La adición en inciso: sus formas y puntuación

Miguel Ángel de la Fuente González

Escuela Universitaria de Educación, de Palencia
Universidad de Valladolid


 

   
Localice en este documento

 

En la puntuación, siempre deben plantearse tres preguntas: qué puntuar, cómo y por qué; esto requiere identificar el fenómeno puntuable, determinar el modo de puntuarlo y justificar la puntuación utilizada. Tal esquema seguiremos en el siguiente artículo.

 

1. QUÉ PUNTUAR: IDENTIFICACIÓN DEL FENÓMENO

En nuestro anterior artículo, “La coordinación en inciso y su puntuación” (Fuente 2005), nos limitamos a los casos en que figuraban las conjunciones y (e), ni, o (u), pero, aunque. A modo de continuación, aquí abordaremos otros nexos o enlaces de la coordinación o adición en inciso, que siguen igual comportamiento ortográfico, aunque no sean exactamente sinónimas ni funcionen exactamente igual.

Los posibles sustitutos de y (o de ni, para sumandos negativos) que vamos a estudiar aquí no son todos los posibles, sino alrededor de quince. Para identificarlos, comenzaremos con un ejemplo. Así, partiendo de la frase

Todos los amigos, y algunos vecinos, salieron en su busca,

podemos construir, entre otras, las siguientes variantes:

1) Todos los amigos, incluso algunos vecinos, salieron en su busca.

2) Todos los amigos, hasta algunos vecinos, salieron en su busca.

3) Todos los amigos, aun algunos vecinos, salieron en su busca.

4) Todos los amigos, también algunos vecinos, salieron en su busca.

5) No todos los amigos, tampoco algunos vecinos, salieron en su busca.

6) Todos los amigos, además de algunos vecinos, salieron en su busca.

7) Todos los amigos, así como algunos vecinos, salieron en su busca.

8) Todos los amigos, más algunos vecinos, salieron en su busca.

9) Todos los amigos, amén de algunos vecinos, salieron en su busca.

10) Todos los amigos, a la vez que algunos vecinos, salieron en su busca.

11) Todos los amigos, al igual que algunos vecinos, salieron en su busca.

12) Todos los amigos, junto con algunos vecinos, salieron en su busca.

13) Todos los amigos, entre otros, salieron en su busca.

14) Todos los amigos, aparte de algunos vecinos, salieron en su busca.

Simplificando, todos estos casos podemos caracterizarlos, en un principio, por tres factores:

Su contenido: indican un elemento que se añade o destaca con respecto a otro, principal.

Su entonación: en un nivel inferior al de la oración en que van insertos.

Su ortografía: van delimitados por comas.

 

2. CÓMO PUNTUAR: LOS MODOS DE PUNTUACIÓN

Sin embargo, para puntuar estos incisos no sólo se utilizan las comas, sino otra serie de signos que nosotros hemos agrupado en las que denominamos “escalas de puntuación”:

A) La escala de los incisos: comas / rayas / paréntesis.

B) La de la enumeración: coma / punto y coma / punto / punto y aparte.

C) La escala enfática, que reduciremos al uso de los dos puntos.

En la Ortografía de la Lengua Española, de la Real Academia (1999: 60), no encontramos alusión a ninguno de los tipos de inciso arriba enumerados, aunque sí una referencia a la puntuación entre comas de “cualquier comentario, explicación o precisión a algo dicho”; y pone, entre otros, el ejemplo Toda mi familia, incluido mi hermano, estaba de acuerdo, que podríamos cambiar, a nuestra conveniencia, por Toda mi familia, incluso mi hermano, estaba de acuerdo.

 

3. POR QUÉ PUNTUAR: LOS MOTIVOS DE PUNTUACIÓN

Por otra parte, el uso de los signos de las escalas depende de tres factores: características del segmento (la forma y el contenido del inciso, en este caso), el contexto y el estilo. Como no es fácil aplicar estos criterios ni constatar su aplicación en los ejemplos (incluso podría resultar reiterativo), vamos a ilustrar cada uno de estos criterios con algún caso concreto, y después, en el resto del artículo (la parte más extensa), nos limitaremos a reproducir los ejemplos de cada apartado, sin más comentario ni justificación.

3.1) De las características formales del segmento, quizás las más relevantes sean su extensión y la presencia de otros signos de puntuación en su interior. Así, no será muy recomendable usar coma para delimitar un inciso que ya cuenta con comas en su interior, como en este ejemplo:

A la vista estaba que don Gustavo, amén de libros, incunables y todo tipo de arcana bibliografía, coleccionaba estatuas, cuadros y retablos, por no decir abundante fauna y flora (Ruiz Zafón 2003: 49).

En los siguientes ejemplos, la presencia de comas (por inciso o por enumeración) justifica el uso de rayas para delimitar el inciso:

Y es incuestionable —hasta para quienes, como Gaston Ash, nos mantenemos en los parajes del agnosticismo liberal— que existe un parangón innegable entre la ética pública cristiana y la ética humanista y democrática que es sustrato laico de la civilización occidental (Papell 2005C: 18).

El otero era ya otro, había perdido, en julio, el parecido con el paisaje ruso, los colores eran más duros, la cantera tenía más aspereza y en todo —hasta en las cabras blancas, azafranadas y rosadas— diríase que había menos azul celeste (Kaverin 1972: 153).

3.2) Por otra parte, importa también la ubicación del inciso dentro de la frase. Así, los incisos pueden tener cuatro localizaciones: en cabeza, en interior, cerrando la frase y exterior. Veámoslos en concreto, comenzando por el caso en que aparece en cabeza, que se puntúa con coma:

Incluso para sus cálculos, la calamidad fue demasiado grande.

Si se encuentra en posición interior, puede usarse cualquiera de los signos de la escala de los incisos, dependiendo, una vez más, de las características del segmento (longitud y presencia de otras comas, por ejemplo), así como del estilo (deseo de resaltar):

La calamidad, incluso para sus cálculos, fue demasiado grande.

La calamidad (incluso para sus cálculos) fue demasiado grande.

La calamidad —incluso para sus cálculos— fue demasiado grande.

En el caso de inciso a final de frase, se pueden utilizar cualquiera de los signos de la escala de la enumeración (o de la enfatización, pues coinciden):

La calamidad fue demasiado grande; incluso para sus cálculos.

La calamidad fue demasiado grande. Incluso para sus cálculos.

También se podrían usar los signos de los incisos:

La calamidad fue demasiado grande —incluso para sus cálculos—.

La calamidad fue demasiado grande (incluso para sus cálculos).

E incluso puede transformarse en inciso externo:

La calamidad fue demasiado grande. (Incluso para sus cálculos).

O puede resaltarse con el signo característico de la enfatización:

La calamidad fue demasiado grande: incluso para sus cálculos.

3.3) Por otra parte, importa a veces el contexto. Así, pueden darse dos posibilidades: que le preceda al inciso una palabra tónica o átona. Si le precede una conjunción u otro tipo de palabra átona, cabe la posibilidad de dos soluciones: puntuación plena (enmarcado por comas, normalmente) o parcial (sólo la segunda coma):

Pero, incluso para sus cálculos, la calamidad fue demasiado grande.

Pero incluso para sus cálculos, la calamidad fue demasiado grande.

No es aceptable, sin embargo, puntuar sólo con la primera coma, que además sólo los malos lectores la realizan como pausa:

Pero*, incluso para sus cálculos la calamidad fue demasiado grande.

Otro factor contextual es la presencia (o ausencia) de otros signos de puntuación (especialmente de comas) en la oración que contiene el inciso, incluso puede darse cierta aglomeración de enlaces. Aunque esto último no suele ser frecuente, lo comentamos aquí porque puede ser útil pedagógicamente. Por ejemplo, un caso en que se yuxtaponen tres elementos:

Ante la ley todos somos iguales —iguales los derechos a la vida, a la felicidad, a la libertad, a no ser dominado por otro—; pero, si aparte de esto, todos fuésemos idénticos, todos seriamos peores (Gala 1995: 22).

Otra posibilidad de puntuar es separar cada enlace por coma (puntuación plena):

Ante la ley todos somos iguales —iguales los derechos a la vida, a la felicidad, a la libertad, a no ser dominado por otro—; pero, si, aparte de esto, todos fuésemos idénticos, todos seríamos peores.

Sin embargo, la partitura de lectura, tendría estas tres pausas:

Pero si aparte de esto / todos fuésemos idénticos / todos seríamos peores//

Otro ejemplo también con tres enlaces consecutivos, aunque su autor prescinde de las comas, lo que no parece muy recomendable:

Para conformarlos hay que explicarlos que si además de estar famélicos han sido buenos irán al cielo (Alcántara 2005E: 64).

Su partitura sintáctica, similar a la anterior, también tiene tres niveles:

La oración admite varias posibilidades de puntuación. Comencemos por la puntuación plena: primero con comas (poco práctica); después, con rayas:

Para conformarlos hay que explicarlos que, si, además de estar famélicos, han sido buenos, irán al cielo.

Para conformarlos hay que explicarlos que —si, además de estar famélicos, han sido buenos— irán al cielo.

De las puntuaciones parciales posibles, una sería ésta:

Para conformarlos hay que explicarlos que si, además de estar famélicos, han sido buenos, irán al cielo.

De todas formas, las pausas se localizarían así:

Para conformarlos / hay que explicarlos / que si además de estar famélicos / han sido buenos / irán al cielo //.

3.4) Finalmente, puede intervenir el estilo de puntuación, más difícil de controlar, y que podría ser la única explicación (o explicación comodín) para casos que no admiten las dos primeras. Así, en el siguiente ejemplo, parece que el uso de raya es meramente enfático, al no existir motivo en las características del segmento (corto y sin comas interiores) ni en el contexto:

Al que tiene ese sino, cualquier alienación —hasta la del amor— lo desequilibra (Gala 1977: 51).

Dentro del estilo podemos incluir el uso de punto para separar la última frase o segmento de un texto (factor contextual también, al que hemos dedicado el artículo Fuente 2005B). Veamos, pues, unos ejemplos de frases de adición en inciso que rematan de forma contundente el texto y que no van separadas por coma o punto y coma, sino por punto (enfatizador). Aquí sólo reproducimos el párrafo final, aunque, para captar plenamente su efecto, sería mejor leer todo el artículo.

La guerra global contra el terrorismo dirigida por Washington y Londres, con su pretendido fulcro en Irak, quizá haya empezado a producir una nueva generación de asesinos preparados, astutos y localizados que actúan por todo el mundo. Incluso el 23 de julio en Sharm el Sheij (Khouri 2005: 11).

Eso es lo que piensan los niños, aunque en realidad no sean tan buenos aforistas como Cioran y Canetti. O tal vez es lo que sueñan. Es verdad que sus sueños son casi siempre nuestras pesadillas, pero también es verdad que los sueños de los niños tienen una insultante habilidad para domesticar la realidad. Incluso en las películas de Robert Rodríguez (Cercas 2005: 8).

¿Recuerdan el caso del chico de 16 años que mató a sus padres y a su hermana con un sable japonés? Se hizo bruscamente célebre y era conocido como “el asesino de la catana”. Pues bien, eso pasó hace cinco años y el muchacho ya está en la calle, en libertad vigilada, pero en admirable disposición de pegarle una estocada en las agujas a cualquiera. Incluso al reloj de la Puerta del Sol (Alcántara 2006: 52).

Una vez vistos, aunque de forma muy rápida, qué puntuar, cómo y por qué, vamos a centrarnos, concretamente y con más detalle, en los tipos de adición en inciso enumerados arriba.

 

4. CASOS CONCRETOS DE ADICIÓN EN INCISO Y SU PUNTUACIÓN

Comenzaremos con algunas especificaciones sobre los ejemplos. En primer lugar, los ejemplos que reproducimos, proceden de muy diversas fuentes: textos escritos originalmente en nuestro idioma (literarios y periodísticos, fundamentalmente) y textos traducidos.

Otro factor es la longitud de los ejemplos. En principio, no deberían desecharse los ejemplos que ocupan más espacio (y preferir los más cortos), aunque con ello, el texto podría resultar más ágil, además de poder incluir un mayor número de ejemplos en el mínimo espacio. Sin embargo, no hay que olvidar que la longitud es un factor muy importante en la puntuación, por lo que quizás lo ideal fuera incluir, en cada apartado, ejemplos de diferentes tamaños.

Por otra parte, los ejemplos que contienen una oración o proposición no subordinada hemos preferido desecharlos en casos en que se presten a duda sobre si son realmente incisos o simple coordinaciones (lo que suele suceder cuando se puntúan con coma, punto y coma o punto).

En caso de no haber encontrado ningún ejemplo para alguno de los apartados, lo hemos creado a partir de otros similares, no sin avisarlo con la indicación de “ejemplo recreado o alterado” (los ejemplos originales no suelen encontrarse muy alejados de los manipulados).

Finalmente, los ejemplos de puntuación de cada enlace (incluso, hasta, aun, también, etc.) se organizan en diez apartados, según su situación:

En cabeza de oración.

En interior tras palabra átona, con puntuación total y parcial.

Tras palabra tónica, con coma, raya y paréntesis.

En posición exterior, tras punto y seguido, con paréntesis (paréntesis externo).

En posición final, con punto y coma y con punto.

En posición final, enfatizado con dos puntos.

Y sin más, vamos a centrarnos en cada uno de los tipos y sus soluciones de puntuación, acompañadas de ejemplos, cuyo número oscilará entre uno y cinco; de todas formas, nuestro lector puede, muy bien, optar por leer, por ejemplo, solamente los tres primeros de cada apartado, y dejar los otros para mejor ocasión.

1) Incluso...

Martí (2003: 61) se refiere a incluso, aun y hasta, como conectores que “destacan un elemento para atribuirle un comportamiento o una cualidad”; además, con los tres, se puede introducir algo que “no era de esperar”. Concretamente, incluso e inclusive “exigen que los elementos relacionados [o enumerados] formen parte de un mismo conjunto ordenado de menos a más” (Martí 2003: 29).

Por su parte, según el diccionario de Seco (1999: 2588), incluso “indica que lo expresado en la palabra o sintagma a que se refiere supone un grado alto, o superior a lo dicho anteriormente”.

Pero no siempre incluso sirve para introducir un inciso; por lo que podemos pensar en cuatro posibilidades de aparición:

Copulativa + incluso —> Incluso en cabeza —> Incluso pospuesto —> en inciso

¿Cuál es la lengua común de la clase obrera española (e incluso de la propia clase obrera catalana en 1969)? (Lodares 2005: 165).

¿Cuál es la lengua común de la clase obrera española (incluso de la propia clase obrera catalana en 1969)?

¿Cuál es la lengua común de la clase obrera española (de la propia clase obrera catalana en 1969 incluso)?

¿Cuál es la lengua común de la clase obrera española e, incluso, de la propia clase obrera catalana en 1969?

Y ahora, ciñéndonos al incluso en cabeza de inciso, veremos sus diferentes posiciones y contextos, con las diversas soluciones puntuarias.

1.1. Encabezando la oración:

Incluso físicamente, ahora ya no soy el mismo (Pavese 2003: 120).

Incluso hoy en día, algunos grupos fundamentalistas cristianos interpretan el Libro de Daniel para explicar acontecimientos contemporáneos (Hodge 2005: 160).

Incluso en países con abundancia de recursos hídricos, muchas de las fuentes que los proporcionaban se ven sometidas a presiones, debido a las captaciones de pozos subterráneos y al desvío de aguas de ríos y embalses, con el fin de conseguir mayor rentabilidad a sus explotaciones agrícolas, industriales y turísticas, con campos de golf incluidos (G. Díez 2005: 20).

Incluso a pesar de que mermaban la calidad del libro afirmaciones tan categóricas como “España es una cosa hecha por Castilla, y hay razones para ir sospechando que... sólo cabezas castellanas tienen órganos adecuados para percibir el gran problema de la España integral”, en él, Ortega trató con perspicacia varios problemas nacionales permanentes (Gray 1994: 147).

Incluso después de que murió el sacerdote, hace cuatro años —uno antes de mi enfermedad—, se manifestó esa disciplina en la manera apasionada como todo el mundo arrancó las flores y los arbustos de su huerto y los llevó a la tumba, a rendirle a El Cachorro su tributo final (García Márquez 1979: 129)..

1.2.) Detrás de palabra átona, con puntuación total:

En su pueblo quizá le llamarían coqueto. Porque, incluso hoy que Nueva York se ha vuelto tan cosmopolita, [el sevillano Manuel] Trujillo llama la atención (Carlin 2005: 12).

Así se explica que, incluso ante una propuesta tan escasamente atractiva como la de la futura Constitución Europea, la inclinación favorable de los electores haya sido abrumadora: el 76,73% de los votos emitidos (Papell 2005: 21).

La tristeza que yo señalo como pecaminosa es la terca, esa especie de masoquismo en ver el mundo como pura oscuridad y, sobre todo, el olvidarse de que, incluso en medio de la noche, Dios sigue amando al hombre (Martín Descalzo 1991: 44-45).

¿Se han puesto a analizar cómo han resuelto el problema del tren de pasajeros y de mercancías ciudades como Castellón, Valencia, Cádiz, Córdoba, Sevilla, Lérida o Zaragoza, todas ellas con algún tipo de soterramiento e, incluso en algunas, con puertos que exigen al transporte de mercancías cruzar la ciudad para llegar a ellos? (Salvador Polo 2005: 15).

1.3) Detrás de palabra átona, con puntuación parcial:

—Sé lo que sientes —dice Caifás, de pronto—. Sé que no duermes y que todo en la vida ha muerto para ti. Que incluso cuando estás con los demás, como ahora conmigo, estás vengándote (V. Llosa 1984: 143).

E inclusive cuando esta libertad en la asociación es restringida, por necesidades de ciertas épocas, a un mínimo, conviene que nunca quede totalmente anulada (Ferrater Mora 1985: 155).

Pero incluso desde las filas republicanas, poco proclives a Maura, se alabó la actuación del ministro de la Gobernación (Calvo Poyato 2003: 62-63).

El señor Oppermann se ha comportado de un modo muy decente, pero, ¿cuánto tiempo podrá resistir? E incluso si pudiera, ya no da alegría vivir (Feuchtwanger 2005: 328).

Adviértase que la discrepancia individual cuenta muy poco; por supuesto, apenas nada si es minoritaria; pero incluso en el caso de que la mayoría de los individuos como tales discrepen, esto disminuye escasamente el vigor de la vigencia en cuestión (Marías 1964: 142).

1.4) Detrás de tónica, con comas:

La historia ha juzgado ya a Stalin, incluso en demasía (López 2005: 11).

Al hablar, incluso en aquellos días, mostraba con frecuencia su humor y su gracia (Sánchez Barbudo 1976: 452).

Cada persona, incluso aquellos que tienen sangre noble, tiene que descifrar los jeroglíficos que surgen en sus vidas e interpretar los mensajes y señales (Subirana 2002: 351).

Los semiotistas soviéticos de Tartu sostienen que todo, incluso el cine, se crea bajo la férula modelizante del lenguaje (Lázaro Carreter 1997: 382-383).

Los datos “empíricos”, incluso los hechos históricos que será menester tener en cuenta, sólo importan en cuanto determinan, todo lo empíricamente que se quiera, una estructura social (Marías 1964: 47).

1.5) Detrás de tónica, con rayas:

En un afilado —incluso agudo— artículo, Baltasar Porcel sostiene que política es una “palabra proscrita por quienes quieren que se haga una sola política” (Gala 1977: 328).

En todos [los resultados] había ganado yo —incluso en Japón—, con la sola excepción de Francia, donde Fujimori obtuvo una ligera ventaja (V. Llosa 1993: 528).

Representaban —inclusive políticamente— el “nuevo equilibrio europeo” (Ferrater Mora 1985: 117).

Cuando muchos hombres del siglo XIX emprendieron de nuevo la tarea de buscar una “solución”, la doctrina del equilibrio [de los poderes] constituyó —inclusive para quienes la rechazaron— una obsesión poderosa (Ferrater Mora 1985: 122).

No quiere tomar nada seriamente y de todo hace broma —incluso de su propia miseria— (Pla 1999: 129).

