   
Localice en este documento

a Adriana Coscarelli

 

Vida: El poeta heleno Kostas Karyotakis vio la luz el día 30 de octubre de 1896 en una ciudad de Peloponeso llamada Trípolis, patria de su madre. Tuvo una hermana mayor y un hermano menor de edad. El matrimonio crió as sus hijos bajo una pedagogía austera. A causa de las obligaciones laborales paternas - era ingeniero civil - la familia de los Karyotakis estaba obligada a trasladarse frecuentemente a otras ciudades del país, como Atenas, Lárisa, Canea, Calamata.

En Canea terminó su bachillerato en 1913 y desde allí se trasladó a Atenas para estudiar Derecho en la famosa Facultad de Derecho de la Universidad de Atenas. Después de su licenciatura en Derecho estudió unos cursos en la Escuela Filosófica de Atenas, pero pronto abandonó sus estudios. Se obligó a prestar su servicio militar, pero logró eximirse a causa de los estudios en la Escuela Filosófica. En 1919 fue nombrado Primer Secretario del Ministerio de Interiores en la Prefectura de Salónica. En 1920 le llama otra vez el ejército y presta servicio hasta septiembre cuando es exonerado simulando problemas de salud que en realidad nunca los tuvo.

Siendo Karyotakis empleado del Estado Helénico empezó para él una etapa de traslados y cambio de puestos cuyo final fue para el poeta un oficio importante en el Ministerio de Salud y Provisión como jefe de la Segunda Oficina de Supervisión de Instalación de los Refugiados (ver ambiente histórico) en 1923. En 1924 viaja a Italia y Alemania y en 1926 a Rumania. En abril de 1928 viaja a París por motivos de salud, pero para él París significó siempre el destino final, el refugio ideal, la ciudad merecida.

Sin embargo, su actividad sindicalista le costó otros traslados. El último fue a Préveza (ver poema bajo el titulo Préveza), una ciudad de provincias muy pequeña entonces, con nula vida cultural o social. El día 18 de junio se traslada a dicha ciudad del noroeste. Al principio no cree que vaya a quedar mucho tiempo allá, pero parece que el ministro enfadado con él no lo hará regresar a Atenas. Aquella decisión del Ministro de trasladar a Karyotakis a Préveza fue decisiva para el ánimo del poeta quién se halló atrapado en un futuro triste. Fue un resultado catastrófico para él.

Muerte: Su melancolía, y pesimismo adquirieron dimensiones incontrolables y pronto lo condujeron al suicidio. Merece la pena referir que, aunque siempre mantuviera un raro coqueteo interior con la muerte, su decisión de morir fue repentina, dado que cuatro días antes había invitado a unos amigos a que le hicieran una visita y él mismo aseguraba que intentaba viajar a Atenas. Otra cosa curiosa fue que abrió una cuenta bancaria (ver poema Préveza), algo que nunca antes había hecho.

Karyotakis, trató de suicidarse dos veces. La primera vez ahogándose en el mar el día 20 de julio de 1928, pero el hecho de que fuera un nadador muy hábil le hizo frustrar sus planes de ahogo después de como diez horas de agonía en el mar. No obstante, la segunda vez fue exitosa: se mató a tiro de una pistola bajo el plátano de un café la siguiente tarde del 21 de julio.

Amor y enfermedad: En 1922, en Atenas, se conoció y tuvo una relación amorosa con una colega de la Prefectura, la poetisa, también, María Poliduri. Ella estaba enamorada de Karyotakis quién todavía cultivaba esperanzas hacia otra mujer. Además, a causa de un poema suyo escrito en 1923, titulado Espiroqueta Pallidum cuyo tema es dicha enfermedad, se ha especulado que sufría de sífilis y el poeta insinúa que la tiene sin admitirlo abiertamente. Sin embargo María Poliduri, le quiere a él aunque parece que conoce su historial médico. Teniendo en cuenta el avance de la enfermedad que conduce al paciente hasta la locura, su viaje a París en 1928 significa el conocimiento por parte del poeta de su situación sanitaria, algo que se supone que haya tocado un papel muy serio en la decisión repentina del poeta de morir. Parece que Karyotakis no quiso llegar al estado de locura como su amigo Romos Filiras, poeta, quien entró en el mundo de la locura durante los primeros meses del año 1927 a causa de la sífilis. La imagen de su amigo trastornado por la enfermedad acaso se grabó en la mente del poeta quien después de las malas noticias de su salud habría podido decidirse a morir para evitar consecuencias parecidas.

