Las funciones de ciertos términos negativos
en el español y el coreano*

Son, Jy Eun

Universidad Nacional de Seúl
mercy82@snu.ac.kr


 

   
Localice en este documento

 

1. Introducción

La relación entre Corea del Sur y los países hispanohablantes se ha incrementado notablemente en lo que va de este siglo. Los acuerdos comerciales, precedidos por relaciones de amistad y de intercambio cultural entre ciudades de países latinoamericanos y ciudades coreanas, han coadyuvado al interés por el idioma español en la comunidad coreana. Los organismos gubernamentales incluyen ya el idioma español como requisito indispensable para ocupar puestos claves en diversas áreas.

En el nivel académico, el interés por la lengua española ha seguido dos vertientes principales. Por un lado, el estudio de la literatura hispánica e hispanoamericana y, por otro, el estudio del español desde una perspectiva lingüística. El presente ensayo se circunscribe en la segunda vertiente y, en él, revisaremos uno de los elementos que causan mayor confusión entre los coreanos al momento de aprender el español: la negación. Si bien se trata de un campo de estudio basto, nuestro acercamiento se limitará a la revisión de los términos de polaridad negativa del español y el coreano en construcciones comparativas.

En español, según Ignacio Bosque (1980), los cuantificadores negativos pueden alternar con los universales. Sin embargo, en coreano no pueden alternar. Dicha limitación constituye el objeto de estudio del presente trabajo, el cual se analizará a partir de la clasificación de la negación impermeable y la negación permeable, aplicadas en ciertas construcciones que admiten los términos de polaridad negativa, tales como las construcciones comparativas y las interrogaciones retóricas, de manera parcial.

Los términos de polaridad negativa (TPNs) son aquellos sintagmas que sólo pueden aparecer en contextos negativos. Cuando la polaridad va acompañada de concordancia negativa, se les llama ‘palabras negativas’, tales como los pronombres nadie y nada, el determinante ninguno/a, y los sintagmas que los contienen; de igual manera, los adverbios nunca, jamás, tampoco y expresiones como en {la|mi} vida. Lo mismo ocurre con cualquier sintagma que contenga la partícula ni.

A diferencia de los TPNs del español, los del coreano resultan muy difíciles de clasificar como ‘palabras negativas’ o como TPNs bajo el criterio de concordancia negativa, porque en coreano una palabra negativa nunca puede aparecer sin los inductores de polaridad negativa.

Sin embargo, en español, las palabras negativas pueden aparecer sin el adverbio no, pero funcionan como elementos negativos que cambian una oración afirmativa en otra negativa. Veamos los ejemplos siguientes:

(1) Nadie sabía cuál era la solución.

(2) En la vida adivinarás el acertijo.

(3) Nadie ha podido encontrar ni una sola referencia sobre el tema.

(4) ¿Viste alguna película rusa en el festival? -Ninguna.

Pero en coreano, los predicados se deben negar con alguna marca explícita. Lo podemos ver en las oraciones que siguen:

(1) Nadie sabía cuál era la solución.
[amu-tó oton-gué jeguiolchek-inyí molat-dá] [1]

/ nadie cuál solución era no saber [pasado] /

(5) Nadie vino.
[amu-tó an [+NEG] wat-dá]

/ nadie no vino /

La primera oración es la traducción del ejemplo (1) de arriba. Podemos ver que el predicado debe negarse y que amu-tó no puede por sí solo darle el sentido negativo. Además, como hay diferencias en el orden de las palabras, aunque amu-tó aparece en la cabecera de la oración, no afecta a la oración como una palabra negativa. Solamente funciona como sujeto del enunciado. Por ello, es necesario presentar un criterio mejor que la concordancia negativa para clasificar los términos de polaridad negativa. Si consideramos las expresiones clasificadas como palabras negativas, reconoceremos que estas expresiones pueden aparecer con la mayoría de los inductores negativos. Pero en coreano hay casos en que esto no se permite. Intentaremos analizar en cuáles casos sería posible y en cuáles no.

2. Cuantificadores negativos y cuantificadores universales

Autores como Longobardi consideran que, los TPNs en posición preverbal, son cuantificadores universales negativos, mientras que en posición posverbal serían los términos de polaridad negativa de interpretación existencial.

(6) Nadie vino.

(Para todo x, siendo x una persona, x no vino)

(7) No vino nadie.