1.6) Con paréntesis:

La de los Ursinos había conseguido deshacerse de todos los prepotentes de la Corte de Felipe V (incluso del embajador francés, cardenal Estrées, confidente de Luis XIV), para sustituirlos por peones de su camarilla, a los que creía totalmente adeptos (Vila-San-Juan 1998: 39).

Buen libro [será éste] para nuestro presidente, que presume de leído (incluso borgiano) y reputa, alelado, de republicano a Don Quijote, dislate imposible antes de 1789 (Prieto 2005: 4).

En más de una ocasión (incluso en un largo reportaje que le hice en 1969) Roque ha reconocido sus lazos con el fútbol, el tango, el lunfardo y el humor rioplatense (Benedetti 1988: 221).

Rara es la vez que he ido a ver a un amigo (incluso haciéndole la maleducada advertencia previa de “estaré sólo una hora, porque tengo mucho trabajo”) sin que las cosas acabaran más o menos así (Bayón 1985: 181).

En efecto, los científicos operan bajo el principio del “como si”: “Procedamos como si la teoría X fuese correcta (incluso aunque sepamos que en realidad no lo es)” (Dunbar 1999: 156).

1.7) Con paréntesis externo:

Es claro que, según vimos, ni la palabra “marxismo” ni ninguna otra puede vaciarse asépticamente de toda carga emocional, y el sentimiento es un ingrediente de toda moral. (Incluso en Kant recordemos la importante función del sentimiento de Achtung o reverencia a la ley moral) (Aranguren 1968: 59-60).

1.8) Con punto y coma:

Es cierto que Pugachev se levantó pidiendo la libertad de los siervos, pero recordemos que lo hizo desde su pretensión de ser Pedro III; para los millares de rusos que le siguieron, un zar podía ordenar lo que quisiera; incluso eso (Díaz Plaja 2004: 183).

En mi familia, yo fui la primera persona que estudió medicina; incluso la primera que hizo una carrera y fue a la universidad (Aznárez 2005: 16).

La dimisión del Gobierno supuso para Maura los más cálidos y encendidos elogios; incluso de algunos de sus enemigos políticos, quienes valoraron, por encima de otras consideraciones el gesto que había tenido el presidente del Gobierno (Calvo Poyato 2003: 78).

En las obras de Harold Pinter siempre quedan puertas abiertas a interpretaciones contrapuestas, cabos deliberadamente sueltos, la posibilidad de que lo que acabamos de ver no haya sucedido como nos ha sido contado, sino de otro modo; incluso de que no haya sucedido nunca (Mendoza 2005).

Dada la estructura de “Un paso adelante”, esto resulta letal sobre todo para los actores veteranos, aquellos que supuestamente deben conferir solidez a la serie: las evoluciones de Lola Herrera o Juan Echanove, por ejemplo, terminan resultando patéticas, huérfanos como están de personajes con historia; incluso llegan a estorbar el desarrollo natural de la kermesse coreográfica (Esparza 2005F: 61).

1.9) Con punto:

Todos prometen durante estos días finales de año. Incluso el reincidente Benito Floro, que dice que desea nacionalizar al Madrid, o sea, buscar galácticos indígenas (Alcántara 2005H: 48).

Fue él quien nos aconsejó visitar el Museo de Historia Natural. Una necesaria exposición dedicada a Charles Darwin, al origen del hombre, a la evolución, a nuestros primeros antepasados, a nuestra familia de homínidos de los que también desciende, ¡ay!, Georges Bush. Incluso Acebes, a su pesar (Rioyo 2005: 14).

Tuvo numerosos enemigos y acabó perdiendo un referéndum; su figura, sin embargo, se mantuvo siempre al margen de todo descrédito. Incluso cuando algún que otro escándalo salpicó a determinados políticos de sus filas (Goytisolo 2002: 139).

Si se tratase de un diario científico, en el que la observación y la impresión es tan fundamental como las últimas, se comprendería [tal actuación]. Incluso si hiciéramos de cada escritor un monumento, con sus etapas y sus períodos, como en las Edades Antiguas (Trapiello 1998: 110).

Tanto me llamó la atención [el hombre vestido de gris] que seguí pendiente de él hasta que lo recogieron en un automóvil demasiado nuevo tan pronto como se llevaron el cadáver del asesino, y desde entonces pareció borrado de la memoria histórica. Incluso de la mía, hasta muchos años después, en mis tiempos de periodista, cuando me asaltó la ocurrencia de que aquel hombre había logrado que mataran a un falso asesino para proteger la identidad del verdadero (García Márquez 2004B: 54).

Un caso en estilo cortado:

Uno se puede equivocar una vez. También dos. Incluso tres, si uno está convencido de que la verdad se halla de su parte (Esparza 2005K: 69).

1.10) Con dos puntos

Luria se fijó [en un escaparate] en un esqueleto en venta: incluso la muerte constituía un buen negocio (Bashevis Singer 2005: 419).

2. Hasta…

Según Seco (1999: 2439), “indica que lo expresado en la palabra o sintagma a que se refiere supone un grado alto o superior a lo dicho anteriormente”; señala también su equivalencia a incluso. Ejemplos:

Hasta él, que no acostumbraba a bucear en estas cosas, podía notarle la tristeza…

Mario era el trasunto varonil de Elena… Hasta en la estatura eran pariguales.

Según Martí (2003: 61), con hasta se destaca “un elemento para atribuirle un comportamiento o una cualidad”. También sirve para introducir algo que “no era de esperar”.

Aquí tenemos solamente dos posibilidades de aparición:

Conjunción + hasta —> hasta (encabezando inciso)

El humor es en la novela un moderador (y hasta un exponente) ideológico (Benedetti 1988: 170).

El humor es en la novela un moderador (hasta un exponente) ideológico.

Y pasamos a los ejemplos con las diferentes soluciones puntuarias.

2.1) Encabezando la oración:

Hasta cuando hablamos de nosotros mismos, pocas veces decimos “yo pienso” o “así pensamos”, sino “aquí, en este país” se piensa así o de la otra manera (Barea 2000: 290).

2.2) Tras átona con puntuación total:

A otra [causa se debe]: el área dentro de la cual se mueve el manipulador de palabras es reducida, y resulta bastante comprensible que, hasta en los momentos de máxima exasperación fantasiosa o ingeniosa, la consecuencia acabe siendo “similar” a algún “precedente” (Fuster 1975: 136).

2.3) Tras átona, con puntuación parcial:

Yo creo que hasta en la misma literatura, la importancia de los idiomas es muy pequeña (ejemplo adaptado de Camba 1968: 53).

2.4) Tras palabra tónica, con comas:

Yo creo que la importancia de los idiomas es muy pequeña, hasta en la misma literatura (Camba 1968: 53).

Cada partido político, hasta los más ciegos, tiene su punto de vista sobre la jornada electoral (Alcántara 2005C: 64).

Dado que además era un hombre con gran sentido del humor, sus comentarios, hasta las simples preguntas a los acusados, divertían al populacho (Franco 2005: 117).

Ser reina, dicen los puristas, es un trabajo difícil. Todos lo son, hasta coger fresas y limpiar sanitarios, que para eso sí valen hasta los esclavos (Val 2001: 22).

Escuchó en dirección del cubículo donde se amontonaban las beatas: también dormían, hasta Alejandrinha Correa (V. Llosa 1984: 204).

2.5) Tras tónica, con raya:

Todo —hasta la Naturaleza— cambia (Ferrater Mora 1985: 35).

La Chicana toca tangos y milongas —hasta de 1915, como Fuegos artificiales—, aunque también un joropo venezolano o un aire boliviano llevado a cumbia (Galilea 2005: 30).

O acaso está dormida, y todo lo que le sucede —hasta su amor platónico, sobre todo su amor platónico— le sucede en el sueño (Gala 1998: 40).

Al cabo del tiempo, sectores cada vez más amplios —ahora hasta la Iglesia— han llegado a admitir que el hombre tenía derecho a comer, a pensar y expresar sus ideas libremente, a la salud, a una vejez segura (Vargas Llosa 1981: 23).

Las modas —hasta las más fugaces o decididamente idiotas— tienen un rápido reflejo en la URSS: no se trata sólo de la pasión por vestir pantalones vaqueros occidentales o llevar calzados adidas, que, a pesar de ser fabricados también en la Unión Soviética y ser este país una potencia deportiva, desaparecen en pocos minutos de las tiendas cada vez que llegan nuevos envíos (Bayón 1985: 140).

Y es incuestionable —hasta para quienes, como Garton Ash, nos mantenemos en los parajes del agnosticismo liberal— que existe un parangón innegable entre la ética pública cristiana y la ética humansta y democrática que es sustrato laico de la civilización occidental (Papell 2005C: 18).

2.6) Con paréntesis:

Ese respiro que, durante siglos, fueron las Canarias en la ruta de América (hasta para las compañías de teatro cuando se iba aún en barco), ese estar a mitad de camino, los asemeja a los hispanoamericanos: a los próximos al Caribe sobre todo (Gala 1977: 171).

El cuadro sólo es un objeto particularmente práctico y bien proporcionado: posee una artisticidad suficiente, en relación con su tamaño y peso (hasta Barceló podía incluso enrollarse) y, a menudo, incluso sirve para decorar la casa mientras se le busca alguna otra utilidad (Rubio Nomblot 2005: 40).

A esta llamada Constitución (hasta sobre su naturaleza jurídica cabe albergar serias dudas) le sucede lo que a la mayoría de los grandes textos políticos de la historia; que para su gestación todos han tenido que hacer concesiones para que el resultado pueda ser asumido por todos (Alzaga Villamil 2005: 13).

Así como los soldados [de plomo] están alineados y son todos del mismo tamaño o guardan entre sí una proporción adecuada, tanto los de a pie como los que van a caballo o sobre camellos (tropas coloniales en abundancia), los civiles se mezclan caóticamente, pertenecen a variadas esferas (hasta hay animales salvajes y caballos de carreras correteando junto a viajeros de tren con maletas y parejas que bailan), y unos parecen gigantes al lado de otros, y éstos liliputienses respecto a aquéllos (Javier Marías 2005: 102).

2.7) Paréntesis externo a la oración:

Por eso, sea bueno o malo el tiempo para amar, os recomiendo que gritéis a voz en cuello las tres grandes y menudas palabras del idioma [yo, no y amor]. Yo, como afirmación de vuestra individualidad, que será la que os salve. (Hasta para decir “Yo te amo” se ha de decir primero yo) (Gala 1995: 28).

2.8) Con punto y coma:

Al mirar hacia atrás en mi vida veo que todas mis cualidades, tanto buenas como malas, ya me acompañaban entonces; hasta mis ideas acerca de la literatura (Bashevis Singer 2002: 30).

Leía sus pensamientos, se anticipaba a sus palabras; hasta le gustaban los mismos platos que a él (Bashevis Singer 2002: 602).

Es significativo, por ejemplo, la cantidad de historias que giran en torno a la fragilidad, o a la ausencia de definición y de reconocimiento, de lo que suelen ser habitualmente garantías institucionales de la personalidad social: ciudadanía, nacionalidad, estatus jurídico, residencia, títulos académicos, trayectoria y situación laboral, estado civil, hijos…; hasta el nombre, los apellidos o la edad se reconocen o se niegan, se pierden o se cambian, por equivocación o intencionalmente, desde la salida misma de España durante la Guerra Civil (Devillard 2001: 152).

2.9) Con punto:

Papá tiene sangre fría para todo esto. Hasta para ordenar que destapen el ataúd y coloquen el zapato que se olvidaba en la cama (García Márquez 1979: 21).

Creo que era uno de los maestros que hacían lo posible para que no afloraran en la cátedra sus diferencias políticas, pero se les notaban más de lo que ellos mismos creían. Hasta por los gestos de las manos y el énfasis de sus ideas, pues era en la universidad donde más se sentía el pulso profundo de un país que estaba al borde de una nueva guerra civil al cabo de cuarenta y tanto años de paz armada (García Márquez 2004B:35-36).

Lo dijo tan mal [que participara yo en el concurso de cuentos] que la propuesta me pareció indecorosa, pero alguien que la oyó me precisó que en un país como el nuestro no se podía ser escritor sin saber que los concursos literarios son simples pantomimas sociales. “Hasta el premio Nobel”, concluyó sin la menor malicia, y sin pensarlo siquiera me puso en guardia desde entonces para otra decisión descomunal que me salió al paso ventisiete años después (García Márquez 2004B: 262).

Solo quiero decirte una cosa: que durante cinco años me comporté como una virgen sin tacha. Hasta dejé de leer novelas (Bashevis Singer 2005: 183).

2.10) Con dos puntos:

Y uno de los principios fundamentales del “equipo” es que, en él, debe compartirse todo: hasta las pedradas en los dientes... (Cambra 2005: 14).

3. Aun...

Seco (1999: 521) diferencia el aún tónico del aun átono, el que aquí nos interesa (equivalente a incluso), que “indica que lo expresado en la palabra o el sintagma a que se refiere supone un grado alto o superior a lo dicho anteriormente”. Además recoge su valor adversativo: seguido “de un complemento adverbial o de un gerundio, denota que, a pesar de las circunstancias expresadas por estos términos, se cumple lo enunciado en la oración” (también tiene este valor aun cuando…). Ejemplos: El proyecto fue bien acogido, aun en su forma. Intentó cerrar los ojos, pero aun así, aquel fragor lejano le asustaba.

También aquí tenemos dos posibilidades:

Conjunción + aun —> Aun... en cabeza de inciso

Muchos de ellos no comprenden que la actitud crítica —y aun hipercrítica— de los americanos era posible porque esa crítica se hacía “desde los Estados Unidos” y en nombre de ellos (Marías 1973: 139).

Muchos de ellos no comprenden que la actitud crítica —aun hipercrítica— de los americanos era posible porque esa crítica se hacía “desde los Estados Unidos”...

3.1) Encabezando la oración:

Aun entonces, gran cautela será necesaria (Ferrater Mora 1985: 154).

Aun hoy —conscientes quizá de que el estalinismo no ha muerto o de que, al menos, no ha sido suficientemente exorcizado—, los soviéticos siguen guardando un silencio un tanto avergonzado sobre sus familiares víctimas de Stalin (Bayón 1985: 77).

Aun en círculos y personas que me parecían los menos propensos a actuar por reflejos condicionados, percibo un escandalizado estupor por lo que les parece mi falta de patriotismo, una actitud dictada, no por convicciones y principios, sino por el rencor de una derrota (V. Llosa 1993: 535-536).

Aun en el caso en que se justifique establecer una conexión entre las clases presentes y las del pasado, esa vinculación tiene que ser a la vez histórica y funcional [...] (Marías 1964: 310).

Aun en el interior de las viviendas, hombres, mujeres y niños que interrumpían su tarea para persignarse, abrían fosos o llenaban sacos de tierra (V. Llosa 1984: 226-227).

3.2) Detrás de átona, con puntuación total:

Pero, aun en esta breve narración, Cervantes se deja arrastrar del sistema de parodia entremesil; se acuerda de que el marqués, al acercarse al caballero herido, “desque le quitó el almete, comenzole de mirar...” [...] (Menéndez Pidal 1973: 22).

Pero hasta que existiera una genuina economía de mercado las ocasiones para el negociado serían múltiples. Y, aun después, el poder siempre daría a sus detentadores ocasión de vender algo y aprovechar en beneficio propio la información privilegiada de quien gobierna (V. Llosa 1993: 170).

Los lugares donde, aun en momentos de máxima popularidad de mi candidatura, percibí más rechazo, fueron las regiones campesinas (Vargas Llosa 1993: 366).

Era imposible saber su edad, su procedencia, su historia, pero algo había en su facha tranquila, en sus costumbres frugales, en su imperturbable seriedad que, aun antes de que diera consejos, atraía a las gentes (Vargas Llosa 1984: 9).

Porque él le había confesado que, aun en los momentos en que era feliz con ella, el miedo estaba siempre ahí, como un lodo en su corazón, atormentándolo (V. Llosa 1984: 389).

También hemos encontrado algún caso puntuado con raya en esta posición:

Porque —aun eliminados los accidentes que dolorosamente se registran todos los años— a mí me ha parecido siempre que esta fiesta tiene algo de agresivo (Díaz-Plaja 1968: 78)

Una cuarta respuesta es que —aun admitiendo que el acto de ver empobrece el entendimiento— este empobrecimiento está ampliamente compensado por la difusión del mensaje televisivo y por su accesibilidad a la mayoría (Sartori 2003: 55).

3.3) Tras átona, con puntuación parcial:

Pero aun así, se ajustarían [esas directrices] a las enseñanzas del mejor “filósofo liberal” de que cada generación debe traer su propio proyecto de vida irrevocable e inalienable al gran curso de la peregrinación de la humanidad (Gray 1994: 363).

Y aun contando con su alarma ante la perspectiva de una sociedad de masas, su cosmovisión no abarcaba del todo las gigantescas fuerzas anticulturales y antihumanistas desatadas en la propia Europa [...] (Gray 1994: 344).

Sea dicho de paso que aun en este sentido, y por razones que no son del momento, me parece erróneo este concepto tan usado en la psicología contemporánea (Ortega y Gasset: 1982: 119).

Es normal que [masa y minoría] coincidan grosso modo, porque la estratificación social es originalmente una consecuencia de la articulación dinámica en masa y minoría; pero aun en el caso más normal y ajustado, se trata sólo de una coincidencia de fracciones sociales, no de individuos; quiero decir que aun en el caso de que la aristocracia sea la “capa” social efectivamente rectora, no se puede entender de cada uno de los hombres que la componen [...] (Marías 1964: 76).

Alcanzaron a disparar sus fusiles, pero aun cuando caían andrajosos con el pecho roto o la cara destrozada, nada los desanimó y, de pronto, los policías bahianos se encontraron huyendo, aturdidos por la incomprensible derrota (V. Llosa 1984: 33)

3.4) Tras tónica, con comas:

El español, por ejemplo, aun ahora, se siente incómodo —cualquiera que sea el nivel de riqueza— ante esa actitud tan exacta; no respira bien si no tiene un poco de holgura [...] (Marías 1964: 294).

Lope, sin duda, ejecuta sus comedias con más descuido que otros grandes poetas, aun más que otros sus connacionales, siendo carácter general de la literatura española cierto desprecio de la lima. Lope, aun en su segunda época, cuando más se preocupa de corregir sus comedias, está muy influido por las ideas de la primera, y no alcanza siempre su propósito de que arte y naturaleza se ayuden mutuamente [...] (Menéndez Pidal 1973: 128-128).

Dulcinea del Toboso queda siempre la más hermosa mujer del mundo, según proclama su desdichado caballero, aun cuando cae vencido en tierra y pide la muerte a su vencedor (Menéndez Pidal 1973: 53).

Va a Buenos Aires por afán de ver mundo, aun suponiendo que, una vez allí, no se hará millonario ni nada, y que, al volver, no podrá darse el pisto de fundar un hospital, ni un grupo escolar, ni siquiera una modesta fábrica de conservas (Camba 1968: 45).

En ese instante recordó dos conceptos leídos quién sabe cuándo, a saber: 1º) que, sin excepción, todas las arañas, aun las más pequeñas, poseen veneno, y la posibilidad de inocularlo (Sorrentino 2005: 223).

3.5) Con raya:

El amor —aun para los que ya han dejado de intentarlo; aun para los que ya, desahuciados, voltean la frente contra el muro y apartan en silencio con la mano los anodinos analgésicos— es algo seductor (Gala 1977: 163).

¿Qué la libertad personal —aun con esta “comunicación de bienes”— es un tanto ilusoria a la luz de la biología y el psicoanálisis? De acuerdo (Máximo 1974: 67).

De aquí que el intelectual —aun en igualdad de nivel con un artista— necesita ineludiblemente tener una conciencia más clara de lo que hace (Gray 1994: 293).

El contemporáneo sabe que su razón y conocimiento son estimulados y orientados —aun cuando sólo sea en la elección del tema de estudio— por su subjetividad, la herida que en su espíritu causa esa obra particular (Vargas Llosa 1981: 11-12).

Se sentaba en su silla del curso elemental y allí permanecía callada —aun durante las horas de recreo— sin mover la vista de un punto indefinido hasta que sonaba la campana del final (García Márquez 2004: 121).

