Los géneros en el discurso oral español

María Matilde Camacho Adarve

Grupo ILSE, Universidad de Almería
mariacamachoadarve@yahoo.es


 

   
Localice en este documento

 

Resumen: Esta obra pretende una aproximación al género discursivo estrictamente oral, lo que supone, en primer lugar, conseguir una delimitación conceptual del mismo. Explicaremos cómo los géneros son clases o tipos de textos con unas determinadas funciones sociales y muchos elementos en común, y que, como clase que son, suponen un cierto grado de abstracción respecto a dichos elementos. En otras palabras, demostraremos cómo a cada género se amoldan múltiples textos concretos, con cierto margen de flexibilidad y de variación.
Palabras clave: géneros orales, discurso, oralidad, análisis del discurso

 

1. Introducción

   1.1. Presentación de la obra

   1.2. Un avance de nuestra teoría. Objetivos esenciales

    1.3. Visión de conjunto de los estudios sobre el género

2. Hacia una delimitación del género discursivo

   2.1. Distintos niveles de abstracción.

   2.2. La realidad psicolingüística del género

   2.3. Algunas apostillas terminológicas: acto de habla, género, registro y modelo textual

   2.4. Las dos perspectivas de análisis

      2.4.1. Las propiedades textuales del género

        2.4.1.1. La naturaleza del tema o contenido: nivel de especialización y variedad temática

        2.4.1.2. Estructura textual: modelo textual, estructura formal, registro

      2.4.2. Las propiedades contextuales de tipo interactivo

        2.4.2.1. Función social del género: relaciones entre usuarios y finalidad del género

        2.4.2.2. Papeles discursivos: relaciones entre usuarios y comunicación

        2.4.2.3. Relaciones entre usuarios y formato genérico

        2.4.2.4. Relaciones entre usuario y usuario

   2.5. Recapitulación

3. La maraña terminológica: macrogéneros, pregéneros, antigéneros, metagéneros, géneros y subgéneros

   3.1. Taxonomía

   3.2. Tablas comparativas

 

1. Introducción

1.1. Presentación de la obra

Esta obra pretende una aproximación al género discursivo estrictamente oral, lo que supone, en primer lugar, conseguir una delimitación conceptual del mismo. Con este cometido, en el capítulo 2, explicaremos cómo los géneros son clases o tipos de textos con unas determinadas funciones sociales y muchos elementos en común, y que, como clase que son, suponen un cierto grado de abstracción respecto a dichos elementos. En otras palabras, demostraremos cómo a cada género se amoldan múltiples textos concretos, con cierto margen de flexibilidad y de variación. En el apartado 2.3., daremos cuenta del embrollo terminológico existente, desde los años setenta, que lleva a confundir género, registro y modelo textual. El epígrafe 2.4 consistirá en un estudio de los géneros según las operaciones mentales de los hablantes respecto al referente, en una perspectiva estrictamente textual. Serán de interés la naturaleza del tema, el modelo textual, la estructura formal y el registro. Pero, también se observarán las relaciones socio-afectivas que los géneros entrañen respecto a sus usuarios y a los elementos contextuales determinantes en ellos, con una perspectiva interactiva. En este sentido, nos centraremos en sus funciones sociales, esto es, en las relaciones entre usuarios y finalidad del género; en los papeles discursivos preasignados a cada género; en las relaciones entre los usuarios y el formato genérico que provoca la idoneidad o no de las clases de receptores genéricos, y en las relaciones entre usuario y usuario.

El tercer capítulo, después de rechazar y admitir algunos de los términos relacionados con los géneros que hoy existen en la bibliografía, muestra una taxonomía con los principales géneros puramente orales y unas tablas, en las que se recogen todos los aspectos estudiados en este trabajo, pormenorizando cada uno de los géneros propuestos. De modo que, si se pretende conocer todo lo que concierne a un género, sólo habrá que comprobarlo en la tabla.

1.2. Un avance de nuestra teoría. Objetivos esenciales

El discurso es multidisciplinar por antonomasia; ello implica que se puede estudiar desde el punto de vista lingüístico, antropológico-social, político-ideológico, psicológico, quinésico, proxémico, paraverbal, computacional, neuronal o semiológico. Si todos estos ángulos de orientación se aplicaran conjuntamente, conseguiríamos una aproximación óptima al misterio de la comunicación, pero para esta magna empresa sería necesario un equipo de científicos muy especializados y coordinados, con un conjunto amplísimo de medios técnicos. Sin duda, esto supondría el logro más ambicioso del Análisis del Discurso, pero, desgraciadamente, ello no se halla a nuestro alcance. El trabajo que ahora presentamos aquí pretende ser una investigación discursiva, por tanto parcial, y que vamos a presentar respondiendo a una serie de interrogantes, que podemos enunciar así:

i. ¿Qué nos proponemos investigar y a partir de qué?

ii. ¿Para qué puede servir esta posible aportación?

iii. Cuáles son sus pilares, sus basamentos teóricos y con qué instrumentos de análisis contamos.

iv. Cómo podemos resumir la tesis última de este trabajo

i. Respecto al interrogante qué aspiramos a descubrir y a partir de qué, hemos de contestar que pretendemos interpretar tímidamente algo de lo que está sucediendo o ha sucedido entre hablantes y oyentes a propósito de los géneros en que se expresan y por el mero hecho de expresar contenidos; dicho esto en términos clásicos, aprehender la fuerza locutiva, ilocutiva y perlocutiva que entrañan las palabras, así como las relaciones entre dichas fuerzas. Procuramos aproximarnos, ya en la teoría, ya en comentarios de textos, a las relaciones socioafectivas que se entretejen entre los usuarios del lenguaje en sus intercambios discursivos para detectar, y es lo que nos proponemos en nuestro estudio, qué unidades van cristalizando en esos textos, qué piezas de articulación las relacionan y con qué formatos textuales se recubren. Y lo haremos trabajando con la Pragmática como eje transversal, entendida ésta como un descubrimiento de lo tácito, lo sugerido o lo sobreentendido, bien en la parte textual, bien la parte interactiva. Y, concretamente, en lo tocante a relaciones interpersonales y emotivas, habremos de contentarnos con una, por así decir, Pragmática “superficial” o “convencional”. Con ello, queremos decir que no vamos a entrar en relaciones extravagantes o tan particulares que no podamos acceder a ellas, dadas nuestras limitaciones ante una ilusoria omnisciencia omnímoda. Sólo partiremos de supuestos altamente consabidos, de tal modo que no tropecemos con dudas ante acciones discursivas como las de un saludo o una petición de permiso, por ejemplo, para interpretar que son corteses, mientras que un insulto o una interrupción son descorteses. Toda la fuerza ilocutivo-perlocutiva subyacente en los discursos, en su faceta interactiva y personal, se podrá, de este modo, agrupar en cuatro categorías: empatía, para las acciones que vinculen a los hablantes, antipatía, para las que los separen, neutralidad, para las que los dejen indiferentes y ambigüedad, para las que no sean interpretadas con arreglo a los propósitos interactivos de los hablantes.

ii. El interrogante para qué esta posible aportación se podría contestar de una manera muy fácil: dotar de vida, dinamismo y elasticidad a las elucubraciones sobre la comunicación humana en formato genérico; evitar que el análisis del discurso sea un producto petrificado entre la lógica y el inmovilismo. Así pues, nuestra investigación va encaminada a conceder alguna flexibilidad al hecho comunicativo y poder prever la multiplicidad de posibilidades interpretativas en la teoría, ya convertida en concreción en análisis de géneros discursivos orales. Podríamos responder, entonces, que indagamos para poder elaborar teorías sobre los géneros, con una posible y ulterior proyección práctica en el hic et nunc de la comunicación, para vivificar la Lingüística en una hermenéutica contemporánea.

iii. Cuáles son sus pilares, sus basamentos teóricos y con qué instrumentos de análisis contamos. No son, como cabe suponer, plenamente originales, cualquier teoría siempre está basada en otras muchas teorías combinadas, independientemente de aportaciones individuales originales, que son las menos. Desde ese punto de vista y como lingüistas que somos, no lo olvidemos, retomamos aportaciones de muchas líneas de investigación, tanto para el análisis de un género individual como de los géneros en abstracto:

De la Lingüística, no podrá ser desdeñado nada de lo que nos ayude a desentrañar los aspectos que hemos esbozado más arriba: la Gramática nos indicará cómo interpretar el aspecto, tiempo o modo verbal, las formas de tratamiento, concordancia, orden de aparición de las palabras, sufijos, etc., la Semántica, el contenido de sistema de la palabras, y así sucesivamente con la Fonología, la prosodia o el léxico.

La Lingüística textual nos esclarecerá los procedimientos de foricidad anafórica o catafórica y todo lo referente a marcadores textuales, proformas o elipsis como elementos cohesivos, partiendo de una concepción extraoracional del discurso; y decimos extraoracional y no supraoracional, ya que parece erróneo pensar que el texto siempre es mayor a la oración, cuando, en realidad sólo contienen diferencias en su enfoque (en torno al verbo o en torno al enunciado), no en criterios de magnitud (mayor o menor que la oración. Todo ello se proyectará en las superestructuras, ya que es insoslayable el hecho de que el propio lenguaje refleje en su estructura la cosmovisión concreta de una colectividad cultural.

La Sociolingüística será una disciplina fundamental a la hora de manejar las variedades funcionales (registros, sociolectos, tecnolectos) en que se instalan sus usuarios y a la hora de tener en cuenta que el discurso es una de las formas más importantes de relación social.

Sin embargo, ha sido la Psicolingüística la disciplina nuclear que nos ha aportado fundamentos científicos en cuanto a las realidades de procesamiento que se desencadenan en la mente de los hablantes. De todos es sabido que ese cometido, el de detectar lo que ocurre dentro del cerebro, ha sido una de las cuestiones que ha enfrentado a las diferentes corrientes: frente al Conductismo, que desestima cualquier fenómeno no palpable, las corrientes mentalistas -que especulan sobre el interior del cerebro- han sido tomadas por nosotros como referente sobre el que definir y perfilar las unidades del discurso, y el Conexionismo ha supuesto, en este sentido, un aval científico claro, por sus experiencias con inteligencia artificial, lo que parece dar solidez empírica a nuestras inquietudes, a pesar de su enfoque mentalista primigenio. Para nosotros, insistimos, esta corriente de investigación psicolingüística se ha constituido en modelo de convergencia de esas dos ramas del saber que son Conexionismo y el Paradigma Computacional. Basándose en un conjunto de experimentos en ordenadores que imitan, con bastante precisión, el funcionamiento del cerebro humano, Hummel y Holyoak (1997: 427-466; 2003: 220-264) presentan una teoría sobre el modo como las inferencias, en las que se incluye la causalidad y la generalización, son compatibles con una arquitectura cognitiva psicológica y realista desde el punto de vista neuronal. Su respaldo epistémico se halla en una forma de conexionismo simbólico, un sistema conexionista basado, como todos, en representaciones o informaciones distribuidas en significados de conceptos y que usan la sincronía temporal para conectar esas microinformaciones. Usando una especie de aprendizaje “autosupervisado”, su programa informático LISA, a partir de datos introducidos manualmente, es capaz de realizar por sí mismo deducciones específicas y formar nuevas generalizaciones, con lo cual está capacitado para adquirir nuevos esquemas por inducción a partir de ejemplos. De aquí deducimos la existencia de esquemas mentales comunes a una comunidad lingüística. Precisamente, en estos esquemas es donde hay que situar el género como abstracción.

1.3. Visión de conjunto de los estudios sobre el género

Como todas las disciplinas, en pleno siglo XXI, el discurso no atraviesa, precisamente, por estados de dogmatismo; de ahí la diversidad de enfoques en su análisis. Decimos esto porque, ante este panorama, es fácil suponer errores en el resumen de las tendencias en una materia tan concreta y, al mismo tiempo, tan abstracta como es el género. En primer lugar porque los supuestos metodológicos, epistémicos de los que parten los autores no suelen ser independientes de sus escuelas; escuelas que, a su vez, interfieren entre sí, convergen, divergen y evolucionan; si a esto sumamos el hecho de que algunos analistas también experimentan transformaciones en su trayectoria investigadora -cuando no virajes bruscos-, es posible que la sinopsis que aquí presentamos tenga sólo una muy restringida validez.

Los aspectos que aquí vamos a desarrollar sobre los géneros del discurso se desligarán de los estudios tradicionales que, desde la Retórica clásica, vienen asociando género a Literatura [1], ya que la Literatura es discurso, o, si se prefiere, una manifestación del discurso bajo ciertas condiciones.

Hecha esa salvedad, podríamos establecer un grupo amplio, afín al enfoque contextual-sociológico, sobre el que se hace indispensable mencionar a Bajtín (1976), Luckmann (1992) o Bhatia (1993) como defensores de la idea del poso que dejan los contenidos ideológico-sociales en la propia estructura del género. Este amplio grupo admitiría también a estudiosos del género relacionado con el folklore [2] (Thompson, 1959), que hunden sus raíces en la lingüística antropológica, si bien inciden, en ocasiones, en mayor medida en la estructura formal de los textos (Bauman, 1983); asimismo, la Etnografía de la Comunicación, da preponderancia a las relaciones entre discurso, sociedad y cultura (Ben- Amos, 1969, 1976; Sherzer, 1987).

Otro grupo de obligada mención es el del Análisis del Discurso y el Análisis de la Conversación que, en principio, concomitantes con tendencias etnográficas (Hanks, 1987), se ocupa de la conversación corriente (Schegloff, 1968; Jefferson, 1978; Jefferson y Schenkein, 1978; Mclaughlin, 1981; Gülich, 1986), aunque su radio de acción se extiende cada vez más. Entre una infinidad de ejemplos, valgan como muestra las conversaciones telefónicas (Beattie y Barnard, 1979) o la narración de historias (Goodwin, 1978, 1981), Mclaughlin (1987).

Por los años ochenta hallamos precedentes interesantes de una visión, si cabe, más lingüística, en Corti (1978), en un primer Biber (1988, 1989) [3] y en Biber y Finegan (1986), aunque habría que incluir la Lingüística Sistémico-funcional (Couture, 1986; Martin,1989, 1997), más volcada hacia el contexto.

Por su parte, investigadores más ortodoxos con la Lingüística del Texto, serían Esser (1991), Virtanen y Warvik (1987) o Virtanen (1992), que incorporan los modelos de Werlich (1983) y Longacre (1983), mientras el punto de vista cognitivo estaría presente en las investigaciones de Zwann (1994); Paltridge (1995) u Olson, Mack y Duffy (1981).

Sin embargo, si un criterio recurrente de clasificación por parte de estudiosos del género se ajusta a la Didáctica -en concreto, de la enseñanza del inglés-, hay que contar con una heterogeneidad amplia en los postulados suscritos por los investigadores: en Swales (1990, 2000), Bhatia (1993), Johns (1995)… se distingue cierta inclinación hacia la Etnografía de corte sociológico, mientras en Cope y Kalantzis, (1993), Christie (1989), el mismo Martin (1989), Halliday y Martin, (1993)…, que siguen la Semántica connotativa de Martin (1989, 1992), se puede rastrear la teoría contextual de Halliday (1978, 1989, 1994), con el estudio del factor social de fondo, dentro de la Lingüística Sistémico- funcional. Sin embargo, otras corrientes, como la de la Nueva Retórica (New Rhetoric), cuentan con seguidores como Bazerman (1988), Berkenkotter y Huckin, (1995), etc., y se asientan en el post-estructuralismo social, la crítica literaria de Bajtín (1981, 1986), Focault (1970, 1980), la Psicología evolutiva de Vygotsky (1962, 1978) o Wertsch (1985), e inciden también en los objetivos o propósitos sociales.

En fin, como quiera que el propósito de estas páginas no es realizar un estudio exhaustivo de aquellos que se ocupan del género, no abundaremos más en ello, sin menoscabo de que, a lo largo de nuestra exposición, comentemos algunas clasificaciones genéricas, a nuestro entender, llamativas. La idea que queremos subrayar, no obstante, es que poco hay de incompatible o excluyente en todas las teorías; por ejemplo, el enfoque socio-cognitivo y etnográfico del género puede ser perfectamente complementado con estudios psicolingüísticos, variacionistas, lingüísticos, etc. porque, volvemos a repetir, no son tiempos de aislamiento ni de dogmas en la ciencia.

En conclusión, aunque, posiblemente, hayamos sintetizado demasiado las tendencias, a lo largo de este trabajo iremos extendiéndonos sobre las reflexiones y aportaciones particulares sobre los géneros, en relación con nuestros supuestos.

 

2. Hacia una delimitación del género discursivo

2.1. Distintos niveles de abstracción

La palabra género alude a una serie de elementos que pertenecen un mismo conjunto, clase o tipo, en virtud de alguna etiqueta común. Pero los textos o discursos no están en el éter, sino anclados a un hic et nunc, con la particularidad de que, en cualquier época y comunidad lingüística concretas, los géneros determinan unos comportamientos discursivos, siempre regulados psicológicamente por prescripciones generales. Todos saben que es oportuno que un director de cine haga una dedicatoria en una gala, y suele ser normal que su equipo espere ser el receptáculo de ese género; por su parte, los espectadores primarios y los secundarios, así como el emisor saben que no deben intervenir en esa dedicatoria, aunque está permitido aplaudir. A raíz de esa dedicatoria, las relaciones entre él y los destinatarios de la misma, es seguro que se reafirmarán o, dicho de otro modo, se perfeccionarán los lazos de amistad, aproximación y cariño…El uso particular que un hablante con nombre y apellidos hace de un género supone que este hablante echa mano de formatos de texto con contenido que se adecuan a sus objetivos, a sus necesidades, por lo que con sus emisiones lingüísticas reproductoras de ese género en concreto, el hablante está re-contextualizando, -re-creando y actualizando el modelo abstracto del discurso que ese género contiene.

