La sombra del viento: Interseccion de generos y bildungsroman

Maria Sergia Steen

University of Colorado
Colorado Springs
msteen@uccs.edu


 

   
Localice en este documento

 

Resumen: Proponemos para el estudio de la novela de Ruiz Zafón, La sombra del viento, lo siguiente: La existencia de una intersección de géneros narrativos con su función propia en la que se incluye: I. Un romance amoroso presente en la vida de ambos protagonistas que los aúna. II. Y un autor de novelas ‘maldito’, Carax, que acaba siendo reivindicado por su ‘otro’ a la par que asistimos al bildungsroman de Daniel.
Palabras clave: Ruiz Zafón, novela española contemporánea.

 

El personaje de Julián Carax, autor de novelas, aparece en la vida de Daniel Sempere en un momento crucial de su desarrollo personal. Fascinado, sigue a su ídolo hasta descubrir su pasado. La vida del escritor y su lector siguen paralelas en contenido, a pesar de los momentos diferentes en que se sitúan, culminando con la reivindicación del uno por el otro.

Pero será el hilo amoroso lo que mayormente las marque en tiempo y espacio. Básicamente, las novela está situada en la Barcelona de principios y mitad del siglo XX con dos protagonistas principales y otros muchos de apoyo bien delineados, como Fermín Romero de Torres. Daniel es en cierto modo la contrapartida de Julián Carax y el que descubre y nos hace vivir la historia amorosa; quien vive la propia; y cuya novela culmina con un final positivo a una intriga llena de pasiones y odios.

Proponemos para su estudio lo siguiente:

La existencia de una intersección de géneros narrativos con su función propia en la que se incluye:

I. Un romance amoroso presente en la vida de ambos protagonistas que los aúna

II. Y un autor de novelas ‘maldito’, Carax, que acaba siendo reivindicado por su ‘otro’ a la par que asistimos al bildungsroman de Daniel.

Primero consideraremos la mezcla de géneros, en la que cada uno tiene su propia función, contribuyendo a formar un todo. Bajtin nos dice:

“La novela como entidad es un fenómeno multiforme en estilo con variedad de hablas y voces” (The Dialogic Imagination, 261) (Mi traducción).

Además de la variedad de voces, también considera Bajtin la de géneros, coexistiendo para completar la obra. El primer género es la novela gótico-policiaca que aporta la intriga; luego el romance amoroso y su contenido humano, sobre el que haremos hincapié en la segunda parte; y finalmente está el bildungsroman de Daniel a través de la reivindicación de Carax, sus peripecias, la perdida de su inocencia y su madurez final.

En el primer tipo entran fuerzas del bien y el mal en contrapartida, representadas por la intervención del comisario Fustero, su relación con Carax, el pasado de aquél y la unión incestuosa entre Julián y Penélope. En este contexto tendremos que considerar la situación social, de gran importancia a principios del siglo XX, y sus diferencias de clases y la moral particular de éstas. A completarlo llega el cambio de situación por la Guerra Civil y Javier Fumero que participa de los dos mundos políticos: el republicano y el franquista. Pasado e historia compondrá la tela de fondo, aunque el autor no los use para aclarar o apuntar a soluciones del momento histórico.

El tipo de narrativa interesa al lector y le lleva a seguir la historia por el deseo de continuar leyendo. Luego somos testigos del romance-melodrama entre las parejas de Julián/Penélope y Daniel/Beatriz. Aunque en tiempos distintos van en paralelo. La segunda pareja es una versión más avanzada de la primera socialmente, que tiene muchas menos trabas, pero que tampoco está enredada en la cuestión morbosa del incesto por lo que viene a reivindicar la primera. Finalmente presenciamos el bildungsroman del joven Daniel. Es quien narra principalmente la novela y quien aporta un balance, debido a que son otros tiempos y el hecho de que crezca a la sombra de un padre que lo guía. Daniel pierde su inocencia pero recupera al autor, causa de sus pesquisas y por cuyo estímulo y ejemplo acaba por ofrecernos la novela que leemos.

