La puntuación de las relativas de nombres propios

Miguel Ángel de la Fuente González

E.U.E. de Palencia / Universidad de Valladolid
arkanjel@dlyl.uva.es


 

   
Localice en este documento

 

Resumen: Este artículo, no breve, podría abordarse en tres etapas. Primero, la introducción, donde se responden brevemente las tres preguntas básicas: 1) Qué puntuar (identificación de los relativos de nombres propios); 2) Para qué puntuar (la diferenciación entre relativas restrictivas y no restrictivas); y 3) Cómo puntuar y por qué (el uso de las escalas de puntuación y los motivos para seleccionar un determinado signo de puntuación). A continuación, "Los relativos restrictivos con nombres propios", que aunque no deben puntuarse, también plantean problemas ortográficos; y finalmente "La puntuación de los relativos no restrictivos", la parte más extensa y detallada de nuestro artículo.
Palabras clave: Puntuación, relativos restrictivos (especificativos) y no restrictivos.(explicativos)

 

Si hemos elegido, para este trabajo, las relativas de nombres propios, y no de nombres comunes o de ambos tipos, ha sido porque consideramos que quizás resulten más fáciles de diferenciar y, por tanto, que planteen menos problemas en el momento de aplicar las normas ortográficas. Además, a fin de cuentas, lo dicho sobre los relativos con nombres propios se podrá aplicar, con las salvedades oportunas, a los de los nombres comunes.

Como en ocasiones anteriores, y para que nuestro lector conozca el marco de nuestros estudios, daremos una respuesta breve y concreta a las tres preguntas básicas de la puntuación: A) Qué puntuar (identificación de los relativos de nombres propios); B) Para qué puntuar (la diferenciación de restrictivos y no restrictivos); y C) Cómo puntuar y por qué (los signos de puntuación integrados en las escalas y los motivos para utilizar un determinado signo).

En cuanto a los ejemplos, son mayoritariamente del presente siglo, y procuramos poner en cada apartado entre tres y cinco; su procedencia es varia: textos literarios y periodísticos, fundamentalmente; con algunos casos de obras traducidas.

A) QUÉ PUNTUAR: LOS RELATIVOS EN ESPAÑOL

Para identificar los relativos españoles, consultamos el Diccionario panhispánico de dudas (Real Academia 2005: 770), que enumera “los pronombres (el) que, el cual y quien, así como el adjetivo cuyo, con sus variables de género y número, y los adverbios (a) donde, cuando, como y cuanto”. De todos ellos (excepto de cuanto, que no tiene uso aquí) pondremos, a continuación, un ejemplo, como primera toma de contacto:

"Doña Olga, a la que todo el mundo llamaba así, inició su brillante carrera como profesora de ballet hace medio siglo.

"Doña Olga, a la cual todo el mundo llamaba así, inició su brillante carrera como profesora de ballet hace medio siglo.

"Doña Olga, a quien todo el mundo llamaba así, inició su brillante carrera como profesora de ballet hace medio siglo.

"Doña Olga, cuyo nombre todo el mundo conocía, inició su brillante carrera como profesora de ballet hace medio siglo.

"Doña Olga, como todo el mundo la llamaba, inició su brillante carrera como profesora de ballet hace medio siglo (Carrasco 2006: 9).

"En Oporto, donde tomaron un barco rumbo a América, se pierde su pista (Lafuente 2003: 42).

"El año de 1492, cuando Colón descubrió América, es una fecha clave en la historia.

Sobre su denominación, recoge Brucart (1999: 408), además de la de relativas especificativas, las de restrictivas, determinativas y atributivas (Bello las denomina subordinadas); y las explicativas como incidentales o apositivas. En nuestro trabajo, vamos a usar preferentemente las denominaciones restrictivas y no restrictivas, dado que el término explicativo se presta a confusión.

Por lo que respecta al nombre propio, el Diccionario panhispánico (Real Academia 2005: 766), lo define como aquel “que carece de significado y sirve para nombrar a las personas, animales o cosas como seres individuales”. Consideraremos, no obstante, como un indicio importante, la presencia de mayúsculas; además, nuestros ejemplos serán, fundamentalmente, de nombres de personas, de entidades, topónimos y títulos de obras.

B) PARA QUÉ PUNTUAR: DIFERENCIACIÓN DE RELATIVAS

En principio, el objetivo de la puntuación de las relativas sería diferenciar los casos no restrictivos (explicativos) de los restrictivos (especificativos), al reflejar y contrastar sus rasgos suprasegmentales: pausa y tono más bajo en las no restrictivas. Como señala Brucart (1999: 409), las pausas propias de las explicativas o no restrictivas (“diferencia entonacional” con respecto a las restrictivas) «se plasma ortográficamente en la colocación de marcas de puntuación en los márgenes de la subordinada explicativa (habitualmente comas, pero también a veces paréntesis o rayas)». Por tanto, la puntuación de las relativas sirve, en principio, para diferenciar las restrictivas, sin puntuación, de las no restrictivas o explicativas, que deben puntuarse

Por su parte, el Diccionario panhispánico (2005: 144-145) propone, para las no restrictivas (“oraciones adjetivas explicativas”), ejemplos con nombres comunes: «La casa, que está al borde del mar, es muy luminosa (se explica que la casa de la que se habla está al borde del mar)». Sin embargo, si son restrictivas, «no se escriben entre comas»: «La casa que está al borde del mar es muy luminosa (se especifica que, de entre todas las casas que hay en una zona determinada, se habla de la que está situada al borde del mar)».

C) CÓMO PUNTUARLAS Y POR QUÉ

Para puntuar las relativas no restrictivas (explicativas), pertenecientes a la amplia categoría de los incisos, se aplica la escala que denominamos “de los incisos”: comas / paréntesis / rayas / corchetes, válida fundamentalmente cuando están en interior y en final de frase. Sin embargo, en posición final también se aplica la escala de la yuxtaposición-coordinación: coma / punto y coma / punto y seguido / punto y aparte. A esto, hay que añadir la posibilidad de enfatización a través del uso de los dos puntos.

Ahora bien, para aplicar estos signos, además de su posición en la frase (interior o final), intervienen otros factores, no siempre fáciles de identificar: las características de la relativa (su forma y contenido); el contexto (las características de los elementos de su cercanía) y el estilo (donde hay que incluir desde los particularismos ortográficos, hasta la enigmática o quizás caprichosa decisión del redactor).

Como es sabido, solamente los relativos no restrictivos (explicativos) requieren puntuación; sin embargo, creemos ineludible referirnos a los restrictivos, y no sólo como elemento de contraste, pues incluso éstos pueden presentar algún problema ortográfico. Por lo tanto, y en el resto de nuestro trabajo, abordaremos, en apartados independientes, las relativas restrictivas y las no restrictivas.

 

1. LAS RELATIVAS RESTRICTIVAS (ESPECIFICATIVAS)

Comenzaremos con sendos ejemplos de relativas restrictiva y no restrictiva:

"Occidente no va a romper nunca con una Rusia cuyo peso internacional ha crecido en los últimos años al mismo ritmo que aumentaba el precio del barril de petróleo (Matías López 2007: 10).

"Occidente no va a romper nunca con Rusia, cuyo peso internacional ha crecido en los últimos años al mismo ritmo que aumentaba el precio del barril de petróleo.

Como advierte Brucart (1999: 409), los relativos especificativos «inciden sobre el núcleo nominal, al que añaden rasgos intensionales, reduciendo la extensión del conjunto de elementos designado (de ahí la denominación de “restrictivos” que también reciben)». En tales casos, es importante la ausencia de pausa entre el relativo y el antecedente (nombre propio), que se entona al mismo nivel (no se baja, como en los no restrictivos).

Más adelante, se refiere a ejemplos de relativos con nombre propio (Brucart 1999: 411), como “El Luis que más me gusta es el que sabe sobreponerse a cualquier dificultad”, que comenta así:

" […] la individualidad de Luis queda segmentada en función de las distintas personalidades derivadas de su carácter. Una de ella, precisamente la mencionada en el ejemplo comentado, es la de la persona que se sobrepone a las dificultades. Dado que se supone que existen otras en el mismo individuo, para referirse a aquella es preciso recurrir a los procedimientos de especificación y determinación que son habituales en el SN.

Otro ejemplo: «La India que obtuvo la independencia hace medio siglo no tiene mucho que ver con la actual». Brucart (1999: 411) señala la similitud con el anterior «puesto que las entidades históricas pueden segmentarse en diferentes etapas o momentos de la historia». Caso diferentes es «El Artemio que conociste en México no tenía nada que ver con el personaje de Carlos Fuentes», donde «la selección no se produce entre las distintas apariencias de un solo individuo, sino entre todos los individuos que tienen como rasgo común el llamarse Artemio» (Brucart 1999: 411).

La estructura de los ejemplos que vamos a reproducir es la siguiente:

              Determinante  +  Nombre propio  +  Proposición de relativo

El determinante puede ser un artículo (determinado o indeterminado), un demostrativo, etc. Vamos, pues, a detenernos en algunas de estas posibilidades.

1.1. Con artículo determinado

"La España que subyuga y coloniza México es la rígida e intolerante España de la Contrarreforma, un país brillantemente evocado por Fuentes (Elliott 2003: 4).

"En la Rusia que abandono, los más viejos nos hemos convertido en carne de cañón, en almas para el desguace […] (Merino 1999: 238).

"La Yasnaia Poliana en la que yo estuve es la de 1828, y en la de 1900, y en la de 1910, y es esa misma a la que regresé el otro día, al encontrar la fotografía de Tolstoi (Trapiello 2002: 253).

"El Delibes que releo me anima siempre a pegar la hebra con cazadores y amigos del mundo rural (Gago 2006: 18).

"¿Dónde aparece, en el Tolstoi que asume en Ana Karénina la fuerza psicológica y la constructividad de las novelas de Flaubert, el olfato animal y la intuición fisiológica de Guerra y Paz? (Mandelstam 2003: 46).

1.2. Con artículo determinado + mismo/a

"La aparición de estos nuevos Diarios de Max Aub —que ya empezaron a ser publicados entre nosotros hace un lustro por Alba Editorial, con una buena edición del mismo Aznar Soler que ahora nos presenta también estos otros inéditos— no supone tan sólo duplicar aquel material original, sino que completa la figura de este gran escritor, del que en 2003 celebramos su centenario con una multitud de publicaciones […] (Conte 2004: 11).

"Se trata, no obstante, del mismo Maragall que había hecho de los Juegos Olímpicos un formidable escaparate del ensamblaje entre España y Cataluña, instaladas ambas, por fin, en la modernidad y en la democracia (Sopena 2004: 2).

"Pues bien, los protagonistas de la primera novela de Fernando Olmeda (Madrid, 1962) se mueven en la misma España que, además de presenciar el golpe de Estado tejeril y la visita del papa, vio unos mundiales de fútbol, la ley de divorcio, asistió al estreno de Pepi, Luci, Bom y otras chicas del montón de Pedro Almodóvar, y sufrió decenas de asesinatos terroristas (Castanedo 2007: 9).

1.3. Con artículo indeterminado

"La magnética presencia de la joven Ivana Baquero se convierte en el corazón de un reparto entregado por completo al difícil juego que les propone el director: en especial un Sergi López que asfixia su carisma para dotar de verdad y despojar de tópicos a un personaje monstruoso (Costa 2006: 43).