El género, en consecuencia, no ha de identificarse con una construcción teórica inamovible, y ello por dos razones: en primer lugar porque tiene el suficiente grado de elasticidad como para permitir casi infinitas variaciones que no vulneren su estructura. Es lo que sucede cuando tal género se actualiza en un texto emitido por un hablante de carne y hueso, como en el ejemplo del director de cine, que expresa sus agradecimientos y dedica el premio con unas palabras y no con otras, cuando el emisor es él y los receptores son el público real que asista a la Gala y, de manera más directa, su equipo. En segundo lugar, porque el propio género, como entidad abstracta, se va adecuando a los tiempos, experimentando una especie de adaptación diacrónico-sincrónica. Pongamos por caso el desplazamiento que ha experimentado el Pregón Municipal de los años cincuenta, oral y en boca de un empleado municipal -el pregonero-, convirtiéndose en escrito y adquiriendo una forma canónica, reconocida en el género “bando municipal”. Otro ejemplo diacrónico-evolutivo podemos encontrarlo en el cantar de gesta medieval, transformado en crónica o reportaje de guerra; también se puede observar cómo muchos formulismos políticos democráticos hallan su origen en formas de gobierno feudales o dictatoriales.

Hay, a la luz de todo lo que hemos señalado anteriormente, una noción nuclear, para comprender el funcionamiento del discurso en general y del género en particular: el esquema. Con esta precursora idea cognitiva de Barlett (1932) , según la cual existen unos esquemas mentales sociales de conocimiento que, entre otras cosas, guían la elaboración y comprensión del discurso, se unifican teorías tan aparentemente dispares como la de los autores más comprometidos de corte sociológico-Luckmann con su “ideología”- o visiones más internas a la Lingüística, como las de Saussure (1916), en el sentido del elenco mental común en los usuarios de la lengua. Nosotros llamaremos a esto, simplemente, cosmovisión. Porque ese conocimiento colectivo sobre la oportunidad o inoportunidad de los comportamientos sociales que se desarrollan en los intercambios discursivos, parece innegable; como determinantes resultan los diferentes estatus o papeles que desempeñan los hablantes, y, en general, la distribución social de las formas comunicativas; e innegable también parece que todo ello se aplique al género. En este caso, el género sería un elemento simultáneamente determinado y determinante respecto al sistema cultural o convencional de signos que funciona como patrón. Y, aunque este concepto de patrón parezca contravenir posturas etnográficas y del Análisis Conversacional [4], hay que pensar que hemos recalado en “invariantes genéricas”, tras múltiples inmersiones en la multiplicidad textual-discursiva; y, desde luego, como consecuencia lógica desprendida del hecho de que todos los miembros de una comunidad utilicen las mismas estructuras formales para las mismas funciones, sean de la índole que sean. Esto, de hecho, legitima la convicción de que hay un “consenso” social tras el empleo del género.

Pero estos postulados plantean algunos problemas. Por una parte, la delimitación del conjunto o colectivo de usuarios del discurso en que funciona el género. El discurso pertenece al acervo de convenciones que funcionan dentro de las comunidades lingüísticas, ya que el lenguaje es una de las formas más importantes de comportamiento social; por consiguiente, no es descabellado creer que el discurso está muy relacionado con el conocimiento, en tanto permite que el conocimiento que un grupo concreto de usuarios persista a lo largo del tiempo. De modo que, ante la pregunta ¿tienen entidad real los géneros, existen independientemente de sus etiquetas, de su clasificación? parece conveniente entender que se proyectan en una realidad social y cognitiva en los susodichos esquemas: a diferentes culturas, diferentes esquemas y diferentes sistemas de géneros. De hecho, dice Kaplan (1987:10) [5] a propósito de la Retórica Contrastiva: “Para mí hay diferencias importantes entre lenguas en la manera en que el tema del discurso se identifica en un texto y cómo éste se desarrolla en cuanto a ejemplificación, definición, etc.” [6]. Efectivamente, pensamos, se podría hacer una generalización en cuanto a cultura occidental, como cosmovisión global; si bien, a la hora de definir los géneros, en sus concreciones estructurales, se debe restringir el campo de investigación [7]. Por ello, nos vamos a referir a los géneros orales en español, y no porque no seamos partidarios de la existencia de unos universales lingüísticos [8], sino porque hay que ser cautelosos ante la circunstancia de que el género es demasiado concreto en su estructura y, en última instancia, en su práctica. Pero esto, como demostraremos más adelante, en ningún momento autoriza a Saville-Troike (1982:61) o a Branca-Rossof (1999) a asegurar que, ante la imposibilidad de un modelo general de clases de discurso, los investigadores suscriban criterios de análisis ad hoc, que se superpongan y solapen en un mismo texto:

En l’absence d’une possibilité de modélisation globale des classes de discours, chaque chercheur retient les axes descriptifs qui correspondent à ses intérêts de recherche particuliers. Un même texte peut dans une multiplicité de classements, (pag 7).

Por otra parte, señalan autores como Biber (1988: 70 y 170) y Taavitsainen (1993: 171-200) que el género se asienta sobre criterios externos como los de la naturaleza de la actividad, la audiencia y el propósito que haya tras él, mientras que el text type se refiere a las características lingüísticas léxicas y gramaticales. Para nosotros, en la línea de lo que venimos argumentando, y apoyando las tesis de Stubbs (1996), para quien género y tipo textual son intercambiables, los géneros son, efectivamente, clases o tipos de textos. La diferencia entre un género y un tipo de texto no existe, si ese tipo de texto se inserta en una teoría de la acción, lo que implica que estará constreñido, por supuesto, por razones contextuales, por lo que no está justificada esa distinción terminológica, que tampoco impide extraer de un texto real los atributos estructurales que hagan posible la adscripción de ese texto a un conjunto de ellos; ésta sería, insistimos, la diferencia entre lo concreto y lo abstracto: si hablamos por géneros, esos géneros tendrán cierta apariencia textual, cierta disposición formal aprehensible -la que se oye-, porque un género es una abstracción lingüística y situacional a la que se ajustan los diferentes textos. En consecuencia, el tipo textual corresponderá, en nuestra nomenclatura, a las propiedades textuales del género, a su parte audible y organizada en función de los rasgos textuales que definan a dicho género. Ya Esser (1991:142), aunque con otros razonamientos, había suscrito esto mismo en su definición extensional del género, perfectamente equivalente a “tipo de texto”.

Se podría argumentar ante estas reflexiones que el hablante, ante el imperativo del género, carece de libertad estilística, pero la cuestión queda salvada, precisamente, porque existe un grado de flexibilidad que permite a un texto pertenecer a un género y, al mismo tiempo, ser único en su emisión, ya que único es su contexto. Es decir, simultáneamente ese texto individual responde a una estructura global en la que encajan muchos otros diferentes aunque “iguales” textos: se trata, volvemos a insistir, de niveles de abstracción o concreción, que ya Werlich (1975: 39 y ss.) había establecido en su “tipo ideal” y “forma del texto” correspondientes a nuestros esquemas genéricos y características textuales, respectivamente.

2.2. La realidad psicolingüística del género

Como avanzábamos antes, Barlett (1932) realizó una serie de experimentos, en los que los sujetos tenían que reconstruir de memoria un texto, y detectó que solían fallar en la reconstrucción del estilo original, realizando narraciones estereotipadas. Pensó, en consecuencia, que esto era producido por los esquemas mentales en que se integraban los conocimientos relacionados con la reconstrucción de aquello que fallaba en la memoria y que los referidos esquemas tendían a acomodar lo memorizado en los hechos- tipo que estaban asentados en la “memoria a largo plazo”. Ello nos empieza a dar la pista de que la competencia que los hablantes poseen para producir e identificar una clase de textos puede responder a una organización mental que encauza la dirección de un recorrido determinado en la activación de ciertos nodos mentales repletos de unas informaciones de tipo lingüístico y otras más generales, extralingüísticas, relacionadas con los referentes. Tal competencia es la que permite anticipar a hablante u oyente la estructura y el tema de un género, gracias a todas las posibilidades asociativas de sus rasgos textuales y contextuales. En otras palabras, un texto en un contexto real es el resultado observable, perceptible lingüístico de una previa construcción o reconstrucción mental de representaciones cognitivo-afectivas que incluyen ciertas informaciones; por tanto, cualquier tipo de discurso implica el arranque de operaciones psicolingüísticas generales, no específicas y, al mismo tiempo, otras más especificas, tipológicas (o superestructurales en otras nomenclaturas). El estereotipo textual, ya en la producción, ya en la recepción, coincide con otra activación: la activación del esquema que lo posibilita. Y, a su vez, ese esquema mental es reproducido mediante conexiones neuronales o activaciones sincrónicas de un conjunto de nodos que indican las características genéricas de ese texto; por ello, al oírlo o al planificarlo, el hablante es capaz de prever (aunque no sea lingüista) su estructura formal -los límites de su longitud, sus partes, qué clase de vocabulario aparecerá, qué sintaxis más o menos compleja, qué formulismos…-, su hipertema, cuál será el papel que él desempeñará como hablante u oyente, qué tono se podrá mantener sin violentarlo - formal, coloquial, retórico, profesional…- , cómo tendrá que actuar mientras el texto se esté desarrollando, para qué servirá ese texto y en qué modificará el estado de cosas, los posibles comportamientos de los participantes… En ello, aunque con directrices epistémicas diferentes, conviene Hanks (1987: 668-692) al defender que los géneros no pertenecen a la estructura del discurso, sino que son parte de los modos, de las maneras que tienen los hablantes respecto al uso discursivo.

Todos los hablantes -excluimos los individuos que carecen de la competencia discursiva oportuna, por patologías, inmadurez o deficiencias culturales- conocen de antemano las características generales de los textos que materializan los géneros, ello, gracias al modelo cognitivo que provoca que las estructuras abstractas se actualicen en palabras. No es que se comporten como filólogos, pero sí serán conscientes de las transgresiones de las leyes de un género y tendrán reacciones de estupefacción, sorpresa, incomodidad, etc. Y ello porque nuestros esquemas discursivos son preexistentes en los individuos, sin menoscabo de un aprendizaje por la práctica ( primero percepción, luego conocimiento) de muchos textos en situación; así, se puede entender una retroalimentación entre texto-mente-género-situación, porque, no olvidemos que son, en última instancia, esos esquemas culturales dinámicos los encargados de organizar el conocimiento y la experiencia a través del lenguaje. Habrán sido los trabajos de la Psicolingüística, de la Lingüística, del Análisis del discurso y de las ciencia informática los que nos habrán ayudado a apreciar la idea de género “mental” reproductor de la realidad, aunque también, la observación de textos reales y abstracción de elementos o rasgos recurrentes que, a la vez, los singularizan y los hacen pertenecer a esa clase aludida al principio. Ya veremos esto más tarde.

Es interesante saber que, en el terreno de la Psicología, Kessler, Nunberg y Schütze (1997) han trabajado en los géneros, utilizando técnicas computacionales en ordenadores y partiendo de que las redes nerviosas tienen una actuación fundamental en ciertas discriminaciones. Creen, asimismo, que los géneros son generalmente reducibles a conjuntos de facetas y logran el objetivo de desarrollar una taxonomía relacionada con las áreas de procesamiento que les permita averiguar dónde ‘buscan’ los usuarios las propiedades de los géneros y su correlato con las pistas que existen en la estructura superficial del texto. Dicen estos autores:

In information retrieval, genre classification could enable users to sort search results according to their immediate interests. People who go into a bookstore or library are not usually looking simply for information about a particular topic, but rather have requirements of genre as well: they are looking for scholarly articles about hypnotism, novels about the French Revolution, editorials about the supercollider, and so forth. If genre classification is so useful, why hasn't it figured much in computational linguistics before now? (pág. 32)

Y, a pesar de que las “facetas” que proponen no se compadecen con los rasgos que nosotros defendemos, sus aportaciones sobre la posibilidad de prototipos estructurados en rasgos, respaldados por la Psicología y constatados por la ciencia informática son meritorias para avanzar en esta inextricable materia porque dotan de una base sólida al tan denostado mentalismo [9].

2.3. Algunas apostillas terminológicas: acto de habla, género, registro y modelo textual

Un género, decíamos, se manifiesta en un texto, que es un producto discursivo observable en el que se funden rasgos con numerosas informaciones útiles para los usuarios. En virtud de esos rasgos, se hace posible que un mismo texto sólo se pueda adscribir a un género, y no a varios.

Si miramos la bibliografía actual sobre el género, no hallamos pautas ni tendencias generales o recurrentes, sino heterogeneidad y diversificación terminológica, ciertamente desorientadora. Así pues, vamos a intentar deslindar el término género de otras palabras con las que se suele confundir; a saber: registro, modelo textual y, en sus principios, incluso con acto de habla. Partiremos de que una definición válida debe descansar sobre unos pocos criterios aplicables a todo el objeto de estudio, tan diferenciadores como excluyentes.

Distribuidas por las publicaciones de los últimos treinta años, son muy comunes expresiones como “registro o género científico/ académico/ económico/ político, etc.”, “registro formal/ informal”, “registro o género oral/ escrito”, “registro/género burocrático”, “registro léxico”, “diversos registros” (en un poema, en una conversación…).Vemos, pues, que bajo los rótulos de “género” y “registro” se solapan conceptos como:

· Estructura textual (“género narrativo/ descriptivo”, etc.).

· Combinatoria de elementos lingüísticos. (“registro o género científico/ académico/ económico/ político, etc.”).

· Tema tratado.

· Funciones de los textos en la vida socia.

· Tono afectivo que acompaña al texto.

· Grado de proximidad entre hablantes.

· Actos de habla.

· Ámbitos del saber o disciplinas.

· Modalidades de las disciplinas.

· Transmisión y formas de organización social. …

Para algunos autores, de hecho, género y registro son sinónimos (Halliday, 1984:8). Pero hay también quien defiende que el registro o variación funcional del discurso es una categoría contextual que, no obstante, se relaciona con características lingüísticas; así, la Lingüística sistémico-funcional, elabora unos conceptos tan ambiguos como abstrusos, por ejemplo, sostiene que los géneros determinan el texto a través de su especificación en el registro [10], y que, a su vez, se asocian sistemáticamente con el sistema lingüístico a través de los componentes funcionales de la Semántica; tales conceptos se articulan en “campo” -tipo de actividad que se despacha mezclada con el contenido o ideas-, “tenor” -estatus social de los participantes mezclado con sus relaciones- y “modo” - un híbrido entre canal de comunicación y modalidad oral o escrita-. Martin, por ejemplo, insiste en que los géneros se actualizan en los registros y los registros se hacen perceptibles por el lenguaje (Martin, 1992: 505), con una clara tendencia a resaltar como atributo principal del género la actividad u objetivo social (Martin, 1985: 250). En nuestra opinión, esto es discutible, ya que, en cada género concurren muchos rasgos a la vez; un rasgo será más o menos relevante en función de lo útil que resulte para diferenciar unos géneros de otros. La confusión, en Martin, entre actividades más atribuibles a la propia estructura textual y otras más atribuibles a la acción social se hace patente al considerar “géneros descriptivos”, “géneros de proceso”, “géneros de exposición”, “géneros de exploración o investigación”, etc.

El registro nunca podrá ser, a nuestro entender, una categoría contextual, sino un criterio de clasificación que está motivado por categorías contextuales, sobre todo porque responde a unas formas lingüísticas determinadas de expresión; sin duda estará muy constreñido por las circunstancias de la situación, pero su percepción sólo es posible en un resultado textual concreto audible o legible. Por otra parte, el hecho de que toda expresión lingüística esté siempre muy determinada por el contexto es la idea central del concepto de discurso, en general y no específicamente de registro. Dicho de otro modo, el discurso como producto lingüístico siempre remite a una situación. Bien distinto será que, para analizar, a posteriori, por qué se emplea tal o cual registro, haya que acudir a factores propios de la situación como la simetría o asimetría socio-afectiva entre hablantes [11]; el tipo de acontecimiento que respalda a ese registro, las costumbres sociales, la legislación vigente, el lugar, el momento histórico, político, ideológico etc., vemos cómo el camino nos dirige, de nuevo, a la concurrencia de rasgos.

Al contrario de la creencia de Kress (1993), de que el género está al mismo nivel que, por ejemplo, el dialecto o el informe, y que están subordinados todos al registro, pensamos que el registro, como objeto observable, es puramente lingüístico. Por consiguiente, vamos a considerar el registro como una categoría de naturaleza textual consistente en una serie de combinaciones lingüísticas apreciables en la superficie del texto que fluctuará de acuerdo con los posibles grados de conciencia metadiscursiva del hablante, desde un polo de espontaneidad total hasta otro polo de solemnidad. Ese grado de conciencia de utilización del lenguaje (de su planificación) [12] suele reflejar una correlación entre la conciencia estilística, y el nivel de formalización y la complejidad discursiva, de tal suerte que, a mayor conciencia lingüístico-discursiva, suele haber mayor formalización y viceversa. Con todo, no se debe entender esta correlación de modo unilateral, ya que esto depende la arquitectura neuronal del hablante [13]. En consecuencia, el registro, despojado de otras connotaciones afectivas que le adjudican muchos autores [14], es un rasgo complejo del género, de naturaleza textual, perceptible como producto final en el que se nos presenta el discurso [15]. La cuestión de que lo expresado bajo cualquier formato genérico sea más o menos esmerado, más o menos solemne o más o menos espontáneo nos remite siempre a esquemas de comportamiento obligados, porque, como apunta Bajtín (1982: 276), el usuario va “rellenando” una especie de hueco estructural con palabras. El registro, pues, se revela en una determinada forma de expresión, generada por el grado de conciencia metadiscursiva del hablante en ese momento; es decir, el registro será mas o menos esmerado dependiendo de lo atento que ese hablante esté de su propia forma de hablar.

Y si los aspectos sustanciales que repercuten en el uso de un registro tienen su explicación en facetas textuales, donde se puede percibir el grado de formalización del texto, no es menos cierto que se relacionan también con propiedades contextual-interactivas, de lazos entre hablantes, como son la distancia psicológica y la distancia social (ya hablaremos de ellas más adelante). Hemos depurado muchos rasgos convergentes por no mantener una relación causa-efecto invariable. Así, hemos rechazado el término “campo”, por confuso. Uno de los componentes del “campo” sería el “tema”; lo que sucede es que no se cumple:

Tema1 = registro1 + actividad ilocutiva1

De antemano, pudiera pensarse, por ejemplo, que un tema científico se desarrolla en un registro esmerado, pero también es cierto que dos colegas de investigación pueden hablar distendidamente tomando copas, o de manera solemne, en la recepción de un premio sobre las células madre, por ejemplo; el grado de capacitación o de especialización por parte de quien usa el registro será otra cuestión, por ejemplo, un padre de alumno que no sabe leer ni escribir, se podrá esmerar mucho a la hora de conversar con el profesor de su hijo, pero, no logrará los niveles de formalización que, de antemano, pudieran esperarse del intento de su registro.