Colaboraciones - obras: Karyotakis, empezó con la poesía muy joven. En 1910, a los catorce años, participa en un concurso de poesía de la revista La Formación de los Infantes . En 1912, a los dieciséis años de edad publica otros poemas premiados en la revista Estrella de Infantes, como escribe el poeta y crítico Tellos Agras1. En 1918 publica su primer libro de poesía titulado El dolor del Hombre y de las Cosas. Pocos poemas bajo el estilo simbólico a los que escasa gente prestó atención. Siguieron, un libro de poemas premiados en un importante concurso de poesía bajo el título Sin Luto el año 1921, y su último libro Elegías y Sátiras en 1927.

Colaboraciones de Karyotakis se encuentran en revistas o periódicos de la época. Aquí tenemos una selección: Hellas, Parnaso, Acrópolis, Numás, Logos, Musa, Alegría Infantil, Ésperos, Vida Nueva, Nosotros, Tribuna Libre, Nuevo Hogar, Revista de la Gran Enciclopedia Helénica.

Además fue miembro del comité de redacción de la revista Nosotros e hizo de editor junto a Agis Levendis publicando la revista de sátira La Gamba de la cual se publicaron solamente seis números. La sociedad de la época no pudo tolerar la crítica cáustica de los dos. Tampoco su humor avanzado y arrogante (en la fotografía el último número de la revista).

Traducciones: Kostas Karyotakis ha traducido también poemas de varios poetas europeos como P. Verlaine, H. Heine, P. J. Toulet, J. Moréas, C. Baudelaire, Fr. Mistral. Algunas de sus traducciones son de alta calidad y parecen poemas escritos por él en su idioma materno, el griego.

Sin embargo, su prosa es escasa. Destacan unos cuentos breves como Catarsis, Su vida, Fugar, Tres Gracias Grandes, donde más que relatar cosas, profundiza en su alma expresando su desesperación social y frustración personal.

Poesía: La poesía de Karyotakis pronto encontró a muchos imitadores. Su acto final, el suicidio, también ejerció de estímulo a otros jóvenes de su época para suicidarse. En las letras hubo una ola de «kariotacismo», es decir de imitación de su estilo poético. Hay críticos de literatura que le adoraron, hay otros que incluso sentenciaron que Karyotakis no era poeta o que tenía su conciencia enferma. No obstante, Karyotakis ya ha roto con la tradición megalómana de la poesía parnasiana actual de la burguesía de Hellas. Sin embargo, no pudo liberarse de la rima y la morfología estructural de la poesía de entonces, como la forma de soneto o de la balada, algo que su poeta contemporáneo, el alejandrino Konstantinos Cavafis alcanzó imponer. No habla de amores ideales y no usa el estilo azucarado de la época. Su poesía ironiza las costumbres, la hipocresía personal y social, la ideas grandes, a sí mismo, la vida misma. Los materiales que utiliza son la melancolía, la sátira, la desesperación. A veces atraviesa la frontera helénica para criticar duramente el llamado sueño americano, el aspecto material de la idea de la libertad, entreviendo el papel que el dinero toca en un mundo todavía muy lejano.

Ambiente laboral: Karyotakis, entre tanto, no soporta el ambiente laboral de los departamentos estatales donde trabajó y la competencia amoral en las relaciones laborales y personales entre empleados miserables, sin educación y holgazanes, siendo él un hombre hábil muy creativo y educado (ver poema Funcionarios Públicos).

La miseria de la profesión del funcionario público fue total por aquella época teniendo en cuenta que el salario era muy bajo, el ambiente caótico y no había seguridad de trabajo, dado que los contratos no eran permanentes y el estado podía denunciarlos en períodos de cambios políticos o a causa de supuesta actividad política o sindicalista. El nombre de la Plaza Klathmonos de Atenas que significa Plaza de las Lágrimas se debe al hecho de que fueran allí a lamentar la vida los funcionarios despedidos de su trabajo.

Épocas: De Karyotakis, se ha dicho que su vida, su obra, sus sentimientos, su crítica social representaban característicamente la generación de entonces. Además, es curioso alcanzar a ver que Karyotakis se descubre y se re - descubre por cada generación venida. Pero hay una pregunta abierta: ¿Como puede ser un poeta representativo de una generación de la sociedad cuando al mismo tiempo es el renegador intolerable e irreconciliable total de la sociedad misma?

Karyotakis estuvo siempre solo dentro de una sociedad en descomposición permanente flirteando con la muerte (ver poemas Justificación y Suicidas Ideales). La palabra Tánatos (muerte) se encuentra veinticuatro veces en sus tres colecciones poéticas. La primera colección (El dolor del Hombre y de las Cosas, 1919) incluye diez poemas, la segunda (Sin Luto, 1921) veintiséis y la tercera (Elegías y Sátiras, 1927) cincuenta y un poemas. En total de ochenta y siete poemas. El porcentaje de frecuencia de aparición de la palabra Tánatos dentro de la poesía karyotaciana es de un nivel de 21% más o menos. Muy alto.