3.6) Con paréntesis:

Para hallar una obra artística en cierto modo afín a la de Conti, quizá habría que retroceder hasta un film: La Strada, de Fellini. Y no sólo por la obvia presencia del circo ambulante, sino sobre todo por la dignificación de los sentimientos populares (aun aquellos que lindan con la cursilería), presente en ambas obras (Benedetti 1988: 145).

En la poesía de Gelman (aun en los poemas de amor o de penuria), lo político y lo social están presentes como una atmósfera inevitable, pero es gracia a extraordinario nivel poético, gracias a su vuelo y a su palpitación, que esos hechos y esas relaciones se proyectan hacia el lector y lo aluden, transformándolo (Benedetti 1988: 219).

Que escribiera libros de un tirón, confiando en la memoria (aun si se tenía la formidable memoria de Luis Alberto Sánchez), sin verificar los datos, citando libros que no había leído, equivocando fechas, títulos, nombres, como ocurría con frecuencia en sus torrentosas publicaciones, ponía a Porras fuera de sí (V. Llosa 1993: 275).

Las palabras frías suelen tener menos edad (aun procediendo en muchos casos del griego; pero se trata de formaciones recientes) y generalmente responden a conceptos técnicos, metálicos y calculados (Grijelmo 2000: 83).

3.7) Paréntesis externo:

Dulcinea del Toboso queda siempre la más hermosa mujer del mundo, según proclama su desdichado caballero. (Aun cuando cae vencido en tierra y pide la muerte a su vencedor) (ejemplo adaptado de Menéndez Pidal 1973: 53).

3.8) Con punto y coma:

Dulcinea del Toboso queda siempre la más hermosa mujer del mundo, según proclama su desdichado caballero; aun cuando cae vencido en tierra y pide la muerte a su vencedor (adaptado de Menéndez Pidal 1973: 53).

3.9) Con punto:

En medio de aquel régimen de risas y lágrimas, nunca falté a la escuela. Aun en ayunas (García Márquez 2004: 184).

Creo que un novelista tiene una solidaridad íntima con los personajes que ha creado, a los que ha ido fabricando poco a poco, pieza a pieza. Aun cuando, a la distancia, al tomar una perspectiva crítica, algunos sean mejores que otros y otros más sean repelentes, repugnantes, atroces, como el caso de un Johnny Abbes García o un Trujillo (Vargas Llosa 2003: 94).

3.10) Con dos puntos:

El amor es algo seductor: aun para los que ya han dejado de intentarlo; aun para los que ya, desahuciados, voltean la frente contra el muro y apartan en silencio con la mano los anodinos analgésicos (ejemplo adaptado de Gala 1977: 163).

4. También...

Según Martí (2003: 30), “también manifiesta que lo que se ha dicho de un elemento anterior se aplica igualmente al que él introduce”.

Tenemos cuatro posibilidades de colocación:

Conjunción + también —> también en cabeza —> también pospuesto —> inciso

En las altas esferas del Perú, de Colombia, de Venezuela y de México —y también de Argentina—, Miguel Boyer fue por mucho tiempo el hombre del milagro económico español (Armas 1996: 85).

En las altas esferas del Perú, de Colombia, de Venezuela y de México —también de Argentina—, Miguel Boyer fue por mucho tiempo el hombre del milagro económico español.

En las altas esferas del Perú, de Colombia, de Venezuela y de México —de Argentina también—, Miguel Boyer fue por mucho tiempo el hombre del milagro…

En las altas esferas del Perú, de Colombia, de Venezuela y de México y, también, de Argentina, Miguel Boyer fue por mucho tiempo el hombre del milagro económico español.

4.1) En cabeza de oración:

También a finales de los años 50, el enigmático Rollo de Cobre fue abierto finalmente en el Reino Unido, en el Instituto de Tecnología de Manchester, utilizando una máquina de cortar diseñada para este propósito por el profesor Wright-Baker (Hodge 2005: 43)

También en “Bienvenido Bob”, el narrador diferencia hábilmente al adolescente del comienzo, “casi siempre solo, escuchando jazz, la cara soñolienta, dichosa, pálida”, del Roberto final […] (Benedetti 1988: 23).

También como en el caso de Sawa, como en el de Azaña, como en el de Cansionos, o como, años andando, en el de Ruano, su vida iba a ser inseparable de su proyecto literario (Trapiello 1998: 98).

También en nuestro país, los intermediarios financieros bancarios (bancas y cajas de ahorros, fundamentalmente) suelen ser quienes mantienen las posiciones de control más estables en las grandes empresas del país […] (Ontiveros 2005: 15).

También por esa época, siendo embajador en Washington, corrió en Colombia el rumor insistente de que era el novio secreto de una estrella grande de Hollywood —tal vez de Joan Crawford o Paulette Goddard— pero tampoco renunció nunca a su carrera de soltero insobornable (García Márquez 2004: 261).

4.2) Tras átona, con puntuación total:

Pero, también como muchos de sus compatriotas ilustrados de hoy, no se sustrae a influencias cinematográficas tipo Kaurismaki, que no nació en el Mediterráneo (Bayón 2005: 7).

Y, también como en muchas otras ocasiones, lo que se me ocurrió hacer para abrir los ojos cuanto antes fue dirigirme, dentro del sueño, a la primera cabina de teléfonos que pude, y llamar a mi propia casa, con la esperanza de que el ruido de los timbrazos me espabilara (Montero 2005: 110).

Lo sucedido esta semana en el Congreso de los Diputados demuestra una vez más que, también para los padres de la patria, la emoción va por delante del pensamiento (Rigalt 2004B: 60).

Los soldados quedaron distribuidos en los cuarteles, donde compartieron las gachas, la carne y también el vodka, y los oficiales se alojaron en las casas de los oficiales, y, también de acuerdo con la tradición, los oficiales locales agasajaron a los forasteros (Tolstoi 1972: 135).

Todo parece indicar que, también en el área del rey Abdalá, el margen de actuación de Riad seguirá siendo sumamente limitado, habida cuenta la nula capacidad de influencia que tienen las autoridades saudíes en Washington (Álvarez-Ossorio 2005: 21).

Algunos ejemplos puntuados con rayas y paréntesis:

Pero —también como en casi todas— planea sobre la aventura un reducido misterio, un arcano de ocasión, que oficia de pretexto, de justificación para lo sórdido (Benedetti 1988: 27).

Porque —también lo sabían los chiquillos de la escuela, cuando las aulas eran menos lúdicas— la cohesión es una forma por la cual cosas, materias, moléculas se juntan entre sí (Lázaro Carreter 1997: 672).

Considerando que no es una persona activa […], el sujeto se distancia, y distingue la posición de quienes están vinculados ideológicamente (que pueden incluso no estar afiliados), y quines (también por su forma de ser) están vinculados personalmente, entregados a su labor militante (Devillard 2001: 166).

4.3.) Tras átona, con puntuación parcial:

Pero también como muchos de sus compatriotas ilustrados de hoy, no se sustrae a influencias cinematográficas tipo Kaurismaki, que no nació en el Mediterráneo (adaptación de Bayón 2005: 7).

4.4) Tras tónica, con comas:

Es difícil admitirlo, también para mí (Vargas Llosa 1984: 194).

[...] Ariel Guzik, un tipo simpático y aparentemente cuerdo, que ha organizado conciertos submarinos con la música de las ballenas, y que se presenta a sí mismo, sin embargo, como yerbero (curandero), iridiólogo, ingeniero electroacústico y sólo en último lugar como artista, también autodidacta (Cereceda 2005: 39).

Esto sucede durante las vacaciones y los fines de semana, sobre todo los viernes y sábados, también algunos jueves por la noche (Heras 2001: 113).

El Comisario alza las manos y su adjunto mueve la cabeza, también incrédulo (V. Llosa 1984: 24).

La Federación de Consumidores ya les ha denunciado por la absoluta falta de respeto a los televidentes y a los profesionales que trabajan en la serie, también por vulnerar la ley que obliga a las televisiones a anunciar cambios con once días de antelación (Álvarez 2005: 20).

4.5) Con raya:

Después del último ventarrón, la tierra, la naturaleza —también el mar— tienen un aire de fatiga, como el abandono de la convalecencia (Pla 1999: 68).

Pero no sólo por esto la muerte sale muy cara en la URSS: al igual que se conserva la tradición —también con los líderes del Kremlin— de mantener el ataúd destapado hasta su llegada a la tumba, se sigue observando la costumbre de ofrecer un copioso banquete fúnebre a los amigos y familiares del difunto (Bayón 1985: 150).

Significan [los medios] tanto —también por lo que a este país se refiere— que en el cine y en el teatro aún permanece usted [señora Censura] de cuerpo presente en perpetuación penosa de un “impasse” funeral (Máximo 1974: 91).

Los tres racistas de la película —también el pastor protestante, sin ser conciente de ello— tienen algo de aquellos funcionarios y guardas de los campos de exterminio alemanes, personas que vivían una vida social y familiar “normal” (Fuentes 2005: 143).

Consiste en cuatro patas y un somier de rizados alambres, al cual, una vez plegado longitudinalmente en ángulo obtuso, se superponía —también en ángulo obtuso— una especie de colchón con tres subdivisiones que le daban apariencia de asiento y respaldo de sofá (Carnicer 1973: 157).

Muchas veces pienso en aquel destino marsellés que tenía que haber sido el suyo —quizás también el mío— (Milovanoff 2004: 65).

4.6) Con paréntesis:

Rodada en blanco y negro impecable [...], la cinta, sin embargo, representó la vuelta a uno de los primigenios ejes argumentales de su filmografía, o sea, el de la infancia expuesta a un ambiente hostil, el prematuro desarraigo, aun cuando en el caso de Antonie [...] se trataba de una falta radical de amor materno, y en el de Víctor, por contra, de la ausencia (también física) de dicha figura (Lobo 2004: 64).

Pero los jóvenes que se ven afectados no son de color, no viven apretujados en pisos lóbregos y son heterogéneos: hijos de expatriados, turcos que se han criado en Alemania y jóvenes alemanes sin trabajo cuya rabia se concentra contra todo lo “extranjero” (también contra los hijos de expatriados y de turcos alemanes) (Beck 2005: 17).

Relata su otra tía Eulalia (también hermana de Alfonso XII) en sus Memorias: “Hay que hacer cuanto el rey mande” era la fórmula de Isabel (Vila-San-Juan 1998: 161).

El talento de Pedro Pablo en materias económicas es muy grande (también haciendo jogging y tocando piano, flauta y laúd y contando chistes); pero su vanidad lo es aún más y en aquel almuerzo desplegó sobre todo esta última, hablando hasta por los codos, dictando cátedra y ofreciendo sus servicios para caso de necesidad (V. Llosa 1993: 425).

Parte de la estructura central es un diván o lecho (también hinchable y transparente), donde llega a yacer el protagonista, una bella imagen que recuerda esos sepulcros románticos o góticos que en la tapa tienen la talla del muerto [...] (Salas 2005: 41).

4.7) Con paréntesis externo:

Solzhenitsyn pensó que tenía una suerte increíble: pasó a ser maestro de escuela en Zazajstán. (También sus alumnos, indudablemente, tuvieron una suerte increíble) (Amis 2004: 93).

Para le versión alemana de sus obras, Ortega tuvo la fortuna de hallar una excelente traductora en la persona de Helene Weyl, la mujer del físico Hermann Weyl. (También es una de sus traductoras al inglés) (Gray 1994: 370).

Contaba de un joven crédulo que la había abordado en el tren. Le describía como decidido y vulgar. Con poco trabajo le había entusiasmado. Con palabras y gestos. (También ha hecho un viaje conmigo). Luego, había acabado por darle un nombre falso (Pavese 2003: 53).

Hay muchas “clases” de silencio cultural […]: el silencio temporal autoimpuesto por la prudencia, es decir, el silencio del trabajo, de la preparación de la obra; el silencio del estudiante; el silencio ruidoso, multiparlante, de los indotados para hacer una obra; el silencio total de la inhibición cultural absoluta […]; el silencio público —y la alta voz privada— de los mixtificadores, enanos y oportunistas, etc. (También hay los mixtificadores, enanos y oportunistas de la abundante obra: tan nocivos unos como otros) (Alfonso Sastre en Gracia 1996: 230).

Hemos localizado con un caso de punto y aparte:

Recordé enseguida lo que se cuenta de Pepito de Zamora, pintor y figurinista de la Belle Époque. Harto de ver las cosas, no conocía El Escorial, y algunos amigos se propusieron remediar tal indigencia. [...] Lo plantaron [con los ojos vendados] en efecto en el azañesco Jardín de los Frailes, allá donde la geometría arquitectónica roza lo sublime, y le quitaron el pañuelo. Pepito de Zamora, hiriendo el suelo con una patadita, exclamó:

-Pero ¡qué monada!

(También se contó la anécdota de un prohombre hispano cuando los ingenieros le explicaron el Plan Badajoz, pero no me la creo) (L. Carreter 1997: 99-100).

4.8) Con punto y coma:

El sesgo irónico de Taberna y los libros subsiguientes [de Roque Dalton] no es por cierto demasiado centroamericano y más bien entronca con Macedonio Fernández y hasta con Bustos Domecq; también, a través de ellos, con el sutil humor inglés, una de las pocas cosas buenas que nos dejó en la región el colonialismo británico (Benedetti 1988: 221-222).

Inusual no es sólo la postura dubitativa; también el tratamiento parcial e íntimo de la amplia galería de retratos de amigos, amantes y conocidos (Dreymüller 2005: 6).

En él no sólo se habían inscrito liberales; también conservadores, social cristianos, social demócratas y un buen número —la mayoría, tal vez— sin postura ideológica, con una abstracta adhesión a la democracia o una definición negativa: no eran apristas ni comunistas y veían en nosotros una alternativa a aquello que detestaban o temían (V. Llosa 1993: 174).

En lo estrictamente académico, destacan diversas labores de investigación llevadas a cabo en colaboración con universidades de Italia, Francia, Inglaterra…; también la edición de textos y la impartición en la Universidad de Alcalá de una asignatura optativa de segundo ciclo y diversos cursos de doctorado sobre la obra de Borges (Becerra 2005: 6).

Y permíteme que para evitar nuevos malentendidos añada que la educación no es el único factor al que habría que apelar para explicar la falta de innovación; también cuenta, por ejemplo, el salario, cuanto más bajo menos innovación (Sotelo 2005B: 18).

4.9) Punto y seguido:

La señora Miriam Wolfsohn —él la llama Marie—, activa, pelirroja, bastante gorda, trae la cena. También una botella de cerveza, fría, escarchada, sugerente (Feutchwanger 2005: 86).

Además, el texto normativo actual ha sido superado también por una organización plural de nuestro Estado, con unas entidades territoriales dotadas de autonomía y personalidad jurídica propia. También por lo que se ha avanzado en la progresiva modernización de las Administraciones Públicas y su adecuación al interés general y los principios de eficacia y sometimiento a la ley (López-Medel 2005: 56).

Zapatero ha dado muestras de una extraordinaria capacidad para mantener una actitud sosegada en circunstancias como el debate sobre el plan Ibarretxe, en las que resultaba muy importante desdramatizar. También de audacia para moverse detrás del telón con tal de agotar las posibilidades de incidir sobre el mismo diablo, por usar el vocabulario de Imaz, que sabe bastante de recibir votos con olor a azufre, o para no cortar los puentes de quienes siguen firmes en su propósito de ignorar la Constitución (Elorza 2005: 25).

Dentro de un estilo más cortado:

Y no solo [todos aguardan el día de maña con ilusión] porque mañana se materializarán las peticiones de los más pequeños, que ya se aprestan a vivir hoy la noche más esperada del año […], sino también porque mañana se celebra el sorteo de la lotería de El Niño y se confía en que la suerte sea más propicia que en el pasado sorteo extraordinario de Navidad. Así que la ilusión (nada más real que las ilusiones) toma cuerpo esta noche. También en Palencia (García Escudero 2006: 6).

Había dado ya tantas vueltas, andado y desandado tantas veces por los sertones, subido y bajado tantas chapadas, que todo el mundo lo conocía. También los curas (V. Llosa 1984: 21).

Unas 35.000 personas, 50.000 según los organizadores, se manifestaron por las acostumbradas calles de Madrid, con enormes bandas blancas, símbolo de la campaña Pobreza Cero. También en otras ciudades de España (Alcántara 2005G: 72).

Un caso en diálogo, con punto y aparte:

—Descubre un poco tarde que la política es algo sucio —dijo el Barón.

—No para el Consejero —dijo el periodista miope—. Para él era limpia.

—También para el pobre Gentil de Castro —suspiró el Barón (V. Llosa 1984: 287).

4.10) Con dos puntos:

Preguntaba a unos y a otros, y coincidían: también con la policía (Haro Tecglen 2005D: 85).

Puede tener cierto valor adversativo:

No sólo ante el tema vasco: también ante todos los nacionalismos y ante tantas cuestiones graves (Rodríguez Adrados 2005: 3).

Yo tengo otro método […] Lo creo, sin vanidad, no sólo el mejor: también el único método posible para defenderse de los escorpiones (Sorrentino 2005: 209).

4.11) Pospuesto (con diferentes contextos):

[...] Sabemos que entabló amistad con decenas de escritores, criados reales, soldados y demás, con los que habló de todo, de creación literaria también, y de cómo fugarse (Alvar 2005: 6).

Esos jóvenes, inteligentes, sensibles, deseosos de vida eficaz y egregia, terminarán con frecuencia apartándose espiritualmente —externamente también, si el medio político y social lo permite— de la ortodoxia católica (Laín Entralgo 1997: 140-141).

Estas prácticas supusieron un florecimiento de la literatura piadosa en catalán y en eusquera (por supuesto, en castellano también) (Lodares 2002: 83).

Me has hecho un gran servicio, hijo. A todos nosotros. Al país también, aunque tú no lo sepas (V. Llosa 1984: 147).

5. Tampoco…

Según Martí (2003: 30-31), tampoco, comparado con también, expresa lo “mismo pero en sentido negativo”: “lo que se niega de algo o alguien, también se niega de otro”.

Aquí tenemos cuatro posibilidades:

Conj. + tampoco —> Tampoco en cabeza) —> Tampoco pospuesto —> como inciso

Pero creo también —y tampoco soy en esto el único— que su poesía, como la de tantos otros poetas, es desigual (Sánchez Barbudo 1976: 14).

Pero creo también —tampoco soy en esto el único— que su poesía, como la de tantos otros poetas, es desigual.

Pero creo también —no soy en esto el único tampoco— que su poesía, como la de tantos otros poetas, es desigual.

Pero creo también —no soy, tampoco, en esto el único— que su poesía, como la de tantos otros poetas, es desigual.

5.1) En cabeza de oración:

Tampoco a finales de los años 40, el enigmático Rollo de Cobre fue abierto (ejemplo adaptado de Hodge 2005: 43)

5.2) Tras átona puntuación total: Sólo hemos encontrado casos con rayas (superiores a las comas):

Saca —y no he podido ver de dónde— un papelito. Pienso que va a liarse un pitillo, y le ofrezco los míos. Me da las gracias, y —tampoco veo de dónde— aparece en sus manos un paquete de cigarrillos negros (Gala 1994: 85).

No sé si en esto último Ortí se pasa o no se pasa. Lo que sí se desprende es que —tampoco sé si queriendo o sin querer— hace una distinción que hasta ahora era metafísicamente imposible hacer: Régimen y Gobierno (Gala 1977: 314).

5.3) Tras átona puntuación parcial:

Tinti sabe por lo general envenenar su escritura de un muy sibilino humor negro que estremece y regocija a partes iguales; pero cuando ese humor se desbrida y degenera en farsa nos propina relatos prescindibles, casi anecdóticos, como “Sicario del año”. Tampoco cuando los animales adoptan conductas propiamente humanas, como esas jirafas en cautiverio de “Condiciones razonables” que se declaran en huelga, Tinti está a la altura de su ambición (Prada 2005B: 25).

5.4) Tras tónica, con comas:

Quizás no [vea ese programa] usted, tampoco yo, pero sí un número de conciudadanos lo suficientemente grueso (cuatro, cinco millones de ellos, tomados así a mogollón) como para que la serie de la institutriz “striper” pueda presumir de éxito (Esparza 2005D: 69).