Lo mismo se puede decir, como ya hemos indicado, a propósito del grado de formalización del texto. La distancia social, al pasar obligatoriamente por el tamiz mental individual de los hablantes, esto es, por la idea de distancia social que tengan los usuarios, tampoco obliga a un registro concreto en un texto determinado, aunque sí en el nivel del sistema; pensemos en un diálogo entre un notario y su cliente que tiene la idea de simetría de papeles; en ese caso, y contra pronóstico, utilizará un registro espontáneo, con fórmulas familiares, apelativos cercanos, tuteo, chistes etc. Esto acarrea la contradicción de pensar que en una situación cara a cara, como sosteníamos, sólo se emplee el registro espontáneo, por ejemplo, o, a la inversa, que no se pueda dar tal registro en ausencia física -conversación telefónica-.

De cualquier modo, las eventualidades no serán ahora de nuestra incumbencia. Nos limitaremos a “lo que está establecido” en ese tipo de correlación entre distancia social y psicológica/ registro (esquemas).

Pasemos, ahora a presentar la tabla con las variables constantes del registro:

Partamos, ahora, de que un hablante inmerso en unas circunstancias realiza dos clase de operaciones cuando habla: (1) referirse a algo y (2) relacionarse con alguien; ello, al margen de que las dos acciones se hagan simultánea, sucesivamente o de manera mixta y al margen también de lo tácito y de lo explícito. Pues bien, ésas son las dos acciones básicas que realiza el hombre mediante el discurso.

El primer autor que identificó acto de habla y género fue Bajtín (1988: 257-292), al clasificar como géneros los saludos, felicitaciones, las aprobaciones o los insultos. Con las coordenadas (1) y (2), lo que se entiende por acto de habla es poco esclarecedor; por ejemplo, tan acto de habla es “culpar” o “prometer” ( [1] —> relación personal, actitud hacia el otro) como “negar” o “aseverar” ([2]relación referencial). El problema radica en que los actos de habla, precisamente por su diferente naturaleza, pierden sus límites y se superponen entres sí y en distintas unidades del discurso: se puede aseverar y prometer en un mismo enunciado o en dos enunciados distintos, se puede preguntar y aseverar, mientras se culpa en uno, dos o tres enunciados, o se puede preguntar y negar mientras se justifica [16]… en este orden de cosas, parece poco útil basar el género, como taxonomía, en actos de habla a la manera de Bajtín o incluso en una transformación del acto de habla, como hizo Todorov (1976): para este autor, por ejemplo, en el género “invitación” (que nosotros negamos como tal género) tiene en consideración las transformaciones de los papeles de los participantes -uno de los muchos rasgos o propiedades de los géneros-, la inserción del acto verbal de “invitar” en el de “relatar” -que confunde con modelo textual-. Su error, como el de todos los que defienden el conjunto de actos conformadores del género (Dementiev, 1995) es hablar de concatenación de unas unidades -actos de habla- heterogéneas por propia definición. Probablemente sea más conveniente para que el género sea una entidad productiva en el comentario discursivo extraer y agrupar las informaciones homogéneas que se desprenden de los actos de habla, como veremos después, y pensar que la finalidad de un texto hay que considerarla en su totalidad, no en la suma de sus actos de habla.

Y no son pocas las confusiones que se plantean, actualmente, entre género y modelo textual. Ello, por la misma razón que estamos aduciendo continuamente: la errónea identificación entre el propio género con sus propiedades. Pongamos un ejemplo: un sermón que tiene como finalidad inmediata convencer a la audiencia no tiene por qué concebirse con un género argumentativo; sí es cierto que su modelo textual será preferentemente argumentativo -aun conteniendo secuencias descriptivas o narrativas; pero si el concepto clave es la argumentación ¿cómo diferenciarlo del mitin político o de la charla que un vendedor a domicilio da a su cliente? ¿basta decir que esos tres son “géneros argumentativos? evidentemente, no, ya que faltan muchos aspectos para poder delimitar en su especificad cada uno de esos intercambios discursivos. En caso de agrupar los géneros sólo en función de su modelo textual, habría que pensar en “géneros cuyo modelo textual predominante es el argumentativo”, como defendió Werlich (1983) en sus categorías de descripción, narración, argumentación, instrucción y exposición [17].

2.4. Las dos perspectivas de análisis

Retomando el planteamiento de que un emisor, básicamente, al hablar, se refiere a algo y se relaciona con alguien, se puede establecer que el discurso es texto (1) e interacción (2) [18]. Pues bien, el género no puede concebirse como algo inerte, sino que hay que situarlo en el centro de una teoría de la acción. No una “acción” en el formato del acto de habla, como ya hemos visto, híbrido y escurridizo, sino una acción en las dos vertientes textual e interactiva. Las fuerzas ilocutiva y perlocutiva estarán operando en los dos ámbitos, y ésa será la legitimidad pragmática del estudio. Expliquemos esto: lo que se hace relacionado con la verbalización del referente, serán las operaciones lógico-lingüísticas (2) y las actividades encaminadas a las relaciones entre hablantes (2), serán de corte interactivo. De una manera muy sintética, diremos que la Pragmática actúa en el texto en el sentido de la Teoría de la Argumentación, de tal modo que serán ilocutivo-textuales (1) algunas acciones temáticas recogidas en los tradicionales actos de habla (resumir, interrumpir, argumentar), junto con todas las relacionadas con las inferencias; y ello combinado, en su cariz ilocutivo-interactivo (2), con las teorías vigentes sobre la cortesía, que analizan el posible acercamiento o alejamiento del hablante respecto al interlocutor y viceversa.

En conclusión, la relación que nos interesa respecto al género -en la perspectiva textual (1)- vinculará más directamente a hablante y referente; esto, repetimos, incumbiría a todo lo relacionado con la expresión de referentes. Extrapolado al género, es fácil pensar que, en su textualidad todos los usuarios de una misma lengua sabrán reconocer, por ejemplo qué contenidos se pueden tratar en el género “conferencia” (una conferencia sobre la lista de la compra del conferenciante no sería aceptada, o, al menos, se recibiría con sorpresa, humor, malestar o desorientación por la audiencia) y qué partes tendrían esa conferencia: no se extrañarían ante los preámbulos, las paráfrasis, los parágrafos cohesionados por marcadores de desarrollo y articulación, el final, con marcadores textuales de cierre, etc.

Por otro lado, en la perspectiva interactiva (2), la relación fundamental para nuestro estudio señalará a los hablantes; la línea básica de vinculación se dibujará entre hablante y oyente, pero sin desdeñar cualquier elemento contextual que repercuta en la posición, cosmovisión, actitud o sentimiento de los participantes en el género. Al usar un género, como discurso que es, vamos creándonos una imagen de cómo es y qué pretende nuestro interlocutor e inevitablemente, vamos dando una imagen nuestra a los demás: éstos son los vínculos socio-afectivos que habremos de analizar, en la medida que sean inherentes a los géneros, es decir, en la medida en que estén en los esquemas de los usuarios como asociados a esos géneros. Por esta causa, no nos parecen adecuadas las clasificaciones híbridas, como la de Longacre (1983), en géneros narrativos, como novela, relato corto (criterio textual), géneros de procedimiento, como recetas y textos de instrucciones (criterio contextual o funcional), géneros expositivos (criterio textual), como noticias, ensayos o escritos científicos, y géneros exhortativos, como elogios y charlas para dar ánimo (criterio contextual-interactivo); como insuficientes parecen también los criterios genéricos de Chatman (1990), de descripción -textuales- controversia -interactivo- y narración -textual-. Otras muestras de esta unificación epistémica es la taxonomía de Kinneavy (1971), basada en los objetivos del discurso según las funciones del lenguaje de Jakobson, para quien los tipos de texto son expresivos, referenciales y persuasivos [19].

En nuestra opinión, quizá sería más sencillo clasificar los géneros con arreglo a la convergencia de múltiples rasgos desgajados de la acción de hablar sobre algo y del hecho de relacionarse con alguien -que incluye, por supuesto, objetivos e intenciones- , y que nosotros conceptuamos bajo los marbetes de texto y contexto.

Presentamos, a continuación, una tabla que esquematiza nuestro objeto de estudio.

La columna perteneciente a “géneros escritos” está vacía porque vamos a desarrollar solamente los géneros “puros” de la modalidad oral. Nuestro parecer a la hora de su selección, como se podrá comprobar más adelante, no se basa en el grado de formalidad o de planificación del discurso, ni en que el registro empleado sea el espontáneo, conocido lugar común, sino en que la voz sea relevante. Habrá un mayor o menor grado de “escriturización” en los géneros, desde el momento en que algunos de ellos pueden ser incluso leídos, pero todos tendrán el atributo común de que la audición, el sonido, es decir, el discurso oral se impondrá frente al escrito. Ese grado de “escriturización” se hallará, sobre todo, en ciertos géneros propios de la radio -el boletín informativo [20], por ejemplo-; su encasillamiento en la oralidad se debe a que no existen elementos visuales entre emisor y receptor, al margen de su posible lectura o no. Por esa causa, tampoco hemos considerado orales los medios audiovisuales, incluido el teatro, ya que, con los instrumentos que aquí vamos a utilizar, el estudio sería incompleto, teniendo presente que los formatos y códigos se multiplican.

Dentro de los géneros no espontáneos o preparados, la mayoría suelen ser escritos, si bien, la mayor parte de los textos de investigación se presentan como conferencias, en “manuscritos entregados” o para “lectura en voz alta”. Los poemas, aunque suelen ser escritos, admiten su lectura en voz alta para, por ejemplo, las clases de declamación o de interpretación -caso de los propios poetas, en casa, leyendo su propio trabajo-, lo cual no invalida la existencia de los problemas orales. Las noticias también son escritas, aunque se leen.

2.4.1. Las propiedades textuales del género

¿Cuáles parecen ser los rasgos de tipo textual, basados en las relaciones lógico-lingüísticas, que influyen en los géneros? Pasemos a examinarlos.

2.4.1.1. La naturaleza del tema: contenido, nivel de especialización y variedad temática

El contenido semántico que se desarrolla en el género es crucial, pero no define totalmente el género y, por esto, no se ha de confundir con él. El mitin habrá de ser de contenido político obligatoriamente, el juicio tratará siempre sobre lesiones a derechos individuales o colectivos, el sermón versará sobre Dios… pero un informe ¿no alcanza a cualquier tema? ¿habrá de ser de contenido obligatoriamente científico?; en una tertulia radiofónica sobre Literatura ¿podríamos hablar de género literario o más bien de “género tertulia”?, ¿una conferencia sobre placas tectónicas es un género científico? La respuesta es no, porque reservamos la palabra género, como señalábamos, para el formato textual que se inserta en un contexto. Y, como, ya ha habido esfuerzos encomiables en el intento de clasificación del saber -la C D U, en el ámbito de la biblioteconomía o los lingüistas del proyecto EAGLES (1996), en el de los corpus discursivos ejemplo-, nosotros nos vamos a conformar con la doble etiqueta de tema especializado/ tema no especializado y las posibilidades de humanístico, técnico-científico y mixto. Máxime, cuando proliferan muchas etiquetas aceptadas como “dominio” (arte, ciencia, religión, política…) o “esfera de la vida social” que se refieren del mismo modo al contenido y a la función social. Habida cuenta de la cantidad de géneros que pueden existir en cuanto a su asunto (lección, conferencia, debate, conversación corriente, boletín informativo…), el tema del género puede concebirse como algo aproximado a lo que Brewer (1984) llamaba “estilos” (bíblico, jurídico, de libros infantiles, académico -escolar o científico- y administrativo), si bien para nuestra clasificación será otro de los muchos rasgos que funcionan en el género [21]. Si en una exposición oral dirigida a un auditorio, sólo tenemos en cuenta el tema , no podríamos diferenciar entre el mitin, el sermón, la nota de prensa, la conferencia o la lección , dado que nunca podría exceder los límites de lo científico-tecnológico o humanístico … Pero es más, aunque nos ayudáramos de otros rasgos y distinguiéramos entre situación cara a cara/ ausencia o entre especialización/ generalización temática, la demarcación genérica todavía no sería nítida. Veremos cómo se van perfilando todas estas cuestiones.

La cantidad de temas tratados en el género, por otra parte, dará lugar a la distinción entre temas únicos y temas variados. Para ello, siempre nos referimos al “hipertema” [22], porque si se tienen en cuenta los “subtemas”, casi todos los géneros serían variados temáticamente: sólo contemplaremos esta posibilidad en el caso de varios hipertemas sin relación entre ellos, o, si se prefiere, de varios temas independientes. Podrá existir, por ejemplo, un chiste con un solo tema, aunque el género chiste, por supuesto sea casi infinito en sus temas -y así lo consignaremos en un estudio comparativo entre géneros-. Si estudiamos un solo chiste para caracterizarlo en su género, tendremos que ahondar en el desarrollo temático de ese chiste concreto, pero, dentro de su género, todos los chistes podrán agruparse en múltiples temas homogéneos (chistes de viudas, de ladrones, de locos…), pero, no olvidemos que son dos niveles de análisis, en un caso de un texto particular que materializa el género, y, en otro caso, del propio género. Como decía Couture (1986), el género sólo se puede realizar en textos completos o textos que se puedan proyectar como completos, con su principio, su desarrollo y su final, ya que es una clase específica de códigos existentes en un grupo de textos relacionados con esas condiciones de apertura, desarrollo y cierre textual. Desde luego, sin unicidad temática, aunque un chiste, por poner un ejemplo, juegue con las estructuras digresivas más complicadas, no habrá tal estructura temática, y si el chiste es tal chiste, será porque habrá tratado un único tema, condición necesaria para la carcajada [23].

Hay géneros -o subgéneros- que pueden tener más de un tema o tema único (por ejemplo, el examen oral puede tratar de La Celestina o bien de temas tan inconexos como el complemento directo y el Renacimiento, la rueda de prensa puede limitarse al último escándalo político o tratar sobre las últimas leyes aprobadas en el Parlamento, la conversación coloquial…), pero otros sólo pueden ser unitemáticos (la crónica, el parte meteorológico, la conferencia, el cuento …), mientras un tercer grupo habrá de ser pluritemático obligatoriamente (boletín informativo, efemérides). Esta distribución nunca podrá contradecirse con el desarrollo de los temas, subtemas, remas, etc. que logren coherencia, ya de un tema, ya de varios.

2.4.1.2. Estructura textual: modelo textual, estructura formal, registro

También en la estructura textual, como en el resto de características que reseñaremos después, obviaremos las vicisitudes propias del comentario discursivo de un texto concreto, cuya organización -tengámoslo presente- siempre se acoplará perfectamente a la de su género. Con todo, reflejaremos las posibles especificaciones particulares en un apartado llamado Otros [24]. Pero, para las generalizaciones (generalizar es hablar de género), recabaremos lo que resulta distintivo en la estructura textual de dicho género; a saber, el modelo textual, la estructura formal y el registro.

En la estructura formal existen rasgos como el nivel de formalización del género, que recogería los niveles mínimo, medio, alto y máximo -recordemos páginas atrás-, así como la particularidad de que el género, sin ser un subgénero, sea susceptible de engarce en una estructura mayor o no. Veamos un ejemplo: la lección; ésta siempre tendrá el rasgo “engarzable” [25]. Si es magistral, puede formar parte de un acto protocolario, si es escolar, pertenecerá a la actividad más amplia que se desarrolle en la clase con las consultas de alumnos o profesor, con ejercicios escritos; la dedicatoria radiofónica se ensamblará en el programa musical o si se realiza en un homenaje, se acoplará al mismo; la vista oral se alojará en el juicio, que mezcla las modalidades oral y escrita, etc.

Sobre el registro hemos hablado también. Recordemos que oscilaba entre un grado de espontaneidad y otro de solemnidad, pasando por los registros medio y esmerado, según la conciencia metadiscursiva que el usuario del género tuviera.

En cuanto al modelo textual, hemos optado por adoptar tres estructuras de Benoit y Fayold (1989) porque, tras esos modelos, se esconden las operaciones lógico-lingüísticas que realizan los hablantes en función de sus esquemas mentales:

-Modelos narrativos canónicos que organizan el texto con arreglo a una estructura temporal-causal.

-Modelos descriptivos que implican yuxtaposiciones sin orden cronológico ni causal; estos modelos operarían en un plano puramente espacial, con lo que las descripciones serían visuales.

-Modelos argumentativos, para los que se desplegarían operaciones lógicas con el esquema subyacente problema-resolución.

Nosotros añadimos los modelos mixtos [26], que son la mayoría.

Si se hubieran de clasificar los modelos del género como textuales, suscribiríamos también la aportación de Meyer (1985), quien clasifica cinco tipos basados en relaciones lógicas; a saber: de colección (lista o serie), de causalidad, de respuesta (problema/ solución), de comparación y de descripción; si bien, para nosotros, el modelo de respuesta está incluido en el causal, y la comparación puede pertenecer a todos, excepto al de la colección o serie -si es puro-.

Vemos la siguiente tabla-resumen de lo que, hasta ahora, hemos expuesto:

2.4.2. Las propiedades contextuales de tipo interactivo

Sin afán de ser insistente, se hace necesario repetir que el contexto es la clave del discurso y aquello que diferencia los estudios discursivos de los estudios gramaticales [27]; hemos de puntualizar también que excluimos el co-texto -es decir, el contexto lingüístico- del contexto porque se distribuiría entre la parte lingüística y pragmática de la ya vista visión textual. Así pues, el contexto que vamos a estudiar en relación con el género será el contexto de situación, ya que todos los géneros del discurso responden a tipos de situaciones de partida que el hablante pretende transformar de acuerdo con sus objetivos; con vistas a dicha transformación -mejora, en un sentido lato del término-, el hablante elegirá un formato textual preestablecido. Como apunta Luckmann (1990: 6-7) “el modelo socialmente determinado sirve para resolver problemas comunicativos”… “está combinado por una serie estable y recurrente de valores determinados por las variables de la situación, combinación que se reproduce regularmente en la práctica discursiva”.

