El Quijote en la clase de ELE: una propuesta didáctica

Jacinto González Cobas

Universidad Autónoma de Madrid
Instituto de Investigación Rafael Lapesa, Real Academia Española

Elena Herrero Sanz

International House, Madrid
sanzherrero@yahoo.es


 

   
Localice en este documento

 

Resumen: Generalmente los textos literarios no son tenidos en cuenta en los currículos confeccionados para la enseñanza de lenguas extranjeras, si bien es cierto que en los últimos años se ha tratado de invertir esta tendencia. La situación, en cualquier caso, aún dista de ser la ideal, y no hay duda de que la literatura clásica, concretamente, ha sido objeto de poca atención al respecto. Por ello es fundamental elaborar actividades que cubran esas deficiencias y que acerquen al alumno a unos textos y aspectos culturales acerca de los cuales, en caso contrario, difícilmente obtendría información. El Quijote es una magnífica oportunidad para poner en práctica esta tarea, e Internet un recurso que puede constituir una herramienta muy eficaz para lograrlo.
Palabras clave: Cervantes, ELE, Internet, Quijote.

 

1. Introducción

De todos son sabidos los cambios que, en la vida ordinaria, ha traído consigo la irrupción de las nuevas tecnologías en la sociedad actual. Los beneficios que reportan son difíciles de enumerar, y han revolucionado, en cierto modo, los métodos de enseñanza. En ello ha desempeñado un papel extraordinariamente relevante Internet, que ha permitido el acceso rápido y directo a periódicos, libros y a un sinfín de actividades e información, lo cual ha generado planteamientos didácticos novedosos que se han llevado a las aulas con gran éxito. Como cabía esperar, la enseñanza de idiomas no ha sido ajena a estos hechos, y se ha nutrido muy especialmente de unas técnicas didácticas que han contribuido a mejorarla ostensiblemente. Entre otros aspectos, gracias a ellas aumenta la motivación de los alumnos interesados en el aprendizaje de segundas lenguas, les posibilita conocer más de cerca la cultura en que estas se inscriben o introduce elementos de cambio en el ritmo habitual de la clase [1]. Por todo ello es importante que el profesor disponga de un amplio catálogo de actividades que conjugue los objetivos fijados por aquel con el uso en el aula de las nuevas tecnologías [2].

 

2. La literatura en la clase de idiomas

Las posibilidades que se le brindan al docente cuando se enfrenta a la tarea de preparar y planificar una clase son muy diversas, y también lo son cuando aquel lo hace tomando como referencia Internet. Entre ellas ocupan un lugar destacado las relacionadas de una u otra forma con el mundo de la cultura, pues la Red permite llevar a cabo numerosísimas visitas virtuales y, por ejemplo, conduce a quien navega, en tiempo real, a las entidades e instituciones culturales más representativas del país o países en que se habla la lengua meta.

La importancia de introducir en el aula de idiomas el aspecto cultura es de sobra conocida, si bien en muchos casos este no ha dejado de ser un elemento marginal. La situación se agudiza especialmente si nos centramos en la literatura y en los textos escritos por los autores más representativos e importantes de la lengua que el alumno trata de aprender y que han sido ignorados durante largo tiempo, al menos en las clases de español. Es cierto que en los últimos años ha aumentado el interés por esta materia y van surgiendo propuestas para explotarla didácticamente [3], pero también lo es que «lo literario tiene todavía muy poca presencia en los materiales y métodos de enseñanza de ELE» (Martínez Sallés, 2004).

San Mateo Valdehíta (2001) también se alinea con aquellos que defienden la importancia que debe cobrar la literatura en las aulas de idiomas y explica que el rechazo que esta ha suscitado durante años se debe a que antes era el único corpus lingüístico ofrecido al alumno. A ello habría que añadir que, una vez superadas esas metodologías de base tradicional, los textos literarios habrían sido considerados «poco comunicativos e inútiles para formar a un estudiante» (2001: 17), punto de vista que no habría tenido en cuenta, sin embargo, que aquellos «sirve[n] para enseñar una lengua y mejorar la competencia comunicativa del estudiante -aunque no haya[n] sido creado[s] para tal efecto- y, lo que es más importante, una lengua real en diferentes contextos, dependiendo de los personajes, el tiempo, el espacio, la situación, etc.; esto es, el componente pragmático de la lengua» (2001: 18). Por ello plantea una rica y variada tipología de actividades para llevar los textos literarios a las clases de ELE.

