La literatura en el mundo virtual:
los escritores y el "blog" en América Latina

You-Jeong Choi

Universidad Nacional de Seúl


 

   
Localice en este documento

 

Desde muchos lugares, desde muchos ámbitos sociales se levanta el mismo mensaje: ¡Ha comenzado un nuevo estado de la cultura, el digital!
“La cultura digital”, Editorial. Espéculo. Revista de Estudios Literarios, núm. 2, marzo 1996

 

I. Log-in: e-mundo

¿Se podría imaginar el mundo de hoy sin Internet? Solamente hace algunos años, el Internet fue objeto exclusivo de élites y para la mayoría de las personas era un elemento que flotaba en el ambiente pero desconocido. Sin embargo, hoy día para las generaciones de este siglo, el Internet se ha convertido en un elemento indispensable, y hay quien lo considera -en el extremo- imprescindible como para no poder vivir sin él. La convivencia con el Internet es ya parte de la vida cotidiana. En cualquier momento frente al monitor, una vez conectados a Internet, damos el log-in y ya estamos entrando al otro mundo llamado ciberespacio. Ahora, ya no es un lugar desconocido; se trata de otro mundo, pero también un mundo del cual nos hemos apropiado. De esta manera, pertenecemos a ambos espacios, uno real y otro virtual, sin mucha dificultad para viajar de uno al otro, y sin temor alguno.

Las PC (por sus iniciales en inglés Personal Computer) y el Internet han cambiado enormemente la industria cultural y de entretenimiento, y han creado tendencias novedosas e incontables. La era de la información ha traído consigo transformaciones significativas en territorios tanto sociales como culturales del mundo. Hace diez años, precisamente, se daba el anuncio en este prestigioso foro académico de la Revista Espéculo sobre los alcances de esta nueva época:

Desde muchos lugares, desde muchos ámbitos sociales se levanta el mismo mensaje: ¡Ha comenzado un nuevo estado de la cultura, el digital! Para muchos, la revolución que está en marcha es similar a la que se produjo con la aparición de la imprenta.[1]

Y en consecuencia, nos hemos encontramos hoy ante una cultura cibernética, también llamada cibercultura. Joaquín Ma. Aguirre, en una serie de profundas reflexiones en torno al tema, afirma:

¿Qué entendemos por cultura digital? La cultura puede ser entendida como una serie de objetos clasificados o como una serie de procesos. Si nos atenemos a la primera forma, la cultura es lo que constituye el canon. Son los grandes textos, los grandes cuadros, las grandes obras musicales, etc. Si nos atenemos a la segunda fórmula, la Cultura son los procesos que permiten que esas obras sean creadas, materializadas, distribuidas, utilizadas, asimiladas, rechazadas, sustituidas, etc.

La Red se ha convertido en la gran alternativa para la producción cultural. Y era lógico que así sucediera porque es el espacio posible del riesgo, del debate, del encuentro fructífero. La ventaja de la Red es que es un escenario doble, reversible: es un espacio de producción y es un escenario de visualización.[2]

Así pues, los teóricos han asumido la tarea de definir al nuevo fenómeno y, además de la anterior definición, encontramos la siguiente: “La cibercultura es el conjunto de técnicas, de maneras de hacer, de maneras de ser, de valores, de representaciones que están relacionadas con la extensión del ciberespacio” [3], y una más: “La cibercultura es una colección de culturas y productos culturales que existen y/o son factibles en el Internet junto a las historias contadas acerca de estas culturas y sus productos culturales.”[4]

En la era de la cibercultura, el ambiente de la escritura ha cambiado y no corre peligro de extinción. A este propósito, Joaquín Ma. Aguirre afirma: “No nos dejemos engañar por la fascinación de lo audiovisual: la Red, hoy por hoy, es textual en un 90%. No hay que creer a los profetas de lo audiovisual, a los que anuncian, como un logro o como una desgracia, la muerte de la letra y el estallido de la imagen.”[5] Si vemos el caso concreto del medio para escribir, ha cambiado del ‘lenguaje escrito en la hoja con el bolígrafo’ al ‘lenguaje electrónico con el monitor y el teclado’. En términos de la comunicación, el ciberespacio se ofrece como territorio inmaterial totalmente diferente del espacio real. Un espacio virtual que ha extendido su territorio sin límites, y ha llegado hasta el ámbito del arte y de la literatura.

No obstante que el medio ha cambiado, el ejercicio esencial de la literatura, no. Cabe recordar lo afirmado por Roger Chartier: “los autores no escriben libros; no, escriben textos que se transforman en objetos escritos, manuscritos, grabados, impresos...”[6] Los autores siguen experimentando lo que significa el acto de lectura y el ver a los otros, y lo que significa revelar y escribir su propia voz. En este mundo del ciberespacio coexisten innumerables deseos chocando unos contra otros, como en el mundo real. Destacan dos, especialmente. Uno, el deseo del exhibicionismo. Otro, el deseo del voyeurismo. Si decimos que el arte se inicia con el exhibicionismo personal y se complementa satisfaciendo el voyeurismo colectivo, el ciberespacio podría ser el lugar artístico ideal. Este espacio virtual ayuda al creador a revelar su deseo de exhibicionismo, al mismo tiempo que se une al voyeurismo colectivo (que a muchos les interesa medir mediante contadores de visitas o formatos para comentarios de los lectores). Así, el ciberespacio constituye un ambiente muy adecuado para la creación literaria, ya que en él se puede escribir con gran facilidad y gran libertad. De ahí, la literatura como resultado específico de todo ello se presenta como un paradigma nuevo llamado ciberliteratura.

Ciberliteratura define a “la literatura que se crea en el espacio de Internet. Se podría denominar también como literatura digital o literatura en Internet. La ciberliteratura lleva consigo la connotación del cambio de pensamiento de una época que busca expresarse en un espacio sin límites.”[7] Así pues, la ciberliteratura representa un desafío como nuevo paradigma en la historia de la literatura.

Los escritores de habla hispana no han podido permanecer ajenos al influjo de este nuevo paradigma. Un buen número, en especial los escritores famosos y de prestigio internacional, tienen o se les ha dedicado una (o más de una) página web mostrando su biografía, sus obras y el entorno de la crítica. Pero son por lo general páginas fijas con un movimiento (una actualización) apenas perceptible.

Por otra parte, entre las varias tendencias de la literatura en Internet destacan los escritores jóvenes que manejan su propia bitácora electrónica, su weblog. Algunos han hecho del weblog su casa en el mundo cibernético y la ‘cuidan’ diariamente, escribiendo su historia día a día. A partir de estas premisas y delimitando nuestro corpus a los escritores hispanoamericanos, en este artículo investigamos primero el fenómeno del encuentro del mundo cibernético con los escritores y con la literatura. Y, en segundo término, reflexionamos sobre qué rumbo tendría la literatura a partir del análisis de las manifestaciones literarias de los escritores hispanoamericanos que podemos encontrar en Internet. Utilizamos como punto de referencia la dinámica de la literatura coreana e inglesa en Internet, por tratarse de manifestaciones pioneras en este campo, con un desarrollo en ascenso sorprendente.