Entonces, ¿cuáles son las relaciones entre los rasgos contextuales del género que inciden directamente en los hablantes? Avancémoslos:

A. Las relaciones entre los hablantes y la finalidad del género en cuestión; es decir, función social inherente al género.

B. Las relaciones entre los hablantes y sus papeles discursivos, según sean fijos o no, según la emisión y recepción sea simultánea o diferida, según los diferentes marcos enunciativos y en función de que los participantes estén situados o no en el mismo lugar

C. La relaciones entre los hablantes y el formato genérico, que provocará que los receptores del género sean los idóneos no.

D. Las relaciones entre los propios usuarios de los géneros, según éstas repercutan en su afectividad.

Adviértase que todo lo que vamos a consignar a continuación siempre estará relacionado con los hablantes, ya que el ángulo de enfoque, insistimos, es la interacción entre hablantes y en los hablantes. Veamos la tabla con las variables contextuales que inciden en los usuarios de los géneros:

2.4.2.1. Relaciones entre los hablantes y la finalidad del género

En este apartado presentamos las funciones para las que sirven los géneros orales que hemos tenido en cuenta. Consignamos aquí “aquello para lo que sirven”, es decir, aquello para lo que están concebidos en una sociedad de usuarios que comparten la misma lengua y que, en virtud de las múltiples repeticiones estructurales, pueden reconocerlos como tipos o clases. En no pocas ocasiones, esta función general que aquí consideramos se podrá diversificar en otras acciones o funciones secundarias que conforman esa acción global. En consecuencia, reseñaremos las funciones primarias y también las secundarias con que se relacionen. Baste decir como ejemplo que un debate parlamentario para aprobar una ley Orgánica regula el comportamiento social cuando se realiza en las Cortes, sin embargo, un mitin, a pesar de pretender de suyo propio y en primera instancia conseguir esa regulación con la dirección del voto, tendrá la función primaria de “convencer para actuar”, que sería un paso previo en el movimiento hacia esa acción. Un anuncio radiofónico empujará también a la acción, en su caso, de una compra u otra actividad, como inscribirse en una ONG, aportar ayuda económica en una campaña o adherirse, con la firma, a una actividad social o institucional, aunque, previamente, se hayan tenido que exponer hechos con pretendida objetividad y se haya tenido que convencer a la audiencia.

Por otra parte, resulta palmario lo indisociable de forma y función en el discurso, y, por tanto, de textualidad e interacción. El género, como discurso o abstracción discursiva que es, no podía ser menos. Por ello, un género se define por:

(1) Los rasgos que tiene obligatoriamente.

(2) Los rasgos que puede tener o no, sin violentar su naturaleza.

(3) Los rasgos que jamás puede tener, pues, de tenerlos, violentaría su naturaleza.

Estos rasgos se distribuyen a modo de haces y eso es lo que todos entienden y usan como género. Así, cualquier género es un todo constituido por atributos, propiedades o características relacionadas entre sí y relacionadas también con otros “todos” -otros géneros-, que, a su vez poseen su estructura combinatoria. Y, desde luego, nuestra mente lo recoge de ese modo, en su arquitectura cognitiva [28].

Entonces, podríamos dividir esas finalidades globales del género en tres: transaccional, lúdica y estética, en función de cómo repercuta el contenido en los receptores y en función, también de la intención con que los emisores usen el género. Por tanto, esa triple repercusión es una consecuencia del tema del género y, por tratarse del modo como recae en el hablante, se concibe como interactivo más que como textual. Esos temas de los géneros, al margen de la función social que tengan, actúan esencialmente en los usuarios con una finalidad práctica (transaccional), divertida (lúdica) o artística (estética). La repercusión transaccional luego se diversifica en muchas funciones sociales; la repercusión lúdica, en un deleite derivado de unas reglas de juego implícitas, mientras la repercusión estética lo hace en la complacencia artística. Consideremos, ahora, un género como el romance ¿qué rasgos o atributos lo definirán? Si tomamos la definición de Steen (1999: 115) de Literatura, habría que caracterizarlo por el valor del “dominio” “artístico”, el contenido “de ficción” y el valor funcional “positivamente afectivo” o divertido”, sin embargo, pensamos que esos tres valores no son exclusivos de la Literatura. Para una descripción completa -o lo más completa posible- no se podrían perder de vista las siguientes características:

- tema no especializado,

- contenido humanístico -piénsese que no hay un contenido estrictamente artístico-,

- unidad temática (monotemático),

- modelo textual narrativo,

- nivel de formalización de la estructura textual mínimo,

- estructura formal susceptible de engarce en otras estructuras,

- registro espontáneo (al menos en su origen como poema),

- inmediatez receptiva,

- emisor y receptor primarios -no se duplican los marcos comunicativos por ser oral- ,

- papel discursivo de los participantes fijo -el emisor no deja nunca de serlo, ni el receptor, tampoco-,

- coordenadas espaciales compartidas o, en caso de que sea transmitido, cambiarían a “no compartidas”. Éste es un típico rasgo que antes decíamos que podía tener o no sin violentar la naturaleza de su género (romance, en este caso),

- destinatario universal respecto al formato genérico,

- función socio-interactiva de deleite,

- grado de distancia social y psicológica mínimo,

- relación interactiva simétrica,

- grado de adaptación del emisor al receptor máximo

- grado de cohesión grupal que acarrea el género variable (el romance no tiene por qué necesariamente unir a los individuos de un grupo, aunque sí puede hacerlo si -por ejemplo- este romance identifica un club, una experiencia común o algo por le estilo).

Como sucede con la mayoría de propiedades que hemos explicado, los géneros pueden experimentar una “vuelta” de categoría y “deleitar”, aunque no sean de naturaleza estética, servir para el humor, o emplearse para un fin práctico; pero ésta no será ya su función privativa, inherente, primaria, sino que supone una cierta distorsión del género; supondrá un uso, un trasvase o una desvirtuación del género. Para algunas personas, los sermones pueden ser estéticos, un chiste podrá oscilar entre la repercusión lúdica o estética, si su entramado lingüístico es bello, pero esto último será secundario. Una lección será estética, si versa sobre arte y se proyectan diapositivas o se leen poemas, si la clase es de Literatura, pero, sobre todo, será transaccional, ya que, su función social primaria, obligatoria o privativa será instructiva. Si la conversación informal se percibe por los receptores como estética, ya pasará al ámbito de la Literatura costumbrista o realista, con la función social estética de deleitar, lo cual, a su vez, trasciende el registro y la nula conciencia lingüística.

2.4.2.1.1. Finalidades transaccionales de los géneros orales

Pasamos a consignarlas:

- Convencer para actuar. Hay géneros argumentativos por naturaleza, como el sermón o el mitin o el debate, entendida la argumentación como palanca para algún tipo de modificación perlocutiva -para “actuar”-, de modo que éstos tendrán la finalidad “convencer para actuar” como obligatoria. No obstante ello, cualquier género podrá tener esta función como secundaria si puede persuadir, aunque sea indirectamente; un discurso, una lección, un boletín informativo… pueden argumentar, en un modo secundario, en el sentido de mover a una postura o acción. No es ésta la única finalidad o función que puede ser compartida por muchos otros géneros o subgéneros.

- Ofrecer puntos de vista u opiniones, ya opuestos, ya variados, ya individuales, al margen de que se pretenda instruir o convencer a los receptores, o, bien entretener o divertir. Nos referimos, en mayor medida, a géneros relacionados con los medios de comunicación oral, del tipo de tertulia radiofónica, artículo de opinión en radio, panel, debate y mesa redonda. El ofrecer opiniones contrapuestas, aunque constitutivo, no será un rasgo principal, sino secundario, de la rueda de prensa, del informe, de la retransmisión o del boletín informativo; y, aunque pueda haber grandes disparidades entre varios informes, varios noticiarios, etc., no vendrán dadas por la argumentación en exclusiva, como en el debate. También puede suceder, cuando son géneros engarzados en otros géneros, que la estructura general del género al que se acopla no incluya esta función como principal, como acontece en la vista oral del juicio, en el hay una parte a cargo del abogado defensor y otra del fiscal, contrapuestas por definición.

- Divulgar postulados. No tanto con el fin de instruir o convencer como con el de propagar o hacer públicos unos contenidos. Uno se puede preguntar ¿un texto puede servir, en última instancia para divulgar principios o bases nada más? Aunque, a primera vista, no parezca ésta un función final, piénsese en los manifiestos de corte estético -el Manifiesto Futurista de Marinetti, por ejemplo- o en las Declaraciones Universales - de los derechos humanos, por ejemplo,-. Si se trata de la plasmación de estos postulados en leyes, el género ya será otro (debate parlamentario); si se trata de explicar a alumnos esa corriente estética, el género será También otro (la clase). La divulgación, por consiguiente, será eso: difusión.

- Enseñar. Como venimos diciendo a propósito de la mayoría de las funciones, todos los géneros pueden usarse para enseñar, pero otra cuestión será su función privativa, como en los casos de la lección y de la conferencia. Los profesores saben bien que todo puede ser susceptible de uso didáctico (pensemos en juicios a los que asisten los alumnos de Derecho).Todos pueden, también, convencer sobre los contenidos que transmiten, empujar a la acción, mover a la reflexión… pero, insistimos, serán consecuencias colaterales o funciones secundarias en unos y pilares constitutivos en otros.

- Marcar pautas de comportamiento. Esta función es ligeramente distinta a la de convencer para actuar. Esta dirección del comportamiento pretende conseguir que los usuarios actúen conforme a preceptos insertos en unos sistemas de valores más amplios políticos o religiosos. La catequesis, el mitin o el sermón, tendrán esta finalidad como rasgo privativo.

- Adoctrinar. Supondría un paso más respecto a la anterior función. No sólo se pretende que los individuos se conduzcan de tal o cual manera, sino que sean conscientes de los paradigmas ideológicos en que esas pautas se insertan.

- Transmitir contenidos prácticos. Aunque ésta sea una “macrofunción” de lo que hemos llamado “repercusión transaccional”, se concreta en contenidos de tipo instructivo o contenidos relacionados con la ejecución de tareas prácticas. Normalmente, las conversaciones telefónicas, los mensajes en contestador o los partes meteorológicos acarrean este tipo de informaciones con esas finalidades.

-Mover a la reflexión. Análogamente a la enseñanza, a la persuasión, a la retransmisión o al deleite, todos los géneros pueden mover a la reflexión, a pesar de no ser un rasgo constitutivo, lo que lo convertiría en un rasgo de segundo orden, por así decir. Podríamos creer que también sería de primer orden en el mitin o en el sermón, pero, en realidad, uno pretende, en primer lugar, convencer para el voto y otro marcar pautas de comportamiento religioso; lo que sucede es que para convencer hay que reflexionar; incluso una conversación corriente puede conseguirlo (una reprimenda de una madre a un hijo). El rasgo subsidiario “convencer para actuar”, lo persuasivo a que nos referíamos antes, es un rasgo común a todos los géneros, habida cuenta del potencial perlocutivo de cualquier forma de discurso: nadie está libre de no tomar ideas de un manifiesto, de una tertulia de radio, de un informe o de una simple lección de clase: esto tendrá relación con la capacidad de influencia que las palabras tengan en los oyentes, aunque el género no esté predeterminado como persuasivo -como el anuncio publicitario, por ejemplo-. Y, desde luego, si “convencen”, simultáneamente pueden "enseñar” (incluso un chiste o un trovo, según los contenidos que desarrollen), y, en consecuencia, pueden estar apuntando a una línea social de comportamientos -que es otro rasgo- (sobre todos los medios de comunicación de masas), etc. Dicho de otro modo, hay géneros cuya función social está más directamente relacionada con la actividad ilocutiva y otros, menos…pero será un rasgo transversal.

- Desarrollar regulaciones. Esta función consiste en toda suerte de tareas normativas que actúan en una colectividad, sean del rango que sean: como rasgo constitutivo, en las intervenciones parlamentarias (debate), por ejemplo ; como secundario, en el mitin, que pretende, de forma adyacente, que un voto consiga ciertas reformas en otro orden, ya no de implantación legal, sino de desarrollo normativo; también es importante en las conversaciones profesionales de tipo de implementación -claustros académico, cumbres políticas, mesas de negociación…- ya lo indicaremos más adelante en las tablas.

-Regular las relaciones sociales. El interrogatorio policial, la vista oral del juicio o un simple examen oral someten las relaciones sociales a orden y regla. Un aviso por megafonía en un acontecimiento colectivo o en un aeropuerto, regula las relaciones sociales gracias a sus indicaciones. Pero, otras veces, no se trata de aprobar o desarrollar leyes, sino de influir (lo cual supone un modo de regulación) en la sociedad hasta tal punto que ésta se somete a una ley explícita o tácita; es el caso del sermón, que pretende y consigue que los individuos se comporten con arreglo a ciertas reglas o del anuncio publicitario, que puede empujar a modas absurdas. Este rasgo está muy relacionado con la función “marcar pautas de comportamiento”, “adoctrinar”, “persuadir” y “mover a la reflexión” y no quedan al margen de él los géneros radiofónicos.

-Exponer hechos con pretendida objetividad. El pregón de Semana Santa no pretende objetividad porque corre a cargo de un individuo con sus particularidades, que aspira a un cierto lucimiento personal; en este género es poco relevante qué aspectos de la religión o del dogma se traten. Justamente al contrario sucede en el sermón, en que el dogma es básico. El chiste, el trovo o el trabalenguas, como todos los géneros estéticos o lúdicos, se caracterizan por su subjetividad. La noticia, teóricamente, ha de ser objetiva, aunque se dé sobre hechos controvertidos según opiniones dispares y según las tendencias políticas que subyacen en los medios … de ahí que hayamos añadido el adjetivo “pretendida”, consignando que no ha de ser real esa imparcialidad.

-Demostrar hechos. Esta función está muy vinculada a la de “persuadir para actuar”, ya que consiste en la demostración dialéctica, lógica de los contenidos expresados por el discurso, previa a la consecución de la persuasión, aunque también admite la demostración científica. A diferencia de la función anterior -“exponer hechos con pretendida objetividad”-, el modelo textual en el que se realizaban ciertas operaciones lógico-lingüísticas es argumentativo [29]: un interrogatorio policial pretende demostrar si el sospechoso es culpable o no, es decir, pretende demostrar hechos de manera lógica; en el examen, se demuestran dos clase de hechos: por un lado, que se han adquirido los conocimientos, por otro, lo que en el propio contenido del examen sea susceptible de demostración (una explicación matemática, por ejemplo,); en el acertijo, el objetivo intermedio de poner a prueba a una persona se diluye en el objetivo final del receptor de demostrar el hecho de que es ingenioso o de haber superado la prueba; en la fábula, los hechos se demuestran, o se respaldan con la historia que se cuenta. Como siempre, puede ser un rasgo primario -en el informe-, secundario -en la conversación corriente, en la tertulia- o inexistente -en el trovo o el chiste

- Deleitar. Aquí entraríamos en una función diametralmente opuesta a la transacción o intercambio práctico de la comunicación. Los géneros de tipo lúdico o estético son los que se dirigen a esta finalidad, bien en el campo de goce estético, bien en el campo del entretenimiento o de la diversión, pero siempre con un trasfondo poco práctico.

-Divertir. Hablante y oyente saben, al emplear los géneros que divierten o entretienen, que están jugando, es decir, que se hallan fuera de la transacción, que recrean la realidad y que existen unas normas tácitas que permiten esa dimensión lúdica.

-Propiciar o incrementar la cohesión del grupo. Un manifiesto, un pregón de Semana Santa o un chat, además de otros objetivos, cumplen el de que los participantes de ese género tengan conciencia de formar parte de un colectivo y consigue que cada individuo se sienta unido al grupo [30]. Téngase en cuenta que los chats se agrupan en función de intereses comunes; el pregón se sobreentiende destinado a personas con un cierto grado de sensibilidad religiosa o costumbrista, al menos, por lo que se sentirán reconfortados por pertenecer a ese pueblo o ciudad o por rememorar los hechos bíblicos; en la misma medida, los ponentes o presentadores de comunicaciones en congresos también pueden sentirse afines a una serie de personas que investigan en sus mismos campos…el grado de sentimiento de pertenencia a un grupo siempre va a depender del colectivo de que se trate, pero existen géneros como el parte meteorológico que raramente son proclives a la cohesión grupal, salvo los casos personales (alpinistas cuya salida depende del tiempo) que nada tienen que ver con el valor general del género.

-Obtener bienes materiales. Nos sorprenderíamos al comprobar en cuántos géneros pueden hacer palidecer sus funciones primarias por predominar ésta: una lección, un trovo, un chiste, pueden tener como función mediata, pero final, ganar dinero y como funciones inmediatas, la instrucción, el goce estético y lúdico, respectivamente. Con todo, nos referimos preferentemente a géneros cuya existencia no se puede comprender sin este fin, como el concurso radiofónico o el informe, si es de cuentas.

- Llegar a acuerdos. Es el fin que persiguen todas las conversaciones de cariz polémico, las conversaciones profesionales de tipo de implementación -claustros, cumbres políticas, mesas de negociación…- y el debate. El hecho de que el género sea o pueda llegar a ser hostil -antipático- para los participantes no es incompatible con este objetivo o función. Si, por ejemplo, la conversación entre dos claros enemigos se destina a herir, descalificar e injuriar al otro, ese tinte antipático, lesivo u hostil habrá que buscarlo en el nivel individual interactivo de esa conversación concreta. La función del género -entre otras muchas- visto en su valor de sistema sería la de “ofrecer puntos de vista opuestos”.

Para concluir esta sección, comentaremos un hecho que hemos detectado en las clasificaciones existentes en la bibliografía, el hecho de que la función social del género no es una característica que se aprecie con nitidez. Un ejemplo de ello es el estudio de Paltridge (1995), que adopta el ya citado término “dominio” como una realidad de amplio espectro, en el que entra la organización sociocultural estructurada en reglas, normas y convenciones propias. Los dominios, para Paltridge son: arte, ciencia, religión, política, gobierno, negocios, etc. La crítica que hacemos a esta noción de “dominio” reside en la confusión de contenidos con función social. Veamos, la ciencia, verbigracia, es un criterio de definición de contenido que no puede constituir un dominio independiente de los negocios [31], y tampoco constituiría un ámbito independiente del gobierno que, más que un tema, es una actividad que, a su vez, se solapa con el dominio política…Paltridge, además, considera en su taxonomía las “intenciones” - persuadir, informar, instruir, influir en el ánimo…-,muchas de las cuales interfieren con las actividades implícitas en los dominios … entonces ¿dónde están los límites? Creemos que se debe distinguir con claridad aquello de lo que trata un género y para qué sirve un género.