Hay unos poemas karyotacianos que se enseñan en la Escuela Helénica y se ve a jóvenes hacer algo que no lo hacen muy a menudo con la obra de otros escritores a excepción de Constantino Cavafis: van a encontrar libros con toda la poesía karyotaciana.

Sin embargo, sería interesante registrar aquí de paso unos aspectos del ambiente histórico de Hellas, para entender mejor la poesía karyotaciana.

Ambiente histórico: El año más histórico de la época es el año 1922. Es el año de la derrota del ejército helénico en el frente militar en Asia Menor seguido por el avance del ejército de los denominados nuevos turcos hacia la costa del Mar Egeo. Fue el final de la presencia milenaria del helenismo en la región amplia de la antigua Ionía, Eolía, Pontos, lugares donde estuvo floreciendo la civilización helénica durante siglos desde la colonización del siglo 6º antes Cristo. Para entender mejor la situación basta con referir que Heráclitus de Efeso ha vivido y filosofado por estas tierras. O que en la ciudad costeña de Ismir hubo hasta entonces mejores escuelas helénicas que en Grecia misma. La pérdida de esas tierras supuso un choque enorme en el corazón de la existencia helénica. Hubo miles de muertos y heridos.

Primero se perdió la idea de recuperación de lugares donde vivían millones de helenos. Segundo, toda esa gente estuvo obligada a abandonar sus tierras y sus casas para refugiarse en Grecia. Tercero, esa ola de refugiados provocó muchos problemas económicos y sociales en las grandes urbes como Atenas, Pireo, Salónica. Cuarto, hubo un vasto sentimiento de derrotismo que atravesó cada consciencia. Además hacía años que a causa de las Guerras Balcánicas A & B la economía del país se encontraba estancada y la sociedad estaba seriamente enferma porque no podía encontrar soluciones para la crisis.

Todas aquellas condiciones influyeron seriamente en Karyotakis quien se encontraba en el ojo del huracán, siendo él un funcionario del Estado Helénico, encargado con la misión de paliar el dolor de los cientos de miles de refugiados desesperados, sin techo y alimentos, habiéndolo perdido todo en Asia Menor.

Aquel trauma nacional, social, económico y personal fue a tomar su lugar en la consciencia karyotaciana, haciendo brotar cada gota de desesperación y pesimismo del poeta. Por eso, creo, aquella desesperación colectiva ha encontrado a Karyotakis su cantor y su poeta ideal, aunque ya estoy casi seguro que Karyotakis conscientemente nunca tuvo la intención de representar a aquella sociedad en crisis profunda. Por lo menos, quiso representarse a sí mismo escribiendo poemas, traduciendo poemas, escribiendo una prosa de escasa cantidad en diarios o revistas contemporáneas.

Búsqueda de intenciones: Karyotakis pudo encontrar los síntomas de descomposición de una sociedad, el idealismo grande como ideología de estado, la hipocresía pequeño - burguesa cotidiana como el modus vivendi de cada día, la incapacidad y la holgazanería en el sector público, la idiotez social y personal, las relaciones de clientelismo en la vida política, la ignorancia total y la falta de educación de empleados de alto rango, la miseria total de una época.

Por eso, Karyotakis, se hizo poeta y por eso ha escrito de tal manera. Ha encontrado los síntomas pero no las causas de los síntomas. No obstante, los síntomas fueron tan corrosivos para su sentimentalismo que no tuvo la fuerza de resistirse, de dar esa lucha desesperada y cotidiana para asegurar para sí la condición diaria de vivir con dignidad.

Karyotakis no quiso paliar su pena buscando consuelos o sustitutos de cada tipo. Escribió en su última nota antes de suicidarse: «Cada realidad me es repulsiva. Voy a pagar por cada uno que no podía encontrar ideales en su vida, por los que siempre quedaron reos de sus vacilaciones o consideraron su vida como un juego sin sustancia alguna. Les estoy viendo a ellos viniendo cada vez más a lo largo de los siglos. A ellos me estoy dirigiendo. Después de aprobar todos los placeres, estoy listo a morir indignamente. Lo siento solamente por mis desgraciados padres, por mis hermanos. Pero me voy con honor».

Y en P. D. termina su nota de despedida con la ironía, con la auto-ironía, que siempre lo caracterizó:«Y para cambiar de estilo. Aconsejo a quienes pueden nadar bien no tratar de suicidarse en el mar... En el futuro prometo escribir las impresiones de un ahogado».

Sin embargo, un ahogado por mil mares de desesperación fue siempre Kostas Karyotakis.