 

II. El encuentro del mundo cibernético con los escritores y con la literatura

En Corea, el desafío de la ciberliteratura apareció más tempranamente que en otros países, debido en gran medida a que Corea es actualmente el país número uno en el mundo en tecnología de Internet. La mayoría de las personas, por no decir todas, tienen sus computadoras conectadas a Internet. Más de 35 de los 48 millones de habitantes que tiene Corea cuentan con una conexión a Internet.

En diciembre de 1989 se marcó una fecha importante en el mundo del Internet y de la literatura coreana. El autor coreano Lee Seong-Soo (1968) empezó a escribir una novela de ciencia ficción llamada Atlantis Rhapsody en el espacio de comunicación de Cholian de Internet. Dos años después, en 1991, se publicó el libro de manera impresa . Éste fue el inicio del encuentro entre el espacio cibernético y la literatura en Corea. A partir de ese momento, han aparecido innumerables páginas web relacionadas con la ciberliteratura; se pueden encontrar más de dos mil en coreano, y la mayoría de ellas dedicadas a la creación literaria, ya que la ciberliteratura empezó con la creación y no considera -ni le interesa- la teoría. Sin embargo, es común que los autores de ciberliteratura coreanos no den sus nombres ni su sexo, ni su edad. Por ello, no se podría saber cuántos ni quiénes son con exactitud. Cada día, alrededor de mil novelas nuevas en coreano se registran en el espacio de Internet. Ahí directamente tienen contacto con los lectores y reciben la crítica de su público.[8] Y varias de esas novelas, gracias a la fama y al gusto despertado entre el público, han llegado a convertirse en películas.

Por su parte, en términos de la literatura en el mundo hispano e hispanoamericano, Joaquín Ma. Aguirre ha reunido en un excelente artículo las diversas opciones surgidas en el ámbito literario de Internet, y además de definirlas, integran ejemplos representativos de cada una de ellas.[9] De la larga lista, rescatamos las dos siguientes:

1) El web portal que se ha creado para guardar, mantener y difundir la literatura. Por ejemplo,

2) La página web que concentra la biografía y la trayectoria de algún escritor. La mayoría de ellas, sólo da información de manera unilateral. Tenemos, entre muchas otras, Julio Cortázar (http://www.juliocortazar.com.ar), Carlos Fuentes (http://clubcultura.com/clubliteratura/clubescritores/carlosfuentes/home.htm), Mario Vargas Llosa (http://www.vargasllosa.com/), Roberto Bolaño (http://www.clubcultura.com/clubliteratura/clubescritores/robertobolano/index.htm), Luis Antonio de Villena (http://www.luisantoniodevillena.com/), Fernando Iwasaki (www.fernandoiwasaki.com).

Y a ellas agregamos una tercera dirección:

3) El weblog personal que ofrece interacción entre el autor y el lector. Entre estas tres opciones, la última amerita un acercamiento especial. En México, el 30 de marzo de 2004, el reconocido periódico Mural publica una nota en la que se afirma: “Una nueva forma de escritura, fragmentaria e inmediata, pero de aspiraciones literarias, está cobrando auge en Internet a través de los blogs o bitácoras electrónicas que mantienen un batallón de jóvenes escritores mexicanos.”[10]

En el fondo de este fenómeno se encuentra el desarrollo del sistema del blog. Heriberto Yépez afirma:

En la historia de las relaciones entre literatura e Internet, 1999 fue un año genético. En enero de ese año se fundó en San Francisco una pequeña compañía llamada Pyra Labs. Hacia agosto del mismo año se lanzó un servicio llamado Blogger, inventado por Evan Williams (www.evhead.com) y Meg Hourihan (www.megnut.com), y diseñado para ser usado por pequeñas empresas como un tablero en red para intercambiar información entre los empleados o con otras corporaciones, para así seguir desempleando al teléfono e inclusive al email. Gracias al servicio de Blogger (www.blogger.com) se podría poner en red mensajes con información fechada. Cada entrada se sumaba para cometer una bitácora o informe puntual.[11]

Los escritores hispanoamericanos, especialmente de las generaciones más jóvenes, han abierto su propia página web a manera de diario o bitácora en donde podemos encontrar modelos diversos. Pero los que eligieron la vía del weblog manifiestan ex profeso un deseo de comunicarse con los demás que están conectados a Internet de manera más dinámica.

Estos diarios o bitácoras de los escritores podrían dividirse en dos categorías, atendiendo a su manera de insertarse en Internet:

1) Los weblogs incluidos en una asociación cultural.

2) Los weblogs independientes.

En la primera tenemos -por ejemplo- a la asociación ClubCultura.com que se anuncia como “El portal cultural de la Fnac”. La Fnac se autodefine como “el primer distribuidor europeo de productos de ocio cultural”, y en él se encuentran los weblogs de Gonzalo Garcés, de Sergio Gómez y de Edmundo Paz Soldán, entre otros. El del chileno Sergio Gómez, coeditor de la antología de cuentos McOndo (1996), tiene como fecha del texto más antiguo el 3 de marzo de 2005, y el diario del boliviano Edmundo Paz Soldán registra el primer texto en la misma fecha; ambos sin ningún aviso de presentación:

Edmundo Paz Soldan
Edmundo Paz Soldán nació en Cochabamba, Bolivia (1967). Es profesor de literatura hispanoamericana en la universidad de Cornell (Ithaca, Nueva York).
http://www.clubcultura.com/diariode/21/edmundopazsoldan.html

 

Sergio Gómez
(Temuco, Chile, 1962). Estudió Derecho y Literatura en la Universidad de Concepción. Co-fundador del suplemento juvenil Zona de Contacto del diario chileno
http://www.clubcultura.com/diariode/3/SergioGómez.html

Otra empresa que alberga bitácoras de escritores es el Grupo Prisa, la gran transnacional de cultura que comprende el diario El País y el Grupo Santillana. En una sección llamada “El Boomeran(g). El blog literario latinoamericano” se encuentran el de Santiago Rocangliolo, el de Pedro Ángel Palou y el de Jorge Volpi, entre otros. El 1º. de febrero de 2006, Volpi escribe:

Cuando Basilio Baltasar me invitó a formar parte de El Boomeran(g), hace ya más de dos meses, no dudé un segundo en aceptar, no sólo por la amistad que me liga con él desde que fuera el editor de En busca de Klingsor, sino porque el desafío me pareció fascinante: aprovechar el nuevo lenguaje tecnológico para escribir una bitácora o un diario público que pudiera ser comentado a diario por los lectores.[12]

Ésta es una presentación tardía ya que su bitácora se inicia el 17 de noviembre de 2005, a las 4:06 PM, con un texto que resume su biografía.[13] En el diario de Volpi y en los insertos en la sección del Boomeran(g) aparece la consigna: “Editado por la Oficina del Autor”, frase por demás significativa:

Noviembre 17, 2005 Biografía
- Administrator @ 4:06 pm
(México, D.F., 1968) es licenciado en Derecho, maestro en Letras Mexicanas por la UNAM y doctor en Filología Hispánica por la Universidad de Salamanca. Es autor de las novelas A pesar del oscuro silencio, La paz de los sepulcros, El temperamento melancólico y En busca de Klingsor…

Tanto ClubCultura.com como El Boomeran(g) ofrecen a los escritores la infraestructura necesaria que incluye un formato para que los lectores les escriban sus comentarios y observaciones. Pero aquí ni Volpi ni los otros escritores manejan su blog. Sólo escriben en él algunas críticas como si fuera una columna de algún periódico. ¿Habrá alguna censura invisible? ¿La escritura debe adecuarse a la tendencia de la empresa? De cualquier forma, el ambiente de este tipo de blog es más estricto. El tema y la forma de armar la escritura son bastante uniformes, y difícilmente podemos ver juegos o experimentos de escritura.