Más abajo, se presenta la tabla con las funciones sociales del género:

2.4.2.2. Relaciones entre los hablantes y sus papeles discursivos

2.4.2.2.1. Según la inmediatez de la recepción del discurso

Aunque sea una tendencia inevitable, no se debería vincular en relación causa-efecto el marco espacial con otras propiedades de cariz temporal, como la cronología sincrónica o diacrónica en la emisión del género. Dicho de otro modo, no se debería identificar exclusivamente la coincidencia de emisor y receptor en el mismo lugar con inmediatez receptiva. Las propiedades simultáneo/ diferido son indispensables a la hora de analizar estas cuestiones; como lo son el intercambio discursivo en tiempo real o no, al margen de su presencia o ausencia. Un chiste, por ejemplo, se podrá contar por videoconferencia, y, de hecho, los interlocutores no están en el mismo lugar; igual sucede en el uso del Messenger o en una conversación telefónica; en estos casos, el rasgo temporal que habría que atribuir sería simultáneo. Pero ese chiste también podrá contarse en una reunión de amigos, sin perder el rasgo simultáneo... A la inversa, el referido chiste se puede oír en un CD, y, en este caso, coincidirían los rasgos diferido y el de espacio no compartido, que explicaremos después, pero no establezcamos una correlación invariable entre ellos.

Al ser la mayoría de los textos susceptibles de retransmisión diferida -por radio, o cualquier otro medio técnico- habrá que establecer en qué géneros orales y para quiénes es distintivo este rasgo. A modo de ejemplo, la conversación corriente será obligatoriamente simultánea para sus participantes primarios -aunque sea telefónica o en un chat de voz-, pero podrá ser diferida para los secundarios, si la difunden por radio; excluimos las posibilidades de videoconversación. -que sería ligeramente diferida- por no tratarse de oralidad pura.

Una segunda matización ha de hacerse en cuanto a la temporalidad de la comunicación del referente en tiempo real o no. Un intercambio discursivo puede tratar sobre hechos insertos en la situación (una clase de prácticas de Química, un poema improvisado a propósito de algo que esté ocurriendo en ese momento, una retransmisión deportiva radiofónica) o sobre hechos acontecidos en situaciones pasadas (una conversación sobre la vida de una persona fallecida, la sección de efemérides en radio), e incluso futuras. Es curioso cómo cualquier género oral ajeno a los formatos técnicos de reproducción puede pasar a formar parte de éstos: un debate, una clase… cuando este “trasvase” se da, la posibilidad del rasgo diferido se hace realidad. Desde este punto de vista, la mayoría de los géneros tendrían esa doble posibilidad, pero, como siempre, reflejaremos este rasgo o atributo cuando sea distintivo o primario.

2.4.2.2.2. Según la duplicidad de usuarios

Cuando se piensa en el circuito de la comunicación, es inevitable reproducir aquel esquema de emisor-receptor, mensaje, canal, etc. de la Teoría de la Comunicación de Shannon y Weaver (1949) surgida de la teoría matemática de la información de Shannon (1948); de hecho, un intercambio discursivo se puede esquematizar así, en situaciones comunicativas in praesentia, aunque nadie hoy sea partidario de concebir la comunicación como simples actos de codificación y descodificación. Pero las situaciones suelen ser más complejas o, si se prefiere, diversas; sobre todo, cuando se duplica el esquema aludido y aparecen, por así decir, dos o más marcos comunicativos, en los que se diversifican los emisores y los receptores, tal y como sucede en los medios de comunicación o en las narraciones literarias [32].

A nuestro entender, y en lo tocante al género, serán emisores o receptores primarios aquellos hablantes sobre los que recaiga la responsabilidad en la finalidad comunicativa del género, es decir, aquellos que ostenten el rasgo estructural de agentes o destinatarios, de manera directa. En otras palabras, se trata de que el género lo emitan unos (emisores primarios) para otros (receptores primarios), aunque en medio existan otros que hablen (emisores secundarios) y que escuchen (receptores secundarios). Serán, en consecuencia, secundarios cuando su función en el género resulte más tangencial o incidental, sin menoscabo de su obligatoria existencia estructural. De este modo, géneros radiofónicos como el concurso, las efemérides, la rueda de prensa, retransmisión, boletín informativo, anuncio publicitario o crónica, tendrán como primarios los rasgos “emisor primario”, “emisor secundario”, “receptor primario” y “receptor secundario”, dada la duplicidad de participantes en que se convierte el acto comunicativo, en virtud de ser géneros indirectos y transmitidos. Dicho de otro modo, en un concurso de radio, hablarán el conductor del programa y los participantes en el concurso, constituyéndose, según momentos, en emisores y receptores secundarios, ya que todos los intercambios comunicativos del programa no serán sino el mensaje global que la radio, como emisora primaria destina a la audiencia, que se constituirá en receptora primaria también.

Este asunto, al estar muy vinculado con las circunstancias espaciales y temporales, será desarrollado más adelante. Albadalejo (1994: 8-9) utilizó esta dicotomía aplicada a los receptores y relacionada con las instituciones, de tal manera que el receptor institucional sería primario y el no institucional, secundario. Nosotros establecemos este concepto al margen de la institución: en el anuncio radiofónico -pensado y pagado, en primer lugar, para la audiencia- el público sería receptor primario; en la vista oral del juicio, lo sería el imputado; en el debate Parlamentario, el parlamentario (o grupo) a quien vaya dirigida la argumentación; ello, independientemente de que puedan cambiar sus papeles de emisores en receptores (oyente de radio que llama al estudio, contertulio que habla y oye) y del hecho de tomar decisiones o no, aunque tengamos en cuenta esa potestad cuando sea una función social inherente al género.

2.4.2.2.3. Según su “intercambiabilidad”

La segunda dicotomía existente en esta materia es la de papel discursivo fijo y papel discursivo intercambiable. Esta dualidad no se relaciona necesariamente con actividad /pasividad, dado que en todo intercambio discursivo, si es tal, los hablantes han de ser activos en el oír y en el hablar o responder.

Si repasamos muchas clasificaciones de géneros [33], no es infrecuente, bajo las etiquetas más variopintas y entre los elementos más heterodoxos, encontrar la pareja “monológico/ dialógico”, pero esta dicotomía entraña algunos problemas. En el género “trovo”, el poema oral improvisado por el trovero, en principio se tendería a catalogar como monológico por ser una obra literaria popular cerrada, un objeto estético en sí mismo; sin embargo, esta idea se trunca ante la característica de concurso de ingenio consistente en responder con otro trovo a un trovo anterior, con lo que se va estableciendo una especie de diálogo entre troveros. Vemos, pues que los límites son borrosos. Por otra parte, no se puede atribuir esta característica a la pura textualidad porque la diferencia no estriba en las operaciones lingüísticas que se desarrollan: en un diálogo se habla, como se habla también en un monólogo; lo diferente es que un hablante se convierte después de ser oyente, nuevamente en hablante, mientras el primer hablante, ahora es oyente; este ciclo se irá repitiendo -n veces, si se trata de un diálogo entre dos participantes, y se hará aún más complejo si los participantes son más de dos, como apuntábamos más arriba. Esta característica, pues, es de corte interactivo dentro de los papeles que se adoptan en la enunciación, en mayor medida que textual. Como, por otra parte, tiene poco sentido un texto que no sea para nadie, también parece poco sensato pensar en monólogo o en diálogo; dicho con otras palabras, un texto dialógico se puede convertir en monológico si se “extrae” del intercambio en que se inserta, y en géneros como la conferencia, típicamente clasificados como monológicos, lo que resulta distintivo es que emisor y receptores tengan sus papeles preasignados y no intercambiables como hablante y como oyentes; si se abre un turno de preguntas al final, esto ya no pertenece al género “conferencia” en sí. En un sentido amplio, los textos se hacen dialógicos o abiertos por el mero hecho de ser recibidos, captados y comprendidos por el receptor, en virtud de su compleción discursiva. Así pues, esta pareja intercambiable/ no intercambiable cubre, con un grado mayor de precisión, el alcance de la otra pareja no susceptible de fácil adscripción a categoría, monológico-dialógico. Veamos algunos ejemplos: en el macrogénero “alocución” (discurso, mitin, conferencia, lección, ponencia) el emisor habla y la audiencia escucha y esta es la característica nuclear del macrogénero, a pesar de que se pueda abrir, al final, algún turno de preguntas e intervenciones. En el macrogénero “interrogatorio” o en el género conversación, los papeles de hablante y oyente se intercambian, pero no se cambia la dominancia, que corre a cargo del que pregunta y ése sí es su papel fijo, predeterminado; en un interrogatorio policial, es posible que el interrogado pregunte algo, al margen del desarrollo temático que controla el interrogador, pero siempre serían preguntas incidentales que no afectarían a las relaciones estructurales de este género , así las cosas, la relación entre el que pregunta y el inquirido serían siempre asimétricas, aunque caben, como siempre, contingencias personales -que sospechoso y policía sean amigos de la infancia, etc.-, pero ello no repercutiría en el género como tal.

2.4.2.2.4. Según las relaciones espaciales.

Entre los rasgos espaciales, será importante conocer si los participantes del género se hallan en presencia o no, es decir, si comparten el espacio físico o no. Este rasgo se denominará compartido/ no compartido, y, aunque parezca baladí, será uno de los criterios que diferencien, como decíamos, a los receptores primarios de los secundarios, en lo concerniente, por poner un ejemplo, a medios de comunicación. Es evidente que algún vínculo hay también con la cronología, como hemos visto, pero lo que nos interesa es descartar prejuicios apriorísticos que unifiquen compartido- simultáneo- informal-primario y oral, por ejemplo, como se suele comprobar.

Los receptores primarios, para quienes el género esté concebido y, por tanto, es útil en primera instancia, tendrán, en el caso de la radio, el rasgo espacial de no compartido y el temporal de diferido; los receptores de una tertulia radiofónica que estén en el estudio (rasgos compartido y simultáneo) se convertirán en secundarios, desde el momento en que su papel en el discurso se diluye y unifica en el de emisor: Ello porque su papel activo como hablantes y oyentes se redefine y converge en el papel global de “emisores para la audiencia”, que es el verdadero objetivo inmediato de esa tertulia radiofónica.

2.4.2.3. Relaciones entre los hablantes y el formato genérico

La dicotomía destinatario universal/ destinatario restringido del género es un rasgo muy valioso por constituir éste una clase de textos con finalidades y destinatarios inherentes a su propia naturaleza y a su propia función.

La idoneidad como usuario de género y, sobre todo, como receptor del mismo, suele venir dada por la homogeneidad sociocultural o funcional de los beneficiarios. Pero, contradictoriamente, la mayoría de géneros pueden admitir -y, de hecho, admiten- destinatarios no ideales, como un ateo en una homilía, un analfabeto en una conferencia, un individuo de derechas en un mitin de izquierdas, uno que pasaba por allí y pudo ser arrastrado a la audición de un manifiesto por un conocido al que se encontró, etc.; sin embargo, tampoco tendremos en cuenta estas particularidades, ya que, siguiendo nuestro manido criterio, lo que reflejaremos será la propensión apriorística del género hacia unos colectivos que tienen algo o mucho en común en algunos de sus rasgos. Mal papel, por ejemplo, hará un músico, como participante activo en un debate sobre la agricultura transgénica; el sermón o la lección funcionan para un tipo de gente determinada porque, en principio, son géneros que carecen de la universalidad de muchos de los géneros indirectos propios; son aspectos conocidos por sus directivos que los programas de radio que retransmiten este tipo de géneros -lecciones de inglés, oraciones o misas los domingos- no esperan la misma audiencia que los informativos, por ejemplo. Sin embargo, otros géneros directos como la entrevista, la encuesta o el juicio sí pueden ser universales respecto a sus beneficiarios. La conversación corriente podrá homogeneizar a los receptores -hablante y oyente alternativamente- mediante el rasgo registro, avalado por el grado de conciencia discursiva y muy relacionado con la confianza o proximidad entre personas, aunque pertenezcan a tipos socioculturales diferentes. El chiste y el acertijo, como suponen acciones diferentes a la consecución de algo práctico, tienen una mayor cabida en cuanto a sus participantes. Un debate político, a cargo de individuos de un mismo tipo sociocultural podrá ir dirigido, es decir, podrá ser seguido por personas de diferente estatus social, edad, sexo, religión..etc., pero la homogeneidad que respalda al rasgo receptor restringido, será funcional, máxime si, como es habitual, cierto colectivo social suele constituir la más fiel audiencia de uno de los que debaten porque defienden a un partido que beneficia a ese colectivo.

He aquí todo lo que hemos dicho relacionado con el contexto:

2.4.2.4. Relaciones entre usuario y usuario

Al mismo tiempo que hablamos y que nos hablan, vamos estableciendo vínculos personales, no sólo por el contenido semántico sobre el que tratamos, sino por la propia organización del discurso, que incluye el modo, la manera de la expresión. Eso va configurando una imagen nuestra -y de nuestro interlocutor-; según nos expresemos, según tengamos capacidad de escuchar y seguir el hilo discursivo, iremos pareciendo -o nos parecerán los demás- agresivos, tranquilos, engreídos, humildes, más o menos inteligentes o preparados, más o menos ingeniosos, más o menos amables… Las relaciones personales pertenecen a un campo difuso, escurridizo a la observación, y, por consiguiente, son muy difíciles de someter a regla; con el agravante de que son muchos los sentimientos que el ser humano puede albergar respecto a los demás, no susceptibles de verbalización y, en no pocas ocasiones, contradictorios, injustos y poco ajustados a la realidad.

Entonces, en lo concerniente al género, si partimos de que hablamos por géneros, y esos géneros se materializan en textos que elaboran personas, pero, a su vez, los géneros son como son y no de otra forma ¿dónde los sentimientos?, ¿dónde la libertad creadora o estilística?, ¿no fluctuaría en una especie de “escala de libertad” relativa entre el género -polo mínimo de libertad estilística- y nuestra propia expresión en idiolecto -polo máximo de libertad estilística en contexto-? Así las cosas, podríamos establecer tres niveles de análisis contextual-interactivos:

1. Un nivel de sistema, en el que el género es una estructura impregnada de implicaciones interactivas.

2. Un nivel individual del receptor, o, mejor dicho, de repercusión en los individuos de dicho género, en el que inciden sus aspectos estructurales interactivos.

3. Un nivel individual del género en uso, en un texto real en el que éste se desarrolla en claves personales e intransferibles.

De entre las innumerables teorías sobre la cortesía bien se pueden extraer algunos principios que parecen poco refutables en lo que a interacción personal concierne; a saber, que el discurso puede suscitar los vínculos socio-afectivos de empatía o acercamiento entre hablantes, de neutralidad, en los casos en que los sentimientos no afloran o son poco relevantes, de antipatía, si el discurso se presenta hostil y de ambigüedad, dentro del amplio capítulo de los malentendidos. Es cierto que se trata de etiquetas generales, quizá demasiado amplias, pero también lo suficientemente flexibles como para relacionar las actividades discursivas guiadas por el género en lo tocante a las posturas de los hablantes.

En el nivel que hemos llamado “de sistema” (nivel 1), no cabe sino pensar que la noción de género, a priori presenta relaciones de empatía [34], o de cooperación, utilizando un término ya consagrado en los estudios sobre cortesía, dado que su razón de ser no es otra que facilitar las “macrotareas” que ya hemos denominado como “funciones sociales”. Se podría argumentar que géneros como el interrogatorio o el debate serían más bien antipáticos que empáticos, por consistir uno en enfrentamiento verbal y el otro porque ha de tener obligatoriamente un hablante -el inquirido- en posición de subordinación respecto al que interroga. Sin embargo, no es así, ya que es la colectividad la que se beneficia de la existencia de estos géneros “antipáticos” para los que los “sufren”. Decía Weber (1947) en la “Teoría de la acción social y la reciprocidad” que en todo contacto entre individuos siempre hay una orientación hacia el comportamiento del otro y que, incluso en una actividad que se desarrollara con hostilidad, ésta pasaría a un segundo plano respecto al objetivo común final. Aplicada esa reflexión a los géneros, su finalidad social estaría por encima de pugnas o contrariedades superficiales -individuales, del nivel 2-; por ejemplo, en un interrogatorio policial, la función de regular las relaciones sociales, mediante la finalidad de que el sospechoso pase o no a disposición judicial, prevalecerá sobre las sensaciones “antipáticas” del subordinado al que se le pregunta (nivel 2); detrás del debate, aun rayando la agresión verbal que, a veces puede engendrar la controversia (nivel 2, también), habrá una función empática de conseguir acuerdos, de convencer uno a otro u otros (nivel 1). Pero esa repercusión antipática del nivel 2 que el género tiene -o suele tener- en los hablantes nunca habrá de ser entendida como contradictoria respecto a su valor general.

Así pues, por una parte, el género será estructuralmente antipático para uno o varios de los usuarios, en virtud de la propia naturaleza del género, pero, por otra, el uso colectivo del género, por el que se ha originado, lo hace empático. Pensemos ahora en el subgénero “examen oral”, antipático para la mayoría de los examinandos, pero, socialmente empático, pues regula ciertos aspectos positivos para el funcionamiento y desarrollo de la colectividad; por ejemplo, para desempeñar puestos de trabajo en oposiciones y, a la larga, en todo el sistema educativo, para la existencia de profesionales competentes en la sociedad.