La corrección política no permite llegar, tampoco hoy, a la conciencia moral por el insospechado camino de la economía y el papel de la esclavitud en la progresista Rusia del siglo XX (cursiva del original; Pérez-Ramos 2005: 5).

5.5) Con rayas:

En la página de periódico a que aludo se comunicaba la muerte de un torero —portugués precisamente: José Falcón— en la plaza de toros de Barcelona; la cogida grave de otro torero —tampoco español, sino venezolano— en las Ventas de Madrid, y la cornada en el muslo de un novillero llamado “Garbancito” (Gala 1977: 244-245).

Mientras el “color” de la sangre no depende de nosotros —tampoco los bienes materiales heredados—, todo lo demás se alcanza mediante el esfuerzo, la constancia y la dedicación (Leyva 2004: 192).

Necesito pensar que crearéis, cada cual en su puesto, un mundo diferente para vuestros hijos. No a vuestra medida —tampoco se hicieron a ella vuestras ropas—, sino a la de vuestro corazón; no a la medida de nuestras posibilidades, sino a la de vuestras esperanzas (Gala 1995: 139).

No hay conserjería en su versión cotidiana —tampoco bar ni comedor—, pero a cada cliente se le proporciona el número móvil de la encargada para posibles emergencias (Gómez 2006: 3).

Es decir, sus elecciones no eran sexuales —tampoco el sexo en sí mismo ha debido de jugar un papel importante en su vida—, sino afectivas (Fuente 2002: 89).

5.6) Con paréntesis:

Mientras la lacra del Alzheimer me respete, yo sé […] que no ha pedido perdón por sus actuaciones. Aquel individuo oscuro que yo conocí en la Escuela de Periodismo (tampoco pido perdón por no ser periodista “de facultad”, sino —por fortuna— “de escuela”: perdí menos tiempo y aprendí más) ahora hay quien lo considera “historiados”, porque ha publicado algunos libros en los que lo único que hace es “darle la vuelta” a la historia) (Francia 2005: 20).

Lamento no poder confirmar si a lo largo de la noche Zaplana se marcó un pasodoble con Pilar del Castillo (tampoco sería extraño: desde su salida del Gobierno, ella vuelve a estar relajadita y mona), pero ya les aseguro que Acebes no lo hizo con nadie (Rigalt 2004: 72).

Es preciso que unos cuantos (tampoco conviene que haya muchos) nos sacrifiquemos renunciando a nuestra propia obra (Gala 1994: 264).

Ciertamente, es una lástima que el inmerecido plus de protagonismo del voto nacionalista […] fuerce a reformas permanentes del Estado y es también un peligro la débil posición del PSOE frente al “fuego amigo” de sus socios de ERC y del imprevisible Maragall (y ahora del PNV/EA), pero la estrategia de enfrentamiento radical del nacionalismo del último Gobierno Aznar fue insensata porque el problema nacionalista está ahí y no es posible ganarlo por goleada (tampoco ha podido ganarlo así Ibarretxe) (Rey 2005: 26).

5.7) Con paréntesis externo:

Jamás he oído, sentado ante la mesa oval, nada que no sea español normal y corriente; el cual no es idéntico al pedestre usado por quienes creen ser ágiles y modernos. (Tampoco, claro, se emplean los ajos y corderones que un alto tribunal, en reciente sentencia, ha definido como “interjecciones” (¡) inocuas. Algo de Gramática —se ha comprobado experimentalmente— no sienta mal a ningún juez) (Lázaro Carreter 1997: 384).

Pero cabe aplicarles aquella reflexión de no recuerdo quién, según la cual el primero en comparar a una mujer con una flor fue un poeta, el segundo un cursi y el tercero un imbécil. (Tampoco estoy seguro de que fuera así la gradación, pero resulta bastante plausible) (Lázaro Carreter 1997: 726).

Cualquier hombre debe ser útil; de ello procede todo honor. Y los propios juegos del hombre ya formado son las Bellas Artes, siempre realizadas para perdurar. (Tampoco la música y el baile se conciben fuera de la arquitectura, de las instituciones, de las fiestas periódicas) (Alain 2002: 297).

5.8) Con punto y coma:

No fue una historia felizmente ejemplar; tampoco ejemplarmente catastrófica (Cercas 2005B: 12).

La transición política no fue un proceso ejemplar que limpió de un plumazo sin sangre las embrutecedoras estructuras del poder franquista; tampoco un enjuague ignominioso que las dejó intactas, porque lo cierto es que permitió algunas reformas sin las que hubiera sido impracticable la democracia en que vivimos (Cercas 2004: 10).

5.9) Con punto:

El maremoto en el sureste asiático no dejó indiferente a nadie. Tampoco a las personas privadas de libertad (P. Martín 2005: 64).

Sobre las causas de esta revuelta, sin embargo, nadie acaba de ponerse de acuerdo. Tampoco sobre quiénes eran los jóvenes incendiarios (Martí Font 2005B: 8).

Sin embargo, la luz no cambiaba. Tampoco los colores, que seguían siendo vivos (Gürsel 2005: 157).

Así pues, lo que ofrece Blair ahora no es la lógica desaparición del concepto del cheque, cuando ya no se dan las circunstancias que lo originaron. Tampoco una reducción de su importe básico sino sólo de la parte que corresponde a su injusto crecimiento debido al artificio contable (Parada 2005: 18).

No hemos oído al señor Trillo, antiguo Ministro de Defensa, lamentar sus tejemanejes o errores en la catástrofe del Yak-42 ni —lo que es aún más increíble— a Aznar, Rajoy y Ana Palacio pedir perdón no ya por sus embustes —los hubo— para involucrar a España en la ilegal guerra de Irak, sino ni siquiera o por sus ya innegables malos cálculos y equivocaciones respecto a las armas de destrucción masiva y a la vinculación de Sadam con Al Qaeda; menos aún a Acebes por su precipitada, conminatoria e interesada atribución a ETA de los atentados del 11-M. Tampoco a Felipe González por ser tan pipiolo como para no enterarse de los desmanes de los GAL en su día ni del rufianesco carácter de Roldán y otros varios subordinados suyos (Javier Marías 2006: 98).

En un estilo cortado (el segundo ejemplo es el final de un artículo de opinión):

Es verdad que nos adorna cierta exquisitez, entendemos de pactos y viajamos sin parar, pero siempre con el aldeanismo puesto. No somos bullangueros ni ostentosos. Tampoco provincianos y horteras. Sólo aldeanos listos (Rigalt 2005B: 2).

Por eso, no padecen la agonía de los empates artificiales manipulados por gentes que no merecen ocupar un lugar reservado a las personas honorables. Ayer no pasaba el Támesis por Madrid. Tampoco por Vitoria. Otra vez será (Pendás 2005: 7).

5.10) Con dos puntos:

Ortega no se dignó prestar atención a Balmes: tampoco lo hizo la divertida tribu de sus escolanes (Fuster 1975: 22-23).

6. Además de (que)...

Santos Ríos (2003: 175) se refiere a su valor de “inclusión aditiva”, que, a veces, en posición final, sirve “como introductor de información novedosa”.

6.1) En cabeza de oración:

Además de no ser el procedimiento más eficaz para ganar dinero, trabajar entraña muchos riesgos (Alcántara 2005: 72).

“Además de maestros de escuela timoratos, dice Moravia, los censores eran también burócratas o escritores fracasado” (Máximo 1974: 87).

Además de lecturas que cambiaron mi vida, abrirme los ojos sobre mi país y hacerme vivir experiencias con las que escribí mi primera novela, el Leoncio Prado me permitió practicar el deporte que más me gustaba: la natación (V. Llosa 1993: 116-117).

Además de un increíble dramaturgo, Miller fue toda su vida un hombre comprometido (Prosbt 2005: 39).

Además de poeta, José Ángel Cilleruelo (Barcelona, 1960) es narrador, traductor de literatura portuguesa, ensayista, antólogo y crítico literario (García Jambrina 2005: 26).

6.2) Tras átona, con puntuación total:

Pero, además de la inspiración amorosa, otras muy hondas diferencias en la concepción de la vida poética separan las producciones nuevas de las viejas (Menéndez Pidal 1973: 11-12).

Hasta que, poco a poco, a lo largo de meses y años, esa distancia se irá trocando en admiración. Y, además de Borges, a muchos autores latinoamericanos que, antes de mi amistad con Loayza, desconocía o, por pura ignorancia, desdeñaba (V. Llosa 1993: 295).

No todos son así, claro: nunca faltan los retorcidos, los que, además de tener complejos, los cultivan cuidadosamente para que no dejen de crecer (Martín Descalzo 1991: 63).

No pueden correr ahora, pues, además de los suyos, cada uno lleva un fusil de los soldados y su morral (V. Llosa 1984: 299).

Y eso que, además de su lengua pérfida, Virginia poseía un buen corazón, con el que fue capaz de reconocer y admirar, en otros momentos de su vida, los valores de Ottoline (Montero 1996: 91).

Un caso con rayas en contexto de átona:

Contiene sus cuadernos escolares, cartas, notas, diarios escritos en clave, fotos y —además de papeles de su primera mujer, Vera— varios manuscritos de novelas (Dreymüller 2005B: 6).

6.3) Tras átona, con puntuación parcial:

Pues además de la desproporción mencionada entre el cumplimiento de la Ley y el de la Promesa, el hebreo descubrió algo sobrecogedor: en el momento de la “abominación de la desolación” […] hubo algunos miembros de la comunidad que flaquearon (Ferrater Mora 1985: 48).

Pero además de explicar por qué una manzana cae al suelo, según la famosa leyenda sobre la ley de la gravedad, Newton (nacido en 1643) era alquimista (Rivera 2005: 72).

Si además de las diferencias salariales y de posibilidades de promoción que uno sufre en España en comparación con los otros países europeos, la Administración española pone todas las trabas posibles para que gente muy preparada ejerza en España, no es de extrañar que los investigadores y profesionales que estudian fuera, al final rara vez vuelvan (Atienza Urcelay 2005: 18).

El hecho es que además de Djilas, dirigente del partido, político prominente y crítico implacable de la evolución política y social de Yugoslavia, subsiste Djilas, el escritor montenegrino, capaz de evocar e interpretar todo el espíritu de un territorio y de un pueblo […] (Djilas 1968: 9).

Y, sin embargo, esta última solución [para el tren], de ser viable, presenta múltiples ventajas, ya que además de ser la más respetuosa con la ciudad y el paisaje circundante, permite organizar un sistema eficaz de cercanías […] (Salvador Polo 2005: 15).

6.4) Tras tónica, con comas:

Ramón comenzó a impartir unas clases sobre cultura oriental a las que acabaron asistiendo, además de los candidatos a voluntario, todos los miembros de la junta (Subirana 2002: 303).

Lo gratuito de la penitencia de don Quijote en la peña pobre, además de iluminar con luz especial toda su historia, tiñe y contamina la historia del débil y literaturizado Cardenio (Blasco 2005: 62).

Para nosotros, además de un hombre de gran talento, Miller era el símbolo de alguien que había sabido mantener el tipo (Prosbt 2005: 39).

Y ahora esa información está archivada en la cabeza de un hombre que se ha convertido en un espectáculo en sí mismo, además de en un negocio de la industria editorial y del circuito de conferencias (Prego 2005: 20).

La documentación amplia y contrastada del libro procede de otros libros, como en cualquier otro ensayo de historia, además de fuentes orales y archivos particulares que ayudan a trenzar con cuidado unas vidas enredadas en el bando republicano y confundidas por (o cautivadas de) los espejismos del pragmatismo y la disciplina (Gracia 2005: 5).

6.5) Con rayas:

Lo malo de Fuenteovejuna —además de ser un piropo a la monarquía absoluta— es algo que se ha convertido en norma en nuestro teatro: la sumisión de la personalidad del autor a los deseos de los que van a ser sus espectadores (Gala 1977: 157-158).

Curiosamente, entre las virtudes que se le atribuían a Andropov en la subterránea campaña de imagen que se le hizo en Moscú coincidiendo con su llegada al poder —además de su liberalismo, sus deseos de reforma, su afición por las artes modernas y la música de jazz—, se citaba su costumbre de sintonizar todos los días La Voz de América (Bayón 1985: 29).

Muchas veces volví a visitar a Heftsebá —además de muchas otras colonias colectivas— después de mi fracasado intento de establecerme a la sombra del monte Gilboa (Koestler 2000: 130).

En la elección intermedia de 2003 [los partidos] recibieron de financiamiento federal 415 millones de euros —además de recursos de las entidades federativas y de los donativos privados legales e ilegales— (Aguayo Quezada 2005: 16).

Alemania no podía “seguir”, y tampoco podía “volver atrás”, porque la historia no tiene marcha atrás. El pasado inmediato representaba una ingente falsedad —además de una vergüenza— (Marías 1973: 101).

6.6) Con paréntesis:

Sólo él (además del lector) entrevé esas catástrofes que no han sucedido ni sucederán fuera de la conciencia asustada del farmacéutico, el día que lo convoca la magistratura de Rouen para reprenderlo por ejercer la medicina sin tener diploma de médico (Vargas Llosa 1981: 208).

Pero he leído sus discursos y en todos ellos me ha admirado siempre (además de su elegancia) lo impolíticos que eran, en su afán permanente de subordinar la acción a la moral (V. Llosa 1994: 47).

Estos músicos siempre están comprometidos y para obligarlos a la preferencia, es preciso pujarles la paga, y además de ella, que es exorbitante, llevarles cabalgaduras, darles ración de vino y hacerles, a cada uno, y también a sus familiares (además de lo que comen y beben en la función) un plato de cuanto se pone en la mesa, el cual se llevan a sus casas (Carpentier 1998: 125).

Se encuentran allí nombres que van desde Samuel Beckett, primer autor de la colección, hasta Baudelaire, Gide, Pound, Mallarmé, Stendhal o Valéry, pasando por Broch, Freud, Lorenz, Faulkner, Lowry, Paz o Foucault (además de narradores hispanoamericanos como García Márquez, Vargas Llosa, Cortázar y Ribeyro) (Gracia 1996: 42).

Benjamín Franklin fue también fundador de un periódico en Filadelfia y firmó con Jefferson y Adams la declaración de Independencia de los Estados Unidos de América de 1776 (además de inventar los lentes bifocales o la estufa que lleva su nombre) (Gracia 1996: 313).

6.7) Paréntesis externo:

La censura en todo caso, fomentará las alegorías, los simbolismos y los bailes de disfraces, pero jamás la literatura real ni el estilo personal, cuyo mejor estimulante sigue siendo la libertad. (Además de que la censura, y usted quizá lo recuerde, prohíbe a veces las metáforas y las alusiones por alegorías interpuestas) (ejemplo adaptado de Máximo 1974: 59).

6.8) Con punto y coma:

Esta concepción sobre la lectura corresponde a tiempos antiguos, explicable en parte por el uso frecuente que se hacía en las aulas de la “lectura oral”; además del poco conocimiento de que se disponía sobre la naturaleza del proceso lector (Cabrera 1994: 14).

6.9) Con punto:

Pero no toda la gloria de este fenómeno musical y cinematográfico [Los chicos del coro] se debe a los pequeños, porque algunos adultos también han tenido mucho que decir. Como el compositor de canciones Bruno Coulais (Microcosmos), o Nicolas Porte, director del orfeón desde su origen. Además de, claro está, el realizador cinematográfico Christophe Barratier, que remató la faena creando la letra del famoso hit Vois sur ton chemin, nominada al Oscar en su categoría (Sardá 2005: 12).

Por eso, [la novela Tirant lo Blanc] en un momento dado produce vértigo, por la abundancia, la riqueza de elementos materiales que la constituyen. Además de por esa mirada que quiere abarcarlo todo, desde lo más infinitamente grande hasta lo más infinitamente pequeño, en una especie de microcosmos del universo humano (Vargas Llosa 2003: 76).

A partir de entonces, en poco menos de dos años, publiqué setenta y cinco notas críticas [sobre cine], a las cuales habría que cargarles las horas empleadas en ver las películas. Además de unas seiscientas notas editoriales, una noticia firmada o sin firmar cada tres días, y por lo menos ochenta reportajes entre firmados y anónimos (García Márquez 2004B: 243).

Ejemplos dentro de un estilo cortado:

Así que va usted allí. Maravilloso. Además de interesante (Conrad 1998: 32).

[Entre las ventajas que tal boda reportaría a ambos contrayentes] Hugo sería más que rey, emperador de la cristiandad, ya que era el papa quien confería tal dignidad, y Marozia dispondría del mejor ejército de la península. Además de ser emperatriz, naturalmente (González Cremona 1993: 29).

Sabemos que Juan Rulfo es autor de El llano en llamas, cuentos; una novela, Pedro Páramo; algunos guiones de cine, El gallo de oro, La fórmula secreta… Fragmentos de novelas destruidas, Los hijos del desaliento, La cordillera; un relato, “La vida no es muy seria en sus cosas”. Además de numerosas, magníficas, fotografías (Glantz 2005: 24).

6.10) Con dos puntos:

Se encuentran allí nombres que van desde Samuel Beckett, primer autor de la colección, hasta Baudelaire, Gide, Pound, Mallarmé, Stendhal o Valéry, pasando por Broch, Freud, Lorenz, Faulkner, Lowry, Paz o Foucault: además de narradores hispanoamericanos como García Márquez, Vargas Llosa, Cortázar y Ribeyro (ejemplo adaptado de Gracia 1996: 42).

7. Así como...

Santos Ríos (2003: 204) la clasifica como “locución conjuntiva coordinativa aditiva”, “propia de registro elevado, narrativo y escrito”. Según Seco (1999: 476), “a veces denota la suma de dos nociones, de las cuales la segunda queda puesta de relieve”.

7.1) Encabezando la oración

Nos parece que esta posición no se da con valor aditivo, sino comparativo, por lo que este apartado queda vacío. Tampoco estamos muy seguros del valor aditivo de los ejemplos de los dos apartados siguientes.

7.2) Tras átona con puntuación total:

Lo cual nos lleva a la conclusión de que la física y, así como la química, otras ciencias son conocimientos fundados en la capacidad de abstracción de un animal con raciocinio (ejemplo adaptado de Sartori 2003: 192).

7.3) Tras átona con puntuación parcial:

Pobrecillo, tenía todos los dones del mundo, y así como fue un trabajador de oro, un abejón colmenar de la gran poesía, era un manirroto de su ingenio (Neruda 1974: 132).

7.4) Tras tónica, con coma:

Volvería a haber paz y orden en la ciudad de Praga, así como en la judería (Bashevis Singer 1983: 60).

Gracias a su esfuerzo surgieron decenas de comercios, artesanías y pequeñas industrias en los distritos más necesitados de Lima, así como incontables clubs de madres y guarderías infantiles (V. Llosa 1993: 167).

Los vecinos accedieron a darles de comer y Joâo pagó lo que consumieron, así como los trabucos, escopetas, pólvora y balas de que se apoderó (Vargas Llosa 1984: 54).

Además, nos detendremos en el análisis de los discursos sobre el desempeño de la profesión, así como las valoraciones de las trayectorias profesionales (Devillard 2001: 113).

Costa es un caso especial, pues, como se ha indicado, compartió las inquietudes krausistas sobre la reforma de las instituciones, así como sus premisas sobre la importancia crucial de la educación (Gray 1994: 76).

7.5) Con raya:

Si la calidad de los estudiantes de ciencias es mala, entonces la calidad de los profesores en la siguiente generación —así como la calidad de la investigación y desarrollo industrial— será también mala, porque son esos mismos estudiantes los que tienen que cumplir esos papeles en los años futuros (Dunbar 1999: 15-16).

El hecho de que el franquismo —así como sus apoyos en Cataluña— quisiera dar un escarmiento a los revolucionarios convierte fantasmalmente a Serrano Suñer en materialista dialéctico apresurado y autoritario, cuando decía que, a efectos oficiales, se había acabado la lengua catalana (Lodares 2002: 176).

Pero Chéjov tiene tanta habilidad para presentar esa ilusión de realismo y ocultar las huellas de su surrealismo que sigue siendo el más incomprendido —así como el más querido— de los genios rusos del siglo XIX (Malcolm 2004: 27).

Lo cual nos lleva a la conclusión de que la física —así como, en la misma medida, la química— es un conocimiento completamente fundado en la capacidad de abstracción de un animal con raciocinio (Sartori 2003: 192).