(No existe un x, siendo x una persona, tal x que vino)

Otros autores como Bosque, Laka, Acquaviva y Suñer han puesto en cuestión esta doble naturaleza. Afirman que estas palabras han sido siempre consideradas cuantificadores existenciales de polaridad negativa. Suñer ofrece varios argumentos a favor de la consideración de las palabras negativas como cuantificadores existenciales. Por ejemplo, pueden aparecer en contextos presentacionales que excluyen a los cuantificadores universales:

(8) No había {nadie/*todo el mundo} en la exposición.

También es cierto que los cuantificadores negativos pueden alternar con los universales, como dice Bosque (1980:47):

(9) Su honradez está fuera de {toda/ninguna/cualquier} duda.

(10) A Roberto le gusta la sopa de ajo más que {nada/todo lo demás/cualquier cosa}.

(11) Antes de ir a {ninguna/cualquier} parte, habla conmigo.

Aquí podemos comparar con una frase en coreano y veremos que en coreano no pueden aparecer los TPNs, o más bien, palabras negativas como nada en esa misma frase:

(10) A Roberto le gusta la sopa de ajo más que {nada/cualquier cosa}.
[Roberto-nun oton-god bodadó mánul supu-gá chot-dá]

Roberto-le cualquier cosa más que ajo sopa gusta.

En el enunciado en coreano, oton-god se interpreta más bien como cualquier y no tiene mucha relación con amu que sería el equivalente de nada. Suponemos que en este caso nada no funciona como una palabra negativa. Intentaremos buscar la solución para explicar esta falta de coherencia.

Según Tesnière, el francés y el español coinciden en poseer las mismas palabras para expresar la negación permeable y la negación impermeable. Pero el latín, el inglés y el alemán tienen palabras distintas. En coreano no hay una palabra que exprese la negación permeable y creemos que es por eso que en el ejemplo arriba mencionado no hemos podido usar amu. Por la peculiaridad del coreano -que va acompañado con partículas- podemos componer una palabra como algo (oton-god) con la partícula -do. Pero si va acompañada con la partícula -do, automáticamente pierde su significado de polaridad positiva y se convierte en una palabra negativa:

No quiero nada. [nada = algo] Negación permeable

Nada quiero. [nada algo] Negación impermeable

—negación impermeable
Español Inglés
nadie nobody
nada nothing
en ninguna parte nowhere
nunca never
de ningún modo by no means
ningún no

 

—negación permeable
Español Inglés
nadie anybody
nada anything
en ninguna parte anywhere
nunca ever
de ningún modo by any means
ningún any

Veamos ahora expresiones en donde la palabra negativa puede ser sustituida por otra palabra que no tenga sentido negativo:

(11) No recuerdo dónde fue nadie el verano pasado. [2]

Aunque la frase es un poco ambigua, podríamos entenderla así: ciertas personas fueron a un sitio para pasar el verano el año pasado, pero el hablante no puede recordar quiénes fueron. Sin embargo, en coreano no se puede aplicar amu-tó a la oración arriba mencionada. En este caso, nadie es un intensificador de negación de la oración pero su significado real es ‘ciertas personas’. En una lengua que tiene la misma expresión -nadie- tanto para las negaciones impermeables como para las permeables, nadie puede funcionar solamente como los TPNs de enfatizador de la oración.

 

3. Oraciones comparativas

Revisaremos ahora qué sucede en el caso de las oraciones comparativas:

(12) Ernesto canta mejor que nadie.
[Ernesto-nún onu nugu boda-dó do norerul chal jan-dá]

Ernesto cualquier persona más que canción mejor canta

Esta oración se puede parafrasear así: Ernesto canta mejor que cualquiera. De esta manera, podemos ver que el nadie de arriba equivale a ‘cualquier persona’, y que no se trata de un elemento para negar la frase. De igual forma, nadie en las siguientes frases tampoco sería una palabra negativa:

(13) Antes de ir a {ninguna/cualquier} parte, habla conmigo.
[odi gagui chon-é nárang iagui chom je]

cualquier lugar ir antes yo-con hablar hacer [imperativo]

(14) Venía más hermosa que nunca.
[io-nu te boda-dó do ipugué jago oat-dá]

Cualquier tiempo más que hermosa hacía vino.

En la clasificación de las palabras negativas y los términos de polaridad negativa tenemos que tener en cuenta que a veces las palabras negativas funcionan como TPNs ‘fuertes’ pero a veces, no. En estos casos diríamos que se interpretan como cuantificadores universales. Y podemos decir que estas palabras tienen la forma de los TPNs pero en realidad su significación no es negativa.