"Es el relato de una Argentina sobre la que difícilmente podría escribir un español (Prieto 2004: 4).

"En una Polonia donde hasta las fronteras se habían visto alteradas una y otra vez y donde se habían firmado pactos de no agresión lo mismo con los soviéticos que con los alemanes, Insaciabilidad (cuya primera edición es de 1930) tenía incluso el valor anticipatorio de una desventura nacional (Caballero Bonald 2001: 513).

"Y llegó a una Norteamérica donde los judíos eran excluidos de hoteles, clubes de campo, casa de apartamentos y toda una lista discriminatoria (Fuentes 2006: 24).

1.4. Con los demostrativos (este, ese, aquel)

"Este Hisham que sale ahora era, por cierto, hijo de una concubina de origen cristiano y navarro, llamada Subh (Eslava Galán 2006: 139).

"Elena lee a Shakespeare sin leer a Shakespeare, sin saber que hay un canon, saltándose las convenciones culturales, el escalafón, el juicio pomposo de todos los Harold Bloom del mundo universitario, de los Harold Bloom honrados y de los que no lo son tanto, o de ese Harold Bloom que hace compatible su sabiduría con la vanidad y el deseo de ser el number one en el canon de los críticos anhelantes de reconocimiento (Lindo 2006B: 17).

"¿Qué queda de aquel Madrid que se veía desde la carretera de Extremadura, con un simón detenido frente al blanco acantilado del Palacio Real y los chopos del seminario viejo? (Trapiello 2002: 46).

"Algo no muy distinto a lo que está sucediendo con estas lecturas multimedia e hiperindividualistas a las que nos obliga ese serial killer llamado Internet y que se está cargando de una tacada, como repite el otro gran tópico mid-cult, todas las viejas lecturas de aquel siglo XX que tanto amamos (Cueto 2006B: 10).

"De modo que ya no queda nada de aquella Almudena que sufría porque era demasiado gordita, demasiado morena… (Pérez Oliva 2007: 16).

1.5. Con inciso entre el antecedente y el relativo

En estos casos encontramos que, entre el antecedente y el relativo, se inserta un inciso (un sustantivo en aposición, por ejemplo) delimitado por los signos de la escala de los incisos (rayas o paréntesis, especialmente); algunos ejemplos:

"Inva Mula —que hace pocas semanas arrasó en el Teatro Real de Madrid con el personaje de Antonia en Los cuentos de Hoffmann— configura una Gilda —la ingenua y enamorada hija de Rigoletto— que raya la perfección (Romero 2007: 46).

"Pero también había [en Chile] una inflación galopante, un fuerte aumento del paro, caída de la inversión y huida de capitales, un MIR (guerrilleros al estilo de los montoneros argentinos) que llevaban a cabo la reforma agraria por su cuenta sin esperar leyes ni respetar procedimientos, invadiendo predios u fundios, y manifestaciones continuas por las calles tratando de forzar al Parlamento a pasar leyes revolucionarias (Tortella 2007: 18).

"Su presencia escénica es tan convincente como su canto, que alcanza sus máximos en un Caro nome (la famosa aria del primer acto) que, digan lo que piensen los de la “memoria histórica”, poco tiene que envidiar al de las divas del pasado (Romero 2007: 46).

1.6. Relativo restrictivo en posición no restrictiva (explicativa)

En este caso, tenemos un sintagma nominal con relativo especificativo que funciona como explicativo de un nombre propio, el mismo fuera y dentro del inciso, puntuado como tal:

"Europa lo expulsaba [a Dostoievski] fuera de la historia, esa Europa por cuyas ideas había sido condenado a trabajos forzados en Liberia (Zgustova 2006: 10).

"La España descrita en estas imágenes —una España que es tanto la España de Franco como la de Felipe II— es evidentemente la España de la leyenda negra, que se aferra con fuerza a unos valores supuestamente trascendentales en un mundo cambiante (Elliott 2003: 4).

"Porque Barcelonaesta Barcelona que ha escuchado día a día el instante de su liberación, que ejerció constantemente el boicot pasivo y la amenaza sorda sobre sus dirigentes bastardos—, Barcelona se ha ganado a sí misma (AA. VV. 2003: 119).

"Así, por ejemplo, el Abraham bíblico, kierkegardiano, el Abraham abrumado por su diálogo con Dios, por las altas exigencias que se derivan de ese diálogo (el Abraham que no visita las ciudades, que duerme en la terraza abierto a la inmensa llamada de las estrellas) es un personaje secundario […] (Martín Garzo 2001: 286).

1.7. Doble relativo: restrictivo y no restrictivo

Un sintagma con relativo restrictivo (especificativo) puede tener, a continuación, otro relativo en función no restrictiva (explicativa), bien de forma coordinada o yuxtapuesta. Este segundo relativo, por tanto, irá con los signos del inciso (comas, rayas o paréntesis) para indicar su valor opuesto, además de su carácter secundario. Comenzamos con dos ejemplos coordinados:

"Así, por ejemplo, en el Consejo Europeo que se celebrará los días 21 y 22 de junio (y al que todavía prevé claramente asistir como primer ministro [Tony Blair]), confía en acordar con los demás dirigentes europeos las condiciones para negociar un tratado que regule los cambios institucionales necesarios para el funcionamiento de una UE ampliada (Garton Ash 2007: 11).

"El enfrentamiento interno árabe se ha hecho notar en 2006 en Líbano, y proseguirá en 2007, teledirigido desde una Siria cuyo régimen tampoco se siente seguro (y cuya alternativa es islamista) y desde Teherán (Ortega 2006: 15).

Y dos ejemplos yuxtapuestos (el segundo es un caso con doble relativo explicativo):

"En la crítica de los negocios coloniales, lleva la voz cantante aquel Aguado de quien antes le hablé, el cual estuvo allá [en Cuba] tres años y se trajo, según dicen, media isla (Pérez Galdós 2004B: 223).

"El Bebo que yo conozco, que no es el que ustedes conocieron, que es maravilloso, es el Bebo que se sentaba en la cocina y terminaba arreglo tras arreglo a una velocidad y con una calidad fuera de serie (Galilea 2007B:74).

1.8. Puntuaciones cuestionables

A la vista de los ejemplos precedentes, nos parecen cuestionables puntuaciones como las de los siguientes ejemplos:

"Porque hay una distancia moral infranqueable entre el Bertrand Russel que fue a la cárcel por excéntrico —por ser consecuente con el pacifismo que postulaba— y la moral de la convicción de un Dalí,* cuyas estridencias y excentricidades jamás lo hicieron correr riesgo alguno y, más bien, servían para promocionar comercialmente sus cuadros (Vargas Llosa 2001: 31-32).

"A nadie le importa que el ruido de la discordia se haga insoportable, menos a los políticos que han alentado esta España,* que no sabe uno en qué momento comenzó a ser como está, este país del que te desenganchas un tiempo para encontrártelo más enfurecido al cabo de los meses (Lindo 2007: 72).

1.9) Sustantivo con adjetivo y relativo restrictivo

Los casos que vamos a estudiar en este apartado son más complejos que los de los anteriores y siguen la siguiente estructura:

    Determinante  +  Sustantivo  +  Adj. / Sintagma Preposic.  +  Relativo

Se trata de un caso un tanto problemático, pues puede parecer que el adjetivo es suficiente para restringir y que, por tanto, el relativo debería puntuarse como no restrictivo. Por eso, los ejemplos que vamos a ver los agruparemos en cuatro apartados: ejemplos sin puntuar y ejemplos puntuados; además de los casos de adjetivo antepuesto al sustantivo y con inciso entre el sustantivo adjetivado y el relativo.

a) Ejemplos sin puntuar

MacDonald contrapone a la vieja imagen de un Shostakovich atormentado que tuvo que doblegarse ante los dictados de un Estado todopoderoso, la de un genio que sólo fingió acatar dichos dictados […] (Prieto 1993: 88).

Este Real Madrid trifásico que está simultáneamente muerto, moribundo y vivo debería despedir a Pedja Mijatovic y ponerse en manos de Grigori Perelman (no confundir con Dimitri Piterman) (Toro 2007: 20).

Qué diferencia con aquel hotel Ritz de las décadas 60 y 70 que se negó a alojar, en sus lujosas habitaciones, a un personaje tan ilustre e importante como James Stewart porque era… actor (Peñafiel 2004: 20).

Un ejemplo de esto es que la actual candidata a la presidencia del país Teresa Fernández de Kirchner todavía se identifique, en pleno siglo XXI, con “la Eva Perón del rodete y el puño crispado frente al micrófono, y no con la Eva milagrosa con la que dice que se reconocía su madre” (Álvarez Cuartero 2007: 14).

Al mirar las fotografía que Publio López Mondéjar ha reunido con tanto esfuerzo como sabiduría para celebrar la gloria de este Madrid nuestro que es de todos y no es de nadie, le acometen a uno nostalgias indisolubles (Trapiello 2002: 47).

Incluso aparece sin puntuar con doble adjetivación:

"Esta población de los Cárpatos —en esa Transilvania mítica y cinematográfica donde se acumula niebla densa y abundan los bosque prietos; donde la línea de montañas dibuja un horizonte irregular, dramático, que tan bien pegaba con las andanzas del literario conde Drácula— no sólo ha sobrevivido a las dos contiendas, sino a la desolada era comunista (Huete Machado 2007:9).

"No es [éste] desde luego ese Tirante galante y caballero que mereció tamaño libro (Antón 2007B: 42).

b) Ejemplos puntuados

En estos casos quizás el redactor trata de reflejar una leve pausa de descanso (o fonema ascendente) entre el adjetivo y el relativo:

"Porque yo no pararé hasta abrir los ojos a ese Orozco bendito, que para todo tiene vista de lince[;] y sólo para las desviaciones de su mujer padece de cataratas (Pérez Galdós 2004B: 501).

"Regreso a un Bilbao ajeno, del que ni siquiera tengo recuerdos (Merino 1999: 245).

"Y allí se encuentra con un Kirchner agresivo y peleador, que se siente cómodo en esa actitud con la que, por ahora, no le ha ido mal, y un Vázquez, de modera expresión pero recién estrenándose en lides que no le son habituales ni a él ni a su partido, recién llegado al poder después de décadas de frontal oposición (Sanguinetti 2006: 13).

c) Con adjetivo antepuesto

Cuando los adjetivos van antepuestos no surgen problemas para emitir sin pausa el sintagma adjetivo + sustantivo + relativo. Unos ejemplos:

"Nuestro catedrático sí lo hizo [llevar un diario] y sobre él reconstruyó estas memorias escritas con mimo, y no como el atropellante Manuel Fraga que publicó directamente sus agendas de despacho (Prieto 2004B: 4).

"Y su otra gran obra —literaria y política a la vez— son esos inconmensurables Diarios que Santos Juliá nos presentó completos hace bastante poco en Editorial Crítica (Conte 2004B: 13).

"Como consecuencia de ello, salté de ese maravilloso Tánger que les he descrito —o al menos lo he intentado— a un pueblecito de Soria que en el año 1925 era, como podrán imaginar, la Edad Media (Sampedro 2005: 47).

"El recorrido de Stravinsky incluyó Leningrado, el viejo San Petersburgo en donde pasó su niñez y su juventud (Prieto 1993: 30).

