Borges y Orígenes (1925)

Carlos García
carlos.garcia-hamburg@t-online.de
Hamburgo (Alemania)


 

   
Localice en este documento

 

En una carta sin fecha remitida a Rafael Cansinos Assens hacia mayo-julio de 1925, Borges dice:

Querido Maestro: otro sablazo espiritual le traen estos renglones: un pedido de colaboración para una revista bimensual de estudios judíos que en Buenos Aires va a salir y cuyo título será Orígenes. En los de la revista está implicado un grupo de muchachos israelíes amigos míos y en uno de los primeros números he de ocuparme con las Luminarias de Hanukah.

Borges alude a una obra reciente de Cansinos: Las luminarias de Hanukah (Madrid: Editora Internacional, 1924). La reedición de 1961 de Las luminarias de Janucá llevaría un prólogo de "César Tiempo" -seudónimo de Israel Zeitlin (Buenos Aires: Ediciones Candelabro, 1961), también corresponsal de Cansinos (se conserva la voluminosa correspondencia de ambos en el Archivo Rafael Cansinos Assens, Madrid).

Borges publicaría una reseña de la novela de Cansinos en El tamaño de mi esperanza (1926). El ensayo estaba previsto, originalmente, para una revista titulada Orígenes.

Una revista de ese nombre, sin embargo, no figura ni en Ana E. Weinstein / Miryam E. Gover de Nasatzky: Escritores judeo-argentinos. Bibliografía 1900-1987 (Buenos Aires: Editorial Mila, 1994), ni en otros repertorios consultados. Todo indica que Orígenes no llegó a ver la luz.

Los contactos entre Borges y los "muchachos israelíes" podrían, en principio, haber surgido en el marco de las conferencias dadas por Evar Méndez (director del periódico vanguardista Martín Fierro, en el cual Borges colaboraba por estas fechas, y donde publicó una semblanza de Cansinos) en noviembre de 1924 en el local de la "Juventud Israelita" y poco después y en 1925 en el "Ateneo Estudiantil Israelita" (cf. Martín Fierro 38, 26-II-27, p. 304 de la reedición facsimilar; Pedro Juan Vignale / César Tiempo: Exposición de la actual poesía argentina, 1922-1927. Buenos Aires: Minerva, 1927; reedición facsimilar: Buenos Aires: Tres tiempos, 1977, pp. XII-XVIII; comentario de Cansinos sobre esta antología en su Obra crítica. Sevilla: Diputación de Sevilla, 1998, I, p. 673-710).

Otro intermediario podría haber sido Carlos M. Grünberg, en 1924 también colaborador de Martín Fierro, traductor de poetas judíos y poeta él mismo (cf., además de la arriba citada Bibliografía, Eliahu Toker: Un diferente y su diferencia. Carlos M. Grünberg. Madrid: Del Taller de Mario Muchnik, 1999; con texto de Borges). Borges fue amigo de Grünberg y prologó su libro Mester de judería (1940).

Pero se trata de meras conjeturas. El único dato fehaciente acerca de la planeada publicación surge de una breve glosa que apareció sin firma en la revista porteña El Hogar del 17-IV-25 ("Las novedades literarias"), la cual he podido ver gracias a Sara L. del Carril:

Samuel Glusberg.- El autor de La levita gris, que tantos antecedentes tiene en el arte de fundar y fundir publicaciones literarias, editará próximamente Orígenes, revista bimestral de estudios judíos, que promete ser tan buena o mejor que La Revue Juive, de París.

Glusberg fue un importante editor y un escritor menor de la época, que publicaba a veces bajo el seudónimo Enrique Espinosa.

Las simpatías de Borges para con autores o proyectos judíos, documentable por primera vez en carta a Abramowicz del 11 de octubre de 1920 (Cartas del fervor. Correspondencia con Maurice Abramowicz y Jacobo Sureda, 1919-1928. Notas: Carlos García. Barcelona, 1999, p. 15-16), le atrajo en Argentina el rencor de grupos conservadores.

En agosto de 1932, Borges publicó en Mundo Israelita un breve, pero apasionado alegato contra el antisemitismo reinante en Buenos Aires por esas fechas. Ello debe haber contribuido a que, en 1933, el periódico católico Crisol denunciara de manera insidiosa cierta "mácula" de Borges (he visto el artículo gracias a la afable gentileza de Adolfo de Obieta, hijo de Macedonio Fernández, entretanto fallecido):

La primera crítica polémica habida en el país, tuvo lugar el año 1926, en la histórica peña del Royal Keller, donde funcionaba la Revista Oral. Allí se hizo el enjuiciamiento de Alberto Gerchunoff. Hizo la defensa de este escritor semítico su correligionario Jorge Luis Borges, habiendo corrido el ataque a cargo, naturalmente, de Alberto Hidalgo. Recientemente, la revista Megáfono, tribuna de la novísima generación, consagró unas cuantas páginas al examen de la obra de Borges, el distinguido escritor judío ya nombrado.

Poco después, en su número 625, del 30-I-34, Crisol imputó a Borges su "ascendencia judía, maliciosamente oculta, pero mal disimulada". Al pérfido ataque respondió Borges con su elegante y divertido artículo "Yo, judío": Megáfono 12, Buenos Aires, abril de 1934 (Textos recobrados, 1931-1955. Barcelona, 2001, p. 89-90).

 

Modificación: 19/01/2004

P.D.: El proyecto de la revista Orígenes parece haberse frustrado. En carta a Waldo Frank del 23-X-25, Glusberg escribe: A Anita Brenner le "encargué que lo entrevistara para una revista de estudios judíos que pensaba publicar pero que ya no saldrá" (cf. Horacio Tarcus: Mariátegui en la Argentina o las políticas culturales de Samuel Glusberg. Buenos Aires: Ediciones El Cielo por Asalto, 2002, 117).

 

Carlos García (1953) Autor y/o editor de: Jorge Luis Borges: Cartas del fervor. Correspondencia con Maurice Abramowicz y Jacobo Sureda. Barcelona, 1999 (ordenamiento y notas de CG). El joven Borges, poeta (1919-1930). Buenos Aires, 2000. Correspondencia Macedonio-Borges, 1922-1939. Crónica de una amistad. Buenos Aires, 2000.

 

© Carlos García 2003
Espéculo. Revista de estudios literarios. Universidad Complutense de Madrid

El URL de este documento es http://www.ucm.es/info/especulo/numero25/origenes.html