Editorial


Culturas

Una de las consecuencias de que el mundo se nos esté haciendo cada día más pequeño es el choque de culturas. Como en cualquier otro espacio reducido, el roce se hace inevitable. El mundo ha tenido siempre el mismo tamaño, es cierto, pero la percepción de la distancia ha cambiado.

En este encogimiento del mundo han tenido mucho que ver los medios de comunicación. Por un lado, son elementos de acercamiento en la medida en que nos muestran unos a otros, pero, por otro, y por el mismo motivo, son también vehículo de discordia en la medida en que muestran nuestras divergencias culturales.

En el mundo existen una gran cantidad de visiones distintas, diferentes y discordantes. Cada uno tiene como suyas las que tiene, las que le han tocado culturalmente y a las que tiene en mayor o menor estima. El problema es que es muy difícil dejar de pensar desde nuestra óptica porque no tenemos otra. A cada uno le acabarán pareciendo ciertas cosas del otro como rarezas, aberraciones o injusticias. Y esto poca solución tiene.

Lo cierto es que, aunque siempre han existido choques, es la reducción provocada por la globalización la que está intensificando los conflictos culturales. Se desplazan las personas y se desplazan las ideas a través de los medios de comunicación. Lo único que podemos hacer es tratar de conocer lo mejor posible a los demás para tratar de entender sus razones. En algunos casos será posible; en otros no. El mundo es rico y es diverso, pero no todo es asumible. Se puede pedir comprensión, pero no dejar lo que pensamos al margen. Lo que es importante es no meter a todo el mundo en el mismo saco.

Por nuestra parte, abogamos por utilizar los medios globales —Internet lo es— para tratar de contribuir a un mayor conocimiento, a sabiendas de que si mostráramos, por ejemplo, la Venus de Botticelli habría partes del mundo (puede que incluso entre nosotros) en las que lo considerarían una indecencia. Habríamos actuado con la mejor intención, mostrando lo mejor que tenemos, aunque algunos no lo vieran así. Complicado.

Joaquín Mª Aguirre
Editor


El URL de este documento es http:/www.ucm.es/info/especulo/numero32/32editor.html