Millares (2003) adopta supuestos parecidos y analiza la función didáctica de la literatura en la enseñanza de segundas lenguas, señalando como causas principales del desdén experimentado por aquella (1) las dificultades de comprensión que entraña su estudio; (2) la pérdida de autenticidad de las obras adaptadas, a las que se recurre en no pocas ocasiones para solventar precisamente el problema al que se acaba de aludir; (3) la tendencia del profesor a recurrir a las estrategias de la enseñanza de la literatura, de modo que el estudiante de lengua puede verse analizando elementos lejanos a sus intereses, como metáforas y perífrasis; (4) la extensión de muchos textos, que casi obliga a seleccionar fragmentos significativos de entre sus páginas, aun cuando existe la percepción de que desvirtúan en cierto modo la realidad literaria; (5) la posible artificiosidad del lenguaje utilizado, que puede erigirse en un modelo no adecuado para los aprendices. En definitiva: una serie de inconvenientes -reales o no- que ha hecho creer a muchos profesores que era mejor prescindir de esta materia en la enseñanza de lenguas extranjeras. No obstante, considera Millares (2003: 40) que «la elección y uso adecuados de los textos literarios pueden franquear todas estas barreras» y resultar aquellos muy beneficiosos en cinco áreas muy precisas de aprendizaje: cultura, contextos, registros, motivación e interactividad.

Fernández García (2005: 63) también se inscribe en esta línea de pensamiento, al manifestar que «La enseñanza de la literatura en un aula de ELE forma parte de la necesidad de ampliar las líneas de fuerza del proceso de enseñanza-aprendizaje de una lengua extranjera hacia una atención prioritaria a los contenidos culturales y sociales, a los bagajes enciclopédicos que sostengan y enriquezcan el conocimiento lingüístico con las herramientas pragmáticas necesarias para una comunicación eficaz». De hecho, propone el autor no utilizar -al menos únicamente- los textos literarios como disculpa para la elaboración de ejercicios de contenido gramatical o semántico, sino como un elemento relevante en el aula de idiomas.

Tanto Martínez Sallés (2004) como Sanz Pastor e Higueras García (2005) suscriben esta visión y son partidarias de utilizar el material literario como un recurso didáctico de primer orden. La primera sostiene, concretamente, que las obras literarias, en su condición de textos auténticos (tanto como lo son otros de carácter más cotidiano), son buenas muestras culturales de la lengua que los alumnos están aprendiendo, al tiempo que reflejan un input de extraordinaria calidad. Por ello cree imprescindible buscar nuevas fórmulas para incorporar la literatura a las clases de ELE y presenta un completo listado de consejos para conseguirlo [4].

Sanz Pastor e Higueras García, por su parte, exponen un proyecto didáctico que tiene como base el Quijote, novela fundamental de nuestras letras y que despierta una especial curiosidad entre aquellos que aprenden español. Pretenden, así, ofrecer al enseñante una herramienta para construir competencias literarias, culturales, discursivas y léxico-gramaticales, además de desacralizar y democratizar el uso de textos literarios y los cursos específicos de literatura, en el contexto de programas de lenguas no nativas.

La elección de la obra de Cervantes por parte de estas autoras no es casual y sus virtudes son conocidas por todos, pero lo cierto es que se trata de una novela que suscita mucho respeto en su aplicación a las clases de ELE [5]. Probablemente esta situación tenga origen en factores de naturaleza muy diversa, pero entre los que sin duda figuran el hecho de tratarse de un texto antiguo, la dificultad de su lenguaje (consecuencia directa de lo anterior) y la necesidad, sobre todo por haber sido redactada en épocas lejanas a nuestro tiempo, de una detallada contextualización. Muy probablemente esto ha echado atrás a muchas personas que en un primer momento estaban decididas a hacer del Quijote el protagonista de algunas de sus clases, y también ha motivado que los más osados lo hayan hecho pensando en alumnos con un conocimiento sólido de español.

