Estudios literarios

Jacobo Machover

El heraldo de las malas noticias: Guillermo Cabrera Infante
(Ensayo a dos voces)

Jacobo Macover, El heraldo de las malas noticias: Guillermo Cabrera Infante (ensayo a dos voces), Miami (FL. USA), Ediciones Universal, 1996, 155 pp, 2.028 ptas.
ISBN: 0-89729-802-0


Contenido:

El paso del tiempo va asentando los estudios sobre Guillermo Cabrera Infante y su obra y permiten contemplar una de las producciones en lengua española más complejas de los últimos tiempos. Cabrera es un maestro del lenguaje, o quizá sería más ajustado decir un "maestro de las hablas". Lejos de cualquier mitificación de la escritura, Cabrera Infante, con la sinceridad que le caracteriza en todos los ámbitos, es un destructor de retóricas. Sensible a los diferentes valores de la palabra, Cabrera Infante sabe que en ellas se encierran muchas más cosas que sus significados. Hay escritores en los que predomina el oído y otros que trabajan con la vista. Cabrera Infante es una conjunción de ambos elementos y llega a una perfecta síntesis de la palabra resonando en el espacio, conjunción de oído y visión en la escritura.

Yo escribo autobiografías en forma de ficción, donde los elementos autobiográficos están tratados también como otros elementos de la ficción. Lo que me interesa realmente es lo que se pueda contar en términos de palabras intercambiables, palabras con las que se pueda jugar, palabras que puedan conducir a otro terreno que no sea el de la mera narración lineal.
Guillermo Cabrera Infante

El libro de Jacobo Machover está estructurado en dos partes principales. La primera es un estudio de la obra desde la vinculación directa con la persona del autor. La segunda, una serie de entrevistas con Guillermo Cabrera Infante realizadas en abril de 1984, mayo de 1995 y noviembre de 1995. Las circunstancias del exilio y su reflejo en la reconstrucción del espacio perdido, pero ganado por la memoria, auténtico taller del escritor, son  analizadas por J. Machover. La memoria es el auténtico espacio en el que se mueve el escritor en busca de su materia, sonidos e imágenes, que trata de acuñar en las palabras.

La memoria es todo. Sin la memoria no hay nada. La nostalgia está hecha de memoria, la lectura está hecha de memoria y, por supuesto, el recuerdo está hecho de memoria. Es imposible moverse en en cualquier dirección literaria sin contar con la memoria. El mismo fenómeno de leer una línea: si tú no tienes memoria al final y no recuerdas lo que ha venido antes, no has leído nada. Pero eso yo lo descubrí con la pérdida de mi memoria (p. 130)

Cabrera Infante rechaza el calificativo de "novelas" para sus obras. Eso es una etiqueta, que como el mismo señala, facilita a los editores la venta y a los libreros el lugar en donde colocarlas. Despreocupado de la linealidad y la causalidad propias de la novela tradicional, Cabrera Infante crea su propio género o, si se prefiere, se despreocupa de los géneros para concentrarse en su propia naturalidad discursiva.

Las circunstancias históricas que han marcado la trayectoria personal de Guillermo Cabrera Infante, que han actuado como fuerzas externas modelando su propia vida, son explicadas por Machover en los siguientes términos:

Cabrera Infante cometió un crimen de lesa-revolución al exiliarse en 1965 y, peor aún, al no mantenerse callado. Respondiendo, en 1968, a las preguntas de la revista argentina Primera plana, quebraba un tácito pacto de silencio según el cual los intelectuales podían romper con el régimen, a condición de que lo hicieran con la máxima discreción. Lo imperdonable era, desde Cuba o desde fuera, atacarse al prestigio del castrismo, fabricado con una interesada ingenuidad por todos los que, desde Jean-Paul Sartre y Simone de Beauvoir en 1960, habían realizado su propia peregrinación al paraíso. Se podía disentir, a mezza voce, procurando mantenerse al margen o siendo objeto de ostracismo no declarado, como José Lezama Lima y Virgilio Piñera, o abandonando el país sin aspavientos, como si fuera por conveniencias personales. No: GCI habla, y su discurso no es sólo literario (p. 16).

Obra de indudable interés no sólo para los interesados en la producción de Cabrera Infante, sino para el conocimiento de las circunstancias políticas que marcaron la trayectoria de la literatura cubana desde los años sesenta, con la llegada del castrismo. Las tres entrevistas que se incluyen permiten apreciar por boca del autor la independencia literaria, personal y política que siempre le guió.

Joaquín Mª Aguirre Romero

...ahora vivo con el reproche de haber tenido razón alguna vez. Lo que yo dije y publiqué en el año 68 es lo que se ha visto con el régimen de Castro. Claro, para alguna gente, eso era verdaderamente anatema porque yo era el heraldo que venía con malas noticias. Esas noticias se convirtieron en realidad...



El gran descubrimiento de mi vida fue la ciudad de La Habana. No solamente descubrí la ciudad sino descubrí un cosmos, descubrí un habitat y descubrí un mundo particular. Para mí eso fue decisivo... Porque era la explosión de la vista, la explosión del olfato, del oído, del gusto. Todo eso yo lo recordaré toda mi vida y, cuando lo estaba apreciando,
no pensaba que lo iba a recordar tanto.

Guillermo Cabrera Infante
en
Espéculo

Guillermo Cabrera Infante:
La música de las palabras

(entrevista) Espéculo nº 4

El URL de este documento es "http://www.ucm.es/OTROS/especulo/numero5/machover.htm


Reseñas