"“Defendió [Javier de Pablos] la portería del primer Sevilla que disputó partidos en Europa” (Díaz Pérez 2007: 6).

Sin embargo, también en este caso encontramos textos puntuados, que, a la vista de los anteriores, dudamos si considerar aceptables:

"Hasta [Franco] otorgó un paternalista Fuero de los Españoles, que garantizaba a sus súbditos libertad dentro de un orden, el suyo (Eslava Galán 2006: 412).

"Yo creo que esta última crítica tan sinsentido tiene su origen en un rencoroso Rubalcaba, que sufre ese trastorno que se da en algunos hombres y que el doctor Freíd acuñó como “envidia de pelo” (Lindo 2007B: 15).

d) Con inciso entre el sustantivo adjetivado y el relativo

En el caso de mediar un inciso entre el antecedente (sustantivo + adjetivo) y el relativo, también desaparece el problema de puntuación y de lectura, pues la pausa del inciso parece facilitar la emisión de la relativa como restrictiva (al mismo nivel):

"La Orden del Tigre es el relato de una Argentina atroz, la de las Juntas Militares, sobre la que difícilmente podría escribir un novelista español (y no le quito la condición de tal a Juancho [su autor]), de [no] viajar constantemente a aquel país y haber transitado los misterios del delta del Paraná aunque yo haya cometido el error de no llevarle […] (Prieto 2004: 4).

"En esta Venecia enloquecida, con atascos de góndolas y gondoleros que hablan por el móvil sin perder su actitud de modelos de Gentile Bellini, donde los mosquitos causan más estragos que las flechas en el Sebastiano de Mantenga y la piel que se te arruga por efecto de la humedad y el sudor —aunque no tanto como la del pobre Bragadino, el almirante desollado por los tucos y cuyo pellejo recuperado, cuidadosamente doblado, se guarda en San Zanipolo—, Lluis Pascual se ha citado con Carlo Goldoni (Antón 2007: 48).

Para rizar el rizo, un ejemplo en el cual, entre el sustantivo adjetivado y el relativo restrictivo, se interpone otro relativo, no restrictivo:

"La Andalucía sensata y luchadoraque existe, conste— que pide a gritos que el fácil bolsillo del padre rico se incline por inversiones culturales y laborales capaces de erradicar el analfabetismo y cortarles el pienso a indolentes y vagos,* está cansada de placebos de campaña que hacen de la tierra andaluza un triste reducto de la peor picaresca (García Barbeito 2007: 22).

Otro ejemplo similar, aunque con el adjetivo antepuesto y puntuado (lo que no sabemos si resulta justificable por la extensión y complejidad del relativo en inciso):

"Pasma el asentimiento de Aznar al escuchar al tosco Bush (que es capaz de afirmar que para sus ansias utilizará «una retórica lo más sutil posible», mientras Aznar patrocina «lanzar un mensaje más elaborado»),* que se irrita por «la insensibilidad de los europeos sobre los sufrimientos que Sadam Husein inflige a los iraquíes» (Francia 2007: 18).

1.10) La ambigüedad de algunos nombres propios

Algunos títulos de obras literarias (nombres propios) precedidos por artículo indeterminado (un) se convierten en nombre común, por el simple hecho de despojarles de sus signos ortográficos: la mayúscula y la cursiva o comillas. Dos ejemplos, con su grafía original y manipulada:

"Sin preocuparse por la burla de sus competidores, que sabían perfectamente que no era capaz de escribir tres frases seguidas correctamente, dio su nombre a una Filosofía del ajedrez que había escrito en realidad un ignoto estudiante de Galitzia para un editor perspicaz (Zweig 2003: 14).

"Sin preocuparse por la burla de sus competidores, que sabían perfectamente que no era capaz de escribir tres frases seguidas correctamente, dio su nombre a una filosofía del ajedrez que había escrito en realidad un ignoto estudiante de Galitzia para un editor perspicaz.

"Hacía muchos años que Jaime de Astarloa trabajaba en la redacción de un Tratado sobre el arte de la Esgrima que, a decir de quienes conocían sus extraordinarias dotes y su experiencia, constituiría sin duda una de las obras capitales sobre el tema cuando viese la luz, sólo comparable a los estudios de grandes maestros como Gomard, Grisier y Lafaugère (Pérez-Reverte 2001B: 27-28).

"Hacía muchos años que Jaime de Astarloa trabajaba en la redacción de un tratado sobre el arte de la esgrima que, a decir de quienes conocían sus extraordinarias dotes y su experiencia, constituiría sin duda una de las obras capitales sobre el tema.

 

2. RELATIVAS NO RESTRICTIVAS (EXPLICATIVAS)

En una primera aproximación, vamos a ver cómo, para puntuar los relativos explicativos, en interior de frase, se aplica la escala de los incisos: comas / paréntesis / rayas / corchetes:

"Fundada por Emile Zola, quien inventó también la literatura experimental, la saga familiar pobló sin tregua las bibliotecas mundiales durante varias décadas (Saer 2003: 28).

"Fundada por Emile Zola —quien inventó también la literatura experimental—, la saga familiar pobló sin tregua las bibliotecas mundiales durante varias décadas.

" Fundada por Emile Zola (quien inventó también la literatura experimental), la saga familiar pobló sin tregua las bibliotecas mundiales durante varias décadas.

"“Fundada por Emile Zola [que vivió hasta 1902], la saga familiar pobló sin tregua las bibliotecas mundiales durante varias décadas”, afirma Saer.

Sin embargo, para las relativas en final de frase, se puede aplicar la escala de la yuxtaposición-coordinación: coma / punto y coma / punto y seguido / punto y aparte. Veámoslo con ejemplos sólo de los tres primeros signos:

"Otras celebridades residentes en Suiza, aunque no entran en la clasificación anterior, son el ex campeón de fórmula 1, Alain Prost, o el célebre actor francés Alain Delon, a los que se suma ahora el piloto español Fernando Alonso.

"Otras celebridades residentes en Suiza, aunque no entran en la clasificación anterior, son el ex campeón de fórmula 1, Alain Prost, o el célebre actor francés Alain Delon; a los que se suma ahora el piloto español Fernando Alonso.

"Otras celebridades residentes en Suiza, aunque no entran en la clasificación [anterior], son el ex campeón de fórmula 1, Alain Prost, o el célebre actor francés Alain Delon. A los que se suma ahora el piloto español Fernando Alonso (Carrizo 2006: 58).

Ahora bien, como dijimos en la introducción, para utilizar un signo u otro, el redactor puede basarse en algunos criterios. Nosotros, en nuestra labor de análisis, consideraremos los siguientes:

1) Características formales: longitud o presencia de otros signos de puntuación en el interior de la relativa.

2) Contenido de la relativa: personal, objetivo, erudito, etc.

3) Ubicación en la frase: interior o final.

4) Contexto: relación con los elementos cercanos.

5) Estilo del autor: particularismos, época, descuido, etc.

2.1. CON COMAS

Se trata del signo más frecuente y, por tanto, el de menor fuerza discriminativa. A las comas para las relativas no restrictivas se refieren las normas de la Real Academia (1999: 60) y del Diccionario panhispánico (Real Academia 2005: 144). Dentro de los abundantes ortógrafos, nos interesa destacar a quienes, que sepamos, se han referido concretamente a los relativos de nombres propios, como Benito Lobo (1992: 87-88). Por nuestra parte, vamos a clasificar los ejemplos según su localización (interior o final de frase), además de su extensión.

2.1.1. En interior de frase, ejemplos de escasa longitud:

"Sitien debo regresar a Toledo, de donde provengo, he decidido aprovechar la ocasión y recorrer el Camino [de Santiago] (Fernández 2004: 59).

"Además, Cárceles, cuyas intenciones ignoraba, podía limitarse a negarlo todo; ni siquiera había firmado la nota y en ella no hacía la menor referencia al asunto que le ocupaba… (Pérez-Reverte 2001B: 293).

"Y Enrique, que no conocía Tarifa, se enamoró de aquella ciudad y la metió, por el morro, en la película (Pérez-Reverte 2001: 114).

"Wilder, que dominaba cuatro idiomas, tradujo y adaptó a escena obras de Ibsen y Sartre (Hidalgo 2007B: 74).

"Enrique Urbizu, a quien yo aún no conocía, estaba dispuesto a reescribir todo el guión, y un encuentro entre ambos podía, quizás, enderezar el asunto (Pérez-Reverte 2001: 112).

2.1.2. ¿Rayas en vez de comas? Nos planteamos si, en las relativas no restrictivas de cierta extensión o con comas en su interior, y localizadas en interior de frase, no estarían mejor puntuadas (para una más clara y segura delimitación) con rayas, o paréntesis, en vez de con comas, signo un tanto saturado y de menor visibilidad. A continuación, reproducimos unos ejemplos originalmente puntuados con comas, e, inmediatamente puntuados por nosotros, con rayas:

"Y en cuanto al doctor Watson, que a su vuelta de Abganistán aterrizó de casualidad en el departamento del 221b de Baker Street porque alguien le dijo que un tal Holmes estaba buscando un coinquilino, si bien compartió durante un tiempo su vida con su admirado amigo, cuando un poco más tarde se casó, se fue a vivir con su mujer a las afueras de Londres y durante muchos años perdió de vista al gran detective (Saer 2003: 28)

"Y en cuanto al doctor Watson —que a su vuelta de Abganistán aterrizó de casualidad en el departamento del 221b de Baker Street porque alguien le dijo que un tal Holmes estaba buscando un coinquilino—, si bien compartió durante un tiempo su vida con su admirado amigo, cuando un poco más tarde se casó, se fue a vivir con su mujer a las afueras de Londres…

"Asimismo, D´Alambert, a quien Catalina ofrece veinte mil rublos de estipendio, un palacio y el rango de embajador para que venga a Rusia a continuar sus trabajos enciclopédicos y enseñar ciencias, literatura y filosofía al gran duque Pedro, declina respetuosamente la propuesta (Troyat 2007: 237).

"Asimismo, D´Alambert —a quien Catalina ofrece veinte mil rublos de estipendio, un palacio y el rango de embajador para que venga a Rusia a continuar sus trabajos enciclopédicos y enseñar ciencias, literatura y filosofía al gran duque Pedro— declina respetuosamente la propuesta.

"Waugh, que tan interesado por la gracia divina se manifestó en su excepcional novela Retorno a Brideshead (1945) —fuente de una maravillosa y añorada serie televisiva y comienzo virtual de varias adaptaciones de sus obras al cine[,] que tanto le influyó—, goza del aprecio general, pese a sus dotes de carcamal político-religioso, en virtud de su enorme gracia digamos que humana (Hidalgo 2007: 56).

"Waugh —que tan interesado por la gracia divina se manifestó en su excepcional novela Retorno a Brideshead (1945), fuente de una maravillosa y añorada serie televisiva y comienzo virtual de varias adaptaciones de sus obras al cine, que tanto le influyó— goza del aprecio general, pese a sus dotes de carcamal político-religioso, en virtud de su enorme gracia digamos que humana.

2.1.3. Cerrando la frase, ya no importa la longitud. En principio, podría decirse que la coma se usaría, propiamente, para casos de escasa extensión o para los situados al final de la oración (antes del punto), independientemente de que las relativas sean muy cortas o de considerable extensión. Unos ejemplos:

Esta es Grete, que es austríaca (Kerr 1995: 137).