Poemas

 

Una Sombra
Mientras camino, desde arriba me sigue una sombra
como una nube pesada o plumas de aves fatídicos.
Está conmigo en todas partes, conmigo en lo que haga
y tampoco me deja ver ni el sol de Dios.
     1923

Poema de la colección Elegías del libro Elegías y Sátiras publicado en 1927.

 

Sábado de noche
Sábado de noche: en la calle cada simple corazón
abre como las flores para cantar así con pasión
la alegría o el suave dolor del amor espolín.
Sin embargo, para mí la semana ha legado a su fin.
      1923

Poema de la colección Elegías del libro Elegías y Sátiras publicado en 1927.

 

Trabajo Salarial
Trabajo salarial, pequeñas preocupaciones, papeles montones
y hoy me esperan como siempre tristezas deplorables.
Entre tanto, saliendo de mi casa esta mañana encontré unos tulipanes,
unas rosas, y regresando hice unas guirnaldas, puñales!
    1924

Poema de la colección Elegías del libro Elegías y Sátiras publicado en 1927.

 

Suicidas ideales
En la entrada dan un giro a la llave,
reabren cada vieja carta guardada,
leen tranquilos y después arrastran grave
por última vez sus pasos de la morada.

La vida, dicen, fue una tragedia para ellos.
Dios mío, la carcajada horripilante de los hombres,
las lágrimas, el sudor, el anhelo de los cielos,
la solitud de tan vastos parajes pobres.

Se quedan frente a la ventana, lejos mirando
a la naturaleza, a los árboles, a algún infante,
ven como los marmolistas siguen el sol martilleando
que quiere bajar al poniente para siempre.

Todo ha llegado al fin. Aquí está la nota,
breve, simple, como se merece profunda,
llena de indiferencia y del perdón la gota
por aquel que llorará leyéndola rotunda.

Se miran al espejo, ven la hora,
si es una locura o acaso error se van a preguntar,
"todo ha terminado", murmuran, "ahora",
seguros que de veras lo van a prorrogar.
    1927

Poema de la colección Elegías del libro Elegías y Sátiras publicado en 1927.

 

Degeneración
Sobre la arena las obras se erigen grandes de los hombres
Y como un niño las demuele el Tiempo a patadas

Poema de la colección Elegías del libro Elegías y Sátiras publicado en 1927.

 

Somos unas... (Guitarras)
Somos unas guitarras destartaladas.
Cuando las atraviesa el viento
se oyen versos, disonancias despertadas
en las cuerdas, como cadenas cayendo.

Somos unas increíbles antenas.
Se erizan como dedos, del caos flotas,
y el infinito en su cima resuena,
pero pronto se derriban rotas.

Somos unas sensaciones esparcidas,
y como en nuestras neuronas se enmaraña la naturaleza
no tienen esperanza de que sean reunidas.

En el cuerpo, en la memoria el dolor.
Nos hacen huir las cosas. Y la poesía esa
es el refugio que odiamos con ardor.
    1927

Poema de la colección Elegías del libro Elegías y Sátiras publicado en 1927.

 

Vindicación
Entonces, pues, desviado voy dejando
que zumbe la canción en mi contorno,
las carcajadas de la gente y del viento,
el silbido, van a ejercer de corno.

Me voy a tumbar, mis ojos a cerrar
Yo mismo voy a reír como nunca.
"Buenas noches, a la luz me debes saludar",
voy a exigir al último que encuentre mi voz ronca.

Cuando de tarde tomemos el camino caudato,
Mi presencia algo pesada será,
primera vez sobre los hombros de los cuatro.

Después, la pala remunerando por encima
el esfuerzo de mi vida, me arrojará
cuán hermosamente la tierra y cada una espina.
    1927

Poema de la colección Elegías del libro Elegías y Sátiras publicado en 1927.

 

A la estatua de Libertad que ilumina al mundo
Libertad, Libertad, rompe, muerde
los cielos tu diadema. La luz tuya
ciega a tu pueblo sin quemar.
Mariposas doradas los Americanos, tarde
calculan cuantos dólares vale
hoy tu metal tan supersubstancial.

Libertad, libertad, te van a comprar
mercantes y consorcios y judíos.
Muchas son las deudas contra la ley
en nuestro siglo, muchos los pecados que encontrarán
las generaciones, cuando te van a comparar
con el retrato de Dorian Gray.

Libertad, Libertad, te añoran
bosques lejanos, jardines arruinados,
Los hombres que reconocen apocados
la pena como galardón del combate y trabajan
y viviendo su vida siguen,
muertos que la sanción les hace falta en sus cados.
    1927

Poema de la colección Elegías del libro Elegías y Sátiras publicado en 1927.