En el caso de los weblogs independientes, nuestra segunda categoría, encontramos la de Alberto Fuguet, de Rodrigo Fresán, de Cristina Rivera Garza y de Amaranta Caballero Prado, por ejemplo.

El chileno Alberto Fuguet, coeditor de la antología McOndo, abre su bitácora (http://albertofuguet.blogspot.com/) el 6 de noviembre de 2005, a las 5:01 PM. Fuguet, sin aviso alguno como presentación, abre incorporando una reseña sobre su libro Shorts, aparecida en The New York Times Book Review. Poco después, el 24 de diciembre podemos encontrar su opinión sobre este tipo de escritura:

Saturday, December 24, 2005

Entrevista Aguja

A pesar de no ser tan fanático de la red, y no bloggear tanto como debería,
el otro día me tocó dar una entrevista a un sitio literario de la red.[14]

En la red se puede encontrar también un weblog bajo el nombre del escritor argentino Rodrigo Fresán:

Cinco meses antes del de Fuguet, aparece este weblog el 20 de junio de 2005, a las 4:18 PM con el siguiente texto:

Monday, June 20, 2005

UNO

Existen pocos escritores que puedan resistirse a tener un blog. Rodrigo Fresán, escritor argentino, residente en Barcelona. Otro que no pudo resistirse.

posted by Rodrigo Fresán at 4:18 PM [15]

No obstante, el escritor y periodista argentino ha negado su autoría. Veamos el comentario de Rodrigo Fresán: “En respuesta a numerosos mensajes, aviso que un blog colgado en Internet bajo mi nombre no es de mi autoría, ni tiene nada que ver conmigo lo que allí se escribe y se dice. No tengo blog ni lo quiero tener. De igual modo -y ante la aparición de otro Fresán que le pide explicaciones al responsable del engaño en la sección de comentarios de dicho blog-, advierto que tampoco he dejado ni dejaré mensaje alguno en éste o en ningún otro blog.”[16, subrayado nuestro]

Rodrigo Fresán niega rotundamente la autoría de este blog, y además, se manifiesta como ‘enemigo’ de esta forma de escritura en el ciberespacio. Sin embargo, el blog ha imitado una forma preferida de Fresán: el juego de palabras que enumeran sus ideas (UNO, DOS, TRES...). Podemos contrastar ambos estilos en su reseña sobre Roberto Bolaño, “Encierros y suicidios”:

Encierros y suicidios Por Rodrigo Fresán

UNO. Buenas noticias: el escritor chileno Roberto Bolaño (Santiago, 1953) acaba de ganar el prestigioso Premio Rómulo Gallegos por su novela […]

DOS. Como quien no quiere la cosa, como se trata de acortar camino para llegar a ese sitio a donde van a dar todas las definiciones apresuradas… [17]

Antes que todos ellos, con más de un año de distancia, Cristina Rivera Garza inicia su bitácora electrónica el 8 de enero de 2004, a las 7:45 PM, con las siguientes palabras:

Y dos años antes, Amaranta Caballero Prado, escritora de Tijuana y representante de la literatura fronteriza de México, inicia su bitácora electrónica (http://www.amarantacaballero.blogspot.com/) el 30 de octubre de 2002:

30.10.02

Hora de revelacion: miércoles, octubre 30, 2002 Amaranta

HAIKÚ

Carajo!

La luna de octubre

me pasó de noche.[18]

Los tres últimos le han puesto un nombre a sus weblogs: el de Rodrigo Fresán, Mirar, escribir, bloguear. El blog de Rodrigo Fresán; el de Cristina Rivera Garza, No hay tal lugar. U-tópicos contemporáneos, y Poeta Empírica S.A. de C.V., el de Amaranta Caballero Prado.

Los escritores manejan su bitácora cada quien a su estilo. Algunos la utilizan para mostrar su propia bibliografía y la críticas que gira en torno a ellos, o para incorporar reseñas de obras o películas que les interesan. Para otros, es un diario en el que comentan las experiencias vividas. Y otros más, la usan como foros de crítica cultural. En algunos de esos casos, el weblog parece un foro de propaganda de sí mismos.

En comparación con los escritores, las escritoras Cristina Rivera Garza y Amaranta Caballero han preparado un espacio más amplio y abierto. “Epigramas, cartas, poemas, aforismos, risas grabadas y cuentos breves” se pueden encontrar en el weblog de Amaranta Caballero, como lo anuncia la autora misma, además de incluir las últimas noticias sobre los autores mexicanos de la frontera norte de México y de diversos movimientos sobre mujeres, así como una serie de enlaces a proyectos en los que Amaranta es, por lo general, cofundadora:

El formato de su bitácora es un verdadero hipertexto, con innumerables enlaces a otros sitios y fuentes que el lector puede escoger. Además, incluye su dirección electrónica, un dato excepcional ya que pocos autores ofrecen tan amablemente a los lectores una vía directa de comunicación (otro caso es Fernando Iwasaki, que aunque no tiene weblog, en su página oficial ofrece su email). Entre los numerosos enlaces de esta bitácora, el link con el blog de Cristina Rivera encabeza las “páginas clave” de Amaranta Caballero.

Sólo Cristina Rivera Garza ha presentado su postura sobre este nuevo rumbo de la literatura en un foro prestigiado de literatura. Durante la reunión de escritores jóvenes en Sevilla en 2003, que dio como fruto el libro Palabra de América -prologado por Guillermo Cabrera Infante y con un epílogo de Pere Gimferrer (Seix Barral, Barcelona, 2004)-, la escritora mexicana presenta una nueva propuesta denominada la novela del blog, la “blogsívela”.[19]

Cristina Rivera Garza, “amante de los espacios irresueltos, esos ámbitos no vigilados que quizá concuerden con su vida en la frontera (San Diego-Tijuana), empezó a escribir poemas o textos narrativos no anecdóticos que seguramente para un narrador eran párrafos cortos y para un poeta, versos muy largos. A ella le gustaba crear problemas, echar abajo los supuestos y convertirse en una contrabandista de géneros pero también de preceptos. Eso lo sigue haciendo: cuando se pone vellos en la cara para ser una de esas mujeres barbudas” [20], o se hace invisible para hacer visibles a las mujeres de todo el mundo a través de su weblog, el lugar de las utopías.