Las dificultades, pues, y a modo de resumen, son claras: por un lado, la literatura y la cultura literaria no han gozado de un espacio privilegiado en la enseñanza de español para extranjeros, e incluso nos atrevemos a afirmar que han sido marginadas en virtud de distintos aspectos, de los que ya se ha informado; por otra parte, el Quijote es una obra cuya calidad está fuera de toda duda, pero que suscita importantes recelos en lo que se refiere a su aprovechamiento didáctico en las clases de ELE. Nosotros, partiendo de la situación descrita, hemos tratado de romper estas limitaciones, con la convicción de que los problemas a que se enfrenta el profesor de idiomas han de servirle de acicate para explorar nuevos caminos que ayuden a superarlas. Por ello hemos diseñado una actividad cuyo objetivo primordial es acercar el mundo de la literatura y de la cultura literaria (concretamente el universo cervantino) a estudiantes no ya de niveles avanzados, sino con un conocimiento intermedio de español (B1, siguiendo la nomenclatura del Marco común europeo de referencia para las lenguas [6]). En realidad, se trata de un ejercicio de indagación de datos referidos a Cervantes, a su obra cumbre y a la época en que esta fue escrita, en la que no presentamos ningún fragmento del Quijote porque lo que buscamos es crear la atmósfera adecuada para despertar la curiosidad de los alumnos hacia ese texto, que les impulse a leer alguno de sus capítulos (recomendados por el profesor) [7], a través de versiones adaptadas que faciliten su comprensión [8]. Se trata, pues, de una actividad de motivación previa a la lectura de uno o varios capítulos de la obra que nos ocupa, precisamente para ayudar a los aprendices en esa lectura mediante una primera toma de contacto con el microcosmos cervantino.

Finalmente, y teniendo en cuenta que en el momento actual la base de datos más completa y accesible (si se dispone de los medios adecuados) es Internet [9], y la fascinación que produce su uso en las aulas, proponemos que la actividad confeccionada se lleve a cabo utilizando el citado medio tecnológico, para que los alumnos encuentren la información demandada de manera rápida, al tiempo que hacen uso de un mecanismo muy importante de motivación.

 

3. Procedimiento

Antes de presentar el ejercicio, queremos hacer algunas precisiones metodológicas para que se lleve a la práctica con idoneidad. En primer lugar, está dirigido a estudiantes de B1 (como ya ha sido comentado), y el tiempo estimado de ejecución es de dos horas. Sobra decir que el alargamiento o acortamiento del proceso depende en buena medida del interés que suscite en el aprendiz o aprendices en cuestión, así como de su destreza y habilidad para hacer las búsquedas requeridas. La duración prevista, en cualquier caso, se refiere únicamente a la actividad en sí, y no a las propuestas que hacemos para después de la misma, que requieren de un mayor número de horas o sesiones de clase.

Por otro lado, el ejercicio ha sido concebido para grupos (aunque nada impide que se utilice en clases individuales), sobre todo porque proponemos llevarlo a la práctica en forma de concurso, de manera que los estudiantes (reunidos en parejas, tríos o de cuatro en cuatro) compitan entre ellos por ser los primeros en acabar. Nosotros regalamos a cada uno de los tres ganadores una tableta de turrón, debido a que es un producto típico español y a que hicimos la actividad en fechas próximas a las fiestas navideñas. Evidentemente, hay muchas formas de motivación que el profesor deberá sopesar para elegir aquella que considere más oportuna.

Es importante, asimismo, que el docente realice las búsquedas de información antes de llevar al aula esta u otras propuestas didácticas, para prever las dificultades que puedan surgir en su aplicación y comprobar que es factible llevar a cabo aquello que se demanda. Así lo hemos hecho nosotros, como es lógico, y podemos asegurar que no hay problema alguno para encontrar con relativa facilidad los datos por los que se pregunta. También conviene que los estudiantes lean (mejor en voz alta y en común) los enunciados de todos los ejercicios para que el profesor resuelva las dudas que puedan surgir.

Por último, señalaremos que algunas de las actividades propuestas no precisan del uso de Internet para su realización, sino que, por el contrario, han de elaborarse al margen de esta. La explicación es muy sencilla: hemos utilizado la Red (y así la concebimos nosotros) como un medio para conseguir unos objetivos muy definidos, pero nunca como fin. Es la única forma -así lo creemos- de hacer un buen uso de la WWW.

 

4. El Quijote: propuesta didáctica

Se entrega a cada estudiante o grupo de estudiantes una hoja con las siguientes preguntas (para responder a la mayoría de ellas deberán consultar Internet, como ya se ha indicado):

El Quijote: propuesta didáctica

1) Escribe 5 palabras o ideas que asocies al Quijote.

 

2) ¿En qué año se publicó la primera parte del Quijote? ¿Y la segunda?

 

3) ¿Con qué sobrenombre se conoce a Cervantes? ¿Por qué?

 

4) ¿Cuál de estos autores continuó, en 1614, la primera parte del Quijote, antes de que lo hiciera Cervantes?

