Espéculo

  Reseñas, críticas y novedades

 

 

Llanos Gómez

La dramaturgia futurista
de Filippo Tommaso Marinetti.
El discurso artístico de la modernidad

  

 

 

Alma Obregón Fernández
Universidad Complutense de Madrid

La importancia capital del Futurismo en el desarrollo de la cultura de vanguardia, y más concretamente en el ámbito del arte y sobre todo de la pintura, es por todos sabido y ha sido campo para investigaciones en múltiples ocasiones. Sin embargo, la obra de Llanos Gómez nos abre los ojos a una faceta del Futurismo que, pese a ser conocida, no ha sido estudiada con la atención que merece: la dramaturgia. Pero no se detiene allí pues, mediante el análisis minucioso de las características formales y estéticas de la misma, establece no sólo los antecedentes y la influencia posterior, sino que también, analizándola junto al discurso artístico futurista de forma global, extrae ciertas coincidencias entre el Futurismo y los diferentes movimientos de vanguardia que de él fueron contemporáneos, en una apuesta por aprehender el espíritu de modernidad que constituía su guía común más allá de cualquier diferencia.

El preámbulo de la obra constituye ya toda una declaración de intenciones. Justificando la decisión de centrarse en la dramaturgia por la importancia que el propio Marinetti le concedía, la autora realiza una panorámica inicial por las principales fuentes ideológicas (confesas o no) del futurismo, panorámica que le conduce a figuras tan destacadas para la Europa de fin de siglo como son Nietzsche o Alfred Jarry, y a enunciar la fórmula que ella denomina “mecánico-primitivista”, como definición de la conjunción futurista entre el componente dionisiaco-primitivo y la exhibición intencional de los mecanismos del espectáculo, de su ensamblaje. Esta dualidad, que la autora señala se refleja en todas las aplicaciones del Futurismo, irá desapareciendo a medida que la máquina cobre protagonismo, consolidándose la integración hombre máquina y la fascinación por la experiencia de la modernidad, preconizando lo que hoy constituye nuestro mundo.

La primera parte del libro, titulada El Futurismo en la Vanguardia aborda la que pronto se consagró como manifestación artística futurista por excelencia: la serata futurista. Se señala a Alfred Jarry y la patafísica como antecedentes más directos de estas veladas, veladas escandalosas y provocadoras cuyo objetivo era alcanzar a la masa y cuya finalidad artística se vio en ocasiones ensombrecida por las connotaciones políticas de las mismas. Tras describir las características y evolución inicial de las seratas, la autora aborda las conexiones más profundas entre Futurismo, Dadá y Surrealismo. Tras una descripción muy interesante del influjo que Marinetti y los suyos generaron sobre los artistas del Dadá, Llanos señala cómo la influencia cardinal del Futurismo en las vanguardias que le sucedieron, así como la presencia de un espíritu común que se hace patente en el antipassatismo que imbuye a todas ellas, se vio acrecentada precisamente por las transformaciones propias de la llegada de la modernidad. La última sección de esta primera parte del libro está dedicada precisamente a la difusión del Futurismo en España y a cómo los intelectuales del momento recibieron las ideas de los futuristas, primero a través de la palabra escrita y más tarde con la visita del propio Marinetti. Concluyendo este epígrafe, la autora plantea una nueva perspectiva (apoyada por la hija menor de Marinetti) desde la que abordar la obra de este autor titulada Spagna veloce e toro futurista, la cual podría interpretarse como una obra de teatro en vez de como hasta ahora ha sido considerada (es decir, como un poema).