Además de estas repercusiones del nivel 2, el abanico de posibilidades se podría abrir aún más para el análisis, coincidiendo con el uso particular que se haga del género (nivel 3). En este punto toman vigencia los conceptos que algunos lingüistas utilizan bajo las etiquetas de “estilos” y el análisis genérico se disuelve en el análisis discursivo. Así, la nomenclatura de Joos (1995) sobre los estilos “helado”, formal”, “informal”, coloquial” e íntimo”, sería susceptible de registrar bajo nuestros cuatro criterios interactivos: lo coloquial, que englobaría a lo íntimo podría recorrer toda la escala empatía, neutralidad, antipatía y ambigüedad, y esto, a su vez, se correlacionaría con el grado de formalización discursivo, proximidad, conciencia discursiva, etc. En este nivel, la intuición del analista será pieza fundamental para detectar, por ejemplo, si un alumno, en una exposición oral, pretende aprobar una asignatura, impresionar a los demás, al profesor, divertirse, divertir a los demás expresando ejemplos cómicos o agradar a sus padres… Si pretende aproximarse lo que sucede en comunicación en un texto real, con su inevitable formato genérico, tendrá que abordar el análisis a partir de un formato textual e inclinarse, en vista de lo que la situación le aporte y una vez que haya averiguado todas las regularidades de los niveles 1 y 2, hacia la identificación de los propósitos o actitudes que laten bajo las palabras; tendrá que rastrear qué pistas hay en la textualidad del modo como los usuarios establecen su posturas en el género, qué conflictos de cortesía, qué mecanismos de mitigación, etc., de acuerdo con las más variadas circunstancias. Los usuarios podrán ser amigos o enemigos, subordinados o dominantes antes del uso del género, podrán emplear ese formato genérico en contextos apropiados o no -un chiste en un velatorio, un cuento interminable en una reunión de vecinos de una comunidad…-. Pero, además del contexto particular, siempre se podrá recurrir a la textualidad, a los rasgos interactivos que posee el propio discurso, en forma de rastro o huellas ¿Cuáles? Veamos, entre otros [35]:

- Marcadores del discurso interactivos o bien marcadores textuales que denoten el uso interactivo de las unidades del discurso (marcadores metadiscursivos que introducen secuencias o enunciados que ayuden a entender el contenido semántico o pragmático de lo que se expresa).

- Empleo de deícticos (si se utilizan más los de segunda persona, la empatía, obviamente, será mayor que si predominan los de primera o pronombres impersonales).

- El propio significado semántico de las palabras (insultos, fórmulas de tratamiento, de mitigación, rodeos o circunloquios, fraseología, eufemismos, sufijos, formas verbales, expresiones metadiscursivas…).

- El orden de las palabras.

- Aspectos prosódicos (entonación, pausas, tono, timbre, volumen…).

Pero volvamos al nivel 1, que es el específicamente genérico, y veamos qué rasgos serán relevantes en la interacción:

- Grado de cohesión grupal. Como bosquejamos anteriormente en algún ejemplo, este rasgo se refiere al colectivo social para el que el género esté concebido, y, en concreto, a la conciencia de integración, de pertenencia de cada individuo al grupo. Está muy relacionado con el rasgo “receptor ideal”, de tal suerte que, a más cohesión grupal, más idoneidad del mismo como destinatario; por ejemplo, si un conjunto de alumnos se constituye en una grupo deslavazado afectivamente, sin conciencia colectiva y sin intereses comunes, también será un colectivo menos adecuado para el género examen que si no se dieran esas circunstancias: a grupos unidos, mejores resultados académicos. Pero éste sería el nivel privado, individual (nivel 2) de ese grupo, ya que, a priori,(nivel 1) se etiquetaría como grupo cohesionado por elementos comunes como misma edad, intereses, conocimientos, experiencia etc. Los colectivos más cohesionados serían aquellos denominados por Swales (2000: 23-27) “comunidades de discurso” -“discourse community”- caracterizadas por tener unos objetivos sociales comunes, ciertos mecanismos de comunicación y participación entre sus miembros (congresos, telecomunicaciones, correspondencia, …), utilizar dispositivos de información y retroalimentación entre ellos -por ejemplo, suscripciones a revistas-, usar uno o más géneros en el plano comunicativo para sus objetivos, así como determinados temas y formas con un léxico específico para sus propios géneros. Finalmente, según Swales, también poseen miembros expertos en los contenidos que les interesan como grupo y que conforman los géneros de que se sirven.

- Grado de distancia social, que tiene que ver con el papel social asignado por el género a los usuarios. La distancia será máxima entre emisor y receptor en el género de las consultas profesionales, o, por ejemplo, mínima, en el género conversación coloquial. Distancia social y psíquica coinciden en el género por su valor general, pero, como todos los rasgos del género, siempre quedará abierta a valores particulares de la realización del mismo. En géneros rígidos como el sermón, la ponencia o la conferencia, siempre cabe un margen de adaptación a la audiencia, según el emisor se muestre más o menos cercano al público; esta particularidad está bastante relacionada con el grado de formalización, la simetría o asimetría entre relaciones emisor- receptor y registro: a mayor distancia social, más probabilidades de alta formalización del texto, más asimetría y mayor empleo del registro esmerado. En la lección escolar, la distancia dependerá del estilo del profesor, aunque también existe la legislación vigente que obliga a acoplarse a un determinado perfil de profesor. En la comunicación o en la ponencia podría pensarse que, a pesar de la formalidad existente, la relación es simétrica, ya que todos los asistentes son expertos en la materia, teóricamente, pero no es así, dada la fijación preestablecida de papeles discursivos, según la cual el ponente diserta y los asistentes escuchan. En otros géneros, la distancia social y psíquica es mínima: en el chat la relación es simétrica porque el propio género enrasa las desigualdades socioculturales; de hecho, la cohesión grupal es grande porque en la base del propio chat existen intereses comunes (amistad, relaciones sentimentales, informática, cultura, cine…) y su acceso es totalmente voluntario; así las cosas, un individuo con estudios que se conecta a un chat de plantas, mantendrá una relación de simetría con un jardinero que apenas sepa expresarse, dado que ambos pueden dirigir y transformar el tema del que se habla. La conversación telefónica, sin embargo, puede propiciar del mismo modo relaciones simétricas o asimétricas, dependiendo de la naturaleza de la llamada y de los participantes en ella; en realidad puede tratarse de una conversación coloquial o profesional y, es más, aun en conversación coloquial, entendida como género, es posible una distancia psíquica y social media, al margen de sus peculiaridades individuales. Todos los géneros radiofónicos mantienen la asimetría dada la capacidad de imposición en contenidos y formato por parte de la emisora.

- Grado de distancia psicológica. En el nivel genérico (1), suele ser idéntico al grado de distancia social. En el nivel individual (2 y 3), admite variaciones. Evidentemente, ésta es una dimensión puramente pragmática calcada de las escalas de valores sociales, pero que, en los niveles diferentes al género, dependen de las personas y de sus circunstancias. No entraremos, pues, en lo que es propio del comentario de textos.

- Grado de poder. Los papeles de dominante, subordinado o igual determinan las relaciones de poder entre emisor y receptor. La funcionalidad de los géneros origina una cierta preasignación de tales papeles para quienes los usan, tal y como determinan ciertos factores socioculturales, psicológicos y afectivos. El poder desencadenará una relación funcional simétrica o asimétrica. En esta relación entre hablantes, el papel preponderante lo desempeñará el que sea actor o agente principal de la tarea social a que se adscriba el género: en una entrevista, la relación será asimétrica, puesto que uno pregunta y otro responde, en una conversación entre paciente y médico, o entre alumno y profesor, exactamente igual; al contrario que en una conversación entre amigos; pero, insistimos, en niveles 2 ó 3, como estamos diciendo todo el tiempo, en sus múltiples contextos, será la idea de igualdad la que incidirá directamente en esta dicotomía de la simetría o la asimetría. Pongamos como ejemplos no insólitos un profesor apocado, poco competente en su materia, al que “vapulea” un alumno o, también, en un entrevistado que se impone al entrevistador en la dirección temática de esa entrevista. En ambos casos la psicología individual violenta la estructura de los géneros a que se acogen, pero estos serán usos particulares de esos géneros, que no incluyen, paradigmáticamente, esas asimetrías “inversas” y que desestimaremos en nuestra apreciación global.

-Grado de adaptación del emisor al receptor y viceversa. Como vimos, esta característica se relaciona con la estructura textual del género, es decir, con el grado de flexibilidad que dicho género admita en su formato y con las cinco anteriores características. Por un lado, el género es el que es, de acuerdo con sus propiedades, y esto es inamovible: la lección magistral tendrá unos contenidos y un registro esmerado, lo que implica que, a pesar de todos los esfuerzos que el orador haga para adaptarse a una hipotética audiencia sin instrucción, serán baldíos, como baldío el empeño de esa audiencia por captar los contenidos; el boletín informativo respetará la estructura de noticias yuxtapuestas en un registro formal o esmerado, con un léxico ajustado a los campos semánticos en que se inscriba la noticia ; sin embargo, hay periodistas que flexibilizan el registro, contando un chiste o utilizando expresiones propias del registro coloquial. Queremos decir que la lección magistral es más inflexible a la adaptación a todo tipo de auditorio, -o a un tipo de auditorio con el rasgo de “auditorio inadecuado”- que el boletín informativo. En los mensajes de contestador, se presupone una adaptación máxima para conseguir el cometido que se refleje en el mensajes, etc. Dependiendo de esa elasticidad en el género, podrá albergarse un grado de adaptación mayor o menor a la universalidad de los receptores, pero, siempre, claro está, dentro de unos límites que, si fueran transgredidos, provocarían la destrucción de ese género para convertirse en otro.

A este respecto, Albadalejo (1988) utiliza el término “poliacroasis” para definir al conjunto de los receptores o audición múltiple en los discursos. Cree este autor que es un hecho incontestable y determinante la adaptación del orador a todos los posibles diferentes públicos (1988: 156-157). Nosotros estamos de acuerdo con estas afirmaciones sólo en parte; efectivamente, el orador tenderá a adecuarse al auditorio, pero también es cierto que el auditorio suele está cribado previamente, para la situación, por la propia existencia de ese género: quien asiste a una conferencia, suele tener un nivel cultural apropiado para las características de ese género… imaginemos lo absurdo de la postura de un orador adaptándose a una audiencia de niños de un año; y si así lo hiciera, habría pasado de utilizar el género conferencia al género lección de educación infantil, que es otra cosa. El género como estructura textual constriñe al receptor -también al emisor-, y será en el seno de esa constricción donde se permitirá la adecuación del emisor; suele darse el hecho de fieles y alumnos que no comprenden un sermón ni una lección, aun con el empeño del sacerdote o del profesor por conseguir claridad expositiva. Por tanto, no es exacto relacionar la poliacroasis con la exclusiva faceta interactiva de la cooperación porque siempre existirán, de antemano y definidos por la textualidad genérica, unos receptores ideales para cada género, porque los formatos son inalterables, aun en su máxima flexibilidad.

Esquemáticamente, los rasgos que afectan en mayor media a las relaciones entre emisores y receptores del género son los siguientes:

Entre nuestra clasificación y la de Kaplan (1977) hay muchos puntos en común, aunque criterios diferenciados. Kaplan identifica cinco dimensiones básicas en una escala que, según él, los individuos utilizan en la interpretación de situaciones sociales:

- Cooperativa/ competitiva,

- Intensa /superficial,

- Formal/ informal,

- Dominante/ igual, y

- Orientada hacia una tarea/ no orientada hacia una tarea.

Más que comentar lo acertado o desacertado de la taxonomía, lo realmente importante es la existencia autores que han dado importancia a la faceta interactiva del discurso desde hace muchos años. Por ello, se echa en falta más profusión en clasificaciones de los géneros, partiendo de estos criterios; serían interesantes estudios comparativos respecto a si la estructura del género es más recíproca o egocéntrica, qué géneros son más flexibles en la interacción, etc.

2.5. Recapitulación

En una comunidad que comparta lengua y, por tanto, cosmovisión, los hablantes poseerán en común esquemas mentales con arreglo a los que producen e interpretan el discurso. Los textos o discursos de los hablantes como entidades completas -con su principio, su desarrollo y su fin- siempre se presentarán bajo formas genéricas coincidentes en sus características textuales e interactivas. Téngase en cuenta que un texto sirve para referirse a algo, para relacionarse con alguien y para conseguir unos propósitos y que los textos se clasifican en géneros o clases porque coinciden en un conjunto de rasgos -textuales e interactivos-.

Las propiedades textuales de un género son los atributos que su clase comparte respecto a las operaciones lingüísticas quasi lógicas que los hablantes realizan cuando hablan o interpretan las palabras. Estas operaciones conforman el tema y la estructura textual del género, que nos indicarán cuántos temas se tratan, si ese tema o temas son especializados o no, si son humanísticos, técnico-científicos o mixtos, qué estructura formal presentan, así como el registro que suele ir aparejado con ese género. En el análisis concreto de un texto - que no comprendería un estudio genérico sino individualizado- la textualidad señalaría los niveles lingüísticos, las unidades discursivas y los marcadores textuales que las relacionan.

Las propiedades contextuales de los textos, recogidas en los géneros, apuntan a las relaciones interactivas que los usuarios de los géneros mantienen entre sí, incluidos sus papeles discursivos, a las funciones sociales que, convencionalmente, desempeña el género en su uso y a las relaciones entre usuarios y el formato genérico, según sean emisores o receptores apropiados para el género en cuestión o no.

Los géneros, en definitiva, son textualidad e interacción y la Pragmática se convierte en disciplina clave para interpretar las acciones ilocutivas y perlocutivas del discurso en aquello que no está explícito, que hay que inferir y que está en la mente de todos.

 

3. La maraña terminológica: macrogéneros, pregéneros, antigéneros, metagéneros, géneros y subgéneros

Al estar el género perfectamente sistematizado, no es infrecuente su uso tergiversado por la violación de un rasgo o un conjunto de ellos. Es lo que llamamos la transgresión del género. Hay dos actitudes, estados anímicos o disposiciones afectivas que, de manera automática y transversal a todos los géneros, los convierten en algo radicalmente distinto: el humor y la ironía y decimos “transversal” porque se sustentan en la transformación de géneros; son el chiste y la parodia, a nuestro entender, totalmente diferentes entre sí.

Debajo de la parodia existe un deseo de herir, de lesionar vía ridiculización o exageración de los aspectos más privativos de lo parodiado. Al parodiar, se estará invirtiendo la función del género parodiado y, en el fondo, se estará criticando la esencia de sus contenidos y apoyando las actitudes “motivadoras” del mismo. Un cuento, un chat virtual, una entrevista… todo es susceptible de ser ironizado, de ridiculización y, por tanto, de parodia.

Igual sucede con el humor, que es de aplicación a todo género. El humor actúa a modo de “varita mágica” transformadora de la realidad y provoca que las coordenadas del orden del mundo cambien. A diferencia de la parodia, crea un marco lúdico, en el que hablante y oyente saben que están refugiados y en el que todo es posible. Humor y absurdo van unidos en función de ese terreno irreal al que se trasladan voluntariamente los individuos. Cualquier género que se trate con humor dejará de ser ese género, pero su función social será empática, de acercamiento entre quienes lo utilizan. Diferente es el chiste como género, ya que tiene unas propiedades textuales, unas formas de comienzo y de finalizar, una extensión, etc. y unas propiedades interactivas, como se verá en las tablas del capítulo 3. Si la parodia posee ese fin “empático”, pasará automáticamente a las filas del chiste, pues prevalecerá lo absurdo por lo absurdo y el juego sobre el afán antipático de zaherir, que, desde luego, no está basado en la proximidad afectiva, sino en lo contrario. Pongamos por caso una conversación coloquial entre dos amigos, en la que uno de ellos parodia, distorsionándola, la voz del otro, con la intención ostensiva de que su oyente descubra su voz ridiculizada, para pasar un buen rato, recordando una intervención pasada o probable de su amigo en ciertas circunstancias; lo normal sería que los dos se diviertan, e incluso que el imitado realice la misma operación respecto al imitador, iniciándose así un juego; obviamente, no se encontrarán rastros de intenciones hostiles, de posturas oponentes, sino al contrario; entonces, habrá que considerar la función social de esta parodia del género de la conversación coloquial “deleitar”, empática desde el punto de vista interactivo. Vemos, pues, que humor e ironía tienen en común el ser, por así decirlo, operadores de géneros. Paradójicamente, esas violaciones de la comunicación constituyen, en el caso de la parodia un “antigénero” y, en el caso del chiste un “metagénero” ¿Por qué? Porque el chiste es un género con una finalidad socio-funcional empática clara, mientras la parodia -que, realmente existe- se especializa en transgredir los principios estructurales de la sociedad, como son su perpetuación y su conservación. Sería muy difícil, por no decir imposible, que una colectividad engendrara, cultivara, mimara y propiciara como propios y como convencionalmente útiles géneros destructivos de su propia esencia, y si lo hace, su lugar no estaría muy lejos de las guerras o de las injusticias sociales, con un signo negativo delante.

En primer lugar, hemos de puntualizar sobre términos como macrogénero y pregénero. El macrogénero -no diferente, en muchas publicaciones de los ambiguos “esfera”, “ámbito” y “dominio”- suele unificar función social, ámbito institucional y contenido. Para nosotros, son rasgos que inciden de manera diferente en cada género particular. Y si bajo el paraguas del macrogénero se resguardan formas y funciones, contenidos y formatos, podemos preguntarnos ¿lo pedagógico sería un macrogénero? la respuesta sería no, si acudimos a rasgos interactivos de la función social “enseñar”, ¿lo religioso”, no, si tenemos en cuenta funciones como “adoctrinar”, “mover a la reflexión” o “marcar pautas de comportamiento”, ¿lo periodístico?, tampoco, si tenemos en cuenta la característica de género indirecto, y así sucesivamente… una definición oportuna del género tiene que asentarse sobre unos pocos criterios aplicables a todo el objeto de estudio, y éstos han de ser diferenciadores y, desde luego, excluyentes. En este caso, el macrogénero, tendrá que ser concebido como una etiqueta que engloba una serie de géneros unidos por afinidad de rasgos y por una clasificación común como, por ejemplo, el macrogénero interrogatorio, que incluiría los géneros “examen”, “vista”, “entrevista”, “encuesta” y “acertijo” [36].