Lope de Vega

Avellaneda

Lorca

Quevedo

 

5) a) ¿En qué fecha se celebra en España el día del libro? ¿Por qué?

b) Se suele afirmar que un escritor inglés muy importante murió el mismo día que Cervantes. ¿De quién se trata? ¿Es correcto ese dato?

 

6) Escribe una entrevista a Cervantes, utilizando datos reales de su vida.

 

7) ¿Cómo imaginas física y psicológicamente a don Quijote?

 

8) El nombre completo de don Quijote es don Quijote de La Mancha. ¿Qué es La Mancha? ¿Por qué se la conoce?

 

9) Busca cuadros, obras musicales u otras manifestaciones culturales que hayan utilizado el Quijote como tema central.

 

10) ¿Cómo empieza el Quijote?

Érase una vez un caballero llamado don Quijote...

Había un caballero llamado don Quijote...

En un lugar de La Mancha de cuyo nombre no quiero acordarme...

11) Marca con una X los personajes que aparecen en el Quijote:

[ ] Sancho Panza

[ ] Celestina

[ ] Lázaro de Tormes

[ ] Babieca

[ ] Dulcinea

[ ] Rocinante

[ ] Amadís de Gaula

 

12) Completa las siguientes oraciones:

los molinos con...

Don Quijote confunde       un rebaño de ovejas con...

la venta con...

 

13) Lee el siguiente texto:

«El caballero manchego don Alonso Quijano enloquece leyendo novelas de caballerías. Pretende, con el nombre de don Quijote de la Mancha, proteger a los más débiles, luchar contra el mal y conseguir el amor de Dulcinea. Con armas absurdas, un viejo caballo (Rocinante) y acompañado por Sancho Panza (un rudo labrador a quien ha prometido riqueza y poder a cambio de su ayuda), sale por La Mancha en busca de aventuras, pero fracasa casi siempre. Finalmente regresa a su hogar física y moralmente derrotado, en donde muere después de haberse curado de su locura».

13.1) Busca en el texto sinónimos de las siguientes palabras:

relato ............... volver ....................

casa ................ fracasado ....................

mucho dinero ............. ridículas ....................

fallecer ................ brusco ....................

trastorno mental ............ volverse loco ....................

 

13.2) Verdadero / falso. Si la oración es falsa, corrígela; si es verdadera, subraya el fragmento de texto en que has encontrado la información:

[ ] El objetivo principal de don Quijote es enriquecerse.

[ ] Don Quijote está enamorado de Dulcinea.

[ ] Don Quijote vence siempre a sus adversarios.

[ ] A Sancho Panza le gusta mucho leer novelas de caballerías y es muy culto.

[ ] El verdadero nombre de don Quijote es Alonso Quijano.

 

14) ¿Por qué, al final del libro, regresa a casa don Quijote?

Porque su sobrina ha muerto.

Porque vence a un caballero en la playa de Valencia y quiere ofrecer esta victoria a Dulcinea.

Porque decide quemar los libros cuya lectura le ha llevado a la locura.

Porque es derrotado por un caballero en la playa de Barcelona, que le hace prometer que volverá a casa.

 

15) Inventa otro final para la novela (60-70 palabras).

 
 
 
 
 

 

5. Fase final

Los ejercicios anteriores pueden servir de punto de partida, como decíamos antes, para la lectura de uno o varios capítulos escogidos del Quijote, preferentemente los más representativos. Ello no es obstáculo para que se planteen otras actividades que completen y enriquezcan el trabajo anterior, y que aumentarán sin duda su aprovechamiento didáctico. Las posibilidades, como puede suponerse, son muchas, por lo que aquí solo nos planteamos presentar algunas de ellas:

a) Puede iniciarse un debate a partir del siguiente tema: ¿Crees que la obsesión por determinado tipo de libros o películas puede provocar en alguien la locura o comportamientos peligrosos?

b) Pueden verse los capítulos más representativos de la obra cervantina, a través de dibujos animados [10].

c) Otra posibilidad es ver la película completa del Quijote, de la que se han rodado multitud de versiones [11].

d) Se puede visionar y comentar en clase un excelente trabajo realizado en PowerPoint por Nilda Gutiérrez y Agustín Yagüe con motivo de la celebración del IV Centenario de la publicación de la primera parte del Quijote [12], y que resume de manera bastante atractiva algunos de los aspectos esenciales de esta novela y del contexto sociocultural en que vivió Cervantes.

e) Los alumnos pueden inventar un diálogo entre don Quijote y Sancho.