"Inició entonces la composición de una serie de novelas como Inmadurez, El vínculo irracional (1880), El amor entre artistas (1881), que fueron rechazadas sistemáticamente por los editores (Llopis 1977: 31).

"De allí surgieron los famosos Ensayos Fabiano, de donde partiría el mayor caudal de inspiración de las doctrinas del partido laborista (Llopis 1977: 41).

"Toreaba también Antonio Bienvenida, y el público estaba por Antonio Bienvenida, de quien se decía que había cedido todos sus honorarios a las obras de beneficencia para las que se había organizado la corrida (Semprún 1979: 194).

"Mientras tanto, en los campos de Europa, en los desiertos de África, en las estepas rusas y en el pringoso mar proseguía un pulso emocionante entre democracias y dictaduras, que llegó a su momento culminante en 1943, cuando se manifestó que el músculo alemán no daba más de sí, en tanto que sus oponentes recibían el refuerzo decisivo de Estados Unidos, con su inmenso potencial económico y humano (Eslava Galán 2006: 412)

"Sin embargo, hay momentos en que uno piensa que el proyecto Google Book Search es tan democrático, digamos, como la Revolución Cultural, que tampoco creía bueno que los autores se lucraran con los derechos de sus obras, pues el pueblo estaba hambriento y había que abrir los graneros de las artes literarias, el pensamiento y los conocimientos a todo el mundo, y a cambio de nada (Murillo 2006B: 16).

2.1.4. Casos de puntuación deficiente: Comenzaremos con una curiosidad. Algunos autores, en algún momento, puntúan los primeros relativos y luego, como por cansancio o temor a parecer autómatas (motivo estilístico y contextual a la vez), no lo hacen con los restantes:

"Tan peruano es Martín Adán, cuya poesía no parece tener otro asiento ni ambición que el lenguaje, como José María Eguren, que creían en las hadas y resucitaba en su casita de Barranco a personajes de los mitos nórdicos, o como José María Arguedas[,] que transfiguró el mundo de los Andes en sus novelas[;] o como César Moro[,] que escribió sus más bellos poemas en francés (Vargas Llosa 1986: 318).

"Socialdemócrata primero y bolchevique después, fue deportado a Onega, de donde escapó hacia Europa; en Cracovia conoce a Lenin y se une a él editando Pravda; más tarde se dirige a Nueva York[,] donde edita un periódico de corte leninista (Guelbenzu 2007: 6).

Después de este avance, vamos a recopilar unos ejemplos en los que falta la primera coma del relativo, la segunda o ambas.

A) Ausencia de la primera coma

"Y Amado[,] que ya la conocía, la miraba de arriba abajo lentamente y cambiaba de tema (Sender 1982: 406).

"Escribió en 1968 un ensayo titulado Ideas sobre el progreso, la coexistencia pacífica y la libertad intelectual[,] que pronto circuló por el mundo (Prieto 1993: 71).

"Jaime Mayor Oreja […] tuvo que salir escopetado hacia Vitoria, donde tenía que estar a las 24:00 horas para la pegada de carteles, después de haber presentado a las 20:30, en la sede madrileña de Winterthur, un libro de Matías Antolín, el gran Matías, sobre el inolvidable periodista Antonio Herrero[,] cuya voz sigue oyéndose, como el mar, en las caracolas (Peñafiel 2004: 20).

"Ya en Los cañones de agosto[,] que describía el ambiente y las mediocres y mezquinas intrigas que llevaron a la matanza de 1914, la Tuchman daba muestras de una gran maestría en el uso de los materiales y de una singular malicia para desentrañar en ellos la sandez humana […] (Mutis 2000: 178).

"Bernand consiguió atraer hacia la Sociedad a algunos de sus amigos más selectos, en especial, al pensador socialista Syney Webb[,] que, en unión de su esposa Beatriz Potter[,] con la que formaba una pareja maravillosa e incomparable, se dedicada a forjar magníficos proyectos de redención y mejoramiento de los seres humanos (Llopis 1977: 40).

El redactor parece, a veces, escudarse en la presencia de puntos suspensivos o rayas (motivo contextual), para no poner la coma correspondiente:

"Luego trabajó en la librería de otro comunista de fuste, François Maspero; la tienda se llamaba La Joie de Lire, y allí atendió a clientes como Juan Goytisolo, Jorge Semprú, Juan Marsé, Félix de Azúa, Carlos Fuentes…[,] a todos los cuales fue incorporando a su colección de amigos (Pascual 2007: 6).

"Nací, en todo caso, en el Carrer Nou —o del Progrés— [,] que es una calle muy triste y larga, derecha como una vela, que va desde la calle de la Caritat a la vía del tren de Palamós (Pla 1999: 13).

B) Ausencia de la segunda coma

"También durante estos años publicó su obra más conocida Manhattan Transfer (1925), donde ofrece una visión de Nueva York entre 1890 y 1925[,] y las famosas novelas de la trilogía U.S.A., The 42nd Parallel (1930), 1919 (1932) y The Big Money (1936) (Celada; González de la Aleja; Pastor García 2006: 176).

"La juez Mary Murphy, que escuchó los argumentos de las partes en septiembre pasado[,] decidió que la demanda no tenía lugar, entre otras cosas, porque ya había sido desestimada en 2004 (AFP 2006: 41).

"Actué una vez para una función benéfica en Madrid con Vicente El Cojo, que me dio clases de flamenco[,] y la verdad es que nos aplaudieron muchísimo (Yagüe 2006: 16).

"La muerte Riera, al que se le conocía como el alcalde de la Transición[,] ha sorprendido a todos en Asturias, ya que a pesar de su edad, su salud y su lucidez no hacían presagiar algo así (Riera 2007: 6).

"Los dos artistas, espléndidos (el veterano Gil Román, que pasa de la cincuentena[,] y Elisabet Ros), se retan, pero acaban vencidos por las tinieblas (Salas 2007: 40).

También en este caso, a veces, suele estar motivada, que no justificada, la ausencia de la segunda coma por su confluencia con rayas, paréntesis o puntos suspensivos:

"Coromina, que es amigo suyo —no hay ningún anticlerical en este país que no tenga un cura amigo—[,] hace un largo circunloquio para preguntarle si le pasa algo (Pla 1999: 204).

"Coromina, que no es de Palafrugell (es de La Bisbal)[,] nos escucha en silencio y, cuando el aburrimiento de la unanimidad comienza a invadirnos, dice: Todo esto está muy bien… (Pla 1999: 224).

"A esta hora del mediodía, cuando lleva más de una jornada de trabajo a sus espaldas, el veterano periodista Luis del Olmo, que ya tienen 70 años y acaba de celebrar los 10.000 programas de Protagonistas (ahora en Punto Radio, entes en casi todas las emisoras, sucesivamente)[,] le cuenta a Mariona Sanuy, colaboradora suya, de 24 años, cómo le ha ido, pero sobre todo cómo encontró la radio (Cruz 2007B: 56).

"Otro [de los historiadores] fue José Antonio Maravall, el cual resucitó la interpretación liberal de la revuelta de los Comuneros como un movimiento progresista más que reaccionario…[,] una revuelta que, de haber triunfado, podría haber permitido a Castilla avanzar con el resto de Europa hacia el mundo moderno (Elliott 2003: 4).

C) Ausencia de ambas comas

"En 1959 entró a formar parte de la universidad de Pittsburg[,] donde consigue la cátedra de Historia[,] y allí trabaja hasta su jubilación en 1986, destacando como un defensor acérrimo de la libertad y la dignidad de la clase trabajadora (Celada; González de la Aleja; Pastor García 2006: 140).

"El presidente argentino Fernando de la Rúa[,] que también pensó en exponerse dos veces a la semana ante una webcam para hacer más creíble su programa[,] no llegó a realizar su plan porque sus asesores temieron que le perjudicara su afición a los bonsáis y a los partes meteorológicos que se deducían insistentemente de las tomas (Verdú 2007: 42).

"Tras graduarse en la escuela de Cleveland se fue a México[,] donde pasó un año con su padre[;] y después se matriculó en la Escuela de Ingeniería de la universidad de Columbia en Nueva Cork (Celada; González de la Aleja; Pastor García 2006: 186).

"Más tarde se alistó en la Legión Judía de Palestina[,] donde luchó en 1917[;] y a su regreso a Estados Unidos empezó a ejercer de periodista (Celada; González de la Aleja; Pastor García 2006: 143).

2.1.5. Relativos discontinuos (con incisos): Brucart (1999: 475) menciona este tipo de relativos (discontinuos), caracterizado “por llevar intercalado un elemento parentético formado por un verbo presuposicional o asertivo”. Por ejemplo: José viajó en el tren que, dice, salía a las siete.

Sin embargo, nuestros ejemplos serán un poco diferentes. En primer lugar, el elemento parentético puede ser más variado (adjetivos explicativos o complementos circunstanciales, por ejemplo); además, un factor visual especial: el pronombre, adjetivo o adverbio relativo aparece flanqueado por comas. Veamos algunos ejemplos:

"Su más importante estratega era el general Vasili Khripin, quien, como el norteamericano Sewersky, abogaba por las operaciones de bombardeo estratégico (Platón 1997: 203).

"El Espectador, que, como el resto de la prensa democrática, arrastraba viejos pleitos con Rojas Pinilla, se vio obligado a cerrar sus puertas durante más de dos años (Saldívar 1997: 341).

"Su carrera en Europa comenzó con su contratación como director musical de los Ballets Rusos de Montecarlo, que, en aquel entonces, dirigían los coreógrafos Georges Balanchine y Léonide Massine (Suñén 2007: 48).

"La notable transformación del Presidente Alan García, que, en buena hora para el Perú, hace ahora exactamente lo contrario de lo que hizo en su primer Gobierno, es expresión y consecuencia de esa evolución de una considerable parte de la opinión pública hacia el realismo y gradualismo que caracterizan a la cultura de la libertad (Vargas Llosa 2007: 16).

El hecho de estar enmarcado por dos comas podría producir, en algún redactor, la impresión de agobio y sobrecarga de signos. Esta circunstancia contextual (aglomeración de comas), unida a las posibles dudas ortográficas del redactor, podría motivar la supresión de alguna de las dos comas. Veamos, pues, los casos en que se suprime la primera coma (propia del relativo), o la segunda (la inicial del inciso).

a) Sin la coma previa al relativo: Esta supresión no es aceptable pues es obligatorio puntuar las relativas no restrictivas; algunos ejemplos:

"La nota pintoresca la protagonizó José Luis Rodríguez Zapatero[,] que, ante el asombro de propios y extraños, permaneció sentado al paso de la bandera norteamericana, olvidando, o no, que una bandera no es patrimonio de un Gobierno o de un presidente […] (Pérez Puig 2003: 77).

"Bernand consiguió atraer hacia la Sociedad a algunos de sus amigos más selectos, en especial, al pensador socialista Syney Webb[,] que, en unión de su esposa Beatrix Potter[,] con la que formaba una pareja maravillosa e incomparable, se dedicada a forjar magníficos proyectos de redención y mejoramiento de los seres humanos (Llopis 1977: 40).

"Sea como fuere, el intruso la emprendió a cuchilladas contra Salvador[,] que, pese a ser un hombre fuerte, no pudo evitar que el acero entrara una y otra vez en su cuerpo, hasta caer casi sin vida junto a la mesa de la cocina (Duva 2006: 30).

