Editorial


Confusiones

A veces las instituciones dan premios a quienes no deben. No es que no se merezcan premios las personas a quienes se les conceden, no. Es, más bien. que debería existir cierta correspondencia entre la institución, el premio y la persona que lo recibe. Siempre existirá alguna entidad adecuada para reconocer los méritos de los premiados. En ocasiones, se conceden premios pensando más en la fotografía de la entrega que en el sentido común, es decir, el sentido del propio galardón. De esta forma parecen salir ganado ambos: premiados y premiadores. Pero los que salen perdiendo son las personas con los méritos adecuados y las propias instituciones que ven descafeinados sus reconocimientos.

Cuando sucede así, la sociedad recibe mensajes equívocos sobre cuáles son los méritos que se valoran realmente por parte de las instituciones. Se siembra cierta confusión y no están los tiempos para más confusiones.

Joaquín Mª Aguirre
Editor


El URL de este documento es http:/www.ucm.es/info/especulo/numero33/33editor.html