El debate epicúreo-estoico, el Lazarillo y Vives:
reconocimiento a Clark Colahan

Francisco Calero

Universidad Nacional de Educación a Distancia (UNED), Madrid


 

   
Localice en este documento

 

Resumen: Para C. Colahan, en su artículo “Epicurean Vs. Stoic Debate and Lazarillo’s Character” (2001), el autor del Lazarillo conocía la tradición de la polémica epicúreo-estoica y recibió influencias tanto de la obra de Valla como la de Erasmo, hasta el punto de saberlas traspasar al personaje protagonista de su obra. Bajo la guía de Colahan, gran conocedor de la literatura latina renacentista y también de la española, he añadido un argumento más a la demostración de la autoría de Vives.
Palabras clave: Lazarillo, Juan Luis Vives, Clark Colahan

 

En 2001 el investigador estadounidense Clark Colahan publicó un excelente artículo “Epicurean Vs. Stoic Debate and Lazarillo’s Character”, en el que proyecta las consecuencias de la antigua y humanística polémica entre el epicureísmo y el estoicismo sobre nuestra genial obra. Para su estudio se basa, por una parte, en el clásico tratado de Cicerón De finibus bonorum et malorum y, por otra, en sendas obras de dos de los más importantes escritores del Renacimiento: De voluptate (1431) de Lorenzo Valla y Epicureus (1533) de Erasmo. Para Colahan el autor del Lazarillo conocía la tradición de la polémica y recibió influencias tanto de la obra de Valla como la de Erasmo, hasta el punto de saberlas traspasar al personaje protagonista de su obra.

Tomando como base las consideraciones de Colahan necesariamente hemos de concluir que tal autor no sólo era un humanista sino también un gran filósofo, puesto que supo aprovecharse de obras de carácter filosófico para su creación literaria.

Llegados a este punto, tenemos que hacernos algunas preguntas. Damos por supuesto que en España los intelectuales de la época conocían el tratado de Cicerón y el Diálogo de Erasmo. Ahora bien, ¿cuántos podían conocer la obra de Valla, sobre todo si se tiene en cuenta que tenía fama de licenciosa? Seguramente se podrían contar con los dedos de una mano. Muy distinto es el caso de Vives, quien conocía a la perfección toda la obra de Valla, puesto que lo cita diecinueve veces en De disciplinis, discrepando con frecuencia de sus enseñanzas gramaticales. Si alguien me objeta que las Elegantiae linguae latinae tuvieron gran difusión, le puedo responder que dos de las diecinueve citas se refieren en concreto a De voluptate. En una trata del estilo:

Laurentius Valla egregiam prae se fert indolem, et verbis quum puris, tum etiam propiis utitur; quae ante Elegantias scripsit, ut de Voluptate, minus sunt accurata, quam quae post eas (ed. Mayans, VI, p. 341)

Lorenzo Valla muestra un extraordinario talento y se sirve de vocces puras a más de peculiares. Las obras que escribió antes de sus Elegancias, como Sobre el placer, son menos esmeradas que las posteriores (Las disciplinas, II, p. 138).

En el otro pasaje, cuando Vives trata del concepto de virtud aristotélico, presenta las aportaciones de Valla en De voluptate:

In quo nonnihil ei convenit cum Platone, sed in eo merito est reprehensus a Laurentio Valla in tertio volumine de Voluptate; neque enim si cedam, aut etiam fugiam, ero fortis, nec, si permissis fruar voluptatibus, temperatus; sed alia sunt earum rerum nomina, nec unum duobus contrarium est, sed unum uni, duobus duo: qui a voluptatibus impermissis non abstinet, incontinens; qui abstinet, continens, et moderatus; qui fruitur licitis, vel humanus est, vel (ut Valla dicit) hilaris; tametsi haec virtus non est, contrà quàm Valla sentit; qui non fruitur, non intemperans, sed rigidus. (ed. Mayans, VI, pp. 214-215)

En esto coincide en buena medida con Platón, pero, al respecto, es acertadamente refutado por Lorenzo Valla en su libro tercero Del placer; en efecto, ni yo seré valiente, si retrocedo o huyo, ni templado si disfruto de los placeres permitidos; por el contrario, los nombres que corresponden a esas conductas son distintos, y una sola cosa no puede ser contraria a dos, sino que una es contraria a una y dos a dos. Quien no se abstiene de los placeres prohibidos es incontinente; quien se abstiene, continente y moderado; quien disfruta de placeres lícitos, o es afable o (como dice Valla) jovial, aun cuando tal virtud, en contra de lo que opina Valla, no existe; quien no disfruta de ellos no es intemperante, sino rígido. (Las disciplinas, I, p. 291).

Vives conocía muy bien el De voluptate de Valla, y por su formación filosófica estaba capacitado para discutirlo y para incorporar algunas ideas a su bagaje filosófico y literario. Y esto, como hemos dicho, lo podían hacer muy pocos. De esos pocos hay que excluir a Alfonso de Valdés, porque no pudo conocer el Epicureus de Erasmo, publicado cuando el conquense había muerto.

Bajo la guía de Colahan, gran conocedor de la literatura latina renacentista y también de la española, he añadido un argumento más a la demostración de la autoría de Vives, que hay que sumar a los ofrecidos en mi libro Juan Luis Vives, autor del Lazarillo de Tormes y en los artículos posteriores. Como he repetido una y otra vez, resulta muy satisfactorio comprobar cómo grandes investigadores han estado en el camino correcto. Si no han llegado a la meta, ha sido por admitir el postulado (podemos llamarlo así) de que Vives no había escrito en castellano. Mi descubrimiento ha consistido en deshacer ese prejuicio, porque en lo demás he seguido las huellas de los estudiosos del Lazarillo, atando, eso sí, algunos cabos.

 

BIBLIOGRAFÍA

Calero, Francisco, Juan Luis Vives, autor del Lazarillo de Tormes. Valencia, Ayuntamiento, 2006.

Colahan, Clark, “Epicurean Vs. Stoic Debate and Lazarillo’s Character”. Neophilologus, 85 (2001): 555-564.

Vives, Juan Luis, De disciplinis. Las disciplinas. 3 vols. Traducción de Marco Antonio Coronel, etc. Valencia, Ayuntamiento 1997.

Vives, Juan Luis, Opera omnia. 8 vols. Valentiae Edetarrorum, in officina Benedicti Monfort, 1782-1790.

 

© Francisco Calero 2009

Espéculo. Revista de estudios literarios. Universidad Complutense de Madrid

El URL de este documento es http://www.ucm.es/info/especulo/numero42/colahan.html