Hoy por hoy Auditel —así como sus equivalentes en otros países— obliga a los productores de información a penalizar a los grupos de audiencia que desearían un informativo decoroso, y a favorecer en cambio a una audiencia a la que interesa solamente la crónica negra, la crónica rosa, deportiva, musical, dulzona, llorona, en fin, sólo la crónica emotiva o de entretenimiento (Sartori 2003: 177).

7.6) Con paréntesis:

Por esta razón, y otras, creo muy posible que dicho poema X (así como los otros dos que tienen tema análogo, números XV y LXXII, de los cuales vamos a ocuparnos) se refieren a hechos ocurridos en Sevilla en 1898; es decir, a un fracaso amoroso que él sufrió cuando tenía ventitrés años (Sánchez Barbudo 1976: 61).

De ahí que las lenguas […] cobren valores simbólicos (amalgama de la identidad colectiva) y prácticos (ventajas de los naturales frente a quienes no las dominan) como un intento de mantener puros ante las mezclas los “genes nacionales” (así como los valores materiales o económicos que encierran) y bajo argumentos como la pluralidad o la variedad cultural enriquecedoras (Lodares 2002: 25).

Pero, además, resulta que este tipo de comunicaciones (así como también los diálogos, las entrevistas y los debates organizados) son las más importantes en frecuencia y, por lo tanto, las que requerirán más a menudo la participación del alumno (Cassany 1994: 97).

Zaída, la atractiva heroína de Relato de un desconocido, que desvía al héroe de su misión revolucionaria, aparece tumbada en un sofá, comiendo una pera, por ejemplo; la tentadora antiheroína de Ariadna come manzanas y naranjas en medio de la noche (así como rosbif, jamón y hombres); y, en el ejemplo más famoso, Gurov come sandía, en lo que no sólo es una muestra de insensibilidad […] (Malcolm 2004: 145).

La poderosa descripción que ofrece Chéjov de la experiencia estética (el relato continúa con una segunda ilustración, menos poderosa, de ella) nos permite comprender lo que estaba en juego para Ástrov y Voinitski en su persecución de la hermosa Yelena (así como para Sonia en su persecución del atractivo Ástrov), y para el propio Chéjov en su atención, aparentemente trivial, por el físico de las mujeres (Malcolm 2004: 101).

7.7) Con paréntesis externo:

Por esta razón, y otras, creo muy posible que dicho poema X se refieren a hechos ocurridos en Sevilla en 1898; es decir, a un fracaso amoroso que él sufrió cuando tenía ventitrés años. (Así como los otros dos que tienen tema análogo, números XV y LXXII, de los cuales vamos a ocuparnos) (ejemplo adaptado de Sánchez Barbudo 1976: 61).

7.8) Con punto y coma:

Esta situación es consecuencia de la financiarización [sic] de la economía que ha deglutido la casi totalidad de los procesos económicos reales y ha instalado la especulación en el cogollo mismo del beneficio; así como de la desregulación de la vida financiera y de la estructura instrumental para hacerla posible (Vidal-Beneyto 2005: 8).

Además del alcoholismo y las drogodependencias, las depresiones, los trastornos por ansiedad, la agorafobia o personalidad caracterizada por la baja autoestima de los padres, especialmente de la madre, se han demostrado particularmente relevantes; así como el padecimiento de enfermedades físicas crónicas por algún miembro de la familia, o de un hermano con autismo o retraso mental, que pueden ejercer su influencia ya en los primeros años de vida el niño (Heras 2001: 20).

[Esto…] sucede con el trabajo de Pilar Pequeño, que se centra en el universo de lo cotidiano. O las piezas escultóricas fabricadas por Ana Prada, con materiales domésticos y a una escala mínima que ella fotografía para darle una dimensión distinta; así como el interés de Isabel Muñoz por el cuerpo (Jarque 2005: 17).

Recomendamos este libro como lectura por la rica y precisa información histórica que contiene; por la objetividad con que se enjuicia al personaje; así como por la reconstrucción de la época que transcurren los hechos (Díez-Picazo 1996: 64).

Hay que esforzarse en rechazar esas incursiones amistosas, aunque sean desinteresadas; así como los regalos (Ivínscaia 1991: 282).

7.9) Con punto:

Queda de manifiesto a todo lo largo de la obra el mestizaje cultural de Hispania, la convivencia de las tres religiones y de gentes de sus distintos reinos y de allende el país como francos, normandos… Así como la inseguridad de las vidas, la violencia, la esperanza (Díez-Picazo 1996: 9).

En el sentido literal del término, ciudadano (civis) es quien vive en la ciudad (civitas) […]. Pero esta noción topológica, digámoslo así, de ciudadano no es la que nos interesa. Así como no nos interesa la ciudadanía definida en un pasaporte (Sartori 2003: 163).

7.10) Con dos puntos:

En el sentido literal del término, ciudadano (civis) es quien vive en la ciudad (civitas). Pero esta noción topológica, digámoslo así, de ciudadano no es la que nos interesa: así como no nos interesa la ciudadanía definida en un pasaporte (ejemplo adaptado de Sartori 2003: 163).

8. Más…

El valor que aquí nos interesa es el que Santos Ríos (2003: 443) define como de “semipreposición aditiva”, próxima al de junto con y además de. Se trata del caso en que, a pesar de su tilde, es palabra átona, a diferencia de la tónica, de valor adverbial, y que a veces supone una elipsis. Podemos interpretar de formas diferentes la frase

“Le preocupa la casa, más el precio”:

A) Tónica (como elipsis): “Le preocupa la casa, pero más le preocupa el precio”.

B) Átona (como conjunción): “Le preocupa la casa, y también el precio”.

8.1) En cabeza de oración: No creemos que haya casos.

8.2) Tras átona, con puntuación parcial: No creemos que haya casos.

8.3) Tras átona, con puntuación parcial: No creemos que haya casos.

8.4) Tras tónica, con comas:

Todos ellos, más Unamuno, Valle-Inclán, Juan Ramón Jiménez, Gómez de la Serna, Maeztu, Moreno Villa, habían sido sus amigos españoles a lo largo de los diez años de vida madrileña […] (Largo Carballo 1992: 25).

Sin embargo, los independentistas americanos primero, llevados por las ideas del momento en forma de igualdad, libertad, fraternidad y educación popular, más la emigración después, acabaron con la vieja lengua imperial haciéndola suya (Lodares 2002: 48-49).

Cuando publiqué en La Vanguardia el artículo “El caso de don Miguel” hubo las protestas previsibles, más una salida de pie de banco a cargo de un antropoide que, caritativamente, deseo olvidar (Fuster 1975: 9).

Lo que, aparte de una pirueta retórica, puede tener el fundamento de que se trata, en la edición oficial francesa que estoy manejando, de un conjunto de 325 páginas, más los dos anexos y sus 460 páginas, sin olvidar los 36 protocolos y las 50 declaraciones (Vidal-Beneyto 2005B: 8).

Por 3000 euros, más avión, hay programas exclusivos de heliesquí (Gallardo 2005: XXVI).

8.5) Con rayas:

Cuando publiqué en La Vanguardia el artículo “El caso de don Miguel” hubo las protestas previsibles —más una salida de pie de banco a cargo de un antropoide que, caritativamente, deseo olvidar— (ejemplo adaptado de Fuster 1975: 9).

8.6) Con paréntesis:

Y el mundo está en paz y bien horneado desde que dan la cara los lacayos con librea a que se refiere Arundhati Roy (más algunos más) en su último libro, del que El País Domingo acaba de publicar un extracto (Torres 2005: 72).

Eso y la ilegalización de Batasuna (más la existencia de 713 presos de ETA) son los hechos objetivos que dan sentido a la expectativa abierta por Zapatero (Uzueta 2005: 22).

Vimos que nos gustaba demasiado tocar juntos para no seguir, y, mediante la adición de un saxo y una batería (más la presencia inicial de nuestro gurú musical y alma del grupo Al Cooper), conseguimos un sonido bastante aceptable (King 2001: 9).

In illo tempore, allí donde al parecer había un ethos, una “morada” espiritual común —según soñara Novalis en 1799, en La Cristiandad o Europa— procedente del entronque de los invasores germánicos con la decadente civilización grecolatina (más el poderoso torrente judeo-cristiano), hay ahora una lúdica y un tanto cínica dispersión de impotentes formas de una vida prestada: adaptaciones a las voces grotescas del american way of life, para amoldarse al cual Europa se va transformando cada vez más, en justa correspondencia, en un gigantesco museo […] (Duque 2003: 11-12)

8.7) Con paréntesis externo:

Los vinos del Duero ahora presentan mil trajes. Blancos de Rueda que son puro platino. Tintos de Burgos, Soria y Valladolid que, según nos cuentan, arrasan en los premios de medio mundo. Caldos llegados de Zamora, vueltos a nacer desde la sangre de toro, para alcanzar un fabuloso grado de sofisticación. (Más la aportación milenaria de las cepas de Oporto, borrachas de beber en las ubres de rocas volcánicas) (ejemplo adaptado de Valdeón Blanco 2005: 10).

8.8) Con punto y coma:

Vargas Llosa con La ciudad y los perros y Carlos Fuentes con Cambio de piel obtienen el premio Biblioteca Breve, irrumpen los libros de Gabriel García Márquez, Julio Cortázar, Alejo Carpentier, se recupera a Borges, Juan Rulfo y Miguel Ángel Asturias, y hasta a algunos escritores más jóvenes, como José Donoso, Sarduy o Del Paso; más premios para Guillermo Cabrera Infante, Alfredo Bryce Echenique, Adriano González León… (ejemplo adaptado de Conte 1990: 131-132).

8.9) Con punto:

Los vinos del Duero […] ahora presentan mil trajes. […] Blancos de Rueda que son puro platino. Tintos de Burgos, Soria y Valladolid que, según nos cuentan, arrasan en los premios de medio mundo. Caldos llegados de Zamora, vueltos a nacer desde la sangre de toro, para alcanzar un fabuloso grado de sofisticación. Más la aportación milenaria de las cepas de Oporto, borrachas de beber en las ubres de rocas volcánicas (Valdeón Blanco 2005: 10).

Detrás de punto, y en inicio de oración, puede crearse la duda de si se trata de más átono (= y) o de más tónico (= hay más…). Véanse estos ejemplos:

Vargas Llosa con La ciudad y los perros y Carlos Fuentes con Cambio de piel obtienen el premio Biblioteca Breve, irrumpen los libros de Gabriel García Márquez, Julio Cortázar, Alejo Carpentier, se recupera a Borges, Juan Rulfo y Miguel Ángel Asturias, y hasta a algunos escritores más jóvenes, como José Donoso, Sarduy o Del Paso. Más premios para Guillermo Cabrera Infante, Alfredo Bryce Echenique, Adriano González León… (Conte 1990: 131-132).

Las mamparas están caídas sobre los surtidores, las banderas y los adornos por los suelos. Hay cristales rotos. Más cables, más farolas derrumbadas, más señales que todavía el aire arrastra (J. M. Calvo 2005B: 2).

8.10) Con dos puntos:

Cuando publiqué en La Vanguardia el artículo “El caso de don Miguel” hubo las protestas previsibles: más una salida de pie de banco a cargo de un antropoide que, caritativamente, deseo olvidar (ejemplo adaptado de Fuster 1975: 9).

La idea [de ser instrumento de la Providencia] ya no abandonó a Israel. Más: llegó a ser una obsesión (Ferrater Mora 1985: 49).

9. Amen de (que)...

Para Santos Ríos (2003: 189), amén de es una “locución prepositiva aditiva”; mientras que amén de que es una “pseudolocución conjuntiva aditiva”, aunque puede tener también valor exceptivo. Por su parte, Seco (1999: 274) clasifica como locución prepositiva a amén de (equivalente a aparte de o además de), y como locución conjuntiva a amén de que (equivalente a aparte de que).

9.1) En cabeza de oración:

Amén de una o dos entradas, medio secretas, existen otras rendijas en el cerco amurallado del Vaticano (ejemplo adaptado de Javierre 2005: 44).

9.2) Detrás de átona con puntuación total:

Y, amén de una o dos entradas, medio secretas, existen otras rendijas en el cerco amurallado del Vaticano (ejemplo adaptado de Javierre 2005: 44).

9.3) Detrás de átona con puntuación parcial:

Pero amén de una lectura sucinta de lo que supone una lucha sin cuartel contra los ejecutores del terror, tampoco estaría de más reflexionar sobre qué modelo de sociedad de futuro queremos forjar en el mundo (A.E. 2005: 2).

9.4) Interior detrás de tónica:

La terminal, de un estilo totalitario-moderno temprano, estaba deteriorada y destartalada, preñada de toda suerte de amenazas, amén de vacía y silenciosa (Malcolm 2004: 139).

Además del propio requerimiento hermenéutico del texto [de las Meditaciones del Quijote], a esta sobreinterpretación ha contribuido, sin duda, sobre todo en lo que se refiere al exceso, su configuración estructural y su carácter inconcluso, amén de su misma presentación como muestra y emblema de un basto proyecto editorial que, en cuanto tal, no tuvo seguimiento (F. J. Martín 2005: 81).

Al mismo tiempo, hay que señalar que los rasgos con que la Fundación identifica a todos los habitantes de la comunidad autónoma están muy alejados de la realidad actual, y nos quieren cegar con fulgurosos reflejos de la historia y el patrimonio (que se refuerzan con celebraciones centenarias de escaso arraigo popular); recuerdos de una Castilla y León esplendorosos con las que las gentes de hoy en día ni se identifican, y de las que no van a comer, amén de que la comunidad autónoma esté destinada a vivir del turismo interior (Benito González 2005: 15).

Si el delito era sólo de fuga, el castigo, con reconciliación, no iba más allá de hábito, azotes, cárcel o remo (o todo junto), lo que no era poco, amén de prohibirles acercarse a las costas (Fanjul 2004: 150).

Y también [podrá tener alguna compensación] el interesado en, digamos, aspectos sociológicos anexos al cine: el hecho de que los malos malísimos de la función, amén de algún que otro policía corrupto, sean turcos ¿no permite leer la película a la luz de ese nuevo / viejo racismo anti-turco que parece recorrer en estos días la sociedad francesa? (Torreiro 2005: 35).

9.5) Con rayas:

La coincidencia parcial en la forma de vida de los gitanos con los moriscos vagabundos —amén de las similitudes arriba expuestas— ha producido entre algunos historiadores la idea —a nuestro juicio un poco traída por los pelos— de que llegaron a fusionarse y a mantener amistosas relaciones cuyo principal desenlace habría sido el trasvase de música y canción morisca […] (Fanjul 2004: 114).

Como tal vez la chiripa no haya permitido que en manos del periodista cayeran muchos libros de Historia, nos vemos obligados a traer a colación algunas obviedades cuya mención para un lector medianamente culto pueden parecer ofensivas: la táctica de talar cosechas, saquera viviendas, robar ganado o secuestrar personas para exigir rescate —amén de matar a quienes intentasen impedirlo— fue practicada con idéntico entusiasmo por cristianos y musulmanes siempre que estuvo en su mano, incluso en el Mar Mediterráneo tras la finalización de la Reconquista […] (Fanjul 2004: 16-17).

La compañía que controlan las familias Elías, Botet y Carbó —amén de La Caixa, que posee el 20% del capital— ha puesto a la venta, a través de Invercaixa, sus dos hipermercados en Gabá (Barcelona) y Tres Cantos (Madrid), nueve supermercados en provincias que están lejos de sus centros de aprovisionamiento y su red de 40 gasolineras (C. Pérez 2005B: 15).

Este don Eduardo debe de ser una especie de aviador a lo divino, un devoto —amén de los santos— de los satélites artificiales, cuya función, por ahora, no parece ser otra que la de dar incontrolables vueltas alrededor del planeta (Carnicer 1973 45-46).

9.6) Con paréntesis:

En realidad [el cuento Kashtanka] es una fábula oscura, extraña y bastante horrible (amén de maravillosa) que yo, al menos, nunca le leería a un niño (Malcolm 2004: 177).

Si, por el contrario, no cede [el Estado] a la extorsión y se niega a pagar el rescate, sacrifica el fin jurídico de salvaguardar la vida de las personas (amén de la propia vida de la persona en cuestión, aunque esto concierne sólo a los “fines naturales”), pero, a cambio de ello, al derrotar la acción de esa otra violencia —la del intento de extorsión de los secuestradores—, salvaguarda completamente “el derecho mismo”, su derecho al monopolio de la violencia legítima (Sánchez Ferlosio 2005: 3).

Si se considera que este autor [Francisco Urondo] es uno de por lo menos treinta poetas que en América Latina han pagado con sus vidas su militancia revolucionaria (amén de escritores de otros géneros, y de los poetas presos, torturados, secuestrados y desaparecidos, que no son pocos, y por supuesto de los que afortunadamente siguen aún generando poesía y militancia, que son más aún) tomar en cuenta el sereno llamado a la reflexión que, desde su máximo nivel de compromiso, hacía Paco en aquellas páginas de 1974, sería sin duda un buen homenaje que los revolucionarios de América Latina podrían consagrar a un poeta que murió combatiendo (Benedetti 1988: 197).

9.7) Con paréntesis externo:

A la UE han ido ya la Ferrovial de Rafael del Pino al Reino Unido, la Metrovacesa de Joaquín Rivero a Francia, Ebro, que con Fernández Noniella ha conseguido el liderazgo del arroz, el SCH en el complicado mercado británico, Zara, Mango, Adolfo Domínguez… (Amén de Portugal, con una importante presencia empresarial y bancaria española) (ejemplo adaptado de Fernández 2005: 4).

9.8) Con punto y coma:

Sopeso el tema. No estoy de acuerdo con la contumacia catalana que remueve heridas y divide a los españoles; amén de que un archivo es eso, un archivo (Mínguez Pérez 2005: 27).

9.9) Con punto:

Allí [a la UE] han ido ya la Ferrovial de Rafael del Pino al Reino Unido, la Metrovacesa de Joaquín Rivero a Francia, Ebro[,] que con Fernández Noniella ha conseguido el liderazgo del arroz, el SCH en el complicado mercado británico, Zara, Mango, Adolfo Domínguez… Amén de Portugal, con una importante presencia empresarial y bancaria española (Fernández 2005: 4).

Existen otras rendijas en el cerco amurallado [del Vaticano]; más conocida la puerta del “arco de las campanas”, columnata izquierda; la de Santa Ana; y la de acceso a los Museos Vaticanos. Amén de una o dos entradas, medio secretas, que por la espalda del minúsculo territorio dan sobre los jardines (Javierre 2005: 44).

9.10) Con dos puntos:

Sopeso el tema. No estoy de acuerdo con la contumacia catalana que remueve heridas y divide a los españoles: amén de que un archivo es eso, un archivo (ejemplo adaptado de Mínguez Pérez 2005: 27).

10. A la vez que... (y similares)

Santos Ríos recoge el valor aditivo de a la vez (2003: 649), al tiempo (2003: 627) y al mismo tiempo (2003: 627). Aunque todos estos enlaces tienen normalmente un significado de simultaneidad, podríamos suponer un añadido sema de adición. Los ejemplos que ponemos tienen, para nosotros, ese valor aditivo, por su posibilidad de ser sustituidos por enlaces como además de (que), por ejemplo; aunque quizás puedan resultar discutibles.

10.1) En cabeza de la oración:

Al tiempo que defendía la legalidad vigente por encima de otras consideraciones, era un acérrimo defensor del orden público, sin que encontrara razones para que el mismo pudiera ser alterado (Calvo Poyato 2003: 61).

Al mismo tiempo que ordenaba quemar los libros de versos de Pablo Neruda, ordenaba [Pinochet] encuadernar sus libros de doble contabilidad porque la sensibilidad de la moneda es más gratificante que las bellas palabras del diplomático (Alántara 2005D: 72).

10.2) Puntuación total, tras átona:

Lo que no acabo de explicarme y me preocupa es que esta serie […] no haya recibido una sola crítica en este sentido y que los directivos de la cadena no hayan reparado en que, a la vez que entretener y hacer negocio, esta serie tiene el objetivo de hacernos más tolerantes con los métodos de tortura más denigrantes empleados de forma indiscriminada contra terroristas o meros sospechosos (Rodríguez Jiménez 2005: 15).

