Reseñas:

Jean-Pierre Changeux

Razón y placer

Jean-Pierre Changeux, Razón y placer, Barcelona,
col. Matemas 46-Libros para pensar la ciencia, Tusquets, 199 pp.
ISBN: 84-8310-511-X


Contenido:

Jean-Pierre Changeux es biólogo molecular y coleccionista de arte. Esta doble condición le ha hecho interesarse por el funcionamiento del arte desde una perspectiva conjunta: el arte y los mecanismos cerebrales que intervienen, tanto en la creación como en la contemplación:

En nuestros días resulta imposible descuidar el cerebro, relegarlo a la categoría demasiado cómoda de la caja negra. Las ciencias del hombre y de la sociedad están unidas de ahora en adelante, para lo mejor y para lo peor, a las ciencias del cerebro (p. 14)

El arte explota las predisposiciones de nuestro cerebro para crear «relaciones» entre razón y placer, para arminizar, como escribía Schiller, «las leyes de la razón con los intereses de los sentidos». El arte se vuelve potencia de unificación. El patrimonio artístico —su enriquecimiento, su conservación— adquiere, gracias a este hecho, una dimensión nueva: la de una memoria que se convierte en punto de referencia, enfactor de progreso y de creación (pp. 21-22)

El arte, para Changeux, no supone ninguna evolución especial dentro de la especie humana, sino que es el resultado de una aplicación de capacidades innatas, fijadas genéticamente. El arte nacería de la capacidad humana de transmitir información de forma diferente a la transmisión genética. Changeux recurre aquí al concepto de "meme", acuñado por Dawkins, unidad de réplica encargada de la transmisión cultural, entre individuos o generaciones. El placer es la gratificación producida por la transmisión extra-genética característica de los seres humanos.

el placer estético hace intervenir, de manera concentrada, conjuntos de neuronas que unen las representaciones mentales más sintéticas, elaboradas por el córtex central, con estados de actividad definidos del sistema límbico. En este sentido, W. Nauta propone que el córtex frontal, además de la función de generador de hipótesis, de conductas futuras, anticipa los estados afectivos o emocionales susceptibles de acompañar la realización de esos planes. El córtex frontal canaliza el desarrollo de una secuencia de representaciones (de un razonamiento), de puntos de referencia afectivos y, de este modo, contribuye al despertar, tanto simbólico como emocional, tras la contemplación del cuadro. Permite al espectador «ponerse en el lugar» de los personajes representados y expresar una «empatía». En estas condiciones, el placer estético resultaría de una movilización concertada de conjuntos de neuronas situados en varios niveles de organización del cerebro, del sistema límbico al córtex frontal: un objeto mental extendido realizaría esa «armonía de la sensualidad y de la razón» (p. 40)

La segunda parte de la obra contiene una serie de trabajos realizados por Changeux para catálogos de exposiciones, artículos sobre cuadros y un comentario final sobre la política de donaciones de obras de arte como pago de impuestos al estado para evitar la fuga de obras al exterior de Francia.

J. Mª A.

El URL de este documento es "http://www.ucm.es/OTROS/especulo/numero5/changeux.htm"


Reseñas