f) También pueden idear una aventura protagonizada por don Quijote, a partir de una serie de pautas determinadas por el profesor.

g) Se puede hacer un reparto de los capítulos más representativos entre los aprendices para que estos los lean y expongan después sus respectivos contenidos al resto de la clase. Así se consigue que conozcan un número importante de pasajes, al tiempo que potencian la oralidad. El profesor comprobará después si todos los compañeros han comprendido bien esas presentaciones.

h) También pueden realizar una actividad similar a la propuesta en estas páginas a partir del libro más importante de la literatura producida en sus respectivas lenguas.

i) Finalmente (aunque es obvio que pueden añadirse muchas otras actividades), se puede pedir a los estudiantes que diseñen pósteres para reflejar en él algunas de las cuestiones aprendidas acerca del Quijote y Cervantes, y que serán expuestos en clase durante cierto tiempo para que todos ellos puedan ver los trabajos realizados por sus compañeros.

 

6. Valoración de la experiencia

Los resultados de la puesta en práctica del ejercicio en cuestión fueron extraordinariamente positivos: los alumnos participaron muy activamente, les gustó mucho que la actividad se hiciera bajo el formato de un concurso y el uso de Internet. También les sorprendió bastante que existiera una versión apócrifa del Quijote y algunos de los conceptos y palabras con que asociaron esta obra fueron bastante singulares (ejercicio 1: lluvia de ideas). Además, les interesaron las confusiones realidad-ficción de don Quijote (molinos-gigantes, rebaño de ovejas-ejército enemigo, venta-castillo), así como las razones por las cuales el 23 de abril se celebra el Día del libro. También destacaremos que se sintieron muy orgullosos cuando les comentamos, al acabar, que habían adquirido un bagaje cultural acerca de la obra cervantina superior al de muchos españoles.

Por último, comentaremos que nosotros nos decantamos, de entre las actividades señaladas en la sección anterior, por la del visionado del trabajo en PowerPoint, por la lectura en casa de los capítulos de la venta, molinos de viento y la del rebaño y su posterior presentación y puesta en común en clase, así como por la realización del póster-resumen de lo aprendido. Las tres acciones resultaron exitosas y los alumnos se mostraron muy satisfechos por haber logrado adentrarse, con un nivel de lengua aún no muy elevado, en el análisis y contenido de la obra cumbre de la literatura universal.

 

7. Ventajas de la actividad

Desde un punto de vista técnico, nuestra propuesta didáctica es harto provechosa. Nos referimos a que conjuga aspectos de naturaleza diversa, que contribuyen a hacer de ella una actividad más completa que si hubiera sido elaborada partiendo de puntos de vista unilaterales. Concretando estas afirmaciones, saca partido, en primer lugar, de las posibilidades que ofrece Internet para obtener información de manera rápida y efectiva, y además se beneficia de la atracción que produce el uso del citado medio tecnológico en clase, sobre todo entre los más jóvenes. Por otro lado, incluye ejercicios de variado tipo (verdadero / falso; opción múltiple, completar datos…), que como es sabido es muy aconsejable en términos metodológicos, además de potenciar la comprensión lectora, el vocabulario o la expresión escrita. Asimismo, hay actividades de respuesta única y otras que proporcionan al alumno una mayor libertad de acción.

Por último, el diseño adoptado permite hacerlo extensible a otros autores y épocas, es decir, puede funcionar como una especie de plantilla básica a partir de la cual confeccionar muchas otras actividades. Nosotros hemos elegido Cervantes y el Quijote por su especial significación, y también para demostrar que es posible conciliar aspectos supuestamente alejados (Internet, literatura y periodos socioculturales antiguos) en la enseñanza de lenguas.

 

8. Conclusiones

A lo largo de estas páginas hemos descrito las razones del aislamiento experimentado por la literatura en las clases de español. Hay profesores, no obstante, que han optado por su inclusión y aprovechamiento, y por ello han elaborado propuestas didácticas de gran interés, con la firme convicción de que no conviene descartar como materiales didácticos los textos más prestigiosos de la lengua que justamente los alumnos tratan de aprender. Es cierto que el desconocimiento de ciertos aspectos socioculturales dificulta enormemente la comprensión de las obras literarias, y más si están escritas en una lengua no nativa, pero eso nos ha animado precisamente a llevar a cabo una actividad que atenúe dicho desconocimiento, para que los alumnos puedan embarcarse en la lectura de esas obras con una buena dosis de motivación.