"García Márquez recuerda El gato bajo la lluvia; Richard Ford eligió Allá en Michigan para su impecable Antología del cuento norteamericano; Nabokov, como otros muchos, prefería Los asesinos[,] que, al igual que Las nieves del Kilimanjaro, obtuvo una temprana adaptación al cine (D. Torres 2007: 46).

"Hay una deliciosa anécdota que cuenta su hija Marie[,] que, un día, dormitando en el sofá, espiaba con los ojos semicerrados cómo escribía su padre (Vargas Llosa 2007B: 18).

b) Sin la primera coma del inciso o elemento interpuesto

" Dos poetas volví a ver con una entrañable proximidad a su obra y a su persona: Vasco Popa, el más importante de los que hoy escriben en lengua eslava, y Joâo Cabral de Melo Neto, quien junto con Drummond de Andrade, continúa la espléndida tradición de excelencia y hondura de la poesía brasileña (Mutis 2000: 202-203).

"Y seguí de encuentros de escritores y padres. Con Luis García Montero, que además de presentar 25 años de poesía con uno de sus padres poéticos, Ángel González, venía muy contento por haber cruzado el Sena en compañía de su padre (Rioyo 2006B: 14).

"“Cuanto más vacío esté el actor, mejor”, lo decía Marcello Mastroianni, que por cierto, estaba lleno de inteligencia y bondad (Lindo 2006: 15).

"Mandaron sus currículos a Reino Unido, Irlanda y Noruega y al final sonó la flauta en Dublín, donde según unos amigos que trabajan allí, ganarán cinco veces más (Carbajosa 2006B: 13).

"Aquí, en esta habitación en que estamos, venía una vez al mes Juan XXIII, que como ustedes saben, fue nuncio apostólico en Turquía… (Gironella, 1984: 175).

Esta supresión podría tener una justificación porque, al ser los relativos átonos (todos, menos cual), no pueden pronunciarse aislados como átonos, sino incorporándose al siguiente segmento. Sin embargo, de todos es sabido que la presencia de una coma, en español, no determina necesariamente la realización de una pausa en la lectura.

Desde luego, si el elemento en inciso es un simple circunstancial interpuesto (como el primer ejemplo), consideramos justificable la ausencia de la primera coma (un caso de puntuación parcial). Ahora bien, en los cuatro restantes ejemplos, que nosotros consideramos incisos en toda regla, no nos parece aceptable tal supresión.

2.2. CON RAYAS

Los motivos para usar raya pueden ser varios. A partir de su localización en la frase (interior o final) y de su extensión (que utilizaremos intuitivamente), veremos los siguientes apartados: casos, en interior de frase, de segmentos extensos y medianos o cortos; casos en final de frase; y casos en ambas posiciones, además de otros motivos contextuales.

2.2.1. Relativas extensas en interior de frase. Como ya adelantamos, la raya se usaría, en oposición a la coma, para casos de cierta extensión, especialmente si ya tienen comas en su interior, y especialmente si la relativa está en medio de la oración. Por ejemplo:

La aparición de estos nuevos Diarios de Max Aub —que ya empezaron a ser publicados entre nosotros hace un lustro por Alba Editorial, con una buena edición del mismo Aznar Soler que ahora nos presenta también estos otros inéditos— no supone tan sólo duplicar aquel material original, sino que completa la figura de este gran escritor, del que en 2003 celebramos su centenario con una multitud de publicaciones […] (Conte 2004: 11).

Lula —en cuyo gobierno quienes más se enriquecieron fueron los banqueros y el mundo de la Bolsa, mientras el país tuvo el menor crecimiento (2,5%) de toda América Latina— tuvo la inteligencia de convertirse en el paladín de los movimientos populares (Arias 2006: 14).

La Sociedad de Estudios Vascos (Eusko Ikaskuntza), fundada en 1918 bajo el patrocino de Alfonso III —que fue el primer miembro de la entidad, no por nombramiento honorario, sino por ocurrencia espontánea del propio monarca—, creada para dirigir los esfuerzos en pro de la unificación de los dialectos vascos, tampoco hubiera conmovido grandemente al público. Sobre todo porque los fines de dicha fundación, como los de la Academia de la Lengua Vasca (Euskaltzaindia) que llegó al año siguiente, no se recibieron con entusiasmos general (Lodares 2000: 142).

El ministro Solana —de cuyo club de fans soy, como saben, secretario general— presentaba hace un par de semanas la camiseta todo orgulloso, el hombre, ponderando la originalidad y la enjundia del logotipo (Pérez-Reverte 1998: 239).

Sin embargo, el Corazón de Borneo —como ha sido bautizada esta zona por los organismos conservacionistas en sus esfuerzos por salvarla de la destrucción— por fin está empezando a revelar sus secretos (Randerson 2006: 34).

2.2.2. Relativas poco extensas en interior de frase: quizás podrían haberse puntuado con comas, aunque sus límites serían menos visibles. Algunos ejemplos:

"Al filo de los sesenta, Michon —que empezó a publicar a los cuarenta— es hoy el patrón secreto de las letras francesas (Conte 2003: 7).

"La piel de nuestros dientes (1943) —que montó Elia Kazán— y The Matchmaker (1954) fueron sus otras obras maestras para el teatro, con la sorprendente circunstancia de que la segunda dio lugar a una popularísima comedia musical y posterior película —tras otra versión olvidable— Hello Dolly (Gene Nelly, 1969) (Hidalgo 2007B: 74).

"Norma —que es una guerrillera desmovilizada— tiene las mismas quejas respecto a la izquierda (Roncagliolo 2007: 13).

"Dalí, que abrazó este movimiento en 1929, fue expulsado de él en 1936 por uno de sus fundadores, André Breton —que le calificó de Avida Dollar—, a causa de sus supuestos coqueteos con el fascismo tan en auge en aquellos días (Álvaro 2006: 55).

2.2.3. Relativas cerrando la frase

"Fue su madre, que tocaba bandolim, quien le dio las primeras clases de guitarra y aún adolescente, en el barrio de Vila Isabel, compartió tardes de música con amigos como el acordeonista Joaô Donato o el flautista y bajista Bebeto —que luego formaría parte del mítico Tamba Trío, junto al pianista Luis Eça y al batería Helcio Milito— (Galilea 2007: 48).

2.2.4. Relativas en interior y final de frase. Si hay dos relativas en una misma oración (en interior y al final), se podrían utilizar para la primera, signos fuertes (raya o paréntesis); y para la segunda, comas. Sería un acto de moderación puntuaria, en vez de seguir una coherencia simétrica (ambas con rayas). Dos ejemplos:

"Autre y Francisco tenían otro hermano, Rafael —que también fue decisivo en mi vida—, y Gloria y Victoria tenían otra hermana, María, que vino a cuidarnos desde Logroño una vez que operaron a mamá (González Ledesma 2006: 39).

"Aficionado al baloncesto y al balonmano, [Fernando Vázquez] sabe que en la NBA hay dos estilos históricos de entrenadores: el de Phil Jakson —que acomodaba a las estrellas menores en torno a una constelación como Michael Jordan— y el de Pat Riley, que acomodaba sus estrellas a la estrategia del grupo (Castro 2006: 57).

"Desde luego, no les pasaba a Jacques Delors —que, cuando hablaba inglés, era más francés que nunca— ni a Romano Prodi, que, cuando estaba en la presidencia, era siempre italiano al 200%, tanto en francés como en inglés (Garton Ash 2006: 11).

2.2.5. Otros motivos contextuales. Dentro de este apartado podríamos detenernos en múltiples particularismos; sin embargo, nos limitaremos a casos en que aparezca repetidamente el elemento que con otras funciones, además de la de relativo. En este caso, la puntuación trataría de facilitar la interpretación adecuada y evitar confusiones

Un ejemplo donde conviene diferenciar, de alguna forma, el tercer que (relativo cuyo antecedente es “el padre Olmos”), del primero, segundo y cuarto que, introductores de subordinadas completivas (en cursiva nuestra):

"Cuando se advirtió que las lenguas eran muchas, que no todos [los misioneros] las aprendían tan bien como el padre Olmos —del que se decía que hablaba en diez distintas— y que la predicación se entorpecía a cada paso en tal laberinto de idiomas, la estrategia misionera cambió (Lodares 2001: 49).

Casos en que un relativo no restrictivo (con rayas) se encuentra incrustado entre otros (en cursiva nuestra):

"La carta que envió a los delegados del IV Congreso de Escritores Soviéticos —que se celebró en Moscú del 22 al 25 de mayo—, y que ha sido reproducida en un órgano tan responsable como Le Monde (31 de mayo), contiene cargos tan graves y tan sólidamente fundamentados contra la política cultural de las autoridades soviéticas que no pueden dejar de alarmar y apenar a ningún escritor […] (Vargas Llosa 1986A: 189).

"Allí [en el poblado de Azinhaga] empieza esta memoria, en 1922, con el nacimiento de José Saramago, que a los dos años fue llevado a Lisboadonde su padre, de familia humilde, fue policía—, pero que no dejó de estar en contacto con la familia rural, con sus abuelos, tíos y primos, que configuran el mundo en que nació el escritor, y que subyace en casi toda su obra, a la que hay frecuentes referencias posteriores (Conte 2007: 6).

3.2. CON PARÉNTESIS

En principio, al igual que las rayas, los paréntesis se usarían para relativas de cierta extensión o con comas en su interior (motivo formal), localizadas dentro de una oración de cierta extensión (motivo contextual). Sin embargo, su rasgo diferencial habría que buscarlo en su contenido: erudito, no subjetivo, etc. Veremos los siguientes apartados: casos, en interior de frase, de segmentos extensos; casos en final de frase; y en ambas posiciones, además de otros problemas contextuales.

3.2.1. Relativas extensas y complejas en interior de frase

"Mientras que estos anuncios son objeto de una detallada regulación en otros ordenamientos, como es el caso en particular del City Code del Reino Unido (que se ocupa tanto de los anuncios relativos a la intención —ya sea firme o meramente posible— de presentar una OPA como de los de no formularla, disciplinando tanto su contenido como las responsabilidades que generan a sus autores), en el Derecho español falta cualquier previsión específica en relación con los mismos; el vigente reglamento de OPA, en concreto, sólo regula los distintos anuncios o comunicaciones que las sociedades involucradas están obligadas a realizar durante el procedimiento de la OPA, pero no los que pueden hacer voluntariamente con anterioridad al inicio formal de éste (García de Enterría 2007: 6).

"Milanovic (que ha colaborado en la revista española Principios. Estudios de Economía Política, un intento teórico de enorme riesgo, que lleva media docena de números en las librerías) piensa que hay dos procesos que ayudarán a incrementar la relevancia de la desigualdad a escala mundial (Estefanía 2006: 13).

"El paseo de los Ingleses separa la playa de los refinados edificios que miran a la magnífica bahía de los Ángeles (cuyo nombre se debe a unos enormes peces, Squalina angelus, que allí proliferaban antes de la irrupción del tráfico marítimo): hoteles sobrados de estrellas, casinos, restaurantes caros y villas decimonónicas (Rivera 2007:6).

"Entonces vio que mamá no estaba sola. Al otro extremo de la habitación estaba el tío Julius (que en realidad no era tío, sino un viejo amigo de papá), sentado en el sillón (Kerr 1995: 34).

