Gonzalo Márquez Cristo:
“Es hora de que nos manipulen desde
un lado mucho más humano”

Marcos Fabián Herrera


 

   
Localice en este documento

 

¡Que el grito siempre pueda detener la herida!”, nos dice Gonzalo Márquez Cristo (Colombia, 1963) en uno de sus poemas. Un grito, que intenta restañar las profundas heridas espirituales de un país en el que declararle la devoción al arte y la poesía constituye un acto suicida, es Común Presencia. Esta revista con dieciséis números publicados, que se enfiló también en el gratificante ejército de los libros y se constituyó en editorial, tiene a la cabecera a un infatigable poeta. Gracias a sus entrevistas hemos conocido las iluminadas reflexiones de los grandes creadores de nuestro tiempo. Con cuatro libros publicados -dos poemarios, una novela, y un libro de cuentos- este bogotano sigue apostándole a la palabra.

 

¿Cómo persistir en una labor tan quijotesca como lo es editar libros de poesía y de literatura en Colombia?

G.M: Precisamente hace tres años editorial Norma sacó de circulación su colección de poesía, algo que me parece gravísimo, si creemos que la poesía es la mayor expresión del hombre. Ese vacío terrible tenía que ser llenado. Nosotros a la sombra de la revista Común Presencia, que ya completa el número 16, y en donde hemos entrevistado a 30 escritores y pintores importantes de nuestro tiempo, entre los que se destaca Cioran, José Saramago, Vargas Llosa, Juan Goytisolo, Carlos Fuentes, Juan García Ponce, Y Roberto Matta; decidimos sacar una colección de literatura. Creamos la colección los conjurados y tuvimos el milagro que la academia sueca, gracias a la intervención de uno de los poetas vivos más importantes del mundo como lo es el poeta Adonis del Líbano, nos concedieran la autorización para publicar los discursos de los autores galardonados con el premio Nobel de Literatura. Hemos publicado tres tomos y en cada uno hay once discursos. También existen los Conjurados de Poesía, con 15 títulos publicados y con nombres como Roberto Juarroz de Argentina, George Trakl, el expresionista Alemán; Artud Rimbaud, y otros poetas como Alfredo Chacón de Venezuela, Rodolfo Alonso de Argentina. Queremos ser un mapa poético que reúna todas estas voces disgregadas, porque Adonis nos dijo que el porvenir será poético o no lo será.

A propósito de poetas, el prólogo de su libro “La palabra Liberada” lo escribió el poeta venezolano Eugenio Montejo, cuya obra me seduce mucho. ¿Cómo es la relación con Eugenio?

G.M: A él lo he entrevistado varias veces en Caracas y aquí en Colombia. Eugenio Montejo es un poeta extraño, viajero, diplomático, metafísico y reflexivo. La última vez que lo entreviste me contó una anécdota muy hermosa al responderme una pregunta sobre la muerte, que es un tema del cual es imposible escapar. Él me decía que la muerte siempre está a la misma distancia y no por ser viejo se está más cerca.

¿Qué opinión le merece la poesía que se está escribiendo actualmente en Colombia?

G.M: Hay una vertiente que no tiene mucha importancia. Es esa que ha caído en un facilismo coloquial. Los poetas han tendido a ser muy narrativos y muy conversacionales. Pero hay otra que me parece más esencial, que trabaja más con las imágenes, que tiene más referencias expresionistas y surrealistas. La otra creo que va ha sucumbir por ser tan ligera.

Recientemente en la literatura colombiana se habla de una nueva generación de escritores, que la integran nombres como Efrain Medina, Jorge Franco, Santiago Gamboa y otros. ¿La considera Narrativa Imperecedera?

G.M: Hay un Boom, por supuesto, comercial. Es una narrativa con unos rasgos y temas amarillistas. En varios de ellos hay una intención de homosexualizar la literatura y un intento de provocación. Pero no sé hasta que punto sean tan profundos como la generación de Germán Espinosa y R.H. Moreno Durán, que son escritores más consolidados.

Un elemento común en muchos escritores es el desdén hacia el periodismo por considerarlo liviano y vacuo. Pero usted fusiona el periodismo con la literatura. ¿Cuál debe ser el periodismo ideal para un país tan conflictivo?

G.M: Yo prefiero un buen periodista y no un mal escritor. Prefiero un artículo de Talesse que un texto de un escritor X que esté de moda. Hay novelas publicadas por editoriales españolas muy importantes que pueden llevar una fecha de vencimiento. Creo y amo el periodismo muy bien escrito, en un periodismo denso que no se lucre de la miseria y que no utilice el efecto alkatzerser, del que habla Enzenberger.

¿Cree que los intelectuales colombianos han hecho lo del avestruz, intelectuales autistas que se limitan a crear y no opinan ni toman parte en debates públicos?

G.M:Yo pienso que los que tienen la posibilidad de escribir en grandes medios han hecho la estratagema del avestruz y eso ha sido muy grave. Necesitamos la opinión de García Márquez, de Mutis, sobre esta situación tan terrible que ha desencadenado tantos ríos de sangre en este país. Sería una forma moral de frenar eso. Pero si tenemos a Fernando Vallejo que prefiere donarle el premio a una sociedad protectora de perros cuando el país está sumido en la miseria. El final del siglo veinte y el comienzo de este nuevo milenio, nos ha demostrado que la literatura se ha despolitizado tanto que finalmente vamos a pagar este error. La literatura debe tener una orientación moral con el mundo. Hay que crear una barricada espiritual contra todas las atrocidades que se originan desde los centros de poder.

Goytosolo en la entrevista que le concedió afirma algo similar, a la hora de cuestionar el papel de los intelectuales contemporáneos.

G.M: Goytosolo es otro de esas bitácoras de la moral en el mundo, él ha estado desde la guerra civil española, hasta nuestros días, indagando y preocupándose por humanizar el mundo. La pregunta sería ¿Cuándo va a llegar el hombre a la tierra? Llevamos miles de años esperándolo. Es trágico que los grandes creadores no opinen y tomen posiciones beligerantes en estos tiempos de centralismo ideológico. Es hora de que nos manipulen desde un lado mucho más humano.

 

© Marcos Fabián Herrera 2006

Espéculo. Revista de estudios literarios. Universidad Complutense de Madrid

El URL de este documento es http://www.ucm.es/info/especulo/numero32/gmarquez.html