“¿Le da miedo el blog?” Esta pregunta, como un cebo para su conciencia, la responde sin demora abriendo su página web en el ciberespacio. Y luego deja que sus cinco sentidos como escritora, junto con los sentidos de los demás, se escuchen, se huelan, se sientan, se saboren y se vean simultánea y mutuamente. Este no-lugar se convierte en una plaza imaginaria como una utopía donde escribe con toda libertad: “Diré que hace tiempo he querido hacer esto: seguir los designios de la escritura errante. Sin borradores. Sin correcciones. Sin versión final.”[21]

En este ciberespacio, la escritora declara sentirse más libre navegando por dondequiera sin límites, ya que puede ser al mismo tiempo, autora, lectora y editora de su propia obra:

Me intrigaba en ese momento, así lo quiero creer, la democracia irreverente de la blogósfera -el hecho de escribir a la par y junto con hombres y mujeres para quienes la escritura no era una profesión ni un oficio sino un gusto, un ejercicio, acaso un reto, algo encontrado al azar en el ciberespacio. Me tentaba el anticapitalismo mordaz de la blogescritura- […] Me subyugaba completamente la inmediatez y la antijerarquía de la publicación y la posible, y a fin de cuentas real inmediatez de la lectura y la respuesta.[22]

Rivera Garza está escribiendo lo que llama una blogsívela a través de su página web:

Uno se acostumbra a escribir a solas y, a solas o con la ayuda de algunos amigos cercanos, revisar lo escrito tantas veces como sea necesario o como uno aguanta. Luego, uno le muestra al lector la “versión final” tersa, como si así hubiera nacido. Estoy tratando de que el lector lea, día con día, el proceso a través del cual se construye una novela. No sé lo que vaya a salir de todo esto; puede que sea un fracaso rotundísimo, pero es parte importante de lo que hago en estos días.[23]

Pero lo que encontramos en su weblog es una escritura que suma muchas direcciones. Hay textos narrativos que nos hacen sentir que leemos cuentos breves. Hay fragmentos que luego se entrelazan, tal vez en el camino de formar la blogsívela. Pero hay también juegos de palabras y de sentidos llenos de poesía, como por ejemplo:

Monday, September 19, 2005

TRAVESTISMO SUSTANTIVAL NOCTURNO

Se llaman almohadas.
¿Se llaman almo-hadas?
Hadas de alma masculina: se llaman.
--crg

// posted by cristina @ 7:48 AM

Encontramos también reflexiones sobre su escritura en las que comprende diversas direcciones, la definición de frontera, el mundo de los sueños, el placer de la lectura, la escritura y la lectura como proceso catártico del yo y el tú. Pero además de estos ejercicios propios de la escritura literaria, es posible encontrar en su weblog denuncias sociales, invitaciones a actividades culturales o a proyectos audaces, fragmentos de un diario, debates... Y llama la atención un debate en especial porque gira en torno a las declaraciones que Cristina Rivera hizo en un foro sobre Julio Cortázar:

Cortázar es el Gran Contemporáneo (en el sentido steiniano del término), el escritor tan conectado con su presente -su velocidad, sus retos, sus abismos. Que siempre fue capaz de hablarle a las generaciones futuras. Siempre supo que escribir era un acto político, de ahí los profundos riesgos, frecuentemente radicales, que tomaron sus textos, y sus pronunciamientos, de gran sutileza filosófica y humana, sobre eventos que le tocó presenciar.

Y más adelante, un fragmento que causó gran polémica:

A Cortázar también le debemos una idea estereotipada y más bien estrecha de lo femenino, especialmente en la boca cerrada de aquella etérea y más bien famosa Maga a quien sus amigos rara vez dejaron participar en debates de tipo intelectual”.[24]

Rivera Garza reconoce públicamente a Cortázar como modelo de escritura, y asegura que tanto Julio Cortázar como Macedonio Fernández escribirían una blognovela si vivieran.[25] Esta actitud llama la atención en el sentido de que no teme presentar su juicio crítico sobre un aspecto de la obra de Julio Cortázar, sin que ello signifique quitarle méritos. Las novelas de Rayuela y Museo de la novela de la eterna son un modelo que la autora reconoce y alaba, y seguramente su weblog tiene mucho en común con ellas.

 

III. Hipertexto: De leer con los ojos a leer con el cuerpo entero

Los escritores que han aceptado el reto del weblog, ¿qué postura asumen ante la literatura? ¿Cómo serán sus siguientes obras? Edmundo Paz Soldán, en su novela El delirio de Turing (Alfaguara, 2004) nos muestra un nuevo experimento al incorporar en su obra el lenguaje ciber. Sus protagonistas son expertos en computación, hackers o crakers, y viven o se insertan en un mundo de máquinas. El protagonista de En busca de Klingsor (Seix Barral, 1999), de Jorge Volpi, se llama Links, Gustavo Links.

Pero estas series de innovaciones habían iniciado antes en otros idiomas. Joaquín Ma. Aguirre afirmó, ante el anuncio de la publicación en Internet de una novela de Stephen King:

El gran novelista Robert Coover experimentó hace ya bastantes años con el formato hipertextual en sus obras de creación y se dedicó a investigar nuevas formas expresivas con sus alumnos de la Universidad de Brown. Más recientemente, John Updike, ganador del Premio Pulitzer, y ya un clásico de la literatura norteamericana, escribió el primer párrafo de una novela que fue continuada a través de Internet por los lectores-escritores navegantes dispuestos a ensayar en esta forma de escritura colectiva. Experiencias ha habido muchas.[26]

A inicios de los años noventa, Robert Coover (1932) escritor y profesor de la Universidad de Brown puso en marcha el proyecto Hypertext Hotel, en el cual los lectores colaboraron en la escritura de una novela cuyo inicio apareció en Internet. Ha sido también uno de los primeros en escribir teóricamente acerca del hipertexto. Su ensayo “The End of Books”, publicado en 1992 en el New York Times Book Review, causó gran revuelo y expectación. Es uno de los fundadores de la Electronic Literature Organization, en 1999.[27]

FUENTE: http://www.arras.net/brown_efest_2006/?page_id=16

También, como señalamos antes, el escritor coreano Lee Seong-Soo (1968) fue pionero en este tipo de experimentos literarios en Internet, con algunos años de anticipación. Doctor en Ingeniería Electrónica es profesor en la Universidad de Soongsil e investiga actualmente sobre diseños de sistemas digitales. Su labor profesional la combina con la de escritor, sumando aproximadamente 50 obras entre novelas, colecciones de cuentos y novelas en serie publicadas -algunas de ellas- en diversos medios de comunicación masiva .[28]

FUENTE: http://babel.ssu.ac.kr/professor.html#career

Pero ya antes existía el concepto de hipertexto. Así lo consigna George Landow:

Hypertext, a term coined by Theodor H. Nelson in the 1960s, refers... to a form of electronic text, a radically new information technology, and a mode of publication. “By 'hypertext,'” Nelson explains, I mean nonsequential writing-text that branches and allows choices to the reader, best read at an interactive screen. As popularly conceived, this is a series of text chunks connected by links which offer the reader different pathways.[29]

El hipertexto tiene una estructura semejante a la enciclopedia, en donde los lectores pueden leer buscando las materias a lo largo de su extensión, sin regla alguna. Pero a diferencia de la enciclopedia que arregla los artículos según índices, el hipertexto tiene un poder más dinámico que permite leer e investigar las informaciones a través de los enlaces (links).