"Y al lado de los Led Zeppelin (cuyo sonido poderoso y único un crítico norteamericano definió como un “braquiosaurio de sangre”), los Stones suenan como un palomar de tortolitas sin desflorar (D. Torres 2007B: 2).

3.2.2. Relativas poco extensas en interior de frase y de contenido erudito

"Al contrario, Burdeos, capital de Aquitania y del departamento de Gironda, no vive abrumado por la conciencia de se bimilenarismo, el peso de nombres como el de Montaigne (que fue su alcalde durante cinco años) o la responsabilidad que conlleva ser el corazón vitícola de Francia (Valle 2006: 14).

"A eso lo llamo yo difundir ideas tóxicas por la televisión pública, ahora sobre todo que la última serie obregona Ellas y el sexo débil (que tenía una ágil y muy vistosa realización de Eva Lesmes) ha sido retirada por Antena 3 y la entrañable Anita está en el paro (Molina Foix 2006: 67).

"En una Polonia donde hasta las fronteras se habían visto alteradas una y otra vez y donde se habían firmado pactos de no agresión lo mismo con los soviéticos que con los alemanes, Insaciabilidad (cuya primera edición es de 1930) tenía incluso el valor anticipatorio de una desventura nacional (Caballero Bonald 2001: 513).

"El presidente ejecutivo de Elysaer (cuyo nombre comercial es L´Avión), Marc Rochet, asegura que ha inventado “un nuevo nicho de mercado” (Mars 2006: 59).

Por el contrario, el relativo del ejemplo que va a continuación, de carácter más subjetivo, y a juego con el tono del artículo, quizás debería haberse metido entre rayas y no entre fríos paréntesis:

"Otro aspecto curioso de la votación de referencia es que en el ranking de mejores españoles de la Historia figuren en lugar destacado Sofía de Grecia y Grecia (a la que cada cual tiene derecho a considerar todo lo española que le dé la gana, pero que no se llama de Grecia y Grecia por casualidad) y Cristóbal Colón, quien, mientras no se demuestre lo contrario, parece que fue genovés (Ortiz 2007: 2).

3.2.3. Cerrando la frase y como dato complementario

"Todo invita a concluir, por lo demás, que la OTAN aspira a fundir las dos grandes operaciones que nos ocupan, de tal suerte que ambas queden bajo un único mando, horizonte al que, al parecer, no hacía ascos el ex ministro de Defensa español José Bono (quien, por cierto, en una finta políticamente dudosa y legalmente insostenible, adujo en su momento que los soldados que dirigía estaban en Afganistán “para luchar contra el terrorismo”) (Taibo 2006: 13).

"Si Felipe II no se hubiera erigido en Defensor de la Fe [...], no hubiera habido Conde de Egmond, ni Príncipe de Orange, ni Armada Invencible, ni Lepanto, ni Alejandro Farnesio, ni Gran Duque de Alba (con cuyo nombre aún se asusta, como el del Coco, a los niños belgas cuando se niegan a dormir) (Gala 1977: 180).

"Cierta prosperidad económica, donde la hay, fomenta el pluralismo. Salvo si alguien consigue ascendencias como Chávez (que, sin embargo, se encuentra en la cola de preferidos: cuarto por el final) (Gala 2006: 5).

"Esta norma no trata de acabar con el ruido horroroso que genera el pub de debajo de casa, o de las multitudinarias fiestas en el salón de los vecinos o las obras del edificio de al lado; ese combate va por otro camino y para eso está la Ley del Ruido (que establece valores máximos que los ayuntamientos deben hacer cumplir) (Unión 2007: 31).

"De hecho, en la última etapa de su vida, fue consejero del Instituto Curiespress (que incluye un hospital y un instituto de investigación sobre la enfermedad) (Zaldumbide 2007: 6)

3.2.4. En interior y final de frase. Como vimos en el caso de las rayas, si hay dos relativos en una misma oración (uno interior y otro final), a veces el interior se puntúa con paréntesis (signo fuerte), y el final, con comas, en un acto de moderación puntuaria:

"Miembro de las Brigadas Internacionales, [Carles Fontserè] conoció el campo de concentración y el exilio en París, México (donde trabajó como director de escena y diseñador de vestuario de Cantinflas) y Nueva York, donde desempeñó, entre otros múltiples oficios, el de taxista y ejerció de fotógrafo entre 1949 y 1973 (Vallbona 2007: 6).

"Influyeron grandemente en Parés, Anthony Tudor, Antón Dolin, el ruso Edward Caton (que había sido discípulo directo de Agripina Vaganova), la británica Margaret Craske (miembro de la tropa Diaghilev y heredera directa de Cecchetti) y la moscovita Vera Nemchicova, que a su vez había trabajado con Vronislava Nijinska y con Leonidas Massine (Salas 2006: 46).

3.2.5. Otros motivos contextuales. Casos en que un que relativo no restrictivo se puntúa entre paréntesis, para destacarse frente a otros que (en cursiva nuestra) con otras funciones, como introductores de subordinadas de sujeto o completivas:

"Del mismo modo, es posible que Kissinger —sostiene Wolfe— haya ayudado a echar a Rumsfeld, que haga lo propio con Dick Cheney (que cargará con toda la culpa, porque es un siniestro) y que consiga que Bush salga limpio, como el gran engañado de la historia (Torres 2006C: 10).

"Luego le contó a Alfredo Urdaci (que ahora funge de monologista, acaso subrayando su pasión por la ficción) que la gente le debía creer (Cueto 2006: 67).

2.4. CON CORCHETES

La Real Academia (1999: 76) prescribe corchetes para «cuando, en un texto transcrito, el copista o el editor quiere incorporar alguna parte que falta, aclaración, nota, desarrollo de una abreviatura o cualquier interpolación ajena al texto original». En nuestro caso, por tanto, se tratará de relativas no restrictivas introducidas en una cita (ya señalada por las comillas). Unos ejemplos:

"«Al estrechar su mercado objetivo, RIM [que entonces era aún una pequeña empresa canadiense] pudo asegurarse un puñado de importantes clientes a los que poder asegurar un servicio correcto», dice Wolf, de Needham (Fernández de Lis 2006: 10).

"Y [William Curtis] no se corta a la hora de verter su ironía inglesa contra el proyecto de César Pelli para construir una torre de 180 metros de altura en Sevilla, que, según se han apresurado a puntualizar desde el Ayuntamiento de la ciudad, «será respetuosa con la Giralda [que mide 82 metros menos]» (Chacón 2007:42).

"«Cuando en 1966 se me ocurrió Hollywood Squares [que en España estrenó Tele 5 como VIP], con nueve famosos en una pantalla gigante, como el 3 en raya, lo llevamos a las tres grandes cadenas de entonces. Todos lo rechazaron» (Baragaño 2007: 64).

"«Shasha [como ella llamaba a su marido] estaba especialmente orgulloso de participar en esta película, y yo también […]», explicó Marina Litvinenko con los ojos anegados en lágrimas (Hermoso 2007: 71).

Sin embargo, no consideramos adecuada la observación que hace la normativa de la Real Academia (1999: 76) en la nota a pie de página: «También es posible utilizar los paréntesis [en vez de los corchetes] en esta función [la de las interpolaciones]». Si es así, será difícil diferenciar los paréntesis originales del redactor del texto, de los utilizados por el interpolador. Además, esto supondría retroceder a épocas cuando las máquinas de escribir carecían de corchetes (problema técnico).

Sin embargo, a veces, por lógica, y a pesar del paréntesis, podría juzgarse si una relativa es interpolada o pertenece al texto original, como en esta entrevista al astronauta ruso Alexei Leonov, publicada en ABC (Guil 2007: 76):

P: Y ahora, sin telones que nos separen y con alianzas transnacionales para avanzar en el espacio ¿cuál debe ser el próximo objetivo en esta conquista?

R: Arthur C. Clark (quien precisamente dedicó su célebre novela «2001: una odisea en el espacio» a Alexei Leonov),* ya lo describió muy bien.

2.5. CON PUNTO Y COMA

Este signo sólo es posible cuando el relativo aparece cerrando la frase, dentro de períodos de cierta longitud y complejidad, y en autores de prosa amplia (no cortada). Sin embargo, el uso que hoy tiene el punto y coma es escaso. Como es sabido, su carácter fronterizo entre el punto y la coma se soluciona, a veces, acudiendo a la coma (solución débil, poco discriminativa) o con punto (solución fuerte, más moderna). Nuestro lector puede examinar, para contrastarlo con éste, el apartado siguiente (2.6. Con punto), donde encontrará abundantes ejemplos. Aquí sólo podemos ofrecer uno:

"No era [Teresa] de las que se enredaban con un cliente o con cualquiera, sino de las resabiadas. De las que se lo pensaban. Y sin embargo allí estaba, comiendo pinchos morunos sin apartar los ojos del tal Fisterra; que tal vez tuviera futuro por delante —el propio Dris Labri era una prueba de que podía llegar a medrarse en la vida—, pero de momento no tenía donde caerse muerto, y lo más probable eran diez años en cualquier prisión española o marroquí, o un navajazo en cualquier esquina (Pérez-Reverte 2003: 122).

2.6. CON PUNTO Y SEGUIDO

El uso de punto entre el antecedente y el relativo podría parecer un tanto excesivo; sin embargo, abundan los ejemplos. Por su parte, Brucart (1999: 418) afirma que, «en condiciones bastante estrictas, existe la posibilidad de que la sola relativa pueda conformar un enunciado independiente de carácter proposicional, siempre que el antecedente aparezca en el enunciado anterior». El citado autor las denomina relativas yuxtapuestas.

Veremos algunos ejemplos, teniendo en cuenta, muy especialmente, la extensión (motivo formal), pues parece que ésta sería la justificación más válida del uso de punto, aparte de la preferencia moderna por este signo (motivo estilístico), más quizás que por razones enfáticas (motivo estilístico también).

2.6.1. Con relativas extensas. Aquí podríamos combinar dos motivos: la extensión de la relativa misma (motivo formal) y la extensión del segmento que precede a la relativa (motivo contextual). Un ejemplo:

"Pero todo esto es irrelevante en relación con la convergencia, no de los casi sesenta millones de católicos bautizados con la opción fundamentalista pero sí de su ala más conservadora en coaliciones de extrema derecha inspiradas por los fundamentalistas, como la Moral Majority del pastor Jerry Falwell, lobby político-religioso creado en 1979, importante para la primera elección de Ronald Reagan y decisivo para su reelección, conjuntamente con otros elementos de la Nueva Derecha Cristiana como la Religious Roundtable, la Christian Voice y el grupo de los televangelistas, entre ellos Pat Robertson. Quien pierde en 1988 la investidura del Partido Republicano a las elecciones presidenciales frente a George Bouch, pero funda la Christian Coalition, que, en menos de tres años, totaliza casi dos millones de miembros, organizados en 1600 grupos locales (Vidal-Beneyto 2004: 6).

En otros casos, la oración en la que figura el antecedente (nombre propio) no parece de excesiva extensión, aunque sí la de relativo; por ejemplo:

"Por si esto no bastara, Burger King ha abierto otro frente de desafío con la campaña Come como un hombre. Que a los piquetes de damas moralistas se les ha antojado poco menos que escandalosa porque promueve el regreso de una masculinidad troglodita y esteparia, hasta ahora replegada, que rompe las cadenas de las convenciones sociales que la tenían domesticada (Gistau 2006: 5).