Por su parte, el término pregénero tiene mucho que ver con aquella primera distinción bajtiniana entre género primario y género secundario. Como ya explicamos en las confusiones entre género y acto de habla, Bajtín (1988: 257-292), incluía entre los géneros primarios actos de habla como felicitaciones, agradecimientos, etc., además de la conversación coloquial, mientras que los géneros secundarios eran los que se elaboraban mediante la Literatura, la ciencia o alguna actividad sociopolítica [37], como novelas, dramas, investigaciones científicas o géneros periodísticos. Swales (2000: 59-60), aplicando, en parte, al género primario el término pregénero sostiene que la narración y la conversación corriente son difícilmente reductibles a regla [38]. Nosotros vamos a defender la postura contraria basándonos en que la conversación coloquial tiene sus propiedades exactamente igual que el resto de géneros, y también vamos a discrepar de que la narración corriente constituya un género, ya que, en realidad, se trata de un modelo textual en combinación con un registro; ese fragmento discursivo pertenecería al género “conversación coloquial”, ya que sería un texto dirigido a alguien, probablemente extraído del resto de las intervenciones. El pregénero, por tanto, no existe para nosotros.

Otra distinción que hemos de hacer es género/ subgénero (Ver tablas al final). Los géneros, de hecho, admiten ciertas variaciones sin que éstas atenten contra su valor de sistema. Pongamos varios ejemplos de ello: el género conversación no dejará de serlo porque sea coloquial o profesional. Del mismo modo, no dejará de ser conversación profesional porque se perfile como negociación -comercial, política, sindical…-, de implementación o de consulta -entre médico y paciente, entre abogado y cliente, etc.-; todas serán conversaciones. Pongamos otro ejemplo: el macrogénero “interrogatorio”, ¿no seguirá siendo el mismo si el interrogatorio es policial, un examen oral, una entrevista, un acertijo, una vista oral en un juicio o una encuesta? Pues bien, todos ellos, insistimos, sin perder su adscripción genérica, son materializaciones de sus géneros y son subgéneros sin dejar de ser clases o tipos de textos. El subgénero, pues es un concepto para el que sí encontramos utilidad.

Pasemos, sin más, a presentar unas muestras en la taxonomía de los géneros discursivos orales, no sin antes decir que hemos clasificado como “géneros indirectos”, los que utilizan -de suyo propio- en su difusión algún medio técnico y “géneros directos”, los que no utilizan tales medios.

En los géneros indirectos hemos excluido los audiovisuales, por la incidencia, en la oralidad, de multitud de códigos y formatos visuales propios de la retransmisión, externos a nuestro actual objeto de estudio. Hay que volver a insistir en que los géneros directos son susceptibles de inclusión a este grupo, ya que todo se puede retransmitir. Para esta particularidad, ya hemos considerado la retransmisión como género indirecto, valga la redundancia. Cuando esto ocurre, siempre se duplicarán los emisores y habrá que determinar cuáles serán los emisores y receptores primarios y secundarios. Imaginemos, en ese sentido, un mitin político que empieza a la 9 de la noche para que conecten los telediarios con él; en ese momento el líder le habla a la audiencia que está allí presente, pero realmente está hablando al telediario de las nueve, es decir, a todos los españoles conectados a esa cadena, de tal suerte que el receptor primario, en virtud de la retransmisión, se ha convertido en secundario, mientras el emisor primario sigue siendo el mismo.

3.1. Taxonomía de géneros orales

I. Géneros directos

-chiste

-aviso informativo

-Informe

-Fábula

-trovo

-romance

-cuento

- Debate

- Macrogénero: Conversación

       Género—> A. Coloquial

                        B. Profesional

                              Subgénero—> De negociación (comercial, sindical…)

                                            —> De implementación (sínodo, claustro, cumbre…)

                                            —> De consulta (médico/ paciente; profesor /alumno, comerciante/ cliente…)

- Macrogénero: Interrogatorio

   Género 1: Examen

   Género 2: Vista

   Género 3: Entrevista

   Género 4: Encuesta

   Género 5: Acertijo

-Macrogénero: Alocución

   Género 1: Lección.

   Subgénero 1: magistral

   Subgénero 2: inaugural

   Subgénero 3: escolar

   Subgénero 4: catequesis

   Género 2: Dedicatoria.

   Género 3: Mitin: arenga.

   Género 4: Conferencia.

   Género 5: Pregón de Semana Santa.

   Género 6: Ponencia.

   Género 7: Comunicación.

   Género 8: Discurso.

   Género 9: Sermón.

   Género 10: Manifiesto/ declaración.

II. Géneros indirectos

-Crónica radiofónica

-Boletín informativo radiofónico

-Retransmisión radiofónica

-Rueda de prensa radiofónica

-Parte meteorológico radiofónico

-Efemérides radiofónicas

-Concurso radiofónico

- Macrogénero —> Conversación

         Subgénero —> telefónica [39]

         Subgénero —> de voz

-Mensaje en contestador automático

hay géneros que no aparecen porque nos los consideramos tales, así, géneros como la narración, el chisme, el insulto, la exposición o la explicación, para nosotros no son géneros sino modelos textuales, en unos casos y acciones ilocutivo-interactivas, en otros. Como ya indicamos, casi todos los géneros que, a su vez constituyan actos de habla, corren el riesgo de ser inclasificables por lo híbrido y complejo de su concepto; en cuanto al modelo textual, no es un género, sino una organización que poseen los géneros.

Otro género que muchos autores reconocen es el rezo u oración y el monólogo interior. Para nosotros, tampoco éstos constituyen géneros orales equiparable a los demás, desde el momento en que se rompe la comunicación con otros usuarios: en el caso del rezo, con un Ser Supremo, en el caso del monólogo, con uno mismo. Por consiguiente, son “géneros” que no siguen las mismas pautas ni se hallan en las mismas coordenadas del resto de géneros discursivos.

A pesar de los puntos en común que se pudieran encontrar entre cualquier conversación polémica y el debate, como son la oposición interactiva (o antipatía) y la contraargumentación, no se puede pensar que pertenezcan al mismo género: el hecho de que un hablante sostenga, dialécticamente, ideas contrapuestas a las de otro hablante no implica que esta oposición se efectúe automáticamente bajo el formato específico de “debate”, ya que este último tiene unas reglas de desarrollo a las que, de hecho, no se ajusta la conversación como género (macro), pues, mientras en el debate, los hablantes saben a qué atenerse -tienen sus papeles discursivos e interactivos prefijados-, en la conversación existe un margen más amplio de libertad; por ejemplo, no necesita moderador, no hay un tiempo delimitado para la intervención, no han de tratarse temas especializados, no tiene como rasgos primarios la función de llegar a acuerdos ni la de ofrecer puntos de vista.

3.2. Tablas comparativas

Ahora, vamos a ver las ideas que hemos venido desarrollando reflejadas en tablas.

El símbolo + dentro de una casilla significa que ese rasgo es obligatorio, distintivo o primario en el género; el símbolo - indica que el rasgo nunca podrá aparecer en dicho género, y el símbolo * señala que es optativo. La configuración de cada uno de los géneros que presentamos se obtiene mediante la distribución de esas tres posibilidades.

Por otra parte, no aparecerán en las tablas ciertos géneros o subgéneros que pudieran emparejarse como comunicación/ ponencia, o mitin/arenga porque sus diferencias son mínimas, ya de extensión, ya de contenido o de intensidad en el desarrollo de alguna función; como tampoco especificaremos los géneros que se agrupan bajo el marbete de “categoría” (implementación, etc.), por aumentar considerablemente el espacio de cada tabla.

La coincidencia o divergencia en rasgos entre unos géneros y otros se podrá apreciar visualmente en las tablas.

A modo de ejemplo, el anuncio publicitario puede tener como optativo el rasgo “demostrar hechos” -incluso científicamente (véanse los anuncios sobre cremas regeneradoras faciales o sobre detergentes)-, pero no será este rasgo esencial, sino optativo; sin embargo, el rasgo “persuadir para actuar” sí será privativo y, por consiguiente, marcado con +. Lo mismo ocurre, en cuanto a rasgo optativo o secundario con la tertulia o el mitin, al que se pueden llevar estadísticas, etc., es más, incluso en la conversación corriente se pueden demostrar hechos empleando la argumentación y la dialéctica. Nos encontraremos, también, a primera vista, géneros tan alejados de la demostración de los hechos, como el sermón, que, en nuestra clasificación, puedan resultar llamativos, pero partimos de que el sacerdote cree que demuestra lo que dice y se carga de razones, de parábolas, de amplificaciones, de datos reales que prueban incluso los dogmas…

Nótese cómo hay géneros extremadamente parecidos. Si observamos, por ejemplo, la lección inaugural y la conferencia, las diferencias estriban - siempre en el nivel del sistema-, en que la lección inaugural sólo trata de un tema, puede potenciar en mayor medida el sentimiento de pertenencia al mundo académico, no tiene como finalidad primaria mover a la reflexión -aunque lo consiga, pues el cometido preponderante es más protocolario que intelectual-, los receptores están unificados por el criterio de pertenencia a la comunidad educativa -rasgo “restringido”- y su contenido suele ser humanístico, mientras la lección puede abarcar más de un tema, su contenido puede ser humanístico, técnico- científico o mixto, posee el rasgo “mover a la reflexión” como privativo o primario y, en cambio, no cohesiona el grupo obligatoriamente porque la audiencia puede ser dispar. Por supuesto, en las tablas no se reflejan todos los factores situacionales, como hemos dicho, por razones de economía; así, vgr. lugares estándar en los que se desarrolla ese género (institutos, universidades, en el caso de la lección inaugural frente a una mayor gama de locales a tal efecto, en el de la conferencia), grado de institucionalización del mismo -mayor en la lección inaugural-, frecuencia regular o esporádica de desarrollo del género, etc. Sin embargo, este tipo de informaciones sería inexcusable en un comentario individual, al explicar la situación de partida.

A partir de esta categorización, las clasificaciones de géneros se pueden multiplicar por cada uno de los rasgos obligatorios; por ejemplo, pueden basarse en criterios como la especialización o extensión temática -parte meteorológico, conversación profesional, examen, lección, conferencia, ponencia, comunicación-, el modelo textual descriptivo -parte meteorológico-, el registro espontáneo -conversación coloquial, chiste, acertijo-, la función persuasiva -anuncio publicitario, sermón, catequesis, fábula-, la función de deleite estético, coincidente en los denominados “géneros literarios” - trovo, cuento, fábula, romance-… y así sucesivamente.

En fin, pasemos ya a presentar las tablas de los géneros con toda la información avanzada, con el fin de facilitar los conceptos.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 

BIBLIOGRAFÍA

Adam, J. M (1992). Les textes: types et prototypes. Récit, description, argumentation, explication et dialogue. París, Nathan.

Albaladejo, T. (1988): "Retórica y cultura. A propósito de la oratoria política", en E. del Río, J. A. Caballero y T. Albaladejo (eds.), Quintiliano y la formación del orador político, Logroño, Instituto de Estudios Riojanos, págs. 11-26.

_________________ "Polyacroasis in Rhetorical Discourse", en The Canadian Journal of Rhetorical Studies / La Revue Canadienne d’Études Rhétoriques, 9, 1998, pp. 155-167.

_______________ (1994):"Sobre la posición comunicativa del receptor del discurso retórico", en Castilla. Estudios de Literatura, 19, págs. 7-16.

BAJTín, M. m. (1976): “The problem of speech genres”, en C. Emerson y M. Holquist (eds.), Speech genres and other essays, Austin, University of Texas Press, págs. 60-102. _____________ (1981): The Dialogic Imagination. Austin, University of Texas Press.

_____________ (1982): “El problema de los géneros discursivos”, en Estética de la creación verbal. México, Siglo XXI.

_____________ (1984): Esthétique de la création verbale, París, Gallimard.

_____________ (1986): Speech Genres and Other Late Essays, Austin, University of Texas Press.

BARLETT, F. C. (1932): Remembering: a study in experimental and social psychology. Cambridge, CUP.

BAUMAN, R. (1983): Let your words be few. Symbolism of speaking and silence among seventeenth century Quakers, Cambridge, CUP, págs 60-102.

BAZERMAN, CH. (1988): Shaping Written Knowledge: the Genre and Activity of the experimental article in Science. Madison, The University of Wisconsin Press.

Beattie, G. W. y P.J. Barnard (1979): «The Temporal Structure of Natural Telephone Conversations», Linguistics, 17, págs .213-219.

Ben-Amos, D. (1976). “Introduction”, en D. Ben-Amos (ed.), Folklore Genres, IX-XV, Austin, Universidad of Texas Press.

____________ (1969): “Analytical categories and ethnics genres”, Genre, 2, págs. 275-301.

BENOIT, J. y Fayold, m. (1989): Le développement de la catégorisation des types de textes, Practiques, 62, págs. 71-85.

BERKENKOTTER, C. y Hucking, T. N. (1995): Genre Knowledge in Disciplinary Communication. Hillsdale, Lawrence Erlbaum Associates.

Bhatia, V.K. (1993): Analysing Genre: Language use in Professional Settings, Londres: Longman.

Biber, D. (1986): “Spoken and written textual dimensions in English: Resolving the contradictory findings”, Language, 62(2), págs. 384-413.

_________ (1988): Variations across Speech and Writing. Cambridge:

Cambridge University Press

_________ (1989), “A typology of English Texts”, Linguistics, 27,págs. 3-43.

_________ (1992): “The multidimensional approach to linguistic analyses of genre variation: An overview of methodology and finding”, Computers in the Humanities, 26(5-6), págs. 331-347.

_________ (1995): Dimensions of Register Variation: A Cross-Linguistic Comparison. Cambridge, Cambridge University Press.

_________ y FINEGAN, E. : (1986): “An initial typology of English Texts”, en Jan Aars y Willem Mejs (eds.), Corpus Linguistics 2, Amsterdam, Rodopi.

BRANCA-ROSSOF, S. (1999):”Types, modes et genres de discours: entre langue et discours”, Langage société, 87, págs. 6-22.

BREWER, W. F. (1980) “Literary theory, rhetoric and stylistics: Implications for psychology”, en Theoretical issues in reading comprehension, Hillsdale, NJ, Erlbaum.

_______ y HAY, A. E.: (1984): “Reconstructive recall of linguistic style”, Journal of Verbal Learning an Verbal Behaviour, 23,págs. 237-249.

____________ (1995) : « Discourse force and empirical studies of literature, en G. Rusch (ed.), Empirical Approaches to literature: Proceeding of the fourth Biannual Conference of the International Society for the empirical Study of Literature, Siegen, Lumis-Publications, págs. 89-95

BUBLITZ, W. (1988): Supportive Fellow-Speakers and Cooperative Conversation. Discourse Topics and Topical Actions, Participant Roles and «Recipient Action« in a Particular Type of Everyday Conversation. Amsterdam, Benjamins.

CAMACHO ADARVE, M. M. [en línea] (2001): “Reflexiones sobre la repetición en el discurso oral”, Tonos Digital, 2.

_______________________________ (2006): “El discurso: texto e interacción", en Análisis del discurso : lengua, cultura, valores : Actas del I Congreso Internacional; Madrid, Arco/Libros, vol. 1, págs. 277-288.

CHRISTIE, F. (1989): Language education Oxford, Oxford University Press.

COPE, B. Y KALANTZIS, M. (1993): The Power of Literacy. A Genre Approach to

Teaching Writing, Pittsburgh, University of Pittsburgh Press.

Cortés Rodríguez, l. y Camacho Adarve, M. m. (2003):«Los condicionantes situacionales en la descripción tipológica de los discurso orales». Comunicación admitida para su lectura en el XXXII Simposio de la Sociedad Española de Lingüística, que se celebró en Madrid del 16 al 19 de diciembre de 2002.

_________________________________________________ (2005): Unidades de segmentación y marcadores del discurso: elementos esenciales en el procesamiento discursivo oral , Madrid, Arco/Libros.

CORTI, M. (1978): “An introduction to literary semiotics”, Bloomington, Indiana UP.

COUTURE, B. (1986): “Effective ideation in written text: A functional approach to clarity and exigence, en B. Couture, Functional Approaches to writing: Research Perspectives, Norwood, NJ, Ablex, págs. 69-91.

Dementiev, v. v. (1995): Janrovaïa strouktoura fatitcheskoï kommounikatsii (Estructura genérica de la comunicación fática).ADK, Saratov sGU.

DOLININE, C. (1999): “Le problème des genres du discours quarante-cinq ans après Bakhtine », Langage et société, 86, págs. 25-40.

Duffy, S. A. et alii (1982):«Readers' use of genre conventions in understanding and recalling academic essays». Comunicación presentada en el AERA Annual Meeting, New York, (marzo). Duffy, S. A. et alii (inédito) «Readers' use of genre conventions in understanding and recalling academic essays». Comunicación presentada en el AERA Annual Meeting, New York, (1982, March). [El inédito con minúscula, es que no sé ponerla]

Esser, J. (1991): "Text-Type as a Linguistic Unit.", en C. Uhlig y R. Zimmermann eds.) Anglistentag 1990 Marburg. Proceedings. Tubinga, Niemeyer, 1991, págs. 142-53.

EAGLES [Expert Advisory Group of Language Engineering Standards] (1996): Preliminary Recommendations on Texts Typology.EAGLES Doument EAG-TCWG-TTYP/P [Disponible en

FISHELOV, D. (1988):“The institutional definition of Poetry: The empirical angle”, en

G. Rusch (ed.), Empirical Approaches to literature: Proceeding of the fourth Biannual Conference of the International Society for the empirical Study of Literature, Siegen, Lumis-Publications, págs. 84-88.

Fletcher, C. R., Hummel, J. E. y Marsolek, C. J. (1990): “Causality and the allocation of attention during comprehension”, Journal of Experimental Psychology: Learning, Memory, and Cognition, 16, págs. 233-240.

FOCAULT, M. (1970): The Order of Things: An Archaeology of Human Sciences. Nueva York, Pantheon.

_____________ (1980): Power- Knowledge. Brighton, Harvester.

FOWLER, A. (1982): Kinds of literature, Oxford, Oxford University Press.

GLÄSER, R. (1996): “Die Stilkategorie “Register” in soziolinguistischer Sict, en Zeitsch für Phonetik, Sprachwisswnschaft und Kommunikationsforschung, 29, pags 234-243.

GOODWIN, CH. (1981): Conversational organization: Interaction between speaker and hearer. Nueva York, Academic Press JEFFERSON, G. (1972): «Side Sequences» en D. Sudnow (ed.), Studies in social interaction, Nueva York, Free Press, págs. 94-338.

______________(1978): «Sequential aspects of storytelling in conversation», en J. Schenkein (ed.), Studies in the organization of conversational interaction, Nueva York, Academic Press.

