“Lecciones de vértigo”, la primera novela de Pedro Badrán P.

Carlos Luis Torres

ctorres@eeb.com.co


 

   
Localice en este documento

 

Resumen: Recuperación de la primera novela de Pedro Badrán, Lecciones de vértigo.
Palabras clave: Pedro Badrán, narrativa colombiana contemporánea.

 

“Lecciones de vértigo” fue la primera novela que publicó Pedro Badrán. La edición que realizó Planeta en 1994 no fue reseñada suficientemente por la crítica colombiana. A pesar de reconocimientos posteriores al autor por su novela “El día de la mudanza”, premio nacional de novela breve Ciudad de Bogotá en el año 2000, o por su trabajo periodístico y de investigación histórica, lamentablemente no se ha sido posible que lectores y estudiosos reconozcan el texto al que me refiero.

“En la mañana los niños que iban a la escuela pregonaron con un surtido de voces agitadas que el barrio donde vivíamos había sido levantado del suelo por los aires y flotaba suspendido en una neblina espesa y azul que impedía divisar cualquier posible horizonte”. Así comienza esta novela urbana que desde su inicio deja al lector en expectativa respecto a una historia que no es posible de abandonarse hasta su final.

El protagonista, un joven a punto de graduarse de arquitecto vive desde hace poco tiempo con su mujer embarazada y, al asomarse a la ventana de su apartamento en un edificio moderno dentro de un barrio tradicional, oye gritar a los niños y vecinos que el barrio se ha levantado del suelo. Luego, junto a ellos se da cuenta que su barrio vuela por los aires y que en medio de la neblina, apenas divisa, en el fondo del abismo, la ciudad. Ahí está anclada la razón por la cual esta corta novela (de tan sólo 144 páginas) engancha: Un barrio se ha elevado del suelo pero lo hace de forma verosímil, flota sobre el piso, no hay duda, el narrador de la historia ve y siente el mundo que leemos y vivimos, nos hace asombrarnos, discutir junto al protagonista con los vecinos que ven que a su cotidianidad se interpone algo inesperado, sin embargo, ese acontecimiento permite seguir viviendo a pesar de que se alteren la mayoría de los ritmos diarios. Es este, hasta ahí, un recurso literario que los lectores asimilan como la tranquilidad de un delicioso cuento citadino donde la remota historia de esa antigua canción caribeña “la casa en el aire” de Rafael Escalona es apenas un pequeño guiño que nos hace sonreír con aquello del realismo mágico y de que el escritor es de Magangué, Bolívar, en la costa Colombiana. Pero no, su prosa fluida y trabajada con cuidado, pone distancia, se trata de un acontecimiento citadino, posible, pues en esta Bogotá todo es posible: la violencia extrema, la solidaridad o su contario, la aparición de un edificio gigantesco que no habíamos visto la noche anterior, el derrumbe de un barrio dentro de una cárcava en el sur y porqué no la elevación de un barrio o la sonrisa que esto produce en sus habitantes que saben que tienen la escusa ideal para no ir a trabajar.

La lectura de la novela avanza con la expectativa de sus protagonistas, cómo hacer que los de abajo se den cuenta que nos elevamos y cada vez más el barrio se trepa por los aires?. El narrador en primera persona nos conduce de la mano y permite que nosotros también interactuemos con los vecinos, que participemos en la realización de las tareas colectivas que efectúa el protagonista hasta que aceptemos la decisión de la comunidad de que sea éste quién se descuelgue por un lazo y “aterrice” en la ciudad que apenas se ha dado cuenta, por una noticia muy liviana que aparece en la prensa, sobre el curioso fenómeno. Las peripecias del arquitecto en la ciudad nos hacen caer lentamente en cuenta que ésta desquiciado pero dudamos una y otra vez pues nuestros ojos han estado muy cerca de los suyos y no es posible que todos los lectores estemos equivocados… si los libros dicen la verdad.

La novela finaliza al enfrentar esos dos mundos: un barrio en los aires y un terreno baldío en un extremo de la ciudad junto a los cerros de la ciudad donde evidentemente se advierte que no ha sucedido nada. Novela urbana pues además de reconocer la ciudad, trata el aislamiento que se produce en un habitante cualquiera que lleva una vida común (joven recién graduado y casado) que recibe el impacto de la urbe anónima que le deja cada vez más aislado.

Al terminar su lectura dejé el libro en silencio sobre la mesa y recordé que hasta mis diez años me fue imposible saber que si lo que leía era verdad o era mentira. Hoy después de haber atravesado más de cincuenta años me asalta la misma duda al leer esta novela. Ahí reside su acierto y sin intentar hablar de novelas posteriores de Pedro Badrán, que reconozco indudablemente superiores, quiero resaltar esta primeriza novela como un verdadero logro que deberíamos leer y no dejar pasar inadvertida como ya lo hemos hecho.

lunes, 29 de junio de 2009

 

Pedro Badrán nació en Magangué (Bolívar). Ganó el Premio Nacional de Novela Breve de la Alcaldía de Bogotá en el año 2000 con la obra “El día de la mudanza”. Ha publicado además la novela Lecciones de vértigo (1994) y dos libros de cuentos “Simulacros de amor” (1996) y “El lugar difícil” (1985). Sus últimas novelas “Un cadáver en la mesa es mala educación” y “Todos los futbolistas van al cielo” han tenido gran difusión en los últimos años. Algunos de sus cuentos han sido incluidos en diversas antologías como Und Traümten vom Leben (Y ellos soñaban con la vida, Zürich, 2001), Contemporáneos del porvenir (2000), Líneas aéreas (1999), Nuevo cuento colombiano (1997) y Erzählungen aus Spanisch America: Kolumbien (1997). Fue jefe de redacción de la revista Cromos, reportero y editor del diario La Prensa, y colaborador de la revista Credencial y el diario El Espectador.

Carlos Luis Torres Gutiérrez (1956, Bucaramanga, Colombia). Magíster en Literatura Latinoamericana, escritor, librero y profesor de literatura. Su primera novela “Barco a la Vista” relata una dura historia de amor y de muerte frente a un mar ancestral en el Caribe. El libro “Poemas en un sobre de manila” fue la primera recopilación de su poesía de ciudad. “Entre la espera y el miedo” (novela, publicada por Editorial SIC en el año 2004) recoge la historia de un habitante urbano, quién en su proceso de huida realiza un reconocimiento de su condición de desertor, de sus imaginarios urbanos y de su reflexión sobre la vida en una ciudad sin borde y sin futuro. Así mismo publicó el libro de poemas “A punto de llover” (Editorial SIC en el año 2004), en el que se recoge una selección de poemas urbanos. Su último poemario “New York desde la ventana” fue publicado en el año 2006. (ctorres@eeb.com.co)

 

© Carlos Luis Torres 2009

Espéculo. Revista de estudios literarios. Universidad Complutense de Madrid

El URL de este documento es http://www.ucm.es/info/especulo/numero43/lvertigo.html