10.3) Puntuación parcial, tras átona:

Don Quijote de la Mancha es reflejo de una época y al mismo tiempo que una novela sobre la ficción, un canto a la libertad (ejemplo manipulado en el texto y la puntuación a partir de Vargas Llosa 2004: 15).

10.4) Tras tónica, con comas:

La princesa aprendió a la perfección inglés, español, italiano y alemán, a la vez que montaba a caballo, disparaba con armas de fuego o manejaba con virtuosismo la espada (Cebrián 2004: 61).

A pesar de sus innegables treinta años, la mujer del cuadro tenía un aspecto infantil, a la vez que inteligente y voluntarioso (Feutchwanger 2005: 20).

Todo ello hace de la experiencia lectora, a la vez que una especie de secreto a voces, un ejercicio con técnicas propias encaminadas a potenciar su efecto (Goytisolo 2002: 125).

Su estilo hermoso y profundo, a la vez que muy dramático, le convirtió en uno de los mejores dramaturgos del siglo XX (Calvo 2005: 38):

Don Quijote de la Mancha es, al mismo tiempo que una novela sobre la ficción, un canto a la libertad (Vargas Llosa 2004: 15).

10.5) Con rayas:

No obstante, la cuestión de su influencia —a la vez evidente, omnipresente y sutil— resulta difícil de precisar (Gray 1994: 371).

El riesgo de que ellas [esas líneas] parezcan dogmáticas —cuando los dogmas son, por el contrario, las afirmaciones sistemáticas sobre el “mundo” o el “Ser” transmitidas por la autoridad del magisterio filosófico especulativo— debe preocupar en este contexto menos que un equívoco posible cuyos resultados serían lamentables: el que una corriente importante del pensamiento filosófico haya visto desde hace tiempo que el supuesto saber —a la vez transempírico y pretendidamente real— de la filosofía especulativa es un pseudoconocimiento, y el que otra corriente de mayor importancia haya descubierto la función cultural de ese pseudoconocimiento como expresión refleja y sublimación de carencias y servidumbres de la sociedad, no anula las raíces de la especulación ideológica (Gracia 1996: 241).

10.6) Con paréntesis:

Aparece aquí un método basado en la experiencia (ilustrado: crítica de testimonios y de textos), pero en la experiencia de las cosas humanas (a la vez psicológica, moral, sociológica) (Alain 2002: 366).

10.7) Con paréntesis externo:

Consideraba que esa participación era el procedimiento más adecuado para acabar con el caciquismo y los amaños electorales que, en su opinión, era uno de los mayores males que aquejaban al sistema político imperante. (A la vez que con dicha iniciativa se fortalecía un sistema que, de no evolucionar, acabaría siendo presa de la revolución, algo que desde sus años de joven estudiante producía en Maura una repulsión innata) (ejemplo adaptado de Calvo Poyato 2003: 44).

10.8) Con punto y coma

Consideraba que esa participación era el procedimiento más adecuado para acabar con el caciquismo y los amaños electorales que, en su opinión, era uno de los mayores males que aquejaban al sistema político imperante; a la vez que con dicha iniciativa se fortalecía un sistema que, de no evolucionar, acabaría siendo presa de la revolución, algo que desde sus años de joven estudiante producía en Maura una repulsión innata (Calvo Poyato 2003: 44).

10.9) Con punto:

En palabras de Bloom, todas las grandes obras literarias tienen en común el hecho de que, al menos por unos momentos, su lectura nos hace sentirnos mejores. A la vez que más sabios, ya que no es posible separar bondad de sabiduría (Goytisolo 2003: 14).

10.10) Con dos puntos:

En palabras de Bloom, todas las grandes obras literarias tienen en común el hecho de que, al menos por unos momentos, su lectura nos hace sentirnos mejores: a la vez que más sabios, ya que no es posible separar bondad de sabiduría (ejemplo adaptado de Goytisolo 2003: 14).

11. Al igual/ lo mismo (que)…

Santos Ríos (2003: 415) reconoce cierto valor aditivo a al igual; también a lo mismo que (2003: 459); aunque su valor comparativo nos parezca el normal. Así, podría sustituirse por además de… o por también, por ejemplo. Son los casos que pretendemos incluir, con cierto riesgo, sin duda.

11.1) En inicio de oración:

Al igual que la promiscuidad de sexos, Fray Joâo Evangelista asegura que se ha establecido en Canudos la promiscuidad de bienes: todo es de todos (ejemplo creado a partir de Vargas Llosa 1984: 43).

11.2) Tras átona, con puntuación total:

Fray Joâo Evangelista asegura que, al igual que la promiscuidad de sexos, se ha establecido en Canudos la promiscuidad de bienes: todo es de todos (V. Llosa 1984: 43).

11.3) Tras átona, con puntuación parcial:

Fray Joâo Evangelista asegura que al igual que la promiscuidad de sexos, se ha establecido en Canudos la promiscuidad de bienes: todo es de todos (ejemplo creado a partir de Vargas. Llosa 1984: 43).

11.4) Tras tónica, con coma:

Cuando le rozó el ángel y abandonó sus asuntos para ocuparse de los de Canudos, le pareció natural que su hermano y su cuñada, al igual que su mujer, aceptaran de buen ánimo el cambio de vida, como lo habían hecho cada vez que las desgracias les fijaron nuevos rumbos (V. Llosa 1984: 351).

El opio, la morfina, el hachís, no son simples medios para alcanzar el éxtasis, sino también lecciones sobre la filosofía del ser, al igual que el alcohol y el tabaco (Bashevis Singer 2005: 454).

El reino de Navarra, al igual que el de Valencia, tienen reconocida su identidad como Estados antes de la existencia de la nación española (Cuñat 2005: 27).

Josefina [Aldecoa] fue quien acuñó la marca de “los niños de la guerra” para referirse a los escritores que nutrieron su infancia de guerra y hambre, al igual que su memoria (Fuente 2002: 13).

El paralelismo entre la fantasía caballeresca de Alonso Quijano y la inflamación amorosa de Emma Bovary resulta, a este respecto, inequívoco, lo mismo que el origen libresco de sus respectivas ambiciones y esperanzas (Ridao 2005: 13).

11.5) Con rayas:

Incorpora gran parte de lo que había escrito en los años anteriores a 1914 y, al mismo tiempo, muchos de los temas esenciales de su obra posterior —al igual que su tendencia a la fragmentación y a lo inconcluso— se anuncian in nuce en sus páginas (Gray 1994: 124).

Se conforma [el público] con mucho menos; se conforma con la liturgia y con la práctica del rito, porque es consciente de que su risa —al igual que su sentimiento religioso— no es susceptible de acudir a la cita una vez por semana (Gracia 1996: 209).

Pero que los paralelismo sean innegables y que ambas, Marta y Andrea [personajes de la novela Nada], puedan ser espejos literarios de la joven Carmen Laforet —al igual que de otras españolas que dejaron atrás su adolescencia durante la guerra civil y que, privilegiadas ellas, asistieron a una universidad sumisa y aletargada— no significa que la intencionalidad de la autora fuera ésa, más allá de utilizar sus propios anhelos y temores (Fuente 2002: 73).

11.6) Con paréntesis:

Cabe otra razón, que los higos había que tomarlos con vino (al igual que con las setas, caracoles y peras) (De Miguel 2000: 187).

Se supone que su puesta en práctica (al igual que su mención en el discurso de la actualidad) proporciona un contenido concreto, oficial y personal (recurrente) a lo que se presenta con la apariencia de lo inefable en el discurso (Devillard 2001: 194).

La vanidad y la envidia se desarrollan juntas en la vida en sociedad (al igual que la infatuación y los celos en la vida familiar) (Alain 2002: 355).

11.7) Con paréntesis externo:

La bellísima y citada cabeza de Augusto, que es la portada del catálogo, es una obra excepcional que está en manos privadas y que los especialistas no han visto en décadas, desde su hallazgo, hace más de un siglo en Pollentia. (Al igual que un poderoso Tiberio de bronce oscuro con ojos de piedra blanca que procede de la Biblioteca Nacional de Francia en París, a donde fue enviado al ser hallado en Menoría durante la breve etapa de dominio colonial francés de la isla en el siglo XVIII) (ejemplo adaptado de Manresa 2005: 42).

11.8) Con punto y coma:

Los rostros en general, y en particular los ojos, me revelaban mucho; al igual que las voces y las palabras (Bashevis Singer 2002: 22).

11.9) Con punto:

La bellísima y citada cabeza de Augusto, que es la portada del catálogo, es una obra excepcional que está en manos privadas y que los especialistas no han visto en décadas, desde su hallazgo, hace más de un siglo en Pollentia. Al igual que un poderoso Tiberio de bronce oscuro con ojos de piedra blanca que procede de la Biblioteca Nacional de Francia en París, a donde fue enviado al ser hallado en Menoría durante la breve etapa de dominio colonial francés de la isla en el siglo XVIII (Manresa 2005: 42).

Así, el diseño futurista de la película es pretendidamente sofisticado aunque en realidad resulte más bien hortera. Al igual que resolverlo todo a base de la siempre irrenunciable lucha de artes marciales, peaje de la mayoría de cintas de acción del cine americano de hoy (Ocaña 2006: 38).

11.10) Con dos puntos:

El paralelismo entre la fantasía caballeresca de Alonso Quijano y la inflamación amorosa de Emma Bovary resulta, a este respecto, inequívoco: lo mismo que el origen libresco de sus respectivas ambiciones y esperanzas (puntuación alterada a partir de Ridao 2005: 13).

12. Junto con/a...

Santos Ríos (2003: 426) se refiere al valor aditivo de junto a ello, junto a eso y junto a que. Casos con valor similar pretendemos incluir, con cierto riesgo, en este aparatado .

12.1) En cabeza de la oración:

Junto a Gran Bretaña, todos ellos cerraban la lista de los países que se consideraron lo bastante seguros como para garantizar que semejante poder destructivo esté en buenas manos (P. M. Díez 2005: 39).

Junto a las desigualdades entre ricos y pobres, otro de los factores que lastra el desarrollo de la industria china de belleza radica en la falta de grandes multinacionales […] (P. M. Díez 2005B: 10).

12.2) Tras átona, con puntuación total:

Pero, junto a estos descansos “necesarios”, ¿cuántos son los descansos vacíos y vaciadores? (Martín Descalzo 1991: 50).

Especialmente quiero poner el énfasis en el diálogo de Sancho con su mujer, en el que el escudero se nos presenta con una competencia lingüística […] que no le conocíamos, pero que está acorde con el papel que su creador va a hacerle representar en las nuevas aventuras; y, junto a la transformación de Sancho, debe destacarse también el aprovechamiento por parte de Cervantes de estos capítulos (especialmente el tercero) para dos cosas […] (Blasco 2005C: 54).

También era muy apreciado el vino de Medina del Campo que, junto a los caldos procedentes de los lugares antes citados, compone la geografía de “lo caro” (Q, II, 24), hablando de vinos (Blasco 2005E: 54).

12.3) Tras átona, con puntuación parcial:

Sin embargo, y aparte de un poco de agricultura y algo de ganadería de vacuno para carne, todavía el paisaje está ahí, [el] que junto a la tranquilidad que se respira hoy en este pequeño pueblo, han permitido el desarrollo del turismo (Román González 2005: 8).

12.4) Tras tónica, con comas:

Tanto desastre está sin duda, junto con otros factores, en el origen de los cambios producidos en la sociedad y, consecuentemente, en la identidad del político, más atraído por el concepto de “empresa” que por el de “patria” (Goytisolo 2002: 140).

Después el Renacimiento se descubrió que el destino es la política, y más tarde se rectificó la idea, al inventar que el azar, junto a la lucha de clases, son los motores de la Historia (Pozo 2006: 5).

El sexo está en la base de lo que ocurre, es, junto con el dinero, la clave de los conflictos, y la vida sexual y la economía se confunden en una trama tan íntima que no se puede entender la una sin la otra (Vargas Llosa 1981: 31).

En su mensaje, Octavio [Paz], con esa sutileza para desplegar un razonamiento que es, junto a la elegancia de su prosa, su mejor atributo intelectual, se desdecía de aquellas razones y les anteponía otras, más actuales, justificando mi empeño y vinculándolo a la gran movilización liberal y democrática en el Este europeo (V. Llosa 1993: 437-438).

Almodóvar es hoy, junto con Buñuel, nuestro creador cinematográfico más universal, no tanto porque sus películas hayan recaudado más o menos en taquilla, sino sobre todo porque han logrado imponer un universo intransferible (Prada 2005: 7).

12.5) Con rayas:

En términos generales, la risa —junto con la holgazanería— es el segundo gran enemigo del monje (Bremmer 1999: 46).

Breznev fue quizá el dirigente soviético —junto con Stalin— más exuberante y apegado a una forma de vida lujosa (Bayón 1985: 41).

En todas las religiones, los ritos mortuorios son —junto a los del nacimiento y a los de introducción a la comunidad— los que tienen mayor importancia (Bayón 1985: 97).

La narrativa imperial y falangista de la primera posguerra duró relativamente poco, y sus mejores representantes dejaron de serlo, excepto el excelente y tenaz Rafael García Serrano, que siguió impertérrito escribiendo la misma novela una y otra vez hasta su reciente fallecimiento; al menos habrá que reconocerle —junto a una estimable calidad y una prosa inimitable— una fidelidad y honradez a prueba de bomba, en tiempos donde todo el mundo ensaya nuevas casacas (Conte 1990: 119).

12.6) Con paréntesis:

Algunos aprendieron a decir eso [parámetro] en Italia, sobre todo en círculos políticos, durante la época de oposición al franquismo (junto con otras muchas cosas de la misma área léxica), y se lo trajeron a esta orilla para engalanar su dicción (Lázaro Carreter 1997: 426).

Las canciones populares son bellezas naturales que reconcilian todas las partes del hombre. Se trata de una parte de la estética (junto con el baile) a la que el niño es muy sensible (Alain 2002: 259).

En la [película] que yo prefiero de las suyas, Abajo el telón (The Cradle Will Rock), [Tim] Robbins, dirigiendo —en este caso sin actuar él— a un elenco impresionantes […], rescata, con ciertas trazas de musical épico, un fascinante episodio de la Norteamérica de los años treinta, en el que el paro, las luchas sindicales, las iniciativas socialmente avanzadas del presidente Roosevelt se mezclan con una histórica leyenda artística, el Proyecto del Teatro Federal, codirigido por Orson Welles, que es (al lado de Nelson Rockefeller, Diego Rivera, Frida Kahlo o Margarita Sarfatti) uno de los personajes de Abajo el telón (Molina Foix 2005: 50).

12.7) Paréntesis externo, ejemplos con punto y coma, punto y dos puntos:

También era muy apreciado el vino de Medina del Campo que compone la geografía de “lo caro” (Q, II, 24), hablando de vinos. (Junto a los caldos procedentes de los lugares antes citados) (ejemplo con alteración del texto y la puntuación a partir de Blasco 2005E: 54).

También era muy apreciado el vino de Medina del Campo que compone la geografía de “lo caro” (Q, II, 24), hablando de vinos; junto a los caldos procedentes de los lugares antes citados (ejemplo con alteración del texto y la puntuación a partir de Blasco 2005E: 54).

También era muy apreciado el vino de Medina del Campo que compone la geografía de “lo caro” (Q, II, 24), hablando de vinos. Junto a los caldos procedentes de los lugares antes citados (ejemplo con alteración del texto y la puntuación a partir de Blasco 2005E: 54).

Otro de los factores que lastra el desarrollo de la industria china de belleza radica en la falta de grandes multinacionales: junto a las desigualdades entre ricos y pobres (ejemplo manipulado en el texto y la puntuación a partir de P. M. Díez 2005B: 10).

13. Entre otros/as…

Santos Ríos (2003: 288) registra valor aditivo en entre otras cosas, valor que creemos puede extenderse a construcciones en que, en vez del sustantivo cosa, figure otro o, incluso, en casos en que sólo figura el pronombre (entre otros o entre otras).

13.1) En inicio de frase:

Entre otras cosas, Zosia me contó que el repentino viaje de Reuben Mecheles a Reno había contrariado a los seguidores del Mesías egipcio, ya que había sido quien había enviado a éste el affidávit así como el pasaje a Estados Unidos (Bashevis Singer 2002: 370).

Entre otras cosas, hay que saber quiénes fueron, y cómo, gusanos de seda, abejas y hormigas (Lázaro Carreter 2003: 143).

Entre otros juegos de “estocada” de la época, conocemos el de “siete levar”, que debía de jugarse como nuestro “siete y medio” (Blasco 2005F: 54).

Mi madre y la inquilina repasaron todo otra vez desde el principio, y en menos de media hora habíamos llegado a la conclusión de que no habría negocio. Entre otras razones insalvables, porque no recordábamos una hipoteca que pesaba sobre la casa y que no fue resuelta hasta muchos años después, cuando por fin se hizo la venta en firme (García Márquez 2004: 45).

13.2) Tras átona, con puntuación total:

Lo cuenta Javier Saavedra, abogado de, entre otros, Ana Obregón, Rocío Carrasco, Eugenia Martínez de Irujo o la cantante Paulina Rubio, por poner sólo algunos ejemplos (Izquierdo 2005: 13).

Su interlocutor en Toronto le explicó que, entre otras cosas, yo necesitaba disponer de una libreta bancaria para demostrar que tenía dinero en el banco y no iba a convertirme en una carga para el Estado (Bashevis Singer 2002: 362).

Particularmente inasumible resulta la pretensión de dividir las competencias de la Agencia Tributaria, lo que, entre otras cosas, dificultaría sensiblemente el control de las empresas y demás contribuyentes que operan también en el resto de España, como demuestra la deficiente articulación de la Administración del Estado con las administraciones forales (Méndez Moreno 2005: 21).

El problema, por consiguiente, no está en suprimir las Humanidades de nuestra educación básica y universitaria porque, entre otras cosas, cumplen una función social de primera, sino al revés (Cueto 2005: 10).

Puntuado con rayas y paréntesis en esta posición:

Piglia persigue la representación de la lectura en la literatura moderna a partir de —entre otros— Borges, Kafka, la novela policial, Philip K. Dick, los diarios del Che Guevara y Joice (Dobry 2005: 5).

Recordaba [yo] el Tour de 2002, en el que iba por allí escapando con (entre otros) Jalabert (Horrillo 2005: 47).

Si anteayer una caída fue la gran protagonista del día, la que (entre otros) le afectó a Heras (por cierto, afortunadamente, sigue con normalidad en carrera), ayer fue otra la que modificó toda la fase inicial de la carrera [ciclista] (Horrillo 2005B: 50).

13.3) Tras átona y con puntuación parcial:

El problema, por consiguiente, no está en suprimir las Humanidades de nuestra educación básica y universitaria, porque entre otras cosas, cumplen una función social de primera, sino al revés (puntuación alterada de Cueto 2005: 10).

13.4) Tras tónica, con comas:

El objetivo es delinear el transcurso del arte gráfico en los 150 años De Goya a Picasso, pasando por Turner, Ingres, Renoir, Monet, Manet, Delacroix, Van Gogh, Cézanne y Matisse, entre otros (Rudich 2005: 37).

Otros compartimentos de la muestra llevan como título Formas del realismo —aquí se ven, entre otros, dibujos del Van Gogh temprano—, Al aire libre […]… (Rudich 2005: 37).

Claro que Sartre me había enseñado, entre otras cosas, que la verdad suele acercarse a la profanación, incómoda y flagrante (Dorfman 2005: 11).

Para procesarle por obstrucción a la justicia, sobornos y falsificación de documentos públicos, entre otros delitos que tuvo que cometer para engrosar sus cuentas bancarias en el extranjero, es necesario alterar los fueros de los que todavía goza (Alcántara 2005F: 71).

El 10 de julio de 1939 mi madre dio a luz a una niña con un bello perfil de india, a la que bautizaron con el nombre de Rita por la devoción inagotable que se tenía en la casa por la santa Rita de Casia, fundada, entre otras muchas gracias, en la paciencia con que sobrellevó el mal carácter del marido extraviado (García Márquez 2004: 167).

