Espéculo

  Reseñas, críticas y novedades

 

 

 
A. A. V. V.

Manual de géneros periodísticos
 


 

Erasto Antonio Espino Barahona
Universidad de La Sabana / USMA

Según el parecer de un sector importante de la intelligenstia occidental, estamos inmersos en una época móvil, fronteriza y de huidizos contornos. Es la así llamada condición posmoderna, en la que “todo lo sólido se desvanece en el aire”, según la célebre frase de Marx, popularizada por Berman en un memorable ensayo sobre la Modernidad.

En un contexto semejante donde lo canónico y los mecanismos de control disciplinario viene a menos, uno puede preguntarse si vale la pena enunciar rutas, normas o puntos de referencia que pretendan si no regir, por lo menos, orientar al público o a algún sector de la ciudadanía en determinada práctica o saber.

Un panorama como el anterior no podría menos que desestimar una labor como la emprendida por los colegas de la Facultad de Comunicación de la Universidad de La Sabana, al publicar en febrero de este año la primera edición del Manual de Géneros Periodísticos en colaboración con ECOE ediciones.

Sin embargo, la publicación es un hecho cumplido que hay que celebrar no sólo como un gesto controcorrente, sino como signo de una postura coherente con el ideario de La Sabana que no cede ante las presiones de lo light y que cree con toda honradez intelectual y existencial que, en épocas intelectualmente movedizas son más que nunca necesarias palabras fuertes y claras sobre el quehacer intelectual, particularmente en el ámbito periodístico donde la palabra -al hacerse pública- se teje inexorablemente con la claridad, la razón y la verdad.

El “Manual” no quiere ser, pues, una camisa de fuerza sino una convocación polifónica de voces (donde se cruzan felizmente el oficio y la academia) que permitan a cualquier estudiante de Comunicación Social ‘escuchar’ didácticamente los fundamentos teóricos y las competencias escriturales que subyacen en los géneros del Periodismo Contemporáneo.

Para ello, el texto reúne la experiencia y la pluma de César Mauricio Velásquez -presidente del CPB y decano de la Facultad de Comunicación y Periodismo; Alberto Salcedo Ramos, cronista de relieve conocido popularmente por su trabajo en Soho y El Malpensante; Liliana Gutiérrez Coba, editora de Palabra Clave y otrora Jefa de Comunicaciones y Mercadeo de la Cámara Colombiana del Libro; así como de Jesús Erney Torres -premio Simón Bolivar 1997 al “Mejor reportaje de investigación y análisis en televisión”- y del intelectual, periodista y docente universitario Jairo Enrique Valderrama.

El texto aborda -para cada género periodístico elegido- junto al planteamiento teórico y la discusión consecuente de rigor, una serie de ejemplo canónicos reales que -tomados de las rutas de circulación de los mass media- ilustran legítimamente el saber-hacer de la escritura periodística de la mano de sus mismos creadores. De este modo, se presenta al lector el rostro vario y unívoco del titular, la noticia, la entrevista, la crónica, el reportaje, el editorial, al artículo, la columna y como colofón, la critica artística y literaria.

Siendo esta la primera edición de un texto que busca responder a una necesidad sentida del estudiantado de Comunicación Social, será necesario someterlo antes que nada al severo escrutinio de su uso didáctico y pedagógico en las aulas de las Universidades. Esperando recibir de sus usuarios las recomendaciones y comentarios que surjan de la praxis educativa.

Mientras ello ocurre, cabe señalar quizás algunos aspectos perfectibles que -pedagógica y conceptualmente- podrán hacer que la intención y la calidad del texto sean todavía más evidentes. Si el “Manual” es, en efecto, un vademécum que permite acceder en un solo texto a una formación global sobre determinado tema, hace falta entonces enriquecerlo con un mayor número de ejercicios. Esto permitirá a profesores y alumnos acceder a un corpus de provocaciones escriturales que sostengan un proceso largo de aprendizaje de la escritura periodística. Es la lección de los buenos textos de Composition de la Escuela Norteamericana: El registro bibliográfico de ejercicios en la misma proporción que la teoría esbozada en el texto.

De igual manera, sería bueno revisar la pertinencia del término “redacción” en el ámbito universitario global que, después de la influencia de Barthes y del mismo Cassany (válidamente citado en el “Manual”), opta casi unánimemente por el de escritura, dado que éste asume la cuestión de la competencia gramatical sin olvidarse de lo ético-ideológico de cualquier proceso escritural. Igualmente se echa de menos en un texto como el que nos ocupa, una referencia al clásico de Walter Ong, La oralidad y la escritura, como horizonte de sentido que enmarca ambas dinámicas comunicativas.

No es posible concluir esta reseña sin ponderar que en los pliegues y líneas que el Manual de géneros periodísticos ofrece, hay siempre una apuesta por la escritura como ejercicio y práctica semiótica que no se reduce a simple técnica para transmitir o interpretar un mensaje, o para persuadir de cierta toma de posición, sino que la misma se constituye en acto de trascendencia ética en el que jamás debe faltar -al decir de Cesar Mauricio Velásquez- “las virtudes profesionales de la credibilidad, el rigor y la independencia” (p.19).
[13-06-2005]

 

30/07/2005

© Erasto Antonio Espino Barahona 2005

Espéculo. Revista de estudios literarios. Universidad Complutense de Madrid

El URL de este documento es http://www.ucm.es/info/especulo/numero30/generope.html



Espéculo. Revista de estudios literarios
(Universidad Complutense de Madrid) 2005