Espéculo

  Reseñas, críticas y novedades

 

 

Flannery O'Connor

Un encuentro tardío
con el enemigo

    

 

Flannery O'Connor. Un encuentro tardío con el enemigo

Esther Navío Castellano

Becaria predoctoral
Departamento de Filología Española III
Universidad Complutense de Madrid
esther_navio@wanadoo.es

Cuando en el año 2000 Encuentro editó El negro artificial y otros escritos habían pasado veintisiete años desde que el relato que daba nombre a esta antología se había publicado por primera vez en España, y catorce desde la segunda edición (ambas en Lumen): encontrar una copia era prácticamente imposible. También a cargo de Guadalupe Arbona, aquella esperada y necesaria edición incluía dos cuentos y tres ensayos inéditos de Flannery O'Connor (Georgia, EE UU, 1925-1969) y ha sido justamente elogiada por admiradores de la narradora sureña como Alejandro Gándara o José Antonio Gurpegui.

Apenas seis años después, la difusión de la obra de Flannery O'Connor en nuestro país ofrece un panorama un poco menos desolador: en 2003 Ediciones Sígueme sorprendía con una selección de la nutrida y nutritiva correspondencia de la escritora (El hábito de ser) y en 2005 Lumen publicaba los treinta y un relatos que componen sus Cuentos Completos.

El firme compromiso de Encuentro con la divulgación del universo de O'Connor, afortunadamente, tiene ahora menos de remero solitario que entonces, pero aún quedan muchas brazadas para recortar la abismal distancia que sigue extendiéndose entre la importancia de la obra de O'Connor y su conocimiento en España. Por eso no se puede desfallecer, y la aparición de Un encuentro tardío con el enemigo es una gozosa confirmación de la seriedad de su apuesta editorial.

Son numerosos los aciertos de esta edición. Con esta segunda antología Encuentro completa la publicación de los diecinueve relatos que conformaron las dos recopilaciones de cuentos autorizadas por Flannery O'Connor: A Good Man is Hard to Find (1948), y Everything that rises must converge (1965). De modo que no sólo pone a disposición del lector un corpus definido de relatos, sino que lo hace desde la solidez que aporta la unidad de criterio editorial.

Otro de los atractivos de esta edición es la nueva traducción que de estos trece relatos ha realizado Gretchen Dobrott, cuyo conocimiento de la escritora sureña -se doctoró en 2004 con una tesis sobre ella- ha redundado en el cuidadoso resultado final. También se trasluce en su atenta anotación, que permite al lector acceder a los matices que se apoyan en diferencias lingüísticas o culturales y que no siempre pueden incorporarse en el cuerpo del texto, como sucede con las connotaciones de los términos usados para referirse a los negros (p. 149), la interpretación de la mención de la marca Coca-cola en los textos de Flannery O'Connor (p. 102, y que tiene una inquietante presencia en "Un encuentro tardío con el enemigo") o en la apertura de nuevos significados que supone para el lector saber que el título "La vida que salves podría ser la tuya" procede de un eslogan de una campaña de seguridad vial de los años cincuenta. Las anotaciones de la editora también contribuyen a la iluminación de los textos, por ejemplo, mediante la inclusión a pie de página de los comentarios de la propia Flannery sobre el relato en cuestión, lo que resulta de gran ayuda al lector.

Pero, sin duda, lo que hace de esta edición algo irreemplazable es el prólogo-coloquio entre Guadalupe Arbona y José Jiménez Lozano que antecede a los relatos. Por numerosas razones. La primera es que en pocas ocasiones es tan necesaria una mano amiga para internarse en un mundo de ficción. El desconcierto e impacto que siente el lector que se adentra por primera vez en el universo de Flannery O'Connor lo impulsan a buscar ese apoyo, pero no sólo por interés filológico, sino por la necesidad instintiva de contrastar sus emociones con las de los aventureros que le han precedido, igual que quien presencia un espejismo -o un milagro- busca la corroboración de sus impresiones con otros testigos. Poner a disposición del público la experiencia cualificada de personas que como Guadalupe Arbona y Jiménez Lozano han leído mucho y bien a Flannery O'Connor es una luminosa invitación que no debería dejarse pasar. Desde la crítica académica la primera y la creación literaria el segundo -desde el entusiasmo y el deslumbramiento común por la escritora ambos-, abordan cuestiones tan fundamentales como el realismo cristiano de Flannery, la cualidad sensorial de su prosa o su concepto de relato.

Aún hay otra sopesada decisión digna de elogio en esta edición: la de no incluir en el índice los epígrafes correspondientes a los criterios con que se han ordenado y presentado los relatos para no coartar la libertad del lector. Aunque quien bucee en el prólogo-coloquio encontrará una clara exposición de ellos, que efectivamente constituye ese "pórtico a la lectura" que la editora se había propuesto levantar.

Los relatos de Flannery O'Connor son justo lo opuesto a esa literatura -que no lo es- y que Jiménez Lozano define como el "contaje físico de lo que sucede sin acontecer", (p. 12). Están más cerca de esos libros que Kafka reclamaba y que debían ser "hachas para el mar de hielo que llevamos dentro". Son una materialización de la misteriosa y certera profecía de las brujas de Macbeth: "Fair is foul and foul is fair". En el mundo de Flannery O'Connor lo atroz es hermoso y lo hermoso, atroz porque sólo al filo de la irremisible caída, sólo en el peldaño más bajo de la degradación y la corrupción humanas, hay espacio para la intervención de la gracia y la redención. Parafraseando a O'Connor, estos relatos se dirigen a quienes no han perdido la esperanza y no temen que les ocurra algo mientras se adentran en sus páginas.

9/09/2006

 

© Esther Navío Castellano 2006

Espéculo. Revista de estudios literarios. Universidad Complutense de Madrid

El URL de este documento es http://www.ucm.es/info/especulo/numero33/oconnor.html



Espéculo. Revista de estudios literarios
(Universidad Complutense de Madrid) 2006