 

4. Interrogaciones y exclamaciones retóricas

Las preguntas retóricas se diferencian de las informativas en que esconden un acto verbal de carácter declarativo, es decir, no solicitan información desconocida por el hablante, sino que constituyen una especie de enunciación atenuada en la que se declara indirectamente la información que ya se posee. En virtud de esta naturaleza, pueden comportarse como activadores de polaridad cuando esconden una aserción negativa. Desde el punto de vista comunicativo, las interrogativas retóricas se caracterizan por ser enunciados que tratan de hacer admitir al destinatario la presuposición que contienen. La presencia de términos de polaridad negativa en secuencias interrogativas sin negación limita formalmente la clase de respuestas gramaticales, de modo que sólo es posible la formulación que restablece la negación (Ángelova, 2005).

Consideraremos dos tipos de preguntas: pregunta total y pregunta parcial. Cuando las preguntas totales permiten TPNs en su oración, la negación implicada afecta a toda la oración.[3] Y en coreano también admiten TPNs con el sentido negativo, pero aparece la negación [+NEG] en el predicado. Por ejemplo:

(15) ¿Nunca has estado tú en Nueva York?
[¿janbon-dó New York-é isún chogui obní?]

Nunca Nueva York-en estar alguna vez no estar [pasado]

(16) ¿No le has dicho nada a tu padre sobre este asunto?
[¿i iré dejesó noné abonim-ké amu malsum-dó an [+NEG] duriot-dá? ]

Este asunto sobre tu padre-a ninguna palabra no dar [pasado]?

Pero en el caso de las preguntas parciales, el elemento interrogativo corresponde al cuantificador negativo de la oración enunciativa encubierta:

(17) ¿Cuándo he insultado yo a nadie?
[¿nega onche nugu iokjet-ní?]

Yo cuándo quién insulté

En esta frase en coreano, sólo nugu es aceptable y nugu tiene el mismo valor que quién (Q-elemento) o de quien (pronombre relativo). Puede que aquí nadie sea para enfatizar el significado del verbo: que el hablante no ha insultado a nadie.

(18) ¡Qué sabes tú de los problemas de nadie!
[¡noga name iré dejesó muol alguet-ña!]

Tú de otra persona trabajo sobre qué sabes

Aquí también en coreano se interpreta nadie como ‘otra persona’, y no se puede decir amu-tó que sirve para señalar a nadie. Además, podemos sustituir nadie por ‘la gente’, por ejemplo.

 

5. Conclusión

Podemos concluir que nadie tiene dos funciones: primera, funciona como palabra negativa y afecta a la oración dándole un sentido negativo, además puede aparecer sin el adverbio no. Segunda, funciona como cuantificador universal, especialmente en las construcciones comparativas y en las preguntas retóricas. Y si acordamos que la lengua es universal, podemos deducir que si una lengua no permite un cierto fenómeno, la otra lengua debe trasmitir ese mismo valor de alguna manera.

Nam afirma que construcciones como antes de que y más que en coreano, no permiten TPNs ‘fuertes’. Verifica su afirmación con la teoría de la función anti-aditiva Antes de terminar, veremos el caso de antes de que para revisar si también se puede explicar con la teoría de ‘función anti-aditiva’ [4] en español:

(19) Juan se fue antes de que llegaran María o Antonio.
Juan se fue antes de que llegara María y antes de que llegara Antonio.

Sobre la existencia de la negación permeable en coreano, necesitamos analizar más profundamente para verificar más detalles. De momento, nos atrevemos a proponer que se les llame ‘términos de polaridad negativa expletivos’ a las ‘palabras negativas’ que tienen valor de ‘cuantificadores universales’.

 

Notas

[*] El presente texto es una versión corregida de la ponencia presentada bajo el título “Un estudio comparativo de los términos de polaridad negativa del español y el coreano”, en el Congreso del ICKL (The International Circle of Korean Linguistics), celebrado en la Universidad Autónoma de Guadalajara, México, del 10 al 13 de julio de 2006.

[1] La Real Academia Española de la Lengua sólo consigna la castellanización de los nombres ‘Corea’ y ‘Seúl’. Por ello, incluiremos entre corchetes la pronunciación en español que correspondería a cada frase.

[2] Sánchez López afirma: “Las oraciones subordinadas interrogativas indirectas, sean flexivas o no, permiten la presencia de palabras negativas si la oración principal es negativa, independientemente de cuál sea el modo verbal del verbo subordinado si este no es infinitivo:

(23) a. Juan no sabe cómo estudiar ninguna asignatura.

b. No está claro cómo se haya resuelto ninguno de los asuntos pendientes.

c. No recuerdo dónde fue nadie el verano pasado.

