Editorial


El lugar de la Cooperación


NTERNET está generando un nuevo espacio basado en la cooperación. Esta idea está implícita en su condición de Red. Una Red sólo es posible mediante una relación solidaria entre sus miembros. El primer interés de todo miembro de la Red es mantener sus vínculos con el resto, ya que son estos precisamente los que me confieren mi condición de parte. Cuando la Red crece, yo crezco, puesto que todo aumento lo es también de mis posibilidades como miembro de esa Red.

Perfecta combinación de individualidad y solidaridad colectiva, las Redes ofrecen un modelo de cooperación cuyas implicaciones sobrepasan la esfera de las comunicaciones. A la cooperación orgánica, se suma la solidaridad.

Sería importante que todos aquellos empeñados en convertir la Red en un gigantesco mercado, reduciéndola en su dimensión participativa y convirtiéndola en unidireccional, entendieran que los mecanismos de competencia exteriores, que tienden a hacer aumentar a unos a costa del resto o a establecer tajantes divisiones entre emisores y receptores ("consumidores"), en gran medida, no son válidos aquí. El intento de trasplantar fórmulas de mercadotecnia sólo puede llevar al fracaso. Aquí no hay "cuotas de mercado", en las que si uno crece el otro obtiene menos de la "tarta". Esto funciona de otra manera.

La Red es una forma de comunicación a la vez pública y privada; permite suplir al correo o al teléfono y, si se quiere, permitir a todos entrar en tu "casa". No es casual que se hable de "home-page". A diferencia del mercado exterior, tú no sigues a tus posibles "clientes", sino que ofreces tu "casa" para que la visiten y se encuentren en ella como en la suya. La proliferación de "páginas personales", que a muchos les parecen triviales, es un síntoma de ese deseo de acoger, de encontrarse con los otros, carácterístico del ser humano.

La política de "puertas abiertas", de hospitalidad, debe seguir siendo la principal característica de la Red, el primer intento de Comunidad basada en la Comunicación Universal.