La novela gótico-policial -la llamo así por las varias intrigas que se van desarrollando poco a poco, y la muerte de personajes a lo largo de la misma en circunstancias oscuras- cubre: la muerte de Penélope producida en circunstancias desconocidas; la desaparición de Julián a París; su reaparición y consecuente conexión con Nuria y sobre todo el odio del personaje Francisco Javier Fumero hacia cuanto le rodea, su malabarismo político y su fin. Este estilo de novela atraviesa la obra y se intercala como trama principal, dejando que las otras formen la urdimbre. Daniel en todo esto representa la creatividad, la fuerza positiva.

Se elige una Barcelona oscura de historias patéticas, increíbles, siempre dentro de una clase social: la burguesía. El espacio de las intrigas será lugares señoriales, casas enormes, tipo castillo, que contienen sus propias historias individuales, como es la de la calle Tibidabo 32, cuya posesión se adjudicó Don Ricardo Aldaya padre de Penélope. Es una casa poseída, escenario de la gestación del hijo de Penélope y Julián, de los encuentros amorosos de Daniel y de la muerte de Fumero. Es la casa ombligo maldita de los Aldaya (Gullón, 10) a la que acude Daniel para descubrir el misterio de la desaparición de Penelope y donde se gesta otro hijo: el de Daniel y Beatriz. Es la casa donde se afincó el indiano Jausà con la mujer y Marisela, la mulata amante, poseída por la superstición y el embrujo. Es un espacio de dolor y amargura, en un tiempo que acabó con la preponderancia de esa clase social rica que lo decidía todo y cuya moral aparecía resquebrajada. La casa fue testigo del abandono en que Ricardo Aldaya dejó a la hija morir después de un parto y a la que hizo pagar su propio pecado: Julián era su hijo. Será también testigo de la muerte de Fumero por Carax, de la salvación de Daniel y de la reencarnación en Beatriz del hijo de Penélope al que Daniel le llamará Julián.

Jo Labanyi (67-79), hablando de los fantasmas que aparecen en la historia, nos comenta que los muertos sin enterrar, los muertos invisibles o quizá de muerte sin justicia, son los espectros que aparecen en nuestra vida; los espectros que quieren ser recordados por la historia, siendo los lugares presentados los huecos en la memoria que piden audiencia. Daniel y Beatriz visitan la casa de los Aldaya donde se oyen ruidos no reconocibles, presencias del pasado que siguen vivas por no haber sido enterradas. Daniel va a poner fin a estas vivencias con su propia historia, reconociendo un pasado que se enterró en la oscuridad.

El espacio lo crea el personaje, nos comenta Ricardo Gullón (24). Es su estado de ánimo lo que determinará, junto a la tensión, el cronotopo de la novela. Esta misma casa parece diferente cuando son Daniel y Beatriz quienes la habitan. Él busca a Carax en el pasado de los Aldaya con interés de reivindicación, persiguiendo su sueño de saber más de él. Es también un espacio mental que reemplaza la realidad del momento y los coloca en un ayer. Es, de acuerdo a Gullón (23), el espacio que representa el alma humana.