Teniendo en cuenta que el Quijote es el máximo exponente de nuestra literatura, y que no son demasiadas las propuestas didácticas formuladas para ELE a partir de esta novela, hemos decidido hacer del texto cervantino el protagonista de un ejercicio que, en lugar de estar dirigido a estudiantes de niveles avanzados, tal y como se hace habitualmente, ha sido diseñado pensando en aprendices de nivel intermedio, a los que en general no se considera capacitados para adentrarse en el mundo del autor alcalaíno. Nosotros creemos posible adaptar las actividades de manera que se superen esas dificultades, y aquellas pueden constituir un buen aliciente para que los alumnos se interesen por la lectura de unos textos a los que raramente se acercarían motu proprio, quizá por la creencia de que no serían capaces de entenderlos. Las obras graduadas pueden ser un magnífico recurso para lograr tales fines, hasta que los estudiantes alcancen una mayor competencia idiomática o, si así lo desean, se inscriban en cursos específicos de literatura.

Por último, no debe menospreciarse la posibilidad de conciliar recursos didácticos aparentemente distanciados. Nos referimos al uso de Internet y a la puesta en práctica de ejercicios como el explicado en este artículo, que gira en torno a una obra literaria antigua. El profesor debe aprovechar todos los medios a su alcance para mejorar sus métodos de enseñanza, y sin duda las nuevas tecnologías han marcado un hito al respecto.

 

Notas

[*] Agradezco muy sinceramente a Javier García, Santiago U. Sánchez y Ana Serradilla sus valiosas sugerencias a propósito de este artículo, que ha sido parcialmente financiado a través de una ayuda del Ministerio de Ciencia e Innovación concedida al proyecto HUM 2006-08852. También a Pilar Salas por su utilísima ayuda con la Informática.

[1] Para conocer otras ventajas del uso de Internet en el aula, pueden consultarse Cruz Piñol (1997), Ruipérez (1997), Sitman (1998) o Rodríguez Martín (2004).

[2] A pesar de estas afirmaciones, estamos de acuerdo con Sitman (1998), que alerta al profesor del riesgo de obsesionarse con utilizar Internet y recursos similares en la práctica docente, aun cuando en determinados casos no es la mejor opción para los alumnos.

[3] Véase, entre otros, Stembert (1999), Puig (2002), Millares (2003), Martínez Sallés (2004) y Sanz Pastor e Higueras García (2005).

[4] a) Hay que explorar todas las acciones posibles para manejar los textos literarios sin sacralizarlos ni banalizarlos; b) estar abiertos a la diversidad de respuestas, incluido el rechazo, por parte del alumnado; c) crear un ambiente preparatorio adecuado; d) utilizar preferentemente textos cortos para que puedan ser aprehendidos en su totalidad; e) favorecer un acercamiento global a los textos, que no solo se centre en lo intelectual o lingüístico, sino también en lo afectivo y sensorial; f) programar ejercicios de lectura en voz alta que permitan practicar la entonación; g) relacionar los textos con otras artes, tales como la música, la pintura, la danza o el cine; h) proporcionar a los estudiantes los instrumentos necesarios para que puedan hacer comparaciones con obras similares de la literatura producida en su lengua; i) estimular el placer de jugar, inventar y experimentar con el lenguaje; j) trabajar con textos del agrado del profesor y k) difundir las experiencias positivas para que otros docentes puedan aprovecharlas.

[5] Las palabras de Núñez Ramos (2005: 67-68) así lo reflejan: «En primer lugar, quisiera subrayar que, cuando conocí el tema de esta mesa redonda, mi reacción fue de perplejidad y desconfianza respecto a la consideración del Quijote como referencia literaria para la enseñanza del español como lengua extranjera. El reconocimiento universal del Quijote no es una razón de peso para tomarlo como instrumento de aprendizaje del idioma y, por el contrario, el artificio literario y el carácter clásico e incluso un tanto anticuado del lenguaje parecen desaconsejarlo, salvo en niveles muy altos, demasiado altos para entrar en una consideración general. En fin, salvo el renombre de la novela, no veía en ella rasgos específicos, literarios o meramente idiomáticos, para tenerla en cuenta, a no ser en caso de necesidad, si no hubiera otra cosa a mano». También las de Soler-Espiauba (2005: 77), a propósito igualmente del Quijote: «Me he sentido siempre mucho más atraída, como profesora de segundas lenguas, por la literatura contemporánea, que refleja el mundo en el que vivo y la lengua que hablo, que por la clásica, de difícil acceso lingüístico y contextual para nuestros alumnos».