13.5) Entre rayas:

La inauguración del vanguardista Musac en León; el prólogo del aniversario de la Plaza Mayor de Europa, en Salamanca; el sencillo acto de entrega del Canalero 2005, en Medina de Rioseco; y la gala de los Micrófonos de Oro, en Ponferrada —entre otros eventos— enmudecieron y perdieron cota de interés ante el huracán de la noticia que venía de Roma con un final que, a pesar de ser esperado, acaparó la atención con fuerza (Perez Andrés 2005B: 18).

Por el contrario, si el irlandés no se ha extendido más entre la población es —entre otras causas— porque a pesar de los esfuerzos del presidente De Valera y de algunos ambientes intelectuales y políticos de carácter seglar, la Iglesia católica nunca puso serias pegas a que los hablantes de irlandés se pasaran paulatinamente al inglés, que es lo que hicieron casi todos (Lodares 2002: 61).

Las motivaciones [para hacer del español lengua común] fueron fundamentalmente tres: una, limitar el poder, prácticamente autónomo, de la Iglesia y las órdenes religiosas en América y Filipinas, que estaba sustentado —entre otros motivos, claro está— en la fragmentación de las comunicaciones y, con ello, en la regionalización del poder, efectos provocados por la predicación en lenguas amerindias desde la época colombina […] (Lodares 2005: 146).

13.6) Entre paréntesis:

Gloria y Nuria, jóvenes y dinámicas organizadoras culturales (entre otras), me prometieron la inminente llegada de una persona clave: la consejera de Cultura, Teresa Morral, que además de acercarse a mi edad es un archivo viviente de Abrera (Torres 2005B: 12).

Ciertos personajes dostoievskianos son de filiación quijotesca, como el príncipe Mishkin o Aliocha Karamasov (entre varios otros), y la ardiente noche sevillana en la leyenda del Gran Inquisidor despierta inmediatamente ecos cervantinos (Saer 2005: 8).

Grisham, Clancy, Crichton y yo (entre otros) recibimos esas sumas porque vendemos tiradas fuera de lo habitual a un público lector más basto de lo habitual (King 2001: 125).

13.7) Paréntesis externo, con punto y coma, con punto y con dos puntos:

Es necesario alterar los fueros de los que todavía goza, para procesarle por obstrucción a la justicia, sobornos y falsificación de documentos públicos. (Entre otros delitos que tuvo que cometer para engrosar sus cuentas bancarias en el extranjero) (ejemplo con puntuación y texto alterados a partir de Alcántara 2005F: 71).

Es necesario alterar los fueros de los que todavía goza, para procesarle por obstrucción a la justicia, sobornos y falsificación de documentos públicos; entre otros delitos que tuvo que cometer para engrosar sus cuentas bancarias en el extranjero (ejemplo con puntuación y texto alterados a partir de Alcántara 2005F: 71).

Es necesario alterar los fueros de los que todavía goza, para procesarle por obstrucción a la justicia, sobornos y falsificación de documentos públicos. Entre otros delitos que tuvo que cometer para engrosar sus cuentas bancarias en el extranjero (ejemplo con puntuación y texto alterados a partir de Alcántara 2005F: 71).

Es necesario alterar los fueros de los que todavía goza, para procesarle por obstrucción a la justicia, sobornos y falsificación de documentos públicos: entre otros delitos que tuvo que cometer para engrosar sus cuentas bancarias en el extranjero (ejemplo con puntuación y texto alterados a partir de Alcántara 2005F: 71).

14. Aparte de (que).../ Al margen de (que)…

Santos Ríos (2003: 196) registra tanto el valor aditivo, como exceptivo, de aparte de (que); y lo mismo hace con al margen de (que) (2003: 441). También Manuel Seco (1999: 375) le atribuye dichos valores opuestos, a aparte de, como equivalente de además de y con excepción de. Aunque el comportamiento ortográfico es el mismo, sus valores opuestos hacen arriesgada la selección de los ejemplos.

Según Martí (2003: 30), aparte (o la forma culta aparte de que) “introduce una información que no se considera ni muy necesaria ni muy coherente”; además de que “añade un detalle frecuentemente relacionado con la subjetividad del hablante, válido para justificar con más fuerza su opinión”.

14.1) En cabeza de oración:

Aparte de la mesa que ocupaba el supuesto señor Codina, había otra y contra las paredes seis o siete sillas (Pla 1999: 387).

Aparte de las Malvinas, había otra cuestión que, al parecer, polarizaba el interés: el Campeonato Mundial de Fútbol que iba a iniciarse en España pocos meses después (Bayón 1985: 22-23).

Aparte de a Halperin, Margolin y su mujer, Boris también invitó al doctor Alswanger, los socios con sus respectivas esposas y a un delegado del recién creado y soberano Estado de Israel, un hombre llamado Ben Tsémaj (Bashevis Singer 2005: 777).

Aparte de gran cantidad de utensilios y hasta tejidos, los investigadores hallaron numerosos textos hebreos, arameos, árabes, latinos y griegos (González Cremona 1993: 222).

Recuérdese lo que sucede con los modelos religiosos; aparte de la permanente ejemplaridad de Cristo —que es de un orden superior y mucho más delicado—, la vida cristiana se ha nutrido a lo largo de su historia de la contemplación ejemplar de los santos como modelos de perfección religiosa humana [...] (Marías 1964: 323-324).

14.2) Detrás de átona, con puntuación total:

Y todos se quedan tristes cuando les explico que, aparte de que, en mi caso, la cosa es muy complicada, los médicos nunca aceptan donaciones de vivo, salvo en casos de hermanos de gran parecido biológico (Martín Descalzo 1991: 48).

Manos anónimas repartieron entre los aficionados asistentes al campo unas hojas, en color morado, que, al margen de algunas consideraciones deportivas o estrictamente dirigidas al club, recogían una serie de peticiones más domésticas para que se mantenga limpio y con decoro el estadio municipal de La Balastera (García Escudero 2005B: 4).

14.3) Detrás de átona, con puntuación parcial:

Y aparte de las relaciones militares y morales, las consideraciones de esta clase impulsaban al Serdar a resistir en Mojkovac simplemente como opuesto a la rendición… (Djilas 1968: 32).

Los trenes están repletos, Gustav no va a conseguir un coche cama. Y aparte de eso, cuanto antes salga, mejor (Feuchtwanger 2005: 247).

14.4) Detrás de tónica, con comas:

En una semana he podido llegar a escribir, aparte de estos papelotes, dos cuartillas vagamente inteligibles (Pla 1999: 299).

La escuela, aparte de sus funciones pedagógicas, tendría que asumir roles que en España llevan a cargo ayuntamientos, asistentes sociales, psicólogos, médicos, abogados, centros cívicos, etcétera (Subirana 2002: 281).

El concepto de competencia comunicativa fue propuesto por el etnógrafo Hymes (1967), para explicar que se necesita otro tipo de conocimientos, aparte de la gramática, para poder usar el lenguaje con propiedad (Cassany 1994: 85)

Sólo que en este caso, aparte de que su diseño y contenidos recuerden sospechosamente a los de la publicación española, está [la revista] escrita en árabe, con el lomo a la derecha (Goñi 2005: 14).

La reciente reforma megalómana de nuestro cuarto de baño, proyectada por un arquitecto amigo de Eduardo, aparte del martirio que supuso para mí, obligada a interesarme por la marcha de las obras, por el color de los azulejos y la forma y tamaño de la nueva bañera, ha intensificado la hostilidad de la señora Acosta [la vecina], que, al parecer, sufre de los nervios y no podía soportar aquellos golpes sobre su cabeza que duraron casi un mes (Martín Gaite 1994: 12).

Menos mal que los japoneses no saben de la solidaridad geográfica y social, al margen de los insultos a la historia y a la cultura, de algunos de nuestros compatriotas de comunidades de sustrato histórico y lengua vernácula (Pérez Andrés 2005D: 18).

14.5) Con rayas:

Las dos fuentes de verdades, la razón y los sentidos —aparte de que las dos carecen de sinceridad—, se engañan recíprocamente la una a la otra (Gala 1977: 114).

A Andropov, más bien, le venció la muerte. Aunque es imposible —aparte de inútil— tratar de especulas sobre qué podía haber logrado en el caso de vivir más tiempo (Bayón 1985: 203).

Los sectores más proclives a utilizarlos —aparte del sector de las telecomunicaciones— son el sector financiero (banca, seguros y medios de pago), medios de comunicación, laboratorios farmacéuticos, automoción, química y logística (Assink 2005: 4).

14.6) Con paréntesis:

Luego, al grito defensivo y dolido (aparte de irónico) de ¡los escritores no son perfectos!, Barnes indica, esta vez atribuyendo sus denuncias a un tal profesor Ricks, que el poeta soviético Yevgueni Yevtuchenko se equivoca en un poema sobre el ruiseñor norteamericano […] (Monterroso 1999: 120).

En 1868, con el general Narváez como jefe de Gobierno, empezaron las conspiraciones antiisabelinas (aparte de las guerras carlistas, cuyas dos primeras fases ya habían concluido) (Vila-San-Juan 1998: 84).

Yo no podía, naturalmente, ni soñar en la Universidad (aparte de que no me parecía un sueño) (Marías 1973: 15).

En suma, que para ser escritor (al margen de otros factores no demasiado cautivantes y complacientes) hay que ser perseverante y no dejarse llevar por la prisa (Salisachs 2003: 107).

Sin embargo, lo que a mi entender es necesario para que un relato de ficción tenga garra (al margen de la densidad más o menos aceptable de su contenido) es, por encima de todo, que el lector se vea atrapado por un componente causal muy socorrido: la sorpresa (Salisachs 2003: 77).

14.7) Paréntesis externo:

Pero es que este capítulo, si se metiera ahora, entraría en conflicto con los criterios cronológicos de Soledad. A ella le gusta más cosa por cosa. (Aparte de que habría que ponerse a contarlo placenteramente y con mucho tiempo por delante) (puntuación alterada a partir de Martín Gaite 1994: 169).

En un plano superior de la estructura textual habría que incluir los casos de fragmentos segregados con paréntesis y punto y aparte; con cierta autonomía, por tanto. Tal es el caso que reproducimos a continuación, donde Stephen King aconseja sobre la importancia de los esquemas en la labor de un escritor:

O mucho me equivoco, o lo que vale para mí también vale para ti. Si estás esclavizado (o intimidado) por la tiranía del esquema y el cuaderno lleno de “apuntes sobre personajes”, quizá te libere. Como mínimo orientará tus pensamientos hacia algo más interesante que la planificación argumental.

(Una anécdota graciosa al margen: en nuestro siglo, quizá el máximo partidario de la sinopsis haya sido Edgar Wallace, cuyas novelitas hacían furor en los años veinte. Inventó [y patentó] un artilugio que llevaba el nombre de «rueda Edgar Wallace de argumentos». El escritor que se quedara encallado con la trama, o que tuviera la necesidad acuciante de una sorpresa argumental, sólo tenía que hacer girar la rueda y leer lo que pusiera en la ventanita: podía ser «una aparición fortuita», o «la heroína se declara». Parece que el invento se vendió como rosquillas) (King 2001: 130).

14.8) Con punto y coma:

Te lo he dicho cuando ha venido a cuento; aparte de que seguro no lo había sabido hasta esta noche (ejemplo alterado de Martín Gaite 1994: 371).

14.9) Con punto:

Pero es que este capítulo, si se metiera ahora, entraría en conflicto con los criterios cronológicos de Soledad. A ella le gusta más cosa por cosa. Aparte de que habría que ponerse a contarlo placenteramente y con mucho tiempo por delante (Martín Gaite 1994: 169).

Te lo he dicho cuando ha venido a cuento. Aparte de que seguro no lo había sabido hasta esta noche (Martín Gaite 1994: 371).

14.10) Con dos puntos:

A esta antigua colonia griega [Otranto], tan estratégicamente situada, se la conoce como la Puerta de Oriente. Una puerta muy fácil de abrir, a tenor de todos los que se han colado sin permiso: aparte de los griegos, romanos, normandos, bizantinos, turcos, franceses y un largo etcétera (Salas 2005B: 11).

 

CIERRE PROVISIONAL

Hasta aquí, nuestra segunda entrega —no la última— sobre el fenómeno de la coordinación o adición en inciso. Agradecemos al lector su paciencia y le pedimos disculpas por los fallos que haya podido encontrar

 

BIBLIOGRAFÍA

Martí Sánchez, Manuel (2003): Construcción e interpretación de discursos y enunciados: los marcadores. Madrid: Edinumen

Fuente González, Miguel Ángel de la (2005): “La coordinación en inciso”, Espéculo, nº 20.

—(2005B): “El penúltimo punto de un texto como recurso enfático”. Tabanque, 19 (en prensa).

Real Academia Española (1999): Ortografía de la Lengua Española. Madrid: Espasa

Santos Ríos, Luis (2003): Diccionario de partículas. Salamanca: Luso-Española de Ediciones

Seco, Manuel; O. Adrés y G. Ramos (1999): Diccionario del español actual. Madrid: Aguilar.

 

BIBLIOGRAFÍA DE LOS EJEMPLOS

Aguayo Quezada, Sergio (2005): “¿Adónde va México?”. El País, 7 de febrero, p. 16.

Alain (2002): Charlas sobre educación. Pedagogía infantil. Traducción de M. Arranz y C. García Cela. Madrid: Losada

Alcántara, Manuel (2005): “El trabajo”, El Norte de Castilla, 20 de enero, p. 72.

—(2005B): “Entrar en calor”. El Norte de Castilla, 15 de febrero, p. 64

—(2005C): “Analista con carné”. El Norte de Castilla, 22 de febrero, p. 64

—(2005D): “El alijo de Pinochet”. El Norte de Castilla, 18 de marzo, p. 72.

—(2005E): “Queda mucho”. El Norte de Castilla. 16 de marzo, p. 64.

—(2005F): “Pasar a la historia”. El Norte de Castilla. 20 de mayo, p. 71.

—(2005G): “El gran combate”. El Norte de Castilla, 28 de junio, p. 72.

—(2005H): “Las promesas”. El Norte de Castilla, 26 de diciembre, p. 48.

—(2006): “Pleitos tengas”. El Norte de Castilla, 2 de enero, p. 52.

Alvar, Alfredo (2005): “Hubo otra vida en Cervantes”. Blanco y Negro Cultural, 680, 12 de febrero, p. 6.

Álvarez, Vicente (2005): “Sombra y luz”. El Norte de Castilla, 17 de febrero, p. 20.

Álvarez-Ossorio, Ignacio (2005): “Después del rey Fahd”. El Norte de Castilla, 3 de agosto, p. 21

Alzaga Villamil, Óscar (2005): “Carta abierta a un euroescéptico”. El País, 12 de febrero, pp. 13-14.

Amis, Martín (2004): Koba el Temible. La risa y los Veinte Millones. Barcelona: Anagrama.

Aranguren, José Luis L. (1968): El marxismo como moral. Madrid: Alianza.

Armas Marcelo, J. J. (1996): Tal como somos. Madrid: Espasa.

Assink, Robert (2005): “Servicios tecnológicos”. Negocios (El País), 28 de junio, p. 4.

Atienza Urcelay, Gorka (2005): “Convalidaciones”. El País, 9 de julio, p. 18.

Aznárez, Malén (2005): “Rafael Matezanz. El mago de los trasplantes”. El País Semanal, nº 1523, de 4 de diciembre, pp. 14-20.

Barea, Arturo (2000): Palabra recobrada. Textos inéditos. Barcelona: Debate.

Bashevis Singer, Isaac (1983): El Golem, el coloso de barro. Traducción de Mª L. Ballesteros. Barcelona: Moguer.

—(2002): Amor y exilio. Traducción de Rhoda Henelde Abecassis y Jacob Abecassis. Barcelona: Ediciones B.

—(2005): Sombras sobre el Hudson. Traducción de Rhoda Henelde. Barcelona: Byblos.

Bayón, Félix (1985): La vieja Rusia de Gorbachov. Madrid: El País.

Bayón, Miguel (2005): “Chica cosmopolita”. Babelia, nº 731, del 26 de noviembre, p. 7.

Becerra, Juanjo (2005): “Borges, el universitario. El Mundo Campus, nº 442, de 21 de diciembre, p. 6.

Beck, Ulrico (2005): “La revuelta de los superfluos”. El País, 27 de noviembre, pp. 15 y 17.

Benedetti, Mario (1988): Crítica cómplice. Madrid: Alianza.

Benito González, César (2005): “Identidad institucional”. El Norte de Castilla, 6 de junio, p. 15.

Blasco, Javier (2005): “El mundo inventado y liberador de la creación literaria”. El Norte de Castilla, 9 de febrero, p. 62

—(2005B): “Los sueños siempre tienen precio”. El Norte de Castilla, 16 de febrero, p. 62.

—(2005C): “Del mundo como mesón, al mundo como teatro”. El Norte de Castilla, 9 de marzo, p. 54.

—(2005E): “Coca, Alaejos, Medina y Madrigal de las Altas Torres, las tierras de “vinos caros””. El Norte de Castilla, 16 de marzo, p.54.

—(2005F): “El lenguaje en El Quijote”. Norte de Castilla, 6 de abril, p. 54.

—(2005G): “Todo es sueño”. Norte de Castilla, 6 de abril, p. 54.

Bremmer, Jan y Roodenburg, Herman, coords. (1999): Una historia cultural del humor. Desde la Antigüedad a nuestros días. Madrid: Sequitur

Cabrera, Flor y cols. (1994): El proceso lector y su evaluación. Barcelona: Laertes

Calvo, José Manuel (2005): “Muere Arthur Miller, voz de la América rota”. El País, 12 de febrero, p. 38.

—(2005B): “Fue, malo, malo, malo”. El País, 25 de septiembre, pp. 1-3.

Calvo Poyato, José (2003): Antonio Maura. Barcelona: Ediciones B.

Camba, Julio (1968): La rana viajera. Madrid: Espasa-Calpe

Cambra, Pilar (2004): “¡Por supuesto!”. En Expansión & Empleo (El Mundo), 4-5 de diciembre, p. 12

—(2005): “Me opongo”. Expansión & Empleo (El Mundo), 26 a 27 de febrero, p. 14.

Carlin, John (2005): “Entre sevillano anglosajón: entre el placer y el deber”. El País, 6 de agosto, p. 12-13.

Carnicer, Ramón (1973): Las personas y las cosas. Barcelona: Península.

Carpentier, Alejo (1979): El arpa y la sombra. Madrid: Siglo XXI

—(1998): Concierto Barroco. La música en Cuba. Madrid: Universidad de Alcalá / Club Internacional del Libro.

Cassany, Daniel; M. Luna y G. Sanz (1994): Enseñar Lengua. Barcelona: Graó

Cebrián, Juan Antonio (2004): “Cristina de Suecia, la soledad de una reina”. Magazine, 241 (El Mundo), 9 de mayo, p. 61.

Cercas, Javier (2004): “Kafka a la española”. El País Semanal, nº 1459, de 12 de septiembre, p. 10.

—(2005): “Últimas noticias: quizá no seamos del todo basura”. El País Semanal. Nº 1513, 25 de septiembre, p. 8.

—(2005B): “Aniversario”. ”. El País Semanal. nº 1521, 20 de noviembre, p. 12.

Cereceda, Miguel (2005): “Entre Frida Kahlo y parrandas robóticas”. Blanco y Negro Cultural, 680, 12 de febrero, p. 39.

Conrad, Joseph (1998): El corazón de las tinieblas. Traducción de Araceli García e Isabel Sánchez. Madrid: Alianza.

Conte, Rafael (2005): “Un apasionado del cine”. Babelia, 698 (El País), 9 de abril, p. 4.

—(1990): Una cultura portátil. Cultura y sociedad en la España de hoy. Madrid: Ediciones Temas de Hoy

Cueto, Juan (2005): “Invitados de Ciencias”. El País Semanal, nº 1500, de 26 de junio, p. 10.

Cuñat, C. Alfonso (2005): “Los vasallos que quieren reinos”. El Norte de Castilla, 22 de diciembre, p. 27.

De Miguel, Amando (2000): El espíritu de Sancho Panza. El carácter español a través de los refranes. Madrid: Espasa-Calpe.

Devillard, M. José y cols. (2001): Los niños españoles en la URSS (1937-1997): narración y memoria. Barcelona: Ariel.