París significa otro momento por el que se sabe de Julián, del interludio con Nuria y su enamoramiento que resulta en la intriga, en el ocultamiento de Carax por Nuria en Barcelona. Situación que resulta en la muerte de ésta. Lo sabemos por la carta que Nuria deja a su padre, Isaac, en caso de que le ocurra algo. Esta narradora nos aporta la historia completa de Carax. Se guarda la ultima baza y constituye una de las técnicas empleadas por Ruiz Zafón para añadir al suspense. Como narradora-personaje se parece a la de Angela en San Manuel Bueno, mártir ya que tiene control de la historia y al final quien ofrece el texto que vamos a creer porque resuelve las demás intrigas sobre “el maldito” personaje. El personaje de Julián no resulta ser tan acertado y sólido como el de Daniel, ya que sufre de esos altercados de figura fantasma sin lógica, que entran y salen de repente, que mata y se evade de la justicia; todo concebido bajo un criterio personal de actuar que sólo podemos aceptar en términos de justicia poética. El comisario Fumero representa muy bien la figura diabólica de contrapartida a Daniel o el bien, no sólo por sus transformaciones políticas sino por su pasado y manera de vivir la vida en función del rencor y la venganza personal. Puntos estos de contacto con el régimen franquista al que representa, y que se usaron durante la lucha entre los dos bandos: republicanos y nacionalistas.

Para entender la idea de ‘gótico’, Ángeles Goyanes explica en “Acerca de la novela gótica y la literatura sobrenatural”( 1) que no es necesario hoy día habitar una morada maldita, sino vivir en un subconsciente tenebroso como lo hacen Julián y Fumero, envenenados por sus distintos odios. Fumero es un Beltenebros, tan tenebroso como el de la novela de Muñoz Molina, por su forma de actuar y sus aberraciones. El caso de Fumero es punto y aparte en el sentido de que por naturaleza y crianza resulta detestable. Se retrata a ese tipo real durante la Guerra Civil que usando uniforme negro y azul o como fuera, se erigía en autoridad suprema y abusaba del poder. Lo de la Guerra Civil se desvía en cierto modo hacia un particularismo personal y de hecho no entra en materia sino como precursor de una injusticia nacional. El concepto se difumina. José-Carlos Mainer opina que al hablar de la Guerra Civil, hablaron más los hijos y los nietos que los protagonistas y hoy existe “una visión quizá más blanda”(3). Puede ser que por eso no leamos reacciones de fuerte defensa contra el abuso a la minoría representada por Don Federico en su papel de homosexual. Esta y otras muchas marcas de controversia planteadas por el franquismo no llegan a denunciarse de forma efectiva y no pasan de diseñar un personaje que junto a Julián enarbolan la bandera del mal.

Para el desarrollo de esta parte gótica de la novela hemos contado:

1) Con el encuentro de Daniel con la copia de La sombra la sombra del viento, abandonada en el cementerio de libros

2) La curiosidad que lleva a Daniel a visitar de nuevo a Isaac y averiguar más sobre Carax

3) Los lugares propios del género como serán la Villa Penélope donde Penélope muere abandonada y El Tenebrarium en el que Jacinta coronado reside y que fue museo de deformaciones y más, desde el siglo XI (Iñaki Beti Sáez, 104)

4) La conexión final con Nuria Monfort que explica todo y

5) La presencia del personaje de Carax , que huele a quemado, sin nariz o párpados y piel de cuero. Aquél que horroriza a varios personajes en busca del último libro suyo no quemado y se le aparece a Clara Barceló(La sombra..46), al mismo Daniel en la calle (La sombra…58 ) y a Nuria en el cine.

6) Y la presencia del comisario Fumero, decisiva en la construcción de la novela. Su actuación es aceptable dado el fondo de la Guerra Civil y el abuso del poder por parte de la policía. El motivo de Fumero es personal: el odio a Carax por haber tenido el amor de Penelope con el que él soñaba desde tiempos del colegio.

Para contrarrestar el mal tendremos a Daniel, sin olvidar al personaje visagra de Fermín (Ramiro Tomé, 2) que exhibe un humor inteligente y crítico de la sociedad. Igual mendiga por las calles que rinde total fidelidad a los Sampere hasta matar a Fumero. Es el hombre que le ayuda a Daniel a crecer y el que le aporta el saber de vivencias y apoya con Jacinta Coronado, Beatriz y Fumero. El lenguaje y las voces se correspoden y pertenecen a momentos de terror y abuso personal en los que los personajes hablan y desarrollan sus impresiones funestas. Este cronotopo con su espacio gótico revisita el pasado y logra desenterrarlo.

