Altolaguirre: poeta malagueño con voz de pueblo


Barbarita Pino Acosta
Departamento de Lengua Española
Facultad de Humanidades
Universidad de Cienfuegos "Carlos Rafael Rodríguez" (Cuba)
bpino@fmec.ucf.edu.cu


 

   
Localice en este documento

 

Conocer quién fue este hombre, las razones de su estancia en Cuba , su obra poética y la posición política comprometida con su tiempo y su país, constituye el objetivo de este trabajo.

Perteneciente a varias generaciones de poetas españoles, Altolaguirre se nos devela como poeta por excelencia que desarrolla su obra desde los influjos propios del romanticismo, pasando por la comprometida lírica de la generación del 27 ,para lograr una madurez que consolida su quehacer literario. Reconocido como uno de los más auténtico y genuino de la poesía española.

Su estancia en Cuba es de un significado valioso para especialistas y estudiosos de la literatura hispanoamericana en general. Esta aproximación es un punto de partida para desentrañar, aún más las relaciones de amistad entre Guillén y Altolaguirre, amistad que tiene un común denominador, la poesía del pueblo y para el pueblo.

 

Vuelvo a encontrarme en tu poesía con toda España,
A la sombra y al sol de un gran poeta.1
Tu antiguo amigo.
Julio

 

Nacido en Málaga, Manuel Altolaguirre ha llegado a nosotros como un poeta de alto vuelo poético que hace de las imágenes un elemento creador de puro lirismo, con unas gran carga semántica desde los inicios de su poseía, influenciada por el romanticismo, luego por vanguardismo, hasta llegar a un acento propio que lo identifica con un arte más genuino.

Perteneciente a la llamada “generación del 27”. Manuel Altolaguirre transita las diferentes etapas de la poesía de su tiempo.

En una primera etapa hasta 1927, podemos apreciar a un Altolaguirre que sigue los influjos de Bécquer, pero que también queda impregnado bajo el sello de la poesía de Juan Ramón Jiménez.

En su libro” Antología de la Poesía Romántica. Poetas Españoles”, escribe un ensayo titulado:” Bécquer en la poesía romántica”, donde hace una valoración de lo que representa este movimiento para la poesía española: “ El Romanticismo Español, que tiene en Bécquer la más pura y simple de sus manifestaciones, tiene en Espronceda la más compleja e impura de sus realidades. En Bécquer , su ángel, su misterio, está en lo sencillo, limitado, claro de sus sentimientos. Ángel de la luz, sus quejas y su llanto tiene una transparente blancura”.2

Podrá nublarse el sol eternamente;
podrá secarse en un instante el mar;
podrá romperse el eje de la tierra
como un débil cristal.

Todo sucederá . Podrá la muerte
cubrirme con su fúnebre crespón:
pero jamás en mi podrá apagarse
la llama de tu amor.3

Estos versos justifican lo anteriormente dicho por Altolaguirre. Bécquer somete su poesía a la realidad, canta al amor, a la nostalgia, a la separación, pero alejado de todo retoricismo, también el poeta malagueño con una voz propia acoge estos temas en su poesía cuando expresa:

No me has querido y huyes por tus años,
dejándome el recuerdo permanente
de una juventud perfecta
otros verán tu vida deshacerse
yo conservaré siempre en mi memoria
lo que mis ojos no tendrán en suerte

Dejarás de ser tú aunque no mueras,
aunque no vivas te tendré en mi frente
siempre joven serás en mi recuerdo
esto gané mi vida, con perderte.4

Otro aspecto que pone de manifiesto la influencia de Bécquer en Altolaguirre es la concepción de la muerte en sus poesías, tratada desde dos puntos de vista que difieren.

Para Bécquer “morir es dormir , es decir al mundo a cuyo contacto fuisteis engendrados y quedad en él como el eco que encontraron en un alma que pasó por la tierra, sus alegrías y sus dolores, sus esperanzas y sus luchas”.5

En Bécquer, la muerte esta dada desde lo espiritual, idealista, que supone la existencia de otra vida, permitiendo al hombre una realización más pura, despojada de todo aquello que ha vivido en la anterior. En Altolaguirre esta idea está sustentada en una concepción materialista, su poema, “No hay muerte” es un ejemplo:

“ No hay muerte ni principios
sólo hay un mar donde estuvimos y estaremos
un mar de peces que son como nosotros
que vuelan cuando nacen
que se hunden cuando mueren,
... No hay muerte ni principios
sólo hay un árbol grande
que sacude sus hojas
para nutrirse de ellas
cuando caigan al suelo.6

En casi toda su poesía la muerte está dada como el manantial de la vida, como resurrección de la materia, como un sentimiento afirmativo que simboliza la transformación de todas las cosas. El mar, el árbol, son elementos estrechamente relacionados con ella, expresan fuentes de vida y final.

Es notoria la influencia de Juan Ramón Jiménez en la creación literaria de Altolaguirre, la que conducirá su poesía a la búsqueda de un lenguaje más depurado en la que la metáfora constituye el elemento relevante, por ejemplo: “Lluvia”

El cielo se ha despeinado
su melena de cristal
se destrenza en el sembrado.7

Esta línea puramente estética no será una constante de su poesía, si bien ha tomado fuentes nutrientes para su formación y maduración literaria, en él encontramos una poesía que va desde los más puros elementos de la tradición lírica española, hasta lo más genuino popularmente.