El teórico George Landow define al hipertexto como un texto compuesto de bloques de palabras o de imágenes electrónicamente unidos en múltiples trayectos, cadenas o recorridos en una textualidad abierta, eternamente inacabada. Los bloques de información se denominan nodos o lexias y los enlaces, nexos.[30] Esto es, un conjunto de textos que permite a los lectores varios caminos que se encuentran ligados por los links:

Here I am more interested in helping us understand this new kind of hypertext writing as a mode the both emphasizes and bridge gaps and that thereby becomes an art of assemblage in which appropriation and rule. This is a new writing that brings with it implications for our conceptions of text as well as of reader and author. It is a text in which new kinds of connections have become possible.[31]

Los lectores dan un paseo saltando de un enlace a otro, pueden caminar según su deseo. Y cada una de las vías posibles pueden ser diferentes historias.

Un ejemplo llamativo es la novela hipertextual de Shelly Jackson.[32] En la primera página aparece la cara de un hombre:

FUENTE: http://www.altx.com/thebody/

Pero la parte de los ojos -la vista es el método antiguo- está eliminada. En su lugar destacan la nariz y la boca, sobre todo la lengua en movimiento nos impacta. Pareciera como si hablara “my body”, respirando con agresividad. Si hacemos ‘click’ podemos pasar a la segunda página. Y en cuanto vemos la imagen de segunda escena, nos damos cuenta de lo que el hombre está deseando: una mujer.

FUENTE: http://www.altx.com/thebody/body.html

Así, en este espacio se exige no sólo el sentido de la vista sino también hasta el del tacto. La acción de ver la imagen cambia al pasar el ratón (mouse) por ciertas partes, el cursor o la flecha cambian por una mano. Y esta mano sigue abriendo las nuevas páginas acariciando la pantalla. En este momento, esta mano funcionará como portavoz de la voluntad del lector. El deseo del lector aprieta el ratón y toca la cara de hombre, y al mismo tiempo aparece la mujer desnuda. De esta manera, ‘la mano’ del lector abre las partes del ‘cuerpo’ de la mujer. Y al entrar a cada parte aparecen las historias relacionadas con ellas.

El ciberespacio está desarrollando continuamente nuevas posibilidades. Según Roland Barthes, el autor es no más la única voz detrás de la obra, ni el único amo de la lengua, ni el único origen del texto. El escritor elige las palabras desde su conciencia como un diccionario más amplio y escribe. En textos como el anterior, no sólo se propicia un encuentro con el texto mediante la vista, sino también se le ve como si tuviera vida. El acto de lectura es más activo que antes. Si al lector no le interesa ese camino, cambia su rumbo. Y de esta manera se producen cuentos múltiples.

El hipertexto produce algo más. Aquí intervienen todo: juegos, comunicación por los cinco sentidos, y si quiere destruir su espacio, se puede también y los lectores ya no podrán encontrarlo más. De alguna manera se debe decir que el hipertexto es muy inestable.

Con base en la obra de George Landow, Hipertexto. La convergencia de la teoría crítica contemporánea y la tecnología (Paidós, 1992), Susana Pajares afirma:. “El hipertexto se relaciona con la literatura de muchas formas, empezando por la ruptura de la linealidad y las nuevas formas de escritura y lectura que intentan autores como Joyce o Cortázar mucho antes de que el hipertexto electrónico fuese una realidad, manteniéndose sin embargo en los límites de la página impresa.”[33]

Sin embargo, en términos de la estructura experimental, independientemente del medio de actualización (libro o espacio virtual), la literatura había recibido ya el aporte hace 65 años de Jorge Luis Borges en El jardín de senderos que se bifurcan (1941). El ciberespacio sería el jardín que se bifurca eternamente. Y aunque elegimos un camino, dicho camino sigue bifurcándose hasta el infinito.

Julio Cortázar desarrolla en Rayuela (1963) una estructura también equivalente al hipertexto. Cortázar dice en el “Tablero de dirección” de su novela: “A su manera este libro es muchos libros, pero sobre todo es dos libros. El primero se deja leer corriente [...] y el segundo se deja leer empezando en el capítulo 73 y siguiendo luego en el orden que se indica al pie de cada capítulo.”[34] Y la novela se abre a una infinidad de lecturas -que comprenden también a textos de otros autores incluidos por el mismo Cortázar- que el lector puede elegir.

Tanto Borges como Cortázar han tenido incontables seguidores en las letras hispanas e hispanoamericanas. Pero ¿ocurrirá igual con el hipertexto en el espacio virtual? Hasta el momento, la incursión en el espacio virtual de los escritores en lengua española sólo la hemos podido percibir mediante la creación de sus weblogs. Pero el mundo real, como en Internet, cambia constantemente y cada día que iniciamos sesión nos aguardan nuevas sorpresas.

Nadie puede dominar perfectamente el espacio real. Siempre hay límites para el ser humano. Pero el espacio cibernético ha sido reconstruido por el orden humano. Por eso, este espacio sólo sigue el orden que le dicta la mano del hombre. Antiguamente, la literatura estaba sometida a ciertas reglas; por ejemplo, la autoridad del escritor y del texto original en términos de forma y de estructura. Pero la ciberliteratura inicia una literatura abierta y libre completamente a través de la imaginación del espacio cibernético inmaterial.

 

IV. Log-out: El espacio imaginario y los vecinos ficticios

El ciberespacio es el mundo inmaterial que difiere del mundo de la realidad donde nosotros andamos. Este ciberespacio es el mundo de las imágenes múltiples que se extienden por el espacio inmaterial, y en el tiempo articulado. Aquí, los weblogs están tratando de comunicarse con los lectores trascendiendo los límites materiales del espacio y del tiempo. Y en este espacio imaginario, los lectores ya son amigos de los vecinos ficticios. Nosotros no existimos en el mundo cibernético, pero actuamos como si viviéramos en él, creando también la posibilidad de “inventar” nuevas personalidades o usurpar otras (como en el caso del weblog de Rodrigo Fresán). Como ya lo consigna Edmundo Paz Soldán en su novela El delirio de Turing, cuando se dice a propósito de Flavia:

Necesita crear alguna identidad falsa y recorrer con ella salones de chateo y canales de IRC, o algunos barrios en el Playground, para enterarse de alguna novedad: los hackers viven en la sombra, pero no pueden permanecer callados, tarde o temprano necesitan relatar sus hazañas a alguien. Los hackers son grandes narradores.[35, subrayado nuestro.]

La literatura cibernética tiene una forma progresiva. Su texto es abierto. La autosuficiencia del texto “cerrado” se arruina puesto que el escritor y el lector siguen encontrándose y comunicándose mutuamente en el texto mismo. Por consecuencia, desaparece el canon de la literatura y se difumina la frontera entre el escritor y el lector.