"El estreno de Dragó [en Telemadrid] contuvo todo cuanto cabe esperar de él. Al carisma, a las tablas y al lenguaje se agregó un acierto periodístico con la entrevista a Ortega Lara. A quien supo tocar los resortes testimoniales en una cercanía muy humana que acabó quebrando al propio presentador, como si no todo hubiera de consistir en ideología y relato de los hechos, como si en este informativo ya cuajado cupiera también la emoción (Gistau 2007).

"El caso es que el artículo de marras llegó a manos del antropólogo y aventurero noruego Thor Heyerdal. El cual se desplazó a Tenerife y levantó la liebre entre arqueólogos profesionales, al tiempo que implicaba a la empresa noruega Fred Olsen para que creara el parque (Pascual 2006: 5).

2.6.2. Por estilo cortado: cuando no son de extensión excesiva ni la oración que contiene el antecedente (nombre propio), ni la relativa misma. Unos ejemplos:

"Queremos reducir el número de pobres a la mitad de aquí a 2015, dijeron. Y… llegó Bush. Que da marcha atrás en todo (Carlin 2006: 94).

"Es la degradación española. Es el viejo país ineficiente, algo así como España entre dos guerras civiles, que escribiera el poeta Jaime Gil de Biedma. Que por cierto hace poco fue a visitarlo a la masía (Espada 2005: 169).

"Así que me parece muy bien que a los magrebíes, norteafricanos, moros, o lo que sea, que deciden resolver por su cuenta y a las bravas la distribución de riqueza norte-sur, los agarre la policía por el pescuezo y los reexpida a Tánger. Donde —allí sí— me parece de perlas que atraquen a sus turistas (Pérez-Reverte 1998: 114).

"Quizá quien lo personifica [“el silencio del sabio”] mejor sea Goethe, gran personaje de la historia del espíritu que goza del privilegio de que hombres eximios que en la primera mitad de su vida lo desdeñaron, acaben por admirarlo y rendirle pleitesía en la segunda mitad. Así le ocurrió a nuestro Ortega y Gasset y también al poeta y ensayista inglés T. S. Eliot. El cual, en el primer estudio que dedicó a Goethe, en 1933, lo calificó de sabio, pero con un poco de desdén (Rof Carballo 1990: 47-48).

2.7. CON PUNTO Y APARTE

Aquí hay que diferenciar los textos dialogados y los narrativos. Así, el estilo rápido y cortado de una entrevista o diálogo favorece el uso de punto, en ese acto de completar la información de uno de los interlocutores por parte de otro, añadiendo una relativa a un antecedente inmediatamente emitido. Unos ejemplos:

"Juan Marsé. Volví a ver Myistic River [de Clint Eastwood], y le vi todos los trucos. ¡Cómo manipula la información que va dando alrededor de ese personaje que interpreta ese estupendo actor amigo tuyo, Tim Robbins!

"Isabel Coixet. Que está muy bien… (Cruz 2007: 8).

"—Después de Kafka, ¿qué otros escritores te han sido útiles desde el punto de vista del oficio [de escritor] y de sus trucos?

—Hemingway.

A quien no consideras un gran novelista.

A quien no considero un gran novelista, pero sí un excelente cuentista (Mendoza 1994: 41).

"—Te gustó mucho, recuerdo, aquella biografía del Cordobés, de Dominique Lapierre y Larry Collins, O llevarás luto por mí, Chacal. Inclusive Papillon

"—Que es un libro apasionante sin ningún valor literario (Mendoza1994: 66).

"AUGUSTA. No, si yo no he puesto límites ni fronteras a su sabiduría. Es que, francamente, me pareció que había examinado usted con buena crítica las ideas de Federico.

"MALIBRÁN. De quien nada ofensivo dije. Conste (Pérez Galdós 2004B: 472).

Sin embargo, en textos narrativos, las circunstancias son muy diferentes, y no consideramos normal el uso de punto y aparte. Tenemos, sin embargo, un ejemplo, no ya entre diferentes párrafos, sino entre apartados de un mismo capítulo. Es de Pérez Galdós (1917: 190-191):

"Y abriéndose paso salió con el chico de Rubín.

IX

Al cual dijo en la puerta: —¿Hacia dónde va usted con su cuerpo?

Recordemos el comentario de Brucart (1999: 421) sobre el cual (“combinación del artículo con el adjetivo cual”), tónico, que contrasta con «los demás miembros de su paradigma» (los átonos que, quien, cuyo…). Esto parece justificar, de alguna manera, el que se separe por punto; se trata, pues, del «relativo que con mayor facilidad se adapta a la construcción en yuxtapuesta paratáctica».

2.8. CON DOS PUNTOS

Se trata de un uso enfático y en final de frase. No parece fácil encontrar ejemplos de este tipo, que, por otra parte, nos da la impresión de ser bastante moderno; sin embargo, alguno nos ha surgido:

" “Hollywood: donde las estrellas crean sueños y los sueños crean estrella”, dice un personaje (Puntí 2006: 40).

"Ésta [la abogacía dual] queda constituida, de un lado, por el abogado individualmente considerado, como sede de la función de la defensa; y, de otro, por los despachos como sedes de la empresa profesional de la defensa, titulares económicos y de la organización de la prestación de servicios jurídicos, a los que se permite la toma de hasta un 25% de su capital por inversores ajenos a la profesión, cobrar los servicios prestados por sus abogados o someter la actividad de éstos a régimen de dependencia laboral. Consolidando un cambio de paradigma que dibuja de manera definitiva la identidad de la Abogacía del siglo XXI: la que ejerce la defensa disociada de la titularidad de su economía (Rosal García 2007: 46).

 

CIERRE

Después de recordar que lo dicho hasta aquí sobre los pronombres relativos con nombres propios tiene aplicación en los relativos en general, con los oportunos ajustes, agradecemos al paciente lector que haya llegado hasta el final de nuestro trabajo, y queremos pedirle perdón por las deficiencias y errores que haya podido encontrar en él.

 

BIBLIOGRAFÍA

Benito Lobo, José A. (1992): La Puntuación: Usos y funciones. Madrid: Edinumen.

Brucart, J. M. (1999): ”La estructura general de la cláusula relativa”. En Ignacio Bosque y Violeta Demonte: Gramática descriptiva de la lengua española. Madrid: Espasa. Vol. I, pp. 395-521.

Real Academia Española (1999): Ortografía de la Lengua Española. Madrid: Espasa.

—(2005): Diccionario panhispánico de dudas. Madrid: Santillana.

 

BIBLIOGRAFÍA DE LOS EJEMPLOS

AA.VV. (2003): La crónica de Destino (1937-1956). Barcelona: Destino.

AFP (2006): “Di Caprio y Maguire ganan una demanda”. El País, 23 de diciembre, p. 41.

Álvaro, Carlos (2006): “Berlín acoge el perfil más comercial y provocador de Dalí”. El Mundo, 17 de diciembre, p. 55.

Álvarez Cuartero, Izaskun (2007): “Parece mentira”. El País, 29 de julio, p. 14.

Antón, Jacinto (2007): “Pasqual se cita con Goldoni entre góndolas y máscaras”. El País, 16 de junio, p. 48.

—(2007B): «Una “mascletá” artúrica». El País, 29 de septiembre, p. 42.

Arias, Juan (2006): Un proyecto, dos talantes”. El País, 29 de octubre, p. 14.

Baragaño, Techu (2007): «En un concurso, como en el deporte, todo el mundo tienen que conocer las reglas». El País, 1 de julio, p. 64.

Caballero Bonald, Juan Manuel (2001): La costumbre de vivir. La novela de la memoria, II. Madrid: Alfaguara.

Carbajosa, Ana (2006B): “Operación retorno a Polonia”. El País, 11 de noviembre, p. 13.

Carlin, John (2006): “El banquero de los pobres”. El País Semanal (1568), 15 de octubre, pp. 89-96.

Carrasco, Bel (2006): “Dama de la danza, maestra de bailarines”. El Mundo, 17 de diciembre, p. 9.

Carrizo, Rodrigo (2006): «El gran “exilio fiscal” en Suiza». El País, 10 de diciembre, p. 58.

Castanedo, Fernando (2007): «Del 23-F al “totus tuus”». Babelia (nº 797), 3 de marzo, p. 9.

Castro, Manu de (2006): “Mariscal de campo en Balaídos”. El País, 19 de noviembre, p. 57.

Celada, Antonio F.; González de la Aleja, Manuel; pastor García, Daniel (2006): Los brigadistas de habla inglesa en la guerra civil española. Salamanca: Ambos Mundos.

Chacón, Francisco (2007): «”El `revival´ de los rascacielos es pura falocracia». El Mundo, 5 de febrero, p. 42.

Conte, Rafael (2003): “La magia del arte de la prosa”. Babelia, 623, 1-XI-03, pág. 7

—(2004): “Completando a Max Aub”. Babelia (nº 635), de 24 de enero, pág. 11.

—(2004B):”La otra pasión de Azaña”. Babelia, (nº 639), 21 de febrero, p. 13

—(2007): “De la aldea al Premio Nobel”. Babelia (nº 792), 27 de enero, p. 6.

Costa, Jordi (2006): “Un laberinto para perder el sentido”. El País, 7 de octubre, p. 43.

Cruz, Juan (2007): “Conversación entre un escritor y una cineasta”. Domingo (El País), 11 de febrero, pp. 8-9.

—(2007B): “Los que venís detrás ya os ocuparéis de abriros camino”. El País, 4 de agosto, p. 56.

Cueto, Juan (2006): “Primores de lo vulgar”. El País, 28 de octubre, p. 67.

—(2006B): “Pecado de Gutenberg”. El País Semanal (nº 1578), de 24 de diciembre, p. 10.

Díaz Pérez, Ignacio (2007): “Defendió la portería del primer Sevilla que disputó partidos en Europa”. El Mundo, 25 de mayo, p. 6.

Duva, Jesús (2006): “Las pisadas del asesino”. El País, 29 de octubre, pp. 30-31.

Elliott, John (2003): “El guardián de la memoria”. Babelia (nº 623) 1 de noviembre, p. 4.

Eslava Galán, Juan (2006): Historia de España contada para escépticos. Barcelona: Planeta.

Espada, Arcadi (2005): Josep Pla. Barcelona: Ediciones Omega.

Estefanía, Joaquín (2006): “Lo desigual asesina la globalización”. Domingo (El País), 22 octubre, p. 13.

Fernández, Pedro Jesús (2004): Peón de Rey. Madrid: Santillana.

Fernández de Lis, Patricia (2006): “Enganchados a la Blackberry”. Negocios (El País), de 22 de octubre, p. 10.

Francia, Ignacio (2007): “De la mueca a la masacre”. El Norte de Castilla, 1 de octubre, p. 18.

Fuentes, Carlos (2006): “Discriminaciones”. Babelia (744), 25 de febrero, p. 24.

Gago, Aniano (2006): “Caza y campo”. El Norte de Castilla, 13 de febrero, p. 18.

Gala, Antonio (1977): Textos y pretextos. Madrid: Sedmay

—(2006): “El Latinobarómetro”. El Mundo, 17 de diciembre, 5.

Galilea, Carlos (2006): “Magníficos”. El País, 19 de febrero, p. 43.