El poeta considera la existencia de dos tipos de poesía “ la indecible, íntima, que se siente y se comprende de antemano, pero que al intentar expresarla nos hace sentir nuestra imposibilidad, nuestro fracaso ; y la que nos sorprende, la que nunca intentamos decir ; pero que aparece no sólo en la obra involuntaria de los grandes escritores, sino también en los dichos frecuentes, inesperados del vulgo. Este hermoso resultado es también otro fracaso del artista, del creador, nos produce la sensación de que somos meros conductores de la poesía, nos solidariza poéticamente con los demás hombres y nos hace soñar con un arte colectivo, impersonal, grandioso”.8

En el reconocimiento y ejercicio de esta poesía radica el gran mérito de Altolaguirre, que supo trasladar los valores populares, nacionales a su creación literaria. Cantó al obrero, al hombre de pueblo con versos de pueblo.

La etapa de la Guerra Civil Española puso un sello distintivo a su creación , estrechamente relacionada al tema de la guerra, trata la pérdida del amigo, el valor del pueblo español. Se hace portavoz de los sentimientos patrióticos con una gran exaltación que convierte su poesía en exponente de un arte de y para el pueblo.

La guerra abre un profundo desarraigo en la vida del poeta que combatió al lado de los republicanos. Como tanto otros se exilia, primero a Cuba y después a México. En Cuba reside con su esposa Concha Méndez, en La Habana, donde continúa su labor de impresor, en “La Verónica”, imprenta de su propiedad , ubicada en el Vedado, 14 # 5, aquí no sólo publicó sus obras, sino también la de muchos escritores cubanos, entre las que merece destacarse la obra Sóngoro Cosongo, del Poeta Nacional, Nicolás Guillén, en junio de 1942.

Durante su estancia en la isla, publica su poemario “Nube Temporal”, cuyo tema principal es España, en él está presente el dolor, la angustia por la pérdida de la guerra, la incertidumbre por el futuro y el pesimismo ante la vida, desde la nota introductoria el autor nos refleja sus sentimientos al referirse a la salida de su país. Existe en estos poemas una vuelta al pasado como memoria de lo vivido:

Campo arrasado por la guerra
¿Dónde están los recuerdos si has quedado
como un desierto olvido, tú que eras
vergel o bosque, campo de batalla?
...Escenario de muerte condenado
a no gozar futuras primaveras
al menos reproduce la agonía
de tanta juventud sacrificada.9

La angustia poco a poco va pasando y comienza su poesía a despojarse de este tono amargo, para brindarnos destellos optimista que evocan la esperanza de una España que se levantará de las ruinas de la guerra para resurgir más fortalecida, con un hombre mejor , los versos siguiente ejemplifican:

Sobre el abismo de la muerte
están los cielos de la vida
Un hombre, nuevo, sano y fuerte
junto a las águilas anida.10

Si bien su poesía tiene una etapa de reminiscencia por su país, el poeta desde el exilio, México, sigue escribiendo y sus temas afloran con una mayor diversidad temática donde las imágenes se alzan con una gran maestría.

Sin duda alguna, Juan Ramón Jiménez, escribió estas palabras que a nuestro juicio sintetizan la labor poética de Altolaguirre.

“Negro blanco negro, el malagueño junco maquinista se siembra ante el teclado... bronceando su alma con el humano heterogéneo circundante, en pálido crecimiento continuo de adolescente perpetuo, cubica lijero el apretado, denso tesoro del claroscuro infinito que sólo puede batir, con brazos cordiales de espíritu y cuerpo, el manipulador honrado de la emoción de fondo." 11

El estudio de la obra poética de Manuel Altolaguirre nos posibilita el conocimiento de las diferentes etapas de producción del autor, que asume el compromiso social de su tiempo . Hecho que lo convierte en hombre de palabra directa, a la altura del momento histórico que exigió la guerra civil española. Su maduración poética, tenemos que verla en correspondencia con su maduración política e ideológica. Puso su pluma al servicio de lo más genuino de su pueblo

 

Notas:

[1] Altolaguirre, Manuel. Nube Temporal, Autógrafo de Julio Superville. Pág. 1

[2] Altolaguirre, Manuel. Antología de la poesía. Pág. 14

[3] Altolaguirre, Manuel. Antología de la poesía. Pág. 29

[4] Poetas Españoles de la Generación del 27. Pág. 135

[5] Bécquer, G. Adolfo. Rimas y leyendas. Pág.79

[6] Poetas Españoles de la Generación del 27. Pág. 140

[7] Poetas Españoles de la Generación del 27. Pág. 132

[8] Altolaguirre, Manuel. Antología de la poesía. Pág. 16

[9] Altolaguirre, Manuel. Nube Temporal. Pág. 9

[10] Altolaguirre, Manuel. Nube Temporal. Pág. 11

[11] Altolaguirre, Manuel. Poema de las Islas Invitadas. Pág. 2

 

Bibliografía.

Altolaguirre, Manuel. Nube Temporal. Habana 1939.

———— Antología de la poesía Romántica. Poetas Españoles. Ediciones Mirador. Habana 1942.

Bécquer, G. Adolfo. Rimas y leyendas. Editorial Arte y Literatura . La Habana. Cuba.1980

Poetas Españoles de la Generación del 27. Editorial Arte y Literatura . La Habana. Cuba.1977

Sanz Villanueva, Santos. Literatura actual. Editora Ariel. S.A. Barcelona, 1991

Historia crítica de la Literatura Española. Tomos VIII y IX. Editora Crítica. Grupo Editorial Grijalbo. Barcelona 1991

Ensayo de un diccionario de la Literatura. Aguilar. 1964.

Diccionario Enciclopédico Espasa, Tomo I. Espasa_ Calpe. S.A.

Rubio, Fanny y Falcó José Luis. Poesía Española Contemporánea (1939-1980). Alambra Longman. S.A 1981

 

© Barbarita Pino Acosta 2003
Espéculo. Revista de estudios literarios. Universidad Complutense de Madrid

El URL de este documento es http://www.ucm.es/info/especulo/numero24/altolagu.html