Escrito para la famosa Estatua de la Libertad en la boca del puerto neoyorquino. El poeta nunca visitó Estados Unidos. Se nota un cierto antijudaísmo. La libertad se iguala con el retrato de Dorian Gray, famosa persona novelesca del escritor británico Oscar Wilde. En la obra los pecados y los vicios de Dorian Gray no se ven en su rostro muy hermoso sino se graban en la imagen de su retrato.

 

Funcionarios públicos
Todos los funcionarios se disuelven y se consumen
como pilas eléctricas de dos en dos dentro de las oficinas
(Serán Electricistas finas
la Patria y la Muerte, para que les reciclen).

Se sientan en las sillas, garabatean
papeles blancos, inocentes, sin causa.
"Con la presente correspondencia abstrusa,
honoris causa...", aseguran.

Y solamente el honor les queda
cuando caminan por las calles ascendentes,
las tardes a las ocho, como si les hubieran dado cuerda.

Toman castañas, piensan en las leyes,
piensan en la divisa alzando sus hombros patentes
esos funcionarios de la miseria reyes.
    1927

Poema de la colección Elegías del libro Elegías y Sátiras publicado en 1927.

Pilas eléctricas: muy comunes de la época. Pilas que utilizaban una dilución electrolítica para facilitar energía eléctrica. Se encontraban principalmente en las oficinas públicas.

 

Repugnancia
Detesto vuestra suerte, gentes
privilegiadas, muñecas japonesas idóneas.
Elegantes, miembros rosos, líneas
plásticas, ropas de seda, trasparentes.

Toda vuestra vida está en unos ojos angelicales.
En vuestros labios solo palabras de pasión.
Este es el sueño que tenéis: un marido inocentón
y dormir en unas camas leales.

Danza de semi-vírgenes, de dos en dos
con el cuerpo inflexible, triunfales,
solemnes, y un poco teatrales
acudís al dancing y al odeón ambas a dos.

Allí os quedáis posando infinitamente.
Antes románticas como las lunas,
mañana vais a parecer madonas algunas
oyendo a la "Valenzia" escabrosamente.

Imitáis al monstruo durante un período
con las cuatro piernas pegadas avés.
Vais corriendo a leer después
"la guía para las madres" a vuestro modo.

Oh, si pudiera alguien florecer así un día,
rosa grande de una alabadora,
o si pudierais vosotras sondar ahora
con una horquilla vuestra cabeza vacía!

Miembros indomables, ropas trasparentes,
bocas asquerosas de hipocresía,
insospechables, seres nulos de apatía
y a causa de todo eso, privilegiadas gentes...
    1927

Poema de la colección Elegías del libro Elegías y Sátiras publicado en 1927.

Dancing: se encuentra así en el original con caracteres griegos. Lugar donde se baila. Sala de baile.
Odeón: Conservatorio. Muy común para las mujeres de alta clase estudiar música.
Valenzia: Encontrado así en el original con caracteres latinos.
La guía para las madres: Había por aquellas épocas unas guías publicadas para educar a las chicas sobre el tratamiento y la pedagogía de los niños.

 

Hipotecas
      (Las tres primeras estrofas)
Cuando la gente quiera que dueles, a tajo
lo puede con mil modos hacer.
Echa el arma y túmbate boca abajo
cuando oigas a humanos por el atardecer.

Cuando oigas pasos ruidosos
de lobos, ¡que Dios te acompañe!
Échate bien abajo, cerrados los ojos
y tu aliento retiene.

Resérvate un lugar escondido,
una madriguera en el mundo debida.
Cuando los humanos quieren el mal, sabido
es que le dan una cara divertida […]
    1927

Poema de la colección Elegías del libro Elegías y Sátiras publicado en 1927.

 

Michaliós
A Michaliós le alistaron en la mili.
Partió orgulloso, pero todo ha vuelto de rabo
con Marís y Panayiotis por ahí.
No pudo ni el "¡armas a hombros!" aprender.
Siempre estaba murmurando: "Señor, cabo,
a mi pueblo deja me volver ".

El próximo año, en el hospital,
silencioso miraba al cielo.
Clavaba la vista en algo puntual,
Su mirada nostálgica y lasa,
como si quisiera decir, como si suplicara con celo:
"Dejadme regresar a mi casa".

Y Michaliós murió siendo soldado.
La despedida se la dieron unos milicianos.
Marís y Panayotis estaban a su lado.
Encima le cubrieron el hoyo con tierra,
pero una pierna se la dejaron fuera.
Pues, era un poco largo el infortunado.

Poema de la colección Elegías del libro Elegías y Sátiras publicado en 1927.