Ahora bien, la ciberliteratura como literatura hipertextual no es el único rumbo. Habrá más vías para el futuro. El hipertexto es un rumbo más entre todos. El escritor y Académico de la Lengua Antonio Muñoz Molina afirma: “Se dijo que el CD iba a acabar con el libro o que el ordenador acabaría con la máquina de escribir, pero las novelas se siguen escribiendo hasta con pluma. Se trata de tecnologías distintas que no afectan a la naturaleza de lo que se hace.”[36] El medio cibernético no acabará con la novela impresa. La literatura impresa y la ciberliteratura van a convivir, porque tanto una como la otra guardan y mantienen ‘lo humano’ transformado en arte y palabra.

 

Notas

[1] Editorial, “La cultura digital”, Espéculo. Revista de Estudios Literarios, núm. 2, marzo 1996, URL: http://www.ucm.es/info/especulo/numero2/2editor.htm [citado el 4 de mayo de 2006].

[2] Joaquín Ma. Aguirre Romero, “Nuevas fronteras y escenarios culturales en la Sociedad de la Información”, Espéculo. Revista de Estudios Literarios, núm. 18, julio-octubre 2001, URL: http://www.ucm.es/info/especulo/numero18/fron_cul.html [citado el 7 de mayo de 2006].

      Ya antes, Aguirre Romero había dado una definición sobre este fenómeno: “Los términos ‘sociedad digital’, ‘sociedad de la información’, etc., hacen referencia a un cambio profundo en los sistemas de comunicaciones y éstos han sido siempre un elemento determinante de la formación y estructuración de la cultura. Una cultura no son sólo unos contenidos, sino también una prácticas, unos rituales (formas) y unos medios de transmisión-comunicación que involucran a unos agentes sociales.” Joaquín Ma. Aguirre Romero, “La incidencia de las Redes de comunicación en el Sistema literario”, Espéculo. Revista de Estudios Literarios, núm. 7, noviembre 1997-febrero 1998, URL: http://www.ucm.es/info/especulo/numero7/sistemal.htm [citado el 7 de mayo de 2006].

[3] Ricard Faura i Homedes, “Cibercultura, ¿realidad o invención?”, Congreso Virtual 2000, Ciudad Virtual de Antropología y Arqueología. Recursos de Investigación. URL: http://www.naya.org.ar/congreso2000/ponencias/Ricard_Faura.htm#_ftn1#_ftn1 [citado el 9 de junio de 2006].

[4] David Silver, “CIBER-CULTURA”, Centro de Recursos para Estudios Ciber-culturales. Departamento de Lenguas Modernas, Florida International University, URL: http://www.angelfire.com/fl2/jamil/Cibercultura.html [citado el 9 de junio de 2006].

[5] Joaquín Ma. Aguirre Romero, “Las fronteras de la información en la Era digital”, Espéculo. Revista de Estudios Literarios, núm. 12, julio-octubre 1999, URL: http://www.ucm.es/info/especulo/numero12/era_digi.html [citado el 7 de mayo de 2006].

[6] Roger Chartier apud Joaquín Ma. Aguirre Romero, “La incidencia de las Redes de comunicación en el Sistema literario”, Espéculo. Revista de Estudios Literarios, núm. 7, noviembre 1997-febrero 1998, URL: http://www.ucm.es/info/especulo/numero7/sistemal.htm [citado el 7 de mayo de 2006].

[7] Claudia Macías Rodríguez, “Ciberliteratura, la moda en Corea”, La Jornada Semanal (México), núm. 549, 11 de septiembre de 2005, p. 16.

[8] Ibíd., pp. 15-16.

[9] Vid. Joaquín Ma. Aguirre Romero, “Literatura en Internet ¿Qué encontramos en la WWW?”, Espéculo. Revista de Estudios Literarios, núm. 6, julio-octubre 1997, URL: http://www.ucm.es/info/especulo/numero6/lite_www.htm [citado el 9 de mayo de 2006].

[10] Erika P. Buzio, “Hallan en los 'blogs' nueva escritura: Narradores y poetas consideran que se trata de una escritura digital que está cambiando las reglas de sintaxis”, Mural (México), 30 de marzo de 2004, también disponible en: http://www.mural.com/cultura/articulo/363762/, y en: http://laviditaliteraria.blogspot.com/2004_03_28_laviditaliteraria_archive.html [citado el 10 de mayo de 2006].

[11] Heriberto Yépez, “Literatura weblog”, en Literaturas.com. Revista Literaria Independiente de los Nuevos Tiempos, febrero de 2003, URL: http://www.literaturas.com/heribertoyepezweblogfebrero2003.htm [citado el 20 de junio de 2006].

[12] Jorge Volpi, “Vida nómada”, 1º. de febrero de 2006, 2:02 PM, URL: http://blogs.prisacom.com/volpi/index.php [citado el 20 de mayo de 2006]. El texto parece haber salido de línea. En la nueva dirección (http://www.elboomeran.com/volpi_mayo06_s2.php), el archivo más antiguo es del 9 de marzo de 2006 [citado el 1º. de agosto de 2006].

[13] Jorge Volpi, “Biografía”, 17 de noviembre de 2005, 4:06 PM, URL: http://blogs.prisacom.com/volpi/index.php?paged=5 [citado el 20 de mayo de 2006]. La página ha cambiado de lugar. Se encuentra ahora en http://www.elboomeran.com/biografias/biografia_jorge_volpi.php, y su biografía aparece fechada el 31 de julio de 2006 [citado el 1º. de agosto de 2006].

[14] Alberto Fuguet, “Alberto Fuguet: Escritor / Lector” , URL: http://albertofuguet.blogspot.com/2005_12_01_albertofuguet_archive.html [citado el 22 de mayo de 2006].

[15] Rodrigo Fresán, Mirar, escribir, bloguear, URL: http://rodrigofresan.blogspot.com/ [citado el 22 de mayo de 2006].

[16] Vicente Luis Mora, “El blog de Fresán”, Diario Córdoba (España), 12 de agosto de 2005, URL: http://www.diariocordoba.com/noticias/noticia.asp?pkid=200386 [citado el 7 de julio de 2006]. Vicente Luis Mora agrega después de citar el comentario de Fresán: "La idea podría ser, tiene imaginación para eso y para más, del propio Fresán: una reduplicación esquizofrénica e infinita de personalidades, que van espejeándose por el ciberespacio, creando una identidad hipertextual. Seguramente, todos somos hipertextos, sobre todo si se lee demasiado -y Fresán lo ha hecho-, pero no hay duda posible: Fresán no puede haber sido el autor de esta trama, en parte casual, porque estaría mucho mejor escrita. La página en sí no tiene interés, es realmente un "metablog": un blog sobre la experiencia de escribir blogs. Algo más de jugo tienen los comentarios de lectores que se van subiendo, donde hay varias andanadas ingeniosas, apuntes surrealistas, confesiones sentimentales ridículas, insultos gratuitos (uno de los grandes defectos de los blogs, yo también los he sufrido en el mío), opiniones sobre las reacciones del Fresán real y del irreal sobre la polémica."

[17] Rodrigo Fresán, “Encierros y suicidios”, Página 12, 9 de julio de 1999, URL: http://www.pagina12.com.ar/1999/99-07/99-07-09/contrata.htm [citado el 12 de julio de 2006]. Llama la atención la pasión con que Rodrigo Fresán niega o afirma acerca de la autoría de sus obras (o de las atribuidas).

