Editorial


Relecturas

Me comenta un amigo que ya solo le atraen la relecturas. Le contesto que yo estoy igual. Quizá hayamos perdido la ilusión de encontrar nuevas lecturas que nos animen a aventurarnos en esos mares que son los libros. Ninguno de los dos nos atrevemos a decirnos que puede nos estemos haciendo viejos. ¡Es tan difícil que un libro nuevo te atrape! Y echas de menos esas primeras lecturas en las que te sumergias sin prevención, esas horas —¡días enteros, semanas enteras!— en las que te perdías y de las que solo podían sacarte con motivos muy fundados. En la relectura encontramos un poco de aquellos momentos. Releer no es perder el tiempo; es recuperarlo. Ninguna lectura como las de la juventud; lecturas inexpertas, autoexploraciones de los sentimientos, descubrimiento de la interioridad, mirilla al mundo. Nunca releemos como leemos; pero tampoco leemos como releemos.

Por eso no deja de ser triste ver a tantos jóvenes que pierden la ocasión de disfrutar su presente invirtiéndolo en tiempo para el futuro. No saben que llegará un tiempo en el que se sentirán nostálgicos de sí mismos y no tendrán la oportunidad de recordarse leyendo a Thomas Mann, a Proust, a Flaubert, a Stendhal... en una tarde de calor, frente al mar, dejando que la brisa les llegue a la cara.

Durante unas semanas coincidí en el tren con una joven estudiante que, a diferencia de los demás estudiantes ocupados en la prensa o en las lecturas de moda (best-seller, autoayuda...), leía La montaña mágica. Me llevé una gran alegría y recordé aquel verano —mi verano— dedicado al libro de Mann. Pasado el tiempo, ella volverá a extraer de un estante La montaña mágica y recordará cómo disfrutaba en el tren, su biblioteca, el lugar en el que recorría las estancias del sanatorio de Davos junto a Hans Carstorp.

Algo ha fallado en la educación en las últimas décadas. El sistema educativo ha renunciado a lo mejor de la cultura en beneficio de un escandaloso y autocomplaciente pragmatismo que busca nada más que el rendimiento laboral olvidándose de que esos eficaces trabajadores necesitarán un día de algo más.

Joaquín Mª Aguirre
Editor


El URL de este documento es http:/www.ucm.es/info/especulo/numero37/37editor.html