 

Análisis del poema Préveza,
uno de los más característicos del poeta Kostas Karyotakis

A. El poema Préveza en Griego

B. El poema Préveza en castellano

Préveza
Muerte son los cuervos, aletazos dando
contra los muros negros, contra las tejas,
muerte las mujeres a las que están amando
mientras cortan unas cebollas viejas.

Muerte cada calle sucia e insignificante
de nombre tan sonante y tan grande,
el olivar, alrededor el mar y ende,
el sol, muerte dentro de toda muerte.

Muerte el policía que está inspeccionando
igualando en la báscula una ración escasa,
muerte los jacintos en el balcón posando
y el maestro con el periódico en casa.

Base y guardia de Préveza y pelotones.
El domingo vamos a oír la banda.
Obtuve una cuenta bancaria el lunes,
Primer depósito, treinta dracmas.

Caminando despacio por el muelle,
"¿existo?", dices, y después: "no existes!"
Izada la bandera para que el barco llegue.
Acaso a la llegada del señor Prefecto asistes.

Si, al menos, dentro de tantas personas
uno se dejara morir por tedio letal,
silenciosos, tristes y de modestas maneras
nos entretuviéramos todos en el funeral.

 

C. Localización del poema

Lugar: Préveza. Ciudad pequeña en la costa noroeste del país. Muy remota en el tiempo del poeta.

Tiempo: El año 1928, cuando Karyotakis se traslada obligatoriamente a Préveza, después de haber caído en desgracia.

«Base y guardia de Préveza y pelotones»: Se refiere en las fuerzas militares de guardia, presentes en la ciudad como en todas la ciudades de provincias.

«El domingo vamos a oír la banda»: Es algo que puede suceder hasta hoy de verano en las ciudades de provincias helénicas. Las bandas dan conciertos públicos. Para entonces, en la época del poeta era la única manera de entretenerse en una ciudad como Préveza. Sin embargo, para el ánimo del poeta esos conciertos dominicales no tienen ningún efecto positivo sino que se añaden en el ambiente total de aburrimiento provinciano que sufre el poeta.

«Obtuve una cuenta bancaria...» Es algo muy curioso. Sabemos, después de la publicación de la correspondencia de Karyotakis que él nunca antes tuvo una cuenta de banco. Algo que ha hecho, abrir una, unos días antes de su muerte. La referencia aquí, en el poema, es un hecho real. Karyotakis abrió una cuenta bancaria unos días antes de suicidarse. Por eso, se pregunta: ¿por qué hizo esa transacción si había decidido morirse? No se puede dar una respuesta satisfactoria.

«Acaso a la llegada del señor Prefecto asistes»: Préveza era la capital de la Prefectura homónima. El Prefecto era y todavía es la autoridad máxima de cada prefectura helénica. Karyotakis ironiza aquí la supuesta llegada del Prefecto como un hecho sumamente importante dentro del aburrimiento total de provincias, cuando las salidas o la llegadas de las personas tienen una importancia mayor y son noticias para la gente local.

D. morfología y estructura del poema

El Poema Préveza se compone de seis estrofas. En todas estas estrofas hay una determinada técnica de consonancias que se repite en cada estrofa: El tercer verso sigue la rima del primer verso y el cuarto verso sigue la rima del segundo verso.

Dentro de la arquitectura del poema cada estrofa tiene una autonomía morfológica y temática. En las tres primeras estrofas el eje común es el Tánatos, la palabra helénica de la muerte personalizada.

En la primera estrofa Tánatos, muerte, es a la vez dos cosas: los cuervos (aves) y las mujeres (personas generales). En la segunda estrofa, Tánatos es todo el ambiente (las calles, el olivar, el sol, la muerte más grande). En la tercera estrofa, Tánatos es el policía (profesión), los jacintos (flores), el maestro (profesión). Se puede incluir, entonces, las tres primeras estrofas en una Unidad Temática denominada Tánatos son...

Vienen otras tres estrofas. En la cuarta y quinta estrofa del poema se refiere por primera vez a Préveza con su banda, su banco, su muelle, sus barcos de línea, su Señor Prefecto. Esas dos estrofas también pueden constituir una segunda Unidad Temática a la que denomino Préveza son...

Por fin, en la última estrofa el poeta cierra su poema dejando expresarse sus sentimientos de aburrimiento y desprecio para su alrededor. Esta estrofa, que pudiera constituir la tercera Unidad Temática, quisiera denominarla Ironizando al Tánatos y a Préveza, porque con esta estrofa se concluye la ironía y el sentido del menosprecio hacia todo que atraviesa el poema entero. Sentido que se dirige a todo el ambiente y a la misma muerte personalizada en la imagen de Tánatos, que es todo lo que existe a sus alrededores, personas, cosas, elementos de la naturaleza.