      En una entrevista, Rodrigo Fresán dice a propósito de su novela Mantra: “A mí me parece que Mantra -más allá de ser un encargo y de no tenerlo en mis planes- es un libro muy mío y con muchos cruces con mis libros anteriores.” Gustavo Álvarez Núñez, “Diálogo urbano. Fresán: ‘Mantra es un libro muy mío’ [Entrevista]”, Terra / Argentina, 26 de junio de 2002, 01:10 hrs., URL: http://www.terra.com.ar/canales/libros/46/46604.html [citado el 14 de julio de 2006].

      No obstante que la afirmación vendría a propósito del origen de la novela, la idea de apropiación de una obra suya, en soporte papel (libro), es igualmente contundente que el rechazo de la autoría del weblog firmado por un ‘falso’ Rodrigo Fresán.

[18] Amaranta Caballero Prado, Poeta Empírica S.A. de C.V., URL: http://www.amarantacaballero.blogspot.com/ [citado el 12 de junio de 2006].

[19] Vid. Cristina Rivera Garza, “Blogsívela. Escribir a inicios del siglo XXI desde la blogósfera”, en Palabra de América, pról. Guillermo Cabrera Infante, Seix Barral, Barcelona, 2004, pp. 167-179.

[20] Angélica Abelleyra, “Mujeres insumisas”, La Jornada Semanal (México), núm. 559, 19 de noviembre de 2005.

[21] Cristina Rivera Garza, “Blogsívela. Escribir a inicios del siglo XXI desde la blogósfera”, Palabra de América. Seix Barral, Barcelona, 2004, p. 169.

[22] Idem.

[23] Myriam Vidriales, “Del relato a la blognovela con Cristina Rivera Garza [Entrevista]”. Punto G (Guadalajara, México), 10 de febrero de 2003, URL: http://www.puntog.com.mx/2003/20030210/ENA100203.htm [citado el 17 de mayo de 2006].

[24] Cristina Rivera Garza, “Misterios develados: a quien corresponde”, No hay tal lugar. U-tópicos contemporáneos, 22 de febrero de 2004, URL: http://cristinariveragarza.blogspot.com/2004_02_01_cristinariveragarza_archive.html [citado el 6 de mayo de 2006].

[25] Cristina Rivera afirma: “Para los que piensen que esto los remite, de manera ineludible, a la Rayuela de Cortázar o a Museo de la novela de la eterna de Macedonio Fernández, sólo les puedo decir, en un pequeñísimo pie de página, que estos dos trabajos son para mí a la vez una premonición y una invocación de la blogescritura literaria. Estoy convencida, además, de que tanto Cortázar como Fernández escribirían ahora mismo una blognovela si pudieran.” Cristina Rivera Garza, “Blogsívela. Escribir a inicios del siglo XXI desde la blogósfera”, art. cit., p. 177, n. 12.

[26] Joaquín Ma. Aguirre Romero, “El libro que acabaría con todos los libros. La digitalización y sus efectos en la producción editorial”, Espéculo. Revista de Estudios Literarios, núm. 15, julio-octubre 2000, URL: http://www.ucm.es/info/especulo/numero15/lib_dig.html [citado el 28 de junio de 2006].

[27] Vid. Susana Pajares Toska, “Soy un realista instransigente [Entrevista con Robert Coover]”, Espéculo. Revista de Estudios Literarios, núm. 12, julio-octubre 1999, URL: http://www.ucm.es/info/especulo/numero12/cooveres.html [citado el 29 de junio de 2006].

[28] Lee Seong-Soo es miembro la Sociedad de Novela Negra de Corea y miembro de la Sociedad de Ciberliteratura Coreana. En 1989, publica su primera novela de ciberliteratura: Atlantis Rapsodia, en Cholian y en Hitel. Entre sus numerosos libros publicados se encuentran: Rapsodia de Atlantis (1991), Mujer Q (1991), Virus japonés [Hideyoshi's]. Invasión de Corea en 1592 (1992), Héroe de Tierra, Vectorman (1998), Flecha de oro I, II (1999). Lee Seong-Soo, Flecha de oro I, II, Editorial Hongikbooks, http://www.hongikbooks.com/book/book_detail.asp?b_id=176&pageno=4 [citado el 2 de agosto de 2006].

[29] George P. Landow, Hypertext 2.0 The Convergence of Contemporary Critical Theory and Technology, The Johns Hopkins University Press, Baltimore, 1997, p. 3.

[30] “El hipertexto. Historia, convergencias, significaciones”, Universidad Pontificia Javeriana, URL: http://www.javeriana.edu.co/Facultades/C_Sociales/Facultad/sociales_virtual/publicaciones/arena/htext-c.htm [citado el 7 de julio de 2006].

[31] George P. Landow, op. cit., pp. 176-177.

[32] Shelly Jackson, My Body, URL: http://www.altx.com/thebody [citado el 14 de julio de 2006].

[33] Susana Pajares Toska, “Las posibilidades de la narrativa hipertextual”, Espéculo. Revista de Estudios Literarios, núm. 6, julio 1997, URL: http://www.ucm.es/info/especulo/numero6/s_pajare.htm [citado el 14 de julio de 2006].

[34] Julio Cortázar, Rayuela, Seix Barral, Buenos Aires, 1985, p. 5.

[35] Edmundo Paz-Soldán, El delirio de Turing, Alfaguara, Madrid, 2004, p. 80.

[36] Amelia Castilla, “El lenguaje de los móviles se convierte en un fenómeno lingüístico y social”, el 9 de enero de 2006, El País, URL: http://www.elpais.es/articulo/elpporcul/20060109elpepicul_3/Tes [citado el 10 de julio del 2006].

 

Bibliografía

ABELLEYRA, Angélica, “Mujeres insumisas”, La Jornada Semanal, núm. 559, 19 de noviembre de 2005.

AGUIRRE ROMERO, Joaquín Ma., “Literatura en Internet ¿Qué encontramos en la WWW?”, Espéculo. Revista de Estudios Literarios, núm. 6, julio-octubre 1997, URL: http://www.ucm.es/info/especulo/numero6/lite_www.htm [citado el 9 de mayo de 2006].

AGUIRRE ROMERO, Joaquín Ma., “La incidencia de las Redes de comunicación en el Sistema literario”, Espéculo. Revista de Estudios Literarios, núm. 7, noviembre 1997-febrero 1998, URL: http://www.ucm.es/info/especulo/numero7/sistemal.htm [citado el 7 de mayo de 2006].

AGUIRRE ROMERO, Joaquín Ma., “Las fronteras de la información en la Era digital”, Espéculo. Revista de Estudios Literarios, núm. 12, julio-octubre 1999, URL: http://www.ucm.es/info/especulo/numero12/era_digi.html [citado el 10 de mayo de 2006].

AGUIRRE ROMERO, Joaquín Ma., “El libro que acabaría con todos los libros. La digitalización y sus efectos en la producción editorial”, Espéculo. Revista de Estudios Literarios, núm. 15, julio-octubre 2000, URL: http://www.ucm.es/info/especulo/numero15/lib_dig.html [citado el 28 de junio de 2006].