El hilo de la obra lo lleva la cuestión del romance de las dos parejas principales, y los otros que surgen en el entramado. Estas dos especie de melodramas, se complementan siendo el segundo el que reivindique al primero, en el sentido de que triunfe el amor. Son tiempos diferentes, aunque en espacios y situaciones familiares semejantes; se ha perdido el gran privilegio de la burguesía de consumar sus pecados con altanería y topamos con gentes de miras y posiciones más flexibles. De acuerdo con la reseña del libro en “Come the Catalan”: “…Daniel’s Mission, though he doesn’t know it, is to undo their curse” (2).(La mision de Daniel consiste en reparar la maldición. Mi traducción)). De ahí que la unión amorosa de Beatriz Aguilar y Daniel Sampere no se vea como intrusión social o pecado: los valores han cambiado. Incluso el hecho de casarse embarazada es más bien una anécdota que se resuelve con la elección de un ministro liberal: el padre Fernando.

La pareja Daniel/Beatriz es una réplica de Penélope/Julián. Las situaciones son semejantes aunque sea la vida de Daniel la que tenga mayores posibilidades de futuro. Julián sabía que quería escribir, pero no tuvo quien lo impulsara. Fue el sufrimiento y el curso de su vida lo que le proporcionó el material. La escritura operó de catarsis. Daniel, por el contrario, se encuentra en el lugar propicio para alimentar el deseo: la tienda de libros de su padre. Lo que le fascina a Daniel de Julián nunca lo sabemos. ¿Es la historia? ¿Es el verse reflejado en ella? En realidad no importa. Si reconocemos que es el texto, el libro y su fascinación lo que sigue. Julián por el contrario quema los libros, cuando llega al convencimiento de que la vida es otra cosa y él no ha respondido. Le dice Carax a Nuria que los personajes de sus escritos son él mismo; por eso los quiere quemar(La sombra.. 170). Julián parece culpar a su fantasía de haberse olvidado de vivir. Al final cuando Daniel le devuelve la pluma de Victor Hugo, lo inicia de nuevo en su tarea de autor, dejando atrás vivencias personales. Daniel consigue un equilibrio que le da el suficiente sosiego para poder seguir con la palabra y la magia de ésta. Por el descubrimiento del romance amoroso de Julián, Daniel reconstruye un pasado que le provee una historia, una memoria que parece habérsele negado al perder el retrato que llevaba de su madre en la mente (La sombra… 10). Casi al final recupera la faz perdida de la madre así como su vida, merced a la intervención de Carax. Éste le dice que saque a Beatriz de la cripta y que la cuide. Para Carax es su Penélope. En este sentido las parejas se intercambian, representando la de Daniel un triunfo que Carax apoya y que muestra cuando Daniel recibe, años más tarde, una copia de la novela El ángel de Brumas escrita por un tal Boris Laurent y dedicada a Daniel:

“Para mi amigo Daniel, que me devolvió la voz y la pluma.
Y para Beatriz, que nos devolvió a ambos la vida”(478).

El cronotopo de esta relación ha funcionado como hilo de unión entre principio y fin y se ha desarrollado dentro de un lenguaje romántico con las voces de Daniel y Beatriz de fondo. Los lugares han sido los de una Barcelona de hoy, superpuestos en un ayer. El tiempo se ha enmarcado en el pasado y un presente lleno de reivindicaciones