E. Lenguaje y estilo, del poema

El Lenguaje del poema sigue las normas del sistema lingüístico popular, denominado Dimotiki (Lenguaje Popular), hablado abiertamente en todos los estratos sociales de entonces, sin embargo prohibido en las transacciones con los servicios de estado, en los documentos oficiales o en las escuelas donde es obligatorio el uso de katharévousa (Lenguaje Puro) una lengua artificial, un tipo de hibridismo lingüístico entre el idioma popular y la lengua antigua griega. Un híbrido formado por intelectuales por razones históricas.

Karyotakis, en este poema especialmente no utiliza muchos tipos gramaticales de katharévousa y podríamos decir que el poema Préveza no provocaría ninguna curiosidad lingüística si estuviera escrito en nuestros días, con excepción por supuesto del ambiente de la ciudad de Préveza que ya es una hermosa y moderna ciudad frente al mar, envidiada por su ambiente que combina la historia (Nicópolis, Actio) con el ocio (mar, deportes acuáticos) y la modernidad y la vida social.

No obstante, Karyotakis en otros poemas conserva más formas del idioma denominado katharévousa, cosa que no necesariamente es mala porque da a los poemas un aire raro y personal. Algo que ha hecho más sistemáticamente el otro poeta importante de la época, el alejandrino Constantino Cavafis.

En cuanto al estilo del poema, es obvia la pretensión del poeta de ironizar cada piedra y cada molécula existente en el ambiente de la ciudad. Utiliza pocos adjetivos para dar énfasis a los elementos que quiere emplear para completar la imagen melancólica y desierta: sucia e insignificante calle, nombre sonante y grande, ración escasa, modestas maneras. Sin embargo, no se encuentran otros adjetivos en el poema algo que demuestra la habilidad técnica del poeta a expresarse sin muchos medios y esa frugalidad en la expresión hace que sea el poema más agudo y real, dotado con un tono confidencial. Es algo que nos pudiera confesar nuestro íntimo amigo una noche de copas...

Por otra parte, la repetición de la palabra Tánatos, es catalítica para la creación de una atmósfera negativa y pesimista. Karyotakis, juega con dicha palabra para culminar nuestra ansiedad y para provocar nuestra inestabilidad sentimental.

Además, utiliza el juego de las contrariedades: Por un lado el Tánatos, único dominador de cosas y personas y al otro lado todo lo demás: cuervos, mujeres, calles, olivar, mar, sol, policía, maestro. Incluso el sol, la fuente de la vida significa Tánatos para Karyotakis. Solamente esto vale para entender uno la situación psicológica del poeta antes del intento de suicidarse. En el lugar del sol no ve otra cosa que la imagen de la muerte.

La intención del poeta de ironizar sigue con la imagen del Prefecto de Préveza, representativa de lo que el poeta odiaba por aquel tiempo, el Poder que lo ha obligado a trasladarse. Y todo esto pasando por una imagen trágica. La del poeta paseando por el malecón sumergido en una crisis existencial preguntándose: "¿existo?", dices, y después: "no existes!".

La ironía culmina en la estrofa final, con el deseo profundo del poeta de que le alcance la muerte a alguien como solución única de divertimento provinciano, bajo la escena tragicómica de los ciudadanos tristes y modestos, recreándose durante las ceremonias funerales del supuesto difunto.

Canto: En el poema se ha puesto melodía transformándolo en canción. Para otros poemas de Karyotakis también se ha escrito música y han sido cantados por cantantes helenas y helenos. En Grecia esto, de poner música a los poemas, sucede a menudo dada la existencia de poetas muy interesantes con gran obra. Sin embargo esto es una cuestión pues poemas como Préveza tienen su propio ritmo, su propia «música». Entonces, una melodía podría cambiar totalmente la intención del poeta al cantar él las cosas como quiera. En 1987, el compositor heleno Mikis Theodorakis presentó su opera Karyotakis inspirada en la vida y final del poeta. La opera se presentó otra vez en 2000 en Atenas.

Préveza, pues, es el poema que estigmatiza más el temperamento y la situación psicológica del poeta, al menos durante su última etapa, antes de morir, cuando su estado grave de melancolía alcanza el ámbito de la ironía, del sarcasmo y la desesperación total y a causa de la propagación de este poema, Karyotakis se denomina hasta nuestros días EL Poeta de Préveza.