Díaz-Plaja, Fernando (1968): Discursos para sordos. Madrid: Novelas y Cuentos.

—(2004): Catalina la Grande, emperatriz de todas las Rusias. Barcelona: Planeta

Díez, Guillermo (2005): “Bendita agua, que no agua bendita”. El Norte de Castilla, 22 de febrero, p. 20.

Díez, Pablo M. (2005): “Corea del Norte podría producir 8 bombas atómicas”. ABC, 12 de febrero, p. 39.

—(2005B): “China se pone guapa”. NT, 533 (de ABC), 10 de abril, p. 10.

Díez-Picazo, M. y cols. (1996): Guía de obras literarias para la Historia de España. Madrid: Ediciones del Orto.

Djilas, Milovan (1968): Montenegro. Traducción de José Rovira Sánchez. Barcelona: Caralt

Dobry, Edgardo (2005): “El lector como héroe posible”. Babelia, 697 (El País), 2 de abril, p. 5.

Dorfman, Ariel (2005): “Lágrimas en el entierro de Sartre”. Babelia, 698 (El País), 9 de abril, p. 11.

Dreymüller, Cecilia (2005): “Vitriolo a la hora del té”. Babelia 699 (El País), 16 de abril, p. 6.

—(2005B): “Una vida en 134 cajas”. Babelia 699 (El País), 16 de abril, p. 6

Dunbar, Robin (1999): El miedo a la ciencia. Traducción de Miguel Ferrero Melgar. Madrid: Alianza

Duque, Félix (2003): Los buenos europeos. Hacia una filosofía de la Europa contemporánea. Oviedo: Nobel.

E., A. (2005): “La Tercera Guerra Mundial”. Diario Palentino, 28 de julio, p. 2.

Elorza, Antonio (2005): “La acomodación”. El País, 12 de febrero, p. 25.

Esparza, José Javier (2005C): “El Papa”. El Norte de Castilla, 8 de febrero, p. 61.

—(2005D): “Ana”. El Norte de Castilla, 18 de febrero, p. 69.

—(2005F): “Upa”. El Norte de Castilla, 1 de marzo, p. 61

—(2005J): “Playstation”. El Norte de Castilla. 24 de mayo, p. 61.

—(2005K): “Contumacia”. El Norte de Castilla. 23 de junio, p. 69.

Fanjul, Serafín (2004): La quimera de al-Ándalus. Madrid: Siglo XXI de España Editores.

Fernández, Amancio (2005): “La conquista de Europa y otras batallas”. NT, 533 (ABC), 10 de abril, p. 4.

Ferrater Mora, José (1985): Las crisis humanas. Barcelona: Salvat.

Feuchtwanger, Lion (2005): Los hermanos Oppermann. Traducción de Carlos Fortea. Madrid: Alianza.

Fons, Monserrat (2000): “Enseñar a leer y escribir”. En T. Colomer y M. Correig (edit.): Didáctica de la lengua en la educación infantil. Madrid: Síntesis, pp. 179-212.

Francia, Ignacio (2005): “Memorias, sin más”. El Norte de Castilla. 30 de mayo, p. 20.

Franco, Jess (2005): “El juez sangriento”. El País Semanal, nº 1523, 4 de diciembre, pp. 114-118.

Fuente, Inmaculada de la (2002): Mujeres de la posguerra. Barcelona: Planeta.

Fuentes, Víctor (2005): La mirada de Buñuel. Cine, literatura y vida. Madrid: Tabla Rasa.

Fuster, Joan (1975): Contra Unamuno y los demás. Barcelona: Península.

Gala, Antonio (1977): Textos y pretextos. Madrid: Sedmay

—(1987): Charlas con Troylo. Madrid: Espasa

—(1994): A quien conmigo va. Barcelona: Planeta

—(1995): Carta a los herederos. Barcelona: Planeta.

—(1998): La casa sosegada. Barcelona: Planeta.

Galilea, Carlos (2005): “Espíritu tanguero”. El País, 16 de julio, p. 30.

Gallardo, Fernando (2005): “El champán de la nieve”. Negocios (El País), 18 de diciembre, p. XXVI.

García Escudero, Javier (2005): “Dos Aguas”. El Norte de Castilla, 18 de febrero, p. 4

—(2005B): “Quejas en morado”. El Norte de Castilla, 14 de marzo, p. 4.

—(2006): “Noche de sueños”. El Norte de Castilla, 5 de enero, p. 6.

García Jambrina, Luis (2005): “Imágenes del desgaste”. Blanco y Negro Cultural, 680, 12 de febrero, p. 26.

García Márquez, Gabriel (1979): La hojarasca. Barcelona: Plaza y Janés.

—(2004): Vivir para contarla (I). Barcelona: Mondadori y RBA.

—(2004B): Vivir para contarla (II). Barcelona: Mondadori y RBA

Glantz, Margo (2005): “Pedro Páramo”. Babelia, nº 731, del 26 de noviembre, p. 24.

Gómez, Lourdes (2006): “El despegue de los hoteles de bajo coste”. El Viajero (El País), 14 de enero, pp. 1-4.

González Cremona, Juan Manuel (1993): El azar y la Historia. Barcelona: Planeta

Goñi, Ana (2005): “Su reino se extiende a Oriente”. En Crónica, 491 (El Mundo), 13 de marzo, p. 14

Goytisolo, Luis (1985): Investigaciones y conjeturas de Claudio Mendoza. Barclona: Anagrama

—(2002): El porvenir de la palabra. Madrid: Taurus.

—(2003): “La ciencia del bien y del mal”. El País, 6 de diciembre, p. 14.

Gracia, Jordi, edit. (1996): El ensayo español. Los contemporáneos. Barcelona: Crítica.

—(2005): “Causas doblemente perdidas”. Babelia, 690 (de El País), 12 de febrero, p. 5.

—(2005B): ”Tener razón”. Babelia, nº 721 (El País), de 17 de septiembre, p. 9.

Gray, Rockwell (1994): José Ortega y Gasset. El imperativo de la modernidad. Madrid: Espasa Calpe.

Grijelmo, Álex (2000): La seducción de las palabras. Madrid: Taurus.

Gürsel, Nedim (2005): Los turbantes de Venecia. Traducido del turco por Rafael Carpintero. Madrid: Alianza.

Haro Tecglen, Eduardo (2005D): “200.000, un millón”. El País, 6 de junio, p. 85.

Heras, Javier de las (2001): Rebeldes con causa. Los misterios de la infancia. Madrid: Espasa

Hodge, Stephen (2005): Los manuscritos del mar muerto. Traducción de Carola García. Madrid: Edad

Horrillo, Pedro (2005): “¿Dónde andas?”. El País, 20 de julio, p. 47.

—(2005B): “Supersticiones”. El País, 10 de septiembre, p. 50.

Ivinscaia, Olga (1991): Rehén de la eternidad. Mis años con Pasternak. Traducción del francés de Johanna Givanel. Barcelona: Grjalbo

Izquierdo, Romualdo (2005): “Cómo Lydia podría ser ejemplar”. Crónica, nº 503 (El Mundo), de 5 de junio, p. 13.

Jarque, Fietta (2005): “Fotógrafas de lo imperceptible”. Babelia 699 (El País), 16 de abril, p. 17.

Javierre, José Mª (2005): “El portón de bronce”. ABC, 14 de abril, p. 44.

Kaverin, V. A. (1972): Ante el espejo. Traducción de A. Azzati. Barcelona: Planeta.

Khouri, Rami (2005): “La perturbadora trayectoria del terrorismo”. Domingo (El País), 31 de julio, p. 11.

King, Stephen (2001): Mientras escribo. Traducción de Jofre Homedes Beutnagel. Barcelona: Plaza y Janés.

Koestler, Arthur (2000): Autobiografía. Flecha en el azul. Traducción de J. R. Wilcock. Madrid: Debate.

Laín Entralgo, Pedro (1997): La generación del 98. Madrid: Espasa-Calpe

Largo Carballo, Antonio (1992): “Introducción”, en Alfonso Reyes. Madrid: Ediciones de Cultura Hispánica

Lázaro Carreter, Fernando (1997): El dardo en la palabra. Barcelona: Galaxia Gutenberg/Círculo de Lectores.

—(2003): Clásicos españoles. De Gracilazo a los niños pícaros. Madrid: Alianza.

Leyva, J. (2004): Refranes, dichos y sentencias del Quijote. Madrid: Libro-Hobby

Lodares, Juan Ramón (2002): Lengua y Patria. Madrid: Taurus

—(2005): “El lado izquierdo de la lengua”. Revista de Occidente, 288, mayo, pp. 140-175

Lobo, Carmen L. (2004): “Salvaje Truffaut”. La Razón, 25 de julio, p. 64

López, Luis Matías (2005): “Descifrando el enigma de Stalin”. Babelia (El País), 5 de marzo, p. 11.

—(2005B): “Los otros niños de la guerra”. EPS, 1492 (El País), 1 de mayo, p. 24-29.

López-Medel, Jesús (2005): “Por una nueva ley de expropiación forzosa”. El País, 26 de noviembre, p. 56.

Malcolm, Janet (2004): Leyendo a Chéjov. Un viaje crítico. Traducción de Víctor Gallego Ballestero. Madrid: Alba Editorial.

Manresa, Andreu (2005): “Los romanos en Baleares”. El País, 20 de noviembre, p. 42.

Marchamalo, Jesús (2005): “Quijote que algo queda” Blanco y Negro Cultural, 680, 12 de febrero, p. 12.

Marías, Javier (2005): “Esta pueril tarea”. El País Semanal, de 31 de diciembre, p. 102.

—(2006): “Instrucciones a los sirvientes”. El País Semanal, nº 1525, de 15 de enero, p. 98.

Marías, Julián (1964): La estructura social. Teoría y Método. Madrid: Sociedad de Estudios y Publicaciones

—(1973): Innovación y arcaísmo. Madrid: Ediciones de la Revista de Occidente

Martí Font, J. M. (2005): “Titán tiene lluvias de metano, rocas de agua helada y grandes cauces fluviales”. El País, 22 de enero, p. 26.

—(2005B): “Vuelve la calma, pero no la paz”. El País, 27 de noviembre, p. 8

Martín, Francisco José (2005): “Hacer concepto. Meditaciones del Quijote y filosofía española”. Revista de Occidente, 288 (mayo), pp. 81-105.

Martín, Patricia (2005): “Solidaridad entre rejas”. El País, 2 de marzo, p. 64.

Martín Descalzo, J. Luis (1991): Razones desde la otra orilla. Madrid: Sociedad Educativa Atenas.

Martín Gaite, Carmen (1994): Nubosidad variable. Barcelona: RBA

Máximo (1974): Carta abierta a la Censura. Madrid-Barcelona: Ediciones 99.

Mendoza, Eduardo (2005): “Aceptación”. El País, 19 de diciembre, p. 64.

Menéndez Moreno, Alejandro (2005: 21): “El placentero virus del vistimismo”. El Norte de Castilla. 19 de mayo, p. 21

Menéndez Pidal, Ramón (1973): De Cervantes y Lope de Vega. Madrid: Espasa-Calpe

Milovanoff, Jean-Pierre (2004): La melancolía de los inocentes. Traducción de Carmen y Mª Dolores Torres París. Madrid: Alianza

Mínguez Pérez, Pilar (2005): “Ir a Salamanca”. El Norte de Castilla, 10 de junio, p. 27.

Molina Foix, Vicente (2005): Tim Robbins. Alma de vaquero. El País Semanal, nº 1522, 27 de noviembre, pp. 46-52.

Monjas, Ch. L. (2005): “Entre el cielo y el infierno”. El Norte de Castilla. 10 de febrero, p. 72

Montero, Rosa (1996): Historias de mujeres. Madrid: Alfaguara.

—(2005): “El poderoso mundo de la noche”. El País Semanal, nº 1515, de 9 de octubre, p. 110.

Monterroso, Augusto (1999): La vaca. Madrid: Alfaguara.

Neruda, Pablo (1974): Confieso que he vivido. Barcelona: Círculo de Lectores.

Ocaña, Javier (2006): «Dictador “metrosexual”». El País, 6 de enero, p.38.

Ontiveros, Emilio (2005): “De la OPA de Endesa y otras convulsiones”. Domingo (El País), 31 de diciembre, p. 15

Ortega y Gasset, José (1982): Misión de la Universidad. Y otros ensayos sobre educación y pedagogía. Madrid: Alianza.

—(1986): Ideas y creencias. Madrid: Espasa-Calpe

Papell, Antonio (2005): “Conclusiones europeas”. El Norte de Castilla, 22 de febrero, p. 21.

—(2005C): “Un liderazgo paradójico”. El Norte de Castilla, 5 de abril, p. 18.

Parada, José María (2005): “El arte de negociar lo innegociable”. El Norte de Castilla, 17 de diciembre, p. 18.

Pavese, Cesare (2003): El oficio de vivir. Madrid: El País.

Pendás, Benigno (2005): “Parlamentos aquí y allí”. ABC, 18 de mayo, p. 7.

Pérez, Claudi (2005B). “Caprabo sólo quiere ser súper”. Negocios (El País), de 23 de octubre, p. 15

Pérez Andrés, Javier (2005): “Molinos en Fitur”. Norte de Castilla, 25 de enero, p. 22.

—(2005B): “El gran titular”. El Norte de Castilla, 5 de abril, p. 18.

—(2005C): “”Los muertos”. El Norte de Castilla, 15 de marzo, p. 18.

—(2005D): “Celosías de Aichi”. El Norte de Castilla, 19 de abril, p. 18.

Pérez-Ramos, Antonio (2005): “Realidad y semántica”. Babelia 706 (El País), de 4 de junio, pp. 4-5.

Pericay, Xavier (2005): “El Estatuto catalán y sus secuelas”, ABC, 18 de julio, p. 6.

Pla, Josep (1999): El cuaderno gris. Traducción de Dionisio Ridruejo y Gloria de Ros. Madrid: El Mundo.

Pozo, Raúl del (2006): “ZP, el jugador”. El Mundo, 12 de enero, p. 5.

Prada, Juan Manuel de (2005): “Almodóvar y la Academia”. ABC, 12 de febrero, p. 7

—(2005B): “Fábulas crueles”. Blanco y Negro Cultural, 680, 12 de febrero, p. 25

—(2005C): “Desvaríos antirreligiosos”. ABC, 21 de febrero, p. 7.

Prego, Victoria (2005): “Retrato de una figura”. El Mundo, 6 de febrero, p. 20.

Prieto, Martín (2005): “Desmitificación de Cervantes”, El Mundo, 30 de enero, p. 4

Probst Solomon, Bárbara (2005): “El hombre que mantuvo el tipo” El País, 12 de febrero, p. 39

Rey, Fernando (2005): “(Plan)chazo Ibarretxe”. Norte de Castilla, 22 de abril, p. 26

—(2005B): “Primavera romana”. El Norte de Castilla. 20 de mayo, p. 26.

Ridao, José Mª (2005): “Los copistas de Flaubert”. El País, 14 de mayo, pp. 13-14.

Rigalt, Carmen (2004): “La noche de las mil caras.”. El Mundo, 14 de Nov., p. 72

—(2004B): “My tasylor is rich”. El Mundo, 5 de diciembre, p. 60.

—(2005): “La ausencia inoportuna”. El Mundo, 13 de marzo, p. 71.

—(2005B): “El boicot”. El Mundo, 20 de diciembre, p. 2.

Rioyo, Javier (2005): “Españoles de Nueva York”. Domingo (El País), 4 de diciembre, p. 14.

Rivera, Alicia (2005): “Newton, el alquimista”. El País, 2 de julio, p. 72.

Rodríguez Adrados, Francisco (2005): “Una sociedad blanda”. ABC, 12 de junio, p. 3.

Rodríguez Jiménez, Manuel (2005): “La tortura, justificada”. El País, 17 de julio, p. 15.

Román González, J. L. De (2005): “Subir a la peña y mirar”. El Norte de Castilla, 11 de agosto, p. 8.

Rubio Nomblot, Javier (2005): “Trazos persistentes”. Blanco y Negro Cultural, 680, 13 de febrero, p. 40.

Rudich, Julieta (2005): “La Albertina de Viena recorre 150 años de arte gráfico, De Goya a Picasso”. El País, 9 de abril, p. 37.

Ruiz Zafón, Carlos (2003): La sombra del viento. Barcelona: Planeta.

Saer, Juan José (2005): “La moral del fracaso”. Babelia 704 (El País), 21 de mayo, p. 8.

Salas, Roger (2005): “Sushi con aire”. El País, 26 de febrero, p. 41.

Salas, Jaime R. (2005B): “Encrucijada en el tacón de bota”. El Viajero (El País), del 5 de noviembre, p. 11.

Salisachs, Mercedes (2003): La palabra escrita. Barcelona: Ediciones B.

Salvador Polo, José A. (2005): “Ciudad sin barreras ferroviarias”. El Norte de Castilla, 18 de abril, p. 15.

Sánchez Barbudo, Antonio (1976): Los poemas de Antonio Machado. Los temas. Los sentimientos y la expresión. Barcelona: Lumen.

Sánchez Ferlosio, Rafael (2005): “Sgrena-Polinices (y II)”. ABC, 16 de mayo, p. 3.

Sardá Frouchtman, Juan (2005): “Insólito éxito de Los chicos del coro”. Crónica, 486 (El Mundo), 30 de enero, p. 12.

Sartori, Giovanni (2003): Homo videns. La sociedad teledirigida. Traducción de Ana Díez Solar. Madrid: Taurus.

Sorrentino, Fernando (2005): Existe un hombre que tiene la costumbre de pegarme con un paraguas en la cabeza. Barcelona: Carena

Sotelo, Ignacio (2005): “De continente a islote”. El País, 2 de febrero, pp. 11-12

—(2005B): “Universidad de asignaturas o de titularidades”. El País, 9 de abril, pp. 17-18.

Subirana, Victòria (2002): Vicki Sherpa. Una maestra en Katmandú. Madrid: Aguilar.

Tolstoi, León (1972): Hadzhi-Murat. Traducción de José Fernández Sánchez. Barcelona: Salvat.

Torreiro, M. (2005): “Un policiaco estruendoso”. El País, 30 de diciembre, p. 35.

Torres, Maruja (2005): “Tralará”. El País, 3 de marzo, p. 72.

—(2005B): “Días de rosas”. El País Semanal, 1492, 1 de mayo, p. 12.

Trapiello, Andrés (1998): El escritor de diarios. Historia de un desplazamiento. Barcelona: Península.

Unzueta Patxo (2005): “Oportunidad y riesgo”. El País, 2 de junio, p. 22.

Uslar-Pietri, Arturo (1968): Valores humanos (I). Caracas-Madrid: Edime

—(1982): Valores humanos (IV). Caracas-Madrid: Edime.

Val, Tomás (2001): “La reina que llegó del frío”. El Norte de Castilla, 5 de mayo, p. 22.

Valdeón Blanco, Julio (2005): “A la sombra de las cepas”. El Mundo. (Castilla y León), 22 de abril, p.10.

Vargas Llosa, Mario (1981): La orgía perpetua. Flaubert y “Madame Bovary”. Barcelona: Seix Barral

—(1984): La guerra del fin del mundo. Barcelona: Seix Barral

—(1993): El pez en el agua. Barcelona: Seix Barral

—(1994): Desafíos a la libertad. Madrid: El País/Aguilar

—(2003): Literatura y política. México: ITES de Monterrey/FCE

—(2004): “Un liberal en el Siglo de Oro”. El País, 19 de setiembre, pp.15-16.

—(2005): “El amor a Francia”. Babelia (El País), 19 de marzo, pp. 14-15

Vidal-Beneyto, José (2005): “La Europa negra y la Constitución”. El País, 19 de febrero, p. 8.

—(2005B): “¿Leemos el mismo tratado?”. El País, 5 de febrero, p. 8.

Vila-San-Juan, José Luis (1998): Los Borbones en España: cunas, bodas y mortajas. Barcelona: Plaza Janés.

 

© Miguel Ángel de la Fuente González 2006

Espéculo. Revista de estudios literarios. Universidad Complutense de Madrid

El URL de este documento es http://www.ucm.es/info/especulo/numero32/adicion.html