AGUIRRE ROMERO, Joaquín Ma., “Nuevas fronteras y escenarios culturales en la Sociedad de la Información”, Espéculo. Revista de Estudios Literarios, núm. 18, julio-octubre 2001, URL: http://www.ucm.es/info/especulo/numero18/fron_cul.html [citado el 7 de mayo de 2006].

ÁLVAREZ NÚÑEZ, Gustavo, “Diálogo urbano. Fresán: ‘Mantra es un libro muy mío’ [Entrevista]”, Terra / Argentina, 26 de junio de 2002, 01:10 hrs., URL: http://www.terra.com.ar/canales/libros/46/46604.html [citado el 14 de julio de 2006].

BUZIO, Erika P., “Hallan en los ‘blogs’ nueva escritura: Narradores y poetas consideran que se trata de una escritura digital que está cambiando las reglas de sintaxis”, Mural (México), 30 de marzo de 2004, en: http://www.mural.com/cultura/articulo/363762/. Ahora, disponible desde Internet en: http://laviditaliteraria.blogspot.com/2004_03_28_laviditaliteraria_archive.html [citado el 10 de mayo de 2006].

CABALLERO PRADO, Amaranta, Poeta Empírica S.A. de C.V., URL: http://www.amarantacaballero.blogspot.com/ [citado el 12 de junio de 2006].

CASTILLA, Amelia, “El lenguaje de los móviles se convierte en un fenómeno lingüístico y social”, el 9 de enero de 2006, El País, URL: http://www.elpais.es/articulo/elpporcul/20060109elpepicul_3/Tes [citado el 10 de Julio de 2006].

CORTÁZAR, Julio, Rayuela. Editorial Seix Barral, Buenos Aires, 1985.

Editorial, “La cultura digital”, , Espéculo. Revista de Estudios Literarios, núm. 2, marzo 1996, URL: : http://www.ucm.es/info/especulo/numero2/2editor.htm [citado el 4 de mayo de 2006].

Lee Seong-Soo, Flecha de oro I, II. Editorial Hongikbooks, http://www.hongikbooks.com/book/book_detail.asp?b_id=176&pageno=4 [citado el 2 de agosto de 2006].

FAURA I HOMEDES, Ricard, “Cibercultura, ¿realidad o invención?”, Congreso Virtual 2000, Ciudad Virtual de Antropología y Arqueología. Recursos de Investigación. URL: http://www.naya.org.ar/congreso2000/ponencias/Ricard_Faura.htm#_ftn1#_ftn1 [citado el 9 de junio de 2006].

FRESÁN, Rodrigo, “Encierros y suicidios”, Página 12, 9 de julio de 1999, URL: http://www.pagina12.com.ar/1999/99-07/99-07-09/contrata.htm [citado el 12 de julio de 2006].

FRESÁN, Rodrigo, Mirar, escribir, bloguear, URL: http://rodrigofresan.blogspot.com/ [citado el 22 de mayo de 2006].

FUGUET, Alberto, “Alberto Fuguet: Escritor / Lector” , URL: http://albertofuguet.blogspot.com/2005_12_01_albertofuguet_archive.html [citado el 22 de mayo de 2006].

JACKSON, Shelly, My Body. URL: http://www.altx.com/thebody/ [citado el 14 de Julio de 2006].

LANDOW, George P., Hypertext 2.0 The Convergence of Contemporary Critical Theory and Technology, The Johns Hopkins University Press, Baltimore, 1997.

MACÍAS RODRÍGUEZ, Claudia, “Ciberliteratura, la moda en Corea”, La Jornada Semanal, núm. 549, 11 de septiembre de 2005.

MORA, Vicente Luis, “El blog de Fresán”, Diario Córdoba (España), 12 de agosto de 2005, URL: http://www.diariocordoba.com/noticias/noticia.asp?pkid=200386 [citado el 7 de julio de 2006].

PAJARES TOSKA, Susana, “Las posibilidades de la narrativa hipertextual”, Espéculo. Revista de Estudios Literarios, núm. 6, julio 1997, URL: http://www.ucm.es/info/especulo/numero6/s_pajare.htm [citado el 14 de julio de 2006].

PAJARES TOSKA, Susana, “Soy un realista instransigente [Entrevista con Robert Coover]”, Espéculo. Revista de Estudios Literarios, núm. 12, julio-octubre 1999, URL: http://www.ucm.es/info/especulo/numero12/cooveres.html [citado el 29 de junio de 2006].

PAZ SOLDÁN, Edmundo, El delirio de Turing. Alfaguara, Madrid, 2004.

RIVERA GARZA, Cristina, “Blogsívela. Escribir a inicios del siglo XXI desde la blogósfera”, Palabra de América, pról. Guillermo Cabrera Infante. Seix Barral, Barcelona, 2004.

RIVERA GARZA, Cristina, “Misterios develados: a quien corresponde”, No hay tal lugar. U-tópicos contemporáneos, 22 de febrero de 2004, URL: http://cristinariveragarza.blogspot.com/2004_02_01_cristinariveragarza_archive.html [citado el 6 de mayo de 2006].

SILVER, David, “CIBER-CULTURA”, Centro de Recursos para Estudios Ciber-culturales. Departamento de Lenguas Modernas, Florida International University, URL: http://www.angelfire.com/fl2/jamil/Cibercultura.html [citado el 9 de junio de 2006].

Universidad Pontificia Javeriana, “El hipertexto. Historia, convergencias, significaciones”, URL: http://www.javeriana.edu.co/Facultades/C_Sociales/Facultad/sociales_virtual/publicaciones/arena/htext-c.htm [citado el 7 de julio de 2006].

VIDRIALES, Myriam, “Del relato a la blognovela con Cristina Rivera Garza [Entrevista]”. Punto G, (Guadalajara, México), el 10 de febrero de 2003), URL: http://www.puntog.com.mx/2003/20030210/ENA100203.htm [citado el 17 de mayo de 2006].

VOLPI, Jorge, “Vida nómada”, 1º. de febrero de 2006, 2:02 PM, URL: http://blogs.prisacom.com/volpi/index.php, [citado el 20 de mayo de 2006]. El texto cambió de dirección, URL: http://www.elboomeran.com/volpi_mayo06_s2.php [citado el 1º. de agosto de 2006].

VOLPI, Jorge, “Biografía”, 17 de noviembre de 2005, 4:06 PM, URL: http://blogs.prisacom.com/volpi/index.php?paged=5 [citado el 20 de mayo de 2006]. La página ha cambiado de lugar. Se encuentra ahora en http://www.elboomeran.com/biografias/biografia_jorge_volpi.php [citado el 1º. de agosto de 2006]. Su biografía aparece ahora fechada el 31 de julio de 2006.

YÉPEZ, Heriberto, “Literatura weblog”, en Literaturas.com. Revista Literaria Independiente de los Nuevos Tiempos, febrero de 2003, URL: http://www.literaturas.com/heribertoyepezweblogfebrero2003.htm [citado el 20 de junio de 2006].

 

© You-Jeong Choi 2006

Espéculo. Revista de estudios literarios. Universidad Complutense de Madrid

El URL de este documento es http://www.ucm.es/info/especulo/numero33/blogam.html