[6] Para obtener información acerca del citado Marco de referencia consúltese http://cvc.cervantes.es/obref/marco .

[7] Aconsejamos escoger como lectura alguno(s) de los episodios más renombrados, entre los que figuran, por ejemplo, el de la venta en que don Quijote es armado caballero, el de los rebaños de ovejas que nuestro personaje ve como un ejército enemigo o el de la confusión de molinos con gigantes.

[8] Somos conscientes del rechazo que provocan en algunos enseñantes los textos graduados, pero estos pueden constituir una buena aproximación al mundo de la literatura para aquellos estudiantes cuyo nivel de español es aún limitado. En el caso de la obra que nos ocupa, hay versiones adaptadas publicadas en Edelsa, Sgel o Stanley.

[9] No deja de ser cierto que en la Red aparece información incompleta e incluso falsa, y que por eso debe ser utilizada con ciertas precauciones. Aun así, las ventajas de su utilización superan con claridad los inconvenientes.

[10] Puede consultarse el inventario disponible hasta el momento, tanto en cine de animación como convencional en http://www.uhu.es/cine.educacion/cineyeducacion/donquijote.htm#Películas%20sobre%20Don%20Quijote.

[11] Véase la nota anterior.

[12] Disponible en la dirección http://cvu.rediris.es/pub/bscw.cgi/d620022/APROXIMACI%c3%93N%20A%20EL%20QUIJOTE.ppt .

 

Bibliografía

Aguirre Romero, Joaquín Mª (1997): «Literatura en Internet. ¿Qué encontramos en la WWW?», Espéculo, 1997, 6, http://www.ucm.es/info/especulo/numero6/lite_www.htm.

Cabot, Carmen (2001): «Los efectos de la Web en la adquisición de destrezas lectoras y escritas en un curso de cultura hispana», Frecuencia-L, 16, pp. 30-35.

Cruz Piñol, Mar (1997): «La World Wide Web en la clase de E/LE», Frecuencia-L, 4, pp. 47-52. También en Espéculo, 5, http://www.ucm.es/info/especulo/numero5/m_cruz.htm.

Cruz Piñol, Mar (1999): «La red hispanohablante. La Internet y la enseñanza del español como lengua extranjera», Espéculo, 13, http://www.ucm.es/info/especulo/numero13/int_hisp.html.

Cruz Piñol, Mar (2007): «Estudio, enseñanza y aprendizaje del español como segunda lengua en la era de Internet», en Manel Lecorte (coord.): Lingüística aplicada del español. Madrid: Arco Libros, pp. 183-210.

Fernández García, Alfonso (2005): «El texto literario en el aula de ELE. El Quijote como referencia (I)», Actas del XVI Congreso Internacional de ASELE, pp. 63-67. También en http://cvc.cervantes.es/ensenanza/biblioteca_ele/asele/asele_xvi.htm.

Le Roy, Hans (1999): «Las nuevas tecnologías en clase de español», Romaneske, 24.3, pp.16-19.

Lerner, Ivonne (2002): «Hacia la comprensión lectora de textos literarios», Frecuencia-L, 19, pp. 25-30.

Martinell Gifre, Emma; Cruz Piñol, Mar y María del Mar Forment Fernández (2002): «Internet para aprender - Aprender para enseñar. Presentación de cultura e intercultura en la enseñanza de E/LE», en Ana Gimeno Sanz (coord.): Actas del XII Congreso Internacional de ASELE http://dialnet.unirioja.es/servlet/libro?codigo=281554: tecnologías de la información y de las comunicaciones en la enseñanza de la E/LE. Valencia: Universidad Politécnica de Valencia, pp. 297-306.

Martínez Sallés, Matilde (1999): «Los retos pendientes en la didáctica de la literatura en ELE», Mosaico, 2, pp. 19-22. También en http://www.mepsyd.es/exterior/be/es/publicaciones/mosaico/mosaico3/mos3d.pdf.

Martínez Sallés, Matilde (2004): «“Libro, déjame libre”. Acercarse a la literatura con todos los sentidos», RedELE, 0, http://www.mepsyd.es/redele/revista/martinez.shtml.

Millares, Selena (2003): «Función didáctica de la literatura en la enseñanza de una segunda lengua», Frecuencia-L, 22, pp. 41-45.

Naranjo, María (1999): La poesía como instrumento didáctico en el aula de español como lengua extranjera. Madrid: Edinumen.