La segunda parte del estudio de Llanos Gómez nos conduce a las vinculaciones entre las teorías nietzscheanas y el futurismo, bajo el título La Descarga Dionisiaca y el Futurismo. Un capítulo muy interesante que comienza centrándose en las características de la tragedia griega, mediante textos de Aristóteles y Nietzsche, y en las causas de su “muerte” a manos del triunfo del passatismo. El reinado de lo literario, en detrimento de la música, la danza y el canto, dominó el teatro llegando a quedar éste reducido al texto, totalmente alejado de la mímesis aristotélica. Frente a este extremo, nace con fuerza la idea de la obra de arte total, la cual es analizada con detalle por la autora, que se centra en las ideas de la concepción orgánica que nace en el seno del romanticismo alemán. Este pensamiento orgánico, que aspiraba a la perfecta comunión de las artes, ejerció una influencia capital sobre las dramaturgias del s. XX. Aún así, Llanos Gómez señala cómo el futurismo se aleja de los intentos totalizantes para configurar un espectáculo destinado a las masas, en el que lo dionisiaco triunfa, rechazando plenamente el teatro más apolíneo e imitativo de la realidad. En estas seratas, concluye la autora, se llevó a cabo una reinterpretación del espectador, del espacio escénico y del cuerpo, y se fomentó el nacimiento de un público - masa que reacciona colectivamente guiado por los agentes que lo controlan. En ellas aparece lo primitivo, que se vincula estrechamente al componente dionisiaco y va de la mano de la experimentación y de una estructura modular que dejará al descubierto un ensamblaje y mecanismo.

Precisamente a lo mecanicista dedica la autora la tercera parte del libro, e inicia el capítulo denominado El barroco en la dramaturgia futurista analizando las relaciones entre modelo orgánico y mecánico, para a continuación establecer una muy interesante comparación entre el drama barroco y el futurista. Las características peculiares del drama barroco, como la revolución en el contenido, que pasa a centrarse en el problema de conocer el destino, y su presentación mediante alegorías, posibilitan que la autora lo considere como un drama de objetos, estableciendo un paralelismo con los Drammi d’ogetti, creados por Marinetti, en los que los actores desaparecen y son sustituidos por objetos sensibles a los cambios de luz. Llanos Gómez señala otro paralelismo entre ambos dramas: la coexistencia de planos, que disuelve la separación de las acciones y que influye en la percepción del espacio y del tiempo. Por otro lado, antes de abordar la importancia de la alegoría, la autora recoge un último elemento en común: la ambigüedad y la multiplicidad de sentido. La última parte de este tercer capítulo se consagra al análisis de las principales características y categorías poéticas del drama futurista, concluyendo que el periodo barroco y el futurismo se hallan externamente absorbidos por problemas técnicos e interiormente determinados por el cuestionamiento del poder y convulsionados, al menos en su final, por cierta vacuidad. Más allá de la vinculación barroco - futurismo resultante de la importancia del artificio en ambos, también ambos son movimientos que se nutren de contradicciones y en ambos casos las alegorías que produjeron tuvieron una corta vida.

El último capítulo, La Experiencia Futurista, aborda diferentes aspectos del futurismo, en concreto aquellos elementos opuestos que lo componen incrementando su complejidad. Las complicadas relaciones entre fascismo y futurismo, entre creación y destrucción (que la autora formula como destrucción creadora), y entre dinamismo y estatismo (dinamismo estático), así como el nuevo espacio-tiempo que generan, la cronotopía futurista o el hombre-máquina, son analizados con mucho detalle por la autora, cuyas aportaciones son muy interesantes y reveladoras. El libro concluye con una cronología descriptiva de la vida y obras de Marinetti y una detallada bibliografía.

En resumen, una obra de gran calidad que aporta una visión nueva sobre el Futurismo en general, y más en concreto sobre la dramaturgia futurista y sus antecedentes, así como respecto a su conexiones con otras vanguardias de principios de siglo. Y qué mejor momento para publicarlo que éste, pues nos aproximamos al primer centenario de la publicación de su Manifiesto en Le Figaro, que se celebrará en febrero de 2009.

 

© Alma Obregón Fernández 2008

Espéculo. Revista de estudios literarios. Universidad Complutense de Madrid

El URL de este documento es http://www.ucm.es/info/especulo/numero40/re_futu.html



Espéculo. Revista de estudios literarios
(Universidad Complutense de Madrid) 2008