Dijimos al principio de este trabajo que el personaje de Carax ejerce una fascinación sobre Daniel inexplicable. No sabemos por qué, pero si que es ese otro modelo de vida que Daniel busca sin saber y que halla en el libro. En la novela de Carax se habla del hijo en busca de padre desconocido que le sirve de talismán a la orientación de Daniel hacia la lectura y la escritura. Es el modelo que inconscientemente persigue. Richmond Ellis dice que se trata de establecer una genealogía de padres e hijos en que se forje la identidad de Daniel (“Reading the Spanish Past: Library Fantasies in Carlos Ruiz Zafon’s La sombra del viento”, 839).Según este autor la crisis de Edipo que sufre Daniel, se va a resolver a través de la lectura y la adopción del libro de Carax, no necesariamente a través del ejemplo heterosexual de la familia (843). En su artículo Richmond Ellis comenta que la dinámica de lectura-escritura se consigue por la relacion padre/hijo(850). Sí, de acuerdo, pero el articulista parece no tener en cuenta como funciona la cultura. Es parte de la ésta que sea el padre quien introduzca al hijo a la vida, y lo guíe. Es inconcebible para un español pensar que la relación sea incestuosa. Solamente el desconocimiento de esta dinámica tan obvia en la vivencia diaria, puede considerar tal sugerencia.

El género novelístico de bildungsroman se va a dar en el personaje de Daniel y a través de toda la novela. Ruiz Zafón menciona: “La novela no podría funcionar si los personajes resultaran indiferentes”(El País 18-05-2006). Y es por eso precisamente, por ese seguir a los personajes por lo que la novela nos invita a continuar leyendo. Daniel es el narrador más importante, pero el padre Fernando, Jacinta Coronado, y sobre todo Nuria son de gran consideración. Daniel es al que vemos crecer a través de la novela. Al primer Daniel lo hemos sentido joven, incauto en el amor, pero con una contextura que se mantiene. Su cronotopo va desde el inicio en el amor con Clara y su desengaño, hasta la búsqueda de Carax por todos los lugares y medios, su atracción por Nuria, su enamoramiento de Beatriz, su rol de esposo y padre y sobre todo el haber sido quien represente la fuerza del bien. Pero existe otro cronotopo, el de su tiempo de fantasía por toda la obra del que hablaremos al final.

Sabemos que Daniel vive con el padre con el que está bien compenetrado; la madre murió cuando tenía cuatro años. Después del primer tropiezo amoroso con Clara, ha hecho un amigo del que depende y quien va pegado a él durante su crecimiento: Fermín Romero de Torres. Encontrado como mendigo en la calle, seguimos la resurrección de este personaje que será todo fidelidad al padre e hijo y quien aporte el toque de humor. Fermín se nos presenta real, aunque dudemos a veces de su aguante a los golpes. Es el hombre que todo lo resuelve. Iñaki Beti Suárez añade que es: “Una novela en la que sentimos sentir a los personajes”114). De ahí el interés en devorarla.

Daniel confiesa en la novela(10) no acordarse de la faz de la madre, una vez que lee el libro de Carax. Nos preguntamos si al entrar en el reino de la fantasía de La sombra..la realidad se le borra y no vuelve a ella hasta el final. El padre le quiere dar un pasado y lo lleva al cementerio de libros para que elija uno, lo lea y no lo deje morir: los libros tienen alma. Se trata de crearle un pasado perdido, al no poder identificar a la madre. La visita al cementerio de libros, es una tradición en la familia. El padre de Daniel también fue con el suyo. Existe un libro La sombra del viento editado por Galiano y Neuval en 1935 en París, que Daniel elegirá por puro azar y con cuyo autor se comparará durante su crecimiento.

A causa del libro aparecerán en la vida de Daniel: Don Gustavo Barceló, librero de viejo, y su sobrina Clara, causa del desengaño amoroso de Daniel y de la pérdida de su inocencia. Destruida la infatuación de Daniel, al sorprender a Sara en un momento promiscuo con el profesor de música, cesa en su intento; entonces se opera un cambio. Daniel herido y con sólo 16 años, dirige sus esfuerzos a saber más del autor que le fascina; representa su padre espiritual y en el que se ve reflejado. Prueba de ello es que su vida va a ser una constante paralela a la de Carax, a pesar de que la suya este encasillada en mejores circunstancias. Va a crecer en un momento en que la sociedad española sale de una guerra y parece disfrutar de un relaje en la división de clases, donde los pecados de la burguesía no dominan el ambiente. Este sería parte del cronotopo en que se desarrolla Daniel y que favorece un crecimiento diferente al de Carax. Como consecuencia de su desengaño amoroso se supera y se da cuenta de que se comporta como un ‘niñato’. Por Clara había dejado al padre plantado en su cumpleaños, quien le tenía de regalo la pluma de Victor Hugo. Daniel reacciona ante su error y desengaño con Clara, vuelve a casa y reconoce el amor de su padre.