Nomdedeu Rull, Antoni (2008): «Actualización de los recursos del docente de ELE en Internet», redELE, 12, http://www.mepsyd.es/redele/Revista12/AntoniNomdedeu.pdf.

Núñez Ramos, Rafael (2005): «El texto literario en el aula de ELE. El Quijote como referencia (II)», Actas del XVI Congreso Internacional de ASELE, pp.63-76. También en http://cvc.cervantes.es/ensenanza/biblioteca_ele/asele/pdf/16/16_0065.pdf.

Pizarro Carmona, Mercedes (2001): «Internet, escuelas virtuales y metodología», Frecuencia-L, 17, pp. 40-44.

Puig, Kénia (2002): «La literatura en la clase de E/LE, una perspectiva vygotskyana», Frecuencia-L, 19, pp. 31-34.

Rodríguez Martín, José Ramón (2004): «El uso de Internet en el aula de ELE», RedELE, 2, http://www.mepsyd.es/redele/revista2/pdfs2/rodriguez.pdf.

Ruipérez, Germán (1997): «La enseñanza de lenguas asistida por ordenador (ELAO)», Carabela, 42, pp. 5-25.

San Mateo Valdehíta, Alicia (2001): «Herramientas para utilizar un texto narrativo extenso como eje estructurador o material de apoyo de un curso de E/LE», Frecuencia-L, 17, pp. 17-22.

Sanz Pastor, Marta (2005): «El Quijote, un crisol didáctico para el encuentro de la lengua, la cultura y el discurso», Mosaico, 15, http://www.mepsyd.es/exterior/be/es/publicaciones/mosaico/mosaico15/mos15a.pdf.

Sanz Pastor, Marta; Higueras García, Marta (2005): «Una propuesta didáctica a través del Quijote», Actas del XVI Congreso Internacional de ASELE, pp. 817-824. También en http://cvc.cervantes.es/ensenanza/biblioteca_ele/asele/pdf/16/16_0815.pdf.

Simon, Ina-María (2001): «El uso de la Internet en la enseñanza del E/LE», Culturele, http://www.ub.es/filhis/culturele/InaSimon.html.

Sitman, Rosalie (1998): «Divagaciones de una internauta. Algunas reflexiones sobre el uso y abuso de la Internet en la enseñanza de E/LE», Boletín de la Asociación para la Enseñanza del Español como Lengua Extranjera, 18, pp. 7-33. También en Espéculo, 10, http://www.ucm.es/info/especulo/numero10/sitman.html.

Sitman, Rosalie e Ivonne Lerner (1999): «La literatura del mundo hispanohablante en el aula de ELE: ¿un lugar de encuentro o desencuentro?», Espéculo, 12, http://www.ucm.es/info/especulo/numero12/cbelatxt.html.

Soler-Espiauba, Dolores (2005): «El texto literario en el aula de ELE. El Quijote como referencia (III)», Actas del XVI Congreso Internacional de ASELE, pp. 77-87. También en http://cvc.cervantes.es/ensenanza/biblioteca_ele/asele/pdf/16/16_0075.pdf.

Soria Pastor, Inés (1996): «La enseñanza del español asistida por ordenador», Frecuencia-L, 1, 36-40.

Stembert, Rudolf (1999): «Propuestas para una didáctica de los textos literarios en la clase de ELE», en Lourdes Miquel y Neus Sans (coords.): Didáctica del español como lengua extranjera. Madrid: Expolingua, pp. 247-265.

Trapassi, Leonarda e Isabel García Adánez (2001): «Reflexiones y propuestas didácticas sobre el uso de Internet para la clase de literatura alemana», Encuentro Revista de investigación e innovación en la clase de idiomas, 12, pp. 154-163. También en http://209.85.229.132/search?q=cache:Z_l5fQo-euMJ:dspace.uah.es/dspace/bitstream/10017/969/1/Reflexiones%2520y%2520Propuestas%2520Did%C3%A1cticas%2520sobre%2520Uso%2520de%2520Internet%2520en%2520la%2520Clase%2520de%2520Literatura%2520Alemana.pdf+internet+clase+idiomas&hl=es&ct=clnk&cd=74&gl=es.

Ventura, Pablo F. y Josep María Santamarí (2002): «Elementos culturales en ELE: Goya y el dos de mayo», Frecuencia-L, 19, pp. 16-24.

 

© Jacinto González Cobas y Elena Herrero Sanz 2009

Espéculo. Revista de estudios literarios. Universidad Complutense de Madrid

El URL de este documento es http://www.ucm.es/info/especulo/numero42/quiele.html