F. La traducción de los poemas karyotacianos

La traducción de poesía, como ha escrito Nasos Vagenas2, tiene la obligación de transcribir un poema a la lengua destinada siendo fiel a su sentido sensitivo. Eso tiene unas dificultades, según el escritor: A. El sentido de las palabras es multidimensional. B. El traductor tiene que ser fiel al sentido del poema, pero el sentido del poema es subjetivo. Además, dice el prestigioso escritor que el traductor debe transcribir el poema aplicando su propio ritmo y su propia armonía. El poema nuevo debe parecer un poema escrito originalmente en la lengua del traductor.

He traducido a Karyotakis teniendo en consideración lo que dice Nasos Vagenas. La poesía karyotaciana tiene su propio ritmo, su metro, sus rimas, sus intenciones, su época y está escrita en el idioma helénico utilizando principalmente la forma de Dimotiki con escasos elementos de Katharévousa. Mi obligación fue tratar de transmitir la atmósfera que atraviesa los poemas, trasmitir los sentidos de cada estrofa y de cada verso siendo fiel a lo que yo creo que quiso decir el poeta cuando escribió sus poemas, tratar de interpretar sus intenciones, sus sentimientos, el aura de su cotidianidad.

Por eso, para conservar dichas características que he considerado importantes tuve que cambiar o agregar elementos para mantener el ritmo, la rima, la atmósfera de los poemas. He aquí unos ejemplos:

En Préveza, en la primera estrofa, he agregado la palabra viejas después de las cebollas, algo que es una arbitrariedad mía pero una arbitrariedad inocente, pues no cambia nada el sentido y las intenciones del poeta en esta estrofa. No cambia nada en el sentido del poema si las cebollas que cortan las mujeres de la ciudad son frescas o viejas. Al contrario, diría que la palabra viejas están en sintonía con la intención del poeta de transmitir el aire provinciano de miseria y frivolidad cotidiana y dan un énfasis a dicha intención poética. Sin embargo, para el traductor la invención de dicha palabra fue necesaria para conservar la rima y hacer consonancia con la palabra tejas del segundo verso. Asimismo, he agregado la palabra casa en la tercera estrofa para hacer una consonancia con el adjetivo escasa del segundo verso, la palabra lunes en la cuarta estrofa para hacer consonancia con el sustantivo pelotones del primer verso y el adjetivo letal en la última estrofa para consonar con el funeral.

Otro cambio fue en el tercer verso cambiar la forma pasiva del prototipo, donde las mujeres «son amadas», con una forma energética «...a las que están amando» con la intención obvia de hacer consonancia con el participio dando de la primera estrofa.

Esos cambios no creo que trasformen el sentido, las intenciones, la atmósfera, el ritmo o el estilo del poema. Fueron unos cambios insignificantes, necesarios en cada traducción, creo, con el propósito a crear un resultado de acuerdo con lo que el creador quiso decir.

Charalampos Dimou, Atenas 2001-09

 

Notas:

[1] Tellos Agras, Karyotakis y las Sátiras, revista "Nuevas Letras", Atenas, 1935.

[2] Vagenas, Nasos, La traducción como prototipo, poesía y traducción, Ediciones Stigmí, Atenas, 1989.

 

Bibliografía helénica sobre Karyotakis

Revistas

Homenajes de revistas helénicas

Referencias en otras lenguas

Calderón, Damaris, «Los poetas se mueren de vergüenza», Cyber Humanitatis, Revista de la Facultad de Filosofía y Humanidades de la Universidad de Chile, n. 12, Primavera 2000.

Hadas, Rachel, «Spleen a la Grecque: Karyotakis and Baudelaire», Journal of Modern Greek Studies, 3:1, Baltimore, 1985.

Hadas, Rachel, Other Worlds Than This: Translations, 1994.

Kariotakis, Kostas (1896-1928) Athen, Vi er som visse leddeloese guitarer, Moderne graesk lyrik 35-36.

Koutrianou, Elena, «Odysseas Elytis and K. G. Karyotakis: I know him no longer..?», Journal of Modern Greek Studies 18.2, October 2000.

Myrsiades, Kostas, «Kostas Karyotakis», Encyclopedia of World Literature in the 20th Century, Vol. 2, Frederic Ungar Publishing Co., New York, 1982. Pp. 559-560.

Myrsiades, Kostas, «Four Poems by Kostas Karyotakis», The Charioteer, 14 1972, 20-25.

Tanco, Jesús, Cabezas, Kariotakis, Kostas: El dolor de l'home i de les coses, Edicions Alfons el Magnànim, Institució Valenciana d'Estudis i Investigació, València 1996, 192p.

Horrocks, G. Greek: a history of the language and its speakers, Longman, 1997.

 

 

© Charalampos Dimou 2003
Espéculo. Revista de estudios literarios. Universidad Complutense de Madrid

El URL de este documento es http://www.ucm.es/info/especulo/numero23/kostas.html