Daniel quiere saber más de Julián Carax y va a hablar con Isaac el guardador del cementerio de libros. Luego visita a Nuria, la hija de Isaac, para que le hable de él. Y precisamente será Nuria quien le revele más tarde la verdadera historia. Lo hace depositario de sus secretos, porque cree que Daniel es sincero. Porque responde al deseo de Carax de ser recordado(171). Carax reconocerá la muestra de afecto de Daniel hacia su obra y la compartirá con Nuria. Por eso le permite guardar la única copia existente de La sombra….Y será Carax quien lo proteja hasta el final, matando a Fumero. Al final el escritor le demuestra su agradecimiento, dedicándole su último libro. Con este gesto reconoce esa interacción habida entre lector, escritor y padre espiritual.

Pero será el encuentro con Beatriz lo que le haga sentirse hombre, querer protegerla, amarla y confrontar el enojo de su padre y mejor amigo Tomas Aguilar. Beatriz es la compañera que le hará crecer junto a su escritor y le ayudará en el descubrimiento del folletín de Carax. Finalmente, tenemos a un Daniel que ha crecido; que ha sabido confrontar una realidad; que ha apoyado a sus amigos y padre y que sigue adelante en su nuevo rol de marido, padre y escritor.

Dijimos que existía otro cronotopo del que realmente depende el curso de la novela: es el cronotopo del tiempo-mágico del sueño por el que Daniel se mece. Este espacio se enmarca precisamente entre el anuncio de que no puede recordar la faz de la madre, como ya mencionamos, seguido por sus aventuras de búsqueda e intriga hasta que al final(455), cuando está herido de muerte, recupera la presencia de su madre. De allí en adelante la novela retornará a la realidad, si descontamos el sueño fantástico de Daniel con Carax en el hospital. Daniel le ofrece la pluma de Victor Hugo, se lo comenta a Beatriz, ella lo descuenta como pesadilla, pero el estuche de la pluma ha quedado vacío.

Los tres géneros de novela han servido para introducirnos el enjambre de personajes y espacios que constituye la obra y la llenan de vida. Del tétrico Carax, al no menos insidioso Fumero que componen la intriga, al romance de las dos parejas en la que la segunda consigue el balance de la obra, al encuentro de un modelo y padre espiritual por el que Daniel consigue encontrarse a sí mismo y hacerse escritor. Un género depende del otro en la formación de la obra y es precisamente esta mezcla la que le hace corresponder a la definición de Bajtin ya mencionada.

Si consideramos a los dos personajes de Julián Carax y Daniel Sempere como símbolos de la agresión sufrida por Barcelona durante la guerra civil, hay un afán por parte del autor de:

1) Dejar las cosas como están ya que no se disputa la Historia

2) Despolitizar la razón del conflicto, inclinándose hacia una tolerancia y falta de rigor

3) Enfocarse en nuevas avenidas para el futuro.