—(2007): “Durval Ferreira, compositor y productor”. El País, 7 de julio, p. 48.

—(2007B): “Bebo y Chuco Valdés. Lazos de sangre”. El País Semanal (nº 1607), de 15 de julio, pp. 66-74.

García Barbeito, Antonio (2007): “Primera Millonización”. ABC, 2 de octubre, p. 22.

García de Enterría, Javier (2007): “Un vacío legal”. Negocios (El País), 22 de abril, p. 6.

Garton Ash, Timothy (2006): “Pensar a lo grande”. Domingo (El País), 7 de mayo, p. 11.

—(2007): “Blair, orgulloso de ser intervencionista”. Domingo (El País), 29 de abril, p. 11.

Gironella, José María (1984): El Mediterráneo es un hombre disfrazado de mar. Barcelona: Plaza Janés.

Gistau, David (2006): “Homer y XXL”. El Mundo, 6 de diciembre, p. 5.

—(2007): “La coartada”. El Mundo, 31 de enero, p. 5.

González Ledesma, Francisco (2006): Historia de mis calles. Barcelona: Planeta.

Guelbenzu, José Mª (2007): “Camino de la revolución”. Babelia (nº 799), 17 de marzo, p. 6.

Guil, Janot (2007): “Con el dinero que ha gastado la guerra de Irak, se podría ir tres veces a Marte”. ABC, 5 de octubre, p. 76.

Hermoso, Borja (2007): “En Rusia, la corrupción mata”. El Mundo, 27 de mayo, p. 71.

Hidalgo, Manuel (2007): “Evelyn Waugh”. El Mundo, 6 de julio, p. 56.

—(2007B): “Thorton Wilder”. El Mundo, 11 de mayo, p. 74.

Huete Machado, Lola (2007): “Transilvania se hace europea”. Domingo (El País), 3 de febrero, p. 9.

Kerr, Judith (1995): Cuando Hitler robó el conejo rosa. Madrid: Alfaguara

Lafuente, Isaías (2003): Agrupémonos todas. La lucha de las españolas por la igualdad. Madrid: Aguilar.

Lindo, Elvira (2006): “La reina”. Domingo (El País), 29 de octubre, p. 15.

—(2006B): “Es kafkiano”. Domingo (El País), 19 de febrero, p. 17.

—(2007): “Hooligans”. El País, 3 de enero, p. 72.

—(2007B): “Con una copa de vino en la mano”. Domingo (El País), 13 de mayo, p. 15.

Lodares, Juan Ramón (2000): El paraíso políglota. Historias de lenguas en la España moderna contadas sin prejuicios. Madrid: Taurus

—(2001): Gente de Cervantes. Historia humana del idioma español. Madrid: Taurus

Llopis, José J. (1977): Bernard Shaw. Barcelona: AFHA

Mandelstam, Osip (2003): Gozo y misterio de la poesía. Edición, traducción e introducción de Víctor Andresco. Barcelona: El Cobre.

Mars, Amanda (2006): “El alto coste despega”. El País, 10 de diciembre, p. 59.

Matías López, Luis (2007): “Los muertos acusan a Putin”. Babelia (nº 827) de 29 de septiembre, p. 10.

Martín Garzo, Gustavo (2001): El hilo azul, Madrid: Aguilar.

Mendoza, Plinio Apuleyo (1994): El olor de la guayaba. Barcelona: Mondadori

Merino, Olga (1999): Cenizas rojas, Barcelona: Círculo de Lectores.

Molina Foix, Vicente (2006): “Rompe y rasga”. El País, 7 de octubre, p. 67.

Murillo, Enrique (2006B): “Virtudes de un vejestorio”. El País, de 11 de diciembre, pp. 15-16.

Mutis, Álvaro (2000): De lecturas y algo del mundo (1943-1997). Barcelona: Seix Barral.

Ortega, Andrés (2006): “Guerra civil árabe, menos EE UU y más Europa, y lucha por la energía”. El País, 31 de diciembre, p. 15.

Ortiz, Javier (2007): ”La importancia de la Historia”. El Mundo, 26 de mayo, p. 2.

Pascual, Carlos (2006): “Pirámides bajo el volcán”. El Viajero (El País), 16 de diciembre, p. 5.

—(2007): “Una sorpresa manchega”. El Viajero (El País), 3 de marzo, p.6.

Peñafiel, Jaime (2004): “Mi semana”. Crónica, 437, de El Mundo, 29 de febrero, pág. 20.

Pérez Galdós, Benito (1917): Fortunata y Jacinta (dos historias de casadas). Parte tercera. Madrid: Hernando.

—(2004B): La incógnita. Realidad. Madrid: Cátedra.

Pérez Oliva, Milagros (2007): “Almudena Grandes. La memoria emocionada”. El País Semanal (nº 1584), 4 de febrero, pp. 12-16.

Pérez Puig, Gustavo (2003): “El desfile”. La Razón, 19 de octubre, p. 77.

Pérez-Reverte, Arturo (1998): Patente de corso (1993-1998). Madrid: Alfaguara.

—(2001): Un asunto de honor. (Cachito). Madrid: Santillana.

—(2001B): El maestro de esgrima. Madrid: Santillana.

—(2003): La Reina del Sur. Madrid: Santillana.

Pla, Joseph (1999): El cuaderno gris. Traducción de Dionisio Ridruejo y Gloria de Ros. Madrid: Unidad Editorial.

Planelles, Manuel (2007): “Musulmanes a la puerta de la mezquita”. Domingo (El País), 7 de enero, p. 7.

Platón, Miguel (1997): El fracaso de la utopía. Por qué cayó el comunismo. Madrid: Espasa.

Prieto, Carlos (1993): De la URSS a Rusia. México: FCE

Prieto, Martín (2004): “El mariscalato del Tigre, una atroz parábola argentina”. El Mundo, 15 de febrero, p. 4.

—(2004B): “El memorial de un embajador en Roma”. El Mundo, 7 de marzo, p. 4

Puntí, Jordi (2006): «”Spaghetti” Lynch». El País, 23 de diciembre, p. 40.

Ramoneda, Joseph (2007): “¿Qué crisis?”. Domingo (El País), 1 de abril, pp. 12-13.

Randerson, James (2006): “El mundo perdido de Borneo”. El Mundo, 20 de diciembre, p. 34.

Riera, Luis (2007): “El primer alcalde ovetense de la democracia”. El Mundo, 27 de marzo, p. 6.

Rioyo, Javier (2006B): “No matar al padre”. Domingo (El País), 22 de octubre, p. 14.

Rivera, Alfonso (2007): “El lujo de pasear por Niza”. El Viajero (El País), 29 de septiembre, pp. 6-7.

Rof Carballo, Juan (1990): Entre el silencio y la palabra. Madrid: Espasa Calpe.

Rojo, José Andrés (2006): «“Lo-li-ta: la punta de la lengua…”». El País, 23 de diciembre, p. 34.

Romero, Justo (2007): “Belleza belcantista, un día inolvidable”. El Mundo, 2 de abril, p. 46.

Roncagliolo, Santiago (2007): “El Estado contra las mujeres”. El País, 7 de julio, p. 13.

Rosal García, Rafael del (2007): “Nuevo Estatuto para la abogacía del siglo XXI”. El País, 22 de julio, p. 46.

Saer, Juan José (2003): “Historias de familia”. Babelia (nº 623), 1 de noviembre, p. 28.

Salas, Roger (2006): “José Parés, maestro y coreógrafo de ballet”. El País, 4 de mayo, p. 46.

—(2007): “Abucheos y bravos a Béjart”. El País, 7 de julio, p. 40.

Saldívar, Dasso (1997): García Márquez. El viaje a la semilla. La biografía. Madrid: Alfaguara.

Sampedro, José Luis (2005): Escribir es vivir. Barcelona: Areté.

Sanguinetti, Julio María (2006): “El insólito conflicto”. El País, 4 de marzo, p. 13.

Scarano, Laura (2006): “La Buenos Aires de Francisco Ayala: retratos y relatos de su exilio argentino”. En Francisco Ayala. El escritor en su siglo. Granada: Fundación Francisco Ayala, pp. 295-309.

Semprún, Jorge (1979): El desvanecimiento. Barcelona: Planeta.

Sender, Ramón J. (1982): Imán. Relatos fronterizos. Barcelona: Mundo Actual de Ediciones.

Sopena, Enric (2004): “El cántaro y la fuente”. El Mundo, de 1 de febrero, p. 2.

Suñén, Luis (2007): “Paul Strauss, director de orquesta”. El País, 30 de junio, p. 48.

Taibo, Carlos (2006): “¿Afganistán? No, gracias”. El País, 13 de mayo, p. 13.

Toro, Carlos (2007): “El enigma del Madrid”. El Mundo, 22 de enero, p. 20.

Torres, David (2007): ”El macho alfa de la literatura estadounidense”. El Mundo, 2 de julio, p. 46.

—(2007B): ”Simpatía por los payasos”. El Mundo, 24 de junio, p. 2.

Torres, Maruja (2006C): “De ratas y amnesia”. El País Semanal (nº 1576), de 10 de diciembre, p. 10.

Tortella, Gabriel (2007): “El Chile de Allende y los excesos democráticos”. El País, 4 de febrero, p. 18.

Trapiello, Andrés (2002): Mar sin orilla. Barcelona: Península Utrilla, Daniel (2004): “La venganza del desesperado”. Crónica, 437, de El Mundo, 29 de febrero, p. 7.

Troyat, Henry (2007): Catalina la Grande. Traducción de E. Mulder. Madrid: Byblos.

Unión, J. A. (2007): “Pendiente de los ronquidos del vecino”. El País, 14 de julio, p. 31.

Vallbona, Rafael (2007): “El cartelista de la dignidad”, El Mundo, 5 de enero, p. 6.

Valle, Ignacio del (2006): “La cadencia amable de Burdeos”. El Viajero (El País), 9 de septiembre, p.14-15.

Vargas Llosa, Mario (1986A): Contra viento y marea, I (1962-1972). Barcelona: Seix-Barral.

—(1986): Contra viento y marea, II (1972-1983). Barcelona: Seix Barral

— (2001): El lenguaje de la pasión. Madrid: Santillana.

—(2007): “¿Otro país?”. El País, 1 de julio, pp. 15-16.

—(2007B): “Dickens en escena”. El País, 23 de septiembre, pp. 17-18

Verdú, Vicente (2007): “Políticos desnudos”. El País, 26 de agosto, p. 42.

Vidal-Beneyto, José (2004): “¿Retorno a las cavernas?”. El País, 28 de febrero, p. 6.

Yagüe, Mª Eugenia (2006): “Duquesa de Alba”. Crónica (El Mundo), 23 de julio, p. 16.

Zaldumbide, M. F. (2007): “Físico francés ganador del Nobel”. El Mundo, 24 de mayo, p. 6.

Zgustova, Monika (2006): “Dostoievski lloró con Hegel”. Babelia, 22 de julio, p. 10.

Zweig, Stefan (2003): La novela del ajedrez. Traducción de Manuel Lobo. Barcelona: Acantilado.

 

© Miguel Ángel de la Fuente González 2008

Espéculo. Revista de estudios literarios. Universidad Complutense de Madrid

El URL de este documento es http://www.ucm.es/info/especulo/numero37/relativa.html