    Ha de cumplirse para ello que el elemento interrogado sea un complemento no exigido por el verbo, esto es, no argumental.” (Sánchez López, 1999:2572, el subrayado es mío). Cristina Sánchez señala que los enunciados comprendidos en el bloque (23) los tomó, a su vez, de Ignacio Bosque.

[3] Escandell Vidal afirma: “Como es bien sabido, la interrogación cuenta como un activador negativo por cuanto es capaz de legitimar en su dominio la presencia de términos de polaridad negativa (TPN)”. M. Victoria Escandell Vidal, “Sintaxis y ‘uso interpretativo’”, Cien años de investigación semántica: de Michel Bréal a la actualidad, M. Martínez et. al. (eds.), Madrid, Eds. Clásicas, 2000, 376. Las cursivas pertenecen a la cita.

[4] Cf. Nam (1998):

Weak NPIs : any, ever, etc. licensed by monotone decreasing function

If a and b are elements of A and if

Strong NPIs : yet, etc. licensed by anti-additive function

Strongest NPIs : a bit, either, etc. licensed by anti-morphic function

 

Referencias

Ángelova, Véselka, “Matices y conectores pragmáticos de la afirmación y la negación verbal”, Lengua, 1º. febrero 2005, disponible desde Internet en http://www.imaginando.com/lengua/archivos/000108.html [con acceso el 27 de diciembre de 2006]

Bosque, Ignacio, Sobre la negación. Madrid, Cátedra, 1980.

Bosque, Ignacio y Violeta Demonte (eds.), Gramática descriptiva de la lengua española : Las construcciones sintácticas fundamentales. Relaciones temporales, aspectuales y modales. Madrid, Espasa, 1999.

Cann, Ronnie, Formal semantics, Cambridge University Press, 1994.

Escandell Vidal, M. Victoria, “Sintaxis y ‘uso interpretativo’”, Cien años de investigación semántica: de Michel Bréal a la actualidad, M. Martínez et. al. (eds.) Madrid, Eds. Clásicas, 2000, 363-378.

Giannakidou, A., Polarity Sensitivity as (non)veridical dependency. Amsterdam-Philadelphia, John Benjamins Publishing Co. 1998.

Ladusaw, William, “Negation and Polarity Items”, The Handbook of Contemporary Semantic Theory, Shalom Lappin (ed.). Oxford-Cambridge, Blackwell, 1995, 321-341.

Lee, C., Negative Polarity Items in English and Korean. Language Sciences, vol. 18 (1996), 505-523.

Lee, Y. “Licensing and Semantics of Any Revisited”, Proceedings of the 23rd North East Linguistic Society, 1993, 271-285.

Lee, Y. y L. Horn, Any as indefinite plus Even. Yale University, 1994, ms.

Longobardi, Giuseppe, Parameters of Negation in Romance Dialects. Ponencia presentada en The GLOW Dialectology Workshop, Venecia, 1987.

Nam, S., “Another Type of Negative Polarity Item”, Dynamics, Polarity and Quantification, M. Kanazawa y C. Pinon (eds.). Center for the Study of Language and Information (CSLI), Stanford University, 1994.

Nam, S., The Semantics of ‘before and Negative Polarity. Ponencia presentada en The Japanese/Korean Linguistics Conference. Cornell University, Ithaca, 1997.

Nam, S., “The Typology and Licensing Conditions of Negative Polarity Items in Korean”, Linguistics. vol. 22 (1998), 217-244.

Sánchez López, Cristina, La cuantificación flotante y estructuras conexas. Tesis doctoral. Universidad Complutense de Madrid, 1993.

Sánchez López, Cristina, “La negación”, Gramática descriptiva de la lengua española : Las construcciones sintácticas fundamentales. Relaciones temporales, aspectuales y modales, Ignacio Bosque y Violeta Demonte (eds.). Madrid, Espasa Calpe, 1999, 2561-2634.

Suñer, Margarita, “Negative Elements, Island Effects and Resumptive No”, LingR, vol. 12 (1995), 233-273.

Suñer, Margarita y José Antonio Padilla R., “Concordancia temporal y subjuntivo”, Hispania, vol. 70 (1987), 634-643.

Tesnière, L. Elements de Syntaxe Structurale. París, Klincksieck, 1959.

Vallduví, Enric, “Polarity Items, N-Words and Minimizers in Catalan and Spanish”, Probus , vol. 6 (1994), 263-294.

 

© Son, Jy Eun 2007

Espéculo. Revista de estudios literarios. Universidad Complutense de Madrid

El URL de este documento es http://www.ucm.es/info/especulo/numero34/negativo.html