Atestigua el deseo de dejar las cosas como están, el hecho de que tanto el conflicto con homosexuales, como la agresión de la policía se tomen en términos personales y acaben siendo puras anécdotas. Lo que nunca se entiende es la participación del policía Palacios a favor de Daniel, a menos que el autor nos esté diciendo que ‘no todos eran iguales’. Las nuevas avenidas se refieren al conocimiento, al uso del libro como guía y base de crecimiento, al mismo tiempo que nos dice que la literatura sirve para sacarnos de la monotonía diaria y ofrecernos el sueño. La nueva perspectiva va encaminada a encontrar nuevas fronteras y quizás a desviar toda la literatura que sobre la guerra civil se viene escribiendo. La posición de Ruiz Zafón así lo confirma. Richard Ellis manifiesta(858) que la intertextualidad usada por Zafón, ‘un libro sobre libros’ en su novela sirve para insertar firmemente a España en la Unión Europea por cuya razón hay que olvidar los localismos que nos radicalizan.

La novela nos ha dado una variedad de hablas y voces debido a los personajes y los niveles sociales que representan y nos ha envuelto en el halo mágico del sueño correspondiente a ese cronotopo-fantástico: la fascinación del protagonista por su ídolo.

 

OBRAS CITADAS

Academic Search Premier. “Come the catalán”.Book Review The shadow of the wind” Carlos Ruiz Zafón. Economist; 3 April 2004. Vol.371. Issue 8369:87-88,2p1c

Audiobooks. Entrevista entre Paul Blezards y Carlos Ruiz Zafón
(http://www.elpais.com/artículo/Andalucía/todos/afirma/Ruiz/Zafón)

Ayén, Xavi. ‘Radiografía de un éxito literario’. La vanguardia, Barcelona. 26 November 2002
(http://www.xtec.es/~jducros/Carlos%20Ruiz%20Zafón.html)

Belausteguigoitia, Santiago. “Esta historia ya no es mía, sino de todos”
(http://www/elpais.com.andalucia)18> May 2006

Beti Saez, Iñaqui. ‘La sombra del viento de Carlos Ruiz Zafón. Mundaiz: San Sebastián, Spain, 2004: 99-117

Dirda, Michael. “A Boy’s Obsesión with the Work of an Oscure Autor Leads to Mysteries within Mysteries”. The Washington Post. 25 April 2004.
(http//www.washingtonpost.com)

Ellis, Robert Richmon. “Reading the Spanish Past: Library Fantasies in Carlos Ruiz Zafón’s La sombra del viento. Bulletin of Spanish Studies, Vol. LXXXIII, number 6, 2006:839-854

Goyanes, Angeles. “Acerca de la novela gótica y la literatura de lo sobrenatural.
(http://www.angelesgoyanes.com/gotica/)

Gullón, Ricardo. Espacio y novela. Barcelona. Antoni Bosch. Ed. 1980

Graff, Keir.Upfront: Advanced Reviews (1102). Booklist, 1 March 2004

Hutcheon, Linda. A Poetics of Postmodernsm. New Cork: Routledge, 2000

Lopez, Oscar. “Entrevista con Carlos Ruiz Zafón” ¿Qué leer? Marzo 2002
(http://www.xtec.es/~jducros/007.html)

Membra, Javier. “Carlos Ruiz Zafón, el autor del año”
(http://www.elmundo.es/el mundolibro/2003/12/26protagonistas/1072459580.html)

Newman, Lilian. “La Barcelona de un fabulador”. Barcelona: La Vanguardia. 29 junio 2001. (http://www.xtec.es/~jducros/Carlos%20Ruiz%20Zafón.html)

Obiols, Isabel. Entrevista: Carlos Ruiz Zafón, escritor. “La narrativa clásica vuelve, es el centro de todo”. Barcelona.
(http://www.elpais.com:18/11/2002)

Tomé, Ramiro. “Carlos Ruiz Zafón: La sombra dedl viento”. Crítica literaria. “Somos lo Que leemos”.
(http://criticaliteraria.wordpress.com/2007/02/19/carlos-ruiz-zafon-la-sombra-del-viento/)

 

© Maria Sergia Steen 2008

Espéculo. Revista de estudios literarios. Universidad Complutense de Madrid

El URL de este documento es http://www.ucm.es/info/especulo/numero39/sombra.html