GÜLICH, E. (1986): «L’organisation conversationnelle del énonces inachevés et de leur achèvement interactif en ‘situation de contact’», DRLAV, 34-35, págs. 161-182.

halliday, m. a. k. (1984): “Language as Code and Language as Behaviour”, en R. P. Faucett , et alii (eds,), The Semiotics of culture and Language : Language as Social Semiotic, Londres, Frances Pinter, págs., 3-35.

HALLIDAY, M. y MARTIN, J. R. (1993): Writing Science: Literacy and Discursive Power, Pittsburgh, Pittsburgh University Press.

Hanks, W. F. “Discourse Genres in a Theory of Practice.” , American Ethnologist 14(4) 1987: 668-692.

Holyoak, K. J. y Hummel, J. E. (2000a): “The proper treatment of symbols in connectionist architecture”, en E. Dietrich y A. B. Markman (eds.), Cognitive dynamics: Conceptual and representational change in humans and machines, págs. 229-263. Mahwah, NJ, Erlbaum.

____________________________ (2000b): “The proper treatment of symbols in a connectionist architecture”, en E. Deitrich y A. Markman (eds.), Cognitive dynamics: Conceptual change in humans and machines, págs. 229-263.Mahwah, NJ, Erlbaum.

Hummel, J. E. y Holyoak, K. J. (1997): “Distributed representations of structure: A theory of analogical access and mapping”, Psychological Review, 104, págs. 427-466.

______________________________ (2003): “A symbolic-connectionist theory of relational inference and generalization”, Psychological Review, 110, págs. 220-264.

JEFFERSON, J. (1972): «Side Sequences» en D. Sudnow (ed.), Studies in social

__________y J. SCHENKEIN (1978): «Some sequential negotiations in conversation: Unexpanded and expanded versions of projected action sequences» en J. Schenkein (ed.), Studies in the organization of conversational interaction. Nueva York, Academic Press.

JOHNS, A. M. (1995): “Genre and pedagogical purposes”, Journal of second language writing, 4, pág. 2.

Joos, M. (1995): The five clocks, New Cork, Harcourt Brace & World],

Kaplan, R. B. y Ostler, s. (1982):” Contrastive rhetoric revisited”, comunicación presentada en el Congreso TESOL (1982), Honolulu, Hawai.

_____________________ (1987): Cultural patterns revisited, en U. Connor y R. B. Kaplan (eds.), Writing across Language: Analysis of L2 text. Reading, Mass, Addison-Wesley.

______________________ (1996):

Kessler B., Nunberg G., Schütze H. (1997): “Automatic Detection of Text Genre”, en Proceedings of ACL 35 and EACL 8, Morgan Kaufmann Publishers, págs. 32-38.

Kinneavy, J. L. A (1971): Theory of Discourse. The Aims of Discourse. Englewood Cliffs, NJ, Prentice-Hall.

Kress. G. (1993): “Genre as social process”, en B. Cope y M. Kalantzis (eds.), The powers of literacy: A genre approach to teaching writing. London, Falmer Press, págs. 22-37.

KROGER, J. K., A, HOLYOAK K J. y HUMMEL J. E. (2004). “Varieties of sameness: the impact of relational complexity on perceptual comparisons”, Cognitive Science 28, págs. 335-358.

LEE, D.Y.W. (2001): “Genres, registers, text types, domains and styles: clarifying the concepts and navigating a path through the BNC jungle”, Language, Learning & Technology, págs. 37-72.

Longacre, R. E. (1983): The Grammar of Discourse. New York, Plenum Press,.

LUCKMANN, T. (1992): “On the communicative adjustment of perspectives, dialogue and communicative genres”, en A: H. Wald (ed.), The dialogical alternative. Towards a theory of language and mind, Londres, Scandinavian University Press, págs. 219-234.

MARCUSCHI, L. A. (2001): "Atos de referenciação na interação face-a-face". Cadernos de Estudos Lingüísticos. Campinas, (41), pags. 37-54.

MARTIN, J.R. (1985): “Process and text”, en J. D Benson y W. S. Greaves, (eds.). Systemic perspectives on discourse, 1, Norwood, N.J., Ablex, págs. 248-274.

__________ (1989): Factual Writing: Exploring and Challenging Social Reality, Oxford, Oxford University Press.

_________ (1992). English text. System and structure. Amsterdam, Benjamins.

_________ (1997): “Analysing genre: functional parameters”, en F. Christie y J. R. Martin (eds.), Genre and institutions: Social Processes in the Workplace and School, Londres, Casell, págs. 3-39.

MCLAUGHLIN, M L. (1987): How talking is organized, Beverly Hills, CA, Sage.

_________ _____ et alii (1981): «Sex differences in story receipt and story sequencing behaviours in dyadic conversations», Human Communication Research, 7, págs. 99-116.

Meyer, B. J. F. (1985): "Prose Analysis: Purposes, Procedures, and Problems.", en B. Britton and J. Black (eds.), Understanding Expository Text. Hillsdale, NJ, Lawrence Erlbaum Associates.

OCHS, E. (1979): «Planned and unplanned discourse: Discourse and Syntax», en T. Givon (ed.), Syntax and Semantics, 1, Nueva York, Academic Press, págs. 51-80.

Olson, G.M., Mack, R. L. y Duffy S. A (1981): "Cognitive aspects of genre." Poetics,10, págs. 283-315.

PALTRIDGE, B. (1995): “Working with genre: A pragmatic perspective”, Journal of Pragmatics, 24, 393-406.

Propp, V. (1988): Morphology of the folktale. Austin, University of Texas Press.

ROULET, E. (1991): «Vers une approche modulaire de l’analyse du discours», Cahiers de Linguistique Française, 12, págs. 53-81.

_________ (2000): «Un modèle et un instrument d’analyse de la complexité de l’organisation du discours», en J.J. de Bustos et alii, Lengua, discurso, texto (I Simposio Internacional del Análisis del Discurso), Madrid, Visor, págs. 133-158.

RYAN, M. L. (1981): “Introduction, On The Why, What and how of Generic Taxonomy”, Poetics, 10, págs. 109-126.

Sampson, J. (1999): “Genres of discourse and their definition of literature”, Discourse Processes, 28, págs.109-120.

SAUSSURE, F. de (1916) : Cours de linguistique générale, Paris, Payot. Trad. esp. de Amado Alonso, Curso de lingüística general, Buenos Aires, Losada, 1945. Reed. en Madrid, Alianza, 1987 [Colecc. "El libro de bolsillo", nº 1227].

SCHEGLOFF, E. A. (1968): «Sequencing in conversational openings», American Anthropologist, 70, págs. 1075-1095.

SHANNON, C. E., (1948):``A mathematical theory of communication,'' Bell System Technical Journal, vol. 27, pp. 379-423 and 623-656.

______________ y. WEAVER, W. (1949): “The Mathematical Theory of Communication, Urbana, Illinois, University of Illinois Press.

SHERZER, J. (1987): “A discourse centred approach to language and culture”, American Anthropologist, 89, págs. 295-309.

SILVA, J. Q. (1999) "Gênero discursivo e tipo textual". Scripta. Belo Horizonte, 2, (4), págs 87-106.

________ (2002) "Gêneros textuais: definição e funcionalidade", en A. P. Dionísio, A. R. Machado, M. A. Bezerra, (eds.) Gêneros textuais e ensino. Rio de Janeiro, Lucerna.

STEEN, G. (1999): “Genres of Discourse and the definition of Literature”, Discourse Processes, 28 (2), págs. 109-120.

Stubbs, M. (1996): “Text and corpus analysis: computer assisted of Language and culture, Oxford, UK, Blackwell.

SWALES, J. M. (1990): Genre Analysis: English in academic and research settings. Cambridge, C. U. P.

____________ (1996): Genre Analysis. English in academia research settings. Cambridge, Cambridge University Press

_______________ et alii (2000) : « A new link in a chain of genres ?,Hermes, Journal of Linguistics, 25, págs. 133 -141.

TAVARES, D. M. (2000) "O discurso político". In: BRANDÃO, H. N. (Coord.) Gêneros do discurso na escola: mito, conto, cordel, discurso político, divulgação científica. São Paulo: Cortez Editora.

TAAVITSAINEN, I. (1993): “Genre/subgenre styles in Late Middle English?”, en M. Rissanen et alii (eds.), Early English in the Computer. Berlín, Mouton de Gruyter, págs. 171-200.

_________________(2001): “Changing Conventions of Writing: The Dynamics of Genres, Texts Types and Texts Traditions”, European Journal of English Studies, 5 (2), págs. 139-150

THOMPSON, S. (1959): Motif-Index of Folk Literature, Copenhagen, Rosenkilde y Bagger.

Todorov, T. (1976): « The origin of genres », New Literary history, 8, págs. 159-170.

_____________(1978) : Les genres du discours. Seuil, Paris.

VYGOTSKY, L. S. (1962): Thought and Language. Cambridge, MIT Press.

______________ (1978): The Development of Higher Physochological Processes. Cambridge, Harvard University Press.

Virtanen, T. (1992): "Issues of Text Typology: Narrative: A 'Basic' Type of Text?" Text 12 (2), págs. 293-310.

________ y Warvik, B. (1987). "Observations sur les types de texte", en J. Harma e I. Makinen-Schwanck (eds.), Communications. 8 Rencontre des professeurs de français de I'enseignement supérieur, Helsinki, Publications du Département des Langues Romanes 6, págs. 91-114.

WEBER, M. (1947): Wirtschaft und Gesellschaf, Tubinga, Mohr.

Werlich, E. (1975): Typologye der Texte. Entwurf eines Textlinguistischen Modells zur Grundlegung einer Textgrammatik. Heidelberg, Quelle und Meyer.

____________ (1983): A Text Grammar of English (2ª.ed.), Heidelberg, Quelle und Meyer.

WERTSCH, J. V. (1985): Vygotsky and the Social Formation of mind. Cambridge, Harvard University Press.

YUNICK, S. (1997): “Genres, Registers and Sociolinguistics”, Word Englishes, 16 (3), págs. 321- 336.

ZWAAN, R. A. (1993): Aspects of literary comprehension. Amsterdam, Benjamins.

 

Notas:

[1] Lo cual no es impedimento para considerar líneas de investigación relacionadas con la Literatura, por así decir, más “discursivas”; nos referimos a estudiosos como Brewer (1995) o Fishelov (1995), quienes, a su vez, encuentran cierto fundamento en Todorov (1976), Fowler (1982) y Bajtín (1986).

[2] Resultan muy interesantes, en el seno del Formalismo Ruso -si bien como análisis de invariantes morfo-funcionales-, las investigaciones de Propp (1988) sobre el género “cuento” en la tradición rusa.

[3] Más tarde, Biber (1992, 1995) tendrá en mayor consideración otros elementos contextuales y sociales.

[4] Creen que no se deben imponer categorías o nociones preconcebidas desde la perspectiva del investigador.

[5] Swales (1996: 64).

[6] La traducción es nuestra.

[7] Como ilustración de este concepto comparatista, Kaplan y Ostler (1982:14) aseguran que la prosa expositiva en inglés tiene un tema claramente definido, una introducción, un cuerpo que explica el tema, unos párrafos que se van encadenando al párrafo previo y al siguiente, y una conclusión que indica al lector lo que ha de ser discutido…no se permiten las digresiones que violan la unidad. Pero, en la lenguas arábicas, con cuya prosa contrastaron estructuras paralelas, sí se permiten digresiones que metan de cuña otros temas tangenciales. También esto se permite en alemán.

[8] Se pueden apreciar ciertas similitudes genéricas en español, portugués, inglés y francés, por ejemplo que, no son susceptibles de comparación con otras lenguas orientales. Sería, por ello, un estudio interesante establecer una escala de diferenciación según culturas y subculturas.

[9] Como ya avanzamos en la introducción, nosotros somos partidarios de este enfoque psicológico, aunque en paradigmas conexionistas (Fletcher, Hummel y Marsolek, 1990; Hummel y Holyoak, 1997, 2000a, 2000b, 2003; Kroger, Holyoak y. Hummel, 23004)

[10] Y añadiríamos que en muchos otros elementos.

[11] Hasta tal punto existen estas constricciones a la hora de instalarse en un registro, que hay autores que identifican registro con idiolecto, como estilo individual en el que se enmascararían estos usos de los géneros como particulares (Sampson, 1999).

[12] Para esta materia, el célebre artículo de Ochs (1979).

[13] En la que se da un a retroalimentación, por descontado, con el nivel cultural.

[14] Vg, Gläser (1976:234-243), registro helado o íntimo.

[15] Dependiendo de la perspectiva de análisis, es tan lícito sostener que hablamos por enunciados, como decir que hablamos por géneros, que es un paso más en el logro de la precisión funcional.

[16] Sobre unidades del discurso, Cortés y Camacho (2005).

[17] Aunque sin relación recíproca o binaria respecto a al contenido (legal, religioso o de ficción, por ejemplo).

[18] V. Camacho Adarve (2006).

[19] En los expresivos, incluye los individuales (conversación, diario y rezo, que, como se observa, tienen poco en común) y los sociales (manifiesto, contrato, mito y credo religioso); en los referenciales incluye textos de exploración, como diálogos y seminarios; textos científicos, como generalizaciones, premisas y argumentaciones, y textos informativos, como artículos y libros de texto. Finalmente, considera textos persuasivos los sermones, los editoriales, los mítines y la oratoria legal. Nótese lo híbrido de los criterios de clasificación y por tanto, de los objetos clasificados.

[20] En el caso de que el periodista lea la noticia, suele ser normales las apostillas espontáneas, por ejemplo, pero esto no se puede comparar, verbigracia, con la recitación de poemas, en los que la lectura es un hecho ineludible, por ser visualmente perceptible para los receptores.

[21] También en este aspecto existen problemas para las clasificaciones.

[22] Tema común del que se desgajan uno o varios temas, subtemas y así sucesivamente. Un texto tendrá dos temas, si éstos no tienen nada en común, esto es, si suponen digresiones totales respecto al hipertema anterior (v. Camacho Adarve, 2001).

[23] No debe descartarse que el propio tema del chiste se sustente en la fulminación del contenido; en este caso, se jugará con el absurdo y éste será el nuevo tema o “metatema” jocoso.

[24] Aquí se recogería el estudio textual de sus unidades discursivas relacionadas con la progresión temática y con los marcadores textuales.

[25] Permítasenos el término.

[26] Descartamos el conocido modelo instructivo de Werlich ya que, en primer lugar, es un modelo híbrido entre narración y exposición, y, en segundo lugar, porque en nuestra visión puramente textual no tiene acomodo una característica como la de “servir para enseñar”, que es criterio funcional y contextual, centrado en la interacción o en la perlocución. Ello no quiere decir que no se relacione con él, sino que no creemos oportuno el utilizarlo para su definición.

[27] Para el correlato entre Gramática-Discurso y unidades procesamiento, Cortés y Camacho (2005).

[28] V. Cortés y Camacho (2005).

[29] Como decíamos, el esquema subyacente era el de “problema-solución”.

[30] Hay que entender de una manera muy amplia y flexible el “grupo”, dado que una conversación telefónica, o una dedicatoria, habitualmente de dos, también poseen esta función de cohesión entre el grupo.

[31] Existen negocios como los de las centrales nucleares, por hablar de contenido científico. El tema nuclear, además, implica acción social.

[32] Sobre esta duplicidad en Literatura, Roulet (1991 y 2000).

[33] Entre muchos ejemplos, Paltridge (1995) incluye en el medio la modalidad - escrito, hablado, y “multimodal”-, con el intercambio interactivo de papeles discursivos -dialógico, monológico. Adam (1992) introduce el diálogo (dialogue) como un tipo de texto, mezclándolo también con los modelos textuales récit, description, argumentation, explication , cuando implican actividades de naturaleza muy diferente.

[34] Permítasenos el término derivado de “empatía”

[35] Se trata sólo de apuntar aspectos de modo desordenado, dado que nuestro propósito aquí es el estudio del género con valor de sistema, por así decir, no el establecimiento de paradigmas para el comentario de texto que sería materia de otra publicación.

[36] Para ver el desarrollo de los macrogéneros, consúltense las tablas finales.

[37] De nuevo ¿cómo diferenciar entre dominio, ámbito, institución, función social, esfera, macrogénero y género secundario?

[38] Se entiende, a las reglas que él propone, con paradigmas exclusivamente sociológicos.

[39] Independientemente del género a que pertenezca, ya sea profesional o coloquial

[40] El rasgo primario de la conversación telefónica es “transmitir contenidos prácticos”, sin menoscabo de una posible conversación de amor o filosófica (véase “lúdica/ estética”).

[41] El rasgo primario de la conversación telefónica es “transmitir contenidos prácticos”, sin menoscabo de una posible conversación de amor o filosófica (véase el asterisco en las casillas “lúdica” y “estética”, que indica que ambas funciones son posibles).

[42] No se debe identificar papel de conductor del concurso y papel de concursante con emisor y receptor: cualquiera de ellos pueden convertirse en emisores o receptores en cualquier momento; de ahí que hayamos señalado los rasgos + (primario) , para “papel discursivo intercambiable” y - (inexistente), para “papel discursivo no intercambiable

[43] No pensemos sólo en debates formalizados como el del estado de la nación; entiéndase en un sentido amplio en el que pueda encajar una discusión de patio de vecinas.

[44] Se entiende, desde el punto de vista argumentativo.

[45] El destinatario del interrogatorio policial es universal, ya que cualquiera puede ser sometido a él, pero esto no implica que toda la sociedad sea delincuente.

[46] En todos los géneros literarios, los rasgos son atribuidos a emisor y receptor primarios (autor y lector u oyente, respectivamente).

[47] Reflejamos la distancia social que se espera de un género; es decir, su valor de sistema. No obstante, cabe un desarrollo individual de esa distancia (un policía o un juez cercano, por ejemplo) Esto mismo es de aplicación a la distancia psicológica, en la que caben usos personales distintos a lo que indica el género.

[48] Se puede apreciar que no existen diferencias, en lo concerniente a relaciones entre hablantes, entre ponencia y comunicación.

 

© María Matilde Camacho Adarve 2007

Espéculo. Revista de estudios literarios. Universidad Complutense de Madrid

El URL de este documento es http://www.ucm.es/info/especulo/numero37/generos.html