Editorial


Crisis y educación

La crisis que nunca existíó pero que —como la "materia oscura"— hace notar sus efectos, también lo hace sobre la educación. Acostumbrados a pensar todo siempre en términos económicos, el problema educativo se plantea como una adecuación entre inversión y resultados. La educación es un factor más en un sistema que busca la eficacia social y esta se concibe como rentabilidad. Sin embargo, esto no es más que ingeniería social, un pensamiento que se distancia de la educación como la forma en que la persona busca su propio camino a través del conocimiento. Cada vez más, la educación se concibe como una mediación para conseguir unos fines más que como un proceso de maduración y crecimiento personal. Que se vea en la educación la forma de superación social no es malo; que solo se vea eso, sí.

La crisis específica del modelo educativo es que está reflejando los condicionamientos sociales que están configurando la educación misma. Los resultados de la educación han de medirse en el modelo de persona y de sociedad que es capaz de producir y no solo como una herramienta para regular las crisis económicas. La circularidad del proceso se hace evidente, ya que es el sistema educativo el que ha producido los sujetos que han provocado las crisis. O se entiende esto o estamos condenados a producir sujetos que seguirán produciendo los mismos tipos de crisis. Habrá que pensar en un nuevo modelo para evitar caer en lo mismo.

Joaquín Mª Aguirre
Editor


El URL de este documento es http:/www.ucm.es/info/especulo/numero45/45editor.html